Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con






descargar 104.22 Kb.
títuloAl finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con
página1/5
fecha de publicación11.09.2015
tamaño104.22 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5
EL ISLAM PARA UN
DIÁLOGO NECESARIO

Luis Sols Lucia*

(pretextos@nodo50.org)

1. OCCIDENTE Y EL ISLAM

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 1.000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con mayor número de seguidores ya que crecen a un ritmo anual cercano al 3%, muy superior al del cristianismo, que cuenta actualmente con aproximadamente 1.900 millones de fieles.
Su ámbito territorial crece en diversas zonas del planeta, particularmente en el África Negra, y no se vislumbra que pueda entrar en retroceso en ninguna parte.
La civilización occidental se encuentra también en clara expansión. Primero fue una expansión territorial, pero hoy es sobre todo una expansión cultural. Con sorprendente rapidez está asimilando y homogeneizando a todas las culturas del planeta. Impone su sistema económico, sus estructuras políticas, su manera de vestir, sus deportes y sus esquemas mentales. Japón, China, Africa Negra parecen orientarse claramente hacia las formas de hacer de Occidente. Incluso la antigua y profunda civilización hindú pudiera ser víctima de esta tendencia homogeneizadora.
Sólo el Islam parece inmune a esta asimilación. Se perfila como la gran alternativa a Occidente en el futuro inmediato. Durante más de un milenio han sido culturas rivales profundamente enfrentadas. El Islam ha mantenido su superioridad durante muchos siglos y los musulmanes tienden a creer que esta hegemonía retornará algún día.
Pero además las diferencias son profundas. En la manera de vivir occidental la religión constituye una parte de la realidad, que coexiste con otras que tienen consistencia por sí mismas como la Ciencia, la Política o el Arte. Estas áreas se influyen y se articulan entre sí de diversos modos, pero son independientes. Domina una concepción fragmentada de la realidad. La religión se percibe como un asunto personal con cierta relevancia social. En el Islam en cambio todo gira en torno a la religión: individuo, sociedad, estructuras económicas o culturales. Los musulmanes perciben una realidad sacra, en la que la religión abarca y unifica todas las facetas de la vida. Para los occidentales en cambio la realidad es esencialmente material. Para un occidental la percepción científica de la materia es esencial y si contradice algún planteamiento religioso éste debe ser revisado y adaptado. Los musulmanes creen que la religión siempre predomina frente a lo material, y además está ya perfeccionada, no cabe adaptación alguna.
La asimilación -o el diálogo entre culturas- es aún más difícil porque los musulmanes identifican muchos aspectos de esta homogeneizadora cultura internacional con lo que su religión les presenta como signos de la proximidad de la Hora Final: pérdida de la honestidad, acceso al poder de gente indigna, degradación de las costumbres, generalización de la usura, preponderancia de las mujeres sobre los hombres, revuelta de los jóvenes, debilitamiento de la devoción, retroceso del Verdadero Conocimiento...
2. EVOLUCIÓN DEL ISLAM

El Islam, como todas las civilizaciones, está profundamente condicionado por su pasado. Desde finales de la Edad Media apenas se ha adaptado a los formidables cambios que el mundo ha conocido. Por ello muchos de sus conceptos son formulados igual que antaño, y muchos de los problemas quieren ser solucionados de la misma manera que en tiempos del Islam naciente.

1. Desde sus comienzos, a principios del sigo VII, el Islam conoció una fulgurante expansión. Tras el primer siglo de su existencia se extendía ya desde la Península Ibérica hasta el norte de la India. En esta época se definen las principales variantes religiosas y filosóficas de la religión islámica, que han perdurado hasta nuestros días. En época de los cuatro primeros califas -los "califas bien guiados" (632-659)- se fija el definitivo texto del Corán, poniéndose por escrito las revelaciones que Allah había transmitido a Mahoma y que hasta entonces se habían conservado fielmente en la memoria de los seguidores del Profeta. También entonces se realiza la primera redacción de la Sunna, recopilación de dichos y enseñanzas del Profeta. El Corán y la Sunna contienen la ley islámica, la Sharía. En esta época inicial se desarrolla el concepto de Yihad (esfuerzo especial en favor del Islam, mal traducido como "guerra santa"). Esfuerzo dirigido tanto contra el enemigo interior, dentro de cada musulmán, como contra el enemigo exterior si resulta necesario, cuando el Islam se ve gravemente atacado.

2. En torno a Alí, yerno de Mahoma y cuarto de los grandes califas, surgen las principales divisiones que aún perduran en la religión islámica. Depuesto por Muawiyya -de la familia Omeya- el 659, muere asesinado dos años después.
Surge entonces el partido de los seguidores de Alí -la Chía-, que considera ilegítimos a los califas Omeyas gobernantes y defiende los derechos de los hijos de Alí -Hussein y Hassan- y de sus descendientes. Estos chiíes respetan la Sunna, pero no aceptan su carácter sagrado como hacen el resto de los musulmanes, los sunníes. En su lugar atribuyen gran importancia al conocimiento que se habría transmitido oralmente entre los doce Imanes descendientes de Alí. Parte de esta sabiduría habría llegado el clero chií, los mullah. De entre ellos algunos muestran una capacidad especial para interpretar la Sharía, y se les reconoce como ayatollah. Según la tradición chií el duodécimo y último de los grandes Imanes -el Mahdi, el "bien guíado"- no ha muerto, sino que es el Imán oculto que ha de volver y restablecer la Justicia

3. Imán es el líder, aquel "que se mantiene delante". Los sunníes utilizan este nombre para referirse a ciertas autoridades religiosas que dirigen la plegaria colectiva y no le otorgan el carácter fundamental que tiene para los chiíes. Sus imanes no son descendientes de Alí ni poseen ninguna sabiduría secreta transmitida por el Profeta. Entre los sunníes -musulmanes ortodoxos- se desarrollaron pronto las cuatro grandes escuelas jurídicas de interpretación del Corán y la Sunna1. A mediados del siglo IX estaban ya definidas estas escuelas, consideradas aún hoy las únicas ortodoxas por la mayoría sunní.

4. La cultura islámica tuvo al principio un carácter ecléctico. La propia religión musulmana deriva en gran parte del judaísmo y el cristianismo. Los territorios conquistados a los bizantinos y a los persas sasánidas pertenecían a dos de las culturas más desarrolladas de su época. Sus aportaciones se integraron con las tradiciones árabes dando lugar a lo que denominamos civilización islámica. Ésta fue -al margen de la lejana civilización china- la más desarrollada del mundo durante la Edad Media. Tanto el Califato Omeya (659-750), como el Abbasí (desde 750) conocieron un gran esplendor en una época de oscuridad cultural en Europa Occidental.

5. Cuando la fragmentación política parece debilitar la pujanza de la civilización islámica surge en Al Andalus el brillante Califato de Córdoba (929-1031), una de las cumbres culturales de toda la Edad Media. Desde el siglo XI la irrupción de los turcos -ya convertidos al Islam- proporcionará fortaleza militar y política a diversos estados islámicos. Ellos son los que frenan la embestida de las Cruzadas. Jerusalén permanecerá sólo algunos años en manos de los cristianos.

6. La emergencia de los turcos otomanos en el siglo XV abre un nuevo ciclo de expansión territorial de los musulmanes en Europa. Conquistan el imperio bizantino (Constantinopla, 1453) y continuan su avance hacia Europa Central donde en el siglo XVII están por dos veces a punto de tomar la ciudad de Viena. Es el punto culminante de su expansión territorial en Europa.

7. Durante siglos Europa se ha enriquecido con las aportaciones culturales -Literatura, Ciencia, Filosofía- que le llegaban de la civilización islámica. Sin embargo desde finales de la Edad Media en el Islam se produce un estancamiento cultural, que contrasta con la vitalidad de la cultura europea. A partir del siglo XV la Europa cristiana conoce una fuerte expansión económica y comercial que acaba otorgándole una clara superioridad política y militar frente al Islam. Las revoluciones industrial y burguesa de los siglos XVIII y XIX consolidan y profundizan este proceso. Franceses e ingleses en el Norte de África desde el siglo XVIII; rusos ocupando el Asia Central en el XIX; reparto del Imperio Turco entre ingleses y franceses en el XX: El colonialismo europeo se abate bruscamente sobre los pueblos musulmanes, generando en ellos una profunda humillación.

8. La religión islámica deja bien claro que los musulmanes (creyentes) son la punta de lanza, la Vanguardia de la Humanidad. Esto fue así durante muchos siglos. Pero cuando dejó de ser cierto, cuando se vieron atrasados y dominados por la civilización que siempre había sido su gran rival, se extendió entre ellos un terrible desconcierto, una profunda crisis religiosa derivada de la contradicción entre sus creencias y la realidad que contemplaban.
3. PRÓXIMO ORIENTE EN EL SIGLO XX

Los países árabes del Próximo Oriente constituyen el núcleo fundamental de la civilazación islámica, pese a encontrarse en una zona de escasa densidad de población. En su territorio tradicional se encuentran La Meca, Medina y Jerusalén, principales lugares sagrados en la religión musulmana. Los árabes eran ya un grupo étnico con lengua y cultura propia antes de la predicación de Mahoma. La expansión del Islam permitió que su lengua fuera adoptada también por pueblos de diferente orígen, particularmente en el Norte de África. Aún hoy todo musulmán debe tener nociones de árabe pues es la lengua en la que realizan sus oraciones.
En algunos momentos del siglo XX los pueblos que comparten esta lengua han desarrollado el sentimiento de pertenecer a una nación árabe, e incluso efímeros procesos integradores. En todo caso los árabes son conscientes de poseer una cultura propia y no se identifican excesivamente con pueblos, también musulmanes, que hablan otras lenguas como los turcos, iraníes, kurdos o bereberes.
3.1. DESCOMPOSICIÓN DEL IMPERIO OTOMANO Y DESCOLONIZACIÓN

1. Al comenzar el siglo XX Turquía es el "hombre enfermo" de Europa. Un Imperio extenso pero absolutamente debilitado, que sólo se mantiene en pie por los recelos mutuos entre las grandes potencias. Al estallar la Primera Guerra Mundial se alía con los Imperios Alemán y Austro-húngaro. Los pueblos árabes del Próximo Oriente padecían desde hacía siglos la dominación de los turcos otomanos. No resultó difícil a los ingleses pactar con Hussein, jerife de la Meca, y provocar una amplia rebelión de las tribus árabes frente a los turcos a cambio de promesas de independencia. Pero al mismo tiempo franceses e ingleses acordaban secretamente un reparto de zonas de influencia (pacto Sykes-Picot, 1916) con la mirada puesta en los recursos naturales de la zona.
Estas zonas de influencia se concretaron tras la guerra en un conjunto de colonias y protectorados respaldados por la Sociedad de Naciones. Siria y Líbano quedaron bajo control francés. Los reinos de Feisal -Irak- y Abdullah -Jordania- quedaron junto a Palestina y Egipto bajo la influencia británica. Hussein -padre de ambos y jerife de la Meca- no logró nunca crear el gran reino árabe que se le había prometido. Cuando en 1924 intentó proclamarse califa, Ibn Saud -emir del Nayed- invadió sus territorios y se proclama rey de toda Arabia.

2. En 1923 el Movimiento Nacional Turco dirigido por Mustafá Kemal Ataturk, tras exterminar al pueblo armenio y aplastar a los kurdos, consigue expulsar a los ocupantes extranjeros y establecer una República dictatorial. Un régimen nacionalista y autoritario que impone una occidentalización forzosa, eliminando toda presencia islámica en la política o en la cultura.
Siguiendo el modelo turco de Kemal, en 1925 el jefe cosaco Reza Khan se proclama Sha de Persia e inicia un amplio programa de reformas de corte occidental.

3. Tras la Segunda Guerra Mundial, el proceso descolonizador obliga a Francia e Inglaterra a abandonar su presencia dominante en la zona. Un socialismo nacionalista y arabizante se impone en Siria e Irak -Partido Baas- y en el Egipto de Nasser. Es el más serio intento de modernizar la sociedad árabe e impulsar el desarrollo económico sin renunciar a sus raíces culturales. El fracaso de estos proyectos deja sin alternativas a unas masas árabes cada vez más exasperadas por la pobreza y por la reiterada humillación derivada de la implantación del Estado de Israel.
Durante el siglo XX se descubren inmensas reservas de petróleo en el Próximo Oriente. Se trata de una fantástica riqueza natural que otorga una considerable influencia política a los países islámicos que la poseen. En 1973 el boicot decretado por la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo obliga a los países occidentales a cambiar de actitud respecto al conflicto árabe-israelí. Las masas musulmanas saben desde entonces que hay un instrumento poderoso que podría devolverles el protagonismo y la dignidad perdidas, pero que sus dirigentes lo utilizan básicamente en su propio provecho.
3.2. EL PROBLEMA DE PALESTINA

1. En el siglo XIX en algunos países europeos se asiste a un resurgimiento de actitudes antisemitas. La situación resulta especialmente grave en Rusia donde en 1881 y 1882 tuvieron lugar terribles progroms. Los zares obligaban a los judíos a vivir en ghettos y les impidían el acceso a la propiedad de la tierra y a la educación. Miles de judíos askenazis se vieron forzados a la emigración. Algunos de ellos se instalaron en Palestina financiados por el banquero Rostchild. La moderada inmigración judía fue inicialmente bien recibida y sólo generó algún recelo cuando se hizo algo más intensa.

2. Los judíos europeos eran en su mayoría partidarios de la plena integración y asimilación en sus respectivos países. Sin embargo el creciente antisemitismo hizo que algunos se plantearan la necesidad de formar una nación diferenciada y asentarse en un territorio donde puedieran vivir con normalidad su identidad. Nace así a finales del siglo XIX -el siglo de emergencia de los nacionalismos- el sionismo, un nacionalismo judío que aspira a convertir en realidad el viejo sueño del regreso a la Tierra Prometida. En 1897 el primer Congreso Sionista reclama el derecho del pueblo judío a tener un hogar propio en Palestina.

3. En 1917 el ministro británico de Asuntos Exteriores Lord Balfour respaldó esta aspiración, sin perjuicio de los derechos de los habitantes palestinos. Con esta declaración Lord Balfour obtiene el respaldo de la influyente comunidad judía norteamericana a la intervención de EE.UU. en la Primera Guerra Mundial. Esta doctrina condiciona el reparto colonial del Imperio Turco: Palestina se segrega de Siria y Líbano y queda bajo control británico. Desde entonces se acelera la inmigración judía y la compra masiva de tierras. Surgen los primeros conflictos y se llega en ocasiones a limitar la inmigración.

4. Tras la Segunda Guerra Mundial el horror del Holocausto predispone a muchos gobiernos en favor de las aspiraciones judías. Gran Bretaña, donde se conocía mejor el problema, recomienda la creación de un único Estado interconfesional. Los sionistas radicales desatan entonces una oleada terrorista con el fin de desestabilizar y forzar una solución favorable.Ellos fueron los primeros en introducir el terrorismo en aquella parte del mundo2. Las Naciones Unidas acuerdan finalmente la creación de dos Estados independientes y el estatuto de ciudad internacional para Jerusalén. Ninguna de las partes aceptó el reparto territorial propuesto de modo que la proclamación del Estado de Israel en 1948 dio paso a un ataque mutuo y a un conflicto bélico. Los israelíes, menos numerosos pero mejor preparados, consiguieron inclinar la balanza a su favor. Se quedaron a las puertas de Jerusalén, pero evitaron la creación del Estado Palestino. Los territorios que no lograron conquistar quedaron repartidos entre Jordania y Egipto.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconAl finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes....

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLos anarquistas españoles: los años heroicos 1868-1936
«años heroicos» fue virtualmente desconocido por la extrema izquierda extranjera, no hay duda de que constituyó, dentro de la dialéctica...

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLas letras hispanoamericanas en el siglo XIX nelson Osorio T. [9] Prólogo
«Recuperaciones del mundo precolombino y colonial en el siglo XX hispanoamericano»

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLas letras hispanoamericanas en el siglo XIX nelson Osorio T. [9] Prólogo
«Recuperaciones del mundo precolombino y colonial en el siglo XX hispanoamericano»

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLa disgregación del mundo medieval anunciada en el siglo XIV, se...

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLa disgregación del mundo medieval anunciada en el siglo XIV, se...

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconMediados del siglo XV – fines del siglo XVI. Se originó en Italia...

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLa Edad Media abarca desde el siglo V (con la caída del imperio romano...

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconLa Edad Media abarca desde el siglo V (con la caída del imperio romano...

Al finalizar el siglo XX hay en el mundo más de 000 millones de musulmanes. Es previsible que a lo largo del próximo siglo el Islam constituya la religión con iconRubén Darío, nacido en Nicaragua, es considerado el fundador de estética...






© 2015
contactos
l.exam-10.com