Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo






descargar 208.62 Kb.
títuloTales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo
página1/2
fecha de publicación19.09.2015
tamaño208.62 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
  1   2
TEMA 11: TENDENCIAS DE LA LÍRICA EN LA SEGUNDA MITAD DEL

SIGLO XX. PABLO NERUDA.


  1. Antecedentes


Hasta los años cincuenta, los poetas muestran dos tendencias en torno a las revistas “Garcilaso” y “Espadaña”, que implican formas distintas de situarse literaria, poética, estética y vivencialmente ante la tragedia que supuso la Guerra Civil y ante el propio ser humano: la poesía arraigada -pretendían recuperar mediante la poesía la grandeza de España en su época imperial imitando para ello la lengua y el estilo de los poetas del XVI (Garcilaso, Fernando de Herrera,…)- y la poesía desarraigada- contra el esteticismo clasicista, un hito importante de esta poesía es el libro Hijos de la ira de Dámaso Alonso que presenta una imagen monstruosa del mundo, un hombre desorientado y acosado por el odio y la injusticia y Sombra del paraíso, de Vicente Aleixandre; Este humanismo dramático, desgarrado, tiene un evidente enfoque con la línea existencialista. Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo bronco, directo, más sencillo, con menos primores estéticos. A partir de esta poesía se marca el inicio de la poesía social que cuajará en la década siguiente.
El panorama de la poesía de postguerra en estos años no se agota con las dos líneas expuestas, pues surgen poetas como José Hierro, José Mª Valverde... muy difíciles de clasificar.
Surge el Postismo (abreviatura de Postsurrealismo) fundado por Carlos Edmundo de Ory y E. Chicharro. Este movimiento, nacido de la revista Postismo en1945, pretende ser un “surrealismo ibérico” enlaza con la poesía de vanguardia, reivindica la libertad expresiva, la imaginación, lo lúdico, rechaza la angustia existencialista. En líneas generales, coinciden con la vanguardia en sus caracteres: poesía como juego, arte por el arte, creaciones lingüísticas, morfosintácticas, etc. Pese a no ser una poesía comprometida, chocó con la censura franquista. Autores vinculados al postismo: Ángel Crespo, Gloria Fuertes J. Eduardo Cirlot,(1916-1973).

Grupo Cántico. Agrupados en la revista Cántico, de Córdoba, publicada de 1947 a 1949, que entronca con la poesía del 27, y con la más remota, especialmente, con Góngora y con la poesía de Córdoba. El grupo se inspira en ciertos supuestos románticos e intimistas y poetizan con gran riqueza expresiva. De Jorge Guillén (del que toman el título) imitan la pureza poética y el cuidado de la forma. Aquí se encuentran poetas como Ricardo Molina y Pablo García Baena
2.- La poesía de los años cincuenta y sesenta. La poesía social y la poesía renovada
2.1. Poesía social. Cuando el yo angustiado y existencial mira más hacia el exterior, la voz puede volverse poesía social, de testimonio, comprometida y de denuncia. Hacía 1955 se consolida la poesía social. Hay dos libros de este momento que marcan un hito: “Cantos iberos” de Gabriel Celaya y “Pido la paz y la palabra“ de Blas de Otero. Estos autores superan la poesía existencial como arma de lucha social y cuentan con el precedente de las obras de Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre, “Historia del corazón”

Los temas que tratan son la situación de España con el recuerdo de la Guerra Civil y sus consecuencias. La solidaridad con los menos favorecidos y la lucha por la libertad. La crítica al sistema político y las injusticias sociales.

El estilo que presentan es sencillo, un lenguaje coloquial, cotidiano con tendencia a prosaísmo; emplean símbolos y claves con connotaciones ideológicas; llevan a la práctica la idea de que la poesía debe ser comunicación dirigida “a la inmensa mayoría”. Celaya habla de “escribir como quien respira” y Blas de Otero dice “escribo como escupo”. En general la preocupación por los contenidos e mayor el interés por la forma.
La nómina de autores que integran este grupo son además de los mencionados los representantes de la poesía desarraigada de años anteriores, Eugenio de Nora y Victoriano Crémer, y otros más jóvenes como Ángel González, Carlos Bousoño y José Hierro, madrileño que publica en 1953 su libro Quinta del 42. La poesía de José Hierro se centra en su momento, en su “aquí y ahora”, y es un reflejo de su vida (reportaje). En 1964 aparece el Libro de las alucinaciones, donde destaca su segunda faceta (alucinación) y su sensibilidad ante la realidad. En 1998 publicó Cuaderno de Nueva York.
2.2. Poesía renovada. A mediados de los cincuenta, en pleno auge de la poesía social, surge un grupo de poetas encuadrados por la crítica como generación del 60 o segunda generación de posguerra. Aunque continúe la poesía social, los nuevos autores cambian. Los años 50 y 60 presentan una generación que prefiere la poesía como conocimiento, frente a la poesía como comunicación, que había orientado los años anteriores.
Entre los escritores de esta corriente, destaca la escuela poética de Barcelona, representada por Jaime Gil de Biedma (1929-1990), que recopiló la casi totalidad de su poesía en el volumen Las personas del verbo (1975). Destacan en él sus análisis de las situaciones cotidianas y la influencia de Luis Cernuda. La crítica social o personal se acompaña de un entrañable sentido del humor y un conocimiento de la tradición poética española y anglosajona.
No es posible determinar unas notas que encuadren a todos, aunque participen de ciertos rasgos: como una actitud ética o una posición crítica ante la realidad, de tono en general distinto al de la poesía social. Se aprecia también la voluntad de lograr un estilo personal que huya del prosaísmo. Lo consiguieron gracias a una depuración del lenguaje coloquial. Hay también una vuelta al intimismo, a la par que a veces se da entrada al humor, la ironía o el escepticismo. La poesía no sólo se entiende como comunicación, como en la poesía social, sino, también como una forma de experiencia personal, de conocimiento y de exploración de la realidad.
Entre los poetas de este momento se encuentran: el ya citado Jaime Gil de Biedma, Ángel González, ovetense (1925), autor de una poesía de base social, recopilada en Palabra sobre palabra (última ed. de 1986), influida por Antonio Machado. Y el zamorano Claudio Rodríguez (1934) exalta el mundo rural y la armonía de la comunidad con tono eufórico desde su poemario inicial Don de la ebriedad (1954), compuesto de endecasílabos y heptasílabos de inspiración machadiana a Conjuros (1958). Ángel Crespo, J. Agustín GoytisoloJosé Manuel Caballero Bonald, Carlos Barral, Claudio Rodríguez, Félix Grande o Francisco Brines, José Ángel Valente, Orense (1929-2000) representa, probablemente, el punto de inflexión entre esta poesía social y la siguiente promoción: la de los novísimos.

3. Los Novísimos.
En 1970 Castellet publica la polémica antología “Nueve novísimos poetas españoles” (Manuel Vázquez Montalbán, Félix de Azua, Pere Gimferrer, Guillermo Carnero, Leopoldo Mª Panero, A. Martínez Sarrión., José Mª.. Álvarez, Vicente Molina Foix.,Ana Mª. Moix). La obra, que da nombre a esta promoción de poetas nacidos tras la guerra, entre 1939 y 1948, marca nuevas tendencias y un punto de inflexión en la lírica. Para algunos será la última promoción de posguerra; para otros anticipará la primera generación de la democracia. Enlazaban con la vanguardia de los años 20 y rompían -al menos, aparentemente,- con la tradición anterior
Son autores esteticistas y de gran formación, que se trasvasa a su poesía, calificada de “culturalista” por la abundante presencia de alusiones filosóficas, literarias, artísticas e históricas. Se advierte en ellos un deseo de renovación, alejada de la preocupación social. En su poesía, diferente en cada caso, cabe desde el surrealismo hasta la experimentación formal, desde un lenguaje cultista hasta el aprovechamiento del lenguaje cotidiano. Incorporan y prefieren una cultura de masas (T.V., cine, rock, publicidad...), los mitos del momento como Bob Dylan, Los Beatles, Marilyn Monroy… Su bagaje cultural y literario es amplio, con influencia de poetas simbolistas como Verlaine y Rimbaud, hispanoamericanos como César Vallejo, Pablo Neruda u Octavio Paz, del 27 como Cernuda y Aleixandre, el anglosajón Eliot o el griego Cavafis.
Temas:

- La cultura urbana, el deporte, mitos cinematográficos y políticos, música-jazz, rock´ n roll- , cómics.

- El exotismo y belleza simbolizados en la ciudad de Venecia, Oriente, Edad Media.

- La reflexión sobre la creación literaria.

Estilo.

- Cuida la presentación gráfica que incluye el collage y la poesía visual.

- Admiran las vanguardias y el postismo. Utilización de la escritura automática.

- Cierto hermetismo al incluir palabras y frases de otros autores.

- La ironía, el sarcasmo, la frivolidad y gravedad revela su inconformismo y disidencia. (Marilyn se codea con Che Guevara, y Carlos Marx con Groucho Marx) Muestran su escepticismo sobre las posibilidades de la poesía de cambiar el mundo

Pere Gimferrer es el principal poeta de esta generación. En 1966 obtiene el Premio Nacional de Literatura con Arde el mar. Su magnífica "Oda a Venecia ante el mar de los teatros", de Arde el mar, le ha hecho representante de la llamada “escuela veneciana”. El lenguaje exquisito se une a una estética barroca para expresar temas tradicionales, como el paso del tiempo o la pérdida de la juventud, con cierta técnica surrealista.

Casi todos los poetas de este grupo han evolucionado hoy hacia formas personales.

Leopoldo María Panero se consolida como el “poeta maldito” del grupo con sus Poemas del manicomio de Mondragón (1987), pero gran parte de los “novísimos” practica hoy géneros literarios diferentes a la poesía.

Antonio Colinas (1946), que comienza escribiendo poesía culturalista y neorromántica con Truenos y flautas en un templo (1972) y desemboca en una lírica intimista y directa. Recopiló su poesía con el título de El río de sombra en 1994 y 1997.

El madrileño Luis Alberto de Cuenca (1950) refleja su culturalismo inicial, producto de su erudición clásica, en Scholia (1978); y su madurez y sentido del humor desde La caja de plata (1986). Puntos en común con su poesía -el mundo clásico y bizantino, como proyección del poeta- tiene la del también madrileño Luis Antonio de Villena (1951). Comienza con sus obras El viaje a bizancio (1978) o Hymnica (1975). La sensualidad, el gusto por lo barroco y exquisito y cierta marginación libertina se mantienen en sus últimos libros, como Asuntos de delirio (1996).
4. Desde 1975 se acepta que la poesía española es libre de las ataduras de la guerra civil y la posguerra. Las generaciones, a partir de este momento, decidirán el curso de su poesía: la vanguardia o la tradición. Tras la muerte de Franco, en 1975, se olvida la poesía culturalista a favor de la tendencia intimista y subjetiva, centrada en el yo poético. Esta es la poesía de la experiencia, que encuentra en Antonio Machado un maestro. El granadino Luis García Montero (1958) es el mejor representante de la poesía de la experiencia. Sus poemas hablan de situaciones cotidianas: bares nocturnos, ciudades atractivas –especialmente Granada-, mujeres fugaces..., en un lenguaje coloquial y poético. Destaca su poemario Las flores del frío (1991) y Habitaciones separadas (1994).
Otras corrientes son:

. la neosurrealista, una apuesta por la vanguardia poética cultivada, entre otros, por Blanca Andreu;

. el neopurismo, de versos breves y concentrados, en Andrés Sánchez Robayna;

. otros poetas que perfilan el intimismo e interés por lo metafísico y metapoético son Ana Rossetti y

Olvido García.
En la década de los noventa y el cambio de milenio, algunos autores tratan con un coloquialismo inusitado los grandes temas de la literatura y la vida, con un subjetivismo nada grandilocuente ni romántico. Se tiende hacia una conciliación de posturas.

No se puede hablar de una escuela predominante. Existen multitud de grupos, asociaciones, tertulias y, a pesar de todo, nadie se parece a nadie, hay verdadera libertad de expresión, las diferencias son enormes y en cada poeta se puede dar más de una tendencia. Muchos han vuelto a las formas clásicas, otros cultivan el haiku o el tanka, poemas japoneses. En cuanto a los temas, los eternos: la vida, la muerte, la naturaleza, el amor, el paso del tiempo...

Además del panorama español, tenemos que hablar brevemente de Hispanoamérica, donde destacan el peruano César Vallejo, el cubano Nicolás Guillén, el mexicano Octavio Paz y el chileno Pablo Neruda
5. PABLO NERUDA
Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, que tomó del checo Jan Neruda el apellido del pseudónimo que le sirvió para ocultar a su padre sus precoces actividades poéticas -sólo desde 1946 se llamó oficialmente "Pablo Neruda"-,

El padre, maquinista de un tren de reparaciones, será el que llevará al niño a interesarse por la lucha contra la miseria, algún día raíz de la poesía social de Neruda. Pero Neruda sólo sería poeta político desde 1936; al principio, estudiante en Santiago, era un lírico de precoz brillantez posmodernista, como en su primer libro Crepusculario (1920-1923). En 1924 lanzó su gran éxito, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, del que se han vendido varios millones de ejemplares, como libro necesario de toda adolescencia lírica hispánica. Allí la pasión sabe ponerse en imágenes nítidas, incluso alguna vez con un tono irónico de excesivo saber literario, como en el poema 20: Puedo escribir los versos más tristes esta noche…

Poeta precoz, fue diplomático, cónsul de Chile en Madrid, donde trabó honda amistad con los petas del 27. La guerra civil española despertó su conciencia política y, desde entonces, militó en el partido comunista. Durante el gobierno de Salvador Allende fue embajador en París. En 1971 recibió el premio Nobel. Murió en Chile en 1973, tras el golpe de estado de  Pinochet.


5. PABLO NERUDA
Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, que tomó del checo Jan Neruda el apellido del pseudónimo que le sirvió para ocultar a su padre sus precoces actividades poéticas -sólo desde 1946 se llamó oficialmente "Pablo Neruda"-,

El padre, maquinista de un tren de reparaciones, será el que llevará al niño a interesarse por la lucha contra la miseria, algún día raíz de la poesía social de Neruda. Pero Neruda sólo sería poeta político desde 1936; al principio, estudiante en Santiago, era un lírico de precoz brillantez posmodernista, como en su primer libro Crepusculario (1920-1923). En 1924 lanzó su gran éxito, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, del que se han vendido varios millones de ejemplares, como libro necesario de toda adolescencia lírica hispánica. Allí la pasión sabe ponerse en imágenes nítidas, incluso alguna vez con un tono irónico de excesivo saber literario, como en el poema 20: Puedo escribir los versos más tristes esta noche…

Poeta precoz, fue diplomático, cónsul de Chile en Madrid, donde trabó honda amistad con los petas del 27. La guerra civil española despertó su conciencia política y, desde entonces, militó en el partido comunista. Durante el gobierno de Salvador Allende fue embajador en París. En 1971 recibió el premio Nobel. Murió en Chile en 1973, tras el golpe de estado de  Pinochet.

En su obra se distinguen 4 etapas:
1.- Vanguardista. Entre sus primeros libros destaca el libro de amor juvenil apasionado, ya exultante, ya amargo, Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), escrito con un tono sencillo, aunque con imágenes originales. Pocas obras poéticas han sido tan leídas como esta. Siguen varios títulos en que Neruda va incorporando las novedades vanguardistas, sobre todo el Surrealismo, en su obra más importante Residencia en la tierra (dos partes, de 1933 y 1935). Sus versículos componen una concepción terrible del hombre, criatura extraviada en un mundo caótico y sin sentido, visión de pesadilla a la que corresponde un lenguaje deslumbrante, cuajado de imágenes alucinantes, de metáforas audaces y herméticas.
2.- Política y comprometida. Neruda parece hallar en el marxismo un nuevo modo de enfrentarse con la realidad y una nueva esperanza en la construcción de un mundo habitable. El giro se inicia en España con su libro Tercera residencia, en la que, junto a poemas surrealistas, aparecen otros de tipo político, como España en el corazón, en la que canta la lucha de la España republicana. Esta nueva orientación tiene su momento cumbre en el Canto general (1950), obra extensísima, en la que canta las tierras y los pueblos de América y sus vicisitudes históricas, con un tono predominantemente épico y vibrante. Hay poemas deslumbrantes de imágenes, como Alturas de Macchu Picchu.
3.- íntima y personal. La tendencia hacia un lenguaje más sencillo se confirma en los volúmenes de sus Odas elementales (de 1954 a 1957), dedicadas a cantar las realidades inmediatas) el aire, la madera, el cobre, el pan, el vino...) o sentimientos elementales (la alegría, la esperanza...).
4.- Entre sus obras posteriores destacan Cien sonetos de amor (1959), Memorial de Isla Negra (1964) vasta autobiografía poética en cinco volúmenes o Fulgor y muerte de Joaquín Murrieta (1967), en que alterna la poesía de inspiración social y política con hermosos poemas personales de muy variada temática: el amor, la presencia de las cosas sencillas, el mar...

  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconEste género nace en Grecia, y recibe su nombre porque se trata de...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconEste género nace en Grecia, y recibe su nombre porque se trata de...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconPoesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas....

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconLa preocupación por el arte es visible en gran parte de los escritos...
«La voluntad de poder como arte», persigue la historia de la estética, con el fin de averiguar su origen y vicisitudes, qué era el...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconEl Mester de Juglaría y el de Clerecía como sabemos son los dos géneros...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconLiteratura pasa por una etapa existencial
«La poesía es un arma cargada de futuro» proponen una lírica que sea testimonio de la realidad e instrumento para transformar la...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconEste pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconSin nadie querido, á quién dedicar éste libro, en éste momento especial;...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconY dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su...

Tales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación por el hombre (antes de que desemboque claramente en una “poesía social”). A esta poesía corresponde un estilo iconYo asumo la poesía desde otros puntos de vista, los cuales no son...






© 2015
contactos
l.exam-10.com