Universidad del valle de mexico






descargar 0.54 Mb.
títuloUniversidad del valle de mexico
página4/9
fecha de publicación10.07.2015
tamaño0.54 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9
1o. de mayo de 1913, se conmemora por primera vez en México, en manifestación obrera y ceremonia auspiciadas por la ya entonces denominada "Casa del Obrero Mundial", la muerte de los mártires de Chicago. Claro está que no tardó el usurpador en clausurar la "Casa del Obrero Mundial", el día 27 de mayo de 1914, y en aprehender a varios de sus dirigentes. Ya -de antes y con motivo de otro mitin celebrado el 25 de mayo de 1913, habían sido detenidos y expulsados del país los dirigentes extranjeros, entre los que se encontraba el poeta José Santos Chocano.
Quizá sea oportuno destacar que en ocasión del lo. de mayo de 1913, .¿ Comisión Organizadora de la manifestación llevó a ésta frente al recinto ¿e la Cámara de Diputados y allí hizo entrega de una petición para que se "reglamentara por ley la jornada de ocho horas, que se dictara otra ley sobre indemnizaciones por pago en accidentes de trabajo y que se reconociera obligatoriamente por los patrones la personalidad de los directivos sindicales. La petición fue recibida por los diputados Gerzayn Ugarte y Serapio Rendón, Este último ofreció luchar en la Cámara por la implantación de lo pedido. Por supuesto que nunca se le pudo dar trámite.
El movimiento social de la Revolución mexicana y consecuentemente promulgación de leyes y decretos que dieron forma a las inquietudes de la clase trabajadora, se inicia paralelamente al triunfo del movimiento constitucionalista que encabezaba Venustiano Carranza, el hombre de las mayores contradicciones y de quien, con razón por regla general, se pueden hacer los más grandes elogios y, al mismo tiempo, poner de manifiesto sus más detestables defectos.
El 26 de marzo de 1913, en la Hacienda de Guadalupe del Estado de Coahuila, una exigua fuerza, varias veces derrotada por el Ejército Federal, repone sus fuerzas. Venustiano Carranza, Gobernador Constitucional del Estado, reúne a sus jefes y oficiales y los incita a suscribir un plan redactado entre él y el capitán Breceda, su secretario particular. Los jóvenes mandos discuten su redacción, bajo la presidencia del teniente coronel Lucio Blanco, porque consideran que el proyecto no encierra las exigencias sociales que se encontraban en el ánimo de todos, y era demasiado escueto. "Deseábamos hablarle al pueblo, no sólo de la razón legal de la guerra, sino de la oportunidad, de la necesidad de vindicar las usurpaciones, desde la tierra hasta la del poder, desde la económica hasta la política" diría después el entonces capitán Francisco J. Mújica. Pero Carranza no quería que desde su inicio la revolución que llamaría constitucionalista, planteara cuestione* que pudieran, al definir una tendencia ajena al derrocamiento del usurpador, provocar una prolongación excesiva del movimiento armado. Por ello, las objeciones fueron vencidas y el documento aprobado en los términos del Proyecto y se otorgó a Venustiano Carranza el nombramiento de Primer jefe del Ejército "constitucionalista", bajo la condición de que, al triunfe encargaría interinamente del Poder Ejecutivo y convocaría a elecciones generales, una vez quedara consolidada la paz. Así nació el "Plan de Guadalupe" y estas son las razones por las que no plasmó exigencias sociales, que irían produciendo al calor de las batallas y como resultado del entusiasmo de los cuadros de mando del Ejército constitucionalista a cuyo cargo quedando, por la fuerza de las armas, los gobiernos de los distintos estad de la República.
¿Cuál era, en realidad, la ideología de Venustiano Carranza? Si analizamos todas las leyes y decretos que fueron surgiendo en el país con el avance de la revolución, forzosamente habremos de llegar a la conclusión de q por lo menos, aceptaba las reformas favorables a la clase trabajadora. In sive, en un discurso pronunciado en el Ayuntamiento de Hermosillo, So ra, el 24 de septiembre de 1913, o sea, meses después de suscrito el Plan Guadalupe, Carranza, en un tono desusado en él, llegó a decir:
Pero sepa el pueblo de México que, terminada la lucha armada a que conv el Plan de Guadalupe, tendrá que principiar formidable y majestuosa la 1 social, la lucha de clases, queramos o no queramos nosotros mismos y opónganse las fuerzas que se opongan, las nuevas ideas sociales tendrán que imponerse en nuestras masas...
Si examinamos, por el contrario, su reacción violenta en contra de los representantes de la "Casa del Obrero Mundial" que vienen a ofrecerle, con una inocencia digna de mejor causa, el auxilio militar de los obreros que integrarían después los Batallones Rojos y, sobre todo, si recordamos que es autor del decreto de lo. de agosto de 1916 en el que se establece la pena de muerte para los huelguistas, tendremos que llegar, por fuerza, a la conclusión de que fue el más burgués y reaccionario de los jefes del movimiento armado... a pesar de que después hace suya una Constitución en la que se incluía el artículo 123, y se consagraba el derecho de huelga.
En dos discursos pronunciados por Venustiano Carranza, el primero en Matamoros, Tamps., el 29 de noviembre de 1915 y el segundo en San Luis Potosí, SLP, el 26 de diciembre del mismo año, se ha querido encontrar "La Doctrina Carranza". Ninguno de ellos la expresa, ya que son meras referencias a las causas del movimiento armado y al lugar que México ha de ocupar en el concierto de las naciones. De reformas sociales, nada.
Ello nos lleva a la conclusión de que las consecuencias sociales de la Revolución se produjeron, no gracias a Venustiano Carranza, sino a pesar de él. En rigor, con la notable excepción de Emiliano Zapata, ninguno de los grandes jefes del movimiento, que incluyen al genial Alvaro Obregón y al guerrero nato que es Francisco Villa, tuvieron otra ideología que su personal interés en el poder. Su virtud, entonces, particularmente en el caso de Venustiano Carranza, radica en haber puesto los medios para que otros, conscientes del momento que se vivía, le dieran a la Revolución la orientación social que ha sido su principal característica... formal.
5. La obra legislativa social preconstitucional
Para poder entender mejor la obra legislativa de la Revolución, por lo que en especial se refiere al Derecho del trabajo, debe advertirse que comienza al momento mismo en que Victoriano Huerta es derrotado y abandona el país y no antes.
El 13 de agosto de 1914, los generales revolucionarios Álvaro Obregón i Lucio Blanco y los representantes del huertismo, general Gustavo Salas y vice-almirante Othón Blanco, suscriben los Tratados de Teoloyucan, a virtud de los cuales el Ejército Federal rindió sus armas y se determinó la manera como el Ejército constitucionalista se haría cargo de la Ciudad de México y ocuparía las posiciones del Ejército Federal frente a los zapatistas. El día 15 de agosto, victorioso, Álvaro Obregón entra a la Ciudad de México Venustiano Carranza lo hará cinco días después. Pues bien, el día 23 de agosto del mismo año, Alberto Fuentes D., gobernador y comandante militar del Estado de Aguascalientes, establece el descanso semanal y la jornada de ocho horas. A su vez, el general Eulalio Gutiérrez, Gobernador y Comandante militar de San Luis Potosí, mediante Decreto fechado el 15 de septiembre, instituye el salario mínimo para el Estado ($0.75 diarios), la jornada máxima de nueve horas, el salario mínimo en las minas ($1.25 diarios), el pago del salario en efectivo; prohíbe las tiendas de raya; declara inembargables los salarios; crea el "Departamento del Trabajo" y determina la irrenunciabilidad de los beneficios concedidos por la propia ley. Unos días después, el gobernador militar de Tabasco Luis F. Domínguez, a instancias del general J. D. Ramírez Garrido, promulga un decreto (19 de septiembre), de orientación agraria más que laboral, por medio del cual queda abolida la esclavitud "de hecho" que privaba en el Estado ("Todo sirviente adeudado que pisa territorio tabasqueño, queda libre por sólo este hecho" i. se impone el salario mínimo y se consagra la jornada de ocho horas para los peones de campo.
Además de las leyes y decretos anteriores, deben mencionarse es forma relevante las siguientes, de acuerdo con Mario de la Cueva.
Para el Estado de Jalisco
A) La Ley de Manuel M. Diéguez (2 de septiembre de 1914), que consigna el descanso dominical (con determinadas excepciones); el desean-obligatorio (28 de enero, 5 y 22 de febrero, 5 de mayo, 18 de julio, 16 de septiembre, 11 de noviembre y 18 de diciembre); las vacaciones de ocho días anuales; la jornada limitada en los almacenes de ropa y en las tiendas de abarrotes, de las ocho a las diecinueve horas, con dos horas de desea:
al mediodía; establece sanciones para los que trabajen en los días de descanso y vacaciones y concede la denuncia pública por violaciones a la ley.
B) La Ley de Trabajo de Manuel Aguirre Berlanga (7 de octubre de 191 que "reglamentó los aspectos principales del contrato individual de trabajo, algunos capítulos de previsión social y creó las juntas de Conciliación \ Arbitraje".
Para el Estado de Veracruz
A) Decreto del coronel Manuel Pérez Romero, Gobernador del Estad: (4 de octubre de 1914), que consagra el descanso semanal.

B) Ley del Trabajo, promulgada por Cándido Aguilar, el 19 de octubre de 1914. Mario de la Cueva anota que tuvo enorme resonancia y que sirvió para preparar la legislación futura. De sus disposiciones pueden destacarse las relativas a la jornada de trabajo de nueve horas, interrumpida con descansos para tomar los alimentos, el descanso semanal en domingos y días festivos, con determinadas excepciones y el salario mínimo ($ 1.00), que podía pagarse por día, semana o mes. La Ley imponía a los patrones la obligación de proporcionar a los obreros enfermos, salvo que la enfermedad derivara de conducta viciosa y a los que fuesen víctimas de algún accidente de trabajo, asistencia médica, medicinas, alimentos y salario. Además se señalaba el deber de mantener servicio médico adecuado. Por otra parte, imponía a los patrones la obligación de crear escuelas primarias, laicas, cuando no existiesen escuelas públicas a más de dos kilómetros de la residencia de los obreros.
La existencia de Tribunales de Trabajo denominados "Juntas de Administración Civil", así como de los inspectores de trabajo, también fue prevista.
C) Ley de Agustín Millán, promulgada el 6 de octubre de 1915, en ocasión de ocupar la gubernatura provisional del Estado. Es la primera en regular, según menciona De la Cueva a las asociaciones profesionales, aun cuando exclusivamente en la forma gremial. Destaca la disposición que les atribuye personalidad jurídica y limita su derecho para adquirir inmuebles a los estrictamente necesarios para sus reuniones, bibliotecas o centros de estudio.
Para el Distrito Federal
El 12 de diciembre de 1914, encontrándose Venustiano Carranza en Veracruz, Ver., y la Ciudad de México ocupada por zapatistas y villistas, se dicta por el Primer Jefe un decreto en el cual, después de exponer las razones por las que entiende ha de prorrogarse el Plan de Guadalupe, se compromete (art. 2o.) para expedir y poner en vigor durante la lucha, todas las leyes, disposiciones y medidas encaminadas a dar satisfacción a las necesidades económicas, sociales y políticas del país, efectuando las reformas que la opinión exige como indispensables para restablecer el régimen que garantice la igualdad de los mexicanos entre sí; leyes agrarias que favorezcan la formación de la pequeña propiedad, disolviendo los latifundios y restituyendo a los pueblos las tierras de que fueron injustamente privados; leyes fiscales encaminadas a obtener un sistema equitativo de impuestos a la propiedad raíz, legislación para mejorar la condición del peón rural; del obrero, del minero y, en general, de las clases proletarias...
Previamente, por decreto de 17 de octubre de 1913, se anexó a la Secretaría de Gobernación el Departamento de Trabajo, lo que aunado a la reforma de la fracción X del art. 72 constitucional, había dado al Congreso facultades para legislar en materia de trabajo. Con ese motivo se formuló un Proyecto de Ley sobre Contrato de Trabajo, con la participación, según nos dice De la Cueva, del ministro de Gobernación, licenciado Rafael Zubarán Capmany y de los licenciados Santiago Martínez Alomía y Julio Zapata.
El proyecto Zubarán —subraya De la Cueva— es un intento de reforma a la legislación civil. Se pretende, según se dice en la Exposición de Motivos, sustituir el criterio ultraindividualista que privaba en el Código civil, marcando una serie de limitaciones a la voluntad de las partes, a fin de lograr una relación más justa entre patrono y trabajador. Se reconoce que el liberalismo empeoró la condición del proletariado y que el principio de la autonomía de la voluntad no produjo los benéficos resultados que de él se esperaron. El proyecto, no obstante lo dicho, quedó encerrado en los moldes del derecho civil y, desde este punto de vista, está muy por detrás de las leyes ya vigentes en Veracruz y Yucatán.
Es interesante destacar que en el Proyecto Zubarán se reglamentó el contrato colectivo de trabajo y se reconoció a la asociación profesional, sin que se hiciera referencia alguna al derecho de huelga.
Para el Estado de Yucatán La obra legislativa del general Salvador Alvarado ha sido una de las más importantes emanadas de la Revolución. No puede olvidarse que el Estado de Yucatán fue la cuna del socialismo mexicano y que en ese Estado, por lo tanto, es donde se han manifestado, con mayor ímpetu, las tesis progresistas.
Son dos las leyes promulgadas por el general Alvarado para el Estado. La primera, de 14 de mayo de 1915, creó el Consejo de Conciliación y el Tribunal de Arbitraje. La segunda, de 11 de diciembre del mismo año, es la Ley del Trabajo. Las leyes Agraria, de Hacienda, del Catastro, del Municipio Libre y del Trabajo han sido conocidas como "Las cinco hermanas", por perseguir todas un mismo propósito: contribuir a la transformación del régimen económico.
Según menciona De la Cueva, a quien seguimos en este inciso, la Ley del Trabajo prevé la participación del Estado en el fenómeno económico-social, con el objeto de lograr la liberación de todas las clases sociales, de asegurar iguales oportunidades para todos y de promover, sustituyéndose a la actividad privada, todo aquello que fuese necesario al bienestar colectivo. En realidad se trata de lograr un socialismo de Estado.
Los rasgos más importantes de la Ley del Trabajo del Estado de Yucatán podrían sintetizarse como sigue:
a) El establecimiento de las Juntas de Conciliación, del Tribunal de Arbitraje y del Departamento del Trabajo, constituyendo, las dos primeras, un poder independiente con facultades legislativas a través de los procesos conciliatorios y ejecutivas. Tanto las Juntas como el Tribunal se constituían en forma tripartita y se procuraba que el Estado interviniera lo menos posible.

b) El reconocimiento de las asociaciones profesionales, básicamente sobre la base de un sindicalismo industrial de carácter regional, con registro ante las Juntas de Conciliación.

c) La reglamentación de los "convenios industriales", expresión tomada de la legislación de Nueva Zelanda, que sirvió de modelo a la yucateca, y que constituían, no un "contrato normativo", sino un contrato de ejecución.

d) El rechazo de la huelga, salvo en situaciones de excepción, como instrumento de lucha, ya que se consideraba mejor solución el arbitraje forzoso.

e) La regulación, en términos más o menos parecidos a los de otras leyes, incluyendo el proyecto Zubarán, de las relaciones individuales de trabajo, de los riesgos profesionales y de la previsión social.
Para el Estado de Coahuila
La Ley del Trabajo fue promulgada por el gobernador Gustavo Espinosa Míreles, el 27 de octubre de 1916, reproduciendo íntegramente el Proyecto Zubarán —según afirma De la Cueva, con el agregado de tres capítulos sobre participación en los beneficios, conciliación y arbitraje y accidentes de trabajo. Este último capítulo fue tomado, a su vez, de la Ley sobre Accidentes de Trabajo de Bernardo Reyes. En realidad, no aporta nada nuevo al proceso de desarrollo de la legislación laboral mexicana.
Ante una producción legislativa tan formidable, realizada por diferentes personas en ámbitos también distintos, surge necesariamente la pregunta; ¿Cuál fue la razón —o cuáles fueron las razones— que determinaron que la Revolución mexicana adoptara estas medidas, precisamente en una etapa en que la lucha, concluida en contra de Huerta, se mantenía latente entre los propios grupos revolucionarios? ¿Existió, acaso, una orientación general en el sentido de que, a la liberación de los diferentes estados de la República, se dictaran leyes de trabajo o fue ello resultado de la iniciativa de cada uno de los militares que ocuparon las diversas gobernaturas? ¿Fueron los propios militares los autores de estos documentos, algunos precariamente escritos, pero otros reflejando un trabajo serio, inclusive de investigación en legislación comparada: v. gr. la ley de Yucatán, o se trata de una obra de civiles incorporados a los Estados Mayores? En ese caso ¿quiénes son esos legisladores hoy ignorados?
No creemos estar en condiciones de contestar todas las preguntas, pero sí nos parece que podemos, desde luego, excluir algunas de las posibles respuestas. Desde luego, estamos convencidos, hasta donde ello es posible, de que la obra social en esa etapa de la Revolución no fue hecha por iniciativa de Venustiano Carranza. Éste mostró en todo momento, salvo en el discurso de Hermosillo, una total indiferencia hacia el problema obrero y como veremos después, en su momento, un odio cerval hacia la clase trabajadora producto de su radical concepción burguesa de la vida. En el decreto del lo. de agosto de 1916, Carranza, al expresar los motivos de su resolución de condenar a muerte a los huelguistas, dirá: "Que para remediar ese mal... la autoridad militar del Distrito Federal hizo saber a las clases obreras que... la Revolución... no había de permitir que se levantase otra tan perjudicial para el bien de la República, como sería la tiranía de los trabajadores."
Podría pensarse, en cambio, considerando tanto su labor durante la Revolución, como su actitud frente a la clase obrera al ocupar la Presidencia de la República, en la influencia personal del general Álvaro Obregón. \< debe olvidarse que encontrándose en Celaya, entre dos batallas contra las fuerzas de Villa, el día 9 de abril de 1915 expide Obregón un decreto instituyendo el salario mínimo de los jornaleros en la cantidad de setenta
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Universidad del valle de mexico iconUniversidad del valle de méxico

Universidad del valle de mexico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de mexico iconUniversidad del valle de mexico

Universidad del valle de mexico iconUniversidad del valle de méxico

Universidad del valle de mexico iconValle de Bravo se localiza a 67 Km al este de Toluca, capital del...

Universidad del valle de mexico iconDirección: Providencia 832, col. Del Valle, México D. F. 03100

Universidad del valle de mexico iconElaborado por: Equipo Universidad del Valle en desarrollo del Convenio...

Universidad del valle de mexico iconEl Centro Nacional de las Artes, el Instituto Veracruzano de la Cultura,...

Universidad del valle de mexico iconPrograma de Medicina y Cirugía, Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia

Universidad del valle de mexico icon2003,© D. R., Universidad Nacional Autónoma de México, dgsca, Coordinación...






© 2015
contactos
l.exam-10.com