LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de "poder"






descargar 145.38 Kb.
títuloLeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de "poder"
página1/4
fecha de publicación06.06.2015
tamaño145.38 Kb.
tipoLección
l.exam-10.com > Derecho > Lección
  1   2   3   4
LECCIÓN 2  EL PODER Y EL DERECHO

I. EL CONCEPTO DE "PODER"

a) Lo político y lo moral

b) El poder como fuerza orientadora racionalmente

c) Poder y mitificación

d) Lenguaje directo

e) El hombre actual y el poder

f) Poder y consenso social

A) Poder y prepotencia: a) Prepotencia

b) El derecho como moralización del poder

c) Sociedad vital

d) Poder y desprendimiento (Examen)

B) Poder y legitimidad: a) Legitimidad social más que jurídica


b) Participación ciudadana

c) Interdependencia entre Estado y Derecho

2. VIOLENCIA Y PODER:

a) Deformación del poder

b) Violencia hoy

3. LA IMAGINACIÓN Y EL PODER:

A) El poder de la imaginación y el derecho: a) Imaginación y representación.

b) Filosofía de la libertad.

c) La ficción como estructura de comunicación.

d) Discurso, verdad y ficción.

B) El pretendido conflicto entre el "Ser" y el "Deber ser":

a) Todo es interpretación.

b) La ficción no es lo falso sino lo diferente

c) Ficción y verdad

d) Ficción derecho y acción

e) El derecho inventor del mundo.

I. EL CONCEPTO DE "PODER":
A) Lo político y lo moral

Para el profesor LÓPEZ ARANGUREN tanto lo político como lo moral son o constituyen estructuras previas al hecho de que cada hombre decide comportarse política o moralmente.

El Estado, en cuanto tal, es una realidad que no resulta de la voluntad de los individuos ni de la unión de unas comunidades determinadas. Es algo que tiene existencia previa.

Para López A. la institución estatal, el Estado, adquieren formas diferentes y estas formas a través de la historia son realizadas por personajes concretos.

Ejemplo: EE.UU. resulta de la formación de diferentes poderes, la unión de diversos poderes, en cambio, las Cortes de Cádiz en 1812 resulta un tipo de Estado que pone como principio la distinción de los poderes que se reflejan en la Constitución de 1812.

Por una parte el estado se configura como la expresión del poder de la nación en armas y por otra parte el poder histórico tradicional de la Dinastía.
B) El poder como fuerza orientadora racionalmente:

El poder psicológicamente considerado, es fuerza, pero no es una fuerza ciega, sino que es una fuerza orientada racionalmente para conseguir un fin. Este fin es exterior al propio poder, es el objetivo del poder, de tal manera que el poder se pone al servicio de ese fin. Este fin puede ser justo o injusto.

Puede suceder también que el mismo poder se convierta en un fin en si mismo, es el poder por el poder, o la dominación.

Este tipo de poder contrariamente a lo que podemos pensar, tampoco es un poder ciego, aunque más que racional es más bien voluntarista. Este poder se sirve de la inteligencia y se acrecienta a través de esta inteligencia, se multiplica a través de la inteligencia y llega a dar sensación de ser un poder irresistible, sin límites, que puede llegar hasta el terror. El Ejemplo más claro es el del totalitarismo.

El poder político sin embargo no puede presentarse como una fuerza irracional, sino que siempre necesita justificación.
C) Poder y mitificación:

Históricamente el poder se ha justificado a través de la mitificación, así por ejemplo se ha justificado en un origen divino y se ha llegado incluso a una especie de mesianismo en el poder, e inmediatamente se ha pasado al totalitarismo.

En una situación menos grave, también se puede vivir el poder mitificado si llegar a la exageración del totalitarismo, hay un poder mitificado como un hecho de carácter inmediato, incluso, desprovisto de una ideología determinada.

También al poder le gusta revestirse de prestigio y a través del prestigio se puede llegar también a la mitificación y al culto a la personalidad.

-Ejemplo: en nuestros días los medios de comunicación contribuyen a esta mitificación a través del prestigio, contribuyen a una especie de personificación del poder.

En la actualidad se tiende a un tipo de poder basado no tanto en la mitificación sino en la funcionalización del poder. El poder hoy se concibe como algo funcional y por tanto ingenuamente creemos que la democracia es el gobierno del pueblo por el pueblo y sin embargo esto puede ser discutible, ya que el pueblo no puede gobernarse a si mismo, ni siquiera a través de representantes.

Una serie de tecnócratas de administrativistas, de economistas, formulan unos programas de gobierno y los ciudadanos se ciñen a votar un programa u otro. (Esto es el poder funcional)

En la actualidad nos encontramos con una especie de contradicción:

  • por una parte se produce una especie de racionalización política

  • por otra parte el ejercicio de este poder adquiere una forma irracional.


D) Lenguaje directo:

Es necesario encontrar una formula intermedia que conjugue la creciente racionalización de la política y la personalización de esta razón, de esta racionalidad, en un personaje que sea capaz de comunicar a los ciudadanos un lenguaje directo, verdaderamente democrático, comprensible, a pesar de la especialización de la política actual. Este lenguaje directo, tiene que evitar la mitificación del poder y los peligros de la tecnocracia.
E) El hombre actual y el poder:

JULIAN MARÍAS ha escrito sobre estas cuestiones, y tiene una interpretación del poder actual discutible. Para él, el poder, se encuentra entre las grandes apetencias del hombre actual.

La apetencia de poder en la actualidad se ha convertido en una vigencia colectiva. Esta apetencia colectiva es un deseo de dominación que incluso puede llegar a la agresividad para reafirmar las convicciones propias. En definitiva esto sucede porque sentimos estas convicciones como inseguras.

Nuestra sociedad se caracteriza por vigencias inseguras, en la actualidad son grupos importantes de una sociedad los que se sienten solidarios con una política determinada e intentan imponerla a los demás a través de la dominación, los dominantes se afirman en el poder.

Cuando surgen deseos de libertad el poder se puede hacer más represivo, si no existen deseos de libertad, entonces el poder se siente más cómodo. Pero si hay grupos que reivindican la libertad el poder se puede hacer más peligroso, incluso se hace más dominante.
F) Poder y consenso social:

El poder se encuentra en íntima relación con el consenso que debe gozar en una sociedad.

Cuando algo es indiscutible esto significa no que no exista libertad, sino que el poder no necesita intervenir porque la presión social se encarga de impedir que se aténte contra el consenso, ahora el poder si debe intervenir cuando el consenso social sea roto.

La función del estado es el mando y a eso denominamos el poder, que hay que distinguirlo de las potencias del estado. En cuanto a poder los estados actuales son débiles, pero pueden hacer muchas cosas.

A) Poder y prepotencia (Examen)
a) Prepotencia:

Para ARANGUREN el poder puede convertirse en prepotencia:

- cuando afecta a valores vitales,

- cuando suprime la libertad personal o afecta también a vigencias sociales.

Incluso estas vigencias sociales, se pueden transformar por una exageración del poder en prepotencia:

- cuando el Estado invade competencias que no le corresponden y además el poder puede llegar a manipular a la sociedad o manipular a esas vigencias sociales, no solamente a través de una acción determinada, sino también a través del silencio, del ocultamiento de parte de la realidad o incluso cuando el Estado pretende dejar de hablar sobre un asunto determinado.

- puede también utilizar a los medios de comunicación favoreciendo a unos grupos sociales y perjudicando a otros y mucho más grave cuando se trate del ejercicio de la democracia en unas elecciones.

Esto es PREPOTENCIA.
b) El derecho como moralización del poder:

Una de las funciones principales del derecho debe consistir en la moralización del poder. (Es la función esencial).

El Estado de Derecho es la gran creación moderna, el problema está en conseguir que el Estado de derecho sea real en la práctica. Ni siquiera en Inglaterra donde Mostesquieu vio la separación de poderes, se da una autentica separación.

El actual sistema democrático de partidos, se ha convertido en un poderoso medio de organización. La relación entre el gobierno y el partido que le apoya se ha convertido en una mera cuestión interna del partido. Se corre el riesgo de que exista una concentración de poder.

La autentica separación de poderes se tiene que dar entre el partido en el poder y el partido de la oposición (o entre el poder de hoy y el de mañana)

Lo que debe caracterizar el sistema democrático actual es el reconocimiento de la existencia de la oposición y esta cuestión se plantea como un deber de ética política.
c) Sociedad vital:

La mejor garantía contra la prepotencia es la existencia de una sociedad vital. Un sistema democrático se debe fundamentar en el reconocimiento de las ASOCIACIONES INTERMEDIAS que representan el pluralismo social y al mismo tiempo garantizan la libertad y la igualdad.

Las Asociaciones intermedias son esas asociaciones que se interponen entre el individuo y la sociedad.

- Ejemplo: Las asociaciones profesionales

Los sindicatos

Las comunidades locales

Garantizan y reflejan una sociedad vital, porque son espontaneas y el Estado no debe invadir.

Una sociedad es menos vital cuanto más asociaciones de este tipo existan.

La democracia en definitiva es la participación de los ciudadanos en la responsabilidad política y por tanto también en el poder político y al mismo tiempo el reconocimiento del poder hacia la oposición.

d) Poder y desprendimiento (Examen)

MARÍA ZAMBRANO realiza un profundo pensamiento desde el punto de vista de la Filosofía de derecho y de la política en general, planteándose también la cuestión del poder.

El que consigue llagar al poder tiene que desprenderse del poder al mismo tiempo que lo ejerce. En la medida que consiga esto, su acción política será auténticamente moral y ética. Este desprendimiento del poder es lo que realmente legitima a quien ostenta el poder.

El poder necesita desprenderse de si mismo, el que ejerce el poder tiene que librarse del sueño que le convierte en personaje histórico. Detrás de ese personaje histórico que el mismo se crea, hay que librarse del fantasma de su sueño convertido en personaje. En definitiva detrás del personaje histórico lo que debe existir es la persona, que la persona sea la máxima realidad y no el personaje histórico que se cree.
B) PODER Y LEGITIMIDAD
a) Legitimidad social más que jurídica:

JULIAN MARÍAS parece que siente un reparo hacia el derecho, el derecho es para él una estructura que representa el poder. El derecho se opone a la libertad.

El poder debe estar respaldado por una legitimidad social más que en una legitimidad jurídica, de lo contrario el poder carecería de autoridad; por tanto la autoridad descansa sobre la legitimidad social y además se convertirá en fuerza irracional.

La legitimidad es la que marca la diferencia entre lo que es autoridad y poder. Pero hablamos de legitimidad social que tiene un sentido más profundo que la legitimidad jurídica.

La autoridad es legítima cuando se da un consenso en la sociedad sobre quien tiene el derecho para ejercitar el mando. La legitimidad es la posesión de títulos claros para mandar.

En la época actual la democracia es la única forma legítima de ejercer el poder y si el poder se extralimita en sus funciones se convierte en poder ilegítimo.

La confusión entre poder y autoridad es el más grave peligro para la democracia y debe existir una convicción democrática que se renueva cada día de forma espontanea y libre, de tal manera que el ejercicio rutinario del poder puede convertirse en prepotencia, en una tergiversación del poder.
b) Participación ciudadana en el poder.

López Aranguren defiende la idea esencial de la democracia en el protagonismo de la participación de los ciudadanos en el poder. Esta participación se fundamenta en una información política que sea capaz de formar una opinión política.

En esta formación política es muy importante la existencia de élites políticas (no cree que la masa popular sea capaz de formarse políticamente).

Es imposible que exista una información absolutamente aséptica o imparcial, pero si es posible que las élites configuren la elaboración de una opinión que sea capaz de provocar un diálogo, y ese diálogo que se establece a través de la formación política es la democracia.

La democracia es un sistema de comunicaciones entre el poder especializado y el resto del pueblo. De una manera intermedia, entre poder y pueblo están las élites políticas.

Las preguntas y las respuestas deben llegar rápidamente al destinatario del poder y al pueblo. Por consiguiente se deben dar una integración política y una integración social.
c) Independencia entre estado y derecho.

Para Peces Barba la relación entre el estado y el DERECHO se caracteriza por una interdependencia de ambas.

La organización del estado está regulada por normas que son universalmente respetadas, pero al mismo tiempo la fuerza es necesaria para mantener el respeto de las normas.

El derecho no se debe fundamentar en última instancia en la fuerza, ni tampoco la fuerza debe integrar el contenido de las normas jurídicas (como lo hace Bobbio por ejemplo).

El contenido de las normas jurídicas debe buscarse en los derechos fundamentales, porque los destinatarios últimos de éstos derechos fundamentales son los ciudadanos.

Los ciudadanos no son los destinatarios últimos de la fuerza.

Para Peces Barba la relación entre derecho, poder y fuerza se plantea desde 3 dimensiones:

1. El ordenamiento jurídico está apoyado en el poder.

2. El contenido de las normas que regulan las relaciones entre los hombres debe fundamentarse en los derechos fundamentales; pero a la vez ese contenido se circunscribe a una realidad social, forma parte de la cultura.

II. VIOLENCIA Y PODER.

a) Deformación del poder.

b) Violencia hoy
a) Deformación del poder.

Para gran parte de los actores actuales el tiempo actual está marcado por la violencia, que se deriva para Julián Marías p.ej de una deformación del poder.

El poder se ha convertido en un fin en sí mismo, y por consiguiente la única meta a conseguir es el poder.

Por tanto el fin justifica todos los medios, hasta el punto que el poder se va a identificar con el poder matar (escrito tras la 2ª guerra mundial).

Al mismo tiempo, lo que antes era una excepción, en nuestro siglo se ha convertido en algo normal, incluso ante la escasa reacción de nuestros contemporáneos, solo se rechaza tímidamente; hasta incluso esta violencia parece socialmente admitida.

Llega a definir la época actual de la siguiente manera.

“Sobre la vocación de nuestro tiempo para la pena de muerte y el asesinato, aunque a largo plazo la vida humana no tolera éstas deformaciones, y adquirirá en el futuro esta vida humana su pleno sentido”
b) Violencia hoy.

Norbert Brieskorn define la violencia de una manera muy jurídica: Entiende que es la acción que se ejerce sobre otro con el empleo de la fuerza, para eliminar una resistencia que se da de hecho o que se espera con toda certeza.

El concepto de violencia se ha extendido cada vez más en la época contemporánea y demuestra la existencia, cada vez más importante de una especie de juego oculto y cada vez más refinado en el empleo de la violencia.

Por consiguiente la violencia contribuye a la degradación del hombre actual eliminando lo que el propio hombre tiene de humano.

Incluso la violencia se sirve del derecho para adquirir prestigio, para ser legitimada.

Sin embargo la violencia nunca puede engendrar un poder político.

El derecho nunca puede surgir de la violencia; pero incluso adoptando una postura utilitarista o Programática, un ordenamiento jurídico basado en la violencia es por lo menos inestable y seguro.

Termina con una cita de Rousseau “el más fuerte no lo es siempre si no transforma la violencia en deber“
III. LA IMAGINACIÓN Y EL PODER.

Pocas veces nos hemos parado a pensar hasta que punto el derecho tiene un componente de imaginación, imaginación de la que surgen realidades que se imponen.

Hay una especie de contradicción en que algo que carece de realidad sea capaz de generar una realidad como el derecho.
A) El poder de la imaginación y el derecho.

a) Imaginación y representación.

b) Filosofía de la libertad.

c) La ficción como estructura de la comunicación.

d) Discurso, verdad y ficción.

B) El pretendido conflicto entre el “ser” y el “deber ser”.

a) Todo es interpretación.

b) La ficción no es lo falso sino lo diferente.

c) Ficción y verdad.

d) Ficción, derecho y acción.

e) El derecho, inventor del mundo.

A) El poder de la imaginación y el derecho.

a ) Imaginación y representación.

Un libro reciente es “La imaginación jurídica” de Jesús Ignacio Martínez.

La primera ciencia social que se ha ocupado del tema de la imaginación es el derecho  ficticio iuris del derecho romano.

La actividad jurídica no se circunscribe a una regulación de la vida social, sino que es sobre todo un formidable despliegue de esfuerzo imaginativo.

La imaginación es imprescindible en la creación y en la permanencia de las instituciones. Por ejemplo construir la realidad del estado significa imaginarlo a través de la ciencia del derecho público.

Cita a Jacob Burekhardt (suizo, siglo XIX) que escribió una obra excepcional “Cultura del Renacimiento en Italia”. El estado según él es una obra de arte. Es una obra fundada en el artificio y obra del Renacimiento. La nación no, la nación sí está basada en una realidad determinada. El estado es fruto de la imaginación, es una creación calculada y consciente como obra de arte.

El jurista permanentemente recurre a metáforas, de ésta forma articula su propio pensamiento. La retórica del jurista está plagada de metáforas.

La interpretación de la ley y del derecho en definitiva es imaginar, conseguir que la literalidad de una norma adquiera vida propia.

El concepto de la imparcialidad, p.ej, si nos fijamos, no es más que un recurso imaginativo, viene a ser algo así como imaginarse a uno mismo en el lugar de otro (cuando debería dominar la subjetividad). Es adoptar un punto de vista objetivo.

En este sentido la profesora Victoria Kamps plantea el recurso a la imaginación dentro del derecho como una solución a la que ella denomina la autosuficiencia racionalista, una especie de salida a la dureza del deber desnudo.

Esta imaginación, dice Kamps, no implica renunciar a una interpretación ética, sino al contrario, la misma ética en muchas ocasiones acude al conocimiento imaginativo que supone una interpretación dialogante y revisable.

Nuestra valoración (citando a Espinoza) no procede tanto de la razón sino de la imaginación, las valoraciones las podemos utilizar, hacer prácticas desde éste punto de vista.

En la actualidad la imaginación y también en el derecho, tiene una función generadora de conocimientos.

No es simplemente una especie de facultad reproductora de conocimientos, sino mucho más. La imaginación produce representaciones, cuando, no es imitación de algo sino que es descubrimiento de posibilidades.

Cuando interpretamos una norma estamos imaginándola, intentamos que nos descubra posibilidades.

La fuerza del pensamiento se presenta así como forzador de algo, para construir y hacer una realidad.
b) Filosofía de la libertad.

Jesús Ignacio Martínez cita a Kant. Para Kant el pensamiento no se presenta, no se plantea como reflejo de la realidad en un sujeto sino que se plantea como la artificiosa construcción de objetos. El pensamiento consigue citar objetos.

Desde este punto de vista el pensamiento y la imaginación y por tanto también la ffia del derecho, se convierten en una filosofía de la libertad.

Se pretende un método de conocimiento que se fundamenta en un pensamiento libre, dice Kant, por encima de las leyes de la naturaleza. La imaginación es capaz de crear sus propias leyes.

El derecho es en gran parte fruto de la imaginación.

En definitiva, todo conocimiento no es fiel a una representación de la realidad sino que todo conocimiento es ficción.

El político para Kant viene a ser una especie de ganador de ficciones, es algo así como un artista de la política. El político dirige el mundo por medio de una ficción que suplanta a la realidad.

p.ej: Cuando la asamblea de la revolución francesa defiende el principio de la igualdad, no es más que una mera fórmula pero sobre la cual se fundamenta gran parte de la legislación revolucionaria

Kant termina con una frase  “Es mejor tener la capacidad de imaginarse estos valores que ennoblecen al hombre que sentirse despojado de ellas”.
c) La ficción como estructura de comunicaciones.

La ficción incluso desde una dimensión pragmática, práctica, no se caracteriza por ser algo real (es algo que no es real).

Desde el punto de vista práctico lo sorprendente es que utilizando algo que no es real como una eficaz estructura de comunicaciones que actúa de mediadora entre el sujeto y la realidad.

En la actualidad los métodos de conocimiento exigen actitudes tolerantes que van suplantando, revelando, a una idea clásica de ver siempre una misma realidad.

Lo que se pretende es intentar ver una multiplicidad de versiones del mundo, igualmente válidas y que pueden coexistir.

Por tanto se rompe la barrera infranqueable que ha existido siempre entre lo fáctico y la realidad.

A la hora de la interpretación o creación de una norma por el legislador se pretende esa actitud comunicativa, dialogante que pretende dar una realidad multiforme.

Ej : “Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Marquez. Cada personaje tiene una visión diferente de la muerte del protagonista, el lector puede identificarse con la visión que quiera, todas son válidas.
d) Discurso, verdad y ficción.

Jesús Ignacio Martínez opina que el mundo de los discursos, del discurso político por ejemplo, es tan heterogéneo que llega un momento en que la verdad y la ficción se confunden y al final todo es literatura y el derecho también.

Una norma jurídica no es más que la expresión literaria que confunde verdad y ficción.

Ej : La Celestina no ha existido nunca, es fruto de la imaginación de Fernando de Rojas, sin embargo, el personaje aunque no sea real es verdadero, su ficción es verdadera aunque no sea real. Además a través de la Celestina nos damos cuenta de como era la sociedad del S XV y a través de sus personajes aparecen una serie de valores intemporales del hombre.

Desde el punto de vista del derecho, de una figura jurídica, de una ficción jurídica que es verdadera surgen una serie de derechos y obligaciones (es mucho más grave)

La simulación, el simulacro, se propone en la actualidad como una de las categorías fundamentales para entender la realidad actual hasta el punto que la lógica de la simulación considero que la realidad ya no es necesaria.

Buena parte de las normas jurídicas crean derechos y obligaciones en función de una simulación jurídica y la norma por tanto interpreta la realidad de una u otra manera.

Hasta el punto que se considera que el orden y la ley podrían ser no otra cosa que simulación,

B) El pretendido conflicto entre el “ser” y el “deber ser”.

a) Todo es interpretación.

La idea de la imaginación en el derecho pretende abrir un camino para superar el conflicto.

Si nos fijamos, nada hay que tenga una existencia simple, nada hay que sea simplemente sin más, sino que toda cosa siempre se le da una interpretación (desde lo más elemental a lo más trascendental). Todo es en definitiva interpretación.

Frente al lenguaje del conocimiento del mundo, la ficción es un lenguaje de construcción del mundo, no solo es lenguaje de conocimiento del mundo.

El lenguaje del conocimiento del mundo puede ser incluso hasta falso.

El lenguaje de ficción, construye el mundo, hace un mundo que no está hecho de naturaleza, sino de símbolos y de metáforas y el derecho en gran parte forma parte de este mundo.

Frente a una realidad de cosas, frente al mundo objetivo inflexible, se descubre otro tipo de realidad, una realidad de relaciones, de signos lingüísticos, de tal manera que frente a un mundo unívoco (sin diversidad) surge un mundo de relaciones (de diversidad ) un mundo de plasticidad.

La ficción no se contrapone a la realidad, lo que la ficción hace es crear representaciones, imaginar realidades.
b) La ficción no es lo falso sino lo diferente.

Parece hasta ahora que la ficción se contrapone a la realidad.

Pero la ficción no es lo engañoso, no pretende engañar a nadie.

En el derecho la ficción no puede falsear los hechos naturales, la ficción lo que pretende en el derecho es expresar una determinada voluntad jurídica, (la ficción forma parte del derecho).

La ficción no hace referencia tanto a una realidad extrema, sino que se entiende desde una perspectiva intrajurídica, desde dentro del propio derecho.

Se atribuye una realidad jurídica a través de la ficción, que es una red de relaciones.

La ficción no es lo falso, sino lo diferente, nos presenta diversidades de una realidad y también forma parte del derecho (el derecho está hecho de ficción).

El jurista incluso a través de la racionalidad no puede dominar la ficción jurídica.

Lo racional es algo superficial en el derecho.

El jurista deberá también imaginar el derecho, imaginar la norma jurídica, actúa con simbolismos, con metáforas.
c) Ficción y verdad.

La ficción juega un papel fundamental desde el punto de vista de la verdad.

Un pensamiento desde la verdad, es esclarecedor, pero también se hace más responsable, incluso más inquietante y la ficción solamente se produce donde se da la verdad.

Las instituciones son el reino de la ficción, porque son lugares de producción de verdades institucionales.

Toda verdad tiene una estructura de ficción, el derecho se convierte en un productor y gestor de la verdad a través de estrategias de ficción.

El derecho no por ser realidad deja de ser verdad, es una ficción humana que es verdad.

El derecho es el mundo de los valores objetivados en normas.
Ej: El valor más fundamental  el respeto a la vida que se expresa en el “no matarás”.

El no matarás no es propiamente una realidad, la realidad sería vida - muerte.

El no matarás es fruto de la ficción, de la imaginación.
d) Ficción, derecho y acción.

La ficción en el derecho no tiene la función de comprender una realidad de hecho, sino de dar prescripciones para la acción, en este sentido la ficción está creando la realidad.

El término ficción adquiere en el derecho su más pleno sentido, en el más puro sentido de la palabra ficción.

Ficción viene del latín “fingere” que significa;

- representar.

- formar.

- construir.

- adoptar.

- plasmar.

- inventar.

El pensamiento no reproduce fielmente la realidad, sino que lo que hace es proyectar un repertorio de formas y la validez del pensamiento es práctica, el pensamiento jurídico es eminentemente práctico.

El pensamiento es un instrumento de acuerdo con criterios de conveniencia y oportunidad.

El pensamiento no pretende reflejar una realidad, sino hacer posible nuestra existencia en la realidad.

El derecho fruto del pensamiento jurídico, quiere hacer posible nuestra existencia desde el punto de vista social.

La relación del pensamiento con la realidad, no es representativa, sino funcional.

El pensamiento está para una función  que encontremos una existencia en la realidad.

Ej : Una constitución es una especie de sueño colectivo de una generación de valores, defectos..., se encarnan en una serie de valores desde el punto de vista jurídico.

Todo conocimiento para poder asimilar lo que encuentra da lugar a categorías, imágenes fruto de la ficción.

La realidad jurídica es en gran parte una convención textual, de tal manera que una explicación de la realidad puede ser tan arbitraria como una explicación surgida de la ficción. La realidad es por tanto una institución que surge en muchas ocasiones de la ficción, el límite entre lo ficticio y lo real es fluctuante.
e) El derecho como inventar el mundo.

El derecho no puede decir nada sobre la verdad del mundo, pero si tiene el poder de inventarlo mientras lo interpreta y lo regula desde la ficción, de tal manera que la norma que surge de la regulación es verdad.


LECCIÓN 3  SISTEMAS DE PENSAMIENTO

JURÍDICO EN EL S. XIX
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconI la víctima en el derecho penal clásico
«resulta de evidente falsedad, al menos en nuestro contexto marginal del poder mundial, donde es bien claro que las ciencias sociales...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconDespiadados amantes de la humanidad
«El intelecto se asocia con el poder como en ninguna época de la historia, y se ha llegado a considerar que el intelecto sea, en...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconDespiadados amantes de la humanidad
«El intelecto se asocia con el poder como en ninguna época de la historia, y se ha llegado a considerar que el intelecto sea, en...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconPracticando el poder del ahora
«Quizá solamente una vez cada diez años, incluso una vez cada generación, surge un libro como El Poder del Ahora. Hay en él una energía...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconLa representación en los negocios jurídicos. Representación directa...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconEl poder del periodismo de intermediación José Ignacio López Línea...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconEl poder del periodismo de intermediación a tachi radialista apasionada...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconEl poder del periodismo de intermediación a tachi radialista apasionada...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" iconResumen ¿Tiene la mente algún poder sobre la materia? ¿Es posible...
«intencionalidad» o «intención»parecía pro­ducir una energía lo suficientemente poderosa como para cambiar la realidad física. Un...

LeccióN 2  el poder y el derecho I. El concepto de \"poder\" icon3. conceptos esenciales
«certeza del derecho». En todos los ámbitos (en la publicidad y en su aplicación). Representa la seguridad de lo que se conoce o...






© 2015
contactos
l.exam-10.com