El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez






descargar 69.06 Kb.
títuloEl amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez
página2/3
fecha de publicación11.06.2016
tamaño69.06 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3

Jeremiah de Saint Amour. Amigo de Juvenal, decide quitarse la vida cuando cumpliera sesenta años antes de llegar a la vejez. Con su suicidio comienza la novela.

Lorenzo Daza. Es el padre de Fermina Daza. Es acusado de negocios sucios. Muy estricto con su hija.

Tía Escolástica. Es tía de Fermina Daza por parte de su padre. Facilita a la correspondencia entre Fermina y Florentino. Cuando Lorenzo se da cuenta, manda que la tía se vaya de la casa.

Lotario Thugut. Es un telegrafista alemán. Anima a Florentino Ariza a la telegrafía. Además es dueño del hotel de paso donde Florentino Ariza vivió de joven.

Tío León. Tío de Florentino que le da trabajo en la CFC (Compañía Fluvial del Caribe).

Hildebranda Sánchez. Es la prima de Fermina Daza con quien comparte sus confidencias. se comportan como hermanas.

Barbara Lynch - Amante de Juvenal Urbino. Mulata. Su relacion dura aproximadamente cuatro meses.


  1. EL AMOR Y LA MUERTE.

Amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza. No es sencillo analizar un amor que, a pesar de ser contrariado, se basa desde una de las partes, en un juramento de amor y fidelidad lo suficientemente fuerte como para conservarse intacto durante toda una vida (cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días). Tal es el caso de Florentino Ariza.

No obstante, desde que Florentino y Fermina se vieron por primera vez hasta que él le reiteró su determinación medio siglo más tarde, no tuvieron nunca una oportunidad de verse a solas ni de hablar de su amor.

Florentino Ariza sustituía el vacío que el amor ilusorio de Fermina Daza creaba en su vida con pasiones terrenales, amores de cama. En la plenitud de sus relaciones, Florentino se había preguntado cuál de los dos sería el amor, el de la cama turbulenta o el de las tardes apacibles de los domingos. De esta manera llega a la definición del amor dividido: "amor del alma de la cintura para arriba y amor del cuerpo de la cintura para abajo".

Cuando Florentino vuelve a la vida de Fermina, a ella le resultó imprevista la reiteración dramática de un amor que para ella no había existido nunca y a una edad en que a él y a ella no les quedaba más que esperar de la vida.

Florentino se propone utilizar un método distinto de seducción, sin ninguna referencia a los amores del pasado, ni el pasado simple: borrón y cuenta nueva. Tenía que enseñarle a pensar en el amor como un origen y un fin en sí mismo.

Cuando comienzan a verse personalmente, ambos se vieron como eran: dos ancianos acechados por la muerte, sin nada en común, aparte del recuerdo de un pasado efímero que ya no era de ellos sino de dos jóvenes desaparecidos. Ella pensó que él iba a convencerse por fin de la irrealidad de su sueño, y eso iba a redimirlo de su impertinencia. Ella estuvo a punto de pedirle que no volviera más, pero la idea de una pelea de novios le pareció tan ridícula a la edad de ambos, que no pasó de causarle una crisis de risa.

A Fermina los intentos de acercamiento de Florentino le parecían cosas de niños. Le reprochó su constante evocación del pasado y su terquedad estéril de no dejarse envejecer con naturalidad. No entendía cómo un hombre capaz de hacer las reflexiones que tanto apoyo le habían dado para sobrellevar la viudez, se enredaba de aquel modo infantil cuando trataba de aplicarlas a su propia vida. Los papeles se invirtieron: entonces fue ella la que trató de darle ánimos nuevos para ver el futuro.

Florentino invita a Fermina para que fuera de viaje de descanso por el río y ella acepta. Entonces es cuando le llega a Fermina la hora de preguntarse con dignidad, con grandeza, con unos incontenibles deseos de vivir, qué hacer con el amor que se le había quedado sin dueño. Y reconoció a Florentino como el hombre que estuvo siempre al alcance de su mano aunque ella no lo hubiera notado antes.

Ahora les bastaba con la dicha simple de estar juntos por el resto de sus vidas. Era como si se hubieran saltado el arduo calvario de la vida conyugal, y hubieran ido sin más vueltas al grano del amor. Transcurrían en silencio como dos viejos esposos escaldados por la vida, más allá de las trampas de la pasión, más allá de las burlas brutales de las ilusiones y los espejismos de los desengaños: más allá del amor. Pues habían vivido juntos lo bastante para darse cuenta que el amor era el amor en cualquier tiempo y en cualquier parte, pero tanto más denso cuanto más cerca de la muerte.

Amor entre Fermina Daza y Juvenal Urbino. El doctor Juvenal Urbino de la Calle era el soltero más apetecido, hasta que sucumbió sin resistencia a los encantos plebeyos de Fermina Daza.

Solía contar que no experimentó ninguna emoción cuando conoció a la mujer con quien habría de vivir hasta el día de su muerte. Ella fue más explícita: el joven médico de quien tanto había oído hablar a propósito del cólera, le pareció un pedante incapaz de querer a nadie distinto de sí mismo. Sin embargo, con él se casó, tuvo hijos, y se creyó la elegida del destino: la más feliz. Y a pesar de las diferentes crisis matrimoniales sufridas a lo largo del tiempo, hubiera vuelto a preferir a su marido entre todos los hombres del mundo si hubiera tenido que escoger otra vez.

Decidió casarse con Juvenal. Y, aunque no lo admitiera, la acongojaba la idea de que, para bien o para mal, Florentino Ariza era lo único que le había ocurrido en la vida. Cuando Fermina tuvo que enfrentar la decisión de casarse con Juvenal Urbino sucumbió en una crisis mayor, al darse cuenta de que no tenía razones válidas para preferirlo después de haber rechazado sin más a Florentino Ariza. En realidad, lo quería tan poco como al otro, pero además lo conocía mucho menos, y sus cartas no tenían la fiebre de las cartas del otro, ni le había dado tantas pruebas conmovedoras de su determinación.

La verdad es que las pretensiones de Juvenal Urbino no habían sido nunca planteadas en términos de amor, y era por lo menos curioso que un militante católico como él sólo le ofreciera bienes terrenales: la seguridad, el orden, la felicidad, cifras inmediatas que una vez sumadas podrían tal vez parecerse al amor. Pero no lo eran, y estas dudas aumentaban su confusión. Ambos formaban una pareja admirable. Sin embargo, a lo largo de su matrimonio, atravesaron varias crisis. Lo más absurdo era que ambos nunca parecieron tan felices en público como en aquellos años de infortunio.

Por su parte, Juvenal era consciente de que no amaba a Fermina. Se había casado porque le gustaba su altivez, su seriedad, su fuerza, y también por una pizca de vanidad suya, pero mientras ella lo besaba por primera vez, estaba seguro de que no habría ningún obstáculo para inventar un buen amor. No lo hablaron nunca, pero a la larga, ninguno de los dos se equivocó.

En el curso de los años, ambos llegaron por distintos caminos a la conclusión sabia de que no era posible vivir juntos de otro modo, ni amarse de otro modo: nada en este mundo es más difícil que el amor.

Diferentes contextualizaciones de la muerte.

- Muerte de Jeremiah de Saint-Amour. Jeremiah tenía la determinación irrevocable de quitarse la vida a los sesenta años. Lo había decidido mucho tiempo atrás, en una playa solitaria de Haití donde yacía desnudo junto a su amante después del amor.

Había fijado como plazo último para suicidarse la víspera de Pentecostés. No había ningún detalle de la noche de su muerte que su amante no hubiera conocido de antemano, y hablaban de eso con frecuencia, padeciendo juntos el torrente irreparable de los días que ya ni él ni ella podían detener.

Jeremiah de Saint-Amour amaba la vida con una pasión sin sentido, y a medida que la fecha se acercaba había ido sucumbiendo a la desesperación, como si su muerte no fuera una resolución propia sino un destino inexorable.

- Paradoja de la muerte del doctor Urbino. La muerte no tiene sentido del ridículo. Juvenal Urbino se automedicaba con paliativos para la vejez. Ostentaba un humanismo fatalista, puesto que opinaba que cada quién es dueño de su propia muerte, y lo único que se puede hacer, llegada la hora, es ayudarlo a morir sin miedo ni dolor.

Con la muerte de su amigo Jeremiah parecía que aquella hubiera sido la primera vez en que se atrevió a mirar a la muerte a la cara, y también ella lo estaba mirando.

También él le tenía miedo a la vejez, y de no ser un cristiano a la antigua, tal vez hubiera estado de acuerdo con Jeremiah de Saint-Amour en que la vejez era un estado indecente que debía impedirse a tiempo. Lo que más le preocupaba de la muerte al doctor Urbino era la vida solitaria de Fermina Daza sin él.

Cuando Urbino comete la imprudencia de atrapar al loro, en ese mismo instante asume su muerte. Y aunque ésta es memorable, no carece de significación. Nada se parece tanto a una persona como la forma de su muerte, y ninguna podía parecerse menos que ésta a Urbino, aunque pareciera absurdo.

- Florentino Ariza espera que su amor se concrete a partir de la muerte de Urbino. El día que Florentino Ariza vio a Fermina Daza encinta y con pleno dominio de su condición de mujer de mundo, tomó la determinación feroz de ganar nombre y fortuna para merecerla. Ni siquiera se puso a pensar en el inconveniente de que fuera casada, porque al mismo tiempo decidió, como si dependiera de él, que el doctor Urbino tenía que morir. No sabía ni cuándo ni cómo, pero se lo planteó como un acontecimiento que estaba resuelto a esperar sin prisa ni arrebatos, así fuera hasta el fin de los siglos.

Sin embargo, el tiempo le reveló que él y aquel hombre que había tenido siempre como el enemigo personal, eran víctimas de un mismo destino y compartían el azar de una pasión común. Y Florentino no pudo resistir la punzada de dolor de que aquel hombre admirable tuviera que morirse para que él fuera feliz.

Años más tarde, la comprobación de que la muerte había intercedido por fin a favor suyo, le infundió el coraje que necesitaba para reiterarle a Fermina Daza, en su primera noche de viuda, el juramento de su fidelidad eterna y su amor para siempre.

- El avance de la vejez entre Fermina Daza y Florentino Ariza. Florentino Ariza se había visto tantas veces en el espejo de la vejez, que no le tuvo nunca tanto miedo a la muerte como a la edad infame en que tuviera que ser llevado del brazo por una mujer. Sabía que ese día, y sólo ese, tendría que renunciar a la esperanza de Fermina Daza.

No obstante, Florentino se enfrentó a las insidias de la vejez con una temeridad encarnizada, aún a sabiendas de que tenía la extraña suerte de parecer viejo desde muy niño.

Por otra parte, a él no le era posible escapar a la noción de la vejez de su tiempo, así que fue natural que cuando vio tropezar a Fermina, lo hubiera estremecido el relámpago pánico de que la muerte iba a ganarle sin remedio su encarnizada guerra de amor.

Cuando cae de las escaleras, Florentino no se mata de milagro. En el momento en que caía tuvo bastante lucidez para pensar que no iba a morir de aquel tropiezo, porque no era posible en la lógica de la vida que dos hombres que habían amado tanto durante tantos años a la misma mujer, pudieran morir del mismo modo con sólo un año de diferencia. Tuvo razón. La inmovilidad forzosa, la certidumbre cada día más lúcida de la fugacidad del tiempo, los deseos locos de ver a Fermina, todo le demostraba que sus temores de la caída habían sido más certeros y trágicos de lo que había previsto. Por primera vez empezó a pensar de un modo racional en la realidad de la muerte.


  1. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ Y EL BOOM DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA.


            La literatura hispanoamericana surge, estrictamente, con el advenimiento del modernismo de José Martí y de Rubén Darío, entre otros.

            El momento de mayor auge de la literatura hispanoamericana surge mediante el denominado “Boom” a partir de 1940 y que se corresponde con la denominada literatura real-maravillosa.

            Se conoce como boom hispanoamericano a una serie de escritores de la segunda mitad del siglo XX, promocionados en Europa a partir del éxito que supuso la publicación de la novela "La Ciudad y los Perros" de Mario Vargas Llosa, la cual tuvo un papel histórico en la divulgación de autores hispanoamericanos en el continente europeo.

            A mediados de la década de 1960, tras la publicación de una serie de novelas decisivas que impactaron (y continúan haciéndolo) en los países hispanohablantes, estalló un extraño fenómeno, posteriormente denominado "boom hispanoamericano". Este estilo apuntaba a mostrar de una forma directa y concisa, la realidad social de América latina.

            Este hizo recaer la atención a nivel mundial sobre la literatura hispanoamericana, ya que durante su desarrollo se había consolidado un nuevo estilo de narración.

Entre los factores que contribuyeron a este auge se encuentran:

  1. El auge del mercado editorial, que promueve la difusión de la literatura y el intercambio cultural entre España y América.

  2. Durante los años cuarenta, el exilio de algunos intelectuales españoles a países como México y Argentina impulsa el desarrollo de la literatura hispanoamericana con su colaboración en recistas y editoriales.

  3. La influencia de la novela innovadora europea. Los autores recogen los nuevos aires que llegan de países como Alemania, Francia e Inglaterra y los adaptan a la realidad hispanoamericana. La corriente más importante que adoptan es el surrealismo, del que se asimilan los símbolos oníricos, las imágenes y motivos que dan lugar al Realismo mágico propio de la literatura hispanoamericana.

Los rasgos de la nueva narrativa son:

  1. Temática y ambientación. Se tratan diversos temas, pero predominan los problemas existenciales. En muchos casos, la ambientación realista se sustituye por espacios imaginarios. Los temas son tanto rurales como urbanos.

  2. Estilo y técnicas narrativas. Empleo de técnicas innovadoras, como el monólogo interior. Se experimenta con nuevas formas (superposición de estilos y registros, mezcla de idiomas y de distintos dialectos…).

  3. Estructura y punto de vista. Se produce una renovación total de la estructura del relato (ruptura de la línea argumental, saltos en el tiempo). El narrador omnisciente en tercera persona se sustituye por los narradores múltiples.

    El boom hispanoamericano se desarrolló y se desarrolla en diferentes fases. Entre los más destacados autores de la primera,  figuran los argentinos Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Ernesto Sábato, Manuel Mujica Láinez, Manuel Puig y Adolfo Bioy Casares; los colombianos Gabriel García Márquez y Álvaro Mutis, los mexicanos Octavio Paz, Juan Rulfo y Carlos Fuentes; los cubanos Alejo Carpentier, José Lezama Lima y Guillermo Cabrera Infante; los peruanos Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique y José María Arguedas; los uruguayos Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti; los chilenos José Donoso y Jorge Edwards; el paraguayo Augusto Roa Bastos; el guatemalteco Miguel Ángel Asturias y el venezolano Arturo Úslar Pietri.

            En una segunda fase el boom prosigue con escritores como los chilenos Roberto Bolaño e Isabel Allende, el argentino César Aira, el colombiano Fernando Vallejo, el cubano Reinaldo Arenas, el mexicano Jorge Volpi, el peruano Jaime Bayly y otros como Laura Esquivel, Rodrigo Fresán, Ángeles Mastretta, Luis Sepúlveda, Gioconda Belli, Cristina Peri Rossi, etc.
1   2   3

similar:

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconEl amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconGuión para dramatizado el amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconEl enigma de los dos Chávez, texto de Gabriel García Márquez para El País de España

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconGabriel garcia marquez

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconTema nuevos modelos narrativos a partir de la segunda mitad del siglo XX. Gabriel García Márquez

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconCÁtedra gabriel garcía márquez

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconBiografía de gabriel garcía márquez

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconAutor: Gabriel García Márquez

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconANÁlisis literario de la obra “CRÓnica de una muerte anunciada” del...

El amor en los tiempos del cólera” – gabriel garcía márquez iconMexico: Muere Gabriel García Márquez






© 2015
contactos
l.exam-10.com