Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel






descargar 131.89 Kb.
títuloLas huellas de miguel hernández en valencia y teruel
página1/3
fecha de publicación11.03.2016
tamaño131.89 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
  1   2   3
LAS HUELLAS DE MIGUEL HERNÁNDEZ EN VALENCIA Y TERUEL
Por Ramón Fernández Palmeral

Este trabajo pretende acotar los distintos viajes y estancias del universal poeta oriolano Miguel Hernández a Valencia, estudiarlo separadamente como una parte importante de su vida pública y actividades culturales, y, además como soldado, cuando participó en el cerco y toma de la ciudad de Teruel por las fuerzas republicanas en una de la más cruentas batallas habidas entre la I y la II Guerra Mundial.


Miguel en Valencia, 1937
Las razones por las que Miguel Hernández visitara frecuentemente la ciudad de Valencia se debían a que el gobierno legítimo de la II Repúblicas se autoexilio o, mejor sería decir mudó su sede desde Madrid a Valencia a partir del 6 de noviembre de 1936, ante la amenaza de los Nacionales o rebeldes, dejando la defensa de la capital en manos de la Junta de Defensa de Madrid que integraba a representantes de las diferentes fuerzas políticas que defendían la República bajo el mando militar del general José Miaja jefe de Estado Mayor, se aprestaron a diseñar un plan de defensa de Madrid que impidió la rápida caída de la capital. Recordemos que era Consejero de Orden Público: Santiago Carrillo, de las Juventudes Socialistas Unificadas. El 20 de noviembre de 1936, murió Buenaventura Durruti Dumange dirigente de la FAI, combatían en la Ciudad Universitaria de Madrid. Otro famoso personaje muerto fue el periodista cubano Pablo de la Torriente Brau el 19 de diciembre en el primer año de la guerra en la batalla de Majadahonda.

Miguel había sido nombrado Comisario Cultura, y no Político, del 5º Regimiento del “Talento” por Pablo de la Torriente en Alcalá de Henares. Por ello sus actividades en la guerra fueron culturales, periodísticas y de alentar a los soldados en los frentes y retaguardias para levantarles la moral.

El 29 de febrero se encuentra en Valencia, posiblemente para entrevistarse con algún jefe, ¿comandante Carlos?, puesto que fue nombrado jefe del Altavoz del Frente Sur y recibir destino en Jaén, el 2 de marzo Miguel llega a Jaén. El 9 de marzo contrae matrimonio con Josefina en Orihuela por lo civil y regresa a Jaén. El comandante Carlos [1] y Miguel coincidirán en el cerco y asalto a la posición de los nacionalista en el santuario de la Virgen de la Cabeza en Andújar (Jaén). Después pasará a Castuera en el frente de Extremadura.

El 1 de julio de 1937 viaja nuevamente a Valencia para asistir al II Congreso Internacional en Defensa de la Cultura que fue inaugurado por el Dr. Negrín [2] el 3 de Julio, y clausurado por Antonio Machado. Posiblemente es en esta fecha cuando llevó a Valencia el original de Viento del Pueblo, recopilación de poemas ya publicados en revistas y periódicos [ 3 ]. Miguel no intervino directamente sino que aparece en la «Ponencia colectiva» que leyó el secretario Arturo Serrano Plaja. Estaba firmada por un heterogéneo grupo partidarios de la República: Antonio Sánchez Barbudo, Ángel Gaos, Antonio Aparicio, A. Serrano Plaja, Arturo Souto, Emilio Prados, Eduardo Vicente, Juan Gil-Albert, J. Herrera Petere, Lorenzo Varela, Miguel Hernández, Miguel Prieto, Ramón Gaya. Publicada en Hora de España, nº 8, verano de 1937, pág., 88 a la 95. Revista que editaba la Alianza de Intelectuales para la Defensa de la Cultura. Revista mensual que se publicó entre Valencia y Barcelona (en Valencia durante 1937, en Barcelona durante 1938) en plena Guerra Civil. Con sede en Avda. Pablo Iglesias 12. Editada en la Tipografía Moderna. El diario republicano de izquierda El Mercantil Valenciano, se hizo eco de la noticia en fecha 6 de julio 1937. En la redacción podemos ver a Juan Gil-Albert.

A este II Congreso también es llamado Internacional de Escritores Antifascistas, programado ante la sublevación Militar del 36 donde asistieron intelectuales europeos y americanos, y otros que no pudieron asistir pero se solidarizaron con sendos telegramas como Virginia Wolf, Bertolt Brech, Hemingawy, Louis Aragón [4]. Se celebró en Barcelona, Valencia y Madrid (ver cartel donde vemos un dibujo con Don Quijote en un brazo que nos simula la costa del Levante). Albert Einsten envía un mensaje, donde decía: «Lo único que en las circunstancias que enmarcan nuestra época puede conservar viva la esperanza de tiempos mejores en la lucha heroica del pueblo español por la libertad y la dignidad humana».

El mejicano Octavio Paz y su mujer Elena Garro [5 ], conocieron a Miguel durante este Congreso. Paz publicó una semblanza en Letras de México, el 15 de noviembre de 1942:

Lo conocí cantando canciones populares españolas, en 1937. Poesía voz de bajo, un poco cerril, un poco de animal inocente: sonaba a campo, a eco grave repetido por los calles, a piedra cayendo en barranco (…) llevaba la cabeza casi rapada y usaba pantalones de pana y alpargatas: parecía un soldado o un campesino (había sido lo segundo y era lo primero). En aquella sala de un hotel de Valencia llena de humo, de vanidad y, también de pasión verdadera…
Elena Garro publicó en 1992, en Siglo XXI Editores en México, su libro titulado Memorias. España 1937. De este libro se sirvió Ramón Pérez Álvarez para escribir:

El Congreso [II Congreso Intencional] de se marchó a París y nosotros volvimos a Valencia donde encontramos a Miguel Hernández, a quien quise mucho. Se insistía mucho en que lo había educado por un cura [Don Luis Almarcha], de ahí su perfecto latín y su retórica. No olvidaré jamás el corte de su cabello castaño, a cepillo, con un pequeño copete al frente, como peinaban a los niños, ni si voz de bajo profundo […] Lo volví a ver en París cuando estaba allí con León Felipe y Bertuca, dedicado a jugar al futbolito en los cafés del barrio Latino. Miguel volvía de la URSS y su rostro se había vuelto solemne, como si la experiencia soviética lo hubiera marcado.(2003.p.61).
Miguel conoció en Valencia con la mayoría de los intelectuales de la época, y españoles como Antonio Machado, donde ambos participaron como delegados, ver el trabajo de Francisco Esteve «Antonio Machado y Miguel Hernández: Dos poetas y una misma voz”. Esteve nos habla amplia y documentadamente sobre la relación Machado y Miguel, escribe:

El escrito inglés Stephen Spender, asistente a dicho Congreso, recuerda en sus memorias “Wold within wold” [1951], a algunos de los participantes en este Congreso, dedicando una especial mención al «poeta Machado, absorto en su mundo de valores poéticos puros», y al «joven soldado, poeta de Madrid, Miguel Hernández, de origen campesino y pastor del pueblo de Orihuela». A Hernández se refería este autor inglés, durante su intervención en el Congreso, como el pastor «que ha llegado a ser a la vez un soldado de la civilización y el poeta emocionante y profundamente imaginativo de esta guerra». Asimismo, Antonio Machado y Miguel Hernández firmaron, junto con otros escritores, el Manifiesto de los intelectuales por una gran editorial para la educación de la juventud», publicado en el diario “La hora”, de las JSU, en Valencia, el 29 de agosto de 1937…
Stephen Spender intervino en la sección del día 6 de julio en Valencia, y según la actas, Edición de Manuel Aznar Soler y Luis Mario Schneider, Valencia 1987, dice literalmente: Como Miguel Hernández, el pastor de Málaga (sic), que ha llegado a ser a la vez un soldado de la civilización… [6 ].
Durante estos días valenciano concedió una entre vista al poeta y periodista cubano Nicolás Guillén, quien publicó en la revista Mediodía, La Habana, el 25 de octubre de 1937, el artículo «Un poeta en esparteñas», en esta entrevista Miguel hablará de los asuntos de España y de literatura, escribe Guillén:

El otro día almorzamos juntos Miguel, Lanston Hughes y yo en una espaciosa fonda valenciana. Corrió la charla, y fue así como hablamos de la guerra, de la literatura revolucionara, de España, de Pablo de la Torriente, del propio Miguel, de todo. Una de esas conversaciones que van pellizcando temas sin abrirlos de una vez […] –Te quería preguntar hace tiempo –le digo a Miguel- si preparas algún libro. En Cuba –creo que en toda América- conocemos algunas de tus cosas. No hace mucho tiempo, en México, de donde vengo ahora, recité en un teatro tu magnífico romance “Viento del pueblo”, y el público lo acogió con gran ovación inolvidable».

La descripción completa de las sesiones del II Congreso pueden encontrarse en el libro de Luis-Mario Schneider Inteligencia y guerra civil española. II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas (1973). Barcelona, Laia, 1978. [ 3 ].






El Dr. Negrín inaugura el II Congreso.

A la derecha asistentes.


El 27 de julio se encuentra Miguel otra vez en Valencia, escribe una carta a Josefina, donde le cuenta que va a viajar a Moscú como representante español para el V Festival de Teatro. El Ministerio de Instrucción Pública le designó junto cinco artistas para asistir al V Festival de Teatro Soviético en Moscú.

El 28 de agosto sale de Valencia hacia la Unión Soviética, primero tren hasta París y luego en aeroplano vía Estocolmo a Moscú, junto a los cinco viajeros de la delegación hispana, según Cano Ballesta, eran: Francisco Martínez Allende (director del teatro popular de Madrid y periodista en «Altavoz del Frente»), Miguel Hernández (poeta y dramaturgo), Casal Chapí , Miguel Prieto Anguita , Gloria Álvarez Santullano (actriz). El director de esta expedición fue Cipriano Rivas Cherif, autor y director teatral y cuñado de Manuel Azaña, aunque Cipriano debió de trasladarse desde Suiza, puesto que en esa época se hallaba de cónsul en Ginebra.

En esta expedición cultural, Hernández, acudía como dramaturgo y no como poeta, como así se lo hizo saber en una carta a Josefina desde Valencia: «...que sirvan de estudios y beneficios del teatro que yo hago en España...»

En septiembre sale publicado en Valencia su libro Viento del Pueblos, publicado por Socorro Rojo, el colofón dice: “Este libro se acabó de imprimir en Valencia en la litografía Dirá en septiembre de 1937”. Recoge composiciones escritas durante un año (Anteriormente poemas de este libro salieron publicados Mediodía, Mono Azul, Hora de España y Nueva Cultura. Según los estudios críticos de Carlos Rovira y Carmen Alemany, los poemas fueron compuestos entre septiembre de 1936 a julio de 1937.

Había regresado de la URSS, cuando es llamado a Valencia. Cuando le necesitan siempre acude a donde le llaman, se incorpora de nuevo en el Quinto Regimiento, a las órdenes del Comandante Carlos Conterasy de Enrique Líster. El objetivo es el frente de Teruel, un peligroso espolón nacionalista que amenazaba con llegar al Mediterráneo y cortar la comunicación de Valencia con Cataluña. A primeros de diciembre sale Miguel para Teruel, en un invierno de nieve y uno de los más fríos del siglo XX. Josefina dice que Miguel salió para Valencia el día 6 de diciembre de 1937, estuvo en Barcelona buscando al Comandante Carlos, y ambos aparecen en el cerco a Teruel (Recuerdos de la viuda de Miguel, p. 67). (Ver el apartado de este artículo« Miguel en el Frente de Teruel», 1937).

Otros viajes de Miguel a Valencia durante 1938 y 1939
El 30 de junio de 1938 se encuentra en Valencia

El 19 de julio, escribe una carta a Josefina desde la Escuela de Oficiales de la VI División en Albalat dels Sorell, al norte de Valencia. De esta época debe ser la creación de su poema «Oficiales de la VI División», incluido en El hombre acecha.

El 26 de julio viaja de nuevo a Valencia para intervenir en el un programa radiofónica del Grupo Cultural Popular. Se le supone adscrito a la Escuela de Oficiales de Sexta División, en esta emisora, Miguel Recitó cuatro poemas: «El niño yuntero», «El sudor», «Canción del esposo soldado» y «Madrid». En el verano del 38 empieza batalla del Ebro acabaría en noviembre con 70.000 muertos. No intervino en ella por cuestiones de salud, no acude a la llamada del comandante Carlos, incorporado en la 11º División de Cataluña.

El 19 de septiembre, aparece en La Hora de Valencia, la crítica musical «Querol y música». En la misma revista del día 25 de octubre aparece la crítica musical «La Sinfonía en el Principal». Ambas firmadas con M. H. Posiblemente en este mes de septiembre, en cuando entrega el original de El hombre acecha a Rafael Pérez Contel, director artístico de la ediciones de la Subsecretaria de propaganda, en el Comisariado del Cuartel General del Grupo de Ejército, en Valencia. Libro que debería tener a setenta y dos páginas.

En la nota 9, de la página XX, introducción de Leopoldo de Luis y Jorge Urrutia a la edición fascímil de la Casona de Tudanca, Santander, 1981, podemos leer:

«Miguel Hernández perteneció a la VI División, encuadrada en el XXI Cuerpo de Ejército y que figuró en el Ejército de Maniobras del Sector de Levante, al menos durante el otoño de 1938. Con papel de esa Unidad escribe, el 22 de septiembre, una carta a los padres de Ramón Sijé (publicada por Vicente Ramos: Miguel Hernández; Madrid: Gredos, 1973, pág.158)». En la que le pedía ayuda económica para Josefina.
El 19 de octubre de 1938 fallece su hijo Manuel Ramón. Lo que le produce un gran dolor y conmoción sentimental, empieza a componer poemas para Cancionero y romanero de ausencias, considera su obra maestra.

El 1 de Diciembre publica en Alicante Versos en la guerra con poemas suyos, de Gabriel Baldrich y Leopoldo Urrutia (Leopoldo de Luis), por el Socorro Rojo Internacional, con prólogo de Carlos Scheneider, con ilustraciones de pintores alicantinos: Manuel Gonzáles Santa, Manuel Albert, Abad Miró…(Ver la revista PERITO (Literario-Artístico) número 2 y 3).

La Navidad del 38 y enero del 39 se encuentra en Cox, junto a Josefina que dará a luz el 4 de enero al segundo hijo del poeta Manuel Miguel.

El 16 de febrero viaja a Valencia, le escribe a Josefina el día 18. Quizás en la fecha que dice Antonio Aparicio [7] que estuvo corrigiendo las pruebas de El hombre acecha. La salida del libro está fijada para marzo de 1939, pero el derrumbamiento de la República no propició su salida. La portada era de Eduardo Vicente, según cuenta Ramón de Garciasol -nombre literario de Miguel Alonso Calvo.

Posiblemente, la última vez que estuviera en Valencia, fue en marzo del 39, sin día por confirmar, para recoger ejemplares de su libro El hombre acecha, pero como no estaba terminado tan sólo pudo llevarse el original Así lo escribe María de Gracia Ifach, en la pág. 235, de su libro Miguel Hernández, rayo que no cesa, Barcelona, Plaza & Janés, 1975, y lo corrobora Jacinto Luis Guereña en si libro Miguel Hernández, Barcelona, Destino, pág.111. [8 ]. Es posible, que en esta visita a la Tipografía Moderna, Miguel además del original recogiera una “capilla” sin encuadernar que sería la que le regalaría a Juan Guerreo Ruiz, y éste a su vez, años más tarde a José María Cossío, según la hipótesis de Leopoldo de Luis y Jorge Urrutia [9 ].

Miguel en el frente de Teruel, 1937
Los días 18 y 19 se septiembre de este año (2006), he visitado la ciudad de Teruel y pueblos de alrededor buscando vestigios de Miguel Hernández. La tarde del 19 Encontré un libro muy ilustrativo titulado La batalla de Teruel de Manuel Tuñón de Lara, en la tienda de souvenir del Mausoleo de los Amantes de Teruel. En el callejero de Teruel no hay ninguna calle con el nombre del poeta oriolano. ¿Por qué? Estos son los casos que a uno le extrañan, 70 años después del inicio de la famosa y sangrienta batalla de Teruel no adoptar a un poeta universal para adoptarlo en sus planes culturales me parece negligente. No siguen el camino de Soria que adoptó a Antonio Machado, también era republicano de izquierdas, a Gerardo Diego y Gustavo Adolfo Bécquer. Pero Teruel no quiere saber nada de Miguel, cuando, él le ha dedicó un trágico poema que se titula «Teruel», y además escribió en tierras turolense «El soldado y la nieve», además pensó en esa tierra cuando compuso «El herido» y «El tren de los heridos» y «El vuelo de los hombres», sobre el valor de los aviadores republicanos, que fueron incluidos en su libro El hombre acecha. Como periodista escribió en Teruel ¡Firmes en nuestros puestos!, y Un año de guerrilla en Galicia (IyII), los publicado en la revista Pasaremos. El primero en el nº 66, órgano del 11º División del Ejército. Extraigo unas frases:

En las sierras de Teruel, alturas donde se registraron las menores temperaturas de España, los soldados de la 11ª División han observado y observan una conducta de metal inquebrantable. Una semana victoriosa ha sido para ellos esta semana que termina. La nieve, el frió, el viento, el enemigo, se han clavado con intensidad en estos días de diciembre y en estas crudas sierras, dispuestos a devorar las orejas, a cuajar el aliento, a llevarse el calor de estos soldados (…) Y han arrebatado pueblos a los invasores, Concud, San Blas y han hecho posible el cerco de Teruel y han rechazado y rechazan las embestidas de las numerosas fuerzas que presionan para romper el cerco». (pp.124. Crónicas de la guerra de España, Fundación Domingo Malagón, 2005, y anteriormente en 1990 en el libro de María Gómez y Patiño).
El artículo Un año de Guerrilla en Galicia, lo escribió el 11 de diciembre de 1937, posiblemente en Alto de Celadas (Teruel) en conversación con el guerrillero gallego Domingo Mateo que se hallaba en Teruel junto a Santiago Álvarez

[ 10 ], escribe Miguel:

.Hoy, 11 de diciembre [1937], sentados en una era, quitándonos el frío, en una sierra de Aragón, ante el sol de la mañana, Domingo y yo conversamos. Por la carretera vecina circulan fuerzas de nuestro Ejército, silban, cantando, tosiendo, con los capotes y las mantas apretadas sobre el rostros, y el fusil sobresale detrás de sus cabezas con escarcha y con el sol. (Pasaremos nº 76, 12 de marco de 1938, y 6 de abril de 1938, y p 127, Crónicas de la Guerra de España, Fundación D. Malagón,).
Santiago Álvarez, confirma la posibilidad de que se entrevistara con Miguel Hernández en Alto de Celadas, antes de entrar en Concud que lo fue nueve días después en la tarde el día 19 de diciembre:

Los demás poetas estaban aquí y hacían un acto, pero el poeta combatiente por excelencia era Miguel […] a ninguna persona se le ocurre estar como a él en un puesto de mando en el Alto de Celadas, donde más nevaba, donde más frío hacía y donde más viento había… (p-352.Ferris. 2002)


En la página 17 del libro La batalla de Teruel, de Tuñón de Lara, se ilustra con una fotografía de Miguel Hernández (a la derecha) dirigiéndose a los soldado de la 11º División, pero esta fotografía no esta hecha en Teruel sino en Extremadura, posiblemente en Castuera. Varias fotografías de ese día se publicaron en el Frente de Extremadura, el 2 de Julio de 1937. Lamentablemente, no conozco fotos de Miguel en Teruel.
En la batalla de Teruel estuvo el fotógrafo Robert Capa (1913-1954)[11] , suya es la siguiente fotografía (abajo) en el frío invierno de Teruel.

En el frente de Extremadura




En un recuadro color rosa del libro La batalla de Teruel, p.17, se recoge un texto que empieza: «En la sierra de Teruel, alturas donde se registran…», que no anota su procedencia, pero le diré a los lectores que pertenece al artículo ¡Firmes en nuestros puestos!

He leído la crónica en el País del 4 de sept, de 2005. «Guerra en el frío polar de Teruel».

En la mañana del día 15 de diciembre, en un clima siberiano, la 11ª División de Líster, en la que combate el poeta Miguel Hernández, consigue romper el frente de los nacionales en las estribaciones del Muletón y a las 10 de la mañana se apodera de Concud. Por su parte, la 25, que ha atacado desde la zona de Villalba Baja, toma San Blas, junto al Turia. La sorpresa para los nacionales es total, en parte porque no esperan que con aquel frío gélido la República se lance al ataque, pero, sobre todo, porque las dos divisiones republicanas no llevan a cabo ninguna preparación artillera del campo enemigo. Pero los ataques son muchas veces inútiles. El 7 de diciembre, la 3ª Compañía de Tanques del capitán Gubanov hace cinco intentos de lanzar un ataque, pero la infantería no le sigue. El Regimiento Internacional de Tanques, compuesto principalmente por voluntarios soviéticos, combate en los sectores más peligrosos del frente. El capitán Tsaplin se comporta como un héroe. Han alcanzado su tanque y le han destrozado una oruga a sólo 50 metros de las trincheras enemigas. Durante ocho horas "resiste en su tanque los feroces ataques del enemigo. Cuando agota sus municiones, inutiliza el tanque, salta y escapa". (Guerra en el frío polar de Teruel. Reportaje El País - 04-09-2005).
Miguel Hernández estuvo en el cerco de Teruel a mediados de diciembre 37 en defensa de la República gobierno elegido por el pueblo. Dijo en su poema «Teruel» que Teruel es como un cadáver sobre el río, llevado por los sones de una victoria inmediata. Pero parecer ser que esto no los saben diputados ni concejales de cultura turolense, y si lo saben por qué callan, no hacen una moción para darle una calle, para buscar vestigios en el Archivo Municipal. ¿Por qué este inmovilismo? Ya me dijo una chica que en Teruel todavía existen odios y estos temas de la guerra civil es mejor olvidarlos. Le pueblo de Concud dista 4 kilómetros al norte Teruel, situado a 994 metros de altitud. San Blas dista 6 kilómetros al Oeste de Teruel , situado a una altura de 920 metros.

El 19 de diciembre nació en Cox su primer hijo Manuel Ramón, se encontraba en el Frente de Teruel y vino a Cox el 24 de eses mismo mes. Ya tenía ejemplares de Viento del pueblo, y 3.000 pesetas que le habían pagado por derechos de autor.

Miguel como Comisario de la Cultura participará en casi todos los frentes de combate: Extremadura, Jaén, Levante, Batalla de Teruel, viajará a Rusia,   escribe sin descanso, en precarias condiciones, bajo las bombas: artículos, poesías, octavillas... Habla por los altavoces a los soldados y campesinos de la zona cautiva en poder de Franco. Habla del objeto de la lucha noble y heroica del pueblo español republicano o de la lucha. En plena contienda publica Viento del Pueblo (1937), el  El Hombre acecha no llegó a salir a la calle. Libros de lucha. Poesías de guerra, urgente o de combate, versos que den ánimo a los hombres y mujeres que cada día mueren en los frentes de batalla y en la retaguardia por los bombardeos de los aviones nazis e italianos. Escribe teatro, sin gran pasión, escribe  Es preciso matar. para seguir viviendo
Presento algunos fragmentos del poema de Miguel titulado «Teruel», puede leerse completo en la Red. Sin embargo, no lo recojo, completo por que me gusta respetar los derechos de los herederos de Miguel.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconReparto de la obra de miguel hernández entre las parejas de 1º y...

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconMiguel hernández
«Miguel Hernández es el autor-guía para moverse en el laberinto que va de la pureza a la revolución, y, por tanto, entender el proceso...

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconAnálisis de las obras Generación del 14: Jacinto Grau, Gómez de la...

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconHuellas L a mejor letra delgrupo, la más grande, la canción que dejó...

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconMiguel hernández

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconMiguel hernández

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconMiguel hernández

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconMiguel Hernández

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconLiteratura Miguel Hernández

Las huellas de miguel hernández en valencia y teruel iconMiguel hernandez. Vida






© 2015
contactos
l.exam-10.com