Moroleón reseña histórica






descargar 97.62 Kb.
títuloMoroleón reseña histórica
página1/3
fecha de publicación03.04.2017
tamaño97.62 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3


__________________________________________
MOROLEÓN RESEÑA HISTÓRICA

EL ENTORNO Y SU GENTE

__________________________________________
Agustín Martínez Salgado

Publicado: 2008

Impresos Castillo

Moroleón, Gto.

DATOS GEOGRÁFICOS Y ESTADÍSTICOS
Ubicación Al centro sur del Estado de Guanajuato, colindando con Michoacán.
Coordenadas Geográficas Al norte 20° 10’, al sur 20° 01’, al este 101° 10’ y al oeste 101° 19’ de longitud.
Colindancias Al norte con Yuriria y Uriangato, al este con Uriangato y Cuitzeo, al sur con Cuitzeo y Huandacareo, ambos de Michoacán y al oeste con el municipio de Yuriria. Tiene dentro de su territorio dos lunares, Rancho del Cerro y Charándaro, que pertenecen a Uriangato.
Altitud La cabecera municipal se encuentra en su mayoría ubicada entre los 1800 y 1850 msnm y su mayor elevación es el Cerro de Amoles con 2830 msnm.
Clima Semi-cálido subhúmedo con lluvias en verano (ACw0) y templado subhúmedo (Cw1)
Temperatura 20° C Promedio.
Precipitación 800 Mm. promedio en los últimos años.
Superficie 190 Km. 2
Población total municipal 50,794 (conapo, 2006)
Población en su cabecera 40,512
Analfabetismo 9.8 % de 15 años o más


Localidades Moroleón:

Piñícuaro, La Ordeña, Ojo de Agua de Enmedio, Rancho Nuevo, La Loma, Cuanamuco, La Soledad, La Barranca, Las Peñas, El Salto, Cepio, Santa Gertrudis, Amoles, Caricheo, Pamaseo, Quiahuyo y Cruces Charándaro. Absorbidas por la mancha urbana están: Curumbatío, Jinete, Terrero, San Lucas y el Pitayo. Actualmente desaparecidas están: Cerroblanco, Cútucuas, Guaje, Mezquital, Raya, Rincón de Piñícuaro, Serrano, Tacuacho, Tejocote, Tinaja y Huaro o Guaro.


FLORA Y FAUNA
Parte del territorio municipal de Moroleón esta sobre vegetación de matorral; las especies más comunes encontradas son: mezquite, palo bobo o cazahuate, palo blanco, tepames, tzicuas, pochotes, palo dulce, huizache, coaquil, copal, patol, fresno, tepehuaje, oñigato, gatillo, huamúchil y granjeno, pico de pájaro, lantrisco, zapote blanco, papelillo amarillo o chupiri. En las pequeñas zonas cubiertas de pastizal encontramos las especies: zacate tres barbas, navajita velluda y zacatón liendrilla, triguillo, lobero, zurumuta, y zacatillo; también una gran variedad de cactáceas como nopales, tasajo, pitayo y en las zonas comprendidas por bosque las especies más comunes son los encinos y algunos madroños.
La fauna la constituyen tuzas, tejones, conejos, ardillas, zorrillos, tlacuaches, colibríes, cenzontles, gorriones, codornices, aguilillas, búhos, lechuzas, zopilotes, golondrinas, conguitas, tordos y en las zonas de represa conviven aves acuáticas migratorias; también existen reptiles: lagartijas, tortugas y serpientes como coralillos, hocicos de puerco, de cascabel, ratoneras y gran variedad de insectos como saltamontes o chapulines, catarinas y mariposas.

FIESTAS Y TRADICIONES
La principal fiesta anual, tiene lugar en el mes de enero y abarca dos aspectos: Uno religioso, en torno a la celebración del Santo Patrono, El Cristo de Esquipulitas, que es lo que consideramos propiamente Fiesta y otro profano, al que llamamos Feria.

La Festividad religiosa es celebrada durante todo el mes, con repiques por la madrugada y durante el día, procesiones integradas por diferentes gremios y vecinos de los cuarteles de la ciudad y comunidades de la jurisdicción parroquial. Adornan carros con Alegorías Bíblicas y realizan quema de fuegos artificiales y actuaciones de bandas de música. Hay visita del arzobispo el cual preside la Misa Solemne el 15 de enero y un día antes viene uno de los obispos auxiliares para efectuar confirmaciones.

El día 31 de enero se recibe la peregrinación de los moroleoneses radicados en diferentes partes de la República y del extranjero. Por la noche y como fin de las fiestas religiosas, se lleva a cabo una magna procesión por las “calles de la Estación”, llegando a sumar unos 10,000 asistentes.

El otro aspecto, el no religioso, consiste en eventos diferentes, como lo son: desfile de inauguración, corridas de toros y jaripeos, torneos de charrería, peleas de gallos, bailes, eventos deportivos y culturales, teatro de pueblo, juegos mecánicos, noches mexicanas, serenatas y quema de fuegos artificiales.

Pero el atractivo principal, tiene lugar el día 16 por la noche, con el paseo de carros alegóricos, cortejo de reyes, danzas típicas de varios estados de la república y mojigangas. A todo esto se suma una multitud que con bandas de viento, mariachis o grupos norteños hacen de esta noche un verdadero carnaval en el centro de la población.

Las demás fiestas y celebraciones que tradicionalmente se llevan a cabo, en el transcurso del año son las siguientes:

Martes de Carnaval, Semana Santa, San Nicolás de Tolentino, Fiestas Patrias, Aniversario del Municipio, Aniversario de la Revolución Mexicana, los Fieles difuntos, Día de Santa Cecilia, Fiesta del Señor de la Clemencia, Día de San Judas Tadeo, Día de San Agustín, Fiestas Guadalupanas, Posadas, Navidad y de fin de año.

GASTRONOMÍA
Por su forma especial de prepararse destacan, entre otros:

Las carnitas de cerdo, barbacoa y montalay, menudo, pozole, rellena, que algunos llaman sóricua o moronga; uchepos, toqueras, pozole, buñuelos, atole champurrado, tamales agrios, tamales de dulce de varios sabores, tamales de chile, mole de guajolote y de pollo, corundas, quesadillas, sopes, dulces o “cubiertos”de calabaza, chilacayote, camote y biznaga, “calabaza en tacha”,caramelos y garapiñados de miel de piloncillo, atoles de leche o de fruta, dulces de leche, además de las tradicionales nieves de sabores.

ATRACTIVOS NATURALES Y ARQUITECTÓNICOS
Asentado sobre una superficie un poco montañosa, este municipio goza de un excelente clima templado casi todo el año; su cabecera se sitúa a una altitud de unos 1800 m. y presenta varias elevaciones entre las que destaca de manera muy especial el cerro de “Los Amoles”; bellísimas áreas boscosas de encinos, así como varios arroyos de temporal con un clima frío por su altura (2,800 m) y un caserío en la zona, de adobe, piedra y teja de barro que hacen del lugar un espacio digno de visitarse. Otras opciones para el ecoturismo son la visita a las presas de Cepio y de Quiahuyo, y a la unidad deportiva Moroleón, así como también en la comunidad de Las Peñas se antoja la escalada de la pared rocosa en cantera que da nombre al lugar. Uno de los lugares mas visitados del municipio es sin duda el Parque Zoológico Moroleón, que con una gran cantidad de especies, su arboleda y los servicios con que cuenta, brinda a los visitantes una estancia placentera asegurada. Por esa misma ruta se encuentra Piñícuaro, comunidad de caserío estilo michoacano donde se goza de la tranquilidad de un pueblo típico con sus manantiales y una cascada a muy corta distancia de ahí.
La Parroquia del Señor de Esquipulitas o de San Juan Bautista: Un bello ejemplo de arquitectura decimonónica de un depurado estilo neogótico resaltando su singular cúpula y la amplísima nave.

Jardín principal y portalería: Un conjunto de lograda armonía donde pueden admirarse construcciones que integran una imagen pintoresca típica, destacable el hecho de que es de los pocos en el país que tiene portalería desde su origen a los cuatro costados.

Cueva del Club de Leones: Singular edificio con fachada de definitivo carácter ecléctico; de cantera rosada muy elaborada y artística.

Son dignos de visitarse también el edificio de la Presidencia Municipal, el Santuario de la Virgen de Guadalupe, la Capilla de La Soledad, el Templo de Curumbatío y el de Piñícuaro.
ARTESANIAS:

La artesanía en el municipio ha venido en decadencia al dar paso a la pequeña y mediana industria, además del comercio; sin embargo, todavía se elaboran los excelentísimos rebozos de algodón y artisela, trabajados en telares de madera, a la manera tradicional.


HISTORIA BREVE
ANTECEDENTES

Habiendo sido esta zona habitada por una cantidad significativa de pobladores en la época prehispánica, es que se puede ver por todas partes restos de cerámica, construcciones, entierros y utensilios que nos dan idea de cómo vivían; algunas culturas eran bastante desarrolladas como la de Chupícuaro, asentada principalmente en Acámbaro; así como también se sabe que habitaban la región grupos a los que se les llamó genéricamente Chichimecas y en otra época los Tarascos, que fue el grupo dominante al momento de la conquista española.
EL ORÍGEN

En donde actualmente es Moroleón, allá por el año 1600, la doncella (hija de Doncel, título nobiliario) Juana de Medina y Calderón recibe del Virrey Gaspar de Zúñiga y Acevedo una merced de 2 caballerías de tierra de sembradura, entre los pueblos de Uriangato y Curumbatío al lado poniente del camino a Cuitzeo y a los lados del arroyo. (1)

En 1613, al fallecimiento de la entonces viuda, Juana de Medina, esos terrenos y otros que poseía, sus padres los venden a don Lope de Calderón, quien después los hace pasar al Mayorazgo agustino del convento de Yuriria. Luego, en 1620, Diego López Bueno permuta sus tierras del Valle del Moro en la Ciénega Prieta de Yuriria por las que habían sido de la doncella, trae a sus labriegos y los asienta en lo que actualmente es la Col. Hidalgo y junto al manantial conocido como el “Ojito de Agua” en la base del cerro Nana Nica.

Para el año de 1775 don José Guzmán López, heredero de Don Diego, se traslada de Yuriria para formar un caserío en donde actualmente es el jardín principal de Moroleón a las márgenes del arroyo, que entonces corría por lo que ahora son las calles de Morelos, Hidalgo y Manuel Doblado; para esto trajo familiares y conocidos de la región con la intención de fundar un pueblo, que en un principio se conoció con los nombres de La Mezquitera, La Congregación del Moro o La Congregación de Uriangato. De estos el primero hacía referencia a la abundancia de este magnífico árbol, el segundo por el origen de los pobladores ya asentados previamente por el intercambio de tierras, y el último de estos nombres por su cercanía con este pueblo.

En esa época los habitantes originales del Moro, sumados a los llegados con la familia Guzmán, no se dedicaban solamente a las actividades agropecuarias, eran ya comerciantes que escogieron precisamente este suelo por su ubicación cercana a Caminos Reales, que les permitieran comunicarse con facilidad a los destinos que frecuentaban; aunado a lo anterior la llegada a La Congregación del padre Francisco Quintana dio nuevas y mejores ideas para acrecentar debidamente la población con una serie de factores indispensables para tal fin, como era el establecimiento de ciertas industrias y negocios que brindaran empleos e ingresos; así surgieron y crecieron talleres para la confección de rebozos, jabonerías, herrerías, panaderías, sastrerías, zapaterías, tiendas de productos de consumos básicos, alimentos, ropa, boticas, etc.

Aquel incipiente caserío dependía eclesiásticamente de Yuriria del cual era considerado una de sus “visitas”, a su vez Yuriria pertenecía al Obispado de Michoacán y no existía todavía el Estado de Guanajuato sino hasta 1786 que surgió como Intendencia de Guanajuato con una extensión muy cercana a la entidad actual.

LA LLEGADA DE LA IMAGEN DEL CRISTO DE ESQUIPULAS
A partir de 1802 se hizo cargo del curato de Yuriria el MRP Francisco Quintana y Aguilar por lo que empezó a frecuentar a la gente de la Congregación donde la familia Guzmán había construido un oratorio en la esquina del actual portal Matamoros y la calle Juárez, para venerar una imagen de San Juan Bautista, por esta razón el templo actual está también dedicado a este Santo Patrono.

Para mayo de 1805, llegó a este lugar la imagen del Sr. de Esquipulitas, réplica del cristo negro que se venera en Esquipulas, Guatemala. Esta efigie sacra fue traída por su escultor Alonso de Velasco, con la idea de llevarla al famoso Real de Minas de Guanajuato. Este personaje había sido acompañado por un comerciante, conocido como “el hermano José María”, de la comunidad de Quiahuyo, perteneciente a Moroleón, desde la frontera con aquél país y habiendo enfermado el escultor Velasco en la última etapa de su viaje, consiguieron llegar a la Congregación, donde recibió hospedaje y cuidados en la casa de Don Agustín Guzmán Pérez para finalmente fallecer unos días después no sin antes hacer la donación de la imagen del Cristo de Esquipulas para ser venerado en el pueblo que lo recibió y atendió en sus últimos momentos.

Dentro de la caja donde venía la imagen estaban también documentos de la bendición o consagración en aquella ciudad centroamericana, en enero 15 de 1805 día que celebran su festividad, por lo que en esa misma fecha pero de 1806, el padre Quintana celebró misa solemne en honor del Sr. de Esquipulitas, hubo también por la tarde jaripeo y verbena popular, este es el antecedente de las tradicionales Fiestas y Feria de Enero en Moroleón.

CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN Y DE SU COMERCIO

Debido al auge comercial y de población que tuvo en los inicios del siglo XIX, la entonces Congregación quedó en disposición de recibir más gente que buscaba un sitio seguro durante la guerra de independencia, así llegaron de Valle de Santiago, Salvatierra, Yuriria y de toda la región a engrosar este núcleo y el vecino pueblo de Uriangato. Como tenía muy buena relación el padre Quintana con el iniciador del movimiento libertador, Miguel Hidalgo, estos pueblos apoyaron al Padre de la Patria y hasta lo hospedaron en la casa de administrador de la Hacienda Santa Mónica en su paso de Guanajuato hacia Valladolid. (2) Se mantuvieron, pues libres de saqueos, fusilamientos y otros destrozos de ese tiempo por lo que su comercio se mantuvo a la alza no así en Yuriria y otras ciudades que resintieron notablemente esta crisis viniendo a menos. El caserío recién formado tenía en 1839 unos 2500 habitantes (3), según un censo muy bien realizado por el ya entonces vicario Fr. Francisco Quintana.

Cuando iniciaba el proceso del México independiente, en 1833 o 1834 en esta región se produjo una epidemia de cólera, por lo que hubo prohibiciones para comerciar en los sitios afectados, y como la Congregación estaba libre recibió a los comerciantes que hacían sus días de plaza en Yuriria y el Pueblo de Uriangato, estableciéndose definitivamente después de superada la epidemia en lo que sería Moroleón, logrando con ello una población mayor que la del pueblo vecino.
FUNDACIÓN LEGAL COMO PUEBLO

La gente de la Congregación, ante el desarrollo alcanzado, vio la necesidad de tener autoridades propias; el comercio era bastante desarrollado y en 1839 se había fundado ya su Vicaría, la que tuvo su jurisdicción, y el mismo Padre Francisco Quintana y Aguilar se hizo cargo de ella. Por todo esto los habitantes de la llamada Congregación de Uriangato (hoy Moroleón) solicitaron de manera reiterada durante varios años y ante diferentes autoridades, desde la Jefatura en Yuriria, la Prefectura de Celaya y las de Guanajuato, se les concediera el establecimiento de un Alcalde y un Síndico Procurador. (3).

La serie de peticiones de los vecinos de la Congregación rindieron fruto en 1845 cuando el Gobernador del entonces Departamento de Guanajuato, Juan Bautista Morales, concedió mediante Decreto número 16 el tan ansiado derecho a tener autoridades propias, es decir, la Fundación Legal como Pueblo y por tanto el reconocimiento y los alcances como los de un municipio actual con jurisdicción propia (3). Lamentablemente el querido padre Quintana autor e inspirador de todo este proceso, no pudo ver realizado su sueño, pues falleció el 14 de octubre de 1843.

Ante la confusión que se daba desde aquel tiempo por el nombre de estas dos poblaciones vecinas cabe aclarar que Moroleón era la Congregación de Uriangato, mientras que con el nombre de Pueblo de Uriangato se designaba al que fue un asentamiento prehispánico, y que posteriormente se le nombró San Miguel de Uriangato. Compartían parte del nombre por estar ubicadas en el valle de Uriangato, pero con origen muy distinto.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Moroleón reseña histórica iconReseña historica identificación

Moroleón reseña histórica iconReseña historica de la institución educativa

Moroleón reseña histórica iconReseña historica sus origenes

Moroleón reseña histórica iconReseña histórica de la revista Politeia

Moroleón reseña histórica iconReseña historica de la jornada de la juventud

Moroleón reseña histórica iconBreve reseña histórica del hockey

Moroleón reseña histórica iconReseña histórica sobre el barroco en América

Moroleón reseña histórica iconReseña historica arquitecto jorge luis panader

Moroleón reseña histórica iconBreve reseña histórica de la creación de la provincia del Cañar

Moroleón reseña histórica iconUnidad I: conceptos básicos de la contabilidad 1 Introducción Reseña Histórica






© 2015
contactos
l.exam-10.com