Argentina






descargar 314.18 Kb.
títuloArgentina
página1/9
fecha de publicación05.04.2017
tamaño314.18 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
I
...Y

Salud!
sla Negra 5/220


Casa de poesía y literaturas.

enero - 2010


suscripción gratuita. Lanusei,Italia. Dirección: Gabriel Impaglione.

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO

revistaislanegra@yahoo.es - Especial Vinopoesía - http://isla_negra.zoomblog.com
Martín Micharvegas

Argentina


Tanto va el cántaro a la fuente,
que al fin la seca.”
"Parajodas (sic)", es una recopilasión escrita en fonética rioplatense, ante los "Fastos del Biserpentario”
Pablo Neruda

Chile, 1904- 1973

Estatuto del vino



Cuando a regiones, cuando a sacrificios
manchas moradas como lluvias caen,
el vino abre las puertas con asombro,
y en el refugio de los meses vuela
su cuerpo de empapadas alas rojas.

Sus pies tocan los muros y las tejas
con humedad de lenguas anegadas,
y sobre el filo del día desnudo
sus abejas en gotas van cayendo.

Yo sé que el vino no huye dando gritos
a la llegada del invierno,
ni se esconde en iglesias tenebrosas
a buscar fuego en trapos derrumbados,
sino que vuela sobre la estación,
sobre el invierno que ha llegado ahora
con un puñal entre las cejas duras.

Yo veo vagos sueños,
yo reconozco lejos,
y miro frente a mí, detrás de los cristales,
reuniones de ropas desdichadas.

A ellas la bala del vino no llega,
su amapola eficaz, su rayo rojo
mueren ahogados en tristes tejidos,
y se derrama por canales solos,
por calles húmedas, por ríos sin nombre,
el vino amargamente sumergido,
el vino ciego y subterráneo y solo.

Yo estoy de pie en su espuma y sus raíces,
yo lloro en su follaje y en sus muertos,
acompañado de sastres caídos
en medio del invierno deshonrado,
yo subo escalas de humedad y sangre
tanteando las paredes,
y en la congoja del tiempo que llega
sobre una piedra me arrodillo y lloro.

Y hacia túneles acres me encamino
vestido de metales transitorios,
hacia bodegas solas, hacia sueños,
hacia betunes verdes que palpitan,
hacia herrerías desinteresadas,
hacia sabores de lodo y garganta,
hacia imperecederas mariposas.

Entonces surgen los hombres del vino
vestidos de morados cinturones
y sombreros de abejas derrotadas,
y traen copas llenas de ojos muertos,
y terribles espadas de salmuera,
y con roncas bocinas se saludan
cantando cantos de intención nupcial.

Me gusta el canto ronco de los hombres del vino,
y el ruido de mojadas monedas en la mesa,
y el olor de zapatos y de uvas
y de vómitos verdes:
me gusta el canto ciego de los hombres,
y ese sonido de sal que golpea
las paredes del alba moribunda.

Hablo de cosas que existen, Dios me libre
de inventar cosas cuando estoy cantando!
Hablo de la saliva derramada en los muros,
hablo de lentas medias de ramera,
hablo del coro de los hombres del vino
golpeando el ataúd con un hueso de pájaro.

Estoy en medio de ese canto, en medio
del invierno que rueda por las calles,
estoy en medio de los bebedores,
con los ojos abiertos hacia olvidados sitios,
o recordando en delirante luto,
o durmiendo en cenizas derribado.

Recordando noches, navíos, sementeras,
amigos fallecidos, circunstancias,
amargos hospitales y niñas entreabiertas:
recordando un golpe de ola en cierta roca,
con un adorno de harina y espuma,
y la vida que hace uno en ciertos países,
en ciertas costas solas,
un sonido de estrellas en las palmeras,
un golpe del corazón en los vidrios,
un tren que cruza oscuro de ruedas malditas
y muchas cosas tristes de esta especie.

A la humedad del vino, en las mañanas,
en las paredes a menudo mordidas

por los días de invierno
que caen en bodegas sin duda solitarias,
a esa virtud del vino llegan luchas,
y cansados metales y sordas dentaduras,
y hay un tumulto de objeciones rotas,
hay un furioso llanto de botellas,
y un crimen, como un látigo caído.

El vino clava sus espinas negras,
y sus erizos lúgubres pasea,
entre puñales, entre mediasnoches,
entre roncas gargantas arrastradas,
entre cigarros y torcidos pelos,
y como ola de mar su voz aumenta
aullando llanto y manos de cadáver.

Y entonces corre el vino perseguido
y sus tenaces odres se destrozan
contra las herraduras, y va el vino en silencio,
y sus toneles, en heridos buques

en donde el aire muerde
rostros, tripulaciones de silencio,
y el vino huye por las carreteras,
por las iglesias, entre los carbones,
y se caen sus plumas de amaranto,
y se disfraza de azufre su boca,
y el vino ardiendo entre calles usadas,
buscando pozos, túneles, hormigas,
bocas de tristes muertos,
por donde ir al azul de la tierra
en donde se confunden la lluvia y los ausentes.

Residencia en la tierra

"Me gustaría ser todo de vino y beberme yo mismo."- Federico García Lorca

Casimiro de Brito

Portugal
84

Se pensas que não causas dano
nem semeias o caos, estás
enganado! Bebe
um pouco mais de tinto
e continua enganado: essa terra,
esse travesseiro de nuvens em que dormes acordado
está distante, é uma ilha
que flutua dentro de ti
e ainda bem que te vejo assim tão enganado.
A noite vai grávida no seu ofício
de mãe de poetas e no seu bojo
 de águas escuras
escuto a paciência da tribo: fazes bem,
continuas a beber tinto. Brindemos
à lua
que não tem mãe
nem pai – talvez nos acompanhe
 o poeta Li Bai.
del “Livro das Quedas” (“Libro de las Caídas”)


Tao Yan- Ming

China- 372-427 D.De C

Borracho y sobrio
Un huésped reside en mí,
nuestros intereses no son completamente los mismos.
Uno de nosotros está borracho,
el otro está siempre despierto.
Despierto y sobrio
nos reímos el uno del otro,
y no comprendemos el mundo del otro.
Propiedades y convenciones,
qué tontería seguirlas muy seriamente.
Sé orgulloso, no estés involucrado,
entonces te acercarás a la sabiduría.
Escucha tú, viejo borracho,
cuando el día muere,
enciende una vela.

Alí Al Haded

Argentina

Oda al vino
Caudal de añejo y sol, pura docencia
macerada en el pálpito de la uva,
savia que renueva los sarmientos
con las acequias del deshielo
y fermenta en el aire

Calidad intrínseca a la tierra
al polvo y al levante
y al frenético ardor campesino

Espejo de los labios de mujer
y sabor que humedece

con su cuerpo y su alma de fruta
la sequedad humana

Entuerto de matices
y técnica en ascenso
entre moles saturados
sobre las odres

y una vertiente capital
que alimenta todo el fermento sustantivo
y deja a salvo el rojo intenso
o vira hacia el ámbar cristalino
la piedad de la flora.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Argentina iconLiteratura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix

Argentina iconBuawaigaai ayuyisaa "argentina" do ia kaawaea ummooemmi ia oyagaa*...

Argentina iconArgentina: El presidente Ortiz se enferma de diabetes y pide licencia....

Argentina iconLa Embajada Argentina, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales,...

Argentina iconResumen : El Observatorio de Política Exterior Argentina (opea) opera...

Argentina iconResumen : El Observatorio de Política Exterior Argentina (opea) opera...

Argentina iconArgentina

Argentina iconArgentina

Argentina iconArgentina

Argentina iconArgentina






© 2015
contactos
l.exam-10.com