Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir






descargar 1.83 Mb.
títuloVida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir
página31/31
fecha de publicación16.07.2015
tamaño1.83 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
1   ...   23   24   25   26   27   28   29   30   31
La razón impulsa a soportar con paciencia fatigas que odia, a perseguir el brillante oropel del trabajo que detesta e inclusive olvidar la muerte que le horroriza: todo ello para evitar la pérdida de pequeñeces, cuyo despojo le espantaría aún más. (Kant)
Ahí queda el mundo con su necesidad y razón y yo me entrego a lo irracional pero que salva. (Soren Kierkegaard)
Es en vano pedir lógica a un pasional o preguntar por las razones en que se basa un dogma. (Zweig)
En la risa desembarazada del que está seguro de sí. (Zweig)
El mundo que nos envuelve es una obra del espíritu. (Husserl)
Este naturalismo que nos muestra una alienación del espíritu en el denominado mundo objetivo es, para el último Husserl, la raíz última de la crisis europea. (Jean Desanti)
El sujeto filosofante parte de su “yo”, vale decir que el mundo es comprendido como obra del espíritu y desde ese momento “el espíritu” no es espíritu en la naturaleza o al lado de ella sino que ella entra ella misma en la esfera del espíritu. (Husserl)
La razón alienada, olvidada de sí misma como creadora del mundo y de sí misma, está en a raíz de la crisis europea. (Husserl)
Crisis de la filosofía/ Crisis de la ciencias naturales/ crisis del humanismo europeo/ carencia de fe en la razón (la cual en última instancia, da su sentido a todo lo que se supone ser, a todos los objetos, valores, fines) de la que el mundo extrae su sentido/ carencia de fe en el sentido de la historia, en el sentido de la humanidad, en la libertad como poder posible del hombre para dar a su existencia humana individual y general un sentido razonable. “Si el hombre pierde esa fe, consecuentemente, pierde la fe en sí mismo. Surge así lo que Husserl llama “el enigma de los enigmas”, a saber el problema de la profunda relación esencial de la razón y del ser, de la razón que da al mundo un sentido que viene de ella, o si se prefiere, del mundo que extrae su existencia de la razón. (Jean Desanti)
La idea originaria griega, de una sociedad que quiere y puede vivir simplemente en la creación de su propia existencia. (Jean Desanti)
La vida de la Europa contemporánea estaría caracterizada por su falta de unidad teleológica manifestada en la ausencia de toda perspectiva histórica, en su fragmenteriedad y en el hecho de que sus propias determinaciones se determinan por medio de relaciones extrínsecas y parciales. (Jean Desanti)
En última instancia se trata para Husserl, de un triunfo del dogmatismo por el cual los momentos del proceso racional son proyectados como una estructura eterna del mundo. El hombre se enajena en una razón desnaturalizada, en una razón dogmática que trata de categoría universal, de cosa en sí, su propio mundo. (Jean Desanti)

El hombre desalienado se asume a sí mismo como el creador, como el dador de sentido al mundo y a la historia. (Oscar del Baco)
Llevar la experiencia aún muda a la expresión pura de su sentido. (Husserl)
La filosofía como recomienzo, la filosofía sin presupuestos, sólo es realizable mediante la presuposición previa de una conciencia especulativa, para la cual el tiempo no implique urgencia, ni el curso de las cosas implique peso. (Jean Desanti)
El ideal de Dostoievski es, por tanto, ser lo que no es. Sentir como no siente. Pensar como no piensa. Vivir como no vive. El hombre nuevo en que se cifra sus anhelos es en todos sus rasgos, hasta en los más mínimos, antítesis de la forma individual del poeta: de cada sombra de su propio ser brota luz, de cada tiniebla un resplandor. (Zweig)
(Dostoievski) él es desgarramiento, antagonismo; ellos, armonía, unidad. Él, el hombre individual, recluido en sí; ellos, los hombres universales, de los que arranca, en todos sentidos, el camino que conduce a Dios. (Zweig)
El apasionado, el convulsivo, el hombre de los saltos de tigre, cuyos entusiasmos son como explosiones de los sentidos o balas inflamadas que prenden en los nervios, engendra aquellas criaturas, en las que arde una brasa casta, recatada, silenciosa, pero perenne. Sus hombres ideales tienen la callada obstinación que llega más allá de los saltos salvajes de éxtasis, la verdadera humildad que no teme las risas; no son como él, los eternos humillados y ofendidos, los perseguidos y agazapados. Saben hablar a todos, y todos encuentran en ellos apaciguamiento y serenidad; no viven bajo el miedo histérico de ofender o ser ofendidos; no miran recelosos a su alrededor. Dios no los atormenta; les da paz. Lo saben todo, y sabiéndolo lo comprenden todo, y jamás condenan, jamás murmuran, todo lo aceptan y en todo creen, poniendo en su creencia la unción de su gratitud. (Zweig)
El antagonista predica como ideal último la unidad. (Zweig)
…ansía como lo más sublime para el hombre: la sencillez, la infancia de corazón, la suave y natural alegría del espíritu. (Zweig)
Han vencido en su pecho a los enemigos elementales de la existencia “el miedo y la angustia”, y esto los hace bienaventurados en la infinita fraternidad de cuanto vive. Se han redimido de su yo. (Zweig)
Amar la vida más que el sentido de la vida. (Dostoievski)
¡Amigos!: No temáis la vida, sólo en el tormento aprendemos a amar la vida. (Dostoievski)

Creo amigos que lo primero que todos debemos aprender es a amar la vida. (Dostoievski)
Me sobrepondré a todo dolor, para poder decir tan sólo ¡existo! (Dostoievski)
No hay más que una desdicha irrevocable, que es el estar muerto. (Dostoievski)
¡OH con que gusto volvería a vivir! Cada minuto, cada instante, debiera de ser una gozosa eternidad para el hombre. (Dostoievski)
Pero desde que el sujeto cognoscente está unido al sujeto apreciante, y desde que la apreciación es la que hace el valor, el mundo de las ciencias, construida en virtud de una eliminación metódica de todas las relaciones de los objetos con el sujeto, es un mundo exento de valores. Y un mundo exento de valores es un mundo donde no se ríe y no se llora, puesto que toda risa y todo llanto expresan apreciaciones. (Alfred Stern)
…el automatismo mecánico es el enemigo de la vida; y puesto que la sociedad humana está basada en la vida, necesariamente debe defenderse contra la irrupción de la mecánica en el dominio de la vida. (Alfred Stern)
El hombre ciudadano de dos mundos. (Kant)
¿Cómo explicar que de esta confusión de contenidos de conciencia, de sensaciones y de emociones subjetivas, se desgaje finalmente un mundo objetivo, una naturaleza, independientemente del sujeto –cognoscente y apreciante-, una naturaleza impasible frente a nuestros errores, nuestras esperanzas, nuestros deseos, y regida por leyes mecánicas? Pues bien, gnoseológicamente hablando, la constitución de esta naturaleza objetiva y mecánica se debe al proceso mismo del conocimiento. Pues este último consiste en considerar entre sí tan sólo las relaciones mutuas de los contenidos de conciencia, haciendo abstracción de las relaciones de los mismos con el sujeto. Y puesto que éste es un sujeto cognoscente tanto como apreciante, el mundo objetivo, la naturaleza mecánica –desgajándose luego de la eliminación metódica de las relaciones de los contenidos con el sujeto- es necesariamente un mundo exento de valores, no siendo éstas últimas sino el resultado de la relación de los objetos con el sujeto apreciante. (Alfred Stern)
Ciudadano de dos mundos –del mundo espiritual de los valores y del mundo natural de los hechos exentos de valores-, el hombre está siempre en peligro de resbalar del mundo superior al mundo inferior, de sufrir así una degradación de sus valores y, por consiguiente, de tornarse ridículo. (Alfred Stern)
Imaginar es disolver las barreras, no hacer caso a los límites, subvertir la visión del mundo que se nos ha impuesto. Aunque Collodi (Pinocho) fue incapaz de otorgar a su títere ese estado final de autodescubrimiento, intuía las posibilidades de sus facultades imaginativas. E incluso en el momento que afirmaba la importancia del pan por encima de las palabras, sabía muy bien que la crisis de la sociedad es, en definitiva, una crisis de la imaginación. (Alberto Manguel)
La existencia más placentera consiste en no reflexionar. (Sófocles)
Pero hay otra locura que mana directamente de mí y que es digna de ser deseada en grado sumo por todos. Se manifiesta por cierto alegre extravío de la razón, que libera al alma de ciudades angustiosas y la perfuma con múltiples voluptuosidades. (Erasmo)
En nuestra época, la meta reconocida es ser percibido como un necio poderoso. (Alberto Manguel)
Durante toda mi vida me han dicho que el hombre es un animal racional. En todos estos años, no he encontrado ni una sola prueba de ello. (Bertrán Rusel)
Al valorar lo que tiene solo por la suma en que puede venderlo, el sombrerero no necesita preocuparse por las consecuencias de sus actos, ya sean éstos un reguero de platos sucios o con las convenciones establecidas de un tribunal. (Alberto Manguel)
Como el oro mismo era la medida del valor de sus transacciones sociales, Cortes se sintió justificado por haber convertido las obras de arte Azteca en lingotes (…) Si aceptamos como Cortes, la prioridad de los valores económicos, cambiamos nuestra relación con todas las actividades creativas. (Alberto Manguel)
A través de las dificultades alcanzamos las estrellas. (Expresión latina)
La creatividad es libertad, la razón elimina la capacidad de ser libres, por ende a mayor grado de conciencia (aunque parezca increíble) mayor grado de infelicidad. (Enrique Guillén)
Cuando en el interior la sustancia se vuelve manifiesta a sí misma. El espíritu se comprende a sí mismo en su puro concepto. Se vuelve para sí mismo, y en el interior, íntegramente manifiesto en la unidad de los momentos que han realizado su vida (…) El tiempo ha desvelado el espíritu. (Jean Desanti)
Al manifestarse en el tiempo el espíritu se ha dado cuenta de su propia eternidad (…) cuando desde el interior del espíritu se ha conquistado a sí mismo, el tiempo llega en que todo debe poder decirse, pues el tiempo ya no es aquello donde algo tiene que aprenderse. (Jean Desanti)
El ego reducido a no ser sino la pura potencia de su mirada. (Jean Desanti)

La dignidad de las estructuras trascendentales. (Jean Desanti)
…existir por sí mismo, ser por sí mismo con una evidencia continua, y, en consecuencia, constituirse continuamente a sí mismo como existente. (Husserl)
Principio de clausura existencial. Por medio de éste el filósofo “descubre” en su campo reducido reflexivo reducido el “yo” que quiere y decide, que sufre y también reflexiona, permaneciendo a la vez sujeto a sus pasiones y fiel a sus decisiones. En una palabra “descubre” la psiquis, polo único e idéntico, encontrándose a sí misma a través de los cambios con los cuales se constituye la trama de su vida. (Jean Desanti)
Debe señalase que “las categorías” de la “psicología” introspectiva (y principalmente la forma de unidad propia a la conciencia de un yo) son aceptadas aquí sin crítica previa y reconocidas inmediatamente como “evidencias” (por una simple inversión de la mirada). (Jean Desanti)

¿Y que puede ser esta potencialidad sino que el ego debe poder encontrarse siempre como el dominio cerrado de los actos dadores de sentido? ¿Y de qué manera esta potencialidad podría constituirse a sí misma si el mismo ego no se constituye como un yo, vale decir como un polo de unidad que aseguraría la síntesis de sus actos, y sería capaz siempre de auto encontrarse como el lugar originario donde se ejerce dicha función. (Jean Desanti)
Es mi ego reducido quien debe ser el punto de partida necesario y suficiente del camino hacia la esencia. (Jean Desanti)
El ego trascendental (El filósofo), debe estar dotado, frente a la experiencia, de una ubicuidad fundamental, siempre presente en todas partes como el polo de unidad mediante el cual se anuda el sentido y se muestra la evidencia. Siempre debe poder hacerse presente y hacer presente. Pero, como en el mismo momento debe poder tomar a su cargo todo el espesor de lo dado, debe estar también separado de sí mismo, arrancado (y también esto debe ser un a priori) a esta presencia atenta constituye su unidad. Se puede dar el nombre de tiempo fundamental al dominio dentro del cual se constituye la unidad de esta ubicuidad y de esta dispersión. (Jean Desanti)
La fenomenología consiste en la explicitación del sentido de todo tipo de ser que yo, el ego, puede imaginar, y, particularmente del sentido de la trasceB˜G§éØ*ÍEÜ£ä@@¾H‘µA7U×=Pž6›¤}Ë*‡€@ ÉŽö©?1€a, de la cultura, del mundo en general, lo cual quiere decir, desvelar de una manera sistemática la intencionalidad constituyente en sí misma. (Husserl)
Ningún ego puede escapar a su esfera de pertenencia. Ella consiste en aprender a delimitar, dentro de la esfera de lo que me pertenece, aquello que, en su esencia, se ofrece como no siendo yo. (Jean Desanti)
¿Qué tiene la ciencia que decirnos sobre la razón y la sin razón? ¿Qué sobre nosotros los seres humanos, en cuanto sujetos de esta libertad? La mera ciencia de los objetos materiales nada tiene, evidentemente, que decirnos, puesto que ha hecho abstracción de todo lo subjetivo. (Husserl)
La crisis pudo así revelarse como un aparente fracaso del racionalismo. Pero la raíz del fracaso de una cultura racional no radica –como ya quedo dicho- en la esencia del racionalismo como tal, sino en su cosificación alienada, en su degradante revestimiento con los ropajes del naturalismo y del objetivismo. (Husserl)
El mayor peligro de Europa es el cansancio. Luchemos contra ese peligro de los peligros como buenos europeos, con esa valentía ni siquiera se arredra ante una lucha infinita; resurgirá del incendio destructor de la incredulidad, del fuego lento de la desesperación sobre la misión de occidente, de las cenizas del gran cansancio, el fénix de una vida interior y de una espiritualización nueva. Será la garantíB˜G§éØ*ÍEÜ£ä@@¾H‘µA7U×=Pž6¡L}Ë*‡€@ ÉŽö©?1€ólo el espíritu es inmortal. (Husserl)
Amor que no se atreve no es fuego sino nieve.
El amor debe cuidarse para no ser como la luna cuando no crece mengua.
A canas honradas no hay puerta cerrada.
A camino largo, paso corto.
A donde el corazón se inclina el pie camina.
Al caso repentino el consejo de la mujer.
Al trabajo ponte y se te hará llano lo que parecía un monte.
Bien dicho todo puede ser dicho.
Cada uno se comporta según sus primeras sopas.
Cerca está de saber vencer quien bien sabe pelear.
Cuando el vil se enriquece no conoce hermano ni pariente.
Cuánto más tarde el hijo en nacer más se hace querer.
Dale más de lo que pueda regresar y el amigo perderás.
De donde no hay, no se puede sacar.
De esta vida sacarás lo que disfrutes.
El avaro por gastar poco, aunque todo lo tiene carece de todo.
El miedo tiene mucha imaginación y poco talento.
El que habla de sus penas esperan que se las resuelvan.
En el gran peligro mejor es el hermano que el amigo.
Juzga al hombre por sus acciones y no por sus doblones.
La lengua aunque no tiene huesos los quiebra.
Lo inútil siempre es caro aunque cueste barato.

Necio es quien piensa que otro no piensa.
No busques por amigo al rico, ni al noble, sino al bueno aunque sea pobre.
No hay amor como el de la madre, que los demás son humo y aire.
Repetido y a la larga lo más dulce amarga.
Un médico cura, B˜G§éØ*ÍEÜ£ä@@¾H‘µA7U×=Pž6¦ô}Ë*‡€@ ÉŽö©?1€l temido.
El que pee fuerte y mee claro, no necesita médico ni boticario.
Médicos errados, papeles mal guardados y mujeres atrevidas quitan las vidas.
A padre guardador, hijo gastador.
A quien vive pobre, por morir rico llámale borrico.
Compra de quien heredó, no compres de quien compró que sabe lo que le costó.
El dinero requiere de tres cosas: saber ganar, saberlo gastar y saberlo despreciar.
Es más fácil ganar dinero que guardarlo.
Hasta el mismo amor sincero requiere algo de dinero.
Los duelos con pan son menos.
Nunca pidas a quien tiene, sino a quien sabes que te quiere.
Tu honra y tu bolsa no la pongas en manos de mujer moza.
1   ...   23   24   25   26   27   28   29   30   31

similar:

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconVida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconUn hombre puede vivir y estar sano sin matar animales,por ello si...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconSi pudiera vivir nuevamente mi vida

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconSi pudiera vivir nuevamente mi vida

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconLa Bendición de vivir una vida más verdadera”

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconDar dos minutos diarios de tu vida para vivir en un mundo más limpio

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconLos remedios de la abuela
«saber vivir», en el sentido más literal del término. Y en el más noble también, ya que me enseñó una auténtica ética, muy distinta...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconLos remedios para su salud jean Michel Pedrazzani
«saber vivir», en el sentido más literal del término. Y en el más noble también, ya que me enseñó una auténtica ética, muy distinta...

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconYa hay un español que quiere vivir y a vivir empieza

Vida: Quien no tenga el valor de inventar su vida, sencillamente está perdido o se tiene que limitar a vivir sin vivir iconResumen del libro de poemas titulado “Vivir con vida”, última publicación...






© 2015
contactos
l.exam-10.com