Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59






descargar 78.01 Kb.
títuloLas astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59
página3/3
fecha de publicación01.07.2015
tamaño78.01 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3

Además, «las figuras siempre traen consigo cierta modalidad temporal que organiza su práctica interpretativa» (1997: 11). El cronotopo cyborg está estructurado por cuatro coordenadas: la tecnociencia, el biopoder, el Nuevo Orden Mundial y el Segundo Milenio Cristiano22 Tres fronteras se desdibujan y son las condiciones de existencia del cyborg: la frontera entre lo humano y lo animal, la barrera entre organismos y máquinas, y la que señala los límites entre lo físico y lo no físico.

El cyborg, y aquí aparece el primer rasgo distintivo de esta metáfora estructural, representa el placer en la confusión de fronteras y la responsabilidad en su construcción (1995: 254). Es un monstruo; un bastardo, hijo ilegítimo del capitalismo patriarcal, del militarismo y del socialismo de Estado; pero los bastardos no siempre son fieles a sus orígenes, porque éstos no les son esenciales.

Los feminismos, en plural, no han sido ajenos al mito de los orígenes y a la lógica de la representación naturalizada; han construido la «experiencia de las mujeres», ficción y hecho político de enorme importancia. Las prácticas feministas, hoy, deben acometer la tarea de codificar el yo representado por el cyborg, un yo personal, postmoderno, colectivo, continuamente desmontado y vuelto a montar (1995: 279). De ahí el llamamiento a la responsabilidad, a la actuación desde el «vientre del monstruo», puesto que no hay nada que una de forma natural a las mujeres por el hecho de ser mujeres; es más, no hay nada del lado del ser al margen de las prácticas semióticas que lo articulan.

Se rompe así con la visión unitaria y sustantiva del sujeto. «Ser Uno es ser autónomo, ser poderoso, ser Dios; pero ser Uno es ser una ilusión y, por lo tanto, verse envuelto en una dialéctica apocalíptica con el otro. Más aún, ser otro es ser múltiple, sin límites claros, deshilachado, insustancial» (1995: 304). Romper con la lógica de la unidad conlleva también cuestionar los dualismos fundantes, no por ser dualismos, sino por las fronteras que dan por hecho y fortifican, convirtiéndolas en sancionadoras de nuestra experiencia. De ahí que, en el cronotopo cyborg, «uno es demasiado poco, y dos es sólo una posibilidad» (1989: 222).

Su configuración del cyborg deriva de dos premisas: la implicación de los movimientos feministas (y socialistas) con esos dualismos de la filosofía tradicional, y la necesidad, hoy más que nunca -nos advierte-, de resistirse a la intensificación universal del dominio. Ahora bien, ¿en qué terrenos y cómo articular esa lucha? Fundamentalmente en la producción de significados. Atrás quedan el mito de los orígenes y la teleología, humanista o naturalista; hoy, la reconstrucción feminista y socialista pasa por la actividad allí donde se construyen los discursos, los procesos y los objetos, donde se elaboran los mitos y significados que estructuran nuestras imaginaciones y nuestra «realidad».

Otro rasgo del cyborg es su radical heteroglosia, manifestación de su desconfianza hacia los sueños imperialistas y totalizadores de un lenguaje común. Ni comunidad preestablecida de hablantes, ni lenguaje perfecto, porque no puede serlo, pues está en continua negociación. La dialéctica tampoco le sirve, pues no cree en síntesis superadoras. Su código es el de la paradoja, el oxímoron, el ruido y la polución. El cyborg se sabe parcial, irónico, perverso, opositivo, utópico; está conscientemente alejado de la inocencia. Tampoco suscribe acríticamente el discurso de la reflexividad, que esconde un sujeto demasiado unitario y poderoso. Prefiere la difracción porque nos permite modelos de interferencias prometedoras para reconstruir nuestros cuerpos y nuestras vidas (1997: 16).

Tampoco reconoce la división entre naturaleza y cultura, porque él mismo es fruto de la producción social de la naturaleza y de la naturalización del orden social. Pretende formar todos con partes, pero está lejos de soñar con comunidades unitarias, basadas en la familia heterosexual. Desconfía del holismo, se ríe de él, pero necesita establecer continuas conexiones. De ahí que la acción política del cyborg no crea en partidos de vanguardias, ni en credos prometeicos, ni en compromisos sustantivos, ni en un «nosotras» capaz de dictar la «realidad» a un «ellas» sin reproducir estrategias de dominación. La política del cyborg es, como él, parcial; se basa en la afinidad, una afinidad que se define por la elección, por la atracción, la avidez, el compromiso apasionado.

No se trata de negar las identidades ni mucho menos de rehuir sus necesarias articulaciones. Su posición, de nuevo, es paradójica: « en la lucha por las identidades y en las estrategias reflexivas para construirlas, se abre la posibilidad de tejer algo más que un manto para el día después del Apocalipsis que tan proféticamente termina la historia de la salvación» (1995: 269). Identidades que politizan su genealogía desde el momento mismo de su constitución, convirtiéndose en ficciones de identidad alejadas del sueño prometeico. Consecuentemente, desconfiando de las coaliciones totalizantes, prefiere las «Fisiones Imposibles» 23, en las que «despojada de la identidad, la raza bastarda enseña el poder de los márgenes» (1995: 303).


Defendí que la metáfora como inscriptor y repasé algunas de las metáforas ejemplares de la teoría feminista actual. En los tres casos -Anzaldúa, Braidotti y Haraway- introduje la presentación que ellas hacen de sí mismas, identificándose plenamente en las mismas coordenadas en las que construyen su mito: Anzaldúa es una mestiza ocupada en la negociación y en la explicitación de la diferencia; Braidotti, una nómada que jamás olvida su cuerpo sexuado; Haraway, un cyborg, híbrido apasionado y paradójico que se sitúa en el ombligo del monstruo -la academia norteamericana. Sus metáforas, las que a ellas les configuran, se nos ofrecen como reconstrucciones abiertas -cómo no- a nuestra interpretación.

Anzaldúa introduce la diferencia de forma radical y rotunda. Braidotti nos sitúa en un universo móvil y sexuado. Haraway politiza toda frontera. Astucias. Fisión totalizante impensable para la misión imposible de ser testigos o agentes modestos. Oxímoron. Polifonía y promiscuidad rebelde. Una rebeldía cyborg que nos compromete de forma responsable, perversa e irónica.

«Necesitamos el poder de las teorías críticas modernas sobre cómo son creados los significados y los cuerpos, no para negar los significados y los cuerpos, sino para vivir en significados y cuerpos que tengan una oportunidad de futuro» (Haraway, 1995: 322).
NOTAS

1.-Me centraré en metáforas de nueva creación, que proporcionan una nueva comprensión de nuestra experiencia, dan significados nuevos a acciones pasadas, y prefiguran actividades futuras (forma de colonización delfuturo, o de «profecías autocumplidas>).

2 .-Lo central es la «negociación»; la «intersubjetividad» no es producto de la interacción entre subjetividades preexistentes, sino que toda voz individual está abstraída de un diálogo (Bajtin).

3.- Otras preguntas son cómo comparar o tratar las diferentes experiencias, y cuál es el valor epistsmológico de una experiencia particular.

4 .-Cercana a la concepción filosófica de la identidad de Hegel, la noción sociológica de Simmel, o la apuesta genealógica de Foucault.

5.- Utilizo «deseo» en sentido amplio, no ligado al psicoanálisis.

6.- Hace referencia a la tecnología del género.

Se ha criticado su individualismo y su desconsideración de quién puede acceder a esa performatividad.

8-No analizo otras visualizaciones agrupadas en la categoría de «juegos con afijos». En ella aparecen concepciones múltiples, que no he incluido en ninguna de las categorías anteriores. En plena discusión Modernidad vs. Postmodernidad, surgen conceptos como sociedad postindustrial, postcolonialismo, transmodernidad, tardomodemidad... A ello se une el cuestionamiento de la división cartesiana explicitada en el sistema sexo/género. Sexo, género, compromiso político y opción sexual se entrecruzan para forjar nuevas imágenes. Así, Walker habla de mujerismo y denomina a su agente mujerista; para Wittig la lesbiana es el sujeto feminista postmujer, pues escapa al orden simbólico Cstablecido por la heterosexualidad obligatoria. Para de Lauretis, se trata de un sujeto excéntrico, el sujeto mujer del feminismo. En este grupo podemos incluir la propuesta de un sujeto transmoderno (Ro' dríguez Magdá) que asuma la cultura postmodema y rescate la posibilidad emancipatoria y crítica dOl sujeto femenino.

9 Lugones denomina «esquizofrénica» a la subjetividad de la posición fronteriza (1990: 166).

10 El cruce de fronteras se manifiesta en el uso que Anzaldúa hace de la (con)fusión de idiomas en un uso subversivo de la lengua mayoritaria (el inglés) para reflejar una realidad minoritaria.

11Claro que el lugar de enunciación de Butler y Anzaldúa es diferente.

12 Trinh Minh Ha (1990) critica los planteamientos «externalistas» de la Otredad, ya que ésta no puede ser ajena a los procesos de construcción identitaria.

13 Subyace el convencimiento de que la posición oprimida genera un acceso privilegiado al conocimiento, herencia hegeliana presente en las epistemologías del punto de vista.

14 Recordemos a Benjamin y el oxímoron de Stein «es maravilloso tener raíces, siempre que puedas llevarlas contigo».

15 El psicoanálisis y el postestructuralismo lingüístico son importantes para esta ruptura.

16 La transitoriedad del nómada suele limitarse a un territorio determinado. Braidotti oscurece este rasgo por no ser coherente con el sentido que le atribuye (carácter políglota, multiplicidad de mapas cognitivos).

17 Utiliza el concepto «sistema patriarcal de dominación». Sus implicaciones universalistas y homogeneizadoras no pueden obviarse (Butler, 1994).

18 El par cuerpo/alma parece colarse por la puerta trasera en la'forma cuerpo sexuado/ienguaje.

19 Recordemos que Braidotti describe diferencias importantes. Creo que las diferencias entre comunidades nómadas, flujos migratorios y nomadismo metafórico derivan del significado que se les

20 Todo ello, nos remite a un sujeto unitario en su < materialidad corporal», donde lo multiétnico y

multicultural juegan un papel secundario, mientras que otras categorizaciones desaparecen de un dis curso que las invisibiliza. ción del agente social, cf. García Selgas (1998).

21Es evidente mi «compromiso apasionado» con Haraway, lo que dificulta la presentación de su metáfora.

22 Metafóricamente recogidas en el título de su libro Modest_Witness@Second Milennium.FemaleMan© _Meets OncoMouseTM. Para un análisis del cronotopo cyborg y del cyborg como reconstrucción del agente social (selgas 1998)

23 Nombre del grupo de afinidad al que ella pertenece (Haraway, 1995: 263).

3. Bibliografía

ANZALDúA, G., 1990, Haciendo caraslMaking Face, Making Soul, San Francisco, Aunt Lute.

ASHENDEN, S., 1997, « Feminism, Postmodernism and the Sociology of tender», en Owen, Sociology after postmodernism, Londres, Sage.

BRAIDOTTI, R., 1994, Nomadic Subjects, Nueva York, Columbia.

BRAIDOTTI, R., 1997, « Difference, Diversity and Nomadic Subjectivity», NOISE, mecanografiado.

BRUNER, J., 1991, Actos de significado, Madrid, Alianza Editorial.

BUTLER, J., 1989, «tender Trouble, Feminist Theory, and Psychoanalytic Discourse», en Nicholson, FeminismlPostmodernism, Londres y Nueva York, Routledge.

BUTLER, J., 1990, « Performative Acts and tender Constitution», en Case (ed.), Performing Feminism, Baltimore y Londres, Johns Hopkins UP.

BUTLER, J., 1994, « Feminism by Other Name», en Differences, vol. 6, n.° 2-3.

CASADO, E., 1999, « A vueltas con el sujeto del feminismo», en Política y Sociedad, n.° 30.

FOUCAULT, M., 1977, Historia de la sexualidad, Madrid, Siglo XXI.

FOUCAULT, M., 1990, Tecnologías del yo, Barcelona, Paidós.

Fuss, D., 1989, Essentially Speaking, Londres, Routledge

GARCíA SELGAS, F. J., 1994, Teoría social y metateoría hoy, Madrid, CIS.

GARCíA SELGAS, F. J., 1996, «Donna Haraway: una epistemología feminista y postmoderna», mecanografiado.

GARCíA SELGAS, F. J., 1999, «El cyborg como reconstrucción del agente so

cial», en Política y Sociedad, n.° 30.

HARAWAY, D., 1989, « A Manifesto for Cyborgs», en Nicholson, Feminism/

Postmodernism, Londres y Nueva York, Routledge.

HARAWAY, D., 1992, «Ecce homo, Ain't (Ar'n't) I a Woman and Inappor-

priate/d Others», en Bufer and Scott (eds.), Feminist Theorize the Political, Londres y Nueva York, Routledge.

HARAWAY, D., 1995, Ciencia, cyborgs y mujeres, Madrid, Cátedra.

HARAWAY, D., 1997, Modest_Witness @ Second Milennium. Female-

Man© Meets OncoMouseTM, Nueva York, Routledge.

LAKOFF, G. & JOHNSON, M., 1991, Metáforas de la vida cotidiana, Madrid,

Cátedra.

LATOUR, B., 1992, Ciencia en acción, Barcelona, Labor.

LUGONES, M., 1990, « Playfulness, « World» -Travelling, and Loving Percep-

tion», en Allen (ed.), Lesbian Philosophies and Cultures, State University of New York Press.

MINH-HA, T., 1990, « Not You/Like You», en Anzaldúa, Haciendo caraslMa-

king Face, Making Soul, San Francisco, Aunt Lute.

MOHANTY, Ch. T., 1992, « Feminist Encounters», en Barret y Phillips (eds.),

Destabilizing Theory, Cambridge, Polity Press.

MOHANTY, Ch. T., 1993, « Under Western Eyes», en Williams y Chrisman

(eds.), Colonial Discourse and Post-Colonial Theory, Londres, Harvester Wheatsheaf.

NICHOLSON, 1989, Feminismfflostmodernism, Londres y Nueva York, Rou-

tledge.

PROBYN, E., 1989, «Travels in the Postmodern», en Nicholson, Feminisml

Postmodernism, Londres y Nueva York, Routledge.

RICOEUR, P., 1980, La metáfora viva, Madrid, Ediciones Europa.
1   2   3

similar:

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconCursos de Doctorado sobre escultura en la Universidad del País Vasco

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 icon1986-1991. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 icon“Cataluña y el País Vasco, El país Vasco y Cataluña, son dos cánceres...

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconDía 6: Navarra – País Vasco

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconEn este ensayo tratare de explicar mi identidad basándome en documentos...

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconEuskadi / País Vasco (comunidad autónoma), comunidad autónoma española...

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconFue una mujer que al ver la situación económica y social de su país,...

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconNovedades. Septiembre de 2007 Eduardo Moga
«Premio Adonáis», 1995), El barro en la mirada (1998), Unánime fuego (1999; 2ª edición en 2007); El corazón, la nada (1999), La montaña...

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconAula 103 de la Universidad Cayetano Heredia (av. Armendáriz 445 Miraflores)...

Las astucias de la identidad. Figuras, territorios y estrategias de lo social contemporáneo, Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1999 pp. 41 59 iconIdentidad social y relaciones intergrupales






© 2015
contactos
l.exam-10.com