Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia






descargar 384.11 Kb.
títuloJorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia
página1/13
fecha de publicación07.06.2016
tamaño384.11 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13



Sanar la Vida

Dr. Jorge Carvajal Posada
(Diciembre 2000)

JORGE IVÁN CARVAJAL POSADA

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia.

Ha sido profesor en la Universidad de San Martín, en la Universidad CES de Medellín y en la Universidad Nacional de Bogotá. Efectuó estudios de postgrado en Auriculoterapia, Acupuntura, Terapia Neural, Medicina Floral y Ayurveda. Experto en Medicina Bioenergética. Creador de la Medicina Sintergética. Miembro fundador de la Asociación de Médicos e Investigadores en Bioenergética (Amibio) ha pertenecido a su Junta Directiva en varios periodos. Editor de www.davida-red.org. Autor de los libros "Aventuras por los caminos de la Bioenergética: un arte de curar" (Editorial Luciérnaga) y "Contextos de Sintergética", Láser y Sintergética", "El fuego del amor", "Agua y cielo en el sendero" y "Por los senderos del alma", todos en Editorial Viavida. Autor de numerosos trabajos de investigación. Ha desarrollado aparatos softlaser para tratamiento en Sintergética, equipos RAM (Resonadores de Arquetipos Mórficos), equipos de cromoterapia e isobacks. Ha impartido numerosos cursos en diversos países, especialmente en Estados Unidos, España, Argentina, Venezuela, Chile, Ecuador, Perú, Guatemala y Cuba.

E-mail: jip@epm.net.co
Web: www.davida-red.org



Nota del Autor

El lector podrá comprobar el grado de utilidad que la enseñanza aquí ofrecida tiene para él en este momento, mediante la práctica y el ejercicio de la intuición. Si la instrucción suministrada eleva la aspiración y la voluntad de servir desde el plano de las emociones al plano mental, si permite a cada lector desidentificarse de la ilusión y conectar más con su esencia, entonces se habrá cumplido el propósito; si no es así, no se acepte lo expuesto.
Jorge Carvajal P.

JCP NOTA EDITORIAL

Estas páginas contienen el Seminario del Dr. Jorge Carvajal organizado en la ciudad de Sitges en Diciembre del 2000. Están transcritas con la cuidadosa intención de conservar en cada línea, el alma del autor, su ritmo y su poesía, con la esperanza de que a través de las palabras, pero fundamentalmente más allá de ellas, el lector despierte a la realidad de su esencia eterna. El trabajo de transcripción fue posible gracias a la colaboración de Ma. Antonia Durán, Margarita Clar, Carmen Pérez y Ma. Eugenia Peñas. Al final se adjuntan con su formato intacto algunos de los textos que han salido en la Página Web de la Red cuya dirección es: www.davida-red.org Nuestro propósito es que todos los seminarios que ofrecen la síntesis del trabajo de más de 20 años de investigación y clínica se editen y sean accesibles, como cuadernillos, libros o a través de Internet.

Feliz Navidad por anticipado, feliz milenio.

Sanar la Vida I

Hoy vamos a empezar hablando de la cordialidad. Obviamente que de la cordialidad es poco lo que se puede hablar ya que es una palabra sagrada, es la clave de la apertura amorosa. La apertura amorosa es la clave de la amistad, de la amabilidad, de la cordialidad, del amor y de las relaciones humanas. Todo comienza ahí, cordialidad viene de corazón. Cuando tú partes del corazón en la relación humana estás partiendo de tu cordialidad y estás eliminando todas las barreras, todas las fronteras, todos los juicios, todos los prejuicios, todas las intolerancias y estás en el mínimo común denominador de tu humanidad. La humanidad comienza donde se expresa la cordialidad. La cordialidad está antes de la buena voluntad, antes de la igualdad, de la fraternidad, de la libertad, de los derechos humanos, de la hermandad. La cordialidad es la única forma a través de la cual nosotros podemos entrar en comunicación, si no hay cordialidad no hay empatía, no hay simpatía, no hay comunicación. Así que ahora vamos a empezar el seminario tomándonos de las manos, conectándonos con el corazón. Cordal y cordial son aquellas cosas que vienen del corazón. Cerramos los ojos unos instantes, nos conectamos al interior de nuestro corazón, llevamos a nuestro corazón una imagen vivida, que evoque pasión, que evoque amor, que nos conmueva, puede ser un atardecer en el mar, la mirada amorosa de la compañera o el compañero, Dios, esa imagen que realmente nos conmueva profundamente desde el corazón. Sentimos la imagen ya no como una visión sino como un fuego interior. Dejamos que esa llama arda, que penetre todo nuestro cuerpo, dé calidez a nuestra piel y concentramos ese fuego interior en nuestras manos. Ahora sentimos que podemos desplazar toda esa cualidad, todo ese calor de nuestro corazón que llamamos cordialidad a nuestras manos y vamos a compartir, la cordialidad surge cuando compartimos desde el corazón, dejemos que esa llama fluya hacia los demás, acojámosles desde nuestro corazón, allí desde siempre te conozco, desde siempre en el corazón te reconozco, aunque sea la primera vez que te veo, el corazón te reconoce porque tú eres parte de mi y yo soy parte de ti. Ahora me puedo mirar en tus ojos y reconocerme, ahora te puedes mirar en mis ojos y reconocerte. Ahora mas allá de la piel y del cuerpo somos parte de un mismo fuego fundamental, de una sola llama, la llama de nuestra humanidad. Vamos a compartir esta humanidad, nos levantamos un segundo, nos damos un abrazo, un abrazo que venga desde el alma, que nazca desde nuestro corazón y circulamos cinco minutos, solamente cinco minutos por el salón y abrazamos a quien nos provoque abrazar. Observamos la vida, compuesta por caras: lo blanco, lo negro, la luz, la sombra, lo celeste, lo terrestre. Pero esas caras no son opuestas, esas caras son las de la complementariedad. Este universo es un universo de reciprocidades. Surgimos a la vida, nacemos a la vida cuando nacemos a la reciprocidad. Todo genuino amor es recíproco aunque sea impersonal. Es el arte de dar y de recibir. Si tú no das y recibes en el mismo instante, eres incompleto, tú no estás amando. Si tú estás ahí para dar pero te cierras al recibir no puedes tener cordialidad, no puedes tener ternura, no puedes abrir tu corazón. Este mundo es un mundo de sensibilidad. La piel de la conciencia es sensibilidad. Conciencia es una piel del universo y su quinta esencia es sensibilidad. Todas las cosas reaccionan entre si, todas las cosas se relacionan, resuenan. La música del universo es una música de resonancia y esa resonancia está hecha de comunicación, de intercomunicación. Y allí donde hay apertura hay comunicación. Siempre tenemos un mínimo común denominador para comunicarnos, desafortunadamente nos atrapamos en la trampa de las palabras y el lenguaje, pero antes de las palabras está tu mirada, antes de las palabras está tu sentir que es total, antes de las palabras está tu humanidad, está tu piel, está tu evolución, están todos los electrones que saltan y danzan desde tu cuerpo generando una armonía alrededor de ti y yo puedo captar esa armonía sin que tú digas una sola palabra. Lo importante es cómo me siento frente a ti, lo importante en la relación no es que digamos o dejemos de decir, sino cómo nos vamos a sentir. Cuando se relacionen con alguien pregúntese antes que nada ¿cómo lo hice sentir? No qué le dijeron, no hagan ninguna evaluación de ningún otro tipo, salvo desde el código del sentir. ¿Cómo hacen sentir a un niño?, ¿cómo hacen sentir al abuelo? Es posible que sus discursos, aún sus discursos espirituales sean correctos desde el punto de vista del intelecto, es posible que la oración y la fórmula sea la correcta, es posible que sigan todas las recomendaciones del psiquiatra o del psicólogo, o todos los códigos de la ética, pero si no lo hacen sentir más humano, más íntegro y mejor, Uds. no están reivindicando su humanidad, no se están relacionando como seres humanos. Se están relacionando desde el pasado, como autómatas, desde las programaciones, desde las expectativas, pero no desde el presente. La vida es un perpetuo abrazo. Podemos abrazar la vida o huir o atacar la vida. No existe otra opción. Cuando no estamos abrazando la vida, la estamos sufriendo, cuando no abrazamos la vida, nos estamos congelando. La vida es fuego, es fuego eléctrico, el fuego del amor. Es fuego magnético, es fuego de atracción. Es fuego de comunicación, es un permanente fuego. La vida es un viento que mueve el fuego y el fuego es el amor. Donde no hay amor estamos en pasado o en futuro, renunciamos al presente y cuando renunciamos al presente renunciamos a la vida. La vida es un movimiento de meditación permanente. Alguien me pregunta ¿qué es la meditación?, ¿cual es la fórmula de la meditación?, es muy simple: vivir. Porque cuando no estás meditando estás muriendo en términos humanos y cuando tú meditas aprendes. La ley de la vida es aprender. Cuando tú te sientes aprendiz eres humilde y si eres humilde tienes apertura amorosa y si tienes apertura amorosa tienes cordialidad y si tienes apertura amorosa más cordialidad tienes empatía, tienes simpatía, tienes resonancia, tienes comunicación fluida y tienes paz. Y no tienes paz porque conquistes la paz sino porque reconoces la paz que hay en ti. Todas las cosas estaban ahí: la paz, el amor, la libertad, la materia, la energía, la información, la conciencia, la perfección. No había que buscar la perfección, acuérdense. Ya éramos perfectos así como éramos. El único problema es que aunque las cosas estaban, éramos nosotros los que no estábamos. Cuando no somos humanos es porque no estamos en nosotros. Es porque hemos asumido un patrón de identidad falso, porque nos hemos negado nuestra sensibilidad, porque nos hemos negado a movernos interiormente, porque no hemos aceptado conmovernos. Es porque hemos ido al seminario para escuchar la voz del viento pero no permitimos que el viento golpeara nuestra cara en las aceras que nos acercaban a esta sala y sintiéramos el placer del viento. Es tal vez porque sentimos que el día era muy feo pero no comprendimos el lenguaje de los grises y el día está hermoso cuando es gris. Y el mar es mas hermoso cuando está enojado y la lluvia fresca también es hermosa porque la lluvia ablanda la tierra, porque la lluvia permite el milagro de las semillas y el milagro de las germinaciones, sin la lluvia no existiría primavera. La vida es como un fuego y ese fuego arde porque hay un leño, hay un leño maduro, hay un leño seco. Cuando Uds. prenden el leño y están frente a la chimenea, y están atentos, escuchan en ese fuego que se eleva la voz del viento y si abren los ojos y no ven el fuego van a encontrar la voz del viento que mueve los árboles, la voz del otoño y las hojas que caen también está ahí. Y cuando el fuego crece Uds. encuentran la lluvia que se acerca y cuando el madero explota Uds. encuentran el trueno que resuena, de tal manera que ahí en ese leño seco está un resumen de toda la naturaleza, de todos los elementos. Está la madurez de la tierra, la madurez del viento, del agua, de la tormenta, está el sol y la tierra fecundados en ese fuego y cuando Uds. ven en el fuego de la chimenea no sólo algo que los calienta sino un milagro que contiene todas las señales de la vida, entonces empiezan a conmoverse con el fuego y ya no necesitan que el fuego los queme para moverse. A veces nos movemos cuando la vida nos quema. No es necesario esperar a morir para que la vida nos queme, nos remuerda; no es necesario que la vida nos duela intensamente hasta la destrucción para que podamos despertar. Despertar a la vida es muy simple: es reconocer que en una sola cosa están todas las cosas si la observas desde tu corazón. En cada cosa están todas las cosas. En cada naranja están todas las frutas, en cada mariposa están todos los vuelos, está el sol, el aire, el paisaje, el silencio, la crisálida, los gusanos, la historia de la evolución. En cada migración está la historia de la conciencia cósmica que se mueve haciendo de cada individuo la célula integrante de un organismo inteligente y grupal. Cuando Uds. ven una mariposa o cientos de mariposas volar, están viendo el gran cuerpo de una conciencia que se mueve, el oleaje de un solo mar. Cada una de las mariposas que migran es apenas una ola dentro de un mar de conciencia colectiva. Y cuando tú aprendes a mirar así el mundo, conmovido, ese mundo se ve desde el corazón, entonces tú ves en el otro una ola parte de tu mismo oleaje, partícipe contigo del mismo océano de la conciencia. Y aprendes no sólo a tolerar sino a comprender, no sólo a comprender sino a amar. Y vamos pasando por esas distintas fases de la sensibilidad. Sanar la vida es rescatar la sensibilidad. Porque la vida nos regaló sentidos pero los tenemos embotados, porque el estrés nos llevó a refugiarnos en anestésicos y en analgésicos; y volvimos la religión, el conocimiento y la medicina, el arte de embotar los sentidos. Y convertimos la vida en el arte de embotar los sentidos para llegar a la ciencia terrible del no sentir. Y pensamos que si no sentimos estamos vivos y es todo lo contrario. Y pensamos que si no nos duele estamos sanos y es todo lo contrario. Desde el punto de vista médico hay una cosa catastrófica que es el estrés opiáceo, así se llama. El estrés opiáceo es un estrés del que no tienes escapatoria, es algo impredecible para ti, es algo que tú no puedes controlar. Y cuando tú no puedes controlar, cuando no eres dueño de ti mismo, cuando no puedes utilizar tu instrumento, el organismo emplea un mecanismo de defensa único y precioso que es liberar opiáceos endógenos, es liberar endorfinas, encefalinas y sustancias análogas de la morfina y de la heroína que conocemos. ¿Por qué razón?, porque el cerebro está equipado con receptores para esos opiáceos con el fin de amainar el dolor en los momentos críticos de la vida. Pero una vez que pasa la crisis pasa el estrés. Y has amainado el dolor y has podido sobrevivir. Sin embargo si tú vives en una crisis permanente, en una reacción de fuga permanente, si tú no encuentras la madre, el padre, esa figura interior en ti, si te expulsan del paraíso y no puedes encontrar un paraíso al interior, no te queda más remedio que fabricar un paraíso artificial, pero no es porque busques la droga fuera, frecuentemente ya estás drogado. Buena parte de nosotros como humanidad no sólo estamos dormidos sino dopados, estamos drogados, tenemos saturados los órganos de los sentidos. Miramos pero no vemos, oímos pero no escuchamos, comemos pero no disfrutamos y no nos nutrimos, hablamos pero lo hacemos desde la memoria y desde el automatismo y no desde la vida, utilizamos un cuerpo sufriéndolo pero no gozamos del cuerpo. Abrirnos a la vida es abrirnos a la inocencia, a la totalidad del cuerpo, a ese estado negentrópico de la infancia interior permanente. El Niño Dios nace en nosotros todos los días y no tan sólo los veinticuatro de Diciembre cuando somos conscientes de nosotros, cuando rescatamos la conciencia íntegra de ser lo que somos, de ser el cuerpo, de ser los deseos, de ser la piel, de ser el alma. En ese momento estamos renaciendo a la vida, renaciendo a los sentidos pero llenos de sentido. Ya no vivimos para embotar los sentidos y anestesiarlos sino que ya vivimos para abrir los sentidos, para despertar los sentidos, para vivir el dolor encontrando también en el dolor una oportunidad y un sentido. En ese momento, en ese instante, la vida empieza a hacerse significativa. Hemos perdido el significado, porque hemos perdido la sensibilidad, hemos perdido la sensibilidad porque hemos confundido la salud con la analgesia y con la anestesia y con el bienestar físico, emocional y mental y el estado perfecto de armonía que es el estado perfecto de muerte, porque cuando tenemos un estado perfecto y de armonía ya estamos muertos. La vida es desequilibrio, es crisis continua, es crecimiento, es un vórtice caótico. Si no tienes crisis, si no te duele la vida, si no te conmueves, estás muy grave aunque no te diagnostiquen un cáncer. Pero si tu tienes un SIDA, o un cáncer o una enfermedad terminal terrible y estás despierto y eres consciente de ti y eres consciente de tu crecimiento, de tu dolor y estás aprendiendo la lección así sea dolorosamente, estás terriblemente vivo, mucho más vivo que los muertos autómatas que deambulan por todas las calles de las grandes ciudades del mundo. Entonces morir o vivir no tiene nada que ver con estados perfectos de equilibrio, la vida es desequilibrio y el desequilibrio es significativo si nos aporta su lección que es aprendizaje. Empezamos a vivir cuando empezamos a aprender, pero empezamos a aprender cuando abrimos las antenas de los sentidos, cuando abrimos los ojos. Tenemos los ojos muy abiertos, pero los ojos del alma están cerrados. Cuando un hombre despierta el Cosmos abre unos ojos, el Universo canta en nosotros, está en nosotros, somos una estrategia de la conciencia universal para aprender. Dios aprende a través de nuestros ojos. Dios crea a través de nuestros sentidos, a través de nuestras manos. El Cosmos se contrae en nosotros y en la vida para expandir su conciencia. Nosotros somos antenas de expansión de la conciencia, pero hemos tenido la expansión y vamos en una infinita contracción, hasta la total negación, porque hemos negado el arte de liberarnos, el arte de entregarnos, el de expirar, el de morir, el de darnos.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconPrograma de Medicina y Cirugía, Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconEntrevista al Dr. Jorge Carvajal, pionero de la medicina Bioenergética

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconResumen histórico. Fuentes de información de la medicina. Características de la medicina Hebrea

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconResumen la medicina regenerativa es una rama de la medicina que se...

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconFue el doctor Jacobo Silberman un acendrado docente de la facultad...

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia icon1 Versión taquigráfica de las palabras pronunciadas el 1' de agosto...

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconEstudiante universitario distinguido en su tesis doctoral titulada...

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconTeólogo español, Doctor en Teología por la Universidad Pontificia...

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconNuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal

Jorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia iconPor: Iván Galvis Gómez, Filósofo de la Universidad Nacional de Colombia






© 2015
contactos
l.exam-10.com