Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir






descargar 1.83 Mb.
títuloVida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir
página5/31
fecha de publicación16.07.2015
tamaño1.83 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31
Píndaro: “Bendito aquel que, de haber visto eso, entra bajo la tierra: conoce el fin de la vida y conoce el principio dado por Zeus. “Quien revela eso” –el objeto inefable que en los misterios encuentra al hombre dentro de sí- es Dionisos, y Orfeo es su cantor. (Colli)
Usted anda con la cara en gloria y el culo en pena.
El que nace chicharra muere cantando.
Estar con una persona que te hace pensar y encarar tus defectos es mi definición de amor. (Madona)
Como cesante era un marginado, un ser anónimo, ignorado por todos porque ya no producía y ésa era la medida del valor humano en el mundo que le tocó vivir. (Isabel Allende)
La hermosura no es sino una actitud. (Isabel Allende)
Supo que amarla es su destino inexorable. (Isabel Allende)
Es feliz quine en la felicidad y en la desgracia permanece siempre igual. (Nietzsche)
No hay gran distancia entre el enamoramiento y la hipnosis…El hipnotizado da, respecto del hipnotizador, las mismas pruebas de sumisión humilde, docilidad y ausencia crítica que el enamorado respecto del objeto del amor. (Freud)
No es que Heráclito critique las sensaciones. Antes bien, elogia la vista y el oído, pero lo que condena es el hecho de transformar la aprensión sensible sensorial en algo estable, existente fuera de nosotros. Nosotros cogemos instantáneamente la experiencia de los sentidos y después la dejamos caer; si deseamos fijarla, inmovilizarla, la falsificamos. (Colli)
La armonía oculta es más fuerte que la manifiesta. (Heráclito)
Los confines del alma no podremos encontrarlos caminando, aunque recorramos todos los caminos; así es de profunda su expresión. (Heráclito)
El alma pertenece a una expresión que se acrecienta a sí misma. (Heráclito)
El alma, lo oculto, la unidad, la sabiduría, son lo que no vemos ni cogemos, pero llevamos dentro de nosotros. Sólo la interioridad oculta es permanente, más aún; al manifestarse “se acrecienta a sí misma”. (Colli)
El Dios es día noche, invierno verano, guerra paz, saciedad hambre. (Heráclito)
Adonde el corazón camina el pie camina.
El pánico es más fuerte que el amor y el odio. (Isabel Allende)
No se puede amar al servicio militar sin detestar al pueblo. (Bakunin)
Tu corazón debe moverse en la simplicidad, tu espíritu unirse a la soledad; seguir el curso natural de las cosas y no abrigar egoísmo o parcialidad alguna. Así el mundo estará bien gobernado. (Chiang Tzu)
Una fe tenaz y verdadera permanece hasta el fin. (Ovidio)
La zorra sabe muchas cosas, pero el erizo sabes una importante. (Arquíloco)

Ese mundo de la sin razón que subyace y que a veces obnubila y mata a la razón; el del inconciente que, en dosis siempre inverificables y dificilísimas de detectar, impregna, orienta y a veces esclaviza la conciencia; el de esos oscuros instintos que por inesperados caminos surgen de pronto súbitamente para competir con las ideas y a menudo sustituirlas como resortes de acción e incluso destruir lo que ellas construyen. (Georges Bataille)

Las respuestas dadas por teólogos y metafísicos le parecían absurdas aunque solo fuera por el lenguaje empleado, esas palabras sin referencias evidente al mundo cotidiano del sentido común, al cual Tolstoi se aferraba con obstinación como a lo único real, incluso antes de darse cuenta de lo que hacía. En la historia, sólo en la historia, sólo en la suma de acontecimientos concretos en el tiempo y el espacio, suma de la experiencia real de mujeres y hombres reales en sus relaciones mutuas en un medio físico real, tridimensional, empírico, sólo allí estaba la verdad, la materia con la cual podían darse auténticas respuestas cuya aprehensión no requiere sentidos ni facultades especiales de las que los seres humanos corrientes carecen. (Berlin)
Si el individuo es sofocado, condicionado, mecanizado, la fuente de creatividad queda cegada y el resultado es un mundo gris y mediocre, un pueblo de hormigas o robots. (Vargas Llosa)
La Revolución Francesa: “Libertad, igualdad, Fraternidad.” El generoso movimiento que pretendió establecer el gobierno de la razón sobre la tierra y materializar estos ideales simples e indiscutibles demostró al mundo, a través de sus repartidas carnicerías y sus múltiples frustraciones, que la realidad social era más tumultuosa e impredecible de lo que suponían las impecables abstracciones de los filósofos que habían prescrito recetas para la felicidad de los hombres. La más inesperada demostración –que hoy muchos se niegan a aceptar- fue la de que estos ideales se repelían el uno al otro desde el instante mismo en que pasaban de la teoría a la práctica, de que, en vez de apoyarse entre sí, se saboteaban. (Vargas Llosa)
La historia sería algo excelente si fuera verdad. (Tolstoi)
Si permitimos que la vida human se rija por la razón, se destruiría la posibilidad de vida, es decir, de la actividad human que implica la conciencia del libre albedrío. (Tolstoi)
Helada perfección.
Cuanto más alto es el nivel que ocupa un soldado o un estadista, más lejos está de la base, formada por hombres y mujeres cuyas vidas son la verdadera sustancia de la historia. (Tolstoi)
Sólo da frutos la actividad inconciente; el individuo que tiene un papel en el acontecer histórico nunca entiende su significado. Si pretende entenderlo cae en la esterilidad. (Tolstoi)
En la soledad es donde más se experimenta la ventaja de vivir con alguien que sepa pensar. (Rousseau)
Tratar de entender cualquier cosa por medios racionales es asegurarse el fracaso. (Berlín)
Maistre sostiene que el intelecto humano no es sino un instrumento endeble cuando se enfrenta al poder de las fuerzas naturales; que la explicación racional de la conducta humana casi nunca explica nada. Mantiene que sólo lo irracional es capaz de persistir y prevalecer, precisamente porque ignora la explicación y no puede, en consecuencia, estar minado por las actividades críticas del razonamiento. (Berlín)
Las batallas las pierde la opinión, y la opinión las gana. (Maistre)
Vencer es avanzar. (Federico II)
Las batallas las pierde la imaginación. (Maistre)
Berlin comenta a Maistre: La sabiduría práctica es, el conocimiento de lo inevitable, de lo que, dado el ordenamiento de nuestro mundo, no puede dejar de acaecer y, a la inversa, de cómo las cosas no pueden o pudieron no ocurrir; del porqué ciertos planes tienen que terminar –no pueden dejar de terminar en fracaso, aunque para ello no sea posible dar razones científicas. Llamamos con acierto “sentido de la realidad” a esa rara capacidad para ver las cosas como son: es el sentido de ver qué encaja con qué, qué es lo que no puede coexistir con tal otra cosa. Ese sentido recibe distintos nombres: perspicacia, talento práctico, sentido del pasado, comprensión de la vida y del carácter humano.
Se dice que la sabiduría inmemorial reside en los campesinos y otras personas simples, en las cuales no es posible aplicar, en principio, las normas científicas. Ese indescriptible sentido de orientación cósmica, es el sentido de la realidad, el conocimiento de cómo vivir. (Berlin comenta a Tolstoi)
Es preciso que el alma de los hombres vuelva a verter lágrimas de pasión sobre el triste destino de los héroes literarios y pueda fugarse del tedio por la ancha puerta de las sensaciones. Es preciso crear una nueva escala de valores estéticos, en cuyo ápice no esté ya, la razón con su rostro impasible y sus quietos ojos de diamante, sino la pasión desmelenada que revela en cada uno de sus móviles rasgos, el tumulto interior que la sacude. Es preciso que la inspiración vuelva a descender sobre el artista a manera de un ángel guerrero y lo turbe durante toda la noche con sus delirantes abrazos, como a Jacob. (Jorge Zalamea)

Tratar de ocultar el propio corazón será siempre un mal sistema, para leer en el corazón de los demás. (Rousseau)
Son tan vehementes mis pasiones, que mientras estoy dominado por ellas, mi impetuosidad no tienen límites; no tengo miramientos, respeto, temor ni decoro. Me vuelvo cínico, atrevido, violento, intrépido. No hay escrúpulo que me detenga ni peligro que me espante. Fuera del objeto que me preocupa, para mí no existe el mundo. Pero esto es sólo en el momento; después caigo inmediatamente anonadado. (Rousseau)
El oro que se tiene es instrumento de libertad; el que se busca lo es de servidumbre. (Rousseau-Confesiones)
Evitar las ocasiones que colocan nuestros deberes en oposición a nuestros intereses y que ponen nuestra conveniencia en el daño ajeno, seguro de que en tales situaciones, por muy sincero que sea nuestro afecto, tarde o temprano sucumbiremos sin sentirlo, haciéndonos injustos y malvados de hecho sin haber dejado de ser justos y buenos en los sentimientos. (Rousseau)
Mi poca fortuna con las mujeres ha sido siempre el resultado de amarlas demasiado. (Rousseau)
Los sentimientos no se describen bien sino por sus efectos. (Rousseau)
Los remordimientos se adormecen en el estado próspero y en la adversidad se recrudecen. (Rousseau)
Capaz de resistir los vaivenes de la fortuna, mi espíritu no ha conocido otros bienes ni otros males sino aquellos que no dependen de él; y precisamente cuando no me ha faltado nada de lo necesario ha sido cuando me he sentido el más infeliz de los mortales. (Rousseau- Confesiones)
Fuerza es sufrir. (Rousseau)
Entre la gente del pueblo, que sólo siente las grandes pasiones por intervalos, la voz de la naturaleza se hace escuchar más a menudo. En las clases elevadas permanece completamente ahogada, y sólo hablan la vanidad o el interés bajo la máscara del sentimiento. (Rousseau)
Cuanto más he conocido el mundo, tanto menos he podido hacerme a sus maneras. (Rousseau)
El verdadero placer no se describe; sólo se siente, y tanto más cuanto menos puede describirse, porque no resulta de un conjunto de hechos sino de un estado permanente. (Rousseau)

Insensatos que sin cesar os quejáis de la naturaleza, aprended a conocer que vuestros males dependen de vosotros mismos. (Rousseau)
El placer no depende de la voluntad. (Rousseau)
La mujer de un carbonero es más digna de respeto que la querida de un príncipe. (Rousseau)
Toda asociación desigual es siempre desfavorable para la parte débil. (Rousseau)
Más vale saber que tener.
Mejor es ser quemada que mal casada.
Más vale un toma que dos te daré.
Ninguno dice: Mi silla mata.
Para cazar chirulís, hay que tener chirulís en la jaula.
Parientes y trastes viejos pocos y lejos.
Quien canta su mal espanta.

Tos, fuego y amor no se pueden ocultar.
Al que amor no tiene trabajo le viene.
Cuando dos se quieren mucho con uno que coma basta.
Conquista empezada, que no lo sepa suegra ni cuñada.
Cara bonita siempre enamora.
Cinco sentidos tenemos, los cinco los necesitamos y los cinco los perdemos cuando nos enamoramos.
El amor es más fuerte que la muerte.
En casa de mujer rica ella manda y ella grita.
Guárdate de hombre que no habla y de perro que no ladra.
Hija mía, es necesario que te armes de valor. Has compartido conmigo la prosperidad de mis días más felices; ahora sólo te queda compartir mis miserias, ya que lo quieres. No esperes más que afrentas y calamidades en mi compañía. La suerte que para mí empieza en este triste día me perseguirá hasta mi hora postrera. (Rousseau a Teresa)

Me acuerdo poco de la ofensa para que me preocupe mucho su autor. (Rousseau)
Las pasiones bajas no subyugan sino a los hombres pequeños, y hacen poca mella en las almas de gran temple. (Rousseau)
Los espíritus faltos de luz y de cultura, que no conocen otro objeto digno de su aprecio que la fama, el poder y el dinero, están bien lejos de sospechar que se le deba algún respeto al talento y que se deshonra el que lo ultraja. (Rousseau)
Al lado de la pretensión de todo individuo de afirmarse como sujeto, que es una pretensión ética, también hay en él la pretensión de huir de su libertad y constituirse en cosa; ése es un camino nefasto, por pasivo, equivocado y perdido, y entonces resulta presa de voluntades ajenas, mutilado en su trascendencia y frustrado de todo valor. Pero es un camino fácil; así se evitan la angustia y la tensión de la existencia auténticamente asumida. (Simone de Beauvoir)
La mayoría de nuestros males son nuestra propia obra, y de que habríamos evitado casi todos conservando la forma de vivir sencilla, uniforme y solitaria que nos fue prescrita por la naturaleza. Si ella nos destinó a ser sanos, casi me atrevo a asegurar que el estado de reflexión es un estado contra natura, y que el hombre que medita es una animal depravado. (Rousseau)

Cuando por un lado se consideran los inmensos trabajos de los hombres, tantas ciencias profundizadas, tantas artes inventadas, tantas fuerzas empleadas (…) y por otro lado se investigan con cierta reflexión las verdaderas ventajas que han resultado de todo esto para la felicidad de la especie humana, no puede uno sino quedar afectado por la sorprendente desproporción que reina entre estas cosas y deplorar la ceguera del hombre que, para alimentar su loco orgullo y no sé que vana admiración por sí mismo, le hace correr ardorosamente tras todas las miserias de que es susceptible y que la bienhechora naturaleza había tomado la precaución de aparatar de él. (Rousseau)
La sociedad humana conduce a los hombres a odiarse entre sí, en la medida en que sus intereses se cruzan. (Rousseau)
Para mí, como para otros escritores de hoy, la literatura no es un pasatiempo ni una evasión, sino una forma –quizá la más completa y profunda- de examinar la condición humana. (Sábato)
ES el mismo pensamiento el que nos ha vuelto cautos, al revelarnos sus propios límites en esta quiebra general de nuestra época. (Sábato)
Si uno ha nacido para decir cosas novedosas no va a perder esa facultad leyendo libros o mamando en otras culturas; y si no ha nacido para eso tampoco perderá nada leyendo en esos libros ajenos. (Sábato)
Condición del creador: El fanatismo. Tiene que tener una obsesión fanática, nada debe anteponerse a su creación, debe sacrificar cualquier cosa a ella. Sin ese fanatismo no se puede hacer nada importante. (Sábato)
La filosofía por su misma esencia conceptual no puede sino recomendar conceptualmente la rebelión contra el concepto mismo, de modo que hasta el propio existencialismo resulta una surte de paradójico racionalismo. (Sábato)
Las conclusiones de la pasión son las únicas dignas de fe. (Soren Kierkegaard)
No es mediante la razón ni por medio del análisis lógico o matemático que valoramos un paisaje o una estatua o un amor. (Sábato)
El racionalismo (no olvidemos que abstraer significa separar) pretendió escindir las diferentes partes del alma: la razón, la emoción y la voluntad; y una vez cometida la brutal división pretendió que el conocimiento sólo podía obtenerse por medio de la razón pura. Como la razón es universal, como para todo el mundo y en cualquier época el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de los catetos, como lo válido para todos parecía ser sinónimo de verdad, entonces lo individual era lo falso por excelencia. Y así se desacreditó lo subjetivo, así se desprestigió lo emocional y el hombre concreto fue guillotinado (muchas veces en la plaza pública y en efecto) en nombre de la objetividad, la universalidad, la verdad y, lo que fue más tragicómico, en nombre de la humanidad. (Sábato)
Cualquiera sabe que las regiones más valiosas de la realidad no pueden ser aprehendidas por los abstractos esquemas de la lógica y de la ciencia. (Sábato)
El hombre es un Dios cuando sueña y no es más que un mendigo cuando piensa. (Holdering)
Es obvio que una cosa es la humanidad y otra muy distinta el público masa, ese conjunto de seres que han dejado de ser hombres para convertirse en objetos fabricados en serie, moldeados por una educación estandarizada, embutidos en fábricas y oficinas, sacudidos diariamente al unísono por las noticias lanzadas por centrales electrónicas, pervertidos y cosificados por una manufacturas de historietas y novelas radiales, de cromos periodísticos y de estatuillas de bazar. Mientras que el artista es el único por excelencia, es el que gracias a su incapacidad de adaptación, a su rebeldía, a su locura, ha conservado paradojalmente los atributos más preciosos del ser humano. (Sábato)
Si nuestra vida está enferma también ha de estarlo nuestro arte; y sólo podemos de volverle la salud empezando de nuevo, como niños o como salvajes…Vuestra civilización es vuestra enfermedad. (Gaugin)
El culto del objeto es uno de los fetichismos que deberá superar el hombre occidental para rescatarse de su propia enajenación. (Sábato)
La existencia no es lógica, y no puede servirse de símbolos que son inequívocos, creados para responder a los principios de identidad y contradicción, y luego porque el hombre concreto no solo o ni siquiera se propone comunicar verdades abstractas, sino sentimientos y emociones, intentando actuar sobre el ánimo de los otros, incitándolos a la simpatía o al odio, a la acción o a la contemplación. (Sábato)
Si por realidad entendemos como deberíamos entender, no sólo esa externa realidad de que nos habla la ciencia y la razón sino también ese mundo oscuro de nuestro propio espíritu. (Sábato)
En el hombre en sociedad los asuntos son muy distintos; se trata en primer lugar de proveer a lo necesario, y luego a lo superfluo; en seguida vienen los placeres, y después las inmensas riquezas, y después los súbditos, y después los esclavos; no hay un momento de reposo, y lo más singular es que cuanto menos naturales y acuciantes son las necesidades, más aumentan las pasiones y, lo que es peor, el poder de satisfacerlas; de suerte que tras largas prosperidades, tras haber engullido muchos tesoros y destruido muchos hombres, mi héroe terminará por degollar todo hasta ser el único amo del universo. Tal es, en resumen, el cuadro moral, si no de la vida humana, al menos de las pretensiones secretas de todo hombre civilizado. (Rousseau)
No se desea lo que uno no está en condiciones de conocer. (Rousseau)
A pesar de lo que digan los moralistas, el entendimiento humano debe mucho a las pasiones, que a lo recíproco le deben mucho también, es gracias a su actividad, en lo que nuestra razón se perfecciona; sólo tratamos de conocer porque deseamos gozar, y no es posible concebir por qué quien no tenga ni deseos ni temores ha de darse la molestia de razonar. (Rousseau)
Los salvajes no son precisamente malvados porque no saben lo que es ser buenos; porque no es ni el desarrollo de las luces, ni el freno de la ley, sino la calma de las pasiones y la ignorancia del vicio lo que les impide obrar mal. (Rousseau)
El temor y la debilidad son las fuentes de la crueldad. (Rousseau)
El tiempo es la substancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El mundo, desgraciadamente, es real; yo, desgraciadamente, soy Borges… (Borges)
Es la razón la que engendra el amor propio (vanidad), y es la reflexión la que lo fortifica. (Rousseau)
Para dar a cada uno lo suyo, es preciso que cada cual pueda tener algo. (Rousseau)
Finalmente, la ambición devoradora, el ansia de elevar su fortuna relativa, menos por necesidad auténtica que por ponerse por encima de los demás, inspira a todos los hombres una negra inclinación a perjudicarse mutuamente, una envidia secreta, tanto más peligrosa cuanto que para hacer su jugada con mayor seguridad adopta a menudo la máscara de la benevolencia; en una palabra, competencia y rivalidad por un lado, por otro oposición de intereses y siempre el oculto deseo de lograr un beneficio a costa del otro, todos estos males son el primer efecto de la propiedad y el cortejo inseparable de la desigualdad naciente. (Rousseau)
Como un corcel indómito eriza sus crispes, golpea la tierra con el pie y se debate impetuosamente a la sola cercanía del bocado, mientras que un caballo domesticado sufre pacientemente la verga y la espuela, el hombre bárbaro no pliega su cabeza al yugo que el hombre civilizado lleva sin chistar, y prefiere la más tormentosa de las libertades a un sojuzgamiento tranquilo. (Rousseau)
A la servidumbre misérrima llaman paz (Tácito)
Empujado por los objetos, títere de la misma circunstancia que había contribuido a crear, el hombre dejó de ser libre, y se volvió tan anónimo e impersonal como sus instrumentos. Ya no vive en el tiempo original del ser sino en el tiempo de sus propios relojes. Es la caída del ser en el mundo, es la exteriorización y la banalización de su existencia. Ha ganado el mundo pero se ha perdido ha sí mismo. (Sábato)
Los artistas se dividen en aquellos que valientemente se enfrentan con el caos, haciendo una literatura que describe la condición del hombre en el derrumbe; y los que por temor o asco se retiran hacia sus torres de marfil o se evaden hacia mundos fantásticos. (Sábato)
El artista es en general un ser disconforme y antagónico, y porque en buena medida es precisamente su desafecto a la realidad que le ha tocado vivir lo que le lleva a crear, otra realidad en su arte; que discrepa tanto de aquélla como el sueño de la vida diurna, y por motivos semejantes. (Sábato)
Cada vez que en la historia de la humanidad un principio es llevado hasta sus últimas consecuencias se vuelve contra sí mismo. (Erich Kahler)
Y es que en nuestro tiempo sólo los grandes e insobornables artistas son los herederos del mito y de la magia, son los que guardan en el cofre de su noche y de su imaginación aquella reserva básica del ser humano, a través de estos siglos de bárbara enajenación que soportamos. (Sábato)
No es, en suma el artista quien está deshumanizado, no es Van Gogh o Kafka quienes estáB˜G§éØ*ÍEÜ£Ë@@¾H‘µA7U×=Pž-&ô}Ë*‡€@ Ɇã©>àñsa de liberación iniciada por el romanticismo y llevada contra una sociedad hipócrita y convencional, sigue siendo la condición previa para el replanteo de la condición humana en nuestro tiempo, y particularmente por la colocación del arte y la literatura en sus verdaderos términos. (Sábato)
Era menester darse cuenta de que si el hombre no era pura racionalidad, como pretendió una civilización maquinista, tampoco era pura irracionalidad; y que si el hombre era irreductible a la simple razón también era irreductible al puro instinto. Había llegado, en fin, el momento de una nueva síntesis. El que no comprenda esta necesidad no comprenderá tampoco cuáles son los grandes problemas del hombre de hoy. Y, en consecuencia, cuáles son los dilemas centrales de una gran literatura de nuestro tiempo. (Sábato)
Hay una clases de hombres que tienen en poco las miradas del resto del universo, que saben ser felices y estar contentos de sí mismos con el testimonio de otro más que con el suyo propio (…) el salvaje vive en sí mismo; el hombre sociable fuera de sí, no sabe vivir más que en la opinión de los demás, y, por así decir, es del solo juicio ajeno de donde saca el sentimiento de su propia existencia. (Rousseau)
El romanticismo no fue un mero movimiento en el arte, sino una vasta y profundísima rebelión del espíritu todo y que no podía no atacar las bases mismas de la B˜G§éØ*ÍEÜ£Ë@@¾H‘µA7U×=Pž-,œ}Ë*‡€@ Ɇã©>àñ de las cosas se planteó el problema de la existencia del hombre. Y frente al conocimiento objetivo se reivindicó el conocimiento del hombre mismo, conocimiento trágico por su misma naturaleza, un conocimiento que no podía adquirirse con el auxilio de la sola razón, sino además –y sobre todo- con la ayuda de la vida misma y de las propias pasiones que la razón descarta. (Sábato)

La vida desborda los esquemas rígidos, es contradictoria y paradojal, no se rige por lo razonable, sino por lo insensato ¿Y no significa esto proclamar la superioridad del arte sobre la ciencia para el conocimiento del hombre? (Sábato)
El loco dostoievskiano que nos convence de que para el ser humano el desorden es muchas veces preferido al orden, la guerra a la paz, el pecado a la virtud, la destrucción a la construcción. (Sábato)
El hombre no es ni bueno ni malo por naturaleza sino simplemente maleable. (Maquiavelo)
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

similar:

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconVida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconUn hombre puede vivir y estar sano sin matar animales,por ello si...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconSi pudiera vivir nuevamente mi vida

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconSi pudiera vivir nuevamente mi vida

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconLa Bendición de vivir una vida más verdadera”

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconDar dos minutos diarios de tu vida para vivir en un mundo más limpio

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconLos remedios de la abuela
«saber vivir», en el sentido más literal del término. Y en el más noble también, ya que me enseñó una auténtica ética, muy distinta...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconLos remedios para su salud jean Michel Pedrazzani
«saber vivir», en el sentido más literal del término. Y en el más noble también, ya que me enseñó una auténtica ética, muy distinta...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconYa hay un español que quiere vivir y a vivir empieza

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconResumen del libro de poemas titulado “Vivir con vida”, última publicación...






© 2015
contactos
l.exam-10.com