20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3






descargar 56.3 Kb.
título20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3
fecha de publicación31.08.2015
tamaño56.3 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
ESCRITORES DE POEMAS

PABLO NERUDA

BIOGRAFIA

Pablo Neruda es un poeta chileno galardonado con el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nobel de Literatura. También se desempeñó como diplomático y fue miembro activo del partido comunista, compromiso político que muchas veces se ve plasmado en sus obras. Ampliamente conocido por sus obras Veinte poemas de amor y una canción desesperada y sus Cien sonetos de amor, también es el autor de poemas tales como Ahora es Cuba, Alturas de Macchu Picchu, Los enemigos y Si tú me olvidas, entre tantas otras.

20 poemas de amor y una canción desesperada

Poema 3




Ah vastedad de pinos, rumor de olas quebrándose, 
lento juego de luces, campana solitaria, 
crepúsculo cayendo en tus ojos, muñeca, 
caracola terrestre, en ti la tierra canta! 

En ti los ríos cantan y mi alma en ellos huye 
como tú lo desees y hacia donde tú quieras. 
Márcame mi camino en tu arco de esperanza 
y soltaré en delirio mi bandada de flechas. 

En torno a mí estoy viendo tu cintura de niebla 
y tu silencio acosa mis horas perseguidas, 
y eres tú con tus brazos de piedra transparente 
donde mis besos anclan y mi húmeda ansia anida. 

Ah tu voz misteriosa que el amor tiñe y dobla 
en el atardecer resonante y muriendo! 
Así en horas profundas sobre los campos he visto 
doblarse las espigas en la boca del viento.
Poema 20

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,

y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.

La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.

Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.

Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.

Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.

Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,

Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,

y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

MARIO BENEDETTI


BIOGRAFIA

Benedetti fue un escritor y poeta uruguayo integrante de la Generación del '45. Es autor de libros como La Tregua y Gracias por el fuego, entre otros. Corazón coraza, Currículum, Defensa de la alegría, El Sur también existe, Hagamos un trato, Los formales y el frío, No te salves, Táctica y estrategia y Viceversa son algunos de sus poemas más famosos. Su lenguaje sencillo, para que sus obras puedan ser accesibles a todo el mundo, además de combinar con su propia personalidad, tiene defensores y detractores.

¿QUÉ LES QUEDA POR PROBAR A LOS JÓVENES?

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar / abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
también les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno /
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente.



CADA CIUDAD PUEDE SER OTRA

Los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Jaime Sabines

Cada ciudad puede ser otra
cuando el amor la transfigura
cada ciudad puede ser tantas
como amorosos la recorren

el amor pasa por los parques
casi sin verlos amándolos
entre la fiesta de los pájaros
y la homilía de los pinos

cada ciudad puede ser otra
cuando el amor pinta los muros
y de los rostros que atardecen
unos es el rostro del amor

y el amor viene y va y regresa
y la ciudad es el testigo
de sus abrazos y crepúsculos
de sus bonanzas y aguaceros

y si el amor se va y no vuelve
la ciudad carga con su otoño
ya que le quedan sólo el duelo
y las estatuas del amor.


GABRIELA MISTRAL

BIOGRAFIA


Gabriela Mistral fue galardonada en 1951 con el Premio Nacional de Literatura de Chile. Ha sido asimismo la primera ganadora del Premio Nobel de Literatura de América Latina. Además de poeta, fue una destacada profesora tanto en su Chile natal como en el exterior. Existe desde 1997 en Chile la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, así como también su imagen figura en un billete. "Desolación", "Besos", "Caricia", "Canción amarga", "Piececitos" y "Dame la mano" son algunas de sus obras fundamentales.

PIECECITOS

Piececitos de niño, 
azulosos de frío,
 
¡cómo os ven y no os cubren,
 
Dios mío!
 

¡Piececitos heridos
 
por los guijarros todos,
 
ultrajados de nieves
 
y lodos!
 

El hombre ciego ignora
 
que por donde pasáis,
 
una flor de luz viva
 
dejáis;
 

que allí donde ponéis
 
la plantita sangrante,
 
el nardo nace más
 
fragante.
 

Sed, puesto que marcháis
 
por los caminos rectos,
 
heroicos como sois
 
perfectos.
 

Piececitos de niño,
 
dos joyitas sufrientes,
 
¡cómo pasan sin veros
 
las gentes!

DESOLACIÓN

La bruma espesa, eterna, para que olvide dónde 
me ha arrojado la mar en su ola de salmuera.
 
La tierra a la que vine no tiene primavera:
 
tiene su noche larga que cual madre me esconde.
 

El viento hace a mi casa su ronda de sollozos
 
y de alarido, y quiebra, como un cristal, mi grito.
 
Y en la llanura blanca, de horizonte infinito,
 
miro morir intensos ocasos dolorosos.
 

¿A quién podrá llamar la que hasta aquí ha venido
 
si más lejos que ella sólo fueron los muertos?
 
¡Tan sólo ellos contemplan un mar callado y yerto
 
crecer entre sus brazos y los brazos queridos!
 

Los barcos cuyas velas blanquean en el puerto
 
vienen de tierras donde no están los que no son míos;
 
sus hombres de ojos claros no conocen mis ríos
 
y traen frutos pálidos, sin la luz de mis huertos.
 

Y la interrogación que sube a mi garganta
 
al mirarlos pasar, me desciende, vencida:
 
hablan extrañas lenguas y no la conmovida
 
lengua que en tierras de oro mi pobre madre canta.
 

Miro bajar la nieve como el polvo en la huesa;
 
miro crecer la niebla como el agonizante,
 
y por no enloquecer no encuentro los instantes,
 
porque la noche larga ahora tan solo empieza.
 

Miro el llano extasiado y recojo su duelo,
 
que viene para ver los paisajes mortales.
 
La nieve es el semblante que asoma a mis cristales:
 
¡siempre será su albura bajando de los cielos!
 

Siempre ella, silenciosa, como la gran mirada
 
de Dios sobre mí; siempre su azahar sobre mi casa;
 
siempre, como el destino que ni mengua ni pasa,
 
descenderá a cubrirme, terrible y extasiada.


JORGE LUIS BORGES

BIOGRAFIA

Borges (1899-1986) es uno de los escritores más importantes del siglo XX, no solamente a nivel nacional en Argentina, su país de origen, sino mundialmente. Su obra incluye cuentos, ensayos y poemas. Sus ideas políticas fueron muy polémicas, lo cual se cree que conspiró en contra de que obtuviese el Premio Nobel de Literatura. De todos modos cosechó numerosos premios en el mundo, como el Cervantes en España. Entre sus poemas podemos encontrar Poema de los dones, Los justos, Ausencia, Ajedrez, Los espejos y Los Borges.

LOS ESPEJOS

Yo que sentí el horror de los espejos 
no sólo ante el cristal impenetrable
 
donde acaba y empieza, inhabitable,
 
un imposible espacio de reflejos
 

sino ante el agua especular que imita
 
el otro azul en su profundo cielo
 
que a veces raya el ilusorio vuelo
 
del ave inversa o que un temblor agita
 

Y ante la superficie silenciosa
 
del ébano sutil cuya tersura
 
repite como un sueño la blancura
 
de un vago mármol o una vaga rosa,
 

Hoy, al cabo de tantos y perplejos
 
años de errar bajo la varia luna,
 
me pregunto qué azar de la fortuna
 
hizo que yo temiera los espejos.
 

Espejos de metal, enmascarado
 
espejo de caoba que en la bruma
 
de su rojo crepúsculo disfuma
 
ese rostro que mira y es mirado,
 

Infinitos los veo, elementales
 
ejecutores de un antiguo pacto,
 
multiplicar el mundo como el acto
 
generativo, insomnes y fatales.
 

Prolonga este vano mundo incierto
 
en su vertiginosa telaraña;
 
a veces en la tarde los empaña
 
el Hálito de un hombre que no ha muerto.
 

Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro
 
paredes de la alcoba hay un espejo,
 
ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejo
 
que arma en el alba un sigiloso teatro.
 

Todo acontece y nada se recuerda
 
en esos gabinetes cristalinos
 
donde, como fantásticos rabinos,
 
leemos los libros de derecha a izquierda.
 

Claudio, rey de una tarde, rey soñado,
 
no sintió que era un sueño hasta aquel día
 
en que un actor mimó su felonía
 
con arte silencioso, en un tablado.
 

Que haya sueños es raro, que haya espejos,
 
que el usual y gastado repertorio
 
de cada día incluya el ilusorio
 
orbe profundo que urden los reflejos.
 

Dios (he dado en pensar) pone un empeño
 
en toda esa inasible arquitectura
 
que edifica la luz con la tersura
 
del cristal y la sombra con el sueño.
 

Dios ha creado las noches que se arman
 
de sueños y las formas del espejo
 
para que el hombre sienta que es reflejo
 
y vanidad. Por eso no alarman.


CÉSAR VALLEJO

BIOGRAFIA

Es uno de los poetas peruanos más reconocidos de todo el mundo, dada la impresionante innovación que supuso su obra para la poesía del siglo XX. Nació el 16 de marzo de 1892 en Santiago de Chuco y falleció en París a los 46 años.
Su
 poesía se caracteriza por presentar un lenguaje poético muy auténtico que, si bien se apoyó en sus comienzos ("Los heraldos negros") en las bases del modernismo, poco a poco consiguió diferenciarse tanto que no tuvo punto de comparación ("Trilce"). Además cultivó la narrativa, ofreciendo obras como "Escalas" y "Paco Yunque", uno de sus relatos más famosos.
Se considera que Vallejo es uno de los autores que supo anticipar el vanguardismo; su legado como artista implicó una renovación del lenguaje literario al que se unirían muchos poetas que le sucedieron, como Huidobro o Joyce.
La mirada de Vallejo siempre había estado puesta en
 el viejo mundo y cuando finalmente consiguió visitarlo se sintió tan cerca de todo lo que siempre había deseado que jamás deseó volver a su tierra natal. Estuvo en Francia, España y Rusia pero lamentablemente, a causa de trabajar excesivamente, falleció siendo aún muy joven. Como se lo había pedido su esposa, sus restos fueron enterrados en el Cementerio de Montparnasse.


LOS HERALDOS NEGROS

ay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
 
la resaca de todo lo sufrido
 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!
 

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
 
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
 
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
 
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.
 

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
 
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.
 

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como
 
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
 
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
 
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.
 

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

BIBLIOGRAFIA

http://www.poemas-del-alma.com/

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconPoema 1, Veinte poemas de amor y una canción desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 icon20 Poemas de amor y una cancion desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 icon20 poemas de amor y una canción desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una canción desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una canción desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una cancion desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una canción desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una canción desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una cancion desesperada

20 poemas de amor y una canción desesperada Poema 3 iconVeinte poemas de amor y una canción desesperada






© 2015
contactos
l.exam-10.com