Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción






descargar 19.89 Kb.
títuloLiteratura de posguerra (1936-60s) Introducción
fecha de publicación29.07.2016
tamaño19.89 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
Tema 11 Literatura de posguerra (1936-60s)
1. Introducción
No puede entenderse este tema sin tener en cuenta la situación histórica, política, cultural y social del momento: posguerra española y régimen franquista. A la par que sus consecuencias: un profundo aislamiento de España y una ausencia de modelos estéticos y literarios tras la ruptura de la Generación del 27. La irrupción de la Guerra Civil supuso la frenada en seco de las propuestas más renovadoras e innovadoras.


  1. En la narrativa: la nueva novela del 98, la novecentista y la vanguardista se queda sin continuadores. Se volverá al realismo literario del silgo XIX.

  2. En la lírica: se frena la tendencia renovadora de los poetas de la Generación del 27, sobre todo se frena el surrealismo y la poesía social. Mueren Machado y Lorca. El resto, exilio exterior o interior.

  3. En el teatro: la dramaturgia sufre quizá la mayor crisis, al desaparecer el nuevo teatro apuntado por Lorca y Valle Inclán (ambos mueren en 1936). Solo permanece el teatro comercial de Benavente y la comedia de humor.


Hablamos, también, de una literatura en el exilio, destacando:


  • Narrativa (heridas de guerra): la novela escrita por los autores que marchan al exilio reincide en el realismo literario aunque, en algunos casos, renovado con un enfoque más simbolista o alegórico. Principales obras y autores: Ramón J. Sender y su obra Réquiem por un campesino español, novela de denuncia social. Max Aub, con su serie de novelas sobre la guerra civil (Campo cerrado, Campo Abierto, Campo de sangre, Campo francés, Campo del Moro y Campo de los Almendros). Y Francisco de Ayala, y su obra La cabeza del cordero, conjunto de relatos alegóricos sobre la contienda civil.




  • Lírica (el paraíso perdido): se incluyen en este grupo los poetas vivos de la Generación del 27 que salieron de España por motivos políticos. Poesía de nostalgia y de recuerdo, al margen de la evolución personal de cada poeta.




  • Teatro (el riesgo como propuesta): el teatro del exilio se caracterizará por ser renovador y simbolista.


2. Narrativa

2.1 Década de los cuarenta: el realismo (¿comenzar de nuevo?)
Es una narrativa alejada de la experimentación novelística de los primeros años del siglo XX. La mayoría de propuestas se inscriben en el realismo tradicional del siglo XIX, con algunas variantes destacadas: el tremendismo, que es un tipo de realismo descarnado que incluye situaciones brutales y sórdidas, con personajes marginales (habitualmente, con defectos físicos o psíquicos) y utilizando un lenguaje desgarrado y duro; y el realismo existencial que intenta reproducir la pobreza y la degradación moral de la posguerra española.
Novelas y autores fundamentales: La familia de Pascual Duarte (Camilo José Cela), novela adscrita al tremendismo. Y La colmena (Camilo José Cela) y Nada (Carmen Laforet), adscritas a la novela existencial.
2.2 Década de los cincuenta: realismo social y crítico
El realismo crítico es una nueva tendencia que se caracteriza por reflejar la realidad de la época destacando aquellos elementos más sórdidos que reproduzcan los modos de vida de una sociedad empobrecida, sin recursos económicos y sin objetivos definidos. Cuando además se incorporan elementos ideológicos de denuncia de estas condiciones de vida, se hablará mejor de realismo crítico.
Innovaciones más destacadas:


  • Narrador objetivo (técnica objetivista), que sólo narra lo que puede verse, no el mundo interior de los personajes.




  • Abundantes diálogos, estilo sencillo.




  • Temas de la cotidianeidad: la mina, la industria, la emigración, la pobreza, el chabolismo…


Llevada al extremo, la técnica objetivista llevará al conductismo, y a su obra más representativa: El Jarama (Rafael Sánchez Ferlosio). Otras obras y autores representativos: El fulgor y la sangre (Ignacio Aldecoa), Entre visillos (Carmen Martín Gaite), La zanja (Alfonso Grosso), etc.
3. Lírica
Autor fundamental, en la encrucijada: Miguel Hernández (1910-1942)
Los años de la guerra y la inmediata posguerra traen a nuestras letras una de las figuras más atractivas del siglo: el poeta Miguel Hernández. Casi desconocido para la mayoría durante años, el «poeta pastor» es hoy unánimemente admirado. Pastor de cabras que por su juventud no perteneció a la Generación del 27, aunque cultivó la metáfora gongorina, el surrealismo y el neopopularismo. Evoluciona hacia la poesía social. Partidario del bando republicano, muere en la cárcel de Alicante.
Obra


  • Perito en lunas (1933). Es un libro de poesía gongorina con alardes formales y de gran complejidad. Este poemario de iniciación está escrito en octavas reales.




  • El rayo que no cesa (1936). Libro de plenitud escrito mayoritariamente en sonetos, supone la total asimilación de la retórica clásica y su adecuación a los problemas personales del autor. El tema fundamental es el amor, insatisfecho, trágico e irrenunciable, que, como un rayo incesante, hiere las entrañas del poeta. Destaca la elegía dedicada a su amigo Ramón Sijé, una de las mejores piezas de este género en nuestra literatura.




  • Viento de pueblo (1937) y El hombre acecha (1939, aunque no se publicó hasta 1960). Son dos poemarios escritos durante la Guerra Civil. El tema amoroso deja paso a una poesía social y cívica, comprometida con su tiempo. El primero es más épico, combativo y optimista; el segundo, escrito cuando el final de la guerra estaba ya decantado, es más pesimista: los años han pasado y el poeta vuelve sus ojos hacia los horrores de la guerra: heridos, cárceles, miseria, destrucción, sangre…




  • Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941). La última obra de Hernández es un libro pesimista, en el que el poeta se lamenta de todo lo que ha perdido: su primer hijo, el amor y la libertad, la bondad del hombre. Todo se resume en lo que el poeta denominó las tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida. En diversos poemas, más optimistas, se observa una superación de estas ausencias con la exaltación del amor y la fecundidad, reflejada en la expectativa de un nuevo hijo. Cancionero y romancero de ausencias está constituido por poemas cortos, con claro predominio del arte menor (octosílabos y heptasílabos), propio de la lírica tradicional. Es obra cumbre de la poesía española de posguerra. En ella asistimos a una poesía fuertemente rehumanizada, dolorosa, azotada por los problemas del hombre en un mundo desolador: la España de 1940. Se aprecia un tono social que posteriormente será recogido por otros poetas en la década de los cincuenta.


Estilo
Miguel Hernández evoluciona desde una estética plenamente neobarroca (Góngora es el referente en Perito en Lunas; Quevedo, el modelo en El Rayo que no cesa) hasta una poesía más depurada, más sobria, muy influida por los tonos y las formas de la lírica tradicional: paralelismos, repeticiones, anáforas, quiasmos, estribillos, estructuras circulares, etcétera.
3.1 Década de los cuarenta, o ¿cómo hacer poesía ahora? Vuelta a los clásicos
Hay tres tendencias:


  1. Poesía neoclásica: perfección formal del poema (imitación del soneto de Garcilaso de la Vega, siglo XVI). Escriben en las revistas literarias Garcilaso y Escorial. Autores: Luis Rosales, Leopoldo Panero, José García Nieto.




  1. Poesía existencialista: rechazo de la estética neoclásica y estilo desgarrado. Uso del versículo. Dos poetas y dos obras: Dámaso Alonso (Hijos de la ira) y Vicente Aleixandre (Sombra del paraíso).



  1. Poesía vanguardista: grupo Cántico (surgido en Córdoba), principal autor: Pablo García Baena. Y el postismo, último movimiento de vanguardia (Carlos Edmundo de Ory).


3.2 Década de los cincuenta: poesía socialista
Función principal de la poesía: denuncia de las injusticias sociales. ¿Cómo se escribirían estos poemas? Lenguaje cotidiano, tono narrativo, léxico accesible… para llegar a amplias capas de población. Autores: Gabriel Celaya, Blas de Otero, José Hierro y Ángel González.
4. Teatro

4.1 Teatro de la posguerra (penas con humor)
Teatro de humor: cercano al absurdo y a lo inverosímil. Dos autores fundamentales: Enrique Jardiel Poncela (Eloísa está debajo de un almendro; Cuatro corazones con freno y marcha atrás) y Miguel Mihura (Tres sombreros de copa, Maribel o la extraña familia).

4.2 Teatro comprometido (años 50)


  1. Posibilismo: plantea un teatro moderadamente crítico que puede estrenarse, arriesgado pero no temerario. Antonio Buero Vallejo (Historia de una escalera, Un soñador para el pueblo y El tragaluz).




  1. Imposibilismo: plantea un teatro en el que el autor debe escribir lo que piensa, sin moderar la crítica, aunque ello implique las obras sean censuradas. Alfonso Sastre (Escuadra hacia la muerte).


4.3 La generación realista. Teatro de denuncia y protesta ( finales años 50)
Continuadores de Buero y Sastre, dan un paso más en la denuncia de la injustificada situación social del régimen. Teatro apenas estrenado. Autores: Lauro Olmo (La camisa) y José Martín Recuerda (Las salvajes en Puente San Gil).

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura de posguerra (1936-60s) Introducción
«poeta pastor» es hoy unánimemente admirado. Pastor de cabras que por su juventud no perteneció a la Generación del 27, aunque cultivó...

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconPregunta 12ª. La poesía española a partir de 1936: de la posguerra...

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura de posguerra

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura de Posguerra

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLa literatura en la posguerra

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura de posguerra

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura española de posguerra

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconTemas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura posterior a 1936

Literatura de posguerra (1936-60s) Introducción iconLiteratura. Tema 12. La poesía española posterior a 1936






© 2015
contactos
l.exam-10.com