Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor






descargar 36.33 Kb.
títuloTítulo: Conversaciones con mi animal de compañía Autor
fecha de publicación15.03.2016
tamaño36.33 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
Título: Conversaciones con mi animal de compañía

Autor: Francisca Aguirre
Año de Publicación: 2013

Colección: Poesía
ISBN-13: 978-84-939691-6-5

Editorial: Ediciones Rilke

http://www.edicionesrilke.com

PVP:12 Euros (IVA Incluido).


AUTOR:
Francisca Aguirre (Alicante, 1930).Obtuvo en 2011 el premio Nacional de

Poesía por su poemario "Historia de una anatomía". Ha publicado el libro de

relatos " Que planche Rosa Luxemburgo" (Premio Galiana, 1994) y el libro de recuerdos "Espejito, espejito".

En poesía ha sido galardonada con el premio Leopoldo Panero por "Ítaca"; el

premio Ciudad de Irún por "Los trescientos escalones"; el premio Esquio por "Ensayo General"; el premio María Isabel Fernández Simal por "Pavana del desasosiego"; y el premio Ciudad de Valencia por "Nanas para dormir desperdicios". Otros poemarios

suyos son "La otra música", "La herida absurda" y "Los maestros cantores".

Sus obras han sido traducidas al valenciano, inglés, francés, italiano, portugués y árabe.
RESEÑA:
Este nuevo poemario de Francisca Aguirre, Premio Nacional de Poesía 2011, supone un ligero cambio de rumbo en su trayectoria literaria. Si hasta ahora la poeta alicantina había dedicado la mayoría de sus versos a sus avatares biográficos, “Conversaciones con mi animal de compañía” se adentra, a través del diálogo con los animales que viven junto a ella (y que la habitan), y con un gran sentido del humor, en la vida y problemas del hombre contemporáneo. Un cambio de rumbo que, sin embargo, no prescinde de los elementos que han sido claves en Francisca Aguirre desde “Ítaca”, su primer libro: la aparente sencillez y una celebración íntima de la vida.

Se trata de un poemario que mira a la animalidad de nuestra especie desde la ternura y la compasión, pero también desde la incertidumbre y el miedo que provoca un ser humano que a veces parece dirigirse hacia el exterminio completo del resto de las especies e, incluso, hacia su propia destrucción.

EXTRACTO DE LA OBRA:
3

Para Sara y Lorena
Claro que en este mundo

las cosas florecen en la oscuridad

como si el sol las hubiera bañado.

Todo es misterio y transparencia.

Y en cuanto verbalizo esta idea

oigo ronronear a mi gata,

porque hoy

el mundo está en su sitio.

Debe ser por la música,

a mi gata y a mí

nos encanta Aznavour.

A pesar de que, seguramente,

yo nunca iré a Venecia.

6

Para Carmen y Antonio Crespo

Debo confesarles que mis animales

me han enseñado muchas cosas.

Esto de hablar con extraños

esto de contestar sin tener claro quién te pregunta

y sobre todo qué pregunta

a veces te obliga a meditar

a pensar muy despacio

y a darte cuenta de lo muy ignorante que eres.

Otras veces en cambio

la simple pregunta te devuelve la confianza

la seguridad de que la vida

esa inseguridad perpetua

es tu mejor refugio

tu aliada tu caos cotidiano y pacífico.

Y se lo explicas a tu bicho

que te mira desde el anaquel de tu cocina

mientras enciendes el horno

y él vuela hacia la ventana para picotear tu

[hierbabuena.

Los gorriones son muy sabios y muy fieles.
Éste vuelve todos los días

aunque de vez en cuando no me pregunta nada

sólo viene a comer la hierbabuena.
11

Para Marisa y Alberto Gómez

De pronto esta mañana me he puesto a meditar,

verdaderamente Vislawa Zymborska tenía razón:

“todo lo que hacemos

se convierte inmediatamente en lo que hemos

[hecho”.

¿Y qué he hecho yo?

Pues tratar de escribir este libro.

Así pues, como decía Panero, y como dice

[Vislawa,

de instante en instante

esto es cada vez más un libro.

Ya sé que no es un libro muy al uso,

le digo a la salamandra que toma el sol

tranquilamente en mi ventana, pero,

a lo mejor, una vez corregido, quizá les guste.

La salamandra me contesta en seguida.

Yo de literatura entiendo poco,

pero creo que no te vendría mal un toque cultural,

deberías sacar algún templario

o charlar de vez en cuando con la Dama de Elche

que se parece mucho a los oráculos.

O echar mano de algo raro,

a la gente le gustan mucho los engendros

fíjate en Tolkien que se ha hecho de oro

con unos bichos verdaderamente asquerosos.

Claro, le digo, lo malo es que yo

no hablo la lengua de los trolls.

La salamandra me mira con recelo:

pues a mí me entiendes divinamente.
Le sonrío y le digo, para que veas cómo son las

[cosas.

13

Para mi hermano Ignacio

Últimamente no sé qué pasa

pero todo funciona de manera

[ muy extraña.

Y no sólo en esto que, tan apresuradamente,

llamamos vida, realidad o cotidianidad.

Lo de todos los días está revuelto:

lo de todos los días está imposible.

Esto va a terminar fatal,

le digo a la nutria que me mira perpleja,

que sí, que esto va de mal en peor,

qué te voy a contar a ti que os han perseguido con

[saña,

total para esa porquería de abrigos,

pero por lo menos lo vuestro daba dinero.

Y ahora, fíjate lo que ocurre,

un miserable tipo revienta a palos a su pobre

[perro,

no me digas que esto no está fatal.

Mi nutria me seguía mirando con sus hermosos

[ojos inocentes:
chica, me dice, por lo que veo, tú no entiendes

[nada,

lo que daría yo porque en el agua no hubiera

[tiburones,

o que a los tiburones les gustara la sandía.

Al mundo lo rige la voracidad

y no me vengas con eso de que vosotros sabéis lo

[que hacéis,

aquí nadie sabe nada,

lo más probable es que todos estemos

[locos,

vosotros y nosotros.

Yo lo tengo muy claro, me dice:

lo que hay que hacer es estar con los que te

[quieren

y no con los que te matan.

Miré los grandes ojos de mi nutria

Me acerqué hasta ella y le di un beso

[en el morro.
22

Para Tina y Jesús

Realmente, si tengo que ser sincera,

yo con los insectos

no tengo buenas relaciones,

más bien diría que las tengo malas.

A mí los insectos me hacen poca gracia;

ni siquiera las mariposas,

aunque reconozca que algunas

[son muy bonitas,

a mí la verdad es que me dan un cierto repelús.

Y no digo ya las hormigas,

las hormigas me ponen de los nervios.

Y como me pongo como un basilisco

el resultado es que en cuanto me descuido, ¡zas!

alpargatazo y hormiga a la basura.

Pero el otro día estaba observando el trajín que se

[traían

y era de no creerlo:

había caído un trocito de carne cruda

en el suelo de la cocina

y de la nada salieron no sé cuantas hormigas.

Y lo mismo que salieron desaparecieron.

Claro que la carne también

[había desaparecido.

Pero un rato después apareció una hormiga, una

[sola,

como husmeando.

Oye, le dije, a qué viene todo este lío por un

[trocito de carne.

La hormiga movió sus antenitas y me miró.

Pero tú en qué mundo vives

hablas de un trocito de carne

como si hablaras de la luna,

un trocito de carne, como tú dices,

significa comida para un montón de hormigas

y las hormigas no somos como vosotros

que todo lo echáis a perder.

Nosotras lo aprovechamos todo

y aún así como nos descuidemos

[nos liquidáis.

La verdad es que la hormiga tenía razón,

pero, claro, el hecho de que

[tuviera razón

no le daba derecho a instalarse en mi cocina.

Mira, yo comprendo que vosotras tenéis que

[comer

pero te aviso que a mí las hormigas

no me gustan ni un pelo
así que empezad a pensar en hacer excursiones al

[campo.
La hormiga me miró con suspicacia,

¿me estás amenazando?,

me preguntó.

Ni más ni menos.

Pues sabes lo que te digo

que allá tú, nosotras a lo nuestro.

Ya, le dije,

vosotras a lo vuestro y yo a la formicina.


29

Para Paco y Carina

Últimamente en casa todos me dicen lo mismo:

sosiégate, no te alteres,

por mucho que grites

las cosas no van a cambiar;

lo único que consigues

es que nos pongamos todos histéricos;

demasiado bien sabemos

cada vez que leemos un periódico

que aquí lo único que importa es lo de siempre:

¿y qué es lo de siempre?

Pues qué va a ser: el dinero.

Los que tienen mucho siempre quieren más.

No te sulfures

que la cosa va para largo.

Pensé ¿cómo se hace para

[no sulfurarse?

¿cómo se hace para encogerse de hombros?

Respiré hondo

y fui a la despensa a coger la botella de aceite.

Estaba a punto de volver a la cocina

cuando miré a la ventana y vi a la lechuza.

¿De paseo?

¿O has venido a cambiar impresiones conmigo?

La lechuza abrió un poco más sus grandes ojos y

[me miró fijamente:

Qué quieres que te diga,

ni siquiera los bichos somos ya lo que éramos;

fíjate en mí. Yo era la lechuza de Minerva,

el ave de la sabiduría;

y ahora, como me descuide,

me disecan y me encajan en un museo.

Las cosas van fatal.

Desde luego mi pobre lechuza

[tenía razón,

la miré con verdadero afecto.

Anda, le dije, déjate de filosofías,

que ya sé yo por qué has venido,

has venido porque alguien te ha dicho

que mi amigo Paco del Pozo

me ha regalado una garrafa de cuatro litros de

[aceite virgen.

Mi lechuza abrió todavía más los ojos:

¡Vaya instinto que tienes!

¿Te tomas un traguito a mi salud?, le digo.

Bueno, pero no me cuentes desastres,

que estoy que se me caen las plumas.

Vale. Tú chupas tu aceite y yo me salto el

[régimen

y mojo esta rebanadita de pan.

Total, a ninguna de las dos nos hace nadie caso,

así que a vivir, mejor dicho, a

[chupar aceite, que es lo nuestro.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor icon¿Un ciego con luz, o un lúcido enceguecido?
«Lindo título, ¿no?». Fue implacable con Charles Baudelaire, se ensañó con Pierre Corneille –autor de «El Cid»– y con Isidore Ducasse...

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor icon¿Un ciego con luz, o un lúcido enceguecido?
«Lindo título, ¿no?». Fue implacable con Charles Baudelaire, se ensañó con Pierre Corneille –autor de «El Cid»– y con Isidore Ducasse...

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconSelecciona Autor y Título, doble click. Se puede leer cada cuento con música

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconSelecciona Autor y Título, doble click. Se puede leer cada cuento con música

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconResumen en virtud de cumplir con un requisito indispensable para...

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconResumen en virtud de cumplir con un requisito indispensable para...

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconConversaciones con Carlos Castaneda

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconInquietantes Conversaciones con el Hombre Llamado U. G

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconConversaciones Una conversacion con la agente de viajes

Título: Conversaciones con mi animal de compañía Autor iconConversaciones con dios volumen 2 neale donald walsch






© 2015
contactos
l.exam-10.com