Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental






descargar 221.57 Kb.
títuloLos arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental
página3/5
fecha de publicación23.09.2015
tamaño221.57 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5
LOS ARQUETIPOS FEMENINOS DE LOS TEMPLARIOS
Y LA IDEA DE IGUALDAD EN LA SOCIEDAD OCCIDENTAL


FRANCISCA MARTÍN-CANO ABREU

PARTE II




 




4 - C) 1 CONCEPCIÓN VIRGINAL

 

Y para cubrir con el prestigio de lo sagrado, tal exigencia de pureza, los mitólogos cristianos recurrieron al mito de la Inmaculada Concepción de María y de la Virgen María, considerada mujer casta que renunció al contacto con su esposo, y a pesar de no conocer varón concibió virginalmente a su hijo Jesús (Luc. 1, 34).

La iglesia celebra la fiesta de la "Inmaculada Concepción" / de la "Purísima" / de la "Concepción de la Virgen", Madre de Dios, el 8 de diciembre, en la que se conmemora, que Ana en su "Concepción Inmaculada", quedó embarazada virginalmente de María. Aunque las explicaciones de los mitólogos cristianos no aciertan a compaginar si la "Inmaculada Concepción" conmemora el hecho de que la Virgen María fue concebida virginalmente por su madre Ana o fue concebida "sin pecado original". Y celebra como fecha de la "Natividad de María" el 8 de septiembre, nueve meses después de ser concebida.

Además la iglesia celebra la "Concepción virginal de Jesús" el 25 de marzo, y celebra como fecha de la "Natividad de Jesús", cuando María lo da a luz virginalmente, el 25 de diciembre (nueve meses después).

En ambos casos se insiste en la idea de la concepción sin presencia de varón y la iglesia interpreta sin contacto carnal. Pero existe un error en considerar, que en época arcaica, el ser madre virgen significara: sin contacto sexual, sin relación sexual.

En época arcaica existía una creencia en muchas regiones del universo hasta época histórica, que creía que las mujeres tenían hijos siendo "parthenii" / "vírgenes", es decir, que se desligaba la sexualidad de la reproducción, que se creía asexuada, suponían que la madre sola creaba al bebé; de ahí su gran importancia y no se creía que el varón las fecundase. Creencia que parece absurda, pero que pervivía hasta hace poco en muchísimos pueblos primitivos, antes del contacto con la civilización occidental (más adelante aportaremos citas que lo atestiguan). De ahí que se afirmara que tenían hijos de forma virginal, a pesar de tener relaciones sexuales.

Y este hecho era reflejado en mitos históricos en todos el universo que hablaban de DIOSAS VÍRGENES, Diosas Madres que tenían descendientes sin conocer varón, de forma milagrosa, sin que el Principio masculino estuviese presente, de manera virginal (Virgo). [En cada momento histórico, la humanidad proyectaba en el panteón sus creencias y la estructura de su sociedad. A este respecto expone Guichot y Sierra en (1989, 48): "Y como, desde los primitivos mitos, los hombres crearon á (sic) sus dioses á imagen suya,..."... "es claro que, en las primeras sociedades humanas, el estado social y las ocupaciones tribales dieron carácter á las concepciones religiosas,..."..."Así, respecto de la organización social, según expone Braga, donde prepondera el régimen de la maternidad, el dios es un fetiche femenino, la Tierra-Madre, que saca de sí los dioses y las cosas; donde prepondera el régimen de la paternidad, el dios es masculino,..."].

Y si en estas mitologías se creía que la Diosa tenía hijos "sin necesidad de varón", era porque (se creía) se Autofecundaba: era hermafrodita: la Diosa era Padre y Madre, tenía tal grado de Autonomía que se Autoconcebía, se Procreaba, se Engendraba a sí misma, se Reproducía (asexualmente). Que implica la creencia en la preeminencia del Principio femenino y la falta de importancia y consideración del masculino.

Y además, estas Diosas de los panteones politeístas que eran consideradas Madres Vírgenes, tenían relaciones sexuales promiscuas, eran infieles a sus esposos Divinos y tenían innumerables amantes, símbolo de la total libertad sexual femenina propia de la sociedad matriarcal, y se entregaban asimismo a los mortales.

Eran imagen de la Prostituta Divina, la Voluptuosidad Divinizada, Diosas del Amor, Principio exclusivo de la Generación y de la Fertilidad, Diosa del Amor Mistérico por un lado y Diosa del Amor profano por otro, Virgen y Prostituta, Virgen y Nodriza, Casta y Lasciva.

En las diferentes mitologías sagradas, en las que se basa los mitos cristianos de la virginidad de Ana y de María, las Diosas eran hermafroditas / andróginas. Leemos en la Enciclopedia Espasa, Tomo 15 (1988, 1300) de la Diosa Gran Diosa Lunar Cotito / Cotytto / Cotis / Kotytto, adorada en Tracia y en Sicilia, Diosa hermafrodita de la Impudicia: "Lo corrobora el que sus danzas eran marcadamente femeniles y esto concuerda con el carácter andrógino que los antiguos atribuían a todas las divinidades lunares, a las que representaban con atributos de ambos sexos. Rindieron culto a Cotis los edenianos, varios reyes odrizas llevaron su nombre y en las monedas de Amadoco y de Teres aparece en un lado una bifenna, símbolo de las divinidades andróginas, y en el otro un racimo de uvas ó (sic) una cepa de viña."

En la mitología cristiana, Ana concibe a su hija María de forma virginal y María concibe un hijo Jesús sin fecundación de su esposo José, al igual que la Gran Diosa Abuela tenía una hija de forma virginal y ésta a su vez era Madre de un hijo, sin que el Principio masculino interviniese en la fecundación, ya que éste se autolisiaba / autocastraba / era eunuco / impotente, sus genitales se los comía un pez: que atestigua la descendencia matrilineal.

La doctrina cristiana imita la metáfora de la virginidad de la Diosa, de la religión matriarcal, pero desposeída ya de su valor. Desconoce que el mito de ser Virgen Madre implica la creencia en la total Autonomía del Principio femenino: Engendra a un nuevo ser sola, o sea se Autofecunda, es hermafrodita. Y olvida que el mito de Virgen Madre resalta el derecho materno y ejemplifica la descendencia matrilineal, que muestra la auténtica preeminencia femenina. Por lo tanto el hecho de considerar que figuras femeninas: la abuela Ana y María Madre de Jesús, dan nacimiento de manera virginal, implica que (se creía que) eran hermafroditas, y que tener descendientes virginalmente, deja traslucir que la filiación se daba por línea femenina, que la sucesión era matrilineal: quien transmitía y legitimaba era la vía femenina, que recuerda los usos sucesorios del matriarcado.

Contrariamente, con el advenimiento de la revolución patriarcal, para justificar las nuevas costumbres del patriarcado, se creía que el principio de la descendencia pertenecía exclusivamente al padre. Así leemos en la Enciclopedia Espasa, Tomo 33 (1988, 1002): "El dios griego Dionisios promulgó la doctrina de divinidad de la paternidad sosteniendo que la madre sólo es la nodriza del germen depositado en su seno."

Y de igual forma Burguière explica en (1988, 70): "... los niños se depositaban en la matriz de la madre de la misma forma que las plantas crecen en la tierra a partir de la semilla que en ella se planta. Por lo demás, esta idea de la mujer incubadora y del hombre como único procreador se transmitió al occidente cristiano, donde perduró mucho tiempo,..."

De esta manera, en los casos en los que las mujeres tenían hijos sin estar casadas legalmente en época patriarcal griega, se decía que eran madres vírgenes o tenían hijos engendrados por Divinidades. Un comentario de los redactores de la Enciclopedia Espasa, Tomo 33 (1988, 1005) atestigua de tal costumbre: "... fue engendrado por Zeus, es decir, por un padre desconocido, una característica del matriarcado."

Y que en realidad explicaba un hecho desde la visión patriarcal, tras en las nuevas creencias patriarcales apropiarse el Principio masculino de la capacidad de dar la Vida y quitársela a la madre, verdadera reproductora y atribuir al padre ser el único causante de la reproducción, para justificar el hecho de que transmitía la Vida. Al respecto Rutherford en (1994, 59) comenta: "... toma la única vía que vía que tienen abierta: negar la intervención de la Gran Madre en el misterio del nacimiento. Contamos con ejemplos en los que el varón es quien lleva al niño en su seno. Zeus da a luz a Atenea pariéndola por la cabeza, y a Dionisio por el muslo. Los indios americanos también recurren a esta treta y en el mito hindú nos encontramos con los ayonija, es decir, con aquellos seres nacidos sin gestación uterina."

Los mitólogos cristianos, al imitar los mitos religiosos de otras religiones paganas e inventar los mitos cristianos de la Inmaculada Concepción o el de la Concepción virginal de Jesús, cometieron un error de interpretación, al no entender que las mitologías en que se basaban, eran metafóricas. No comprendieron que la reproducción que se creía tenían las Diosas Vírgenes de forma asexual: por partenogénesis / virginal / hermafrodita / agámica / afrodita / sin cooperación del sexo, se referían tanto a creencias arcaicas en la irresponsabilidad del varón en la concepción femenina (y que por tanto se solicitaba el embarazo en días determinados del año, anunciados por precisas constelaciones), como a metáforas agrícolas y astronómicas.

Y el mito de que la Diosa daba a luz virginalmente, codificaba metáforas del proceso agrícola, en la que se identificaba la Diosa Virgen con la semilla que se enterraba en tierra (no creían que existiese reproducción sexual), germinaba en planta, crecía y daba hijos: espigas y frutos. Y conmemorado en los días de fiesta de los dos períodos, desde que se araba los campos (anunciadas por determinada posición de las constelaciones), hasta que se recogía los frutos en las fiestas de "Recolección" de cosecha: cuando la Diosa daba a luz virginalmente (en uno de los períodos agrícolas, anunciada por el esplendor crepuscular de la constelación Virgo).

Y al no entender tales metáforas, mezclaron el mito del embarazo humano con metáforas agrícolas y consideraron que María y Ana como seres humanos que tenían hijos virginalmente. Y posteriormente a Jesús lo hacen ocupar el lugar preeminente en el panteón cristiano. Como apunta Mayr en (1989, 60): "Parece que la concepción matriarcal de la divinidad obtuvo inicialmente una primacía, basada en parte en la cultura agrícola y su religiosidad de la diosa agraria o Magna Mater, hasta la invasión de los indoeuropeos desde mediados del 2000 a.C. con su patriarcalización visible en la religión homérica y, después, en la clásica griega."

..."Precisamente el mito del Niño Divino representaría un puente entre la religiosidad matriarcal y patriarcal: el Niño Divino -como Hija o Hijo- fue un vástago de la Gran Madre, deviniendo posteriormente su acompañante y un esposo, hasta que conquista todo el poder de aquélla".

 

4 - C) 2 EVIDENCIAS DE LA IRRESPONSABILIDAD MASCULINA EN LA PROCREACIÓN

 

Nuestros ancestros de época arcaica, no veían la relación entre sexualidad y procreación porque, la mujer, dado que gozaba de gran libertad sexual, era libre de elegir pareja sexual. Y dada la promiscuidad femenina, imposibilitaría descubrir los rasgos heredados del hijo respecto al padre, lo que evitaba ver la responsabilidad masculina para engendrar. Y también porque la fecundación humana no se produce siempre tras la actividad sexual, como en los animales mamíferos. En los humanos puede no acaecer la concepción, a pesar de un gran número de actos sexuales, si casualmente éstos no tienen lugar en los días fértiles femeninos.

 

  • Algunas CITAS de algunos pueblos que tenían la creencia de que el varón no tomaba parte en la procreación de los hijos, por lo que las madres daban a luz virginalmente (mujeres parthenii / partenos "vírgenes"), nos lo aporta la Enciclopedia Espasa. Leemos en el Tomo 33 (1988, 1001): "Todd cita algunos ejemplos de pueblos que desconocen la intervención del varón en el acto de la generación." "Algunas tribus australianas y melanésicas suponen que el niño es el "nunu" o eco de algún difunto..." Codrington indica que en las Hébridas las mujeres suponen que la causa de su embarazo es una nuez de coco o un fruto del árbol del pan, sosteniendo que su hijo era el nunu o eco de estos objetos."

Los celtas tenían creencias similares y así leemos más adelante "... un rey sin hijos fue avisado en sueños de que sería padre si daba de comer a su esposa un tipo de pescado. ... la cocinera tocó también el pescado milagroso antes de servirlo a la reina, y al cabo de un año las dos mujeres dieron a luz un niño,..."

Manifiesta al respecto Cristina Frade (1996, 14): "Algunos investigadores siguen creyendo que el hombre de la Edad de Piedra no asociaba el sexo con lo que podía llegar nueve meses más tarde,..."

Los bellonais de las isla Salomón según narra Burguière (1988, 70): "... ignoraban, hasta la llegada de los misioneros en 1838, la relación entre copulación y procreación. Si una mujer casada quedaba embarazada, ello no se debía a que hubiera mantenido relaciones sexuales con su marido, sino a que los dioses y los antepasados del patrilineaje de su esposo estaban satisfechos con dicha alianza y le daban descendencia."... "Los trobiandeses, matrilineales, denegaban al marido de la madre cualquier papel en la procreación. Se suponía que la madre por sí sola creaba al niño,..."

Leemos en el Gran Larousse Universal, Tomo 29 (1982, 9229): "Para los australianos, la fecundación de las mujeres no proviene del hombre, sino de un germen inmaterial de un antepasado, que la penetra."

En otras fuentes se lee que los Euchlusi de Australia creían que los gérmenes del bebé que iba a nacer eran enviados al cuerpo de la madre por la Luna personificada por una Diosa. Y lo enviaba por medio de la corneja o del lagarto según que el que fuese a nacer fuese niño o niña. O procedían de las churingas que dejó en la Tierra la mujer que personificaba la Estrella Vespertina de la que emanan los gérmenes de la procreación que penetran a la mujer que se halla en ese sitio y la hace concebir.

Los canacos de Nueva Caledonia: "Según su concepción de la vida, la mujer no es fecundada por el hombre sino por el bosque o el arroyo que cruza: el esperma del esposo no es una semilla, simplemente riega el bebé que va a nacer." Según afirmaciones de Soutif, Dray y Dibie (1999, 30).

Existe una leyenda persa que explica la concepción humana diciendo que es un ángel el que coge tierra y lo echa sobre el ovario femenino, que así queda fecundado. Después cada persona tiene que ir a morir al sitio en donde se cogió la tierra para formarlo [Espasa, Tomo 14 (1988, 914)].

 

  • Asimismo evidencia que el varón no tenía responsabilidad en la procreación del nuevo ser, la existencia de CEREMONIAS en multitud de culturas, en las que las mujeres solicitaban el embarazo: en unos casos a los antepasados, en otros a la Diosa del Río o a la Diosa del Mar (la Vía Láctea) o lo hacían en ceremonias orgiásticas, tras exponer falos a la intemperie.

En las ceremonias de embarazo (celebradas en determinados días del año, según lo indicase la posición de las constelaciones) las mujeres se lo pedían a LAS DIOSAS DE LAS AGUAS DEL MAR, o del Río o de las Fuentes y Lagos de los diferentes panteones, que (se creía) personificaban o habitaban y daban nombres a los océanos, mares, ríos, fuentes y lagos de numerosas regiones, cuyas aguas o peces (creían) concedían la maternidad. Y usaban el agua Divina para que a su través, mágicamente le concediese el embarazo. Y cuyo poder fecundante, verosímilmente se debía a que estas aguas, personificadas por Diosas o que residían en las mismas, no sólo al bañar las tumbas habían sido causa de la resurrección del muerto y habían arrastrado las almas resucitadas hacia el Mar Celeste / la Vía Láctea, sino que además en esas aguas flotaban las almas de los que habían alcanzado la Inmortalidad y el derecho a reencarnarse como "semillas de Vida", por lo que al contactar con las aguas o comer los peces que lo habitaban, las mujeres quedarían fecundadas.

En otras regiones las mujeres solicitaban el deseado embarazo en ceremonias CAMPESTRES BAILANDO EN TORNO A ÁRBOLES, o el pilar / columna / betilos / cipo / estatua-árbol que representaba a la Diosa en el Santuario de los bosques de Diosas (= Virgo) y celebrando otras ceremonias orgiásticas. En estas ceremonias se vinculaba la Fertilidad a la Diosa de los Árboles, que habitaba en árboles de bosques sagrados (árboles y bosques epónimos de Diosas de numerosas regiones), porque pensaban que sus copas y sus frutos, estarían impregnados de las almas Inmortales que se encarnaban en los que iban a nacer como "semillas de Vida". Y que fecundarían a las mujeres que bailasen alrededor de la estatua-árbol de la Diosa, en su bosque sagrado, con cálatos / calatisco / calathiskos (canastilla de mimbre en la cabeza donde guardaban falos) o impregnarían los falos con los que después las mujeres iban a celebrar orgías.

Y las "semillas de Vida" quedarían flotando en las aguas o se depositarían en las copas de los árboles en determinados momentos del año. Uno de esos días era precisamente tras la constelación Virgo irse al ocaso y caer a la Tierra la lluvia de estrellas / polvo de estrellas (meteoritos conocidos hoy como Perseidas). Por lo que se creería que dejarían en esos lugares su carga de almas Inmortales. Y correspondería a la situación estelar del 1 de junio arcaico, hoy 15 de agosto. (Además había otros días en los que se celebraban fiestas similares, y también existen otros días en los que existen lluvias de meteoritos / polvo de estrellas, coincidiendo con las Leónidas, las Gemínidas, las Cuadrántidas, etc).

Y así se guarda memoria de que en Galicia cuando las mujeres estériles querían tener un hijo, se tomaban un baño de "nove ondas" (embarazo) en la playa de La Alanzada, Pontevedra cuyas aguas estaban personificadas por la Diosa del Mar.

De manera similar mujeres chinas esperaban el deseado embarazo en un rito llamada "el paso del río". Consistía en que las mujeres se bañaban en un río antes de la unión conyugal, para que por el contacto con sus aguas la mujer quedase fecundada.

También aborígenes de pueblos africanos creían que eran las aguas sagradas personificadas por Diosas o por la Diosa que habitaba lagos y ríos, las que otorgaban la bendición del embarazo.

Asimismo lo creían los habitantes arcaicos de numerosas regiones europeas y las irlandesas se lo pedían a la Diosa Río Danann / Dana / Danu / Donu / Don (galesa) / Dôn / Ana / Anu / Annan.

En otras regiones, cuando las mujeres querían obtener el don de la maternidad, celebraban ceremonias de Fertilidad regando con las aguas de un río o del mar, los agujeros / cúpulas / cavidades / tazas / excavaciones semiesféricas / cazoletas ógmicas / petroglifos de huecos excavados en la piedra de montes.

En estos casos las cazoletas son símbolo del seno Divino, del que se creía surgía las almas de los recién nacidos y el agua del río sagrado con el que lo regaban, (se creía) llevaba flotando las "semillas de Vida" que al verterla en la cazoleta, produciría mágicamente el embarazo.

Aún esta ceremonia se celebra en el siglo XX, según cita de Grieder (1987, 32) de Garrick Mallery: "En la actualidad uno puede ver a las mujeres hindúes llevando el agua del Ganges (las aguas del río sagrado del Ganges están personificadas por la Diosa de igual nombre) hasta las montañas del Pendjab, para verterlas en las cúpulas y así obtener de la divinidad el don de la maternidad tan deseado".

Y añade Grieder (1987, 44) la cita de los pensadores Heider y Baumhoff, que narran que las mujeres pomo de los indios de California hacen una ceremonia similar cuando desean concebir un hijo, para que la Diosa Madre se lo conceda.

Dibujo 8



Un dibujo de la esculturilla de Chipre del año 1000 adne Dibujo 8, muestra a bailarinas enlazadas en torno de un árbol solicitando el embarazo.

Y así solicitaban el embarazo en Caria, Laconia / Lacedemonia a la Diosa Artemisa Cariatis bailando el baile Caryatis en las fiestas "Cariteias" en su bosque de nogales llevando en la cabeza un cálatos (donde llevaban falos). En Lucania lo solicitaban a la Diosa Afrodita Carisa / Caris / Karyón en las fiestas "Cariátides". En Esparta, Laconia lo solicitaban a la Diosa Helena en las fiestas "Helenias" / "Helenoforias" llevando helenes (vasijas) y después iban a la montaña Taygete / Taigete cercana, a celebrar orgías. Mujeres romanas se lo pedían a la Diosa Isis en las fiestas "Falloforias" "Lleva Falos" en las que las Canéforas llevaban canastillos con falloforos. En Aricia, Lacio lo solicitaban a la Diosa Artemisa Nemorense "De Bosque" en las fiestas "Nemorales", en su bosque Nemoralis.

En otras regiones lo solicitaban a la Diosa Juno en el mes de junio en las fiestas "Junonias" o en las "Matralias" en honor de la Diosa Mater Mantuta / Matuta / Matralia / Albunea.






Mapa 3

 

 

Configuración estelar del 1 de junio arcaico, hoy 15 de agosto cuando se producía el ocaso crepuscular de la constelación Virgo, mientras surgía perpendicularmente por el horizonte norte, la Vía Láctea y caían estrellas a tierra.

Coincidiendo con tal situación estelar las mujeres celebraban ceremonias de solicitud de embarazo: bien se bañaban en aguas o bailaban alrededor de árboles, en la creencia de que las aguas o las copas de los árboles albergaban las almas de los que habían alcanzado la Inmortalidad como "semillas de Vida", depositadas allí tras caer a la Tierra la lluvia de estrellas.

También se celebraban ceremonias en demanda de embarazo a la Diosa en ceremonias orgiásticas celebradas el 1 de diciembre arcaico, hoy 15 de febrero. (Y a este día trataría de asemejarse el día en que se celebra la Inmaculada Concepción de María: su madre Ana se quedó embarazada virginalmente de María).

En unas ceremonias las mujeres SE CORTABAN LOS CABELLOS Y SE PONÍAN EL VELO, como rito mágico, en el que se vinculaba los cabellos al tamaño de las mieses (coincidiendo con cierta posición de la constelación Cabellera de Berenice / Gavilla). [Una reina que se sacrificó los cabellos, como ofrenda a la Diosa Afrodita / Venus, fue Berenice III, reina egipcia de Libia (m. 221 adne) y en su honor el astrónomo Conón puso su nombre a la constelación la Gavilla: Cabellera de Berenice]. El sacrificio del cabello favorecería mágicamente su crecimiento, para que, cuando estuviesen largos, al igual que los árboles frondosos con muchas ramas, dan muchos frutos, las muchachas con el cabello crecido, darían muchos hijos.

En otras ceremonias celebradas este día, las MUJERES SE DEJABAN FLAGELAR con látigos de piel de cabra, para curar la esterilidad o se dejaban golpear con varas de árboles podados.

Y así mujeres se cortaban los cabellos en la fiesta en honor de la Diosa Afrodita / Venus Calva, en la fiesta "Kisotomos" "Corte de la Hiedra" en honor de la Diosa Hebe, en las "Apaturias" en honor de la Diosa Afrodita / Venus Apaturia o Atenea Palas Apaturia. Mujeres de Arcadia lo hacían en las fiestas "Liceas" en honor de la Diosa Artemisa Licea. Muchachas Featas, La Fótida se dejaban golpear con varas por sacerdotisas de la Diosa Ceres Cidaria. En Alea, Arcadia lo hacían en honor de la Diosa Minerva Alea. En Esparta en honor de la Diosa Diana Orthia y otras mujeres lacedemonias, lo hacían en honor de la Diosa Afrodita Citera.

Mapa 4



Configuración estelar del 1 de diciembre arcaico, hoy 15 de febrero, en que se producía el esplendor crepuscular de la constelación Cabellera de Berenice / Gavilla, la constelación Dragón (forma de flagelo) ocupaba un lugar central sobre el horizonte norte, mientras atravesaba perpendicularmente el horizonte por norte la Vía Láctea.

Coincidiendo con tal situación estelar las mujeres celebraban ceremonias de solicitud de embarazo: bien se cortaban el cabello o se dejaban flagelar.

  • Una COSTUMBRE que testimonia la creencia de la falta de importancia del varón en la procreación y que manifiesta que sólo la mujer da la Vida al nuevo ser, nos la da la existencia de la "COVADA", práctica difundida por todo el universo desde época muy antigua. Consistía la covada en imitar los varones el parto y sus dolores: el esposo se acostaba en el lecho de su esposa como si estuviera enfermo tras ésta dar a luz y era cuidado por ¡la esposa recién parida!.

Según Cándida Martínez (1985): "...es un eslabón más en la evolución de la familia matriarcal a la patriarcal. Este eslabón sería el reconocimiento de la paternidad. La paternidad, como institución social, no comenzó sobre la base de la relación sexual entre los hombres y las mujeres, sino como un juego de funciones maternales realizadas por el hombre para con el hijo de su esposa. Comienza, pues, como una relación social entre el marido de la mujer y los hijos de ésta. Y sigue más adelante: "Para Evelyn Reed supone un paso decisivo en la destrucción del sistema matriarcal..."

También muestran metafóricamente la antiquísima creencia existente de manera universal, de que la concepción no era fruto de la relación sexual, sino que eran los antepasados los que causaban el embarazo, el exagerado CULTO A LOS MUERTOS desde la Prehistoria. Y que muestran las creencias sobre la Inmortalidad del alma, concebida como una reencarnación continua, en la que los vivos provienen de los antepasados muertos.

Y así los antepasados eran enterrados en cuevas cercanas a fuentes de agua, cuevas como SENO de la Diosa Madre y ACOMPAÑADOS DE ESCULTURAS representativas de la Diosa, según aparecen en yacimientos arqueológicos existentes de manera universal. Con ello se esperaba que la Diosa propiciase la germinación del difunto, al igual que propiciaba el de las semillas: los antepasados eran enterrados para que germinaran como "semillas de Vida" humana, que resucitarían para encarnarse en sus descendientes (a imitación de la siembra de la semilla).

Incluso, algunos pueblos, consideraban a los huesos humanos como los huesos de las frutas, y serían semillas que germinarían en sus descendientes. De ahí la costumbre de descarnar a los difuntos y conservar los huesos en relicarios, ya que sólo ellos eran semillas que se encarnarían en el vientre de una nueva madre.

Y evidencian igualmente que los padres no eran responsables de la concepción femenina, la conducta de las mujeres hindúes que imploraban numerosa prole, llorando copiosamente en la ceremonia "Putche" / "Nagaputche", en honor de la Diosa Laksmi.

 
1   2   3   4   5

similar:

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental icon1. 3 Personajes femeninos en el teatro griego. El papel de la mujer...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconBiografía
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,[2] considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconDe Wikipedia, la enciclopedia libre
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,[2] considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconDe Wikipedia, la enciclopedia libre
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,[2] considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconPablo Neruda «Neruda»
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,2 considerándolo uno de los veintiséis autores...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconConocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado...
«Contrato Sagrado» en nuestros talleres y con el objetivo de escribir este libro, veía la energía en forma de arquetipos. Cada vez...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconJesús o el secreto mortal de los templarios

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconTaller filosófico el logos
«idea de caballo», luego llegaban todos los caballos del mundo de los sentidos galopando en forma de sombras en la pared de una caverna....

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconNota a la edición castellana
«oculto» accesible sólo a través de la fe a los creyentes o a los estudiosos de los textos sagrados tibetanos o la más compleja...

Los arquetipos femeninos de los templarios y la idea de igualdad en la sociedad occidental iconNota a la edición castellana
«oculto» accesible sólo a tra­vés de la fe a los creyentes o a los estudiosos de los textos sagrados tibetanos o la más compleja...






© 2015
contactos
l.exam-10.com