Retruque a “El Tango” de J. L borges






descargar 12.27 Kb.
títuloRetruque a “El Tango” de J. L borges
fecha de publicación07.01.2016
tamaño12.27 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos

El tango
 Jorge Luis Borges 
(1958)

¿Dónde estarán? Pregunta la elegía
De quienes ya no son como si hubiera
Una región, en que el Ayer pudiera
Ser el Hoy, el Aún y el Todavía.


¿Dónde estará (repito) el malevaje
Que fundó, en polvorientos callejones
De tierra o en perdidas poblaciones,
La secta del cuchillo y del coraje?

¿Dónde estarán aquellos que pasaron
Dejando a la epopeya un episodio,
Una fábula al tiempo, y que sin odio
Lucro o pasión de amor se acuchillaron?


Los busco, en su leyenda, en la postrera
Brasa que, a modo de una vaga rosa
Guarda algo de esa chusma valerosa
De los Corrales y de Balvanera.

¿Qué oscuros callejones o qué yermo
Del otro mundo habitará la dura
Sombra de aquél que era una sombra oscura
Muraña, ese cuchillo de Palermo?

¿Y ese Iberra fatal (de quien los santos
se apiaden) que en un puente de la vía,
Mató a su hermano el Ñato, que debía
Más muertos que él, y así igualó los tantos?

Una mitología de puñales
Lentamente se anula en el olvido;
Una canción de gesta se ha perdido
En sórdidas noticias policiales.

Hay otra brasa, otra candente rosa
De la ceniza que los guarda enteros;
Ahí están los soberbios cuchilleros
Y el peso de la daga silenciosa.


Aunque la daga hostil o esa otra daga,
El tiempo, los perdieron en el fango,
Hoy, más allá del tiempo y de la aciaga
Muerte, esos muertos viven en el tango.


En la música están, en el cordaje
De la terca guitarra trabajosa,
Que trama en la milonga venturosa
La fiesta y la inocencia del coraje.


Gira en el hueco la amarilla rueda
De caballos y leones, oigo el eco
De esos tangos de Arolas y de Greco,
Que yo he visto bailar en la vereda.


En un instante que hoy emerge aislado,
Sin antes ni después, contra el olvido,
Y que tiene el sabor de lo perdido,
De lo perdido y lo recuperado.

En los acordes hay antiguas cosas:
El otro patio y la entrevista parra.
(Detrás de las paredes recelosas
El Sur guarda un puñal y una guitarra)

Esa ráfaga, el tango, esa diablura,
Los atareados años desafía;
Hecho de polvo y tiempo, el hombre dura
Menos que la liviana melodía.


Que sólo es tiempo. El tango crea un turbio
Pasado irreal que de algún modo es cierto.
Un recuerdo imposible de haber muerto
Peleando, en una esquina del suburbio.

Retruque a “El Tango” de J. L Borges

Enrique Amorim

Tango del arrabal cosmopolita,
canción de ayer con su dolor fingido,
presunto bajo fondo desteñido,
fácil guitarra y la mujer maldita.

Tango triste, consuelo de cornudo,
sombrío amante, caviloso padre.
Cuchillo que madruga en el compadre
respeto del acero, si desnudo.

Tango de una engañifa literaria.
Si popular, lloremos la desgracia.
Más cómodo en la oscura aristocracia
que en la sufrida clase proletaria.

Yo gocé tus ambiguas sensaciones,
seguí tu ritmo para conocerte.
Hoy algún nombre de mujer, divierte
esta memoria, ahora, de razones.

Nunca te supe en trance de caricia;
El niño bien te usó con las sirvientas.
Llegó la hora de ajustar las cuentas
y mencionar a solas tu impudicia.


Turbia ralea despreció a la mina
y a la costurerita y se burlaron
(aquellos que mejor te cultivaron,)
del sin trabajo, al sol en una esquina.

Tango de los reacios al horario
de los socios del mate haragonete.
En lento conformismo sin Quijote
ablandaste el acero proletario.

En cautelosas sombras fue tu siembra
la pesimista y la del mal augurio.
Muy pronto diste espaldas al tugurio
dejando entre esperanzas a la hembra.

Miraste de soslayo a los patrones,
yo te vi sonreír al bien vestido.
Te ganaste en Palermo y si hubo ruido
de milicos, buscaste los portones.

Una mitología de promesas
entre amenazas soportó la paica.
Los magnates llamaron la prosaica
a tu versada rica de perezas.

Si pudo perdonar y abrir los brazos
le aconsejó el rencor ser vengativo.
Y exaltó las hazañas del más vivo
hasta aplaudir por fin a salivazos.


Ayer eras igual a hoy y todavía
insiste tu haragana permanencia.
Hoy te defienden con infusa ciencia
que perfila tu próxima agonía.


Ya perduras en felpa de salones
trasnochados a penas... y la rumba
cava el hueco sonoro de una tumba
en fondo ritual de otras pasiones.

Yo te gocé, yo te bailé y te inmolo
repudiando las dagas de hojalata.
Cuentan que aquí en el Río de la Plata
te dimos cancha porque andabas solo.

ACTIVIDAD.

  1. Busque, pregunte, indague sobre el significado de aquellas palabras que resulten de difícil comprensión para entender los poemas.

  2. Teniendo en cuenta la idea principal de los poemas elabore un argumento a favor y otro en contra sobre la importancia del tango.

  3. Elabore, con sus palabras, un nuevo poema a partir de las ideas sobre el tango de J. L Borges y Enrique Amorim.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

Elaboración.

Creatividad.

Habilidades argumentativas.

-Sala de Filosofía-


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconDos poemas del investigador y poeta Ricardo Ostuni (Buenos Aires...

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconProyecto tango: “el tango también es cosa de chicos”

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconBorges sobre el quijote: una conferencia recobrada la centenaria voz de borges

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconHerbrechter, Stefan e Ivan Callus, eds, Cy-Borges: Memories of the...

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconDanzantes de tango

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconTango argentino

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconRayuela, a ritmo de tango

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconAsi se baila el tango en Tokyo

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconEl tango en el uruguay, o el circulo de tiza gardeliano

Retruque a “El Tango” de J. L borges iconEl maestro Villasboas: El eslabón perdido del tango






© 2015
contactos
l.exam-10.com