Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más






descargar 105.68 Kb.
títuloPodemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más
fecha de publicación08.09.2015
tamaño105.68 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
UNA POESÍA PARA CADA DÍA
Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más apropiado para 1º ciclo), leeremos poesías de la antología lírica infantil.

Se propone también un pequeño juego: durante el tiempo de puesta en práctica de la propuesta, de cada poesía se pueden extraer un par de versos que servirán de “contraseña” (o con el paso de los días intentad que se inventen pareados o pequeñas estrofas). Esa contraseña puede ser utilizada en momentos concretos del día: entrar o salir de clase, salir al recreo, ir al baño, etc.
MODELO 1
FEDERICO GARCÍA LORCA
Tan, tan
Tan, tan.

¿Quién es?

El otoño otra vez.

¿Qué quiere el otoño?

El frescor de tu sien.

No te lo quiero dar.

Yo te lo quiero quitar.
Tan, tan.

¿Quién es?

El otoño otra vez.
El lagarto está llorando
El lagarto está llorando.

La lagarta está llorando.
El lagarto y la lagarta

con delantalitos blancos.
Han perdido sin querer

su anillo de desposados.
¡Ay, su anillito de plomo,

ay, su anillito plomado!
Un cielo grande y sin gente

monta en su globo a los pájaros.
El sol, capitán redondo,

lleva su chaleco de raso.
¡Miradlos qué viejos son!

¡Qué viejos son los lagartos!
¡Ay cómo lloran y lloran,

¡ay!¡!ay! cómo están llorando!
CAMPO
El cielo es de ceniza.

Los árboles son blancos,

y son negros carbones

los rastrojos quemados.
Tiene sangre reseca

la herida del Ocaso,

y el papel incoloro

del monte, está arrugado.
El polvo del camino

se esconde en los barrancos.

Están las fuentes turbias

y quietos los remansos.
Suena en un gris rojizo

la esquila del rebaño,

y la noria materna

acabó su rosario.
El cielo es de ceniza.

Los árboles son blancos.


¡ADIÓS SOL!
¡Adiós sol!
Bien sé que eres la luna,

pero yo

no lo diré a nadie,

sol.
Te ocultas

detrás del telón

y disfrazas tu rostro

con polvos de arroz.
De día, la guitarra

del labrador;

de noche, la mandolina

del Pierrot.
¡Qué más da!

Tu ilusión

es crear el jardín

multicolor.

¡Adiós, sol!
No olvides lo que te

ama

el caracol,

la viejecilla

del balcón,

y yo…

que juego al trompo con mi…

corazón.

MARGARITA
Si me voy, te quiero más.

Si no me quedo, igual te quiero.
Tu corazón es mi casa

y mi corazón tu huerto.
Yo tengo cuatro palomas,

cuatro palomas tengo.
Mi corazón es tu casa

¡y tu corazón mi huerto!

RAFAEL ALBERTI
El mar muerto

I

Mañanita fría.
¡Se ha muerto el mar!

La nave que yo tenía
ya no podrá navegar.

-Mañanita fría,
¿lo amortajarán?

-Los pueblos de tu ribera
-naranja del mediodía-,
entre laureles y olivas.

-Mañanita fría,
¿quién lo enterrará?

-Marinero, tres estrellas
muy dulces: las Tres Marías.

II

No sabe que ha muerto el mar
la esquila de los tranvías
-tirintín- de la ciudad.

No lo sabe nadie, nadie.
¡Mejor, si nadie lo sabe!

Ni tú, joven vaquerillo,
que llevas tus dos vaquitas
tan de mañana a ordeñar.

No lo sabe nadie, nadie.
¡Mejor, si nadie lo sabe!

La niña que se va al mar

¡Qué blanca lleva la falda
la niña que se va al mar!

¡Ay niña, no te la manche
la tinta del calamar!

¡Qué blancas tus manos, niña,
que te vas sin suspirar!

¡Ay niña, no te las manche
la tinta del calamar!

¡Qué blanco tu corazón
y qué blanco tu mirar!

¡Ay niña, no te los manche
la tinta del calamar!

LXXV  Balada del andaluz perdido


Perdido está el andaluz
del otro lado del río.
-Río, tú que lo conoces:
¿quién es y por qué se vino?
Vería los olivares
cerca tal vez de otro río.
-Río, tú que lo conoces:
¿qué hace siempre junto al río?
Vería el odio, la guerra,
cerca tal vez de otro río.
-Río, tú que lo conoces:
¿qué hace solo junto al río?
Veo su rancho de adobe
del otro lado del río.
No veo los olivares
del otro lado del río.
Sólo caballos, caballos,
caballos solos, perdidos.
¡Soledad de un andaluz
del otro lado del río!
¿Qué hará solo ese andaluz
del otro lado del río?


SE EQUIVOCÓ LA PALOMA
Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Que las estrellas, rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón, su casa.
Se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.
SI MI VOZ MURIERA EN TIERRA
Si mi voz muriera en tierra
llevadla al nivel del mar 
y dejadla en la ribera. 
Llevadla al nivel del mar 
y nombradla capitana 
de un blanco bajel de guerra. 
Oh mi voz condecorada 
con la insignia marinera: 
sobre el corazón un ancla 
y sobre el ancla una estrella 
y sobre la estrella el viento 
y sobre el viento una vela! 
GLORIA FUERTES
EN MI JARDÍN
Sobre el césped los árboles me hablan
del divino poema del silencio.
La noche me sorprende sin sonrisas,
revolviendo en mi alma los recuerdos.

*  *  *

¡Viento! ¡oye!
                     ¡espera! ¡no te vayas!
¿De parte de quién es? ¿Quién dijo eso?
Besos que yo esperé, tú me has dejado
en el ala dorada de mi pelo.

¡No te vayas! ¡alegra más mis flores!
Y sé, tú, viento amigo mensajero;
contéstale diciendo que me viste,
con el libro de siempre entre los dedos.

Al marcharte, enciende las estrellas,
se han llevado la luz, y apenas veo,
y sé, viento, enfermo de mi alma;
y llévale esta  «cita»  en raudo vuelo.

...Y el viento me acaricia dulcemente,
y se marcha insensible a mi deseo...
DOÑA PITO PITURRA
Doña Pito Piturra
Tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
Muy elegantes.

Doña Pito Piturra
Tiene un sombrero,
Doña Pito Piturra
Con un plumero.

Doña Pito Piturra
Tiene un zapato,
Doña Pito Piturra
Le viene ancho.

Doña Pito Piturra
Tiene toquillas,
Doña Pito Piturra
Con tres polillas.

Doña Pito Piturra
Tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
Le están muy grandes.

Doña Pito Piturra
Tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
¡lo he dicho antes!
EL DENTISTA EN LA SELVA
Por la mañana

El dentista de la selva
Trabajó intensamente
Con un feroche cliente.

Era el rey de la jungla,
Era un león imponente,
Con colmillos careados
Y que le faltaba un diente.

Por la tarde

Y dijo el doctor dentista
A su enfermera reciente:
-pon el cartel en la choza,
no recibo más pacientes,
ha venido un cocodrilo
que tiene más de cien dientes.
PIENSO MESA Y DIGO SILLA
Pienso mesa y digo silla,
Compro pan y me lo dejo,
Lo que aprendo se me olvida,
Lo que pasa es que te quiero.

La trilla lo dice todo;
Y el mendigo en el alero,
El pez vuela por la sala
El toro sopla en el ruedo.

Entre Santander y Asturias
Pasa un río, pasa un ciervo,
Pasa un rebaño de santas,
Pasa un peso.

Entre mi sangre y el llanto
Hay un puente muy pequeño,
Y por él no pasa nada,
Lo que pasa es que te quiero.
CANGURA PARA TODO

(Fragmento)

Sonó el timbre.
El señor abrió la puerta.
La escalera estaba muy oscura.
Alguien, con un pañuelo atado a la cabeza,
el entregó una tarjeta que decía:

"Se ofrece cangura muy domesticada
para doméstica".

-Pase, por favor; llevamos un mes como locos sin niñera ni cocinera.
Siéntese.
El señor abrió de par en par la ventana y de par en par los ojos.

Ante él tenía un canguro imponente.

-¡Pero bueno! ¿Pero como? ¿Pero cómo ha llegado usted aquí?

-Pues saltando, saltando, un día di un salto tan grande
que me salté el mar.

-¡Clo! ¡Clo!- el señor parecía que iba a poner un huevo,
pero era que llamaba a su esposa,
que se llamaba Dulce Mariana Clotilde del Carmen, pero él,
para abreviar, la llamaba Clo.

Apareció Clo y desapareció al mismo tiempo gritando:
-¡Dios mío, hay un canguro en el sofá! ¡Un canguro!
-Cangura, señora, cangura, soy niña- aclaró el animalito
estrando sus orejas y lamiéndose las manos.
-¡ven, Clo! Ten confianza...
Volvió a aparecer Clo muerta de asombro.
-Mírala bien, parece limpia y espabilada,
además a los niños les gustará. Yo creo que conviene
que se quede en casa.
Clo, la señora, miraba a la cangura de reojo, tragando saliva...
¿Cuál es su nombre?- preguntó por preguntarle algo.
-Marsupiana, parra servirles.
Y la cangura se quedó en casa para servirles.

RUBÉN DARÍO

SONATINA

(Fragmento 1)

La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave de oro;
y en un vaso olvidado se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y, vestido de rojo, piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.


(Fragmento 2)


¿Piensa acaso en el príncipe del Golconsa o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
]o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar,
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo,
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.




(Fragmento 3)


Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte;
los jazmines de Oriente, los nulumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real,
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.


(Fragmento 4)



¡Oh quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste. La princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe
(La princesa está pálida. La princesa está triste)
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

¡Calla, calla, princesa dice el hada madrina,
en caballo con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte ,
a encenderte los labios con su beso de amor!
La última sesión la podemos dedicar a leer este último poema entero.
MODELO 2
1-EL CAPITÁN
-Madre, ya tengo mi barco

y tengo mi tripulación:

velero de cuatro palos,

marineros de cartón.
Mañana por la mañana,

cuando se levante el sol,

me iré mandando en mi barco

mi brava tripulación.
-¡ay, mi niño, no te vayas,

tan pequeñito hasta el mar!

Mira que es triste la noche

sobre tanta soledad.

-¿Y quién velará tu sueño?

-Las estrellas velarán.

-¿Y quién cantará en tu lecho?

-Las sirenas cantarán.
Prepara pronto mi gorra.

¡Mi gorra de capitán!

Que la blusa marinera

la abandoné junto al mar
Ricardo E. Pose

2-CANCIONCILLA SEVILLANA
Amanecía

en el naranjal.

Abejitas de oro

buscaban la miel.
¿Dónde estará

la miel?
Está en la flor azul,

Isabel.

En la flor

del romero aquél.
(Sillita de oro

para el moro.

Silla de oropel

para su mujer.)
Amanecía

en el naranjal.
F. García Lorca
3-DONDIEGO SIN DON
Dondiego no tiene don

Don

Don Dondiego

de nieve y de fuego.

Don, din, don,

que no tienes don.
Ábrete de noche,

ciérrate de día,

cuida no te corte

quien te cortaría,

pues no tienes don.
Don Diego,

que al sol estás ciego.

Don, din, don,

que no tienes don.
Rafael Alberti
4-NOVIA DEL CAMPO, AMAPOLA
Novia del campo, amapola,

que estás abierta en el trigo;

amapolita, amapola,

¿te quieres casar conmigo?

Te daré toda mi alma,

tendrás agua y tendrán pan.

Te daré toda mi alma,

toda mi alma de galán.

Tendrás una casa pobre,

yo te querré como a un niño,

tendrás una casa pobre

llena de sol y cariño.

Yo te labraré tu campo,

tu irás por agua a la fuente,

yo te regaré tu campo

con el sudor de mi frente.

Amapola del camino,

roja como un corazón,

yo te haré cantar al son

de la rueda del molino;

yo te haré cantar, y al son

de la rueda dolorida

te abriré mi corazón,

¡amapola de mi vida!

Novia del campo amapola,

que estás abierta en el trigo;

amapolita, amapola,

¿te quieres casar conmigo?
Juan R. Jiménez
5-TODO EN SU SITIO
Los lobos, en el monte;

los pollitos, en el corral;

los peces, en el agua;

los barcos, en el mar.
Los monos, en el árbol;

la paja, en el pajar;

el higo está en la higuera:

la uva, en el parral.
El padre, trabajando;

la madre, en el hogar;

ya todo está en su sitio,

ya todo en su lugar.
Los niños en la escuela,

y los patos a volar.

“¡Cua, cua, cua…!”
Gloria Fuertes
6-CANCIÓN DE MAITINA
A la orilla del mar

busco un pez colorado,

como soy chiquitina

se me escapan las manos.
Se me escapan las manos,

se me van con la luna,

y las olas que saltan

me salpican espuma.
Me salpican de espuma

y el vestido me mojan.

A la orilla del mar,

¡cómo saltan las olas!
¡Cómo saltan las olas!

¡Cómo llegan saltando!

Con la ola más grande

viene un pez colorado.
Viene un pez colorado,

yo no puedo cogerlo,

como soy chiquitina

se me rompen los dedos.
Luis Felipe Vivanco
7-POR JUGAR
Por jugar

la luna tira cristales

en el mar.
Por jugar vino la niebla,

le puso su delantal.

-Si quieres seguir brillando,

el cielo habrás de limpiar.
La luna, como es tan limpia,

no dejaba de frotar.

Limpia que limpia que limpia,

hasta que volvió a brillar.
Por jugar,

todos los peces querían

cristales de luna y sal.

Cristales les dio la luna

a los peces de la mar.
Si fuera luna y tú mar,

cristales de amor te diera,

por jugar.
Concha Lagos
8-RONDA DEL ZAPATERO
Tipi-tape, tipi-tape,

tipi-tape, tipitón,

tipi-tape, zape-zape,

zapatero remendón.
Tipi-tape todo el día,

todo el año tipitón,

tipi-tape, macha-macha,

machacando en tu rincón.
Tipi-tape en tu banqueta,

tipi-tape, tipitón,

tipitón con tu martillo

macha-macha-machacón.
¡Ay, tus suelas, zapa-zapa,

zapatero remendón;

ay tus suelas, tipi-tape,

duran menos que el cartón!
Tipi-tape, tipi-tape,

tipi-tape, tipitón.
Germán Berdiales
9-EL BURRO Y LA ESCUELA
Una y una, dos.

Dos y una, seis.

El pobre burrito

cantaba al revés.
-¡No se lo sabe!
-Si me lo sé.
-¡Usted nunca estudia!

Dígame por qué.
-Cuando voy a casa

no puedo estudiar;

mi amo es muy pobre,

hay que trabajar.
Trabajo en la noria

todo el santo día.

¡No me llame burro,

profesora mía!
Gloria Fuertes
10-LA TIJERA DE MAMÁ
Cuando me recorta el pelo

la tijera de mamá,

va diciendo en su revuelo:

chiqui-chiqui, chiqui-cha…
Aletea,

viene y va

y a mi oído cuchichea:

chiqui-chiqui, chiqui-cha…
Cuando el pelo me recorta

la tijera de mamá,

charla más de lo que corta:

chiqui-chiqui, chiqui-cha…
Germán Berdiales
11-CUENTO
Érase una vez,

un lobito bueno,

al que maltrataban

todos los corderos.
Y había, también,

un príncipe malo

una bruja hermosa

y un pirata honrado.
Todas estas cosas

había, una vez.

Cuando yo soñaba

un mundo al revés.
José Agustín Goytisolo

12-EL SEÑOR RELOJ
Se calzó las botas

el señor reloj.

Se calzó las botas

para andar mejor…
Las doce, la una.

La una y las dos.

Redondo es el mundo

del señor reloj.
Dos patitas negras

le dio su creador.

Dos patitas negras

que iguales no son.
La patita larga

mide la extensión

con ágiles brincos

de pez volador.
La patita corta

siempre se quedó.

Este es el secreto

del señor reloj.
Las doce, la una,

las dos y las tres,

las tres y las cuatro,

las cinco y las seis…
Las siete, las ocho,

las nueve, las diez,

las once, las doce.

¡De nuevo otra vez!
Gorrita de armiño,

botas de charol,

por la esfera blanca

va el señor reloj….
Lucía Condal

13-¿POR QUÉ VEREDA SE FUE?
¿Por qué vereda se fue?

¡Ay aire, que no lo sé!
¿Por la de Benamejí?

¿Por la de Lucena o Priego?

¿Por la de Loja se fue?

¡Ay aire, que no lo sé!
Ahora recuerdo: me dijo

que caminaba a Sevilla.

¿A Sevilla? ¡No lo sé!
¿Por qué vereda se fue?

¡Ay aire, que no lo sé!
Rafael Alberti
14-LOS ELEFANTES
-Que no. – Si, madre, que si.

Que yo los vi.

Cuatro elefantes

a la sombra de una palma;

los elefantes, gigantes.
-¿Y la palma?- Pequeñita.
-¿Y qué mas?

¿Un quiosco de malaquita?
-Y una ermita.
-Una patraña,

tu ermita y tus elefantes.

Ya sería una cabaña

con ovejas trashumantes.
-No. Más bien una mezquita,

tan chiquita.

La palma

me llevó el alma.
-Fue sólo un sueño, hijo mío.
-Que no, que estaban allí,

yo los vi,

los elefantes.

Ya no están y estaban antes.
Gerardo Diego

15-LA HORMIGA COJITA
Rota la patita,

sin poder andar,

la pobre hormiguita

se puso a llorar:
-A ver cómo voy,

cojita que estoy…!
La oyó un caracol:

-No llore, señora,

la llevo yo…
A ochenta por hora

pasó una tortuga:

-¡Suba, suba, suba…!
Pero un gorrión

la cogió en su pico

y se la llevó…
Así es como fue

la pobre hormiguita

cojita

volando a Belén.
J. González Estrada
16-EL PRIMER RESFRIADO
Me duelen los ojos,

me duele el cabello,

me duele la punta

tonta de los dedos.
Y aquí en la gargante

una hormiga corre

con cien patas largas,

Ay, mi resfriado.

Chaquetas, bufandas,

leche calentita

y doce pañuelos

y catorce mantas

y estarse muy quieto

junto a la ventana.
Me duelen los ojos,

me duele la espalda,

me duele el cabello,

me duele la tonta

punta de los dedos.
Celia Viñas
17-PAJARITA DE PAPEL
La pajarita de papel

no tiene alas para volar,

pero tiene un piquito para comer.
La pajarita de papel

la hizo un niño de ojos azules

y ojos le puso como los de él.
La pajarita de papel

que tiene pico para comer

y tiene ojos para mirar,

se siente triste sin comprender

su falta de alas para volar.
Julio Zerpa
18-BODA DE FLORES
Aquella rosita

nacida en abril,

quería casarse

con un alhelí.
Ha de padrino

su tío el jazmín

e irán a la boda

claveles cien mil.
Vestida de blanco,

verde y carmesí,

la rosa se casa

con el alhelí.
José A. Del Rosal

19-SARAMPIÓN
¡Jesús, qué calor!

Tengo sarampión.
Saco una manita,

saco la orejita,

saco la cabeza,

mi madre me tapa…
Señor, ¡qué pereza!

¡qué sed de sifón!

Tengo sarampión.
Y son mis mejillas,

-dice la abuelita-

dos rojas llamitas.
Ha venido serio

el señor doctor

y me van a dar

agua de limón.
Celia Viñas
20- EL SAPITO GLO-GLO-GLO
Nadie sabe dónde vive,

nadie en la casa lo vio,

pero todos escuchamos

al sapito Glo-glo-glo…
¿Vivirá en la chimenea?

¿Dónde diablos se escondió?

¿Dónde canta cuando llueve

el sapito Glo-glo-glo?
¿Vive acaso en la azotea?

¿Se ha metido en un rincón?

¿Está debajo de la cama?

¿Vive oculto en una flor?
Nadie sabe dónde vive,

nadie en la casa lo vio,

pero todos lo escuchamos

cuando llueve: Glo-glo-glo…
Juan Sebastián Tallón





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconDe las seis preguntas, pueden elegir dos o tres (no más) para escribir...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconI. del modelo neoliberal al modelo de crecimiento con inclusión social

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconEl nuevo modelo de crucero, el más versátil a nivel mundial, lo producirá...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconModelo de unidad didactica ciclo tres

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconConocer las características principales de los modelos de destreza...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconCasa con dos puertas mala es de guardar
«se convierte en norma y modelo para todos los dramaturgos del siglo XVII, atendiendo y creando unas expectativas de recepción en...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconReseña histórica de la teoría atómica: modelos atómicos de Dalton,...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconFamosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconResumen el presente trabajo propone un modelo pedagógico que a partir...

Podemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para 2º y 3º ciclo), leeremos por semanas poesías de un autor determinado, en el modelo 2(más iconEnsayos de divulgación científica y humanística
«historia» está estructurada en nuestras mentes desde los primeros meses de vida, probablemente desde las primeras semanas. La creatividad...






© 2015
contactos
l.exam-10.com