Textos de las vanguardias y del novecentismo






descargar 18.71 Kb.
títuloTextos de las vanguardias y del novecentismo
fecha de publicación06.09.2015
tamaño18.71 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
TEXTOS DE LAS VANGUARDIAS Y DEL NOVECENTISMO


(Guillermo de Torre)

OCUPADO

Ampárame un autobús a motor de golondrinas

entre esta bruma rellena de miga de violín

y aun más cautelosa que un prejuicio de casta

ahora que el corazón del turismo palpita

suavemente escondido

y el universo se llena de miradas

y de gorras a cuadros

Qué asfixias en tus ojos de aeródromo asomado

a un antifaz oscurecido de suspiros

mírame extenderme sin esfuerzo

pegado a la pared

mientras mis cabellos se limitan a aplacar las grietas

de este horizonte tan mudo y ya tan mío

22 de enero marcan las hojas de una luna crecida

a la orilla de un ciego moderado de cisnes

Aun es pronto para hacer un buen papel

enfrente de la chimenea que maneja su buena conducta

como supremo argumento sobre las avenidas
(Juan Larrea)

Los senos cuyo valor desconoce el dueño

Nadie jamás había tocado sus senos. Habían tenido una perfecta seriedad en su pecho. Estaban reservados para que muriesen inactivos en el árbol solitario.

No supo él los senos nuevos e intactos que se llevaba, los senos de miel que tenía entre manos. La noche de sus bodas aquella mujer debió buscar el amante que se diese cuenta. ¡Qué irreparable pérdida!

En aquella noche, como todas las noches, perdieron su fragancia los senos preciosos en las manos del tratante de naranjas.

(Ramón Gómez de la Serna, Senos)
- El lápiz solo escribe sombras de palabras.
- Los días de lluvia, el Metro se convierte en submarino.
- Las vacas escriben con sus ojos el poema de la resignación.
- Los globos de los niños van por la calle muertos de miedo.
- ¿Y si las hormigas fuesen ya los marcianos establecidos en la Tierra?
- El sueño es un depósito de objetos extraviados.
- No hay que tirarse desde demasiado alto para no arrepentirse por el camino.
- La mariposa lleva a su gusano de viaje.
(Ramón Gómez de la Serna, Greguerías)

Todo el arte joven es impopular, y no por caso y accidente, sino en virtud de su destino esencial. […] A mi juicio, lo característico del arte nuevo, «desde el punto de vista sociológico», es que divide al público en estas dos clases de hombres: los que lo entienden y los que no lo entienden. Esto implica que los unos poseen un órgano de comprensión negado, por tanto, a los otros, que son dos variedades distintas de la especie humana. El arte nuevo, por lo visto, no es para todo el mundo, como el romántico, sino que va, desde luego, dirigido auna minoría especialmente dotada. De aquí la irritación que despierta en la masa. Cuando a uno no le gusta una obra de arte, pero la ha comprendido, se siente superior a ella y no ha lugar a la irritación. Mas cuando el disgusto que la obra causa nace de que no se la ha entendido, queda el hombre como humillado, con una oscura conciencia de su inferioridad que necesita compensar mediante la indignada afirmación de sí mismo frente a la obra. El arte joven, con sólo presentarse, obliga al buen burgués a sentirse tal y como es: buen burgués, ente incapaz de sacramentos artísticos, ciego y sordo a toda belleza pura. Ahora bien: esto no puede hacerse impunemente después de cien años de halago omnímodo a la masa y apoteosis del «pueblo». Habituada a predominar en todo, la masa se siente ofendida en sus «derechos del hombre» por el arte nuevo, que es un arte de privilegio, de nobleza de nervios, de aristocracia instintiva. Donde quiera que las jóvenes musas se presentan, la masa las cocea.

(José Ortega y Gasset, La deshumanización del arte)

POEMAS DE J. R. JIMÉNEZ


Soy yo quien anda esta noche
por mi cuarto, o el mendigo
que rondaba mi jardín
al caer la tarde...? Miro

en torno y hallo que todo
es lo mismo y no es lo mismo...
la ventana estaba abierta?
yo no me había dormido?

El jardín no estaba blanco
de luna...? El cielo era limpio
y azul... Y hay nubes y viento
y el jardín está sombrío...

Creo que mi barba era
negra... yo estaba vestido
de gris... y mi barba es blanca
y estoy enlutado... ¿Es mío

este andar? tiene esta voz
que ahora suena en mí, los ritmos
de la voz que yo tenía?
Soy yo...? o soy el mendigo

que rondaba mi jardín
al caer la tarde...? Miro
en torno... Hay nubes y viento...
El jardín está sombrío...

... Y voy y vengo... Es que yo
no me había ya dormido?
Mi barba está blanca... Y todo
es lo mismo y no es lo mismo…
(Jardines lejanos)


MAR

Parece, mar, que luchas
—¡oh desorden sin fin, hierro incesante!
por encontrarte o porque yo te encuentre.

¡ Qué inmenso demostrarte, mar,
en tu desnudez sola
—sin compañera. o sin compañero,
según te diga el mar o la mar—, creando
el espectáculo completo
de nuestro mundo de hoy!

Estás, como en un parto,
dándote a luz—~ con qué fatiga!—
a ti mismo, ¡mar Único!,
a ti mismo, a ti solo y en tu misma
y sola plenitud de plenitudes,
por encontrarte o porque yo te encuentre!
(Diario de un poeta recién casado)



¡Intelijencia, dame
el nombre exacto de las cosas!
… Que mi palabra sea
la cosa misma,
creada por mi alma nuevamente. 5
Que por mí vayan todos
los que no las conocen, a las cosas;
que por mí vayan todos
los que ya las olvidan, a las cosas;
que por mí vayan todos 10
los mismos que las aman, a las cosas…
¡Intelijencia, dame
el nombre exacto, y tuyo,
y suyo, y mío, de las cosas!
(Eternidades)

El nombre conseguido de los nombres
Si yo, por ti, he creado un mundo para ti,
dios, tú tenías seguro que venir a él,
y tú has venido a él, a mí seguro,
porque mi mundo todo era mi esperanza.

Yo he acumulado mi esperanza
en lengua, en nombre hablado, en nombre escrito;
a todo yo le había puesto nombre
y tú has tomado el puesto
de toda esta nombradía.

Ahora puedo yo detener ya mi movimiento,
como la llama se detiene en ascua roja
con resplandor de aire inflamado azul,
en el ascua de mi perpetuo estar y ser;
ahora yo soy ya mi mar paralizado,
el mar que yo decía, mas no duro,
paralizado en olas de conciencia en luz
y vivas hacia arriba todas, hacia arriba.

Todos los nombres que yo puse
al universo que por ti me recreaba yo,
se me están convirtiendo en uno y en un dios.

El dios que es siempre al fin,
el dios creado y recreado y recreado
por gracia y sin esfuerzo.
El Dios. El nombre conseguido de los nombres.
(Animal de fondo)


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconNovecentismo, vanguardias y generación del 27
«Las golondrinas entrecomillan el cielo»; «Las pasas parecen uvas octogenarias»

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconEl novecentismo y las vanguardias

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconNovecentismo junto a las Vanguardias

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconLiteratura 2ª Evaluación El Novecentismo y las Vanguardias

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconNovecentismo, vanguardias y generación del 27

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconLa Generación del 14 o Novecentismo alcanzó su madurez hacia 1914,...

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconNovecentismo y vanguardias

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconTema 15: novecentismo y vanguardias

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconEs muy difícil distinguir entre Novecentismo y Vanguardias ya que...

Textos de las vanguardias y del novecentismo iconTemario 1 Metodología de la lectura analítica y del comentario de textos poéticos
«L'esprit nouveau» y la unión de las vanguardias: cubismo literario y cubismo pictórico. Futurismo y «Esprit nouveau






© 2015
contactos
l.exam-10.com