Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal






descargar 13.43 Kb.
títuloNuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal
fecha de publicación06.04.2017
tamaño13.43 Kb.
tipoDocumentos
Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal

Todo cuanto vemos, todo cuanto concebimos y hacemos, está enmarcado en una visión del mundo, que determina el cómo vemos las cosas y cómo nos vemos a nosotros. Estas imágenes son la materia prima del mundo en que vivimos, pues en realidad el universo humano es más una creación interior, que un cosmos de objetos externos y ajenos, cuya acción se soporta o se sufre.

Creamos aquello en lo que creemos. Pero creer es una expresión subjetiva, del carácter de un sujeto que se va esculpiendo a sí mismo, a imagen y semejanza de lo que cree.

Este creer se recrea interiormente. ¡Al concebir el mundo nos concebimos a nosotros mismos! Y ésta puede ser a la vez una maravillosa oportunidad o una catastrófica condición. Depende sólo de nosotros. No es lo que nos hagan, ni lo que nos pase. Es lo que hacemos con lo que nos pasa o nos hacen.

Nos pueden suceder cosas que nos lleven a convertir la vida en acumulación de sucesos, pero le podemos suceder a los eventos y convertir la vida en procesos entretejidos, sencillos y llenos de sentido, porque son procesos vivos.

Estar vivos, en términos humanos, significa encender el fuego del corazón y, en un proceso continuo de transmutación, ascender a orbitales cada vez más incluyentes de la consciencia. A una escala humana, la consciencia es la clave de nuestras creencias y creaciones, de nuestra pobreza o grandeza de espíritu, de nuestras relaciones con nosotros mismos y la naturaleza.

Nuestra Visión del Mundo

Si el alma es el intérprete de la música del espíritu, el carácter es su instrumento, cuyo temple depende de tres estrategias: control, que nos permite acceder a la confianza; compromiso que nos da la oportunidad de disfrutar la vida en presente, y desafío, que nos lleva a vivir originalmente. Así afinamos el instrumento para dar la única nota correcta en la sinfonía de la vida: nuestra propia nota.

El control no es controlarse en el sentido de reprimirse, pues paradójicamente cuando más tratamos de controlarnos más cerca estamos de la pérdida del control. No es una lucha contra el viento y la corriente de la vida: es el arte de mantener la dirección desde el timón. El timón, que orienta las velas del barco de la vida para guiarlo en la correcta dirección, es nuestra visión del mundo.

Todo cuanto vemos, todo cuanto concebimos y hacemos, está enmarcado en una visión del mundo, que determina el cómo vemos las cosas y cómo nos vemos a nosotros. Estas imágenes son la materia prima del mundo en que vivimos, pues en realidad el universo humano es más una creación interior, que un cosmos de objetos externos y ajenos, cuya acción se soporta o se sufre.

Despertar es literalmente abrir los ojos a nuestra manera de ver las cosas, pues esa manera determina cómo las vivimos. Y más importante que vivir en sí, lo cual podría simplemente llevarnos a sobrevivir, es cómo vivimos. Cómo se vive, así es la calidad de la vida, su colorido, aquello que hace que vivir tenga sentido. El sentido, es también dirección, propósito, un horizonte de referencia, todo lo que puede darnos nuestra visión.

Cambiar el mundo, nuestro mundo, requiere antes que nada cambiar nuestra visión del mundo, es decir la manera en que lo percibimos y lo interpretamos, que está determinando el modo en que interactuamos con todo.

Con una correcta visión del mundo se despierta a la vida, se utiliza el polo cefálico-neurosensorial de los antropósofos, como una antena de recepción y emisión que, en el símbolo humano, corresponde al primer gran ordenador u ordenador ocular. Cuando “abrimos los ojos” descubrimos la certidumbre en medio de la incertidumbre. Nos sumergimos sin temor en el misterio interior, aceptamos nuestra fluida impredecibilidad, como la permanente impermanencia de una corriente siempre nueva y fresca. Fluimos en la propia corriente del ser.

A este fluir le llamamos control, o sentido de dirección y propósito. Se alcanza cuando descubrimos un cauce para la vida y el amor se ordena. Todo, hasta el misterio, estaba hecho de amor, a veces desbordado, triste a veces… siempre amor.

El amor cobra sentido, cuando fluye por el cauce ordenado de un sentido de vivir, que consagra la vida al amor. Ese sentido llena la vida de confianza en el presente, permite comprender las lecciones del pasado y restaura la esperanza, que es confianza en el porvenir.

La Correcta Visión

Cuando tu visión del mundo es la del miope o la del hipermétrope, el universo que miras es tan confuso como irreal. Sólo cuando el observador está a la correcta distancia puede ver con claridad.

De muy lejos o de muy cerca las cosas no se pueden ver con nitidez, las percepciones serán incorrectas y lo que concebimos ya no podrá ser real.

Entonces tendremos relaciones fantasmagóricas y no entraremos en correspondencia con la realidad. Seremos idealistas o materialistas, veremos lejanos mundos o mundos sólo cercanos; pero no podremos conciliar el paso actual con el horizonte, ni la táctica que es local, con la estrategia global.

Viviremos en una especie de disociación esquizofrénica. Así no nos podremos tampoco realizar, porque realizarse requiere entrar en resonancia con un universo real.

Que “lo esencial sólo es visible con el corazón” y “que el corazón tiene razones desconocidas para la razón”, muchas veces ya lo hemos oído. Pero el corazón es el centro del observador, no ya el corazón como bomba, sino ese núcleo ardiente en que el ser siempre vive en presente. Esta es la correcta postura para observar un mundo real.

Que no sólo mires, que puedas ver interiormente, sentir, arder, ser uno con lo que miras. Así al mirar el mundo te reconocerás. Al ver el mundo sabrás que recreas interiormente el mundo que miras. Ver es crear, cuando puedes mirar aquello que miras, desde ese lugar en que el observador es lo observado y el campo de observación. Es ese el lugar de tu paz, donde siempre brota el amor. Ese lugar es tu centro, un centro de conciencia que se convierte en centro del universo, cada vez que tu pensamiento se asocia a tu sentimiento para ser una sola corriente en ti.

Ver no es sólo mirar. Ver es ser en aquello que miras, restaurar el sujeto que crea de nuevo con su visión lo que ve, porque lo observa de corazón. Que tu visión afuera se recree en esa visión interior que nutre la creación y en cada cosa que miras te conectes al Creador.

Más allá de las apariencias, podrás en tu visión interior, intuir la cualidad y la esencia. Entonces descubrirás, que es el alma lo que por tus ojos mira y es su luz la que desvela detrás de las formas el mundo de los significados. Así vivirás en el universo profundo del observador. El alma.

Desde ese centro no podrás nada mirar sin amor, todos los seres y las cosas serán tus hermanos. Serás feliz como aquél santo de Asís que un día escuchó en el interior el lenguaje de toda la naturaleza y se hizo uno con ella. Toda genuina visión restaura ese sentido profundo de la unidad, que nos lleva a sentir la creación en el alma.

La Correcta Escucha

Para las antiguas tradiciones el sonido es el arquitecto de la creación. Todos los elementos como el fuego, el aire, el agua y la tierra están hechos con la materia prima del elemento más universal y sutil: el éter. Y el sonido nace del éter invisible. Es otra manera de decir que nace del silencio.

Para escuchar hemos de callar. No sólo dejar de hablar, sino también acallar el ruido mayor de los pensamientos que se atropellan en todas las direcciones y que nos impiden escuchar.

Escuchar es entrar en resonancia, es dialogar desde el silencio, es prestar a otro el instrumento de nuestro cuerpo, para que el eco de sus palabras regrese a su corazón y pueda así escucharse. Reconocerse.

Escúchate de todos modos. Cuando hablas, cuando callas, cuando escuchas, y sabrás que la escucha es la clave de la comprensión y ésta involucra siempre el amor. Escucha también de corazón. Allí nace el sonido del silencio, 1a música callada del alma. En la tradición hindú el centro energético del corazón se denomina Anahatta, lugar donde resuena el sonido que ha nacido del silencio, lugar en que el verbo encarnado en la palabra se convierte en corriente de vida, que nos nutre desde el alma.

Escucha de corazón y serás uno con el otro. Escúchate en sus palabras, deja que en el sentir profundo el otro sea uno contigo. Sumérgete en ese río de la vida en el que hace parte de tu propia corriente, sólo así podrás conmoverte. Conmovido, removido por dentro, podrás saber que el otro es simplemente una parte de tu propio ser, que tú eres parte de é1. Escuchar así es terapéutico.

Prestar atención es prestar el ser para que su humanidad se reconozca. Atender es la forma más universal de amar y la necesidad mayor de nuestra humanidad. Porque atender es cuidar, y cuidar, es la forma más sencilla y poderosa de amar. Cuando escuchas de verdad, amas. La escucha lleva a la comprensión la reciprocidad silenciosa del amor. Por eso la escucha humana es terapéutica.

Escuchar es la forma más noble de acompañar, de comprender, de solidarizarse. Cuando los pacientes de enfermedades terminales se reúnen en un lugar donde pueden hablar y escucharse- a este tipo de grupos se les llama grupo de apoyo- la calidad y la cantidad de vida se incrementan dramáticamente. Esto no es obra de ningún especialista, es la magia del alma que escucha la necesidad del otro. Es la terapéutica imperial del amor. No hay mejor doctor.

_____________________________

Textos de El arte de ser uno mismo, Anahata ediciones.

Jorge Carvajal, es médico de la Universidad de Antioquia, pionero de la Medicina Bioenergética en Hispanoamérica y creador de la Sintergética. Es el creador de ViaVida, sociedad destinada a la investigación, la asistencia y la docencia, que constituye la plataforma para la expansión mundial de esta nueva forma de ver la medicina. Entre sus publicaciones, destacan Contextos de Sintergética y Láser y Sintergética, dirigidos a médicos; Por los caminos de la Bioenergética, Por los Senderos del Alma y sus recopilaciones de poemas El fuego del Amory Agua y Cielo en el Sendero.

www.sintergetica.cl

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconEntrevista al Dr. Jorge Carvajal, pionero de la medicina Bioenergética

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconJorge iván carvajal posada licenciado en Medicina y Cirugía por la...

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconLa visión mítica del mundo. 28

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconEstado de espíritu y una particular visión del mundo

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconCursos públicos Albert Einstein "Mi visión del Mundo"

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconLos cambios del mundo y la visión del hombre en el Renacimiento

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconImpacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual
«No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él» (1 Jn 2: 15). «¿No...

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconPresentación del profesor y poeta Rafael Gomensoro
«Ciertos giros metafóricos resultan bellamente crueles, incisivos. La adjetivación va en un progresivo crescendo y la poeta ofrece...

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconVisión periférica. Ojos para un mundo común

Nuestra Visión del Mundo. Jorge Carvajal iconLas líneas que a continuación esperan ser leídas representan la visión,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com