Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa






descargar 192.55 Kb.
títuloMoriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa
página1/7
fecha de publicación30.05.2015
tamaño192.55 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
MORISCOS, ASIMILACION O EXTIRPACION: LA ALTERNATIVA


EL FIN DE LA TOLERANCIA
El término \'tolerancia\' implica la confrontación, la repugnancia benevolente ante algo que debe ser admitido por la fuerza de las circunstancias, y la paciencia frente a lo inevitable que se debe aguantar. De acuerdo con este criterio, la tolerancia ocupa un espacio entre la caída de Toledo y las medidas de 1492, 1500 y 1523 [3] que clausuran esta etapa [4].

Es la época, llamada por cierta historiografía "la España de las tres religiones", en la cual se mantiene una situación parecida a la que el Islam ha practicado siempre con las religiones del libro5. "Los cristianos que avanzaban, - señala Las Cagigas- , carecían de población bastante densa para repoblar sus nuevas conquistas y, en efecto, confirmamos con buena copia de datos que la repoblación cristiana de zonas y ciudades fue no sólo lenta, sino cauta. Todo esto explica que llegase el momento en que ya no conviniera desalojar al vencido, que, precisamente por su situación lamentable de vencido, podría resultar útil para dar comienzo a una economía casi inexistente en las zonas montañosas y pobres de los Pirineos, al mismo tiempo que colmaban la falta de repobladores idóneos" 6.

La explotación de los dimmíes o masas conquistadas se alterna a veces con una cierta afabilidad y magnanimidad respecto a ciertos elementos de las comunidades dominadas, casi siempre determinada por un interés estratégico concreto. Mientras que "la protección islámica emanaba directamente del Corán, la protección cristiana no tenía dónde apoyarse más que en los usos variantes de los nacientes estados cristianos. Y como sus monarquías eran patrimoniales, al rey pertenecerían los nuevos protegidos y la voluntad real establecería el estatuto proteccionista de las aljamas que fuesen surgiendo"7. Anormal, en el mundo cristiano, "defectuoso y todo, el mudejarismo8 - y no la muzarabía - fue una creación genuina y típica de España"9. "Aún dando por descontada la presencia de conflictos y dificultades, el estatuto mudéjar supuso la eficaz \'solución\' estabilizadora de aquellos siglos, así como, en buena parte, el subsuelo de su prosperidad cultural y económica" 10.
"Por buenas palabras, e convenibles predicaciones deuen trabajar los Christianos de convertir a los Moros, para fazerles creer la nuestra fe: e aducirlos a ella, e non por fuerça, ni por permia: ca si la voluntad de nuestro señor fuesse de los aducir a ella, e de gela fazer creer por fuerça, él los apremiaria, si quisiesse, que ha acabado poderio de lo fazer, más él no se paga del servicio quel fazen los omes a miedo, mas de aquel que se faze de grado, e sin premia ninguna: e pues él no los quiere apremiar, ni fazer fuerça, por esto defendemos, que ninguno los apremie, ni les faga fuerça sobre esta raçon"

Alfonso X el Sabio 11


Teoría oficial que se encuentra coordinada a oleadas misioneras y extirpadoras, más o menos controladas por el poder 12 y que pretenden convertir el Islam en un fenómeno residual 13. "Pour l\'Espagne conquerante, nous indique Joseph Perez14, il ne s\'agissait pas seulement d\'occuper le sol; il fallait aussi le mettre en valeur; on demandait aux Maures de rester sur place; on accueillait les communautés juives; des uns et des autres on n\'exigeait pas la conversion; on souhaitait seulement qu\'ils fussent des sujets loyaux de la couronne"15. "Mais l\'extermination, ou tout au moins, la conversion ou l\'expulsion étaient inscrites sur la ligne de vie des Musulmans de Valence - et cela dès le moment où les conquêtes de Jacques I d\'Aragon ont fait d\'eux des Mudéjares soumis à la domination chrétienne16.


Desde el siglo XIV se pone en funcionamiento una reflexión cristiana con Ramón Llull17 (Barceló), Raimon Martí18, San Raimundo de Penyafort, San Vicente Ferrer, en el este peninsular que se extiende a Castilla con las consideraciones de Juan de Segovia19. Se acaba con el mudejarismo esa especie de "protección cristiana (en el sentido de amparo pero también de tutela impositiva de la palabra) a súbditos musulmanes que había ido evolucionando hasta convertirse en una recaudación de tributos de infieles que, de este modo, prolongaban su vida independiente"20. Finalmente, entre 1492 y 1501-1523 se inaugura la nueva época de la asimilación punitiva dirigida desde el centro de poder, con diferencias internas entre diferentes instituciones, reinos peninsulares u ordenes religiosas21.

Ni la asimilación22 fue planteada perfectamente ni la extirpación radicalmente, ya que "acerca de la retención y expulsión de los moriscos conquistados de España, hubo siempre opiniones contrarias: unos juzgaban que la conservación de los moros era conveniente, otros que debían ser destruidos y echados de estos reinos"23. La sociedad cristiana cabalgó entre el etnocidio y el genocidio (la expulsión pretender una solución que no responde a ninguna de las dos expectativas creando entonces el \'problema morisco\'). La sociedad cristiano vieja ni sabía completar una visión perfectamente tecnocrática de lo que debía eliminar de la mente del morisco para practicar un etnocidio perfecto24 ni había desarrollado una teoría racista científica para promover una extirpación quirúrgica de solución final aunque, hemos de decir, que se acercó al límite de ambas posibilidades25. Nunca estuvieron claras las fronteras de \'lo morisco\' y \'el morisco\' a la hora de dejar "extirpada esta mala generación"26.


En relación con el morisco real, los moriscólogos opinan rotundamente que "la survie, pendant plus d\'un siècle, de l\'Islam ibérique, s\'est faite au prix d\'une résistance quotidienne à l\'assimilation"27. Nosotros no seríamos tan drásticos ni en la persecución ni en la resistencia, que Cardaillac lleva incluso post mortem aireando el problema de las sepulturas en tierra sagrada28.

"El conjunto de medidas tendentes a la conversión traduce la voluntad de los cristianos de asimilar la minoría morisca. Mas, para captar todo el sentido de este aspecto en cierto modo \'positivo\' de la política de aculturación hay que ponerlo en relación con el aspecto destructor, es decir, con la represión29. Tulio Halperin Donghi,en su obra fundamental sobre los moriscos valencianos, se inclina a distinguir una fase asimiladora en la primera mitad del siglo XVI seguida de otra represiva en la segunda, sobre todo después de 157030. Sin duda tiene razón en parte; decepcionadas por la exigüidad de los resultados obtenidos, las autoridades acentuaron la represión. Pero "los elementos asimilación-represión no estuvieron nunca realmente separados "31. La represión es una característica inherente a la asimilación ya que no se admite la posibilidad de que el morisco rechace la enseñanza que se le imparte32.


PERIODO DE TOLERANCIA: ¿EXISTE UN SISTEMA COLONIAL PURO?
La implantación colonial alterna colaboración de ciertos elementos y represión de otros33, servilización y aportación de contingentes nuevos de población, eliminación de varones, robo de mujeres y niños (matrimonios y adopciones)... "Obviamente los reinos cristianos, según el estudio de Emilia Salvador, en la mayoría de los casos y en el concreto de Valencia, necesitaban para su normal desenvolvimiento mantener a la población mahometana. Es por ello, por lo que desde muy pronto este sector careció de plena libertad de movimiento, estando sometida su emigración a una serie de restricciones. Incluso en algunos momentos fue terminantemente prohibido el abandono definitivo de su medio habitual de residencia"34. La descripción de este proceso es la misma a lo largo de la península y sólo se acelera en el momento en que la comunidad dominadora pasa a ser la mayoritaria35. "Jo suggereixo, señala Barceló (1990), que l\'impuls missioner del segle XIII (y en adelante) és senzillament el resultat de l\'èxit de les armes feudals portant a terme eficients projectes d\'extermini". La experiencia de la llamada \'Reconquista\' sería "l\'experiencia colonial originaria" extendida a una "christianitas que designa una presuposició d\'unitat i de comunitat, tancada en si mateixa, i la voluntat de lluita i expansió contra els altres, els no-cristians".

La disparidad es la diferente penetración ante sociedades no monoteístas y la que se presenta ante la única sociedad monoteísta que orillea la cristiandad, el Islam. El cristianismo sólo puede ver esto como una secta herética o transformarlo en una suerte de politeismo, deformación que comienza en los primeros siglos del Islam36.


La posición colonial pura es partidaria de la extirpación (eliminación total o explotación en granjas), continuidad única de la presencia de las aljamas en tierras cristianas. Mucho antes del siglo XVI, las leyes que dicta Juan II de Castilla se llaman significativamente Leyes de encerramiento37. Los herederos de esta línea son los nobles que, disfrutan de masas semiserviles, al mismo tiempo que mantienen la utopía regeneradora de su destrucción38. La extirpación por tanto evoluciona desde una petición de segregación local (imposición de señas distintivas y asentamientos diferentes para la comunidad dominada) a una llamada a la destrucción absoluta, basada en la eliminación física de la comunidad contraria. Los partidarios de la extirpación no son "los más modernos" sino por el contrario los herederos de los primeros agresores, los partidarios de "cada uno en su ley" que fueron los conquistadores de al-Andalus. Esta aristocracia guerrera protegerá las diferencias, atacará la asimilación del morisco que hace peligrar su explotación y llevará hasta las últimas consecuencias su postura de propietarios de moriscos.


Como señala el profesor Vincent, "hay que distinguir la fase mudéjar cuando se trata de identificar facilmente al otro, de la fase morisca cuando se quiere borrar la identidad del otro. Es el periodo de asimilación donde se rompe con la tendencia destructora de la comunidad enemiga. En cierta forma, el proyecto final de los asimiladores es la integración utópica39 del morisco en la comunidad cristiana y la igualdad de derechos (aunque fuera en el plano teórico únicamente)40. Por eso, los nobles se oponen.

Los nobles viven en una perpetua contradicción, comen de algo que les repugna profundamente. Frente a los siervos moriscos, el horizonte aristocrático ofrece sólo una disyuntiva: continuar la extorsión del morisco o sacrificar el botín conquistado en aras de su propia salvación espiritual. Los frailes, por su parte, se encargaban de recordarles continuamente esta anómala situación espiritual41. "El grito de guerra de los agermanados era igualitario (siquiera fuera en la otra vida) al gritar mientras mataban a los moriscos que bautizaban: \'Echemos almas al cielo y dinero en nuestras bolsas\' 42.
NI SON MOROS NI CRISTIANOS 43
"Se quedan los nuevos baptiçados como el alfaquí turco que quería ser moro y cristiano, y aún peores"

Padre Las Casas 44


"Ni los moros ni los cristianos los podían ver, todo el mundo los tenía por apostatas y renegados. Sus correligionarios de Berbería los degollaban y saqueaban, lo mismo que los católicos de Francia"45.


¿Es el morisco una figura trágica a medio asimilar?46.

 Vicente Vignau publicó recetarios en que andan revueltos el castellano con el latín y el árabe, así como las letras de una y otra especie indistintamente47. Con la literatura aljamiada48, los \'cronistas\' moriscos nos describen su paulatino sentido de manquedad y de desgracia cultural con un lenguaje cada vez más limitado49. Los moriscos no son sólo incapaces de escribir correctamente el árabe: salta a la vista que desconocen sus reglas gramaticales más básicas50. "La extinción de los moriscos como comunidad cultural se va delatando a través del lenguaje: ya comienzan a ser otro pueblo "51 y los moriscos lentamente están dejando de ser musulmanes auténticos aunque, lo que más les importe, a los autores de la literatura aljamiada52, es seguir siéndolo53. En esa contradicción, percibida ya por Codera54 y los primeros estudiosos, se mueve esta literatura que se considera a sí misma crepuscular o mesiánica, ya que abomina tanto de la sociedad dominante cristiana vieja como de la nueva sociedad morisca cristianizada. "La nota predominante de los manuscritos en este sentido es la angustia y el pesimismo "55. "Sólamente, dice Santos Neila, después del exilio comprenden los moriscos que son más cristianos de lo que ellos creían, en cuanto a su asimilación cultural hispánico-cristiana"56.

Esta escuela contrasta con los defensores de la \'identidad\' morisca nacional y profunda, de los discípulos de Cardaillac57, todos ellos atentísimos a los \'papeles\' de la inquisición58.

"En lo religioso, como en casi todo lo demás, son fuentes moriscas las que ofrecen una visión más fiel y matizada de la situación. Observa J.Penella que, la espiritualidad islamica de los moriscos se orientó en general, durante el siglo XVI, hacia el acercamiento al cristianismo más bien que hacia su rechazo virulento, reservado para la polémica escrita ya en el destierro africano. Mientras estuvieron en España, la conciencia islámica de los moriscos estuvo sugestionada bajo la doble estrella del mesianismo esperanzador y del acercamiento o concierto del Alcorán y el Evangelio, como muestra el caso del mancebo de Arévalo (musulmán cristianizado) y de los libros púmbleos del Sacromonte granadino (cristianos islamizantes)59.

 ¿Mestizaje? 60 ¿Deseos de sobrevivir 61?


El panorama espiritual era mucho más complejo de cuanto se ha sospechado. No sólo existía la frontera tradicional que opone los \'moros finos\' a los conversos sinceros sino que también surgían estadios intermedios con problemas de identidad islámica como el que se daba en los falsificadores de Granada62, angustias parecidas, en suma, a las que sufrían los judíos conversos63. Y había, además, sincretistas variopintos, filoprotestantes, indecisos entre las dos leyes64 y partidarios de la común revelación salvadora de las tres religiones (doctrina que la inquisición consideraba, a su vez,de lo más islámico). Pasada la frontera, superada la excusa de los renegados o elches65, nos encontramos cristianos arrolladoramente atraídos por el islamismo66, como el maestro Juan Alfonso, experto teólogo, cuyas inquietudes espirituales le impulsaron al Islam y a defenderlo con el bagaje patrístico-escolástico que debió aprender en Salamanca67. Encontramos en este variopinto mosaico incluso la contradictoria y pactista especialidad de "predicador árabe", que tantos problemas y procesos le trajo a fray Bartolomé de los cierto, lo ahorcan para satisfacer su deseo)? ¿Amor a la tierra o pánico ante lo desconocido? ¿Cómo cualquier bando, el disgusto por los antihéroes, la necesidad de elevar, a personas humanas, los supuestos cobardes... Esta postura, transformando lo que fue un problema religioso en uno nacionalista, sigue anclada sin embargo en los presupuestos de 1609: el morisco es sólo uno y debe descubrir el fondo islámico de su corazón. ¡Si los moriscos abjuran, si se convierten en buenos cristianos, si se asimilan, a donde iremos a parar!73

Claro está que no debemos caer en el extremo contrario, los que desde Cagigas (1950)74 a Ciscar Pallarés (1989) piensan que una acertada política los hubiera \'integrado\' en la nación española.


UN EJEMPLO DE ACULTURACION75: UNA COMEDIA MORISCA ARAGONESA DE 1574
Expongamos ahora un ejemplo de asimilación que se ha presentado siempre como muestra de afirmación de la identidad morisca: las fiestas celebrando las victorias de los turcos.

El 23 de agosto de 1574 se pierde La Goleta de Túnez por parte española. Comienza inmediatamente, en la comunidad cristiana, la observación del otro, del vecino morisco, para ver si ante la perdida cristiana siente alegría76. "Está claro que hubo una orden, comunicada desde Zaragoza para que se vigilara sobre posibles fiestas y sobre tenencia o venta de armas. También sobre venta de tierras y paso a Gascuña, Bearne y Francia, con registro de papeles por si llevan escrituras"77. Evidentemente, la orden de encontrar algo iba a hallar rapidamente pruebas de lo que buscaba. Ya en diciembre, una pelea accidental es denunciada inmediatamente a la Inquisición: un pastor de cabras al que se insulta llamandolo Mahoma, contesta que Mahoma ha conquistado la Goleta, lo que le cuesta el disgusto consiguiente (lo haya dicho o no realmente).

La investigación alcanza a muchos pueblos del bajo Aragón con señoríos de moriscos: Maria, Saviñán, Almonacid, Daroca, Villafeliche, Vizazeite, Puebla de Ixar, Belchite, Codo, Séstrica, Burbáguena, Consejo, Grisel, además de Borja junto a Teruel. Finalmente se encuentra una prueba que transmite el auto de 1577 que se encuentra en el Real Palacio de la Aljafería de Zaragoza78. Las contradicciones comienzan en las fechas, al afirmar la declaración, que se ha adelantado el Ramadán en honor de la perdida de la Goleta y en los supuestas pruebas. ¡Cómo las pudo arrancar el denunciante!


Los textos de las Comedias no contienen la menor alusión al caso79. Hasta aquí sólo vemos la persecución, programada desde arriba, que tiene por efecto la prospección, indagación y finalmente el \'descubrimiento\' de pruebas artificiales para acusar a los moriscos y descargar sobre ellos la perdida de la Goleta. Estos ecos llegan hasta Aznar, transmitiendo una sentencia repetida hasta la saciedad por los historiadores posteriores: "se alegraban de nuestras derrotas". Es de suponer que el temor fuera la reacción más normal tanto ante una victoria como una derrota cristiana frente al Islam.

Al depararnos las dos obras, lo triste de la ocasión nos dice hasta que ámbitos rurales llegaba la representación teatral80. Es decir, lo interesante del caso, "es el testimonio de que el teatro llegaba hasta los lugares más apartados, y que los moriscos lo representaban" 81. En 1574, había teatro con temas clásicos y pastoriles por y para los moriscos de Aragón, lo que mostraría un grado de aculturación notable, de asimilación a los valores de la sociedad cristiana. Exactamente lo contrario de lo que nos transmiten, basándose en el mismo hecho, los historiadores sobre \'lo morisco\'.


Probablemente con inocencia absoluta, los moriscos asistieron a las representaciones de unas obras en romance con temas (uno pastoril y otro sobre la caída de Troya) que mostraban una relativa asimilación, y recibieron como respuesta una acusación tan fuerte que entregaron el texto de las obras, a mayor gloria de los estudiosos del teatro del siglo XVI. Sin embargo, este hecho quedó como prueba de lo contrario82: la pertinacia del morisco en conservar su identidad 83.

Del mismo modo que se puede suponer que los moriscos en 1609 estaban más asimilados que en 1501 o 1523, también es cierto que aún en 1728 un auto de fe se celebraba en Granada descubriendo familias cripto-musulmanas84. Los defensores y los contrarios a la asimilación podrían seguir encontrando pruebas en uno u otro sentido eternamente85.

  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconLos moriscos que no se fueron

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconUnidad 2 Herencia: Resistencia y asimilación

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconLa romanización fue un proceso de colonización cultural en el que...

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconIntroducción a las doctrinas esotéricas del islam
«desde el interior», gracias a un trabajo de asimilación o de penetración cuyas modalidades, por ser esencialmente intelectuales

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconAlternativa

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconAlternativa

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconProgramación de La Alternativa 2009

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconI. Encierre en un círculo la alternativa correcta

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconProgramación de actividades alternativa “aldea verde”

Moriscos, asimilacion o extirpacion: la alternativa iconSolución de junta alternativa Bal Seal






© 2015
contactos
l.exam-10.com