Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos






descargar 0.57 Mb.
títuloUna puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos
página1/8
fecha de publicación07.06.2015
tamaño0.57 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8

UNA PUERTA HACIA LA LUZ




Testimonios de quienes al morir

no van de inmediato a la luz. Las diferentes

razones y como ayudarlos


Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HERNÁN





Para descargar de Internet:

ELEVEN” – Biblioteca del Nuevo Tiempo

Rosario – Argentina


Adherida a: Directorio Promineo: www.promineo.gq.nu

www.11argentina.com
UNA PUERTA HACIA LA LUZ

Autores: Carmen de Sayve y Jocelyn Arellano

Digitalizador: Carmen de Sayve y Jocelyn Arellano

L-01 – 13/01/04

INTRODUCCION
Aquel que enseñara a los hombres

a morir, les enseñaría a vivir.

Montaigne

Desde tiempos muy remotos la humanidad se ha preguntado si la muerte significa la aniquilación total del ser o si hay vida después de la muerte y en el caso de existir ésta, a donde va. Cada religión o escuela filosófica ha dado su versión y aunque hay quienes niegan la inmortalidad, muchas otras creen en la supervivencia del alma.
Es verdad que la muerte es un gran misterio, sin embargo la única certeza que tenemos es que algún día, tarde o temprano, todos hemos de pasar por ese trance llamado muerte y paradójicamente es a lo único a lo que no se nos prepara. Pero puesto que es algo inevitable para cualquier ser que nace y vive en este plano, quizás sea conveniente conocerla mejor para temerle menos.
El concepto de la muerte nos pone ante la perspectiva de la eternidad o de la nada. Hay quienes tratan de demostrar o negar la supervivencia del alma apoyándose en métodos científicos o en principios filosóficos. El creer que se pueda demostrar esto a través de la ciencia es una falacia; la ciencia corresponde al campo de la mente racional, al del plano de la materia física y la vida del "más allá" pertenece a otro sistema de realidad de más sutiles vibraciones. ¿Cómo entonces podríamos medir con un instrumento limitado al plano terrestre lo intangible? Si bien es cierto que la vida después de la muerte no se ha podido comprobar científicamente, por otro lado se tienen cada día más evidencias que sugieren su existencia. En varios países se están haciendo experimentos que han llegado a resultados sorprendentes como grabaciones de voces de personas fallecidas e inclusive conversaciones con ellas a través de aparatos especialmente diseñados para ello y aún video filmación de imágenes de los desaparecidos.

El propósito de esta obra no es demostrar lo que ya cada uno cree o no cree, sino únicamente exponer ciertos conocimientos ya sea recibidos directamente de otras realidades o provenientes de estudios en diferentes fuentes, así como compartir una serie de experiencias que nos ha tocado vivir dirigidas ciertamente desde otros planos de conciencia y que derivan de esta verdad que cada día se hace más patente, la supervivencia de la conciencia humana después de la desintegración del cuerpo físico.
El temor a la muerte hace que se prefiera ignorarla, no pensar en ella y rechazarla como la enemiga de la vida. Para los materialistas la muerte significa la supresión total de la vida, ya que al desintegrarse el cuerpo con su cerebro, la inteligencia que lo habita desaparece también. Pero nuestra mente no es el cerebro, éste es el instrumento del que se sirve aquélla para expresarse en esta dimensión. La vida en realidad es eterna, es decir que la que actualmente experimentamos no es más que una mínima parte de nuestra existencia, de todo ese proceso vital de evolución en el que estamos inmersos. De esto resultaría que nuestra vida no esta limitada a un solo pasaje sobre la tierra sino a todo un proceso evolutivo de perfeccionamiento.
En los últimos años se han dado cada vez con mayor frecuencia casos de personas que, después de haber sido declaradas clínicamente muertas, vuelven a la vida. Los investigadores de estos casos, como el Dr. Raymond Moody, el Dr. Melvin Morse, el Dr. Kenneth Ring y muchos otros, han recopilado los relatos de estas experiencias que coinciden de manera asombrosa, aportando datos fascinantes sobre lo que llamaríamos el umbral de la muerte. Estos informes hablan de que al producirse la muerte clínica el individuo se desprende del cuerpo físico al que puede observar desde cierta distancia. A continuación son llevados por un túnel hacia una luz maravillosa de la cual emana una sensación de paz y amor indescriptibles. La libertad y el gozo que experimentan en ese estado les hace desear no regresar a la existencia terrestre pero, por diferentes razones, hay algo que los impele a volverse a limitar en el vehículo corporal que habían abandonado.
Todos los que han pasado por una experiencia similar sufren una transformación radical en sus vidas. El temor a la muerte desaparece, dando lugar a la toma de conciencia del verdadero sentido de la vida en la que lo más importante es actuar con AMOR. Su incursión en ese otro plano de realidad los acerca al conocimiento del auténtico objetivo de la vida terrestre, que es el aprendizaje y la superación.
Estas experiencias sólo nos prueban que nuestra conciencia es independiente del cuerpo físico, que al morir éste aquélla no desaparece.

Nos enseñan a negar la muerte pues se cree que significa exterminio y pérdida. La mayoría la niega o la teme, y piensa que el sólo nombrarla les atrae algo negativo. Pero morir es parte del proceso vital y cuanto menos lo aceptemos más difícil nos será el momento de la muerte y aún después. Es el miedo el que nos impide vivir la vida y la muerte plenamente: miedo a los cambios en nuestra vida diaria, al qué dirán, a no ser reconocidos, a dejar lo que tenemos, a lo desconocido, a que todo termine. Cuanto más comprendamos que la vida es un continuo cambio porque estamos en incesante evolución, aceptaremos mejor el concepto de la muerte. Cada momento tendríamos que morir al pasado para vivir y aprender de lo que la vida nos ofrece en el presente. Cuanto más veamos la muerte no como el final de nuestra existencia sino como la puerta de acceso a otra realidad superior, más nos familiarizaremos con ella, lo que nos liberará del temor que nos infunde.
Al decir que nada permanece, que todo cambia, estamos diciendo que este mundo es ilusorio, que lo único real y permanente es nuestro Yo superior o esencia divina; las experiencias y los cuerpos pasan pero nuestro espíritu es eterno. Rara vez aprovechamos la noticia de la muerte de alguien para darnos cuenta de que todo es transitorio.
El universo y todo lo que existe no es estático, está en perpetuo cambio y la muerte es uno de esos cambios inevitables al que es tanto mejor verlo llegar con tranquilidad cuando es el momento, sabiendo que en el largo camino de la evolución todavía nos quedan innumerables cosas por descubrir y desde luego una nueva vida que parece ser la verdadera.
Tenemos miedo a lo desconocido pero el terror más grande es no saber quiénes somos; perdemos de vista nuestra identidad al creernos separados del resto de la creación y al sentirnos solos y vulnerables basamos nuestra seguridad en y nos identificamos con cosas externas que a la hora de la muerte es obvio que vamos a perder; vivimos tratando de afirmarnos mediante el control de nuestras vidas y las de los demás. Esta es la razón de nuestro miedo, perder todo aquello en lo que hemos basado toda una vida pero que no es más que ilusión. Una ilusión en el sentido de que todo lo que creemos perder no fue más que la obra de teatro en la que tuvimos que participar para aprender pero que en el momento en el que baja el telón volvemos a nuestra verdadera vida donde se aclara la finalidad del guión.
Lo que nos proponemos a continuación es compartir con nuestros lectores algunas experiencias que nos han puesto en contacto con ese otro plano donde se encuentran los llamados muertos, los cuales nos han ayudado a comprender un poco mejor las dificultades que algunas almas tienen que franquear antes de verse liberadas de la atracción terrenal y llegar al plano de luz que les corresponde. Por lo que hemos podido comprender, según la espiritualidad de cada individuo, este paso se da con mayor o menor facilidad.
La mediumnidad o psiquismo es la facultad que tiene todo ser humano de ponerse en contacto con otros planos de conciencia o realidad, sólo que algunos la tienen más desarrollada que otros. Sin percatarnos de ello estamos en continuo contacto con esos otros planos o dimensiones donde se encuentran los llamados muertos, quienes en realidad están más vivos que nosotros. Recibimos su ayuda en forma constante, ya sean santos, maestros, guías, ángeles de la guarda o simplemente familiares fallecidos, todos se preocupan por nuestra evolución y bienestar y se comunican con nosotros en forma telepática. Cuántas veces nos vienen pensamientos o intuiciones que nos salvan de una situación peligrosa o nos ayudan a resolver un problema crucial en nuestra vida; percibimos estas ideas como si alguien nos las hubiera inspirado y así es en realidad. No obstante, como más adelante veremos, nosotros también podemos ayudar a esos seres. Esto es lo que se entiende por comunión de los santos. Ha sido en un círculo de meditación y oración donde en un principio se dieron, en forma espontánea, nuestros contactos con los difuntos que necesitaban ayuda. De igual manera las enseñanzas se han recibido a través de la escritura intuitiva de Carmen. Debe de quedar claro que nunca buscamos la comunicación con los difuntos, son ellos los que se nos presentan pidiendo ayuda cuando están desorientados.
No pretendemos con lo que damos en estas páginas tener la verdad absoluta o ser contundentes en las explicaciones sobre los diferentes procesos de la muerte. Las experiencias que relatamos, así como las enseñanzas que compartimos, han sido objeto de estudio o recibidas a través de mediumnidad. Así como el pez viaja en el agua y sale mojado, los mensajes pasan a través del medium y por lo tanto puede haber influencia del propio subconsciente de éste. El psíquico es un canal que hace de intermediario entre dos realidades distintas y al serle una de ellas desconocida, puede haber errores en la recepción e interpretación de lo que recibe. Sin embargo la presente obra se ha realizado a través de un meticuloso trabajo de discernimiento además de una profunda investigación en diferentes fuentes que generalmente coinciden con el material recibido. Así y todo, el lector deberá ejercer su facultad crítica en todo momento y llegar así a sus propias conclusiones.

Al salir del mundo físico y llegar al astral se origina un conflicto cuando la mente está muy apegada a la baja vibración terrestre. En forma natural, el alma se siente atraída hacia la luz pero sus preocupaciones sobre lo que acaba de dejar, su rebeldía al no querer aceptar su nueva condición, su sentido de culpabilidad o su soberbia de sentirse espiritualmente superior y no encontrar lo que esperaba, o el descreído que espera la nada, son algunas de las razones por las que algunas almas se quedan estancadas en ese limbo del que a veces es difícil salir.
Prepararnos para la muerte es lo mismo que prepararnos para la vida. Esto se logra en la medida en que entendamos nuestra verdadera esencia y el propósito de nuestra existencia.
Nuestro problema ha sido que, al bajar a la materia densa olvidamos nuestro origen divino y nos circunscribimos voluntariamente a su limitación. Al olvidar nuestra verdadera identidad, nuestra mente se queda únicamente enfocada al plano de la materia física. Nuestro pensamiento ilimitado se convirtió en limitado. Para volver a escapar de esa densidad donde estamos atrapados se tiene que recuperar la conciencia de unificación, del Uno que somos todos para volver a tener la fuerza de crear mundos y realidades más armoniosos. Un camino para lograrlo es a través de la meditación y el desapego de este plano en el que nuestro corazón está aprisionado.
Morir es menos difícil que nacer. En el primer caso se trata de liberarse y en el segundo de limitarse, en aquél se vuelve al hogar mientras que en éste se va a la difícil escuela de la vida. Mientras no se vea la muerte como parte de la vida, como el desenlace feliz de un periodo de trabajo, se dificultará ese paso que es en realidad una liberación y no un final definitivo. Vivir la vida plenamente es también vivirla en conciencia de la muerte.
La muerte, tan temida por muchos, esperada por otros pero destino de todos, no es el final de la vida sino la transición de un estado a otro, de una forma de vida a otra, ya que la vida es un don divino que no tiene ni principio ni fin; somos eternos como la fuente de energía de la que nos originamos a la que llamamos Dios. De El salimos y a El hemos de volver.
CAPITULO I
No llores si me amas

¡Si conocieras el don de Dios

y lo que es el cielo!

¡Si pudieras oír el cántico de

los ángeles y verme en medio de ellos!

¡Si por un instante pudieras

contemplar como yo la belleza

ante la cual las bellezas palidecen!

¿Me has amado en el país de

las sombras y no te resignas

a verme en el de las inmutables realidades?

Créeme, cuando llegue el día

que Dios ha fijado y tu alma

venga a este cielo en que te ha

precedido la mía, volverás a ver

a aquel que siempre te ama y

encontrarás su corazón con todas

las ternuras purificadas, transfigurado,

feliz, no esperando la muerte sino

avanzando contigo en los senderos de la luz.

Enjuga tu llanto y no me llores si me amas.

San Agustín


LA MUERTE NO EXISTE

En realidad nada muere, porque nuestro verdadero ser nunca cambia. Nuestro cuerpo es únicamente un vestido que utilizamos temporalmente para expresarnos en el plano físico, pero cuando ya es inútil, cuando ha cumplido su cometido, se desecha y vuelve a los elementos de la tierra de los que se formó originalmente. El cuerpo no es más que un instrumento y es ilusorio como todo el mundo tridimensional, por lo tanto, al no tener existencia real y perenne no puede en realidad ni "vivir" ni "morir". Lo que tiene vida es la conciencia y ésta nunca muere. En el momento de la muerte sólo se retira de su habitación temporal y pasa a otro plano mucho más real que el ilusorio mundo físico. Lo que tiene vida verdadera siempre la tendrá, lo que está vivo nunca muere. Morir no es más que renacer a otro plano de conciencia o realidad de otra frecuencia vibratoria.

Aunque en las diferentes religiones se predica el concepto de la supervivencia del alma y que la identidad del hombre es independiente del cuerpo físico, no les interesa estudiar casos en los que parece haber comunicación entre los vivos y los muertos. A esto le llaman espiritismo y le dan una connotación negativa.
A lo largo de esta obra relataremos ciertas experiencias que hemos tenido con almas que se encontraban desorientadas después de la separación del cuerpo físico. Algunas de estas comunicaciones se presentaron espontáneamente en un grupo de meditadores con el que nos reuníamos cada semana. Durante la meditación, y a través de la extraordinaria mediumnidad de una de las participantes que es vidente y trasmite lo que oye, hablaban estos seres. Por otro lado, mediante la escritura intuitiva de Carmen se corroboraba lo que ella veía.
Simultáneamente, pero sin saber la una lo que recibía la otra, se establecía la comunicación. Debe quedar claro que a pesar de que no es una tarea fácil, por las dudas que nos asaltan al incursionar en esos otros planos de los que tan poco conocíamos, hemos aceptado ayudar a las almas que se encuentran estancadas, por diferentes razones, en ese limbo que está entre el mundo físico y el espiritual.
  1   2   3   4   5   6   7   8

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconElla entró en la casa (la puerta de calle estaba abierta, como siempre),...

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos icon1. Elige la opción correcta en cada caso y completa el texto con tus conclusiones
«Que haya luz». Y hubo luz (Gn 1, 1-3). La luz fue el requisito básico para dar forma al mundo

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos icon«Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas»
«¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?» (Jn 11,40). Quien cree ve; ve con una luz que ilumina todo el trayecto del...

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconCuento de Navidad. La niña de los fósforos
«¡ritch!». ¡Cómo chispeó y cómo quemaba! Dio una llama clara, cálida, como una lucecita, cuando la resguardó con la mano; una luz...

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconFilosofía y ciudadaníA
«saltar» hacia el futuro. Y hoy sabemos que esto es cierto. Se puede medir esta distorsión en el tiempo en naves espaciales, usando...

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconLos estremecedores testimonios de cómo y quiénes asesinaron a Víctor Jara

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconResumen de los elementos básicos de lo narrativo
ContextualizacióN (situatedness): Una narración prototípica puede caracterizarse como una representación que está situada en –y debe...

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconTergiversaciones y otras cosas que apuntan y aumentan el desasosiego
«aparato» político, una fogata decreciente en calor y luz, que amenazaba extinguirse entre la indiferencia de una considerable parte...

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconAlguien dijo que América Latna es la región donde van a morir los sueños y las locuras de Europa

Una puerta hacia la luz testimonios de quienes al morir no van de inmediato a la luz. Las diferentes razones y como ayudarlos iconLa ciencia como una luz en la oscuridad
...






© 2015
contactos
l.exam-10.com