«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin






descargar 33.43 Kb.
título«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin
fecha de publicación08.04.2017
tamaño33.43 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos

Lengua 6º > Unidad 7 > La máquina del corazón A2
Alumno/a: ___________________________________ Curso: ______ Fecha: __________


Manitú

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin embargo, después de pasar tres días solo en el bosque, la tarea ya no parecía tan sencilla.
El primer día, Ojibwa encontró la pista de un reno y lo siguió de cerca, pero el sol se puso antes de que pudiera alcanzarlo. El segundo día. Ojibwa sorprendió a otro reno bebiendo en un arroyo; sacó su arco, se aproximó al arroyo y pisó, sin darse cuenta, algunas ramas secas que crujieron ahuyentando a su presa. El tercer día, Ojibwa localizó a una familia de renos que se refugiaba detrás de unos peñascos, pero cuando empezaba a acercarse escuchó el gruñido de un oso y se trepó en un árbol para ponerse a salvo. Por supuesto que cuando bajó del árbol los renos habían abandonado su escondite.
La noche del tercer día, Ojibwa se encontraba en un claro del bosque dándole vueltas a su fracaso y considerando la posibilidad de regresar al campamento, sin pena ni gloria, cuando de repente escuchó un zumbido y percibió un resplandor extraño.

Después del zumbido vino una voz:
—Soy Kitchi Manitú, no temas —dijo la voz.
—¡Oh, Kitchi Manitú! Necesito tu ayuda.
—Para volver al campamento con la cola entre las piernas no necesitas la ayuda de Kitchi Manitú.
—Estoy decidido a intentarlo una vez más, pero no sé cómo.
—El primer día fallaste porque te faltó rapidez, el segundo día fallaste porque te faltó sigilo y el tercer día... bueno, aceptemos que el tercer día fuiste simplemente un cobarde. Necesitas que manitú, la fuerza, crezca dentro de ti. Para eso deberás internarte en el bosque de los abedules: pasarás dos días con sus noches sentado en la piedra más plana que encuentres en aquel bosque. Pondrás tu mirada y tu atención en los troncos de los árboles, en ninguna otra cosa. Al final del segundo día se presentará tu animal protector y te indicará un camino.
Ojibwa siguió las instrucciones con todo cuidado; permaneció atento y quieto dos días con sus noches. Al final del segundo día, tal como Kitchi Manitú lo había anunciado, llegó un animal, un castor de ojos más bien grandes. El castor se anunció golpeando su gruesa cola contra el suelo, y en cuanto notó que Ojibwa lo había visto se echó a correr. En ese momento Ojibwa recordó que su primera falla había sido la falta de rapidez, de manera que empezó a correr detrás del castor.
Después de un rato, el castor paso a pocos metros de un gigantesco oso que arañaba distraídamente la corteza de un abeto. Ojibwa recordó que su tercera falla había sido sucumbir ante el miedo, y siguió corriendo tras el castor, ignorando la presencia del oso.

Finalmente el castor entró a la zona más tupida de la floresta y detuvo su carrera, dando paso a una marcha lenta. Ojibwa recordó que su segunda falla había sido la falta de sigilo, y empezó a caminar tan suave y discretamente que sus mocasines no hacían ruido alguno. Así se acercaron a un reno que masticaba yerbas y sacaba de vez en cuando la lengua.
Ojibwa apuntó con su arco y se disponía a lanzar la flecha cuando el reno desapareció. No se escapó, no se movió; simplemente desapareció. En el sitio donde había estado el reno surgió un resplandor... Kitchi Manitú.
—Ya has aprendido bastante por ahora —dijo el Gran Espíritu—. No dudo que un día, muy pronto, seas un buen cazador. Ahora regresa al campamento y dile a tu abuelo que tenía razón, que te falta mucha experiencia. Si lo haces, agregarás a todo lo que has aprendido una lección de humildad.


floresta: terreno frondoso poblado de árboles.



  1. Lee atentamente el texto y contesta a las siguientes preguntas.




  1. ¿Estaba de acuerdo Ojibwa con lo que pensaba de él su abuelo?

____________________________________________________________________

____________________________________________________________________


  1. ¿Por qué Ojibwa trepó al árbol al oír el gruñido de un oso?

____________________________________________________________________


  1. ¿Por qué no volvió al campamento si después de tres días no consiguió cazar un reno?

____________________________________________________________________


  1. ¿Quién era Kichi Manitú?

____________________________________________________________________


  1. ¿Será Ojibwa un buen cazador en el futuro? ¿Por qué?

____________________________________________________________________


  1. Escribe los pasos que debes seguir para dar información.


1. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

2. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

3. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

  1. Escribe las profesiones que corresponden a las siguientes definiciones. Después, rodea su sufijo.




  1. Hombre que labra o cultiva la tierra. → ______________________________________

  2. Médico que se ocupa de los ojos. → ________________________________________

  3. Mujer que vende carne. → _______________________________________________

  4. Mujer que adiestra animales. → ___________________________________________



  1. Completa las oraciones con palabras con g y con j.




  1. He puesto todo el __________________ en el maletero.

  2. Este reloj se atrasa, hay que llevarlo al ______________________ .

  3. Para aprobar te _____________________ haber presentado los trabajos.

  4. Mi abuelo ____________________ su empresa hasta que se jubiló.



  1. Tacha la palabra incorrecta.


gente/jente corregir/correjir tejer/teger
homenaje/homenage mugido/mujido región/rejión



  1. Conjuga estos verbos y rodea su irregularidad si la tienen.







Presente de indicativo

Pretérito perfecto simple de indicativo

andar

yo



él

nosotros

vosotros

ellos

yo



él

nosotros

vosotros

ellos

imponer

yo



él

nosotros

vosotros

ellos

yo



él

nosotros

vosotros

ellos




  1. Clasifica los siguientes verbos: abolir, empezar, acabar, atardecer.




defectivos

completos















  1. Escribe qué hay que tener en cuenta para participar en un foro de Internet.


1. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

2. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

3. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

4. _________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________



  1. Lee de nuevo el texto de Manitú y contesta las siguientes preguntas.




  1. ¿Pudo ser real lo que se relata? ¿Por qué?

_____________________________________________________________________

_____________________________________________________________________

  1. ¿Qué crees que es, un mito o una leyenda? ¿Por qué?

_____________________________________________________________________

_____________________________________________________________________



  1. Lee este poema de Antonio Machado y haz un breve comentario de texto.


Vosotras, las familiares,

inevitables golosas,

vosotras, moscas vulgares,

me evocáis todas las cosas.
¡Oh, viejas moscas voraces

como abejas en abril,

viejas moscas pertinaces

sobre mi calva infantil!
¡Moscas del primer hastío

en el alón familiar,

las claras tardes de estío

en que yo empecé a soñar!

contenido

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________
estructura

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________
forma

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________
Opinión personal

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconActividades
«mala mujer», había salido con sus doncellas por los jardines de su residencia y decidió darse un baño sin percatarse de que don...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconCuando nací, solo estaba el abuelo. Mamá huyó en cuanto pudo sin...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconPaís. Su antepasado, el coronel Isidro Suárez, había guiado a sus...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconHispanoamericano. Su familia era conocida por el apellido de un abuelo,...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconA susana la rodeaban algunas de las mujeres más hermosas que formaban...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconMuchos son los poemas y las canciones que se han compuesto para homenajear...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconY si no puedo responderlas convincentemente, ¿cómo lograr
«j´ai perdu ma plume dans le jardin de ma tante» para informar a un parisino de que he perdido mi pluma en el jardín de mi tía (cosa,...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconVolver al amor de un curso de milagros marianne williamson
«mi estimado señor Dios». Mientras la escribía estaba deprimida, pero era algo que sentía que tenía que hacer, aunque ya me consideraba...

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin icon“La nueva Miss Japón se impone a las críticas por el color de su piel”

«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado joven e inexperto. Sin iconPor francisco sanchez lopez
«por las espaldas, ya que no había podido entrar por las orejas»; y le dirigió una segunda serie de máximas (96-142)






© 2015
contactos
l.exam-10.com