El modernismo y la generación del 98






descargar 6.04 Kb.
títuloEl modernismo y la generación del 98
fecha de publicación19.06.2016
tamaño6.04 Kb.
tipoDocumentos
EL MODERNISMO Y LA GENERACIÓN DEL 98
Hacia 1985 comenzó una etapa de renovación estética y cultural en el mundo hispánico, que se conoce como Modernismo. Era un movimiento sincrético, con el deseo de abarcarlo todo, que supuso una actitud vital tanto en España como en Hispanoamérica. En esta última surgió como fuerza subversiva con intenciones descolonizadoras. Literariamente, se define como la estética del cambio. Buscan una actualidad universal como fuga de la realidad, defendiendo con ello el cosmopolitismo, y un marcado exotismo en los temas y efectos impresionistas y musicalidad en las formas. El poeta más importante en Hispanoamérica fue Rubén Darío, con sus obras Azul… y Cantos de vida y esperanza. Creó nuevos metros y recuperó viejas formas, que fueron preparando el camino al poema en prosa y al verso libre.

En España se materializó en una intención de renovación formal y temática, y una corriente simbolista. El poeta más representativo fue Manuel Machado, que innovó en la métrica pero renunció a lo decorativo y suntuoso en obras como El mal poema. Por otro lado, Juan Ramón Jiménez tuvo una primera fase modernista en su trayectoria en obras como Ninfeas y Poemas mágicos y dolientes. Sin embargo, la pérdida de las colonias y el desánimo que la acompañó, hizo que el mundo literario girara enseguida hacia lo que se conocería como Generación del 98. Se caracterizó por agrupar a autores de la misma generación que compartían ideas políticas liberales y que abordaron la desolación general desde un punto de vista íntimo, basándolo en una cuestión de valores y creencias y en una devoción incondicional a Castilla. Tocaron temas existenciales y recuperaron las influencias de autores clásicos como Berceo o Bécquer. Renovaron los géneros literarios, especialmente narrativos, como el ensayo y la novela.

La poesía de esta Generación está representada por Antonio Machado, autor de marcadas influencias románticas y con un gran desarrollo simbólico en sus obras. Son recurrentes en su obra los temas de Castilla, el paso del tiempo, el amor, el paisaje y el escepticismo religioso. Su estilo se caracteriza por una gran variedad de estrofas y un lenguaje sobrio y claro. Sus obras más representativas son Soledades y Campos de Castilla. En cuanto a la narrativa, tuvo dos corrientes: la ensayística, fundamentalmente filosófica, y la novela, en la que se desdibuja el escenario para centrar la atención en los personajes, de los que se desarrollo el mundo interior, caracterizada por la lucha interior. Los autores más representativos son Pío Baroja y Miguel de Unamuno. Pío Baroja se caracteriza por un profundo pesimismo en obras con un protagonista central aventurero e inconformista en contraposición a los secundarios, apáticos y hastiados de la vida. Dos son sus obras más importantes: El árbol de la ciencia y La busca. Miguel de Unamuno escribió tanto novela como ensayo, en ambos se aprecia una agonía en busca de la paz que nunca se encuentra y amenazada siempre por la muerte (el sentimiento trágico de la vida). Sus novelas más representativas son Niebla y San Manuel Bueno, mártir; y entre sus ensayos destaca Del sentimiento trágico de la vida.

Por último, en cuanto al teatro, nos encontramos dos corrientes: una comercial, representada por Jacinto Benavente, destinado al entretenimiento, con obras costumbristas o melodramáticas como Los intereses creados; y un teatro renovador, con Ramón María del Valle-Inclán, que no gozó de gran aceptación popular, pero tuvo una gran influencia en etapas posteriores. Valle-Inclán desarrolló el esperpento como género teatral, que consistía en una deformación de los personajes y los ambientes destruyendo la realidad y revelándola tal y como es. Esto se ve claramente en Luces de Bohemia.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El modernismo y la generación del 98 iconNovecentismo o generación del 14. Características de la novela y...
«lo que ya no es ni modernismo ni noventayochismo y no es todavía vanguardia -de difícil delimitación- y confluirá en la generación...

El modernismo y la generación del 98 iconModernismo / generación del 98 modernismo

El modernismo y la generación del 98 iconModernismo y generación del 98

El modernismo y la generación del 98 iconEl modernismo y la generación del 98

El modernismo y la generación del 98 iconModernismo y Generación del 98

El modernismo y la generación del 98 iconEl Modernismo y la Generación del 98

El modernismo y la generación del 98 iconEl modernismo y la generación del 98

El modernismo y la generación del 98 iconModernismo y generación del 98

El modernismo y la generación del 98 icon1. Modernismo y Generación del 98

El modernismo y la generación del 98 iconModernismo y generación del 98






© 2015
contactos
l.exam-10.com