Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna






descargar 41.33 Kb.
títuloLengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna
fecha de publicación10.09.2015
tamaño41.33 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna



TEMA 12.

LAS VANGUARDIAS: TENDENCIAS Y CARACTERÍSTICAS. RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA



  1. Definición y rasgos comunes


Con el nombre de vanguardias se designa una serie de movimientos artísticos que se desarrollan en Europa durante el primer tercio del siglo XX. El término surge en Francia durante los años de la Primera Guerra Mundial [1914-1918]. Su origen está precisamente en el vocablo francés avant-garde, término de origen militar y político, que venía a reflejar el espíritu de lucha, de combate y de confrontación que el nuevo arte del siglo reivindicaba frente al llamado arte decimonónico o académico. De hecho, el propósito común que anima a todos los movimientos vanguardistas es el de renovar radicalmente el arte y la literatura anteriores, abriendo nuevos caminos y creando nuevas formas estéticas, en consonancia con la quiebra del sistema socio-político decimonónico que tiene en la Guerra del 14 su expresión más cruenta. En muchos casos, el espíritu de ruptura -o de provocación, a veces- no se limita al ámbito artístico, sino que se manifiesta también en la rebeldía contra las normas y convenciones sociales.
Desde el principio, el arte vanguardista adquiere una impronta provocadora contra lo antiguo, lo naturalista o lo que se relacionara con el arte burgués. Todas las primeras manifestaciones de estos vanguardismos están repletas de actos y gestos de impacto social, como expresión de un profundo rechazo a la llamada cultura burguesa.

Los llamados ismos se sucederán, uno tras otro, en el periodo de mayor intensidad social e ideológica del siglo XX, el de entreguerras: despuntan inmediatamente antes o durante la Primera Guerra, llegan a su apogeo durante la década de los años 20, entran en crisis a partir de 1929 y desaparecerán en la década de los 30.

En su enfrentamiento con el mundo burgués, unos derivarán hacia el pensamiento fascista, como es el caso del futurismo italiano de Marinetti; otros volcarán su rebeldía en el movimiento proletario izquierdista. De esta forma, los dos grandes movimientos que marcarán el siglo XX, el fascismo-nazismo y el comunismo, serán expuestos y cantados en sus iniciales años de poder a través de una estética y unas formas vanguardistas. El caso más ilustrativo es el del surrealismo francés y su apuesta por la revolución comunista.
Posteriormente los ismos serán perseguidos y prohibidos por los propios aparatos culturales de estado, como ocurrió en la URSS estalinista a partir de 1923 y en la Alemania nazi de 1933.
Los ismos no forman un sistema coherente y cerrado; antes al contrario, son muy diversos y, a veces, contradictorios entre sí, pues frecuentemente una vanguardia se enfrenta a la anterior. Sin embargo, podemos señalar algunos rasgos comunes a todos ellos:
Su carácter de ruptura y revolución artística contra el arte del pasado, en especial contra el realismo. Pero también reaccionan contra la sensibilidad romántica y hacen gala, como los novecentistas, de un marcado antisentimentalismo.
Curiosamente, pese a desdeñar el Romanticismo, la figura del artista de vanguardia coincide con la del romántico en creerse un genio superior, por encima de un mundo mediocre, cuya expresión individual es la obra artística. Como los románticos, pese a que los desdeñan, los vanguardistas son vitalistas y activos, polémicos y apasionados.
Es innegable su pretensión de originalidad y novedad absolutas, su rechazo de normas y tradiciones y, en consecuencia, la búsqueda y experimentación constante de nuevas técnicas expresivas, a menudo por la vía de la provocación. Los vanguardistas, efectivamente, son provocadores: desprecian al gran público y a la burguesía, a la que buscan escandalizar con sus actitudes insolentes y agresivas. De lo anterior se deriva un alejamiento del gran público: el arte vanguardista es un arte para minorías.
Un rasgo común es su escasa duración: si exceptuamos el expresionismo y el surrealismo, los distintos movimientos se siguen unos a otros en intervalos de pocos años y duran poco en el panorama artístico.
La conciencia de grupo se expresa a través de los respectivos manifiestos con los que se dan a conocer y que, además de impugnar la tradición cultural, dejan traslucir frecuentemente la idea de que la revolución estética forma parte de un cambio más profundo, de carácter moral y social.
Los vanguardismos más importantes fueron éstos: futurismo, cubismo, expresionismo, dadaísmo y surrealismo (a los que hay que añadir, en el ámbito de la literatura española, el ultraísmo y el creacionismo).



  1. Los movimientos de vanguardia en Europa



    1. Expresionismo


De origen alemán, se desarrolló en todas las artes desde principios de siglo. Se distingue del resto de los movimientos vanguardistas en que no supone una negación radical de la tradición artística anterior, sino más bien la acentuación de ciertos rasgos ya presentes en el naturalismo y en el impresionismo. Sus límites cronológicos son difusos: los años de mayor influencia expresionista van de 1910 a 1925, pero ya desde finales del XIX se pueden rastrear rasgos expresionistas en muchas obras y, por otra parte, su influencia se prolonga hasta los años treinta en países como Alemania, donde se desarrolla con mayor vigor. Sus postulados básicos son los siguientes:
Importan más las realidades internas que las externas; además, no interesa explicar el mundo como es, sino como lo ve el artista. En otras palabras, la estética expresionista rechaza que el arte sea una mera representación de la realidad: ha de revelar la realidad interior.
Como el artista proyecta sobre la realidad sus tensiones espirituales, su yo angustiado y atormentado, su actitud provoca una visión trágica y deformada del mundo. La exteriorización de las tensiones internas del artista tiene como fin producir una fuerte impresión en el público.
Abundan los personajes extraños, las descripciones intensas y a menudo simbólicas, las caricaturas, los motivos grotescos, los rasgos distorsionados, la expresión cruda de ambientes y comportamientos, las situaciones absurdas y el uso libre del lenguaje, que no es raro que rompa las convenciones de la lógica.
La visión atormentadas y frecuentemente pesimista de la realidad tiene sus precedentes en Kierkegaard, Dostoyevski, Ibsen, Nietzsche y Strindberg.
En esta atmósfera intelectual y estética debe situarse la obra de Frank Kafka, auténtico renovador de la novela contemporánea. La influencia del expresionismo será decisiva en la labor creadora del dramaturgo alemán Bertolt Brecht, uno de los principales renovadores del teatro del siglo XX.



    1. Futurismo


Fue fundado por el italiano Filippo Tommaso Marinetti, que publicó en París, en 1909, su primer Manifiesto futurista. Partiendo de la ruptura total con el pasado y de la exaltación del "esplendor geométrico y mecánico del mundo moderno", son sus rasgos más característicos los siguientes:
La admiración por la civilización mecánica y los progresos técnicos: las máquinas, la velocidad, los grandes inventos (el tren, el avión, la electricidad, etc.), el movimiento, los deportes... ("Un automóvil de carreras es más hermoso que la Victoria de Samotracia").
El desprecio por los temas humanos y sentimentales: "El hombre no tiene ningún interés"; "El dolor humano no es más importante que el que siente una lámpara eléctrica en un cortocircuito". Ese repudio de lo sentimental, unido a la exaltación de la acción y la violencia, revelan la influencia de Nietzsche.
Estas ideas, su entusiasmo por la guerra y su nacionalismo explican que Marinetti y otros futuristas se identificaran ideológicamente con el fascismo, mientras los futuristas rusos, como Maiakovski, se incorporaron a la revolución bolchevique.
Destrucción de la puntuación ortográfica y de la sintaxis, supresión de los adjetivos, empleo del verbo sólo en infinitivo, etc., con el fin de conseguir el ideal de las palabras en libertad y un estilo rápido y dinámico.
El futurismo fue un movimiento rico en teorizaciones, pero pobre en resultados literarios, con la notable excepción de algunos poetas rusos, como el propio Maiakovski. Su mayor contribución a la literatura fue abrir el camino a los sucesivos movimientos vanguardistas y la incorporación de nuevos temas a la literatura posterior, como podrá apreciarse en los autores del 27.



    1. Cubismo


El cubismo literario fue creado por el escritor francés Guillaume Apollinaire en 1913 como derivación del cubismo pictórico (Picasso, Braque, Gris). Se basa en los siguientes presupuestos: descomposición de la realidad para recomponerla después libremente mediante la simultaneidad de planos y el collage; importancia de la disposición tipográfica visual-espacial de las palabras, como en los famosos caligramas de Apollinaire, cuyos versos dibujan el objeto del que hablan. Son también rasgos característicos el antisentimentalismo y el humor.



    1. Dadaísmo


Fundado en Zurich en 1916 por el rumano Tristan Tzara, es tal vez el vanguardismo más radicalmente “destructivo”. El nombre del movimiento procede, según algunos, de la palabra dada («da-da» intenta representar el balbuceo infantil)1, y fue elegido abriendo al azar las páginas de un diccionario.
Un grupo de variopintos emigrados, refugiados en la neutral Suiza huyendo de la guerra en Europa, organizan en el Cabaret Voltaire, capitaneados por Tzara, unas veladas de aniquilación estética, en las que componen poemas con palabras escogidas al azar o recitan al unísono sartas de sílabas sin sentido. Realizan también actos teatrales, musicales y artísticos que acaban por dar lugar al movimiento que bautizan con el término “dadá”.
El dadaísmo parte de la negación absoluta de todo, incluso del arte y de la literatura; más que de crear, habla de destruir, de modo que sus actitudes están próximas al nihilismo o al anarquismo. Ponen en tela de juicio todos los valores tradicionales de forma irreverente, provocadora, agresiva e irónica: "El más aceptable de los sistemas es no tener ninguno". Así, propugna la duda sistemática, la burla y el humor corrosivo, la rebelión contra la lógica y el sentido común, la creación de un lenguaje incoherente que fuera reflejo de las contradicciones de la vida. Una muestra de todo ello es la famosa receta de Tzara para escribir un poema dadaísta: tijeras, un periódico, el azar y cola de pegar.
Con estos presupuestos cualquier cosa puede ser una obra de arte, puesto que lo importante es el acto de crearla o concebirla. Con ello se ensanchan las fronteras del hecho artístico, que dará cabida a cuanto pueda excitar la imaginación o provocar una experiencia lúdica, al tiempo que la obra pierde cualquier aspiración a ser trascendente.
Escritores como Breton, Éluard o Aragon, cuando el dadá entra en decadencia a principios de los años veinte, alientan el nacimiento del Surrealismo.


    1. Surrealismo


Es, sin duda, el movimiento vanguardista más importante. El primer manifiesto surrealista apareció en París en 1924, firmado por André Bretón, y arranca de los rescoldos del dadaísmo. Enumeraremos sus características más destacables:
La obra de arte debe ser el lugar donde aflore todo aquello que, reprimido por las normas morales o sociales, se encuentra oculto en el interior de las conciencias. La función del arte, pues, debe consistir en explorar el subconsciente, liberando al individuo, como propugnaba Sigmund Freud2, de esos impulsos reprimidos, y logrando un conocimiento que sobrepase la realidad visible3.
Como método para acceder al subconsciente, proponen la escritura automática, que consiste en escribir al "dictado del pensamiento con ausencia de todo control ejercido por la razón y al margen de toda preocupación estética y moral". La escritura automática da como resultado un lenguaje ilógico para la razón pero cargado de sugerencias y evocaciones.
Se recurre a la imagen visionaria o metáfora surrealista, no basada en la lógica o la semejanza real sino en la asociación libre, ilógica e inesperada de ideas y palabras, como "el encuentro de un paraguas y una máquina de escribir encima de una mesa de quirófano".
Temas frecuentes del surrealismo son el mundo de los sueños (en los que a menudo aflora, según Freud, el subconsciente), la atracción por lo inquietante y misterioso, la fascinación ante objetos extraños y seres enigmáticos, la magia, el fetichismo y el humor negro.
Se asocia al movimiento surrealista con un proceso de “rehumanización” de la literatura que harán suyo Pablo Neruda y los poetas del 27 en libros como “Poeta en Nueva York”, de García Lorca, o “Sobre los ángeles”, de Rafael Alberti. El influjo del surrealismo, especialmente la escritura automática (emparentada con el monólogo interior de la novela moderna) y la imagen visionaria, onírica, ha sido de gran importancia en toda la literatura posterior.



  1. Las vanguardismos en España: creacionismo y ultraísmo. Ramón Gómez de la Serna


Además de la influencia de la vanguardia europea, fundamentalmente del surrealismo y el futurismo, dos son los vanguardismos de origen hispánico, y ambos casi exclusivamente poéticos: el creacionismo y el ultraísmo.


    1. Creacionismo


Fue iniciado en París por el poeta chileno Vicente Huidobro, quien lo dio a conocer en España en 1918. El creacionismo no se propone reflejar ni imitar la realidad, sino crear realidades nuevas e independientes: "Hacer un poema como la naturaleza hace un árbol" (Huidobro); "Crear lo que nunca veremos" (Gerardo Diego).

El poema, por lo tanto, debe crear algo propio y autónomo que se explique y se comprenda por sí mismo, no por su relación o parecido con el mundo exterior. De esta manera, el poeta creacionista debe crear nuevas imágenes y relaciones entre las palabras; y las imágenes no se basarán en la comparación entre dos realidades, sino en la relación arbitraria que el poeta "crea" entre ellas. Del creacionismo, que influyó en poetas como Juan Larrea y Gerardo Diego, ha perdurado sobre todo el afán de renovación léxica y de creación de imágenes y metáforas.


    1. Ultraísmo


El primer manifiesto ultraísta, que recoge abundantes elementos futuristas, cubistas y creacionistas, se publicó en 1919. En el propio nombre del movimiento (ultra) se sugiere su pretensión de ir más allá de la estética dominante. Del futurismo toma los temas y motivos de la vida moderna (las máquinas, los grandes inventos, los deportes, etc.); del creacionismo, la búsqueda de imágenes y metáforas nuevas; del cubismo, el interés por la disposición tipográfica y visual del poema. Otras propuestas del ultraísmo son la supresión de la anécdota y el sentimentalismo en la poesía (en coincidencia con la "deshumanización del arte" propugnada por Ortega y Gasset) y la tendencia al juego y a la evasión.
Aunque de muy corta duración, el ultraísmo influyó en la Generación del 27 y en los hispanoamericanos César Vallejo y Jorge Luis Borges.



    1. Ramón Gómez de la Serna


Los vanguardismos llegaron en seguida a España, a través, sobre todo, de publicaciones como Revista de Occidente, fundada por Ortega y Gasset, y La Gaceta Literaria, creada por Giménez Caballero y Guillermo de Torre. Pero el máximo impulsor de las vanguardias en España fue Ramón Gómez de la Serna (1888-1963), periodista y escritor, figura clave de la vanguardia, que nació en Madrid, hijo de un ilustre jurista, y murió en Buenos Aires. Así comienza uno de sus libros más significados, Automoribundia:
«Nací, o me nacieron, el día 3 de julio de 1888, a las siete y veinte minutos de la tarde, en Madrid, en la calle de las Rejas, número cinco, piso segundo.»
Como era hijo de un ilustre hombre de Leyes, fue presionado en su familia para que estudiara Derecho, pero enseguida se sintió atraído por el periodismo y la literatura. Pronto se dio a conocer como escritor gracias a sus brillantes artículos publicados en los principales periódicos y revistas. Escribió en El Sol, La Voz, Revista de Occidente, El Liberal. Con Azorín fundó el PEN Club (la sucursal hispana del club de escritores más importante del mundo).

En 1915 fundó la tertulia del café Pombo, en la que ejerció de anfitrión de literatos y artistas que allí se congregaban, de lo que dejó constancia el pintor José Gutiérrez Solana.Fue secretario del Ateneo de Madrid. Al estallar la Guerra Civil española (1936) tuvo que exiliarse en Argentina y se fue a Buenos Aires, de donde no regresó más. Allí, a pesar de no participar en política, sufrió las consecuencias de la caída del general Perón. Falleció en Buenos Aires. Sus restos descansan en el Panteón de los Hombres Ilustres, en la misma fosa que el escritor romántico y periodista Mariano José de Larra (1809-1837).
Su obra se caracteriza por su arrolladora personalidad, hasta tal punto de que creó un estilo conocido como el ramonismo, sinónimo de independencia, esteticismo y provocación. Siempre se manifestó como un iconoclasta con respecto a las artes y tendencias culturales al uso, como un nihilista que, ante la sociedad caótica y carente de valores que le tocó vivir, respondió con una extravagancia casi esperpéntica. Fue un autor prolífico que escribió más de cien libros de todos los géneros como la novela, el ensayo, el cuento, el teatro o el artículo periodístico y de la greguería, que él mismo definió como “metáfora más humor”.Autor incatalogable, escribió siempre con ingenio y brillantez, con la seguridad de que cualquier texto, por breve e insignificante que parezca, puede ser una genial obra literaria.
La greguería, un género breve, próximo al epigrama, afirma una tendencia propia de la literatura y el arte contemporáneos: la ruptura con la solemnidad y el gusto por la parodia de las convenciones. Greguería (del griego “lenguaje ininteligible, incomprensible”: Hablar en griego) significa agudeza, imagen en prosa que presenta una visión personal, sorprendente y a veces humorística, de algún aspecto de la realidad. Gómez de la Serna define a la greguería como «humorismo + metáfora: el atrevimiento a definir lo que no puede definirse', es un 'telegrama poético». Por su brevedad, se vincula también con el haiku japonés (composición poética concisa y evocadora).


  • La pistola es el grifo de la muerte.

  • En las cejas tachó algo la naturaleza.

  • La lechuga es toda enaguas.

  • En la noche helada cicatrizan todos los charcos.

  • Tocar la trompeta es como beber música empinando el codo.

  • La ametralladora suena a máquina de escribir de la muerte.

  • El cometa es una estrella a la que se le ha deshecho el moño.

  • ¡Oh!: puñetazo por sorpresa en un ojo de lo escrito.


Algunas de sus obras son: “Ramonismos” (de 1927, donde definió su estética), “Automoribundia” (de 1948, autobiografía donde se encuentra a sí mismo más interesante que cualquier personaje), biografías de Óscar Wilde, Goya, etc., obras dramáticas como “El ruso” (1913), “El doctor inverosímil” (1914), “El rastro” (1931); obras narrativas como “La viuda blanca y negra” (1917), “El incongruente” (1922), “El torero Caracho” (1926), “La nardo” (1936), “El hombre perdido” (1946), “Las tres gracias” (1948), entre otras muchas.
La literatura de Gómez de la Serna es la frontera donde termina la adustez de los prosistas de la Generación del 98 y renace el humorismo: un territorio nuevo, regado por la fantasía y el humor. Quizá por ello (y por una cuestión cronológica) se le vincula con el Novecentismo y la Generación del 14.

1 Otras posibles etimologías: la palabra “madre” en algunos dialectos italianos; “nodriza”, en ruso; “caballito de cartón”, en rumano, y el nombre de la cola de la vaca sagrada en la tribu africana de los kru.

2 En su doctrina del psicoanálisis.

3 De ahí el nombre, «sur-realisme», lo que está por encima de la realidad: superrealismo, sobrerrealismo o suprarrealismo serían traducciones más exactas de la palabra francesa.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna icon18. Las vanguardias: tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconEdgar Allan Poe Ilustrado por Gustave Doré Con un estudio de Ramón Gómez de la Serna

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconLa poesía española
«Revista de Occidente», así como Ramón Gómez de la Serna, Rafael Cansinos Sáenz, Guillermo de Torre y algunos jóvenes de la Gen´27,...

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconTema El Romanticismo: orígenes, características, tendencias, mitos y temas

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconAnálisis de las obras Generación del 14: Jacinto Grau, Gómez de la...

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconLiteratura 2º bachillerato. Tema 2

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconLiteratura Universal 2º de Bachillerato Tema 7

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconLiteratura 2º bachillerato. Tema ilustración y neoclasicismo

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconLiteratura 2º bachillerato. Tema realismo y naturalismo

Lengua y Literatura II. 2º Bachillerato. Tema 12. Las vanguardias. Tendencias y características. Ramón Gómez de la Serna iconLengua castellana y literatura 2º bachillerato






© 2015
contactos
l.exam-10.com