El despertar de la inteligencia






descargar 0.53 Mb.
títuloEl despertar de la inteligencia
página1/18
fecha de publicación01.07.2016
tamaño0.53 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
J. KRISHNAMURTI


La conciencia

fragmentada

El despertar de la inteligencia ***

EDITORIAL KIER S.A.

Av. Santa Fe 1260

(1059) Buenos Aires - Argentina

La Fundación Krishnamurti Latinoamericana (F.K.L.) tiene la satisfacción de ofrecer al lector de habla hispana la presente obra.

La F.K.L., fundada por Krishnamurti, cuenta con Delegaciones en América Latina, donde desarrollan labores de información y difusión

Titulo original en inglés

The Awakening of Intelligence

Copyright © Krishnamurti Foundation Trust

Brockwood Park

Bramdean, Hampshire S024 OLQ - England

Todos los derechos de la versión en castellano fueron cedidos a la Fundación Krishnamurti Latinoamericana,

Apartado 5351, Barcelona 08080, España

Titulo original en castellano

El Despertar de la Inteligencia. En 3 tomos

Tomo III: La Conciencia Fragmentada

Editorial Paidós, Buenos Aires, 1977

Editorial Kier, S.A. Buenos Aires 1994

Diseño de tapa

Graciela Goldsmídt

Foto de tapa

Viviana J. Goldsmídt

Composición tipográfica

Cálamus

Correctora de pruebas

Delia Amzabalaga

Libro de edición argentina

ISBN 950-17-1189-7

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723

© 1994 by Editorial Kier, Buenos Aires

Impreso en la Argentina

Printed in Argentina
NOTA DE LOS EDITORES INGLESES PARA ESTA EDICIÓN CASTELLANA
Durante estos últimos años J. Krishnamurti ha continuado hablando a toda clase de auditorios, así como a grupos más pequeños e individuos de Estados Unidos de América, Europa y la India. La presente obra ha sido proyectada como un registro de sus enseñanzas en este periodo  o sea, desde 1967- pero más amplio que los aparecidos en publicaciones anteriores. Como las pláticas son siempre improvisadas, con intercambio de preguntas y respuestas, lo impreso aquí ha sido tomado de grabaciones en cinta magnetofónica, de manera que se han registrado exactamente las frases y las palabras tal como fueron pronunciadas, cuidando lo estrictamente necesario para que las páginas resultaran amenas, con eliminación de algunas redundancias.

La obra original en inglés se ha dividido en tres volúmenes para su publicación en español con los siguientes titulas y bajo el subtítulo de El despertar de la inteligencia:
Volumen I. La raíz del conflicto

Volumen II. La persecución del placer

Volumen III. La conciencia fragmentada
Este tercer volumen que ofrecemos a nuestros lectores comprende cinco diálogos sostenidos por Krishnamurti en Saanen (Suiza) con grupos de asistentes a sus pláticas anuales; dos pláticas pronunciadas en Brockwood (Inglaterra); una discusión con un pequeño grupo también en Brockwood y, por fin, una extensa y extraordinariamente esclarecedora conversación personal con el profesor David Bohm, la cual también ha sido tomada de una grabación en cinta magnetofónica.

Con respecto a los diálogos conviene destacar que éstos no son discusiones en el sentido de debates o argumentos, sino libres intercambios entre personas con un anhelo común, decididas a comprender, junto con Krishnamurti, los problemas fundamentales. Así, los diálogos siguen generalmente a una serie de pláticas y continúan con los temas iniciados, clarificándolos e investigándolos más a fondo.

Testimoniamos nuestro reconocimiento a varias personas que ayudaron a grabar, transcribir y preparar esta obra para su publicación.
GEORGE Y CORNELIA WINGFIELD DIGBY
I.

SUIZA
1. ¿QUE ES LA ACCIÓN?
¿Somos conscientes de que miramos la vida de modo fragmentario? El condicionamiento de la conciencia. ¿Conocemos realmente su contenido? ¿Hay división entre lo consciente y lo inconsciente? El observador es parte del contenido de la conciencia. ¿Existe algún agente externo fuera de este contenido condicionado? «Las trampas que me hago a mí mismo». ¿Qué es la acción? Puesto que el «yo» esta fragmentado, «yo» no puedo ver la vida como una totalidad.
KRISHNAMURTI: ¿Podríamos, durante estos diálogos, resolver un problema cada mañana, investigarlo a fondo de modo tal que realmente lo comprendamos? Esta es una conversación amistosa entre nosotros, por medio de la cual podemos examinar juntos un problema y ver si nos es posible resolverlo cada mañana. Un diálogo es diferente de un debate dialéctico; no consiste en buscar la verdad por medio de opiniones, o discusiones, lo cual implica razonamiento, lógica, argumentos; eso no nos conducirá muy lejos. ¿Podemos tomar un problema esta mañana e investigarlo completamente sin desviarnos de él, examinándolo paso a paso, en detalle, con cierta vacilación, sin emitir opiniones  porque entonces eso sería la opinión, el argumento de unos contra el de otros- sin entregarnos tampoco a ideologías, ni citar a otros, sino tomar un problema que es vital para cada uno de nosotros y resolverlo juntos? Eso valdría la pena, yo lo siento así. ¿Lo haremos?
Interlocutor: ¿Podríamos discutir sobre el orden?
Interlocutor: Yo encuentro que, a pesar de todo lo que usted dijo, continúo abandonado a mi vacuidad interna. El impulso de escapar de ello me impide mirar; estoy siempre escapando.
Interlocutor: Me pregunto si el método que usamos juntos hará posible realmente una transformación radical y duradera. Porque este método está a nivel consciente, y las fuerzas que nos atan están a nivel inconsciente. ¿Cómo podemos liberarnos del condicionamiento inconscientes de sus motivaciones? Si se me permite utilizar un ejemplo: conozco una gran cantidad de personas que lo han venido siguiendo por muchos años, y si bien ellos ya no juzgan más desde el punto de vista de las nacionalidades, juzgan en cambio a los hippies, lo cual es la misma cosa.
Interlocutor: Para mí es un problema comprender la percepción alerta. Mi mente está alerta cuando examina algo, lo rotula; luego yo me separo de la experiencia. Cuando me torno alerta, hay una división entre lo observado y el observador.
Interlocutor: ¿Qué es mirar la vida completamente?
Interlocutor: Usted dijo: «yo soy el mundo y el mundo es lo que yo soy». ¿Cuáles son las simples razones de esta afirmación?
KRISHNAMURTI: ¿Cuál de estos problemas encararemos esta mañana, de tal manera que cuando ustedes y yo dejemos la carpa lo hayamos comprendido realmente?
Interlocutor: ¿Considera usted la vida como «el bien o el mal»?
KRISHNAMURTI: ¿Cómo considera usted realmente la vida? No finja. No nos volvamos teóricos, hipotéticos, y por lo tanto ligeramente deshonestos. ¿Considera usted la vida como una totalidad, o la encara en fragmentos, toda despedazada? ¿Es posible considerar todo este movimiento como un proceso unitario? ¿Y puedo yo, educado en una cultura determinada que me condiciona, consciente o inconscientemente, para considerar la vida como lo físico y lo no-físico  Dios y el diablo  puedo considerar este movimiento total del vivir, o debo fragmentarlo? Cuando usted lo fragmenta, de ahí surge el desorden. ¿Cómo considera usted la vida entonces, cómo la considera realmente?
Interlocutor: En la mayoría de las discusiones he escuchado que usted parte de la premisa del desorden, no desde el punto de vista del orden.
KRISHNAMURTI: Yo no propongo el orden, parto del desorden. Nosotros estamos en desorden, eso es evidente. Hay guerra, hay división en nacionalidades, el hombre y la mujer luchan el uno contra el otro. Estamos en guerra con los demás y dentro de nosotros; eso es desorden. Es un hecho. Sería absurdo proponer el orden; ¡no hay orden!
Interlocutor: ¿No hay orden en la vida natural?
KRISHNAMURTI: Probablemente lo hay en la naturaleza. Pero ésa no es mi pregunta. Nosotros nos preguntamos: ¿podemos ustedes y yo considerar todo este fenómeno de la existencia como un movimiento unitario, no fragmentado en lo consciente y lo inconsciente?
Interlocutor: Pero eso sería orden.
KRISHNAMURTI: Es lo que estamos discutiendo, yo no sé adónde irá a conducirnos. En esta conversación intentamos descubrir si nuestras mentes son capaces de mirar la vida como un todo, como un movimiento unitario y, por lo tanto, sin contradicción.
Interlocutor: ¿Pero no indica la misma definición de «inconsciente» que uno es incapaz de mirarlo?
KRISHNAMURTI: Esto debemos examinarlo despacio. Supongamos ahora que yo no puedo considerar la vida como un todo. ¿Soy consciente de que miro la vida de modo fragmentario? Comencemos con eso. ¿Ustedes se dan cuenta, saben que dividen la vida?
Interlocutor: No.
Interlocutor: ¿No es «la vida como un todo» un concepto abstracto?
KRISHNAMURTI: Si proponemos, como una idea, que la vida es un proceso unitario, entonces eso es un concepto. Pero si nos damos cuenta de que vivimos en fragmentos, y nos preguntamos si esa división fragmentaria puede ser cambiada, entonces quizá descubramos lo otro.
Interlocutor: A mí me parece que en primer lugar debo descubrir lo que yo soy, antes de que pueda comenzar a cambiar. ¡No me gustan los hippies, y eso es lo que soy! Tal vez yo pudiera cambiar eso si antes me ajusto a lo que soy.
KRISHNAMURTI: Vea, señor, no estamos hablando acerca del cambio. Esta mañana intentamos investigar la siguiente pregunta: ¿cómo considero la vida?
Interlocutor: Si estoy fragmentado no puedo oírla como un todo.
KRISHNAMURTI: Así es. ¿Estamos fragmentados? Comencemos con eso.
Interlocutor: Puede ser que la fragmentación no esté a nivel consciente como usted dijo: artista, científico, sacerdote. La fragmentación está en el inconsciente.
KRISHNAMURTI: En primer lugar esté absolutamente seguro de que ha descartado lo superficial; de que ya no está atrapado en los diversos enfoques fragmentarios nacionalistas y religiosos de la vida. Esté muy seguro de que ha desechado todo eso por completo; es una de las cosas más difíciles de hacer. Pero vayamos más al fondo de la cuestión.
Interlocutor: Si estas divisiones existen de hecho al nivel consciente, ¿no constituye una fragmentación el descartarlas?
KRISHNAMURTI: Llegaremos a eso. Al examinar el consciente y ver su fragmentación, daremos naturalmente con lo otro. Entonces ambos se reunirán, porque hemos dividido la existencia en lo consciente y lo inconsciente, en lo oculto y lo visible. Ese es el punto de vista psicológico, psicoanalítico. Para mí no hay tal cosa. Yo no divido la vida en consciente e inconsciente. Pero al parecer esa división existe para la mayoría de nosotros.

Ahora bien; ¿cómo ha de examinar uno el inconsciente? Usted ha dicho que existe esta división entre el consciente y el inconsciente, y que se puede estar superficialmente libre de las divisiones que la cultura ha producido. ¿Cómo examinará el inconsciente con todas sus fragmentaciones?
Interlocutor: ¿No sería mejor examinar y descubrir si existe un consciente y un inconsciente?
Interlocutor: ¿Cuál es la definición del inconsciente?
KRISHNAMURTI: Al parecer, la definición del inconsciente es: aquello que no conocemos. Pensamos que conocemos la conciencia superficial, pero que no sabemos qué es el inconsciente. Escuchen lo que dijo aquel caballero: nosotros hemos hecho esta división, ¿pero es ella real?
Interlocutor: ¡Si el inconsciente no fuera real, después de una plática en Saanen estaríamos liberados!
KRISHNAMURTI: Están el consciente y el inconsciente. Yo no digo que la división exista, pero eso es lo que hemos aceptado. ¿Conocen ustedes su mente consciente?, ¿lo que piensan, cómo piensan, por qué piensan? ¿Son conscientes de lo que hacen y de lo que no hacen? Piensan que comprenden al consciente, pero podrían no comprenderlo. ¿Cuál es la realidad? ¿De veras conocen al consciente? ¿Conocen el contenido de la mente consciente?
Interlocutor: ¿No es la mente consciente aquello que, por definición, comprendemos?
KRISHNAMURTI: Usted puede comprender una cosa y puede no comprender otra. Puede comprender una parte del contenido de la conciencia y puede no saber nada acerca de la otra. ¿Conoce usted, pues, el contenido de su mente consciente?
Interlocutor: Si lo conociéramos no habría este caos en el mundo.
KRISHNAMURTI: Por supuesto, es natural.
Interlocutor: Pero no lo conocemos.
KRISHNAMURTI: Esa es la cuestión. Pensamos que lo conocemos. Pensamos que conocemos las operaciones de la mente consciente, pero lo que hay es una serie de hábitos: ir a la oficina, hacer esto o aquello. Y pensamos que comprendemos el contenido de la mente superficial. Pero yo cuestiono eso y, mucho más aún, cuestiono que el inconsciente pueda ser, en modo alguno, investigado por el consciente. Si no conozco el contenido de la consciencia, ¿cómo puedo examinar el contenido del inconsciente? Así es que debe haber un enfoque por completo distinto.
Interlocutor: ¿Cómo sabemos que el inconsciente existe?
Interlocutor: Por sus manifestaciones.
KRISHNAMURTI: Usted dice, «por sus manifestaciones». Vale decir que, conscientemente usted puede estar haciendo algo, pero el motivo inconsciente puede ser por completo distinto del impulso consciente.
Interlocutor: Acción negativa.
KRISHNAMURTI: Claro. Por favor, tratemos de entendernos. Si el contenido del consciente no puede ser conocido en su totalidad, ¿cómo puede ese consciente, que es superficial, que no se conoce a sí mismo, examinar al inconsciente con todo su contenido oculto? Hasta ahora tenemos un solo modo de investigar, el cual consiste en considerar conscientemente al inconsciente. Por favor, vean la importancia de esto.
Interlocutor: ¿No es verdad que para cada manifestación consciente interna existe también una paralela manifestación externa?
KRISHNAMURTI: Evidentemente. Podemos plantearlo de este modo: ¿conozco el contenido de mi conciencia? ¿Lo percibo, lo comprendo, lo he observado sin prejuicio, sin fórmula de ninguna clase?
Interlocutor: Yo creo que el problema es más profundo. Su consciente es lo que usted conoce, lo que usted percibe; todo cuanto no percibe, lo que no conoce, eso es su inconsciente.
KRISHNAMURTI: Comprendo. Es lo que él acaba de decir. Por favor, conceda unos pocos minutos de reflexión a esto que fue dicho por alguien. Si yo desconozco el contenido de mi conciencia superficial, ¿puede esa conciencia, que es incompleta en la comprensión de su superficialidad, examinar al inconsciente? Eso es lo que ustedes hacen ahora, ¿no es así? Tratan de observar conscientemente al inconsciente. ¿No?
Interlocutor: Esto es imposible. No podemos hacerlo.
Interlocutor: No existe frontera entre el consciente y el inconsciente.
KRISHNAMURTI: Por lo tanto, ¿qué hará usted? No se deje dominar por las teorías. Vea, yo fui educado con un trasfondo brahmánico altamente tradicional y cruel. De la mañana a la noche a usted le enseñan qué es lo que debe hacer y no hacer, qué es lo que debe pensar. Lo condicionan desde el momento en que nace. Esto se hace conscientemente todos los días, por medio del templo, de la madre, el padre, el medio ambiente, la cultura brahmánica. Después usted muda de condicionamiento y adopta otro, y luego otro. Hay un condicionamiento tras otro. Todo lo cual es impuesto sobre usted por la sociedad, por la civilización, sea de intento, sea por accidente. Ahora bien, ¿cómo va usted a separar una cosa de la otra?; todas están interrelacionadas. Yo puedo rechazar muy rápidamente la tradición brahmánica, o puedo no hacerlo, o pensar que lo hice y estar, no obstante, atrapado en ella. ¿Cómo he de comprender la totalidad de este contenido?
Interlocutor: Yo soy ese contenido.
KRISHNAMURTI: ¡Por supuesto, la conciencia es su contenido! Por favor, véanlo. Mi conciencia está compuesta por la tradición brahmánica, la teosófica, la del Instructor del Mundo, todo eso; el contenido total de esta conciencia es eso. Ahora bien, ¿puedo mirar ese contenido como una totalidad, o tengo que hacerlo fragmentariamente? Espere, vea primero la dificultad. ¿Existe algún contenido profundamente oculto en el fondo, de modo tal que yo no lo conozco? ¿Es que nunca podré conocer más que el contenido superficial? Ese es el problema. ¿Cómo descondicionar la mente que tiene tal contenido?
Interlocutor:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El despertar de la inteligencia iconEsto es todo lo q encontré de inteligencia y oligofrenia, lo resaltado...
«la inteligencia es la capacidad de adquirir capacidad», de Woodrow, o «la inteligencia es lo que miden los test de inteligencia»,...

El despertar de la inteligencia iconEl despertar de la inteligencia
«Para alcanzar la iluminación uno debe ser capaz de mirar». «Vivir sin conflicto, pero no echarse a dormir»

El despertar de la inteligencia iconAi artificial Intelligence. Inteligencia Artificial. Parte de la...

El despertar de la inteligencia iconEl despertar de la conciencia

El despertar de la inteligencia iconDespertar con Salmerón

El despertar de la inteligencia iconMi madre un dia al despertar senti

El despertar de la inteligencia iconDespertar emociones entre su público de siempre y

El despertar de la inteligencia iconCapítulo IV el despertar latinoamericanista. 1920-1950

El despertar de la inteligencia iconInteligencia Artificial

El despertar de la inteligencia iconLa inteligencia artificial






© 2015
contactos
l.exam-10.com