Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal






descargar 129.15 Kb.
títuloObjetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal
página3/7
fecha de publicación07.09.2015
tamaño129.15 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

Actividades de aprendizaje


  • Coger las manos del pequeño y pasarlas suave y lentamente por el rostro del educador/a para reconocerlo táctilmente.

  • Cantar la canción varias veces para que los niños y niñas vayan reconociendo la voz del educador/a.

  • Coger las manos del niño, abrirlas y hacer que dé palmadas. Motivar al niño para que imite la acción de dar palmadas.

  • Colocar al niño tumbado boca arriba en una colchoneta o alfombra. Mostrarle una pelota de trapo u otro material blando y, tras un breve momento de experimentación libre, mantenerla a la altura de sus pies, de manera que dé pequeñas patadas para poder tocarla. Realizar la actividad alternando los dos pies.

  • Confeccionar un «gimnasio» para la cuna. Dejar que juegue libremente para que experimente sus capacidades de alargar y encoger el brazo, y sujetar y soltar un objeto.

  • Colocar al niño/a delante del espejo de la clase para que vea su imagen reflejada y empiece a reconocerla. Decir en voz alta el nombre del pequeño para que se identifique.

  • Recitar la poesía a la hora de dormir o descansar. Se pueden realizar pequeños masajes sobre el cuerpo del bebé.

  • Colocar al niño en pañales boca arriba encima del cambiador. Con un poco de aceite corporal en las manos, realizar suaves movimientos circulares por el cuerpo, empezando por los pies e ir subiendo.

  • Colocar al niño/a en una colchoneta, manta o alfombra, tumbado boca arriba. Cogerle las dos manos y hacer que se toque diversas partes de su cuerpo: la cara, el pelo, el pecho, los genitales, las piernas, los pies... Decir en voz alta la parte del cuerpo que se toca cada vez.

  • Colocar al niño boca arriba sobre una colchoneta. Masajear con cuidado las palmas de las manos con objetos de diversas texturas (algodón, pelotas de ping-pong, cintas de raso…).

  • Dejar un trozo de papel de seda en sus manos para que lo explore libremente mediante los sentidos.

  • Elaborar una manta de exploración. Colocar al bebé encima de la manta y dejarle explorar estos materiales libremente.

  • Colocar al niño tumbado boca arriba sobre las piernas del educador, cogerle las manos y acariciarle con ellas la cara al tiempo que se recita una rima.

  • Coger la mano del niño y, tocando cada uno de los dedos, recitar una rima. Al llegar al final, hacerle cosquillas en la palma de la mano.

  • Colocar al niño en la cuna tumbado boca abajo. Poner a su alcance bolas de papel de seda y de papel charol para que las manipule libremente y juegue con ellas.

  • Poner al alcance del niño diferentes objetos de uso habitual en su vida cotidiana para que los explore libremente mediante los sentidos (biberón, chupete, sonajero, pañal…).

  • Sentar al niño en una silla reclinable. Situarlo frente a una pared blanca de la clase y dejar la sala en penumbra. Colocarse detrás de él y proyectar la luz de una linterna en la pared. Mover la luz lentamente y dejarla fija.

  • Colocar al niño frente al educador de manera que los rostros estén cerca. Coger las manos del niño y hacerle aplaudir. Seguidamente cogerle una mano y realizar movimientos al tiempo que se van explicando: «Toca con una mano la cara de Marta (nombre de la maestra) y con la otra a Álex (nombre del niño)».

  • Sentarse en el suelo y colocar al niño boca arriba sobre las piernas del educador. Recitar una rima al tiempo que se sujeta de una mano al niño y se representa el contenido de la rima. Acabar haciendo cosquillas y abrazando al niño.

  • Colocar al niño boca abajo en una colchoneta y hacer sonar unos cascabeles delante de él. Alejar progresivamente el objeto sonoro del cuerpo del niño (hacia atrás y por encima de la cabeza) para que tenga que alzar su tronco si lo quiere visualizar.

  • Dar al niño un juguete de trapo o de material blando y dejar que juegue y experimente libremente con él.

  • Dibujar en una cartulina una mariposa con colores vivos. Hacer un pequeño agujero en el centro del dibujo con un punzón e insertar una hebra de lana. Mostrar la mariposa al niño y moverla suavemente de un lado hacia otro, y de delante a atrás.

  • Colocar al niño boca arriba y acercarse a él para que nos vea. Expresar diferentes emociones con el rostro (alegría, sorpresa, tristeza…).

  • Tumbar al niño boca arriba en una colchoneta, darle un pequeño masaje en los pies para que perciba el tacto en esta parte del cuerpo. Acercarle un pie a sus manos y a su cara para que centre su atención en él y lo explore mediante los sentidos.

  • Colocar al niño sentado en una sillita reclinable. Hacer rodar por el suelo diferentes objetos (pelotas, coches, bolas de papel…). Ayudarle a coger uno de los juguetes con sus manos y dejarle experimentar la posibilidad de hacer que se desplace.

  • Colocar al niño tumbado boca arriba en una colchoneta y hacerle cosquillas dándole besos fuertes. Levantarle los brazos, ponérselos a ambos lados de la cara e intentar que los mantenga en esta posición. Hacerle cosquillas de nuevo y observar cómo automáticamente baja sus brazos buscando protección.

  • Colocar al niño sentado en una sillita reclinable y dejar a su alcance trozos de papel de catálogos para que los manipule libremente.

  • Colocar al niño sentado en una silla reclinable y mostrarle un globo hinchado. Botar el globo en el suelo cerca del pequeño para que pueda visualizar su movimiento.

  • Dar una madeja de lana al niño para que juegue con ella libremente y experimente su textura. Darle a continuación un objeto de plástico y repetir la misma actividad para que el niño aprecie las distintas cualidades del objeto.

  • El maestro/a se sienta en un rincón de la clase semiescondido por algún mueble, sábana… Llamar al niño por su nombre y observar si gira la cabeza con intención de buscar al educador/a. Sonreírle y, al entrar en contacto visual, premiarle con algunas palabras agradables.

  • Colocar al niño tumbado de costado en una manta en el suelo. Soltarle unos segundos y observar qué tipo de movimiento realiza para ponerse boca abajo o boca arriba.

  • Cubrir cuatro linternas con papel de celofán de colores. Sentar al niño en una silla reclinable situada frente a una pared. Dirigir la luz de una de las linternas hacia la pared y decir varias veces en voz alta el nombre del color que se ve.

  • Recitar una poesía, manteniendo un contacto visual con el niño.

  • Colocar al niño desnudo delante de un espejo en el cambiador de pañales y dejarle que observe su cuerpo. Coger una de sus manos y colocarla encima de las diferentes partes del cuerpo mientras el maestro/a verbaliza sus nombres.

  • Mover delante del niño objetos y juguetes de colores en dirección vertical y horizontal combinándolo con los planos cerca y lejos.

  • Cantar la canción Cinco lobitos introduciendo el movimiento de las manos. Coger las dos manos del niño y movérselas en el aire al ritmo de la canción para que inicie el movimiento por sí solo.

  • Colocar al niño tumbado en la cuna y dejar a su alcance un trozo de tela para que lo pueda manipular libremente.

  • Coger al niño con las dos manos por la cintura y balancearlo suavemente de arriba abajo para que perciba la sensación de equilibrio y desequilibrio. Después, sentar al niño en el regazo del adulto y realizar el mismo juego, balanceándolo suavemente de arriba abajo sobre las rodillas.

  • Colocar al niño tumbado boca arriba y, sin dejar de mantener un contacto visual completo, coger uno de sus pies, tocar con una suave presión cada uno de los dedos y recitar una rima. Repetir la acción con el otro pie.

  • Sentar al niño sobre las piernas del educador, sujetándolo por las axilas y sosteniéndole la cabeza. Cantar la canción Ding-dong al tiempo que se le balancea suavemente de delante hacia atrás.

  • Colocar al niño tumbado boca abajo en una colchoneta, cogerlo por la cintura y hacerlo voltear. Repetir la acción hacia el lado contrario. Realizar pequeñas presiones sobre uno de sus costados para que realice él solo el volteo.

  • Sentarse en el suelo con el niño sobre las piernas y observar un cuento de imágenes. Coger una mano del niño y hacerle señalar aquellos dibujos que el maestro verbaliza.

  • Coger al niño en brazos y pasearlo durante unos minutos por la clase para que pueda explorar visualmente el entorno inmediato.

  • Colocar al niño sentado en una silla reclinable y mostrarle una pecera con peces de colores para que los observe. Decir en voz alta algunas frases sencillas para potenciar y motivar la observación.

  • Sentar al niño en una sillita reclinable. Colocarse detrás de él y balancear la silla suavemente al tiempo que se canta una canción, para que el niño perciba la sensación de balanceo.

  • Ofrecer al niño un libro de imágenes para que empiece a observar dibujos y para que lo manipule libremente durante un cierto tiempo.

  • Colocar en el suelo de la clase retales grandes de telas de texturas diferentes para que el niño pueda experimentar libremente con ellas.

  • Colocar al niño boca arriba en la cuna. Colgar de una cinta de color o una cuerda una campana. Situarla por encima del niño a una distancia corta, para que la pueda ver y distinguir. Sujetar la cuerda y balancearla de un lado a otro, de forma que suene la campana.

  • Ofrecer al niño una bola de papel de seda, una bola de papel de periódico y una madeja de lana. Dejar que el niño juegue con ellas libremente para que empiece a percibir las diferencias táctiles.

  • Utilizar un balón hinchable grande o una colchoneta. Colocar al niño encima del balón boca abajo y hacer rodar un poco el balón hacia delante y hacia atrás. Después hacer rodar suavemente el balón hacia uno y otro lado.

  • Colocar a varios niños sobre el suelo boca arriba. Situar varios objetos de diferentes texturas, colores y formas por el espacio. Dejar que exploren y manipulen libremente.

  • Colocar al niño sentado en una sillita reclinable y poner a su alcance un recipiente con algunos elementos del entorno natural que el maestro/a recogerá en el patio o en algún parque: hojas, pétalos, arena… Dejar que los explore libremente para que empiece a conocerlos y a percibir diferentes sensaciones. Evitar que se los lleve a la boca.


1   2   3   4   5   6   7

similar:

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal icon3 Área 1: Conocimiento de sí mismo y autonomía personal

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconA 1 Contenidos del currículo oficial del área de Conocimiento de sí mismo y autonomía personal 8

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconIdentidad y autonomía personal

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconIdentidad y autonomía personal

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconIdentidad y autonomía personal

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconIdentidad y autonomía personal

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconCompetencia autonomía e iniciativa personal 2ºciclo educación primaria ceip adeje

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconCompetencia para la Autonomía y la Iniciativa Personal (aip) Generar...

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconCompetencia para la Autonomía y la Iniciativa Personal (aip) · Generar...

Objetivos didácticos Conocimiento de sí mismo y autonomía personal iconCompetencia para la Autonomía y la Iniciativa Personal (aip) · Generar...






© 2015
contactos
l.exam-10.com