Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea






descargar 56.8 Kb.
títuloResumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea
fecha de publicación04.06.2015
tamaño56.8 Kb.
tipoResumen
l.exam-10.com > Literatura > Resumen
RESUMEN DE ASPECTOS IMPORTANTES DEL MUNDO LITERARIO EN LA EDAD MEDIA EUROPEA


Distinción entre

Alta Edad Media: XI-XIII

Nos encontramos con tres estamentos sociales fundamentales (propias de un régimen señorial): la Nobleza (que muestra predilección por los Cantares de Gesta, obras que narran las hazañas de los héroes pertenecientes a estas clases); el Clero (única clase letrada, que cultivará el Mester de Clerecía); y el Pueblo (que cultiva la lírica tradicional, anónima y oral).
Baja Edad Media: XIV-XV

Estamentos: los mismos y la incipiente Burguesía, habitantes de los burgos o ciudades, comerciantes, etc. que reclaman una literatura propia, menos religiosa y más vital y práctica. Aparición de las Universidades.
Focos culturales.

Durante la Edad Media hay distintos focos de producción y difusión de cultura:

  1. La Iglesia: Los monasterios cuentan con importantes bibliotecas; los monjes son casi los únicos que pueden acceder a la cultura escrita, y escribirán para difundir sus ideas, sobre todo religiosas: de ahí deriva el TEOCENTRISMO: la cultura gira en torno a Dios. Es el foco fundamental en la alta Edad Media.

  2. Las Universidades, en la baja Edad Media, también de fuere orientación religiosa y con escasos alumnos.

  3. La corte, sobre todo, a partir de Alfonso X el Sabio (s. XIII). En el siglo XV será tan importante que se hablará de “literatura cortesana” o de “lírica del amor cortés”.

  4. La labor de los juglares, cantores y actores errantes, que en las plazas públicas (y también en la Corte) recitaban romances y Poemas Épicos (Poema de Mío Cid)


Didactismo.
La literatura durante toda la Edad Media cumple una función didáctica muy importante. Sin escuelas, la labor educativa sólo podía ser realizada por los clérigos (gente de cultura), que escribirán una literatura pensada para educar; lo estético queda relegado a un segundo plano, no es un fin en sí mismo (sólo se usa la estética para hacer más agradable el didactismo): es el binomio docere-delectare.
Edad Media, encrucijada de culturas.
Durante mucho tiempo existió la idea de que la Edad Media fue un periodo sin culturas, de barbarie, de oscurantismo. Hoy en día se ha matizado mucho esa idea, y se han constatado muy diversos influjos culturales con los pueblos cercanos. Así, en la Edad Media podemos encontrar influencias de las siguientes culturas:
Grecolatina: los saberes del mundo clásico estaban recogidos en multitud de libros que quedan en los monasterios medievales. Influyen mucho sobre todo las colecciones de cuentos – exceptuando los paganos o anticristianos – que serán empleados por los autores del Mester de Clerecía.

Árabe: la cultura árabe deja una gran huella en nuestra historia. Las primeras manifestaciones literarias en nuestra lengua son de origen árabe (las jarchas, canciones populares recogidas por autores árabes cultos). También las colecciones de cuentos árabes dejarán huella (Las mil y una noches). De igual manera influye la escuela de traductores de Toledo, en la que participaban gentes de las tres religiones: árabe, cristiana, judía.

Hebrea: La influencia jufía se dejó versobre todo por la labor de la Escuela de Traductores de Toledo.

Germana: el influjo germánico hay que centrarlo sobre todo en los poemas épicos y cantares de gesta, géneros nacidos para cantar las hazañas bélicas entre los guerreros y germanos.

Francesa: A través del Camino de Santiago se abre una ruta que servirá de intercambio de culturas durante todas la Edad Media (los estilos arquitectónicos Románico y Gótico son de importación francesa). Influirán en los distintos géneros: los cantares de gesta, el mester de Clerecía (la cuaderna vía es una estrofa de origen francés) y la lírica (de origen provenzal). La influencia se dejará notar también en el idioma.

Italiana: se dará sobre todo en la Baja Edad Media. Los tres grandes genios de esa literatura (Dante, Tetrarca y Bocaccio) son los iniciadores de la literatura moderna. Influirán a partir del siglo XV y decisivamente en el XVI.

LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA


INVASIONES QUE CONFORMAN ESTE NUEVO TERRITORIO
Las naciones ubicadas en el territorio conocido como la Península Ibérica (España y Portugal) son el resultado del legado de numerosos pueblos que, a lo largo de la historia, invadieron dicho territorio con diferentes intereses. Enumeremos, pues, los pueblos más destacados: 


Los Iberos

Los iberos fueron pueblos que habitaron la península entre los siglos VI al II a. C. y recibieron influencias de los celtas, los fenicios y los griegos.

La huella marcada en este territorio era desconocida hasta hace pocos años cuando una serie de hallazgos arqueológicos ha permitido descifrar una cultura con marcada tendencia hacia la monarquía y la aristocracia, con una economía basada en la agricultura, la ganadería, minería y comercio. Es evidente que el desarrollo de estos pueblos fue muy primitivo y fue el resultado de la evolución de primitivas culturas prehistóricas de procedencia libio - africana.


Los Celtas

Este pueblo de origen indoeuropeo, procedente de Centroeuropa, estaba constituido por tribus pastoriles y guerreras de cultura avanzada que, en su expansión hacia el oeste (ocuparon gran parte de Europa pero sus verdaderas huellas aparecen en los pueblos del norte de Europa, especialmente en Gran Bretaña), penetran en la península por ambos extremos de los Pirineos a principios del primer milenio a.C.; se mezclan con los Iberos, dando lugar al pueblo Celtíbero.

Estos pueblos tenían su propia religión pero son convertidos al cristianismo en el siglo V a.C.

Las primeras noticias escritas sobre los pueblos que habitaban la península proceden de los griegos del siglo VI a.C. que nos citan a los iberos, celtas y tartesios.
Los Fenicios

Los fenicios aparecen en nuestras costas comerciando con los nativos a partir del 1.200 a.C. Los fenicios se llevaban la plata a cambio de otras mercancías que los nativos apreciaban. Así, ejerciendo dicho comercio durante tanto tiempo, se enriquecieron y fundaron numerosas colonias: algunas en Sicilia y las islas cercanas, otras en Libia, en Cerdeña y en Iberia ". Pero no solo obtenían plata de Iberia sino también cobre, estaño y oro.

Aprovechando la decadencia fenicia y la expansión griega por el Mediterráneo, los griegos comenzaron a comerciar con Tartesos en el siglo VII a.C. y fundaron colonias en las costas de Iberia. Los enfrentamientos entre griegos y fenicios, por el dominio del Mediterráneo, se mantuvieron hasta la expansión romano cartaginesa. A ellos les debemos gran parte del conocimiento que, sobre este territorio, poseemos durante los siglos pertenecientes a la Edad de Hierro y de Bronce.

Los Cartagineses

Invadieron la península ibérica en su afán de establecer una supremacía sobre los griegos en primer lugar y luego con los romanos. Ocuparon la zona sur de Iberia y fundaron importantes ciudades como Cartagena. Al ser derrotados por los romanos en el siglo III a.C. los cartagineses tuvieron que renunciar a sus posesiones en Iberia y a los territorios ocupados en Africa; tuvieron que destruir su flota, pagar fuertes indemnizaciones a Roma y les fue prohibido hacer la guerra sin su consentimiento.
Los Romanos

Con la conquista de Cartagena se inicia la dominación romana de la península ibérica. En el año 197 a.C. es dividida en dos provincias Celtiberia y Lusitania, aunque esto no significaba el total control de los territorios, pues los nativos no soportaban ni los impuestos de los pretores ni los incumplimientos de los pactos alcanzados.

El pretor Sertorio alcanza el predominio sobre las provincias y organiza Hispania como una nueva Roma.

Augusto reorganizó el país y lo dividió en dos provincias imperiales: Lusitania y Tarraconensis; y una senatorial, la Bética. Aunque los valles del Guadalquivir y del Ebro quedaron fuertemente romanizados, no ocurrió lo mismo con el norte y noroeste (Gallaecia) que conservaron en gran medida sus costumbres. Un ejemplo fue la conservación del vascuence en el País Vasco y del celta en Galicia.
Los romanos aplicaron en Hispania el mismo patrón colonizador que en el resto del imperio: Calzadas, acueductos, fortificaciones, puentes, presas (Proserpina en Mérida), faros (Torre de Hércules en la Coruña) y una nueva concepción de las viviendas privadas.
Favorecieron el comercio y fomentaron la agricultura con la introducción de nuevas especies vegetales y nuevas técnicas de cultivo. Asimismo, debemos a los romanos toda la organización política, social y económica que encontraron los pueblos bárbaros a su llegada y que favoreció un intercambio y una permanencia cultural a lo largo de la Edad Media; por último, cabe destacar que los romanos impusieron el cristianismo, religión que se implantó y definió la cultura de este territorio hasta nuestros días.


Suevos, Vándalos y Alanos

En el año 409, en plena decadencia del Imperio Romano de Occidente, Hispania fue invadida por tribus bárbaras que cruzaron los Pirineos por varios puntos. Los bárbaros, tras sembrar el terror por donde pasaban y dejar los campos arrasados y llenos de cadáveres insepultos, se repartieron el país: los suevos, los alanos, y los vándalos. Poco años después, llegaron nuevos invasores, como aliados y en auxilio de los romanos, los visigodos. Bajo su presión los vándalos abandonaron España y se adentraron en África.

Los Visigodos

Reformaron las leyes para facilitar la convivencia con los hispano romanos, reforzaron la autoridad real y destruyeron el reino suevo. Hacia el 568 el pueblo godo adoptó el cristianismo y así se logró la unidad religiosa. Con la expulsión de los bizantinos y de los suevos y la promulgación de importantes leyes, se consigue la unidad judicial de los habitantes de la región.

Apenas lograda la unidad, frágil y contradictoria, surge una nueva amenaza. Bajo el reinado de Wamba (672-680) asoman por primera vez las naves musulmanas en las costas meridionales y, en el año 711, los musulmanes, cruzan el estrecho de Gibraltar, vencen con facilidad al rey Rodrigo y se extienden, sin apenas resistencia, por gran parte de la Península.

Ante la facilidad de la invasión, organizaron el gobierno como un emirato dependiente de la dinastía Omeya de Damasco. Los sucesores de los primeros invasores extendieron la conquista hasta Francia, pero allí fueron derrotados por Carlos Martell en la batalla de Poitiers (año 732).


Don Rodrigo y la invasión musulmana

Los nobles decidieron elegir rey a Don Rodrigo, hasta entonces gobernador de la Bética y un gran guerrero.

La historia y los romances compuestos posteriormente nos hablan de un cristiano amigo de los visigodos llamado Olbán, o el "Conde don Julián", quien, después de que su hermosa hija Florinda fuera ultrajada por el rey Witiza, decidió vengarse colaborando con los árabes en su penetración por la península. Les proporcionó barcos y, de esta forma, un cuerpo expedicionario penetró en la península y saqueó, sin encontrar casi resistencia, varios pueblos cercanos al lugar del desembarco, regresando a Ceuta con el botín.

El conde don Julián se convirtió al Islam y, tras la conquista árabe, recibió tierras en España como recompensa por sus servicios a la causa de la media luna.

En la primavera del 711, Rodrigo, reuniendo a los nobles, se enfrenta a los musulmanes en la batalla de Guadalete.

La facilidad y rapidez de la conquista se debieron: por un lado, a la colaboración en ella de los traidores Witiza, y por otro, a la pasividad del pueblo llano, harto como estaba de los abusos de los señorones feudales y de la Iglesia.

Abolir la esclavitud hubiera sido algo imposible en el siglo VII, pero intentar imponer más justicia y medidas más liberales hubiera sido más evangélico. La Iglesia, abrazada como siempre a sus privilegios, no quiso provocar el enojo de los príncipes.


La Reconquista y la formación de Castilla



Término que designa la actividad militar llevada a cabo por los núcleos políticos cristianos de la península Ibérica, en el transcurso de los siglos VIII al XV, con la finalidad de recuperar el territorio que, con anterioridad, había sido ocupado por los musulmanes.

Los hispano godos o cristianos que no quisieron someterse a la dominación musulmana se refugiaron en las montañas de Asturias y en los altos valles de los Pirineos. Desde estos lugares se inició la reconquista, una rebelión contra el invasor que se mantuvo durante más de siete siglos.

Al frente de la rebelión de los astures se puso Don Pelayo, noble godo y primer rey (718-737) de Asturias y León, que obtuvo su primera victoria sobre el Islam en Covadonga (722).

Con Abderramán III (912-961) se consolida el califato de Córdoba. El califato independiente se convirtió durante más de un siglo en el centro cultural y comercial más activo de occidente. Allí acudían filósofos, médicos, geógrafos, historiadores y artistas de todo el mundo musulmán.

Se van formando diversos condados y reinos a lo largo de la península; el más importante será el de Castilla, fundado por Fernán González, quien le dio la categoría de condado en un principio y luego pasó al de reino.


La importancia de Castilla se reflejará en lo político, social y cultural: este reino será un factor clave en el proceso de la reconquista, en la creación del sistema feudal español, en la formación de la naciente nobleza y dará origen al idioma castellano (derivado del latín vulgar y que se convertirá en lengua romance).

Todos los nuevos reinos y condados continuaron su lucha por extender sus territorios y forzaron a muchos de los reinos de taifas a pagar tributo. Esto, unido a la mejoría económica por la entrada de peregrinos que recorrían el camino de Santiago, reforzó la situación de prosperidad de los reinos cristianos.

El avance de la Reconquista, y especialmente la toma de Toledo (6.5.1085) por el rey Alfonso VI de Castilla (1065-1109), obligó a los reinos musulmanes a pedir ayuda a sus vecinos del norte de África, los almorávides, grupo de religiosidad intransigente.

Yusuf ben Tasfin, tras reunir más tropas en Sevilla y en Granada, venció a Alfonso VI el Bravo en la batalla de Zalaca (1086). Con esta derrota se inicia para Alfonso, tras catorce años de sonados éxitos militares y políticos, un periodo de desgracias e infortunios, a pesar del inestimable apoyo de su vasallo El Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar.

La rápida extensión de esta última fase de la Reconquista y la escasez de población de los reinos cristianos hicieron que parte de la población musulmana permaneciera en sus tierras, tributando a los nobles o a las órdenes militares que habían apoyado a la corona en la conquista

A medida que avanza el período medieval, los cristianos se van apoderando, cada vez más, de la totalidad del territorio español. Este proceso, que dura más de setecientos años, culmina con el reinado de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, los reyes católicos. Los habitantes de Granada, último reducto en manos de los árabes, quedaban en libertad de emigrar a África o de quedarse en España, siéndoles respetadas sus propiedades, idioma y religión. El 2 de enero de 1492, Isabel y Fernando, acompañados de un nutrido séquito entraba en La Alhambra, donde les esperaba Boabdil para hacerles entrega de las llaves de la ciudad.

Con el reinado de los Reyes Católicos, comienza la Edad Moderna, el amanecer del Imperio Español, la madurez del Renacimiento y una de las más grandiosas centurias de la historia de la humanidad y de la historia de España. Tres logros importantes de los reyes católicos serían:

La unificación de España como nación

La ampliación de sus dominios a través del descubrimiento de América, hecho que lo lanzaría a convertirse en un Imperio

•La expulsión definitiva de los últimos árabes rebeldes de España

LA HISTÓRICA Y LEGENDARIA FIGURA DEL CID CAMPEADOR
Descendiente del conde Fernán González, fundador de Castilla, es Fernando I el Magno, rey de León, Navarra y Castilla. Tuvo tres hijos: Sancho, Alfonso y Urraca. Al morir Fernando, reparte sus tierras a sus tres hijos, pero éstos no quedan satisfechos: se entabla, entonces, una terrible disputa por el poder entre el hijo mayor, Sancho II de Castilla y Alfonso (éste último apoyado por su hermana Urraca).

Sancho cerca la ciudad de Zamora con el fin de apresar a su hermano, pero muere a manos de Bellido Dolfos (se decía que este hombre había sido contratado por Urraca y Alfonso). Alfonso hereda todos los territorios de su padre y se convierte en Alfonso VI. Es coronado en la Iglesia de Santa Gadea de Burgos.

Al coronar al nuevo rey (Alfonso VI) el pueblo no se sentía seguro de la inocencia de éste con respecto a la muerte de su hermano Sancho, pero tenían miedo de manifestarlo; el Cid, entonces, obliga a Alfonso a prestar un juramento expurgatorio en el que admitiera públicamente su inocencia.

Aquí se inicia el conflicto entre el Cid y el rey y que durará por muchos años.

Ésta es una de las causas de su destierro. En 1074 se casó con Jimena Díaz, hija del Conde de Oviedo. Rodrigo es comisionado para cobrar las parias de Sevilla, labor en la que se enfrenta con el Conde García Ordóñez, quien será uno de sus más grandes enemigos. Gracias a los servicios de Rodrigo, el rey Al-Mutamid pagó sus impuestos y le otorgó un beneficio adicional. Sus enemigos aprovecharon para culparlo de robo y esto le valió el destierro

Durante su destierro, el Cid es seguido por muchas personas (familiares y habitantes de su feudo) y logra el respeto y la amistad de algunos reyes árabes, quienes le prestan ayuda contra los almorávides. Inicia una serie de campañas donde conquista territorios que anexa al bando cristiano hasta llegar a un punto clave como lo era la ciudad de Valencia.

Las alianzas militares se reforzaron, además, con vínculos matrimoniales: María (doña Sol) se casó con el conde de Barcelona y Cristina (doña Elvira) con el infante Ramiro de Navarra.

Una de las más hermosas leyendas en torno a la figura del Cid lo constituye su muerte: se dice que éste es herido en una batalla defendiendo la ciudad y, esa noche, muere. Sus compañeros consideran su presencia como muy importante para la siguiente batalla. Deciden, con el consentimiento de Doña Jimena, meter el cadáver en una armadura de hierro y lanzarlo a la batalla. Los árabes, que han pasado la noche celebrando la muerte del Cid, huyen despavoridos ante lo que creen una visión. El Cid gana su última batalla después de muerto.

Otras leyendas han servido para que la literatura se nutriera de este personaje. En “Las Mocedades del Cid”, éste debe vencer y matar al padre de doña Ximena, el Conde de Oviedo, quien lo ha acusado de traición por haber personado la vida de unos árabes a cambio de fidelidad al rey.

Esta decisión de cambiar la violencia por la alianza con los árabes servirá para cambiar el curso de la Reconquista y permitir un avance de los cristianos más seguro. Su antagonismo con el Conde García Ordóñez también fue decisivo en la vida del Cid.

LA LITERATURA DE LA EDAD MEDIA

A)    Las jarchas

               Hasta 1948 se creía que el Cantar de Mio Cid era el más antiguo texto castellano conservado. Sin embargo, se ha descubierto la existencia de textos literarios de mediados del siglo XI, escritos en lengua romance, denominados “jarchas”, que son estrofillas de dos, tres o cuatro versos, semejantes a las “cantigas de amigo” galaicoportuguesas. Las “jarchas” son, pues, los primeros textos que se conocen de nuestra literatura en el Medievo.

B)    El mester de juglaría

               Una de las más importantes manifestaciones de la literatura medieval es la poesía épica, fruto del ambiente guerrero en que se desarrolla buena parte de la vida en la Edad Media. Su expresión más típica se halla en los cantares de gesta, recitados por los juglares.

               El conjunto de dichos cantares es conocido bajo el nombre de “mester  de juglaría”. Tuvo su florecimiento en los siglos XII y XIII, y de él conservamos únicamente un fragmento del Cantar de Roncesvalles y, por supuesto, el Cantar de Mio Cid, copiado a principios del siglo XIV por un tal Per Abbat. El Cantar de Mio Cid ha resultado ser uno de los principales monumentos de la literatura española medieval.

C)    El mester de clerecía

               En el siglo XIII, los clérigos toman el relevo de los juglares en la composición de grandes poemas, pero con unos propósitos bastante diferentes. Ya no se trata de exaltar las hazañas de los grandes héroes nacionales, sino de divulgar la cultura guardada hasta entonces en los monasterios. Dichos poemas reciben el nombre de “mester de clerecía”.

POEMA DEL MIO CID. MESTER DE JUGLARÍA



¿Qué es un juglar?

Es todo aquel que se ganaba la vida actuando en público, teniendo como oficio divertir a la gente. El juglar tiene sus orígenes en los mimos e histriones de la Antigüedad Clásica.

Los juglares se dedicaban a recoger, reunir y organizar, mediante un hilo argumental común, todos aquellos cantares que se habían transmitido en forma oral.

Algunos críticos sostienen que el juglar no se aprendían de memoria el texto, sino unas fórmulas a partir de las cuales improvisaba.
El poema pertenece a la tradición oral medieval y fue compuesto hacia el 1140 d. de C. (la versión definitiva del cantar sería el resultado de la actividad refundidora de dos poetas juglares; la primera versión sería fruto de un juglar de San Esteban de Gormaz; éste sería el más cercano a los hechos históricos como se ve en el cantar primero y la segunda de un juglar de Medinacelli que incluiría partes novelescas), pero su primera transcripción data del 1307 por un monje llamado Per Abad.

El poema fue redescubierto hacia 1789 por Tomás Antonio Sánchez y es, a principios del siglo XX cuando el investigador Ramón Menéndez Pidal se dedica a hacer un estudio exhaustivo de la obra desde el punto de vista filológico, histórico y literario y es considerado una autoridad en la materia.

El poema perdió algunas páginas que fueron reconstruidas por Menéndez Pidal utilizando las crónicas de Alfonso X el Sabio, monarca que recopiló toda la cultura e historia española existente para su época.

El Poema se divide en tres Cantares:

Cantar del Destierro: trata el tema del deshonor moral y político del Cid ocasionado por el destierro injusto y la rehabilitación gradual del héroe gracias a sus propios esfuerzos, que culminan en la reivindicación total de su honor, juntamente con su conquista de Valencia y con la consecución del indulto real.

Cantar de las Bodas: comienza antes del final de la primera con la pretensión de los infantes de Carrión de casarse con las hijas del Cid; el rey ha participado en el deshonor al favorecer el matrimonio. El Cid otorga dotes a sus hijas y a sus maridos, entre ellas, famosas espadas.

Cantar de la Afrenta de Corpes: El héroe sufre un descrédito personal y familiar cuando los infantes maltratan y abandonan a sus hijas. El rey debe participar en la reivindicación por medio de un tribunal en el que se le favorece y se obliga a los infantes a restituir los bienes y a someterse a un combate. Se anuncian nuevos matrimonios de Elvira y Sol con los príncipes herederos de Aragón y Navarra.

CARACTERÍSTICAS DEL POEMA DEL MÍO CID
Realismo histórico y geográfico: el poema fue considerado un documento arqueológico, ya que muchos nombres de poblaciones que se creía eran inventados, sirvieron para descubrir antiguas poblaciones romanas y antiguos caminos ya olvidados. De igual manera, todos los personajes que aparecen son históricos, así como los hechos de guerra. Sólo el segundo juglar que intervino en la composición añadió la parte novelesca referente a las bodas de las hijas del Cid, la afrenta de Corpes y las Cortes de Toledo. En cuanto al realismo, el carácter español y la influencia del cristianismo impidieron que aparecieran hechos sobrenaturales y fantásticos. Sólo el episodio del ángel y el del león caen en la exageración mas no en la fantasía.

El héroe está determinado por los valores de su tiempo y de sus circunstancias:

•Profunda Religiosidad

•Valora lo Nacional: sintetiza los ideales de España

•Inquebrantable fidelidad al Rey: vasallaje

•Profundo Amor por su familia

•Honestidad: (episodio de Raquel y Vidas)

•Antepone los intereses del grupo y de su reino a los personales

•Arrojado y valiente, pero muy humano

•Elevado concepto del honor: eje accional

•Amor a su tierra y a sus seguidores.

El viaje como elemento estructurante de la acción

En la obra aparecen dos tipos de viaje: el físico por los diversos lugares de España y que se iniciaría en Castilla.

Castilla Valencia
El viaje psicológico que se da en la mente del personaje y que marcaría su evolución desde su destierro hasta la recuperación de su honra que ha logrado a través de sus luchas y merecimiento como guerrero y buen vasallo.

Destierro Recuperación de la honra.



  • Temas presentes en el texto:

    • El tema del deshonor: eje central de la obra, motivado por el injusto destierro del Cid; continúa con el progresivo engrandecimiento del Cid mediante sus victorias y las riquezas que éstas le procuran y finalmente se describe la entrada triunfal del Cid en Valencia. El tema del honor cubre tres aspectos: el familiar, el social y el militar, siempre asociados al concepto de integridad en el sentido cristiano social y feudal; así, se gana la adhesión de sus vasallos y su generosidad y fidelidad le hacen recuperar el favor del rey. Es tierno y humano en el amo a su familia y a sus amigos, religioso, cortés, astuto, discreto y valiente en la lucha.

    • Las bodas de las hijas del Cid y el injusto trato que estas reciben por parte de los infantes de Carrión: esto motiva que el Cid obtenga la culminación de su honor. Finalmente las hijas del Cid se casan con los infantes de Navarra y Aragón.

  • Uso de recursos de la recitación oral:

    • Llamadas de atención (Si quisiéseis escucharme…)

    • Repeticiones constantes:

      • Formales (paralelismos, anáforas, versos bimembres)

      • De contenido: la imposibilidad de relectura hace necesario que el juglar repita datos para que nadie pierda el hilo.

    • Predominio de oraciones simples y coordinadas (más fáciles para recordar e improvisar en la recitación)

    • Uso del presente del indicativo: “Mio Cid cabalga…”

    • Uso de adverbios de presencia: “Aquí véis al héroe…”, para acercar la narración a los espectadores.

    • Referencias visuales (sustituye los conceptos por imágenes)

    • Petición de soldada (sueldo por actuación)

    • Uso abundante de gesticulación

  • Voluntad de estilo: se observa a través del uso de pleonasmos, anáforas, versos bimembres, uso de cultismos, de tecnicismos jurídicos, exclamaciones y apóstrofes que demuestran que el(los) autor(es) del poema tenía(n) la intención de hacer una obra de arte. Asimismo, como en todo texto épico cabe destacar el uso de epítetos o de adjetivos caracterizadores, ponderativos o afectivos que se extienden, no sólo al héroe sino a su esposa, a su caballo, etc.

  • La métrica del poema:

•Anisosilabismo (versos sin medida fija)

•Versos desde diez hasta veinte sílabas aunque predominan los de catorce y dieciséis

•Cesura o pausa interna que divide al verso en Estiquios (si cada parte es desigual en número de sílabas) o de Hemistiquios (si ambas partes son desiguales)

•Los versos no se agrupan en estrofas definidas sino en series irregulares que pueden formar estrofas de tres hasta cien versos que reciben el nombre de “Tirada”

•Rima asonantada
Ejemplo:

“Mi/na/ya,/ con/ to/do es/to al/go// me/ que/da/ de ha/blar/:

de /to/dos/ es/tos/ mis/ rei/nos //po/drán,/ si/ quie/ren mar/char/

hom/bres/ bue/nos/ y/ va/lien/tes //y a/ Mi/o/ Cid/ a/yu/dar./

Li/bres/ los/ de/jo,/ y /pro/me/to //no/ con/fis/car/ su he/re/dad.”/

El/ buen/ Mi/na/ya Al/var/ Fá/ñez //las/ ma/nos/ les/ fue a/ be/sar: /

“Gracias os doy, rey Alfonso, //nuestro señor natural;

esto concedéis ahora, //otra vez cederéis más.

Siempre nos contentaremos, rey,// con vuestra voluntad”

Díjole el rey: “Alvar Fáñez, //de esto ya no hay más que hablar,

y sin temor a castigo, //al Cid iréis a buscar.”


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconLiteratura Europea y Edad Media latina

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconJuicios de Dios en la Edad Media europea

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconEl mayor de los cantares de gesta españoles de la Edad Media y una...

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconLa Edad Media es el periodo de la historia europea que transcurrió...

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconResumen de los aspectos más importantes que hemos indicado

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconLa hagiografía como género literario en la Edad Media

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea iconCapítulo IV el teatro en la Edad Media
«espectáculo» social se une toda una concepción simbólica lo que equivale a decir representativa de la vida y del mundo

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea icon1. la edad media 1 la edad media. Diez siglos de historia

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea icon1. la edad media 1 la edad media. Diez siglos de historia

Resumen de aspectos importantes del mundo literario en la edad media europea icon1. la edad media 1 la edad media. Diez siglos de historia






© 2015
contactos
l.exam-10.com