Horacio, Oda 1






descargar 31.63 Kb.
títuloHoracio, Oda 1
fecha de publicación08.06.2016
tamaño31.63 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
Horacio, Oda 1.1

(a priamel to his benefacto(Un priamel a su benefactor)

Maecenas, grown from royal roots, Mecenas, descendiente de antiguos reyes, refugio y dulce amor mío, hay muchos a quienes regocija levantar nubes de polvo en la olímpica carrera, evitando rozar la meta con las fervientes ruedas, y la palma gloriosa los iguala a los dioses que dominan el orbe.
   Éste se siente feliz si la turba de volubles ciudadanos le ensalza a los supremos honores; aquel, si amontona en su granero espacioso el trigo que se recoge en las eras de Libia.
   El que se afana en desbrozar con el escardillo los campos que heredó de sus padres, aun ofreciéndole los tesoros de Átalo, no se resolverá, como tímido navegante, a la travesía del mar de Mirtos en la vela de Chipre.
   El mercader, asustado por las luchas del Ábrego con las olas de Icaria, alaba el sosiego y los campos de su pais natal; mas poco dispuesto a soportar los rigores de la pobreza, recompone luego sus barcos destrozados.
   No falta quien se regala con las copas del añejo Másico, y pasa gran parte del día, ora tendido a la fresca sombra de los árboles, ora cabe la fuente de cristalino raudal.
   A muchos entusiasma el clamor de los campamentos, los sones mezclados del clarín y la trompeta, y las guerras aborrecidas de las madres.
   El cazador, olvidado de su tierna esposa, sufre de noche las inclemencias del frío, y persigue la tímida cierva con la traílla de fieles sabuesos, o acosa al jabalí marso que destroza las tendidas redes.
   La hiedra que ciñe las sienes de los doctos me aproxima a los dioses inmortales; la fría espesura de los bosques y las alegres danzas de las Ninfas con los Sátiros me apartan del vulgo, y si Euterpe no me niega su flauta, si Polihimnia me consiente pulsar la cítara de Lesbos, y tú me colocas entre los poetas líricos, tocaré con mi elevada frente las estrellas.

(Mecenas- Noble romano de origen etrusco. Partidario de Octavio, al que ayudó a alcanzar el poder, actuó como mediador en los tratados de Brindisi (40 a.J.C.) y Tarento (37 a.J.C.). Fomentó las artes y se rodeó de un nutrido círculo de literatos (entre ellos Virgilio y Horacio). Su nombre se aplica a todos aquellos protectores desinteresados de la cultura.)

TEMA

La priamel (del latín preambolum) es un esquema retórico propio de la literatura occidental.
Consiste en un yuxtaposición de objetos, conceptos o valores a los que se les contrapone un término de comparación, el cual se reivindica como superior. Existen ejemplos en la BibliaHoracio y Shakespeare, entre otros.
Uno de los ejemplos más conocidos es el frag. 16 de Safo, en el que sostiene que lo más hermoso no es el ejército o la naves de guerra, sino "aquello que uno ama"

COMPARACIONES LITERARIAS

Himno en honor a Afrodita

¡Oh, tú en cien tronos Afrodita reina,

Hija de Zeus, inmortal, dolosa:

No me acongojes con pesar y tedio

Ruégote, Cripria!

Antes acude como en otros días,

Mi voz oyendo y mi encendido ruego;

Por mi dejaste la del padre Jove

Alta morada.

El áureo carro que veloces llevan

Lindos gorriones, sacudiendo el ala,

Al negro suelo, desde el éter puro

Raudo bajaba.

Y tú ¡Oh, dichosa! en tu inmortal semblante

Te sonreías: ¿Para qué me llamas?

¿Cuál es tu anhelo? ¿Qué padeces hora?

-me preguntabas-

¿Arde de nuevo el corazón inquieto?

¿A quién pretendes enredar en suave

Lazo de amores? ¿Quién tu red evita,

Mísera Safo?

Que si te huye, tornará a tus brazos,

Y más propicio ofreceráte dones,

Y cuando esquives el ardiente beso,

Querrá besarte.

Ven, pues, ¡Oh diosa! y mis anhelos cumple,

Liberta el alma de su dura pena;

Cual protectora, en la batalla lidia

Siempre a mi lado

(Safo)

(Safo, frag.16)

Algunos dicen que lo más hermoso sobre la negra tierra es un ejército de jinetes.].
Otros, de hombres a pie.
Otros, de naves.
Yo, aquello que alguien ama.
Y es fácil que esto se haga plenamente comprensible para todos.
.
Pues la que superaba con mucho a los hombres en belleza
–Helena–
habiendo dejado a su esposo
(el mejor de todos)
viajó a Troya navegando.
.
Y de ninguna manera se acordó de su hija, ni de sus padres.
Sino que la sedujo…
.…flexible…
.…levemente…
.Y recuerdo ahora a Anactoria,
que no está.
.
Quisiera ver
su paso amable
el brillo luminoso de su rostro…
.

más que los carros de los lidios
más que los armados guerreros a pie.

Oda I, i (Horacio) - Versos 1-8 (Soto de Rojas).


El tema, común a ambas canciones, y los símiles de la canción , presentes en Gracilaso como «las aves y animales y la gente», componen un punto de arranque inicial al que Soto superpone una seriación de imágenes procedentes de la Oda I, y de Horacio que en su lugar de origen poseen una funcionalidad muy distinta.
Los casos que describe Horacio como inclinación natural no establecen una relación contrastiva con el suyo propio.
Al contrario, legitiman y reafirman su tendencia natural a la poesía y, por tanto, su canto laudatorio a Mecenas.

El primer símil escogido por Soto es el del guerrero, remitiendo a los versos

23-25 de la oda horaciana y vinculándose a su diseño retórico
multos castra iuvant et lituo tubae
permixtus sonitus bellaque matribus
detestata.

(Odas I, i, vv. 23-25)5

Soto de Rojas

A muchos les agrada el son mezclado

del sordo parche y resonante trompa,

(Desengaño, I, 21; vv. 1-2)6

A continuación Soto acude a la imagen del cazador:
Horacio
manet sub Iove frigido
venator tenerae coniugis immemor,
seu visa est catulis cerva fidelibus,
seu rupit teretes Marsus aper plagas.

(Odas, I, i, vv. 25-28)
Soto de Rojas
y a muchos ver que el jabalí les rompa
la tresdoblada red con diente airado7

(Desengaño, I, 21; vv. 2-4)

Finaliza el segundo cuarteto con un símil que también documentábamos enPetrarca, el del navegante. La versión, en este caso, se aleja un tanto del modelo,sumarizando la acción representada en él y transformando al mercader en marinero:
Horacio
luctantem Icariis fluctibus Africum
mercator metuens otium et oppidi
laudat rura sui; mox reficit rates
quassas, indocilis pauperiem pati.

(Odas, I, i, vv. 15-18)
Soto de Rojas
ni hay temor de borrasca que interrumpa
el curso al marinero ejercitado.

(Desengaño, I, 21; vv. 7-8)


Esta idea, implícita en Horacio, es la base sobre la que van engarzándose lasimágenes que el poeta latino enumera. También está implícita en la canción XXII dePetrarca, concretamente en la primera estancia:
A qualunque anímale alberga in terra,

se non se alquanti ch‟ànno in odio il sole,

tempo da travagliare è quanto è „l giorno;

ma poi che „l ciel accende le sue stelle,

qual torna a casa e qual s‟anida in selva

per aver posa almeno infin a l'alba.

(Canzoniere, XXII, vv. 1-6

1) Horacio, Odas 1.11:

No indagues, Leucónoe (no es lícito saberlo), qué fin reservan los dioses a tu vida y la mía, ni combines los números mágicos. Mejor será que te resignes a los decretos del hado, sea que Júpiter te conceda vivir muchos años, sea éste el último en que ves romperse las olas del Tirreno contra los escollos opuestos a su furor. Sé prudente, bebe buen vino y reduce las largas esperanzas al espacio breve de la existencia. Mientras hablamos, huye la hora envidiosa. Aprovecha el día de hoy, y no confíes demasiado en el siguiente.

Tema - Expresa a su amiga Leucónoe (en la oda a ella dedicada), que no se preocupe por conocer el futuro, sino que aproveche el día: carpe diem

Lo mejor es recibir la vida como llegue sin preocuparse

COMPARACIONES OBRAS ACTUALES


Vive y goza el momento, niña,

aprovecha y haz todo lo que puedas

mientras puedas, no seas tonta,

corre, salta, vuela, sigue tu camino.

Rosa aún no marchita.

Cuando la muerte tras tus espaldas aparezca,

observes tus sufridas y agrietadas manos

y volver la mirada atrás la pena no merezca,

el gozo te odiará por no haber seguidos sus pasos.

Manuel Murillo Córdoba

En tanto que de rosa y azucena

se muestra la color en vuestro gesto,

y que vuestro mirar ardiente, honesto,

enciende al corazón y lo refrena;

y en tanto que el cabello, que en la vena

del oro se escogió, con vuelo presto

por el hermoso cuello blanco, enhiesto,

el viento mueve, esparce y desordena;

coged de vuestra alegre primavera

el dulce fruto, antes que el tiempo airado

cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,

todo lo mudará la edad ligera

por no hacer mudanza en su costumbre.

Gracilazo de la Vega, “Soneto XXIII

Igual que en la oda 1.11 de Horacio, los escritores Manuel Murillo Córdoba u Gracilazo de la Vega, hacen uso del carpe diem para alentar a una joven a que no piense en el futuro, sino que piense en el presente y aproveche el momento ahora que puede, como le aconseja Horacio a su amiga Leucónoe.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Horacio, Oda 1 iconDespués de analizar el poema “Oda al maíz” de Pablo Neruda, me gusta...

Horacio, Oda 1 iconOda Del griego odé, canción, es el subgénero lírico por excelencia...

Horacio, Oda 1 iconOda al libro (II)

Horacio, Oda 1 iconOda a la tipografía

Horacio, Oda 1 iconOda a la vida retirada

Horacio, Oda 1 iconOda a la vida retirada

Horacio, Oda 1 iconPoema Oda al Diccionario

Horacio, Oda 1 iconPablo Neruda, Oda a la alcachofa

Horacio, Oda 1 iconPablo Neruda – Oda a la alcachofa

Horacio, Oda 1 iconHoracio Quiroga






© 2015
contactos
l.exam-10.com