Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial.






descargar 63.49 Kb.
títuloResumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial.
fecha de publicación05.09.2015
tamaño63.49 Kb.
tipoResumen
l.exam-10.com > Literatura > Resumen



PROVINCIA DE FORMOSA

MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN



PREPARÁNDONOS PARA el congreso: documento nº 3

Un modelo de ponencia analizado según el instructivo

Estimado docente:

Este congreso pedagógico es una valiosa oportunidad para compartir con otros colegas y con la comunidad educativa, nuestras experiencias de aula sobre el Enfoque de Desarrollo de Capacidades y Escolarización Plena (Res. Nº 314/12.

Te invitamos a tomar la palabra. Para ayudarte a escribir y a presentar tu trabajo, te mostramos a continuación una ponencia presentada en Salta, en el VI Congreso de Didáctica de la Lengua y la Literatura (Universidad Nacional de Salta, Argentina, 20, 21 y 22 de septiembre de 2007).

En ella incorporamos algunos comentarios que se ajustan al instructivo ofrecido en el Documento Nº 2.

Buen trabajo!!!!!

¡A jugar con poesía! (Una mirada a la Literatura infantil del Nivel inicial)

María Eugenia Almará

Profesorado de N. I. “Gral. José de San Martín” (Santa Fe)

Profesorado de N. I. “José Ma. Torres” (Entre Ríos)

maria_eugenia@teacher.com

RESUMEN:

En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. A partir de la indagación sobre la propia práctica, se propone el trabajo con la poesía desde los siguientes enfoques o posicionamientos: la maleabilidad y curiosidad de las niñas y los niños en esa etapa escolar, la relación entre poesía/ juego/juguete, el docente como mediador en los procesos de construcción de sentido, el Nivel Inicial como ámbito de juego, libertad, aprendizaje y vida.

PALABRAS CLAVES: POESÍA, JUEGO, JUGUETE, PLACER, LECTURA.

Formación de lectores: experiencias e indagaciones 155

La canción de cuna, primer juguete del niño.”

Las nanas
Amada o querida, criticada o ignorada e incomprendida. La poesía es para muchos, arena entre los dedos que se escapa, para otros, tan sólo sonidos que riman...Y para el corazón, aquello que penetra y queda allí sosteniendo la vida que pasa. Un poema en el corazón de adulto. ¿Y un poema en la vida de un niño? Junto al sonajero en sus manos o al gorjeo en su garganta que repite y repite sin cesar al escuchar al adulto o al escucharse a sí mismo, el niño toma contacto con esos sonidos. Las campanitas que cuelgan de su cuna, pero también el susurro de la nana que escucha de quien lo sostiene en brazos cuando quiere dormir, se siente solo, tiene hambre o frío.

El niño pide palabras, sonidos...Y allí, el oído comienza a percibir el ritmo, que dentro de la vida materna lo hacía vibrar también. Ahora, ya hacia afuera, en el mundo externo, siente un cosquilleo dentro de sí mismo, que le encoge el cuerpecito y le hace sonreír sin dientes. El adulto lo mece y le susurra. Aparecen como protagonistas en estos primeros susurros cantados: la luna, la mamá, el sueño, el angelito, el niño, la cuna. Canciones de cuna de autores conocidos y otras que a través de los siglos han dormido a los niños.

(Nanas tradicionales)

“En la cuna bonita “Estrellita blanca

mi niño duerme; rosalito en flor,

dulces le dará un ángel abre ya los ojos

cuando despierte.” que amanece Dios”

“Ven, sueño ven

por aquel caminito.

ven, sueño, ven

a dormir mi angelito.”
Autores como Javier Villafañe, Inés Malinow, José S. Tallón, Juana de Ibarborou.

Lo cierto es que, los sentidos, a flor de piel, en los niños, captan no sólo el roce con la piel del adulto que lo mece, el gusto del alimento que lo sacia, sino también los sonidos tan particulares de una o varias voces que le son familiares. Se destaca así en importancia, la voz materna que identifica en forma total y absoluta. Sonido, placer, murmullo, quietud, nana, poesía, forman el mundo del niño en la pequeñez más simple de la vida en esta etapa.

La poesía visita el Jardín” La poesía en el Nivel Inicial

Todos como adultos, somos un poco responsables en responder la pregunta ¿poesía para los niños en el Jardín? Si los niños desde bebés tuvieron ese bellísimo derecho como juguete, así como el sonajero, ¿por qué no seguir teniéndolo a medida que van creciendo?

Por esto, antes de explayarme en la poesía de los niños pequeños del Nivel inicial, quiero aclarar que este tema específico, en lo que a mí respecta, me llevó a interesarme e indagar, como escritora, profesora de literatura, maestra de música y de jardín de infantes, incurriendo en experiencias por lo demás gratificantes que me asombraban.

Pero a la vez, veía la necesidad que El Nivel Inicial incrementara aún más el trabajo con la poesía en los niños de esta edad en nuestras salas de jardines de infantes. ¿Qué sucede a nuestros niños cuando se les da o no la oportunidad del contacto con la poesía (recitada o cantada)?¿Qué hacen los maestros y adultos, padres y abuelos para no cerrarles la puerta a los sonidos y a los juegos de los niños con ellos?¿En qué gama de colores podemos dejar que pinten ellos sus días a través de adivinanzas, rimas locas y aventureras, respuestas ingeniosas y divertidas para jugar y sentir el cosquilleo de sonreír?¿Qué hacen quienes estudian para maestros de niños pequeños, ellos quienes tienen aún la oportunidad de ingresar por vez primera en las salas o en los patios o debajo de los árboles con pájaros y conectarse así con aquello que una vez estudiaron para hacerlo realidad un día? Caminos claros y simples, abiertos y limpios, que destapen los oídos que escuchan y que dejen que jueguen las palabras ¡Es algo fantástico, posible, concreto! ¡Que no desaparezcan de los planes de clase el juguito dulce, el rico olorcito, el sonido divertido de los poemas!

Sabemos que el niño del Nivel Inicial tiene una mente abierta, plástica, flexible, maleable, ingeniosa, con una curiosidad que destella en su mirada, una espontaneidad fascinante y un “decir las cosas” como nadie. A ese niño, antes de la escolaridad primaria de cuadernos, horarios diferentes y más largos, más maestros, con colores diferentes en sus movimientos cotidianos...¡Arrojémosle al aire el puñado de violetas sin esperar a que sea primavera! Y ellos mismos les pondrán los colores más ilógicos y despampanantes! ¿Temores, dudas, el que no pueden, el qué dirán? ¿No será acaso los de los adultos maestros, que una vez nosotros mismos, niños fuimos?

La infancia tiene eso de “loco lindo” que no se define, se siente, se percibe, se aprehende y se incorpora al organismo como una célula viva más.

Los años del Nivel Inicial tienen una particularidad especial. El niño ya ha sido destetado de los brazos de su madre, su “yo” personal va desprendiéndose, asegurándose, arremetiéndose, apropiándose del mundo de otra manera. Pese a ello, la familia será su vínculo puntual y seguro. Su individualidad como persona le hará ser alguien distinto a todos sus demás compañeros.

El docente tendrá frente a sí a quienes sonreirán, pedirán, negarán algo. Nada será igual para todos. ¿Cómo soltarles al aire una poesía?

Ya está la imagen. Como un pájaro de entre las manos. El niño le dará su propio vuelo, le verá el color de las alas, el tamaño del pico, con canto o en el silencio más profundo. La poesía no tiene explicación alguna. La poesía es en sí misma, su propia sustancia, su esencia. Sin explicaciones, sin razones ni porqué...Poesía en el Jardín de Infantes... ¡Allá vamos! ¡A soltarla, pues!

A las preguntas ¿por qué poesía en el Jardín?, no respondemos, sino afirmamos con otra pregunta: “¿Y por qué, no?” Si el niño, a quien se la brindamos es quien habita junto a otros niños en un espacio de juego, en la sala, en el patio, en el paseo a la plaza cercana. Si el niño es a quien brindarla, y es el mejor jugador de la vida ¡pues...a darles las palabras mezcladas!

El Jardín de Infantes, ámbito de juego, libertad, aprendizaje y vida, es el espacio más adecuado para que la poesía allí exista. No se re quiere de un ámbito decorado, ni de adornos llamativos. Tan sólo un silencio irremediablemente mágico de poner atentos los oídos. El niño sostiene su admiración cada vez más a medida que va creciendo. Y en esa maleabilidad de su curiosidad, sobre la plastilina en donde la poesía moldea con sus dedos el ritmo, la rima ¡su musicalidad preferida! en la mejor melodía.

Por ello ¡a no tener miedo! y en el Jardín ¿por qué no, poesía?

¿Te animás?” El rol docente y la poesía infantil.

Como docentes del Nivel debemos confiar en los frutos que dan las semillas de la poesía, en la tierra fértil de los niños. Para ello, hay que saber sembrarlas. Un ámbito cálido, silencioso y tranquilo será el marco apropiado para que los niños oigan en la voz de su maestra la interpretación de un puñado de poesía. Pero, surgen muchas preguntas antes de animarse: ¿Deben prepararse? ¿Qué darles? ¿Cómo entregárselas y hacérselas gustar? ¿qué hacen los niños? ¿Y después?...

Tranquilos. La poesía está ahí, esperándoles, sólo hay que querer buscarla y primero a solas gustar de ella. Es como el titiritero con su muñeco, el diálogo interno del poema con el corazón de quien la quiera dar para que otros la disfruten debe ser íntimo y compañero, cálido y sincero.

Una vez establecido ese contacto a solas, interiorizando en la memoria las palabras rimadas y gustando de su musicalidad, ya está lista para salir a escena.

Pero, antes de largar ese puñado de poesía, surgen muchas preguntas: ¿Deben prepararse? ¿Cómo ofrecerlas? ¿Cuáles elegimos? ¿Cómo entregárselas y hacérselas gustar? ¿Qué hacen los niños? ¿Y después? Tranquilos.

El diálogo íntimo y directo: La poesía está ahí, esperándoles, sólo hay que querer buscarla primero, a solas gustar de ella. Es como el titiritero con su muñeco, el diálogo interno del poema con le corazón de quien le quiere dar vida para que otros lo disfruten. Debe ser íntimo y completo, cálido y sincero.

Unir la memoria y el corazón: Sentir la poesía, adentrarla en el corazón y en la memoria. Recordar la musicalidad de la palabra de cada verso, de cada estrofa.

Un regalo sin adornos: ¿Cómo darla a conocer a los niños? Sólo decirla. Respetando ritmos, pausas y cadencias. Cada poema es distinto. Uno, hablará de una historia, el otro desgranará onomatopeyas que riman entre sí, otro será el cúmulo de personajes o sencillas descripciones alocadas con palabras inexistentes que harán reír. La memoria y el oído se harán amigos de todos ellos. Nadie cuestionará nada y por ello no habrá explicación posterior alguna.

Poesía sin cuestionamientos: Si gustó, los niños pedirán una repetición y la querrán decir ellos mismos luego. Al comienzo, con la ayuda de su maestro y luego por sí solos. Unos primeros, otros después, algunos solitos y en coro. ¡Tantas combinaciones puede haber para jugar! Que, como las vueltas de una calesita, ninguna es igual a la otra, por lo menos para los mismos niños que piden: ¡otra! ¡otra! ¡otra!

Y la otra cuestión que preocupa a los docentes es el material poético para ofrecerles a los niños y en qué bibliografía especifica encontrarlo. Pues, hay respuesta y solución para ambas inquietudes, que a la hora de tener todo en las manos, la sonrisa en los labios de los maestros vuelve a dibujarse. Sonrisa de alivio, de satisfacción y muchas veces de recuerdos por aquello que vivieron cuando niños o de aprendizaje, por aquello que en su infancia no pudieron nunca experimentar. Es importante a la hora de buscar poesía para nuestros niños, saber quiénes la escribieron para ellos, quiénes son, cómo se llaman, dónde encontrarlos, cómo escribe cada uno de ellos.

Nombrar exponentes de la poética infantil es siempre un placer, trataremos de mencionar, pues, los que mayor incidencia han tenido en nuestra poética infantil argentina.

¿Cómo dejar de nombrar a aquellos pioneros, no sólo de nuestro país, de la literatura para los niños en la cual, ellos mismos se vieron pequeños? Gabriela Mistral, Antonio Machado, José S. Tallón.

Y escribiéndoles a la niñez en nuestro país a Conrado Nalé Roxlo, Rafael Jijena Sánchez.

Pero a quien se le debe un cambio radical en la visión de la literatura infantil argentina, y en lo que a poesía se refiere es a María Elena Walsh. Su reconocida trayectoria y su vasta producción la colocan en la cúspide como pionera desde los años ’60. Su autoría no sólo en narrativa, se extiende ingeniosa y valiosamente en el ámbito de los versos, influida por las formas literarias inglesas. El absurdo es para ella un juego, y con sus versos los que quieren jugar también son los niños. En otro de sus libros condensa coplas, piropos, refranes, adivinanzas, trabalenguas tradicionales, procedentes de varios lugares

de América latina, España y Argentina.

Otros exponentes de la primera época de Ma.Elena Walsh: Beatriz Ferro, Marta Jiménez Pastor, María Granata, Javier Villafañe. Más adelante en el tiempo, Elsa Isabel Bornemann realiza un estudio excelente acerca de la poesía infantil: (clasificación, poesía y escuela) concluyendo su obra con una formidable Antología que condensa adivinanzas, trabalenguas, juegos y otros propios del acervo cultural de los pueblos. Son muchos sus libros de poética infantil. En ellos predominan el humor y la fantasía, personajes maravillosos, situaciones insólitas y versicuentos.

Otra excelente autora de poemas para niños es nuestra santafesina Laura Devetach, dotada de un don maravillosamente poético en sus fibras literarias. Su obra no sólo narrativa, sino poética es muy vasta. Junto a Bornemann viven momentos muy difíciles de censura de sus obras, pero ambas continúan adelante con mayores fuerzas todavía, ya que el impulso de escribir y el amor por los niños siempre puede más. En sus libros de poemas Devetach logra que las palabras salten alegres y cantarinas en un estilo inconfundible y maravilloso. Presenta también versos populares en una obra junto a su hija Laura Roldán en donde los poemas juegan con sus palabras inventadas y otras con el rico sabor de lo popular:

el pregonero, más qué, enigmas, refranes, piropos, coplas y juegos en los llamados “Cuentijuegos”.

Y por otro punto de nuestro país, aparece una poeta por excelencia. María Cristina Ramos, sureña, afincada cerca de los Andes, quien ha sabido sacar de las entrañas del frío y la nieve, los sonidos más cálidos y bellos en bellísimas expresiones de insuperable valor poético. A ella se le suman escritores de Córdoba como Ma. Teresa Andruetto y Perla Suez, del Chaco Gustavo Roldán, de Jujuy Jorge Accame y otros como Ema Wolf, Silvia Schujer, Margarita Mainé, Adela Basch, Ricardo Mariño, Graciela Repún, Oche Califa, Mirta Goldberg, Liliana Cinetto.

Especial consideración como punto y aparte mencionaremos a nuestra recordada Graciela Cabal y a Graciela Montes, superadoras de límites reales en los caminos de la escritura literaria infantil y merecedoras de los más grandes elogios.

De todo un poco”. Repertorio de poemas.

¿Pero qué poemas les doy a los niños? También es una pregunta para quedarse tranquilos.

Podemos encontrar poemas escritos de autores conocidos o que han sido transmitidos desde allá lejos y desde hace tiempo, hasta llegar a nuestros oídos o a nuestras manos por escrito. Estos últimos son los llamados versos tradicionales o folklóricos. Identifican la idiosincrasia de un pueblo, su forma de hablar, de ser, de pensar. Con respecto a este último punto quiero destacar la valiosa tarea de los recopiladores de lo tradicional poético que adquieren una total relevancia. Los hay muchos. Pero sólo en dos de ellos me detengo: Susana Itzcovich y Félix Coluccio. La primera, autora, escritora y compiladora reúne la poesía de tradición oral. Incluye: mentiras y disparates, adivinanzas, canciones de cuna, trabalenguas, retahílas, fórmulas, piropos, rondas, juegos, villancicos, chistes, colmos, tantanes.

El segundo investigador, fiel recuperador de las raíces de nuestro folklore y estudioso de las manifestaciones del mismo, además de señalar las distintas zonas geográficas de nuestro país, va dando las características generales de las mismas: vestimenta, artesanías, cultos, música, danzas y juegos infantiles. Y junto a estos últimos menciona y estudia las coplas, romances, rimas, canciones para los infantes.

Cada manifestación poética invita a unirse con un juego, de miradas, de saltos, de palmas con las manos, de girar con el cuerpo. El juego está en las palabras, pero invita a la vez a jugar con todo el cuerpo.

- Adivinanzas: Los niños no sólo aprenderán jugando, memorizarán, repetirán, sino que al hacerlo jugando, el placer será el titiritero que les maneje los hilos del “adivinar” y ganar la respuesta.

Salgo de la sala

voy a la cocina

y meneo la cola

como un gallina. (la escoba)
- Trabalenguas. Trabalenguas. Jitanjáforas: El “destrabar la lengua” con esos sonidos repetidos y decir esas palabras inventadas y ridículas pero que suenen ¡tan divertidas!

Erre con erre, guitarra, “Ententina, sobalocabina

erre con erre barril, sobalocabina

mira como ruedan, eli, eli bon”

las ruedas del ferrocarril”.
- Rimas: El rimar las palabras, con letras que son iguales, casi gemelas.

¿Martín pescador,

me dejarás pasar?

Pasarán, pasarán,

pero el último quedará”.
- Rimas de sorteo: El acompañar las escondidas, el ver “a quién le toca”.

La gallina Papanatas “Al botón

puso un huevo de la botonera

en la canasta, el que sale o el que queda

puso uno, puso dos pim, pom, fuera.”

puso tres, puso cuatro”... “Gallinita ciega

Había una vieja si tú quieres ver

virueja, virueja, a la que toques

de picopicotueja la has de conocer.”

de Pomporerá”...

Una, doli, tuá

de la limentuá,

osofete,colorete,

una, doli, tuá.”
- Refranes. Coplas. Piropos. Nanas: Es fascinante que los niños se acerquen y aprendan estos poemas, algunos de nuestro suelo y folklore propios.

Todas las mañanitas “El arroyo va hacia el río,

del mes de enero el río va hacia el mar,

me amanece las uñas así voy por tu cariño

sobre los dedos.” sin poderlo remediar.”

(Copla chistosa) (Copla de amor)

Señora Santa Ana “Desconfiado como gallo tuerto”

¿por qué llora el Niño? “Pobre como ratón de iglesia”.

--por una manzana “Asustado como perro en bote.”

que se le ha perdido.” (Refranes)

(Nana)

El arroyo va hacia el río, “Adiós, lechuguita fresca

el río va hacia el mar, para mi canario con hambre.”

así voy por tu cariño “Adiós, rueda de auxilio

sin poderlo remediar.” para mi corazón en llanta.”

(Copla de amor) (Piropos)
- Villancicos: estas canciones tan especiales para la época navideña, tampoco deben ser desconocidas por los niños, antes culminar el ciclo lectivo.

Ahí viene la vaca “A la madrugada

nació le Niño Dios. nació le Niño Dios

Como a la alborada Como a la alborada

dio la luz el sol”... dio la luz el sol”...

por el callejón

trayendo la leche

para el Niñito Dios”...
¿Me das la mano y cantamos?” Canciones y rondas infantiles.

¿Por qué las canciones y las rondas infantiles en un punto y aparte? Responder a esta pregunta no es fácil. Escuchamos en nuestros jardines la interpretación de canciones infantiles, que en la mayoría de las veces, se limitan a aquellos momentos llamados de “rutina”: Canciones para la banderita, para la merienda, para la higiene, para formar un trencito o para salir al patio...o llegan las fechas patrias y se “echan mano” a las canciones, como tomando un ramo de flores, que adornará satisfactoriamente el sitio para la ocasión. Y ¿Eso es todo? Es cierto que hay jardines de infantes tienen el privilegio de poseer dentro del personal docente, un maestro de educación musical. Así, las clases, con 20 minutos de duración, son espacios en los cuales los niños gustan de escuchar el silencio, los sonidos, aprender canciones, acompañarlas con instrumentos convencionales o con los realizados por ellos mismos (cotidiáfonos), descubrir los elementos del ritmo, interpretarlos de la manera más simple y pura.

El ritmo musical es acompañado por el ritmo corporal que incita a la escucha, a la inhibición del movimiento o al vaivén o sacudida del propio cuerpo del niño al compás de un variado repertorio de ritmos musicales.

El repertorio de canciones es inmenso, ilimitado, y por suerte ¡siempre escaso! porque hay mucho por saber, aprender, gozar. Primero el maestro, muchas veces convertido en un niño más, jugará a la par de los pequeños. Las canciones son condimentadas de una manera diferente.

El repertorio es amplísimo y se combinan en canciones de bellísimos colores, como los del arco iris: los hay de autor conocidos y los clásicos y tradicionales, venidos de otros países, además del nuestro, con el gusto y sabor inconfundible del otro idioma que el niño aprende sin problemas, porque cada sílaba y letra es como una gotita de lluvia golpeteándole su corazón y mente.

Rimas tradicionales “Palomita blanca”, Canciones de cuna “Levantate, Juana”, Bailes “Samba le le”, Rimas “Verde, verde, Juegos: “Juguemos en el bosque”, “Antón Pirulero”, “Que llueva” Cucú, cucú”, Villancicos: “Ahí viene la vaca”, “Vamos pastorcillos” Marchas: “Mambrú se fue a la guerra” Romances: “Entre San Juan y San Pedro”, “Estaba la Catalina”.

Y las infaltables rondas tradicionales: “Arroz con leche”, “Aserrín, aserrán” “En coche va una niña”, Rondas con juegos: “Se me ha perdido una niña”, “Niñas bonitas”, “La Farolera””Estaba la blanca paloma” “Buenos días, su señoría”. Pero, ¿se han perdido las rondas en nuestros patios jardineros de juegos? ¿Se han olvidado, las maestras del rico cofre de tesoros que una vez descubiertos, nunca olvidarán los chicos?

Creo afirmar con tristeza que sí...que la tradición de la ronda infantil se va perdiendo en los juegos de nuestros niños, ¡Qué pena! Puesto que hay material bibliográfico rico y variado de excelentes autores en la enseñanza de la música infantil quienes nos enseñan la alegría pedagógica de enseñar desde el corazón y desde las partituras, adaptaciones y versiones en el rescate del folklore, como Violeta Heimsy de Gainza.

Intérpretes y compositores que echan a mano de los dones recibidos en la invención de canciones y en el rescate del patrimonio cultural rico y vasto que tenemos para dar en nuestras manos. Lo nuestro, lo de acá y lo de más allá. Las palabras simples, las raras, las que no se entienden con la lógica de la mente, pero sí con los oídos del alma. Tenemos el privilegio de nombrar una pionera desde los años ’60, me refiero a Ma Elena Walsh, autora e intérprete de las canciones más conocidas en nuestro país y exterior. Y también a otros autores y compositores más recientes trabajadores de la palabra y de la música: Hugo Midón, Carlos Gianni, Luis María Pescetti, Judith Ackoschky y como Grupo vocal e instrumental, el Conjunto Pro Música de Rosario.

¿Y a qué jugamos?” ¿Dónde están los objetivos?

Creímos que dándonos cuenta de tanta poesía dando vuelta y suelta por ahí debíamos haberla atrapado para encerrarla en los cuadernos, colocarlas en filas, subrayarlas, buscarles objetivos e idear actividades para darles luego de haberlas aprendido...¡tanto!¡tanto!

Sólo mirarles las caritas, verlos escuchar con placer, sentirles decir una palabra nueva, absurda o inventada, crear rimas propias luego de escuchar otras distintas. Comprobar que son capaces de recordar esos sonidos igualitos al repetirlos jugando. Veremos que el lenguaje poético crecerá en riqueza de imágenes y recursos literarios desde los niños más pequeños a los más grandecitos.

El vocabulario y el lenguaje propiamente dicho será el adecuado a la edad, interés, curiosidad, imaginación y creatividad de los grupos de niños. ¡Hay mucho por decir!

Bibliografí a

Bornemann, Elsa Isabel (1993): Poesía. Antología. Buenos Aires: Ediciones Dimar.

Coluccio, Félix (1985): Folklore para la escuela. Bs. As.: Editorial. Plus Ultra.

Devetach, Laura y L. Roldán (2002): Cuentijuegos. Buenos Aires: Editorial Alfaguara.

Hemsy de Gainza, Violeta (1984): Para divertirnos cantando. Buenos Aires: Editorial Ricordi.

Itzcovich, Susana (2005): Pisa pisuela, color de ciruela. Buenos Aires: Lugar Editorial.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconResumen En este trabajo se resumen algunas de los principales tipos...

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconResumen El profesor resulta ser un factor clave para aproximarse...

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconResumen el presente trabajo propone un modelo pedagógico que a partir...

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconResumen En este trabajo se ofrecen un ejemplo de la técnica de los...

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconBlanca Uriarte es la escritora de “De humo y nada” un singular poemario...

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconResumen: En este trabajo se pretenden contextualizar los elementos...

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconRaíces tradiciones y mitos e n el nivel inicial

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconLas lenguas adicionales en el nivel inicial

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconProgramación anual 2011 nivel inicial

Resumen: En este trabajo se presentan los fundamentos que justifican el abordaje didáctico-pedagógico de la poesía en el Nivel Inicial. iconImportancia de la lecto ecritura en el nivel inicial






© 2015
contactos
l.exam-10.com