Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego






descargar 107.51 Kb.
títuloSetenta y dos fábulas de Félix María Samaniego
fecha de publicación08.09.2015
tamaño107.51 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos


Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego

III
El león vencido por el hombre 2

Un cojo y un picarón 3

La gata mujer 4

La alforja 5

El camello y la pulga 6

La Muerte 7

El amor y la locura 8

El poeta y la rosa 9

El búho y el hombre 10

Esopo y un ateniense 11

La mona 12

Las hormigas 13

Los gatos escrupulosos 14

El águila y la asamblea de animales 15

El cazador y los conejos 16

El murciélago y la comadreja 17

La zorra y el busto 18

El filósofo y la pulga 19

El zapatero médico 21

La mariposa y el caracol 22

La danza pastoril 24

Los dos perros 26

El lobo y el mastín 27

El tordo flautista 28

La paloma 29

Colofón 30
El león vencido por el hombre
Cierto artífice pintó

una lucha en que, valiente,

un hombre tan solamente

a un horrible león venció.

Otro león, que el cuadro vio,

sin preguntar por su autor,

en tono despreciador

dijo: Bien se deja ver

que es pintar como querer,

y no fue león el pintor
Un cojo y un picarón
A un buen cojo un descortés

insultó atrevidamente.

Oyólo pacientemente

continuando su carrera,

cuando al son de la cojera

dijo el otro: « Una, dos, tres,

cojo es.»

Oyólo el cojo; aquí fue

donde el buen hombre perdió

los estribos, pues le dio

tanta cólera y tal ira,

que la muleta le tira,

quedándose, ya se ve,

sobre un pie.

«Sólo el no poder correr

para darte el escarmiento

-dijo el cojo- es lo que siento,

que este mal no me atormenta.»

Porque al hombre sólo afrenta

lo que supo merecer

padecer.

La gata mujer
Zapaquilda la bella

era gata doncella

muy recatada, no menos hermosa.

Queríala su dueño por esposa

si Venus consintiese

y en mujer a la gata convirtiese.

De agradable manera

vino en ello la diosa placentera;

y ved a Zapaquilda en un instante

hecha moza gallarda y rozagante.

Celébrase la boda:

estaba ya la sala nupcial toda

de un lucido concurso coronada;

la novia, relamida, almidonada,

junto al novio, galán enamorado;

todo brillantemente preparado,

cuando quiso la diosa

que cerca de la esposa

pasase un ratoncillo de repente.

Al punto que lo ve, violentamente,

a pesar del concurso y de su amante,

salta, corre tras él y échale el guante.

Aunque del valle humilde a la alta cumbre

inconstante nos mude la fortuna

la propensión del natural es una

en todo estado y más con la costumbre.

La alforja
En una alforja al hombre

llevo los vicios:

los ajenos delante,

detrás los míos.

Esto hacen todos:

así ven los ajenos,

mas no los propios.

El camello y la pulga
Al que ostenta valimiento

cuando su poder es tal

que ni influye en bien ni en mal,

le quiero contar un cuento:

En una larga jornada

un camello muy cargado

exclamó ya fatigado:

«¡Oh, qué carga tan pesada!»

Doña pulga, que montada

iba sobre él, al instante

se apea y dice arrogante:

«Del peso te libro yo.»

El camello respondió:

«Gracias, señor elefante.»

La Muerte
Pensaba en elegir la reina Muerte,

un ministro de Estado:

le quería de suerte

que hiciese floreciente su reinado.

«El tabardillo, gota, pulmonía,

y todas las demás enfermedades,

yo conozco -decía-que

tienen excelentes cualidades;

mas ¿qué importa? La peste, por ejemplo,

un ministro sería sin segundo,

pero ya por inútil la contemplo

habiendo tanto médico en el mundo;

uno de éstos elijo... Mas no quiero,

que están muy bien premiados sus servicios

sin otra recompensa que el dinero.»

Pretendieron la plaza algunos vicios,

alegando en su abono mil razones.

Consideró la reina su importancia

y después de maduras reflexiones.

el empleo ocupó la intemperancia.»

El amor y la locura
Habiendo la locura

con el amor reñido,

dejo ciego de un golpe

al miserable niño.

Venganza pide al Cielo

Venus, mas ¡con qué gritos!

Era madre y esposa,

con esto queda dicho.

Queréllase a los dioses

presentando a su hijo:

«¿De qué sirven las flechas,

de qué el arco a Cupido,

faltándole la vista

para asestar sus tiros.

Quítensele las alas,

y aquel ardiente cirio,

si a su luz ser no pueden

sus vuelos dirigidos.»

A tendiendo a que el ciego

siguiese su ejercicio,

y a que la delincuente

tuviese su castigo.

Júpiter, presidente,

de la asamblea, dijo:

«Ordeno a la Locura.

desde este instante mismo.

que eternamente sea

de Amor el lazarillo.»

El poeta y la rosa
Una fresca mañana

en el florido campo,

un poeta buscaba

las delicias de mayo.

Al peso de las flores

se inclinaban los ramos,

como para ofrecerse

al huésped solitario.

Una rosa lozana,

movida al aire blando,

le llama, y él se acerca;

la toma y dice ufano:

«Quiero, rosa, que vayas,

no más que por un rato

a que la hermosa Clori

te reciba en la mano.

Mas no, no, pobrecita,

que si vas a su lado

tendrás de su hermosura

unos celos amargos.

Tu süave fragancia,

tu color delicado,

el verdor de tus hojas

y tus pimpollos caros,

entre estas florecillas

pueden ser alabados,

mas junto a Clori bella

es locura pensarlo;

marchita, cabizbaja,

te irías deshojando

hasta parar tu vida

en un desnudo cabo.»

La rosa, que hasta entonces

no despegó sus labios,

le dijo resentida:

«Poeta chabacano,

cuando a un héroe quieras

coronar con el lauro,

del jardín de sus hechos

has de cortar los ramos.

Por labrar su corona,

no es justo que tus mano

desnuden otras sienes

que la virtud y el mérito adornaron»

El búho y el hombre
Vivía en un granero retirado

un reverendo búho, dedicado

a sus meditaciones,

in olvidar la caza de ratones.

Se dejaba ver poco, mas con arte;

al Gran Turco imitaba en esta parte.

El dueño del granero

por azar advirtió que en un madero

el pájaro nocturno

con gravedad estaba taciturno.

El hombre le miraba; se reía:

«¡Qué carita de pascua! -le decía-.

¿Puede haber más ridículo visaje?

¡Vaya que eres un raro personaje!

¿Por qué no has de vivir alegremente

con la pájara gente,

seguir desde la aurora

a la turba canora

de jilgueros, calandrias, ruiseñores,

por valles, fuentes, árboles y flores?

«Piensas a lo vulgar; eres un necio

-dijo el solemne búho con desprecio -,

Mira, mira, ignorante.

a la sabiduría en mi semblante.

Mi aspecto, mi silencio. mi retiro,

aun yo mismo lo admiro..

Si rara vez me digno, como sabes,

de visitar la luz, todas las aves

me siguen y rodean: desde luego

mi mérito conocen; no lo niego.»

«¡Ah, tonto presumido

-el hombre dijo así -.Ten entendido

que la aves, muy lejos de admirarte,

te siguen y rodean por burlarte.

De ignorante orgulloso te motejan,

como yo a aquellos hombres que se alejan

del trato de las gentes,

y con extravagancias diferentes

han llegado a doctores en la ciencia

de ser sabios no más que en la apariencia. »

De esta suerte de locos

hay hombres como búhos, y no pocos.

Esopo y un ateniense
Cercado de muchachos

y jugando a las nueces

estaba el viejo Esopo,

más que todos alegre.

«¡Ah, pobre! ¡Ya chochea!»

-le dijo un ateniense.

En respuesta el anciano

coge un arco que tiene

la cuerda floja, y dice:

«Ea, si es que lo entiendes,

dime, ¿qué significa

el arco de esta suerte?»

Lo examina el de Atenas,

piensa, cavila, vuelve,

y se fatiga en vano,

pues que no lo comprende.

El frigio, victorioso,

le dijo: «Amigo, advierte

que romperás el arco

si está tirante siempre;

si flojo, ha de servirte

cuando tú lo quisieres.

Si al ánimo estrudioso

algún recreo dieren,

volverá a sus tareas

mucho más útilmente.

La mona
Subió una mona a un nogal

y cogiendo una nuez verde,

en la cáscara la muerde,

aunque le supo muy mal.

Arrojóla el animal

y se quedó sin comer.

Así suele suceder

a quien su empresa abandona,

porque halla, como la mona,

al principio qué vencer.

Las hormigas
Lo que hoy las hormigas son

eran los hombres antaño:

de lo propio y de lo extraño

hacían su provisión.

Júpiter que tal pasión

notó de siglos atrás,

no pudiendo aguantar más,

en hormigas los transforma.

Ellos mudaron de forma;

¿y de costumbres? Jamás.

Los gatos escrupulosos
¡Qué dolor! Por un descuido,

Micifuf y Zapirón

le comieron un capón

en un asador metido.

Después de haberse lamido,

trataron en conferencia

si obrarían con prudencia

en comerse el asador.

¿Le comieron? No, señor:

era caso de conciencia.

El águila y la asamblea de animales
Todos los animales cada instante

se quejaban a Júpiter Tonante

de la misma manera

que si fuese un alcalde de montera.

El dios (y con razón) amostazado,

viéndose importunado,

por dar fin de una vez a las querellas,

en lugar de sus rayos y centellas,

de receptor envía desde el cielo

al águila rampante, que de un vuelo

en la tierra juntó los animales,

y expusieron en suma cosas tales:

pidió el león la astucia del raposo;

éste de aquél lo fuerte y valeroso;

envidia la paloma al gallo fiero;

el gallo a la paloma, lo ligero;

quiere el sabueso patas más felices

y cuenta como nada, sus narices;

el galgo lo contrario solicita;

y, en fin, ¡cosa inaudita!,

los peces, de las ondas ya cansados,

quieren poblar los bosques y los prados;

y las bestias, dejando sus lugares,

surcar las ondas de los anchos mares.

Después de oírlo todo,

el águila concluye de este modo

«¿Ves, maldita caterva impertinente,

que entre tanto viviente

de uno y otro elemento,

pues nadie está contento,

no se encuentra feliz ningún destino?

Pues para, qué envidiar el del vecino?»

Con solo este discurso

aun el bruto mayor de aquel concurso

se dio por convencido.

De modo que es sabido,

que ya sólo se matan los humanos

en envidiar la suerte a sus hermanos.

El cazador y los conejos
Poco antes que esparciese

sus cabellos en hebras

el rubicundo Apolo

por la faz de la tierra,

de cazador armado

al seto Fabio llega.

Por el nudoso tronco

de cierta encina vieja

sube para ocultarse

en las ramas espesas.

Los incautos conejos

alegres se le acercan.

Uno del verde prado

igualaba la hierba;

otro, cual jardinero,

las florecillas siega;

el tomillo y romero

éste y aquél cercenan .

Entretanto al más gordo

Fabio su tiro asesta.

dispara, y al estruendo

se meten en sus cuevas

tan repentinamente,

que a muchos pareciera

que, salvo el muerto, a todos

se los tragó la tierra.

Después de tal espanto,

¿habrá alguno que crea

que de allí a poco rato

la tímida caterva

olvidando el peligro

al riesgo se presenta?

Cosa extraña parece,

mas no se admiren de ella;

¿acaso los humanos

hacen de otra manera?

El murciélago y la comadreja
Cayó sin saber cómo

un murciélago en tierra:

al instante le atrapa

la lista comadreja.

Clamaba el desdichado

viendo su muerte cerca.

Ella le dice: «Muere,

que por naturaleza

soy mortal enemiga

de todo cuanto vuela»

El avechucho grita

y mil veces protesta

que él es ratón, cual todos

los de su descendencia.

Con esto, ¡qué fortuna!,

el preso se liberta.

Pasado cierto tiempo,

no sé de qué manera,

segunda vez le pilla;

él nuevamente ruega,

mas ella le responde

que Júpiter le ordena

tenga paz con las aves,

con los ratones guerra.

¿Soy yo ratón acaso?

Yo creo que estás ciega.

¿Quieres ver cómo vuelo?

En efecto, le deja,

y a merced de su ingenio

libre el pájaro vuela.

Aquí aprendió de Esopo

la gente marinera,

murciélagos que fingen

pasaporte y bandera.

No importa que haya pocos

ingleses comadrejas;

tal vez puede de un riesgo

sacarnos una treta.

La zorra y el busto
Dijo la zorra al busto

después de olerlo:

«Tu cabeza es hermosa

pero sin seso.»

Como éste hay muchos,

que aunque parecen hombres,

sólo son bustos.

El filósofo y la pulga
Meditando a sus solas cierto día

un pensador filósofo decía:

El jardín adornado de mil flores

y diferentes árboles mayores,

con su fruta sabrosa enriquecidos,

tal vez entretejidos

con la frondosa vid que se derrama.

por una y otra rama,

mostrando a todos lados

las peras y racimos desgajados,

es cosa destinada solamente

para que la disfruten libremente

la oruga, el caracol, la mariposa:

se persuaden ellos de otra cosa.

Los pájaros sin cuento

burlándose del viento,

por los aires sin dueño van girando.

El milano cazando

saca la consecuencia:

para mí los crió la Providencia.

El cangrejo en la playa envanecido

mira los anchos mares, persuadido

a que las olas tienen por empleo

sólo satisfacerle su deseo;

pues cree que van y vienen tantas veces

por dejarle en la orilla ciertos peces.

No hay -prosigue el filósofo profundo-.

animal sin orgullo en este mundo;

el hombre solamente

puede en esto alabarse justamente.

Cuando yo me contemplo colocado

en la cima de un risco agigantado,

imagino que sirve a ml persona

todo el cóncavo cielo de corona.

Veo a mis pies los mares espaciosos

y los bosques umbrosos

poblados de animales diferentes;

las escamosas gentes,

los brutos y las fieras

y las aves ligeras

y cuanto tiene aliento

en la tierra, en el agua y en el viento,.

y digo finalmente: «Todo es mío.

¡Oh grandeza del hombre y poderío!»

Una pulga que oyó con gran cachaza

al filósofo maza,

dijo: «Cuando me miro en tus narices

como tú sobre el risco que nos dices,

y contemplo a mis pies aquel instante

nada menos que al hombre dominante

que manda en cuanto encierra

el agua, viento y tierra,

y que el tal poderoso caballero

de alimento me sirve cuando quiero,

concluyo finalmente: "Todo es mío.

¡Oh grandeza de pulga y poderío!" »

Así dijo, y saltando se le ausenta.

De este modo se afrenta

aun al más poderoso

cuando se encuentra vano y orgulloso.

El zapatero médico
Un inhábil y hambriento zapatero

en la corte por médico Coria;

con un contraveneno que fingía

ganó fama y dinero.

Estaba el rey postrado en una cama

de una grave dolencia;

para hacer experiencia

del talento del médico, le llama.

El antídoto pide. y en un vaso

finge el rey que lo mezcla con veneno

Se lo manda beber; el tal Galeno

teme morir, confiesa todo el caso,

y dice que sin ciencia

logró hacerse doctor de grande precio

por la credulidad del vulgo necio.

Convoca el rey al pueblo. «¡Qué demencia

es la vuestra -exclamó-, que habéis fiado

la salud francamente

a un hombre a quien la gente

ni aun quería fiarle su calzado!.

Esto para los crédulos se cuenta,

en quienes tiene el charlatán su renta.

La mariposa y el caracol
Aunque te haya elevado la fortuna

desde el polvo a los cuernos de la luna,

si hablas, Fabio, al humilde con desprecio,

tanto como eres grande serás necio.

¡Qué! ¿Te irritas? ¿Te ofende mi lenguaje?

No se habla de ese modo a un personaje.

Pues haz cuenta, señor, que no me viste,

y escucha a un caracol; vaya de chiste.

En un bello jardín cierta mañana.

se puso muy ufana,

sobre la blanca rosa

una recién nacida mariposa.

El sol resplandeciente

desde su claro oriente

los rayos esparcía;

ella a su luz las alas extendía

sólo porque envidiasen sus colores

manchadas aves y pintadas flores.

Esta, vana, preciada de belleza,

al volver la cabeza

vio muy cerca de sí sobre una rama

a un pardo caracol. La bella dama,

irritada. exclamó: ¿Cómo, grosero,

a mi lado te acercas? Jardinero,

¿de qué sirve que tengas con cuidado

el jardín cultivado,

y guarde tu desvelo

la rica fruta del rigor del hielo,

y los tiernos botones de las plantas,

si ensucia y come todo cuanto plantas

este vil caracol de baja esfera?

O mátale al instante, o vaya fuera.»

«Quien ahora te oyese,

si no te conociese

-respondió el caracol-, en mi conciencia

que pudiera temblar en tu presencia.

Mas dime, miserable criatura,

que acabas de salir de la basura

¿puedes negar que aún no hace cuatro días

que gustosa solías

como humilde reptil andar conmigo

y aun yo te hacía honor en ser tu amigo?

¿No es también evidente

que eres por línea recta descendiente,

Que las orugas, pobres hilanderos

que mirándose en cueros,

de sus tripas hilaban y tejían

un fardo, en que el invierno se metía,

como tú te has metido

y aún no hace cuatro días que has salido?

Pues si ese fue tu origen y tu casa,

-¿por qué tu ventolera se propasa

a despreciar a un caracol honrado?»

El que tiene de vidrio su tejado,

esto logra de bueno

con tirar las pedradas al ajeno.

La danza pastoril
A la sombra que ofrece,

un gran peñón tajado.

por cuyo pie corría

un arroyuelo manso,

se formaba en estío

un delicioso prado.

Los árboles silvestres

aquí y allí plantados,

el suelo siempre verde

de mil flores sembrado,

más agradable hacían,

el lugar solitario.

Contento en él pasaba

las siestas recostado

debajo de una encina,

con el albogue, Bato.

Al son de sus tonadas

los pastores cercanos,

sin olvidar algunos

la guarda del ganado,

descendían ligeros

desde la sierra al llano

Las honestas zagalas,

según iban llegando,

bailaban lindamente

asidas de las manos.

en torno de la encina

donde tocaba Bato.

De las espesa ramas

se veía colgando

una guirnalda bella

de rosas y amaranto.

La fiesta presidía

un mayoral anciano,

y ya que el regocijo

bastó para descanso,

antes que se volviesen

alegres al rebaño.

el viejo presidente

con su corvo cayado

alcanzó la guirnalda

que pendía del árbol,

y coronó con ella

los cabellos dorados

de la gentil zagala

que con sencillo agrado,

supo ganar a todas

en modestia y recato.

Si la virtud premiaran

así los cortesanos,

yo sé que no huiría

desde la corte al campo.
Los dos perros
Procure ser en todo lo posible

el que ha de reprender, irreprensible.

Sultán, perro goloso y atrevido,

en su casa robó por un descuido

una pierna excelente de carnero.

Pinto, gran tragador, su compañero,

le encuentra con la presa encarnizado¡

ojo al través, colmillo acicalado,

fruncidas las narices y gruñendo.

«¿Qué cosa estás haciendo,

desgraciado Sultán?-Pinto le dice-.

¿No sabes, infelice,

que un perro infiel, ingrato,

no merece ser perro, sino gato?

¿Al amo que nos fía

la custodia de casa noche y día,

nos halaga, nos cuida y alimenta,

le das tan buena cuenta,

que le robas, goloso,

la pierna del carnero más jugoso?

Como amigo te ruego

no la maltrates más, déjala luego.»

« Hablas -dijo Sultán- perfectamente;

una duda me queda solamente

para seguir al punto tu consejo:

di, ¿te la comerás si yo la dejo?

El lobo y el mastín
Trampas, redes y perros

los celosos pastores disponían

en lo oculto del bosque y de los cerros,

porque matar querían

a un lobo por el bárbaro delito

de no dejar con vida ni a un cabrito

Hallóse cara a cara

el mastín con el lobo de repente,

y cada cual s para

tal como en Zama estaban frente a frente

antes de la batalla muy serenos

Aníbal y Escipión. ni más ni menos.

E. esta suspensión treguas propone

el lobo a su enemigo;

el mastín no se opone;

antes le dice:-.Amigo

es cosa muy extraña, por mi vida,

meterse un señor lobo a cabricida.

Ese cuerpo brioso

y de pujanza fuerte,

que mate al jabalí, que venza al oso;

mas ¿que dirán al verte

que lo valiente fiero

empleas en la sangre de un cordero?-

lobo le responde: «Camarada,

tienes mucha razón; en adelante

propongo no comer sino ensalada.»

Se despiden y toman el portante.

Informados del hecho -los

pastores se apuran y patean,

agarran al mastín y le apalean.

Digo que fue bien hecho,

pues en vez de ensalada, en aquel año

se fue comiendo el lobo su rebaño.

¿Con una reprensión, con un consejo

se pretende quitar un vicio añejo?

El tordo flautista
Era un gusto el oír, era un encanto,

a un tordo, gran flautista, pero tanto,

que en la gaita gallega,

o la pasión me ciega,

o a Misón le llevaba mil ventajas.

Cuando todas las aves se hacen rajas

saludando a la aurora,

y la turba confusa, charladora,

le canta sin compás y con destreza

todo cuanto le viene a la cabeza,

el flautista empezó: cesó el concierto.

Los pájaros con tanto pico abierto;

oyeron en un tono soberano,

las folías, la gaita y el villano.

Al escuchar las aves tales cosas,

quedaron admiradas y envidiosas;

loS jilgueros, preciados de cantores,

los vanos ruiseñores,

unos y otros corridos

callan entre las hojas escondidos.

Ufano el tordo grita: .Camaradas,

ni saben ni sabrán estas tonadas

los pájaros ociosos,

sino los retirados y estudiosos.

Sabed que con un hábil zapatero

estudié un año entero,

él dale que le das a tus zapatos.

y alternando silbábamos a ratos.

En fin, viéndome diestro,

«Vuela al campo -me dice mi maestro-y

harás ver a las aves de mi parte

lo que gana el ingenio con el arte.»

La paloma
Un pozo pintado vio

una paloma sedienta;

tiróse a él tan violenta

que contra la tabla dio;

del golpe al suelo cayó

y allí muere de contado.

De su apetito guiado,

por no consultar al juicio

así vuela al precipicio

el hombre desenfrenado
Colofón
Las

Setenta

y dos fábulas de Félix

María Samaniego fueron

digitalizadas para Portal de poesía

a partir de la obra titulada Samaniego:

Sus mejores fábulas, volumen publicado en

Madrid el día dieciocho de abril de mil novecientos

ochenta y nueve en la colección «Los Poetas». A los trece

días andados del mes de agosto del año dos mil, festividad de los

santos Ponciano e Hipólito, termináronse de depositar los textos en la red.



http://www.portaldepoesia.com/ Samaniego, Setenta y dos fábulas III

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconSetenta y dos fábulas de Félix María Samaniego

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconSetenta y dos fábulas de Félix María Samaniego
«¿Por otro tanto al río? ¡Qué manía!replicó el pescador. Pues ¿no sabía que el refrán castellano dice: Más vale pájaro en mano a...

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconLa Sociedad de Amigos de Laguardia convoca el III concurso de Fábulas...

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconFélix María Samaniego

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconFÁbulas de samaniego

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconSeñores : D. Sebastián Machimbarrena, D. Leopoldo Ducloux, D. Victor...

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconSeñores : D. S. de Manchibarrena, D. Tomás Acha, D. Manuel Mz Añibarro,...

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconSeñores: D. Miguel Altube. D. Miguel Irastorza. D. Víctor Samaniego....

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconA remates dos setenta (70) consolidouse a creación de imaxes por ordenador

Setenta y dos fábulas de Félix María Samaniego iconFÉlix de azúa ha sido galardonado con el premio internacional de...
«novísimos», junto a poetas como Pere Gimferrer, Vicente Molina Foix, Leopoldo María Panero, Guillermo Carnero o Ana María Moix,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com