Literatura posterior a 1936






descargar 52.66 Kb.
títuloLiteratura posterior a 1936
fecha de publicación09.09.2015
tamaño52.66 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura

LITERATURA POSTERIOR A 1936

1.- NARRATIVA:

A. LOS PRIMEROS AÑOS (1940-50)


  1. Los escritores del exilio (novela fuera de España)

La novela fue el género más cultivado entre los escritores que se exiliaron tras la guerra civil. La mayor parte de las novelas del período están relacionadas argumentalmente con la España que vivieron: la reconstrucción realista de la vida española durante los años de la Monarquía y la República y de los acontecimientos de la guerra civil. La reflexión sobre el desarraigo, la violencia y la política son los temas clave de esta novelística.

La nómina de escritores exiliados es muy numerosa. La mayor parte de ellos ya habían publicado y tenían cierto prestigio literario; otros, más jóvenes, como Arturo Barea o Manuel Andújar fueron conocidos mucho después en el interior.

  • Ramón J. Sénder : España aparece como telón de fondo en sus mejores novelas. Crónica del Alba, compuesta por nueve volúmenes, narra la infancia, adolescencia y juventud del protagonista en el marco de la España anterior a la guerra civil.

  • Max Aub: el autor comienza su obra dentro de la experimentación. Realiza un cambio radical en su obra como consecuencia de la guerra civil. Laberinto cerrado es la obra que recoge esta experiencia, obra que agrupa seis títulos: Los campos: campo cerrado, campo de almendros...
  • Francisco Ayala: intelectual comprometido con su época. Posee una importante labor ensayística. Sus cuentos cortos como los recogidos en El Hechizado muestran a un gran narrador. Son sus novelas Muertes de perro y El fondo del vaso dos de las mejores novelas españolas sobre la tiranía y la violencia del poder.


  1. La Novela En El Interior

Al iniciarse la década de los 40 el panorama novelístico del interior es desolador, sólo algún caso excepcional y aislado podría reseñarse como de cierto valor. La novela resulta panfletaria y de poca calidad.

La publicación de Nada de Carmen Laforet (premio Nadal de 1944) y de La familia de Pascual Duarte de Camilo José Cela marca el inicio de una nueva narrativa. Comparten un tono sombrío y existencial. Se refleja el mundo desolado de la posguerra desde una perspectiva pesimista y existencial, los personajes aparecen desorientados, tristes y frustrados.


  • Camilo J. Cela: Tendencias en su obra(Iria Flavia-1916- Madrid-2002)




    • El tremendismo: En 1942 se publica la obra más importante de esta época, La familia de Pascual Duarte, se narran “las memorias” de un campesino extremeño, culpable de una serie de crímenes familiares y que acaba condenado a muerte. La novela describe una situación de miseria social, con tintes de gran truculencia y un lenguaje procaz. Se usa una técnica de realismo exagerado y gran violencia verbal que dará origen a lo que se ha llamado tremendismo (técnica literaria). El protagonista es un criminal-víctima que, siguiendo la técnica de la novela picaresca del XVII, relata sus Memorias para justificar los crímenes cometidos. Su conducta, así, aparece como una consecuencia de su relación con el medio.

    • Novela objetivista: En 1951 publica La colmena, su obra más valorada que inicia el objetivismo o realismo de la década de los 50.

La novela nos presenta un personaje colectivo, un“enjambre” humano que habita “ la Colmena” Más de trescientos personajes ocupan sus páginas. No como protagonista sino como hilo conductor, Martín Marco, personaje peripatético que une los diversos escenarios de la novela. Obra de gran condensación temporal: dos días del invierno de 1942 en Madrid que permite ofrecer una visión panorámica del vivir colectivo de personajes mediocres, vulgares, despreciables en su mayoría. El punto de vista es el del narrador objetivo en 3ª persona, en ocasiones, aparece un narrador omnisciente e incluso el comentarista en 1ª persona irónico y mordaz que juzga a sus criaturas con opiniones burlonas, tiernas o despiadadas.

La novela es abierta sin argumento ni final, novela social porque se convierte en testimonio de la insolidaridad, la impotencia y la alineación del pueblo en la posguerra. Novela existencial por su tremendo pesimismo y por ser un documento vívido y lúcido- de una lucidez estremecedora- del desamparo humano.

  • El experimentalismo: Cela continúa adaptando sus obras a las nuevas tendencias que se incorporan en nuestra novela. En la década de los 60 Mrs.Cadvell habla con su hijo en prosa poética, el soliloquio disparatado de una mujer que habla con su hijo muerto. San Camilo, 1936,

  • monólogo interior esperpéntico que Cela sitúa en los tres días previos a la guerra civil. Oficio de tinieblas, 5 y Mazurca para dos muertos son sus novelas más experimentales.

Cela transmite una visión negativa del hombre en la mayor parte de sus obras. Escéptica ante sus posibilidades de mejora. Esta visión y su constante afán por experimentar nuevas técnicas son dos de las características más sobresalientes de su obra. Su estilo es brillante, maestro en la descripción y en los diálogos en los que utiliza gran variedad de registros. Premio Nóbel en 1998 y premio Cervantes. Un autor que, dejando de lado las polémicas suscitadas más por su persona que por su obra, es un maestro en el uso de la lengua y un maestro en la literatura entendida como forma de conocimiento del mundo que nos rodea.

  • Miguel Delibes (1920) (Toda su trayectoria)

Inició su trayectoria profesional como periodista, profesión que el autor consideró siempre su escuela de estilo. Toda su obra posee un tono ético y humanista que se combina con el amor a la naturaleza y el rechazo a la deshumanización. En su obra predominan los personajes indefensos y los ambientes humildes. Su estilo se mantiene siempre dentro de la sencillez y la precisión lingüística.

Obra: La sombra del ciprés es alargada (premio Nadal 1947) es una obra primeriza, con ciertos defectos de construcción. Una serie de obras posteriores de tono crítico le acercan a los planteamientos de la novela social: El camino, La hoja roja, Las ratas.

Con Cinco horas con Mario se incorpora a la tendencia experimental, en esta obra se aúnan las preocupaciones ético-sociales siempre presentes en Delibes con la renovación formal. Incorpora el monólogo interior, es decir, se presenta el discurso del pensamiento del personaje principal –y único- Carmen, mientras vela a su marido, Mario. Es una crítica irónica a las clases medias provincianas: a la estulticia de ciertas mujeres, a la pasividad y “palabrería vana” de ciertos intelectuales. La novela se cierra con una nota de esperanza en la figura del hijo, Mario que quizá supere la banalidad de la madre y los prejuicios machistas del padre. El tiempo cronológico no es lineal, se reconstruye la vida matrimonial de Carmen y Mario con saltos temporales que el lector debe recomponer. Resulta también novedosa la técnica de inicio de los capítulos: se abren con una cita de la Biblia que suscita la reflexión o la rebeldía de Carmen y da origen a su soliloquio o falso diálogo.
B- LA DÉCADA DE LOS 50: El Realismo Social (Segundo momento)
La novela española de esta época recoge las preocupaciones sociales y abandona la visión existencial de la época anterior. El tono crítico y testimonial que aparecía en La Colmena aparece en otras obras como La noria de Luis Romero obra de personaje colectivo y ambientada en la Barcelona de la época.

Durante la década de los 50, el realismo se intensifica. En el año 1954 se publican varias obras de esta tendencia: Pequeño teatro de Ana Mª Matute, El fulgor y la sangre de Ignacio Aldecoa, Los bravos de Fernández Santos. Y la mejor de todas ellas, El Jarama de Rafael Sánchez Ferlosio.

El tema común a estas novelas es la sociedad española: la dureza de la vida en el campo, la banalidad de la vida burguesa, la explotación del trabajador... El estilo es sencillo tanto en el lenguaje como en la técnica narrativa pues se pretende llegar a un público numeroso. Se suelen señalar dos tendencias:

  • El objetivismo (realismo social objetivo): presenta la realidad desde una perspectiva neutral pues pretende que la novela sea un testimonio de la época.

  • El autor no aparece en la obra, elige un narrador-observador en 3ª persona que sólo cuenta lo que ve.

  • Se limita la importancia del protagonista o éste es un protagonista colectivo.

  • Concentración máxima de tiempo y espacio.

  • Sencillez de estructura y estilo.

Rafael Sánchez Ferlosio con su obra El Jarama se considera el autor más representativo. En la obra, mediante distintos diálogos entre los personajes, se descubre la vida banal y sin intereses de un grupo de jóvenes durante una excursión al río.

  • Realismo crítico : a menudo es una evolución del objetivismo, pretende denunciar las injusticias sociales. El escritor asume un compromiso con la realidad a la que intenta transformar. Suele presentar personajes-tipo representativos de una determinada clase social, antes que personajes individualizados. Jesús López Pacheco con Central eléctrica. Goytisolo con Las Afueras A. Grosso con La zanja representan esta tendencia.

La nómina de autores de estas tendencias es muy numerosa. La mayor parte de ellos comienzan su trayectoria en el objetivismo o en el realismo social y posteriormente van incorporando a su obra nuevos temas y técnicas acordes con el momento literario e histórico.

Se acercan a la experimentación de la década de los 70. Carmen Martín Gaite, Ignacio Aldecoa, García Hortelano... nombres de autores que se dieron a conocer en esta época.

C.- LA NARRATIVA DE LA DÉCADA DE LOS 60 HASTA HOY



El realismo social presente en la década de los 50 se muestra agotado en la siguiente década. Es el año 1962 la fecha en que se considera que nuevas tendencias novelísticas comienzan a aparecer en el panorama literario español. Esta aparición de nuevas tendencias hay que entenderla ante todo como la superación del realismo. Se introducen técnicas experimentales ya utilizadas en Europa y Norteamérica desde los años veinte ( Joyce, Faulkner, Kafka...) Estas innovaciones suponen una renovación técnica que abre nuevos caminos a la novela española contemporánea y afecta a los elementos estructurales básicos de la novela en los siguientes aspectos

  • Elementos estructurales nuevos (novela experimental)

    • El punto de vista: el autor desaparece, renuncia a la omnisciencia y se ofrece un enfoque único o múltiple. La realidad se ofrece desde distintas perspectivas, es decir, mediante la incorporación de distantes voces narrativas. Se utiliza la 3ª persona combinada con la 1ª y la 2ª.

    • La estructura externa Se elimina el capítulo y surge la “secuencia” (fragmento de texto separado del resto por espacios en blanco). La novela es más compleja, de difícil lectura y minoritaria.

    • Se abandona la linealidad temporal: Inicios “in media Res”, saltos temporales, escenas yuxtapuestas en el tiempo...

    • Uso de diferentes registros del código lingüístico: aparece, junto al nivel culto, el registro coloquial y hasta el vulgar. Se intentar captar la realidad utilizando el lenguaje real de los personajes que intervienen. La obra que mejor refleja esta renovación es:


Tiempo de silencio. En 1962 la aparición de la novela de Luis Martín Santos supone la destrucción de los procedimientos narrativos tradicionales, además, ofrece una visión cercana al esperpento valleinclanesco y muy fragmentada de la realidad española. La preocupación formal es un aspecto significativo en la obra aunque no el único. Obra de fuerte crítica social reflejada a través de las descripciones irónicas y crueles de un mundo subdesarrollado, fanático y opresivo. El desprecio hacia el intelectual, un intelectual engreído y vacío. Los marginados de las chabolas, bárbaros y bestiales. Las clases altas banales y convencidas de su superioridad... Se plantea una crítica histórica presente y pasada de España: “un país que no es Europa”

  • De los 60 a los 70


En general, adquiere mayor importancia la técnica en detrimento del argumento o el tema. Coinciden narradores de las generaciones anteriores como Cela, Delibes, Torrente Ballester con autores nuevos.

La saga –fuga de J.B. de Torrente Ballester, Volverás a Región de Juan Benet, La oscura historia de la prima Montse de Juan Marsé, podrían servir como obras representativas de este período. Conviene reseñar que un grupo de autores, entre los que destaca Miguel Espinosa, fueron silenciadas por el mayor contenido crítico de su obra. En Escuela de mandarines, este autor murciano realiza un fresco de la historia del país, en el que el Poder se deja ver desnudo sin el ropaje de la apariencia. Obra que rebasa los distintos géneros y que sólo pudo ser publicada en 1974. En la misma línea La fea burguesía.

En la década de los 70 nuevos autores se incorporan a las nuevas formas narrativas: Francisco Umbral con Trilogía de Madrid, crónica de la ciudad, y con Mortal y rosa obra de un lirismo sobrecogedor.

  • De los 80 a la actualidad: la fiebre experimental entra en crisis. Se vuelve a una novela más tradicional, a una narración de estructura más simple, lineal en el tiempo, con trama y personajes más sencillos, menos ambiciosa estilísticamente. La verdad sobre el caso Savolta de Eduardo Mendoza podría marcar el inicio de este periodo. Aunque existe gran variedad de tendencias tanto en temas como en técnicas, predominan dos tipos de temas: el intimismo (lo subjetivo y psicológico) y la narración de historias de aventuras o intriga.

En la última década ha cobrado especial vigencia la novela con base documental histórica, novelas como Sefarad de Antonio Muñoz Molina, Negra espalda del tiempo de Javier Marías y Soldados de Salamina de Javier Cercas son sólo una muestra de esta tendencia.
2.- LA LÍRICA:

Tras la Guerra Civil Federico García Lorca y Antonio Machado habían muerto, otros grandes poetas como Juan Ramón o Alberti se habían exiliado. El panorama en el interior es desolador. Permanecieron en la España franquista Gerardo Diego, Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre. Estos dos últimos, ejercerán una valiosa influencia en las generaciones posteriores.
A.- tendencias poéticas en los años cuarenta:



  • Poesía arraigada

Es una poesía al margen de las circunstancias de su tiempo, que encuentra en la perfección formal de Garcilaso (poeta renacentista del siglo XVI) su modelo. Poesía estetizante interesada en los valores formales y la belleza del verso. Poesía superficial, no comprometida: Luis Rosales, Dionisio Ridruejo, Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero... son los representantes máximos de esta tendencia.

Sus componentes se llamaban a sí mismos “juventud creadora”. La estrofa más utilizada es el soneto y los temas amorosos, religiosos y patrióticos. Abunda el tono épico-heroico, la alabanza del pasado imperial español y la identificación del paisaje castellano con la espiritualidad. También se recoge en esta tendencia el neopopularismo de los Cancioneros del XVI que los enlaza, desde una perspectiva radicalmente distinta, con Lorca y Alberti.

  • Poesía desarraigada o existencial

Rechazan la estética serena del garcilasismo y utilizan un lenguaje coloquial, duro y apasionado, plagado de imágenes tremendistas. Hay un abandono de las estrofas clásicas y emplean el versículo. De tono trágico y expresión más sencilla.

Son poetas angustiados ante la realidad amarga de posguerra, huérfanos de esperanza y de certezas existenciales.

Poesía al margen de los circuitos oficiales, una poesía existencial que manifestaba el descontento del poeta ante el mundo. La revista Espadaña se convierte en el canal de distribución de esta nueva lírica, germen de la poesía social de los años 50. Publicaron en ella Victoriano Crémer, Eugenio G. De Nora, José Luis Hidalgo...

.Junto a estos autores, aparece la voz de un poeta del 27, Dámaso Alonso,que en su obra Hijos de la ira manifiesta desde su gran altura poética su pertenencia a esta tendencia: Madrid es una ciudad con más de un millón de cadáveres, según las últimas estadísticas

  • Tendencias minoritarias

Dos movimientos minoritarios serán relevantes más tarde. Postismo (vanguardista) y el esteticismo del grupo Cántico.

  • Postistas. Se declaran herederos del surrealismo y del dadaísmo. Utilizan un tono humorístico, desenfadado e irreverente. Sobre todo anticonvencional. Se muestran críticos frente a todo realismo y al tono trascendente. Carlos Edmundo de Ory, Cirlot y Ángel Crespo siguen esta tendencia.

  • Cántico: los poetas del grupo Cántico toman como modelo a Jorge Guillén y la generación del 27 Pretenden la perfección formal, un lenguaje refinado y la imagen como base de su lírica. Representan esta línea Ricardo Molina y Pablo García Baena.

Es importante reseñar la labor de difusión de colecciones como Adonais impulsora del premio de poesía del mismo nombre otorgado a los jóvenes poetas.

B. POESÍA SOCIAL DE LOS 50



En torno a 1950 la poesía existencial (desarraigada) evoluciona hacia la poesía social, se pasa de expresar la angustia individual a manifestar la solidaridad con los demás. Los factores sociales aparecen como elementos centrales del quehacer poético.

En 1955 se publican dos libros claves en esta tendencia: Pido la paz y la palabra de Blas de Otero y Cantos íberos de Gabriel Celaya. Ambas proponen una poesía, una lírica-testimonio de la realidad, que recoja los problemas del ser humano en su entorno. La poesía es un instrumento para transformar la realidad, poesía urgente, denunciadora de las injusticias, temas que afectan a la colectividad. El estilo es sencillo, cercano a la lengua coloquial a veces prosaico, pues pretende llegar a la inmensa mayoría.

  • Gabriel Celaya

La poesía para Celaya está lejos de ser un placer estético, es una herramienta, un arma de combate puesta al servicio de la solidaridad entre los hombres, para transformar esta sociedad injusta en otra en la que no haya explotadores ni explotados. Poesía-herramienta:

No es una poesía gota a gota pensada//No es un bello producto, no es un fruto perfecto// es lo más necesario, lo que no tiene nombre...Poesía necesaria como el pan de cada día...

  • Blas de Otero.

Católico convencido sufre una crisis de conciencia que le lleva a una crisis existencial. De estos momentos son los poemas broncos, desabridos, desgarrados recogidos en sus libros Ángel fieramente humano. Y Redoble de conciencia, refundidos en su obra Ancia.

Deriva hacia una poesía de tendencia social, de la que Son muestras las obras. Pido la paz y la palabra y Que trata de España, dirigido a la “inmensa mayoría”. El poeta se implica cada vez más en los problemas sociales. Utiliza un lenguaje sarcástico un prosaísmo deliberado que le aleja-al menos en apariencia- de todo propósito estético.

La poesía social tuvo entre 1950 y 1960 su época de mayor difusión, se incorporan numerosos poetas e incluso cantantes.

C. POESÍA DE LOS 60 A LA ACTUALIDAD



Sin abandonar la actitud crítica ante su entorno, pero prestando mucha más atención a la forma poética, llena de refinada ironía, surge la generación del realismo crítico o generación del medio siglo. Los poetas de esta generación han dejado de considerar la poesía como herramienta política, y la ven como una forma de indagación moral individual y un modo de conocimiento del mundo.

Dos escuelas marcan las tendencias poéticas del período:

  1. La escuela de Barcelona: con Jaime Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo y Carlos Barral

  2. El grupo de Madrid: Formado por Ángel Gozález, Caballero Bonald, Claudio Rodríguez, Francisco Brines y Jose-Ängel Valente.

  • Ángel González

Sus primeros poemas están recogidos en Sin esperanza y con convencimiento. Poesía social que para el poeta es: “ expresión de una actitud moral, de un compromiso con las cosas más graves que suceden en la Historia”. Su poesía, de gran calidad literaria, adquiere siempre un tono irónico, de un cierto pesimismo nunca derrotista.

Después, a historia individual, la del poeta, la de cada hombre se enmarca en la historia colectiva, así surge: Tratado de Urbanismo. Obra de gran ironía y lucidez. En los últimos años, la palabra viva y siempre lúcida de Ángel González, nos ofrece una poesía más reflexiva, donde el fluir del tiempo vital e histórico ocupa un lugar fundamental. Muestra de este momento es. Otoño y otras luces. La poesía de Ángel González es una buena muestra de la evolución de la poesía en la España de la posguerra: desde una poesía de compromiso social hasta la poesía como experimentación del lenguaje.
La década de los 70. el experimentalismo:
A principios de los 70 comienzan a publicar una serie de autores conocidos como venecianos, novísimos, generación del Mayo francés o generación de los 70.

  • La antología de José Mª Castellet, Nueve novísimos poetas españoles recoge la obra principal de estos autores.

  • Su lírica es minoritaria, experimental y culturalista en ocasiones.. Recogen elementos tomados de la cultura de masas :el cine, los cómics, la música..Estas referencias se combinan con abundantes referentes literarios y artísticos. Combinan tonos graves con actitudes provocadoramente frívolas.

  • La renovación del estilo es otra constante, se experimentan nuevas formas vanguardistas, con frecuencia cercanas al surrealismo.

  • -Combinan temas intimistas (amor, erotismo, infancia) con sociales y políticos (el consumismo, la guerra..) y los tratan con ironía, humor y distanciamiento. En general, reflejan una actitud pesimista y escéptica. Autores de este tendencia: Leopoldo Mª Panero, Manuel Vázquez Montalbán, Pere Gimferrer ...


Tendencias poéticas desde los 80 a la actualidad:


  • En líneas generales, la poesía se decanta hacia el intimismo y se abandonan las formas extremas del vanguardismo. Conviven varias corrientes de límites poco precisos con autores que realizan una obra personal de difícil clasificación. La tendencia más fructífera ha sido y sigue siendo:

  • Poesía de la experiencia, de ambiente urbano, expresa de forma realista sucesos cotidianos, con frecuencia desde una perspectiva escéptica y desencantada. García Montero, Trapiello, Felipe Benítez Reyes.

  • El cultivo de las formas clásicas coexiste con el verso libre, el registro coloquial con el barroquismo lingüístico más extremo. La lírica de la experiencia cotidiana con la de exploración metafísica. Junto a una poesía de contenido social que busca la complicidad con el lector, aparece una poesía culturalista alejada de la realidad cotidiana. Jorge Riechman, Luisa Castro, Almudena Guzmán, Blanca Andreu...Son algunos de los nombres de los nuevos poetas.

3.- TEATRO:

A.- EL TEATRO DE POSGUERRA


En los años 30 y durante la guerra civil, surge un teatro de circunstancias, un teatro propagandístico de contenido social y político. En 1939 el panorama teatral queda marcado por la ausencia de autores insustituibles como Valle Inclán o García Lorca. En conjunto, el teatro de los primeros años de posguerra es bastante pobre, a las ausencias de los grandes autores se unen la censura ( es el género más controlado por ser un espectáculo público), el aislamiento cultural y los intereses empresariales, todos estos factores hacen que, en general, triunfe un teatro comercial, de escaso valor literario: la comedia burguesa, heredera de la Alta Comedia del XIX y el teatro de humor de la época de la República (2ª)

  1. El teatro de humor

El teatro de esta tendencia surge en torno a un grupo de humoristas: Jardiel Poncela y Miguel Mihura son los autores más representativos. Su teatro explota las posibilidades cómicas del lenguaje mediante equívocos y juegos de palabras disparatados. A menudo ese humor esconde una visión amarga y escéptica de la realidad.

  • Jardiel Poncela: Su teatro se basa en un humor disparatado que rompe con los esquemas lógicos y conecta con las vanguardias. Concibe el teatro como el mundo del absurdo, en sus obras se encadenan situaciones inverosímiles o grotescas, con personajes atípicos y diálogos humorísticos muy intelectualizados que pretenden ofrecer una visión crítica de la realidad. Entre sus obras destacan: Eloísa está debajo de un almendro Los ladrones somos gente honrada...

  • Miguel Mihura: su teatro se basa en el absurdo. En 1952 se estrena en Tres sombreros de copa, escrita en 1932, obra de estética vanguardista basada en la dislocación del lenguaje, propone una visión diferente de la sociedad en la que se manifiesta predilección por los personajes libres de prejuicios y marginales enfrentados con un mundo cursi, encorsetado y convencional. Mundo que se presenta bajo la apariencia del orden y la decencia. Son sus personajes-tipo, no individualizados representantes de toda una clase social. El lenguaje vanguardista y la visión crítica de la sociedad le emparientan con el teatro del absurdo de Beckett o Ionesco. El éxito obtenido le permite estrenar otras obras como Maribel o la extraña familia.
  1. El teatro realista y el de denuncia,


A finales de los años cuarenta y en circuitos no comerciales, empieza a representarse un teatro realista movido por el inconformismo social y un cierto desasosiego existencial. Desde dos posiciones distintas se critica al sistema vigente, aceptando las limitaciones que imponía la censura oficial o postulando un realismo social de carácter revolucionario, con función claramente política. El mejor representante de la primera tendencia y uno de los mejores dramaturgos españoles del período es Antonio Buero Vallejo. La segunda tendencia está representada por Alfonso Sastre.

    • Antonio Buero Vallejo(1916-2000), (Teatro realista)

Historia de una escalera (1949) se considera la 1ª muestra de la tendencia realista. El teatro social de este autor está profundamente arraigado en la realidad inmediata, va en busca de la verdad y pretende remover la conciencia española.

En 1950 estrena En la ardiente oscuridad, esta obra supone el inicio de otros recursos en el teatro de Buero: el valor simbólico que adquieren ciertas disminuciones físicas en sus dramas, la contraposición entre personajes activos o pasivos y la incorporación de elementos de la tramoya teatral con valor simbólico: la falta de luz en el escenario, por ejemplo.

Aunque es su teatro predominan las obras realistas, es también importante en su trayectoria el teatro histórico en el que suscita reflexiones sobre personajes del pasado como Goya en El sueño de la razón o Larra en La detonación. Asimismo, escribe un teatro en torno a la tortura y la culpa como en La doble historia del doctor Valmy.

El elemento que aporta unidad y coherencia al teatro de Buero es el tono siempre ético y una carga de inquietud que renueva y dignifica la escena. Plantea problemas fundamentales del ser humano e incorpora al espectador en esa inquietud. En su obra la búsqueda de la verdad aparece como objetivo ineludible, de ahí el tono de desasosiego. Un mundo teatral el suyo, trágico, pero donde está siempre presente la esperanza humana.

    • Alfonso Sastre: (Teatro de denuncia o ideológico) concibe el teatro como un instrumento para la agitación y transformación de la sociedad. Su obra Escuadra hacia la muerte le sitúa en esta tendencia. ( tras sólo tres representaciones fue prohibida por la censura).

Un numeroso grupo de autores escriben –y rara vez representan- sus obras en este período. En general, es un teatro de denuncia y protesta que sigue las pautas marcadas por Buero y Sastre.

La injusticia social, la explotación del hombre, las míseras condiciones de vida de la clase trabajadora serán los temas básicos de sus obras.

Frente al final feliz y “la paz de los cementerios” del teatro convencional y escapista aparece la violencia y la frustración como constante.

Lauro Olmo. Sus primeras obras se inscriben en el realismo más descarnado, poco a poco deriva hacia formas más alegóricas cercanas al esperpento: La camisa, La pechuga de la sardina, El cuerpo.

Carlos Muñiz. Se acerca en sus últimas obras al expresionismo: El grillo, El precio de los sueños, El tintero... son una muestra de su producción.

José Martín recuerda: Sitúa sus dramas en la Andalucía trágica y violenta, donde domina la crueldad, el odio y el miedo: Las salvajes en Puente Genil, Las arrecogías del Beaterio de Santa María Egipcíaca son dos de sus mejores obras.

B.- EL TEATRO EN LA DEMOCRACIA


Con la restauración de las libertades democráticas a partir de 1975, se posibilitó la llegada a los escenarios de un teatro que había permanecido oculto durante la dictadura franquista. Conviven distintas tendencias:

  • El experimentalismo: la experimentación de nuevas formas dramáticas va ligada al teatro independiente. Se constituyen compañías de actores y directores que realizan un tatro diferenciado del comercial. En general, se inclinan por el teatro concebido como espectáculo de tono vanguardista y recogen la herencia de los dramaturgos europeos de la segunda mitad del XX: Bertold Bretch y su teatro épico, y autores del teatro del absurdo como Beckett y E Ionesco. A mitad de la década de los 70 existen más de 150 grupos teatrales.

  • El teatro espectáculo pierde protagonismo el texto literario en beneficio de la escenografía. Tienden a desdibujarse los personajes y la acción dramática, se emplea un lenguaje alegórico y abstracto.

  • Teatros independientes se consolidaron con una oferta comercial. Destacan el TEI (teatro experimental independiente). De los grupos con una trayectoria interesante destacan: Els Joglars, Los Goliardos, Tábano, Els Comediants, La Fura dels Baus.

  • Desde los años 90, el teatro ha recibido un importante apoyo institucional, con la creación, por ejemplo, del Centro Nacional de Nuevas Tendencias escénicas; los grupos independientes continúan realizando un teatro lúdico y abierto a a la experimentación (La fura, Els Joglars...) Nuevos autores colaboran a este auge del teatro: Jose luis Alonso de Santos, maestro de la comedia costumbrista que le sirve para la denuncia de los problemas más acuciantes del momento: La estanquera de Vallecas. Bajarse al moro... Fernando Fernán Gömez...

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Literatura posterior a 1936 iconLiteratura. Tema 12. La poesía española posterior a 1936

Literatura posterior a 1936 iconTema 23. Poesía posterior a 1936

Literatura posterior a 1936 iconLa poesía española posterior a 1936: tendencias, rasgos principales,...

Literatura posterior a 1936 iconLa poesía española posterior a 1936: tendencias, rasgos principales,...

Literatura posterior a 1936 iconLa poesía española posterior a 1936: tendencias, rasgos principales,...

Literatura posterior a 1936 iconLiteratura Posterior

Literatura posterior a 1936 iconInfluencia de la literatura latina en la literatura posterior

Literatura posterior a 1936 iconCuando yo nací (diciembre de 1936) España estaba en plena Guerra...

Literatura posterior a 1936 iconLa lírica española anterior a 1936
«El concepto de la nueva literatura», que bien puede considerarse como la primera manifestación original de esta tendencia

Literatura posterior a 1936 iconPor Federico García Lorca es un drama y tragedia que se publicó en...






© 2015
contactos
l.exam-10.com