Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental






descargar 221.57 Kb.
títuloLos arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental
página5/5
fecha de publicación23.09.2015
tamaño221.57 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5

6 - CONCLUSIÓN. COMPARACIÓN DE LA EVOLUCIÓN DEL PAPEL FEMENINO EN LAS SOCIEDADES DONDE ESTÁ EN VIGOR LA RELIGIÓN CRISTIANA Y LA ISLÁMICA

La introducción de los arquetipos femeninos: sexual y espiritual, por parte de los templarios, en la sociedad europea cristiana del segundo milenio, tuvo muchas consecuencias, además de las literarias apuntadas al principio. A la vez sería el motor que propulsaría el gran avance científico que se produjo en la sociedad cristiana la Edad Media, y que hizo que el Islam perdiera la hegemonía que detentaba hasta entonces.

Algunos autores constatan el hecho del cambio hegemónico, pero no han apuntado la causa que lo originó. Y así Campbell resume en (1994, 25): "Durante cinco o seis siglos, en el seno del Islam se dio un impresionante desarrollo del pensamiento, experimentación e investigación científica, sobre todo en medicina. Pero entonces, hete aquí que la autoridad de la comunidad general, la Sunna (comentario del Corán) -de la que el Profeta Mahoma afirmó que siempre tendría razón-, se desplomó... Y así fue como, justo cuando la luz del conocimiento griego empezaba a penetrar en Europa de manos del Islam -a partir del 1100, aproximadamente- la ciencia y la medicina islámica sufrió una paralización y murió... La antorcha de la ciencia y de la historia pasaron al Occidente cristiano."

Y también Héctor Walter Navarro nos lo comentaba en (2000): "... los países musulmanes estaban muchos más desarrollados científicamente y culturalmente en la Alta Edad Media que los países cristianos." ..."Sin embargo posteriormente en la Baja Edad Media y fundamentalmente en el Renacimiento (Edad Moderna) los países cristianos sobrepasaron en mucho a los países musulmanes en todos los aspectos."

Walter nos proporcionó la idea de que el desarrollo espectacular de la ciencia y la cultura en la Europa cristiana, sería debido al aprovechamiento y participación de las mujeres en el trabajo, y ello sería la causa de que la sociedad islámica perdiera la hegemonía que detentaba hasta entonces y causa de su retroceso científico, técnico, económico y social. Y así Walter reflexiona en (2000): "Es posible que la libre incorporación de la mujer a la actividad económica ya sea como trabajadoras rurales, comerciantes, hiladoras, tejedoras, prostitutas, curanderas, etc., permitiese que muchos hombres tuvieran tiempo libre para dedicarse al arte y a la ciencia. "...

"El hecho de que las mujeres cubrieran muchos puestos de trabajo humildes permitió también que muchos hombres se dedicaran a esas referidas actividades científicas y artísticas. Creo que en los países musulmanes se restringió a las mujeres (sic) al gineceo o al haren (sic). No se les permitía libre trato con los hombres y en consecuencia no podían trabajar, por ejemplo, como comerciantes. En consecuencia los hombres debían dedicarse todos a las tareas productivas inmediatas y no podían darse el lujo de dedicarse al arte o a la ciencia."

Y ese aprovechamiento o desperdicio de recursos entre ambas culturas: cristiana e islámica, mostraría la diferente evolución que ha existido en ambas. Así como mostraría que tendría su causa, en la reincorporación del culto femenino en la sociedad.

Por lo que se deduce que, a causa del inmovilismo del Islam, en cuyo panteón el Principio femenino sigue ausente, la mujer sigue discriminada y la evolución del pensamiento estancada. Y seguirá siendo así, mientras no se enmiende la abolición que hizo Mahoma del culto al Principio femenino del panteón islámico en el siglo VII, al desembarazar al Dios Aláh / Al Iláh de sus tres hijas las Diosas: ALLAT / Ilat, ALILAT / Menach / Manat y AL-UZZA / Altuza (Sáinz de Robles, 1994, LXII).

La ausencia de figuras importantes femeninas en el panteón, siempre proporcionará a exégetas fundamentalistas, interpretaciones machistas. Como las del malvado comentarista del Corán del siglo XII [en palabras de Benazir Bhutto, Primera Ministra de Pakistán, en entrevista al periodista Álvaro (1994)], que afirmaba: "Los hombres están por encima de las mujeres porque Dios así los ha distinguido". Y en estos intérpretes se justificarán los fundamentalistas para menospreciar a las mujeres y hacerles ocupar una situación de inferioridad y sometimiento al varón, negándoles el derecho al trabajo, sin posibilidad de actuar con libertad y de disfrutar del placer sexual. Y mientras se mantenga alejada a las mujeres del trabajo, con lo que implica de desperdicio de recursos, no habrá posibilidad de que la sociedad evolucione.

Afortunadamente en la sociedad cristiana la introducción templaria de los arquetipos sexual y espiritual en el segundo milenio, permitió la participación social de la mujer en la actividad económica, y con ello principió a erradicarse la situación de desigualdad sexual: las mujeres comenzaron a incorporarse a la vida activa y se les permitió desarrollar diversas tareas sociales y culturales. Ello pone de manifiesto que la evolución no es fruto de la improvisación, sino que depende de la existencia de factores que la propulsan.

Las feministas de las sociedades cristianas, debemos a los templarios y a otros intelectuales de su momento histórico, que se concienciaron y tomaron sobre sí la misión de desvelar el culto femenino: sexual y espiritual, el que se repensase la situación de tiranía impuesta a las mujeres durante siglos.

Ellos contribuyeron a la modificación de la ideología cristiana y gracias a ello, la sociedad se despertó y se empezó a acabar la etapa oscurantista.

Ellos contribuyeron poco a poco al cambio de la conceptualización, de la construcción teórica, de la obcecación patológica, de la superstición que condicionaba y mantenía el estereotipo mental de la "superioridad masculina", creencia que es un claro síntoma patológico y que tiene unas raíces muy profundas.

 

 BIBLIOGRAFÍA

ÁLVARO, C. (1994): Entrevista a Benazir Bhutto. Periódico El Mundo, Madrid, 16-9-94.

ANDERSON, B. S. y ZINSSER, J. P. (1991): Historia de las mujeres: una historia propia. Editorial Crítica, Barcelona.

ARISTÓFANES. (Traducción de Francisco Rodríguez Adrados). (1990): La Paz. Ediciones Cátedra, S. A., Madrid.

ARROYO, F. (2000): Arroyo comenta el 16 de marzo de 2000 el e-mail de Ángel Almazán de 22 de septiembre de 1998 de http://eListas.net/foro/eranos: Larmenius, el Temple y el secreto egipcio de Jesús y el Bautista. Tomado del libro la revelación de los templarios de Lynn Picknett y Clive Prince. Ed. Martínez Roca, Eranos.

- (2000a): La dimensión espiritual de la orden del Temple.

ATIENZA, J. G. (1991): La Religión de la Tierra. Integral, Barcelona, Nº 136, Volumen 4, abril, Barcelona.

BLÁNQUEZ (1985): Diccionarios: Latino-Español, Español-Latino. Tomo 1. Editorial Ramón Sopena, S. A., Barcelona.

BURGUIÈRE, A. (Bajo la dirección de). (1988): Historia de la Familia. Tomo I. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

CAMPBELL, J. (1991): En diálogo con Bill Moyers. El poder del mito. Emecé Editores, S. A., Barcelona.

- (1991a): Las Máscaras de Dios: Mitología primitiva. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

- (1992): Las Máscaras de Dios: Mitología occidental. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

- (1994): Los mitos. Editorial Kairós, Barcelona.

DONOVAN, F. R. (1988): Historia de la brujería. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

DUJOLS, P. (1900): Caballería. Texto traducido y corregido del manuscrito nº 5491 de la Biblioteca de Lyon; aportado por Dr. Carlos Raitzin en e-mail del foro Anthopos, anthopos@elistas.net, del 28 de diciembre.

Enciclopedia Biográfica de la Mujer (1967): Tomos I y II. Ediciones Garriga, S. A., Barcelona.

Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. 70 Tomos. Editorial Espasa-Calpe, S. A., Madrid (Ediciones de 1930, de 1985-86, de 1991, de 1993 y de 1994).

FRADE, C. (1996): Miles de años de sexo. Periódico El Mundo, Madrid, 15-12-96.

GERARD, A.-M. (1995): Diccionario de la Biblia. Grupo Anaya S. A., Anaya & Mario Muchnik, Madrid.

Gran Larousse Universal. (1982): 42 Tomos. Plaza & Janés S. A. Editores, Barcelona.

GRIEDER, T. (1987): Orígenes del arte Precolombino. Fondo de Cultura Económica, S. A., México.

GUICHOT Y SIERRA, A. (1989): Ciencia de la mitología. Editorial Alta Fulla, Barcelona.

HAAF, G. (1979): La nueva historia de Adán y Eva. Círculo de Lectores, S. A., Barcelona.

HUSAIN, S. (1997): La Diosa. Editorial Debate, S. A. Madrid. Círculo de Lectores, S. A. Barcelona.

KNEISSLER, M. (1993): El imperio de los sentidos. Muy especial, Nº 13, Madrid.

MARTÍN de Guzmán, C. (1984): Las Culturas Prehistóricas de Gran Canaria. Madrid, Las Palmas.

MARTÍN-CANO, F. B. (2000): Hipótesis astronómica sobre los misterios de los templarios. Boletín Temple nº 17 de 12 de octubre. http://members.es.tripod.de/Linkspage/paratemple.html

- (2000a): Jesús y Juan el Bautista, protagonistas de la religión cristiana de los dos períodos agrícolas. Boletín Temple nº 22 de 22 de diciembre. http://usuarios.tripod.es/Nuevoshallazgos/bautista-temple.html

MARTÍNEZ López, C. (1985): La mujer en la España prerromana. Historia 16, Nº 105, Madrid.

MAYR, F. K y ORTIZ-OSÉS, A. (1989): La mitología occidental. Editorial Anthropos, Barcelona.

RUTHERFORD, W. (1994): El misterio de los druidas. Ediciones Martinez Roca, S. A., Barcelona.

Sagrada Biblia. (Versión directa de las lenguas originales, Nácar, E. y Colunga, A.). (1965): La Editorial Católica, S. A., Madrid.

SÁINZ DE ROBLES, F. C. (1944): Ensayo de un Diccionario Mitológico Universal. (Estudio preliminar. Dibujos de Á. Pérez Palacios). Aguilar S. A. de Ediciones, Madrid.

- (1959): Ensayo de un Diccionario de Mujeres Célebres. Aguilar S. A. de Ediciones, Madrid.

SECHI, G. (1993): Diccionario de Mitología Universal. Ediciones Akal, S. A., Torrejón de Ardoz.

SOLANA, J. (Prólogo). (1994): Aspasia de Mileto. Testimonios y Discursos. Editorial Anthropos, Barcelona.

SOUTIF, M., DRAY, N. y DIBIE, P. (1999): Ritos amorosos a través del mundo. Geo, Nº 145, febrero, Madrid.

TEJERA, A. (1991): 5. Mentalidades: cultura y religión en la prehistoria (Historia de Canarias. Volumen I, Prehistoria - Siglo XV. Las Provincias. Diario de Las Palmas). Editorial Prensa Ibérica, S. A.

VAN LYSEBETH, A. (1990): Tantra, el culto de los femenino. Ediciones Urano, Barcelona.

WALTER, H. (2000): Fundamentalismo y talibanes. E-mail de 19 noviembre de esceptica @egroups.com.

WESTHEIM, P. (1972): Ideas fundamentales del arte prehispánico en México. Ediciones Era, S. A., México.




Por qué las jóvenes se niegan al feminismo?

¿Feminista? ¡Mi abuela, güey!

-- La diferencia y la trasgresión: una moda definida para el consumo
-- La postmoderna: liberada pero femenina
-- Los estudios de género: un creciente interés que reemplaza el ser feminista

Ximena Bustamante (*)


Formularios para la diversidad

Cada año llega a manos de los jóvenes universitarios la guía de los cien mejores antros de Marco Beteta (Folleto comentado y repartido gratuitamente en las universidades privadas). El pequeño libro negro incluye entre sus recomendaciones desde el arrabalerísimo Salón Los Ángeles en la Colonia Guerrero, hasta el exclusivo Palmas 500 en Polanco. ¿Qué tienen en común estos centros de diversión de clases sociales tan dispares? Una voz “autorizada” los ha catalogado como parte de la experiencia nocturna en la ciudad.

No es in sobrevivir día con día en la Guerrero e ir los fines de semana con tus mejores trapitos a desfogarte en el Salón Los Ángeles; sí lo es, por el contrario, pertenecer a la clase media o media alta e ir a disfrutar del ambiente pintoresco que los vecinos le dan al lugar. Lo que hace que el Salón Los Ángeles esté incluido entre los cien mejores antros es la supuesta trasgresión que implica visitarlo: su nombre, clientela y localización se vuelven sinónimos de aventura y “estilo”. La visita al Salón Los Ángeles no es, de ningún modo, un acercamiento al otro México; la cercanía física que implica visitar el lugar es la afirmación de una distancia social y simbólica insalvable.

Así se juegan las políticas del estilo y la normalización social en nuestro país, se vuelve cool (chida) la trasgresión que de forma aparente acerca a la otredad, aunque en realidad separa aún más de ella. Se crea la ilusión de que hoy en día todas las diferencias son aceptadas, de que pueden atravesarse las fronteras de clase, raza y género a voluntad, y de que la supuesta trasgresión no conlleva sanciones sociales, sino que es la clave para tener un “estilo original”. La reinvención constante de la farsa está de moda.

Es un lugar común decir que vivimos en un mundo “posmoderno” en el cual se aceptan todo tipo de ideas, creencias y actitudes. Hay quienes condenan la supuesta posmodernización de nuestra sociedad aduciendo que ya no hay “valores”, por lo que los jóvenes ya no saben lo que está bien o mal; otros la exaltan pues creen que es sinónimo de que en las nuevas generaciones hay más tolerancia e igualdad.

En la actualidad, sin embargo, existen claramente parámetros para definir cuáles son las diferencias aceptadas y cuáles no, qué trasgresiones están de moda y cuáles son peligrosas para el orden social. Como la guía de Beteta, hay cientos de recetarios sobre cómo ser diferentes y trasgresores. Estos formularios de la diferencia establecen los patrones de consumo que definen qué es ser hippie, darketo, punk, etc.; indican cuáles son los lugares, la vestimenta, la música e incluso las ideas que hay que consumir para pertenecer a cada grupo, para distinguirse de los demás. Como señala Hobsbawn en Historia del siglo XX, la cultura juvenil nació cuando surgieron los productos que definieron a la “juventud” como un grupo social aparte.

Los “estilos originales”, productos de las diferentes pautas de consumo no son invariables, se transforman una y otra vez bajo el influjo de la publicidad y de los distintos discursos que buscan definir la identidad de los consumidores. Tal vez por eso Lawrence Ferlinghetti, el último poeta beat, afirmó en su última visita a México que ya no existe la contracultura, pues ha sido incorporada a la clase media y asimilada por los medios masivos.

La muerte de las vanguardias

El renacimiento del feminismo en los años sesenta, setenta y ochenta, empezó en Estados Unidos y se extendió rápidamente por los países desarrollados y las mujeres pertenecientes a las clases medias cultas en el mundo subdesarrollado.

Hoy en día, tanto en el primer mundo como en el tercero el feminismo sigue siendo un movimiento de clases medias ilustradas. Sin embargo, mientras su auge estuvo caracterizado por el protagonismo de las mujeres jóvenes, ahora éstas son las que se alejan cada vez más de él. El feminismo de antaño era una vanguardia, una de las principales luchas radicales en las que se vio inmiscuida la recién nacida cultura juvenil. Para las nuevas generaciones significó el cuestionamiento del modelo de familia burguesa y el papel de la mujer dentro de ella, revolucionó las expectativas que las mujeres tenían sobre sí mismas, trasgredió la frontera entre lo privado y lo público, arremetió contra la moral sexual tradicional y desnaturalizó la violencia contra las mujeres. Los y las jóvenes no querían vivir en una familia como en la que habían crecido, no deseaban una relación de pareja como la de sus padres, tenían nuevas aspiraciones, exigían más derechos y, sobre todo, querían apropiarse de su cuerpo, hacer el amor más que sus padres y sin ataduras: “El nuevo feminismo… acaso fue el resultado más duradero de los años de radicalización” diría también Hobsbawn.

Se han terminado los años de radicalización. Un icono de la rebeldía juvenil en el tercer mundo, como el Che Guevara, ha quedado reducido a una imagen que, cual arma de la cultura de consumo, se repite incesantemente hasta adquirir el estatus de una lata de sopa Campbell’s. Por su parte, los guerrilleros del siglo XXI –en voz del subcomandante Marcos- dicen que se cagan en las vanguardias (carta dirigida a la organización político-militar vasca Euskadi Ta Askatasuna, ETA), mientras que la mayoría de los jóvenes no conocen el término o lo identifican como lo más nuevo en el mercado.
Es difícil encontrar jóvenes que se definan como feministas. En las relaciones cotidianas autodenominarse como tal despierta enojo, desconfianza, reserva y frecuentemente, descalificaciones. Me he topado desde los comentarios más pedestres como: “es la peor tontería que se ha inventado”, “¿pero por qué eres eso?”, “¿eres de ésas a las que no les gusta que les abran la puerta y les paguen la cuenta?”, hasta la desconcertante respuesta de “esto no es feminismo” o “yo no soy feminista”, a pesar de que mi interlocutor o interlocutora estén expresando ideas claramente feministas. Los comentarios que suscita mi autodenominación como feminista provienen de jóvenes universitarios de clase media, grupo que antaño tal vez fue el más ferviente abogado del movimiento. Es común encontrar entre ellos algunas ideas propias del feminismo, aunque existe una negación tajante a reconocerlas como tales.

Los y las jóvenes de clase media en los países del tercer mundo parecen aceptar y vivir ciertas ideas básicas del feminismo, como el hecho de que las mujeres puedan trabajar fuera del hogar, votar y usar anticonceptivos. Sin embargo, todos estos derechos están limitados: es posible casarse más tarde, pero hay que casarse, no se cuestiona la institución del matrimonio; las mujeres pueden usar anticonceptivos, pero en algún momento de su vida deben tener hijos; pueden votar y participar políticamente, aunque si no son candidatas es porque no tienen suficientes méritos; pueden acceder a empleos remunerados, siempre y cuando éstos no la coloquen en una posición social y económica mejor que la de su marido.

Uno de los puntos neurálgicos del feminismo es entender las relaciones entre los sexos como relaciones de poder. Estas relaciones son distintas en diferentes culturas, sin embargo la inequidad es una constante; por doquier la diferencia sexual ha sido traducida en desigualdad social. Las jóvenes de clase media en México no suelen considerarse inmersas en relaciones de poder. Perciben la inequidad como algo lejano y creen que las mujeres discriminadas pertenecen a otro tiempo, clase, cultura, pero nunca son ellas.

Ciertos triunfos en materia de derechos se interpretan como el logro de la “igualdad”, aunque se mantengan intactas relaciones desiguales en el ámbito privado y en el público. No sólo creen poseer una igualdad de derechos, sino que difícilmente reconocen las limitaciones que los estereotipos de género imponen tanto a hombres como a mujeres. Las jóvenes clasemedieras en países como éste tienen, como se dice popularmente, lo mejor de dos mundos: algunos derechos antes inimaginables, sin perder la “feminidad”.

La clase media no entiende la necesidad de un movimiento como el feminismo cuando, supuestamente, se ha conseguido lo que buscaba el llamado feminismo de la igualdad. Pareciera que el discurso apabullante de la igualdad de derechos hace creer que los tenemos. En este caso la palabra no le da existencia a algo, sino que al ser repetida innumerables veces sin un referente real, da lugar a una omnipotencia del signo en detrimento del significante. Se produce una especie de halo de los derechos que crea la imagen de éstos como algo dado, en lugar de algo por lo que hay que luchar.
Cuando la feminista llega a la fiesta armónica de las diferencias desgarra el velo de la igualdad. Amenaza los formularios de la diferencia porque estos “conviven” bajo el halo ficticio de una igualdad de derechos. Por ello, asumirse hoy como feminista es de mal gusto, no es parte de las diferencias consideradas como aceptables, de ésas que se incluyen en las guías de “estilo”. La feminista reconoce que la diferencia sexual y la red de símbolos que se tejen en torno a ella –el género— marcan la experiencia social de manera inequitativa. A partir de este reconocimiento, adopta una postura política que amenaza las relaciones institucionalizadas entre los sexos, no sólo en la arena pública, sino también en la privada, donde se tejen vínculos afectivos y de poder. La feminista se mete con las relaciones más “sagradas” e íntimas, sus críticas se cuelan entre las sábanas de las alcobas, en las cocinas, las salas familiares y los baños.

La feminista de hoy posee ciertas reminiscencias de la figura de las brujas y las locas. Esas mujeres que, por serlo, son de antemano sospechosas, pero lo son aún más cuando escapan a sus papeles tradicionales y rompen con los esquemas de feminidad de la sociedad en la que viven. La bruja y la loca son cautiverios de las mujeres, parafraseando a Marcela Lagarde, para marcar a las mujeres atípicas, a esas que saben algo o poseen poderes ocultos. Entre la juventud de hoy, la que se declara feminista despierta suspicacia: tal vez le va muy mal con los hombres, o es muy fea o demasiado lista. Tal vez es bruja o loca.

Ninguna joven quiere ser la bruja, la loca o la feminista. Quieren ser la que no incomoda con sus statements (alegatos) políticos y es feliz bajo el velo de la igualdad, es decir, mujer moderna: femenina, pero liberada. La mujer que sabe que no sirve de nada ser exitosa si una no se ve bien, por lo que “elige” consumir maquillaje, ropa, dietas, revistas para mujeres, cirugías, etcétera, para con ello acreditar su identidad como “mujer”. La que convive con las demás diferencias bajo el halo de la igualdad y va al salón Los Ángeles para tener un “estilo original” y refrendar la distancia que la separa de las vecinas de la Guerrero.

Ser y tener

Dentro del juego de las diferencias mediadas por el consumo, se da un fenómeno notorio, una mayor disposición de algunas jóvenes a declararse interesadas en estudios de género, en lugar de definirse como feministas. Ser feminista implica una forma de identidad, interiorizar un movimiento. Es procurar definir y desarrollar un modo de vida alternativo, una manera de relacionarse consigo y con los demás que escape a formas institucionalizadas. Decir que se tiene interés o que se está involucrado en estudios de género, anula toda referencia a la identidad y abre una brecha entre el sujeto y el objeto al que éste se aproxima. Referirse únicamente a la categoría “género”, academiza la discusión sobre las relaciones entre hombres y mujeres, y relega la práctica, que ha sido piedra angular del feminismo. El feminismo no sólo es un cuerpo teórico, sino también un movimiento político. Por el contrario, es imposible hablar de un movimiento de género, se habla más bien de estudios de género o perspectiva de género. Estos apelativos son políticamente más correctos, ya que parecen neutralizar los reclamos políticos del feminismo e ir acordes con los mandatos de las agencias internacionales “progresistas”, las cuales llaman a incluir la perspectiva de género en todos los análisis.

La relación que se establece por medio del lenguaje con el término “género”, le da un estatus de mercancía, ya no se trata de algo que se es, como el feminismo, sino de algo que se posee, que se manipula. Se posee la perspectiva de género, se aplica a las políticas públicas, se usa para analizar las relaciones sociales. Tal vez por eso declararse interesado en asuntos de género vaya más acorde con las diferencias de formulario que declararse feminista. La perspectiva de género se consume, mientras que el feminismo se asume.

* Estudiante de Ciencia Política del ITAM, 23 años (regresar arriba)

Este artículo fue publicado originalmente en: el sulemento Triple Jornada del diario La Jornada, México, octubre del 2004
1   2   3   4   5

similar:

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental icon1. 3 Personajes femeninos en el teatro griego. El papel de la mujer...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconBiografía
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,[2] considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconDe Wikipedia, la enciclopedia libre
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,[2] considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconDe Wikipedia, la enciclopedia libre
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,[2] considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconPablo Neruda «Neruda»
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,2 considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconConocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado...
«Contrato Sagrado» en nuestros talleres y con el objetivo de escribir este libro, veía la energía en forma de arquetipos. Cada vez...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconJesús o el secreto mortal de los templarios

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconTaller filosófico el logos
«idea de caballo», luego llegaban todos los caballos del mundo de los sentidos galopando en forma de sombras en la pared de una caverna....

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconNota a la edición castellana
«oculto» accesible sólo a través de la fe a los creyentes o a los estudiosos de los textos sagrados tibetanos o la más compleja...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconNota a la edición castellana
«oculto» accesible sólo a tra­vés de la fe a los creyentes o a los estudiosos de los textos sagrados tibetanos o la más compleja...






© 2015
contactos
l.exam-10.com