Vida Cotidiana en el Medioevo






descargar 102.57 Kb.
títuloVida Cotidiana en el Medioevo
página1/9
fecha de publicación23.06.2016
tamaño102.57 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
Universidad Nacional de Tucumán

Facultad de Filosofía y Letras

Departamento de Ciencias de la Educación

Cátedra de Historia de la Educación y la Pedagogía (Curso General)
Textos Curriculares para Debate y Reflexión de los Alumnos

Vida Cotidiana en el Medioevo


Frescos evocativos del duro vivir en la Edad Media


Ficha de Documentación elaborada por:

Daniel Enrique Yépez

Licenciado en Ciencias de la Educación

Magíster en Ciencias Sociales

Profesor Adjunto a Cargo de la Cátedra.
En base a la página web Artehistoria:

1. Hábitos Alimentarios



El vino y el pan eran los elementos fundamentales en la dieta medieval. En aquellas zonas donde el vino no era muy empleado, la cerveza era la bebida más consumida. De esta manera podemos establecer una clara separación geográfica: en las zonas al norte de los Alpes e Inglaterra bebían más cerveza, mientras que en las zonas mediterráneas se tomaba más vino. Aquellos alimentos que acompañaban al pan se denominaban "companagium". Carne, hortalizas, pescado, legumbres, verduras y frutas también formaban parte de la dieta medieval dependiendo de las posibilidades económicas del consumidor. Uno de los inconvenientes más importantes para que estos productos no estuvieran en una mesa eran las posibilidades de aprovisionamiento de cada comarca. Debemos considerar que los productos locales formaban la dieta base en el mundo rural mientras que en las ciudades apreciamos una mayor variación a medida que se desarrollan los mercados urbanos.

La carne más empleada era el cerdo -posiblemente porqué el Islam prohibía su consumo y no dejaba de ser una forma de manifestar las creencias católicas en países como España, al tiempo que se trataba de un animal de gran aprovechamiento- aunque también encontramos vacas y ovejas. La caza y las aves de corral suponían un importante aporte cárnico a la dieta. Las clases populares no consumían mucha carne, siendo su dieta más abundante en despojos como hígados, patas, orejas, tripas, tocino, etc. En los periodos de abstinencia la carne era sustituida por el pescado, tanto de mar como de agua dulce. Diversas especies de pescados formaban parte de la dieta, presentándose tanto fresco como salazón o ahumado. Dependiendo de la cercanía a las zonas de pesca la presentación del pescado variaba. Judías, lentejas, habas, nabos, guisantes, lechugas, coles, rábanos, ajos y calabazas constituían la mayor parte de los ingredientes vegetales de la dieta mientras que las frutas más consumidas serían manzanas, cerezas, fresas, peras y ciruelas. Los huevos también fueron una importante aportación a la dieta. Las grasas vegetales eran útiles para freír en las zonas más septentrionales, mientras que en el Mediterráneo los aceites vegetales eran los más consumidos.

Las especias procedentes de Oriente eran muy empleadas, evidentemente en función del poder económico del consumidor debido a su carestía. Azafrán, pimienta o canela aportaban un toque exótico a los platos y mostraban las fuertes diferencias sociales existentes en el Medievo. Las carnes debidamente especiadas formaban parte casi íntegra de la dieta aristocrática mientras que los monjes no consumían carne, apostando por los vegetales. Buena parte del éxito que cosecharon las especias estaría en sus presuntas virtudes afrodisíacas. Como es lógico pensar los festines y banquetes de la nobleza traerían consigo todo tipo de enfermedades asociadas a los abusos culinarios: hipertensión, obesidad, gota, etc. El pan era la base alimenticia de las clases populares, pudiendo constituir el 70 % de la ración alimentaria del día. Bien es cierto que en numerosas ocasiones los campesinos no comían pan propiamente dicho sino un amasijo de cereales -especialmente mijo y avena- que eran cocidos en una olla con agua -o leche- y sal. El verdadero pan surgió cuando se utilizó un ingrediente alternativo de la levadura. Escudillas, cucharas y cuchillos serían el menaje utilizado en las mesas medievales en las que apenas aparecen platos, tenedores o manteles. La costumbre de lavarse las manos antes de sentarse a la mesa estaba muy extendida.
2. La Indumentaria
Resulta bastante complicado saber cómo era el vestido de las gentes en la Edad Media. Bien es cierto que encontramos algunas pautas generales. El vestido femenino solía ser largo mientras que el masculino era corto. Los sectores más modestos de la sociedad utilizaban colores oscuros, generalmente negro. Sí es cierto que el vestuario medieval experimentó una importante transformación gracias a las ciudades y las burguesías que habitaban en ellas. En ese cambio también influyó el contacto con otras culturas, especialmente la musulmana gracias a las Cruzadas.

En una sociedad tan regulada como la medieval no debe extrañarnos que los asuntos relacionados con el vestuario también tuvieran reglamentaciones. Alfonso X el Sabio reguló en 1258 las vestimentas tanto de los oficiales mayores de la casa real como de los menores. Estos últimos "non trayan pennas blancas ni çendales sin siella de barda dorada nin argentada nin espuelas doradas nin calças descarlata, nin çapatos dorados nin sombrero con orpel nin con argent nin con seda". Los eclesiásticos no podían utilizar ropas coloradas, rosadas o verdes. Debían llevar calzas negras y olvidarse de zapatos con hebilla y cendales, utilizando en sus cabalgaduras sólo sillas de color blanco. Los canónigos vestían de manera más relajada al estarles permitido el uso de cendales -siempre y cuando no fueran amarillos o rojos- y poder utilizar sillas azules. La marginación de algunas clases sociales -como judíos y musulmanes- se extendía al vestuario. Los judíos no podían llevar pieles blancas, ni calzas rojas, ni paños de color ni cendales. Los mudéjares tampoco podían llevar zapatos blancos o dorados, aplicándose las normas anteriores.

A lo largo del siglo XII apreciamos las primeras innovaciones en el vestido procedentes de las ciudades. Las modas empezaron a manifestarse con cierta fuerza y los tejidos fueron adaptándose al cuerpo para marcar las siluetas. Momentos donde los ropajes de ambos sexos eran muy similares, dieron paso a otros en los que la distinción entre las ropas masculinas y las femeninas era marcada. En los tiempos finales del Medievo encontramos un acentuado gusto en las damas por los largos cabellos, los pechos altos y el encorsetamiento de la cintura. Estas modas fueron impuestas por las clases urbanas acomodadas y posteriormente se irían acercando al resto de estamentos sociales tanto del campo como de la ciudad. Labriegos y artesanos intentaban imitar a los burgueses en sus atuendos, especialmente a raíz de la horrible Peste Negra, cuando en Europa se desató un irrefrenable deseo por disfrutar de lo terrenal. El cronista florentino Mateo Villani cuenta con cierto escándalo como "las mujeres de baja condición se casan con ricos vestidos que habían pertenecido a damas nobles ya difuntas". También los predicadores desde los púlpitos exponen sus críticas al desenfreno de la moda.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Vida Cotidiana en el Medioevo iconVida Cotidiana en el Medioevo

Vida Cotidiana en el Medioevo iconLa Vida Cotidiana en Grecia Antigua

Vida Cotidiana en el Medioevo iconLa vida cotidiana en grecia antigua

Vida Cotidiana en el Medioevo iconSerie: material de lectura y análisis de la vida cotidiana

Vida Cotidiana en el Medioevo iconExperiencias postmortem la vida cotidiana en el más allá

Vida Cotidiana en el Medioevo iconExperiencias postmortem la vida cotidiana en el más allá

Vida Cotidiana en el Medioevo iconEscritos familiares, documentos comerciales y oficiales, esenciales en la vida cotidiana

Vida Cotidiana en el Medioevo iconEl arte de la felicidad un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana

Vida Cotidiana en el Medioevo iconEl arte de la felicidad un nuevo mensaje para nuestra vida cotidiana

Vida Cotidiana en el Medioevo iconErving Goffman, La presentación de la persona en la vida cotidiana, Bs As: Amorrortu, 1997






© 2015
contactos
l.exam-10.com