Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura






descargar 190.31 Kb.
títuloGuía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura
página1/5
fecha de publicación09.09.2015
tamaño190.31 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
  1   2   3   4   5

Guía No. 1 EXPERIENCIAS CON LA LECTURA Y LA ESCRITURA

Introducción:

Cuando nos aproximamos a los procesos de lectura y escritura como herramientas para construirle sentido a nuestras vidas, las vemos de una manera diferente. Estas herramientas se entretejen en lo afectivo, lo cognitivo y las relaciones interpersonales, y para acercarnos a ellas debemos aprender y desaprender, reforzar y debilitar algunos conocimientos y prácticas que hemos mantenido por mucho tiempo.

Objetivo:

Identificar mis propios procesos de lectura y escritura por medio de la lectura y la escritura de un una fábula y un cuento corto, rescatando las experiencias significativas individuales que me permitieron desarrollar estos procesos de manera particular.

Materiales:

-Fábula: La liebre y la tortuga.

LA LIEBRE Y LA TORTUGA
[Fábula. Texto completo]

Esopo

En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa, porque ante todos decía que era la más veloz. Por eso, constantemente se reía de la lenta tortuga.

-¡Miren la tortuga! ¡Eh, tortuga, no corras tanto que te vas a cansar de ir tan de prisa! -decía la liebre riéndose de la tortuga.

Un día, conversando entre ellas, a la tortuga se le ocurrió de pronto hacerle una rara apuesta a la liebre.

-Estoy segura de poder ganarte una carrera -le dijo.

-¿A mí? -preguntó, asombrada, la liebre.

-Pues sí, a ti. Pongamos nuestra apuesta en aquella piedra y veamos quién gana la carrera.

La liebre, muy divertida, aceptó.

Todos los animales se reunieron para presenciar la carrera. Se señaló cuál iba a ser el camino y la llegada. Una vez estuvo listo, comenzó la carrera entre grandes aplausos.

Confiada en su ligereza, la liebre dejó partir a la tortuga y se quedó remoloneando. ¡Vaya si le sobraba el tiempo para ganarle a tan lerda criatura!

Luego, empezó a correr, corría veloz como el viento mientras la tortuga iba despacio, pero, eso sí, sin parar. Enseguida, la liebre se adelantó muchísimo. Se detuvo al lado del camino y se sentó a descansar.

Cuando la tortuga pasó por su lado, la liebre aprovechó para burlarse de ella una vez más. Le dejó ventaja y nuevamente emprendió su veloz marcha.

Varias veces repitió lo mismo, pero, a pesar de sus risas, la tortuga siguió caminando sin detenerse. Confiada en su velocidad, la liebre se tumbó bajo un árbol y ahí se quedó dormida.

Mientras tanto, pasito a pasito, y tan ligero como pudo, la tortuga siguió su camino hasta llegar a la meta. Cuando la liebre se despertó, corrió con todas sus fuerzas pero ya era demasiado tarde, la tortuga había ganado la carrera.

Aquel día fue muy triste para la liebre y aprendió una lección que no olvidaría jamás: No hay que burlarse jamás de los demás. También de esto debemos aprender que la pereza y el exceso de confianza pueden hacernos no alcanzar nuestros objetivos.

Texto tomado de http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/esopo/liebre.htm, consultado el 18 de agosto de 2009.





Descripción:

  • Se lee la fábula a los estudiantes.

  • Después se les invita a escribir un cuento corto inspirados en esta pregunta:

  • ¿Qué recuerdos trajo a su mente la lectura?

  • ¿Por qué comprendo esta lectura como la comprendo?

  • Se comparten los cuentos y las reflexiones que cada uno de los participantes quiera aportar sobre el cuento del otro.

Cierre:

En este momento el profesor expone la importancia de reconocernos como sujetos únicos que se construyen y se reconstruyen por medio de la lectura y la escritura.

Hace énfasis en la escritura y la lectura como procesos comunicativos, donde el ser individual se expone.

Incentiva la iniciativa de escribir y de leer como procesos creativos, de juego y diversión.





Guía No. 2 EXPERIENCIAS PROBLEMICAS CON LA ESCRITURA

Introducción:

En el proceso de escritura encontramos situaciones complicadas. La solución que le demos a estos problemas nos permite desarrollar estrategias que fortaleceremos en el proceso espacio escritural.

Este ejercicio consiste en la elaboración de un escrito desde una situación problémica.

Objetivo:

Desarrollar estrategias de resolución de conflicto en el proceso escritural.

Materiales:

-Palabras “mal escritas” en el poema Mi Lumía

  MI LUMÍA

Mi Lu
mi lubidulia
mi golocidalove
mi lu tan luz tan tu que me enlucielabisma
y descentratelura
y venusafrodea
y me nirvana el suyo la crucis los desalmes
con sus melimeleos
sus eropsiquisedas sus decúbitos lianas y dermiferios limbos y
gormullos
mi lu
mi luar
mi mito
demonoave dea rosa
mi pez hada
mi luvisita nimia
mi lubísnea
mi lu más lar
más lampo
mi pulpa lu de vértigo de galaxias de semen de misterio
mi lubella lusola
mi total lu plevida
mi toda lu
lumía.




http://www.poesia-inter.net/firma0og.gif
Oliverio Girondo


Tomado de http://www.poesia-inter.net/og002.htm





Descripción:

  • Se lee el poema de Oliverio Girondo.

  • Después se les invita a escribir un texto corto inspirados en una palabra “mal escrita ” del poema

  • Se comparten los textos y las reflexiones que cada uno de los participantes quiera aportar sobre el escrito del otro.

Cierre:

En este momento el profesor expone la importancia de la creatividad en el momento escritural como herramienta de resolución de conflictos en la escritura.

Hace énfasis en la manera particular con la que cada uno asume curiosamente la tarea de escribir. Incentiva la iniciativa de escribir y de leer como procesos creativos, de juego y diversión.





Guía No. 3 RECREANDO SUBJETIVIDADES

Introducción:

Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de interpretar los textos de maneras singulares de acuerdo con su experiencia y sus vivencias. La escritura es un proceso que muestra de manera particular los contenidos de la mente del autor y posibilita tantas interpretaciones y reinterpretaciones como sujetos lean el texto.

Objetivo:

Comprender como soy un ser singular y de esta misma manera interpreto el mundo

Materiales: cuento El tren espacial desaparecido

El tren especial desaparecido
[Cuento. Texto completo]

Arthur Conan Doyle

El día 3 de junio de 1890, un caballero que dijo llamarse monsieur Louis Caratal pidió una entrevista con míster James Bland, superintendente de la estación central de dicho ferrocarril en Liverpool. Era un hombre de corta estatura, edad mediana y pelo negro, cargado de espaldas hasta el punto de producir la impresión de alguna deformidad del espinazo. Iba acompañado por un amigo, hombre de aspecto fisico impresionante, pero cuyas maneras respetuosas y cuyas atenciones constantes daban a entender que dependía del otro. Este amigo o acompañante, cuyo nombre no se dio a conocer, era sin duda alguna extranjero y probablemente español o sudamericano, a juzgar por lo moreno de su tez. Se observó en él una particularidad. Llevaba en la mano izquierda una carpeta negra de cuero, de las de los correos, y un escribiente observador de las oficinas centrales se fijó en que la llevaba sujeta a la muñeca por medio de una correa. Ninguna importancia se dio en aquel entonces a este hecho, pero los acontecimientos que siguieron demostraron que la tenía. Se hizo pasar a monsieur Caratal hasta el despacho de míster Bland, quedando esperándole fuera su acompañante.

El negocio de monsieur Caratal fue solucionado rápidamente. Aquella tarde había llegado de un país de Centroamérica. Ciertos negocios de máxima importancia exigían su presencia en París sin perder ni un solo momento. Se le había ido el expreso de Londres y necesitaba que se le pusiese un tren especial. El dinero no tenía importancia, porque era un problema de tiempo. Si la Compañía se prestaba a que lo ganase poniéndole un tren, él aceptaba las condiciones de la misma.

Míster Bland tocó el timbre, mandó llamar al director de tráfico, míster Potter Hood, y dejó arreglado el asunto en cinco minutos. El tren saldría tres cuartos de hora más tarde. Se requería tiempo para asegurarse que la línea estaba libre. Se engancharon dos coches, con un furgón detrás para un guarda, a una poderosa locomotora conocida con el nombre de Rochdale, que tenía el número 247 en el registro de la Compañía. El primer vagón sólo tenía por finalidad disminuir las molestias producidas por la oscilación. El segundo, como de costumbre, estaba dividido en cuatro departamentos: un departamento de primera, otro de primera para fumadores, uno de segunda y otro de segunda para fumadores. El primer departamento, el delantero, fue reservado a los viajeros. Los otros tres quedaron vacíos. El jefe de tren fue James McPherson, que llevaba ya varios años al servicio de la Compañía. El fogonero, William Smith, era nuevo en el oficio.

Al salir del despacho del superintendente, monsieur Caratal fue a reunirse con su acompañante y ambos dieron claras señales de la gran impaciencia que tenían por ponerse en marcha. Pagaron la suma que se les pidió, es decir, cincuenta libras y cinco chelines, a la tarifa correspondiente para los trenes especiales de cinco chelines por milla y a continuación pidieron que se les condujese hasta el vagón, instalándose inmediatamente en el mismo, aunque se les aseguró que transcurriría cerca de una hora hasta que la vía estuviese libre. En el despacho del que acababa de salir monsieur Caratal ocurrió, mientras tanto, una coincidencia extraña.

Tomado del libro: El cuidado de lo humano en el espacio escolar. Pontificia Universidad Javeriana 2008











Descripción:

  • Se lee el cuento y se escoge un personaje. Luego se reescribe la historia desde la visión del personaje.

  • Se comparten los textos y las reflexiones que cada uno de los participantes quiera aportar sobre el escrito del otro.

Cierre:

Una misma lectura puede ser vista desde diferentes perspectivas

El escrito original se recrea desde las singularidades del que escribe

La lectura es un ejercicio de diálogo entre el texto como tejido y el sujeto que se aproxima a su encuentro.

Ejercicio tomado del libro el cuidado de lo humano en el espacio universitario.


Guía No. 4 Pensamiento narrativo, experiencia y realidad

Introducción: El pensamiento narrativo permite sacarle provecho a la relación entre experiencia y realidad.

Objetivo: Generar un escrito que permita el debate sobre la relación entre pensamiento narrativo experiencia y realidad

Materiales: Cuento La casa tomada de Julio Cortazar







Casa tomada
Julio Cortázar
Nos gustaba la casa porque aparte de espaciosa y antigua (hoy que las casas antiguas sucumben a la mas ventajosa liquidación de sus materiales) guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia.

Nos habituamos Irene y yo a persistir solos en ella, lo que era una locura pues en esa casa podían vivir ocho personas sin estorbarse. Hacíamos la limpieza por la mañana, levantándonos a las siete, y a eso de las once yo le dejaba a Irene las últimas habitaciones por repasar y me iba a la cocina. Almorzábamos al mediodía, siempre puntuales; ya no quedaba nada por hacer fuera de unos platos sucios. Nos resultaba grato almorzar pensando en la casa profunda y silenciosa y como nos bastábamos para mantenerla limpia. A veces llegábamos a creer que era ella la que no nos dejo casarnos. Irene rechazo dos pretendientes sin mayor motivo, a mi se me murió María Esther antes que llegáramos a comprometernos. Entramos en los cuarenta años con la inexpresada idea de que el nuestro, simple y silencioso matrimonio de hermanos, era necesaria clausura de la genealogía asentada por nuestros bisabuelos en nuestra casa. Nos moriríamos allí algún día, vagos y esquivos primos se quedarían con la casa y la echarían al suelo para enriquecerse con el terreno y los ladrillos; o mejor, nosotros mismos la voltearíamos justicieramente antes de que fuese demasiado tarde.

Irene era una chica nacida para no molestar a nadie. Aparte de su actividad matinal se pasaba el resto del día tejiendo en el sofá de su dormitorio. No se porque tejía tanto, yo creo que las mujeres tejen cuando han encontrado en esa labor el gran pretexto para no hacer nada. Irene no era así, tejía cosas siempre necesarias, tricotas para el invierno, medias para mi, mañanitas y chalecos para ella. A veces tejía un chaleco y después lo destejía en un momento porque algo no le agradaba; era gracioso ver en la canastilla el montón de lana encrespada resistiéndose a perder su forma de algunas horas. Los sábados iba yo al centro a comprarle lana; Irene tenía fe en mi gusto, se complacía con los colores y nunca tuve que devolver madejas. Yo aprovechaba esas salidas para dar una vuelta por las librerías y preguntar vanamente si había novedades en literatura francesa. Desde 1939 no llegaba nada valioso a la Argentina. Pero es de la casa que me interesa hablar, de la casa y de Irene, porque yo no tengo importancia. Me pregunto qué hubiera hecho Irene sin el tejido. Uno puede releer un libro, pero cuando un pullover está terminado no se puede repetirlo sin escándalo. Un día encontré el cajón de abajo de la cómoda de alcanfor lleno de pañoletas blancas, verdes, lila. Estaban con naftalina, apiladas como en una mercería; no tuve valor para preguntarle a Irene que pensaba hacer con ellas. No necesitábamos ganarnos la vida, todos los meses llegaba plata de los campos y el dinero aumentaba. Pero a Irene solamente la entretenía el tejido, mostraba una destreza maravillosa y a mi se me iban las horas viéndole las manos como erizos plateados, agujas yendo y viniendo y una o dos canastillas en el suelo donde se agitaban constantemente los ovillos. Era hermoso.

Cómo no acordarme de la distribución de la casa. El comedor, una sala con gobelinos, la biblioteca y tres dormitorios grandes quedaban en la parte mas retirada, la que mira hacia Rodríguez Peña. Solamente un pasillo con su maciza puerta de roble aislaba esa parte del ala delantera donde había un baño, la cocina, nuestros dormitorios y el living central, al cual comunicaban los dormitorios y el pasillo. Se entraba a la casa por un zaguán con mayólica, y la puerta cancel daba al living. De manera que uno entraba por el zaguán, abría la cancel y pasaba al living; tenía a los lados las puertas de nuestros dormitorios, y al frente el pasillo que conducía a la parte mas retirada; avanzando por el pasillo se franqueaba la puerta de roble y mas allá empezaba el otro lado de la casa, o bien se podía girar a la izquierda justamente antes de la puerta y seguir por un pasillo mas estrecho que llevaba a la cocina y el baño. Cuando la puerta estaba abierta advertía uno que la casa era muy grande; si no, daba la impresión de un departamento de los que se edifican ahora, apenas para moverse; Irene y yo vivíamos siempre en esta parte de la casa, casi nunca íbamos más allá de la puerta de roble, salvo para hacer la limpieza, pues es increíble como se junta tierra en los muebles. Buenos Aires será una ciudad limpia, pero eso lo debe a sus habitantes y no a otra cosa. Hay demasiada tierra en el aire, apenas sopla una ráfaga se palpa el polvo en los mármoles de las consolas y entre los rombos de las carpetas de macramé; da trabajo sacarlo bien con plumero, vuela y se suspende en el aire, un momento después se deposita de nuevo en los muebles y los pianos.

Lo recordaré siempre con claridad porque fue simple y sin circunstancias inútiles. Irene estaba tejiendo en su dormitorio, eran las ocho de la noche y de repente se me ocurrió poner al fuego la pavita del mate. Fui por el pasillo hasta enfrentar la entornada puerta de roble, y daba la vuelta al codo que llevaba a la cocina cuando escuché algo en el comedor o en la biblioteca. El sonido venia impreciso y sordo, como un volcarse de silla sobre la alfombra o un ahogado susurro de conversación. También lo oí, al mismo tiempo o un segundo después, en el fondo del pasillo que traía desde aquellas piezas hasta la puerta. Me tire contra la pared antes de que fuera demasiado tarde, la cerré de golpe apoyando el cuerpo; felizmente la llave estaba puesta de nuestro lado y además corrí el gran cerrojo para más seguridad.

Fui a la cocina, calenté la pavita, y cuando estuve de vuelta con la bandeja del mate le dije a Irene:

-Tuve que cerrar la puerta del pasillo. Han tomado parte del fondo.
Dejó caer el tejido y me miró con sus graves ojos cansados.
-¿Estás seguro?
Asentí.
-Entonces -dijo recogiendo las agujas- tendremos que vivir en este lado.

Yo cebaba el mate con mucho cuidado, pero ella tardó un rato en reanudar su labor. Me acuerdo que me tejía un chaleco gris; a mi me gustaba ese chaleco.

Los primeros días nos pareció penoso porque ambos habíamos dejado en la parte tomada muchas cosas que queríamos. Mis libros de literatura francesa, por ejemplo, estaban todos en la biblioteca. Irene pensó en una botella de Hesperidina de muchos años. Con frecuencia (pero esto solamente sucedió los primeros días) cerrábamos algún cajón de las cómodas y nos mirábamos con tristeza.

-No está aquí.

Y era una cosa más de todo lo que habíamos perdido al otro lado de la casa.

Pero también tuvimos ventajas. La limpieza se simplificó tanto que aun levantándose tardísimo, a las nueve y media por ejemplo, no daban las once y ya estábamos de brazos cruzados. Irene se acostumbró a ir conmigo a la cocina y ayudarme a preparar el almuerzo. Lo pensamos bien, y se decidió esto: mientras yo preparaba el almuerza, Irene cocinaría platos para comer fríos de noche. Nos alegramos porque siempre resultaba molesto tener que abandonar los dormitorios al atardecer y ponerse a cocinar. Ahora nos bastaba con la mesa en el dormitorio de Irene y las fuentes de comida fiambre.

Irene estaba contenta porque le quedaba más tiempo para tejer. Yo andaba un poco perdido a causa de los libros, pero por no afligir a mi hermana me puse a revisar la colección de estampillas de papa, y eso me sirvió para matar el tiempo. Nos divertíamos mucho, cada uno en sus cosas, casi siempre reunidos en el dormitorio de Irene que era más cómodo. A veces Irene decía:

-Fijate este punto que se me ha ocurrido. ¿No da un dibujo de trébol?

Un rato después era yo el que le ponía ante los ojos un cuadradito de papel para que viese el mérito de algún sello de Eupen y Malmédy. Estábamos bien, y poco a poco empezábamos a no pensar. Se puede vivir sin pensar.

(Cuando Irene soñaba en alta voz yo me desvelaba en seguida. Nunca pude habituarme a esa voz de estatua o papagayo, voz que viene de los sueños y no de la garganta. Irene decía que mis sueños consistían en grandes sacudones que a veces hacían caer el cobertor. Nuestros dormitorios tenían el living de por medio, pero de noche se escuchaba cualquier cosa en la casa. Nos oíamos respirar, toser, presentíamos el ademán que conduce a la llave del velador, los mutuos y frecuentes insomnios.

Aparte de eso todo estaba callado en la casa. De día eran los rumores domésticos, el roce metálico de las agujas de tejer, un crujido al pasar las hojas del álbum filatélico. La puerta de roble, creo haberlo dicho, era maciza. En la cocina y el baño, que quedaban tocando la parte tomada, nos poníamos a hablar en vos mas alta o Irene cantaba canciones de cuna. En una cocina hay demasiados ruidos de loza y vidrios para que otros sonidos irrumpan en ella. Muy pocas veces permitíamos allí el silencio, pero cuando tornábamos a los dormitorios y al living, entonces la casa se ponía callada y a media luz, hasta pisábamos despacio para no molestarnos. Yo creo que era por eso que de noche, cuando Irene empezaba a soñar en alta voz, me desvelaba en seguida.)

Es casi repetir lo mismo salvo las consecuencias. De noche siento sed, y antes de acostarnos le dije a Irene que iba hasta la cocina a servirme un vaso de agua. Desde la puerta del dormitorio (ella tejía) oí ruido en la cocina; tal vez en la cocina o tal vez en el baño porque el codo del pasillo apagaba el sonido. A Irene le llamo la atención mi brusca manera de detenerme, y vino a mi lado sin decir palabra. Nos quedamos escuchando los ruidos, notando claramente que eran de este lado de la puerta de roble, en la cocina y el baño, o en el pasillo mismo donde empezaba el codo casi al lado nuestro.

No nos miramos siquiera. Apreté el brazo de Irene y la hice correr conmigo hasta la puerta cancel, sin volvernos hacia atrás. Los ruidos se oían más fuertes pero siempre sordos, a espaldas nuestras. Cerré de un golpe la cancel y nos quedamos en el zaguán. Ahora no se oía nada.

-Han tomado esta parte -dijo Irene. El tejido le colgaba de las manos y las hebras iban hasta la cancel y se perdían debajo. Cuando vio que los ovillos habían quedado del otro lado, soltó el tejido sin mirarlo.

-¿Tuviste tiempo de traer alguna cosa? -le pregunté inútilmente.
-No, nada.

Estábamos con lo puesto. Me acordé de los quince mil pesos en el armario de mi dormitorio. Ya era tarde ahora.

Como me quedaba el reloj pulsera, vi que eran las once de la noche. Rodeé con mi brazo la cintura de Irene (yo creo que ella estaba llorando) y salimos así a la calle. Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada


http://www.lainsignia.org/2001/enero/cul_031.htm


Descripción:

  • Se lee el cuento

  • Después se les invita a escribir las emociones que despertó en cada uno y sobre la diferencia entre realidad y experiencia

  • Se comparten los textos y las reflexiones que cada uno de los participantes quiera aportar sobre el escrito del otro.

Cierre:

En este momento el profesor crea un debate sobre la realidad y la experiencia basados en el texto Realidad mental y mundos posibles: los actos de la imaginación que dan sentido a la experiencia de Jerome Bruner

Incentiva la iniciativa de escribir y de leer como procesos del pensamiento narrativo y de expresión emocional.



Las siguientes guías son inspiradas en el informe de evaluación a aspirantes 2004, el aparte propuesta de taller para el desarrollo de la comprensión lectora realizado por la profesora Astrid Triana

Guía No. 5 Reconocimiento del Caudal Lexical

Introducción: La base misma de la comprensión de lo que se lee esta en la posibilidad de comprender las palabras que se hallan en el texto

Objetivo: Comprender aquellas palabras que son desconocidas en el texto

Materiales: Diccionarios y el artículo Universalidad y variabilidad de la risa y el humor de Eduardo Jaúregui. Revista de Antropología iberoamericana 2008.
Descripción:

  • Se lee en grupos de tres personas el texto y se genera un listado de palabras desconocidas

  • Se les pide que encuentren las tesis del artículo

  • Después se le invita a los estudiantes a exponer el proceso que realizaron y el aprendizaje que obtuvieron y a presentar sus tesis debatiendo sobre ellas.

Cierre:

El profesor hace énfasis en que la comprensión de las palabras desconocidas no solo permite entender el sentido de lo escrito sino que además contribuye a ampliar el caudal de vocabulario.

  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconEn este curso, los estudiantes aprenderán el proceso de escritura...

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconGuia de estrategias educativas para el aprendizaje de la lectura y escritura de los niñOS

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconUna escritora y periodista que con el correr de los años sería reconocida...

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconEsta guía de escritura fue traducida y adaptada del sitio web writing@csu...

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconResumen Esta ponencia establece contraste entre la enseñanza tradicional...

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconTaller de lectura y escritura

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconProyecto de lectura y escritura n° 1

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconTaller de lectura y escritura

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconProyecto de lectura y escritura nº

Guía No. 1 Experiencias con la lectura y la escritura iconTaller de lectura y escritura






© 2015
contactos
l.exam-10.com