Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill






descargar 0.83 Mb.
títuloApenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill
página24/24
fecha de publicación02.07.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

CAPITULO XXXIX

Llegó el día de nuestra partida. Ya no había nada que nos retuviese en la isla. Los mástiles recortados del Ghost estaban en su sitio, y las velas, también reduci­das, se hinchaban.

Mi obra no era hermosa, pero era segura.

-¡Yo lo he hecho! ¡Yo lo he hecho! -deseaba gritar en voz alta.

Fue Maud quien, adivinando mi pensamiento, exclamó

-¡Y pensar, Humphrey, que usted lo ha hecho todo con sus propias manos!

-Pero había otras dos -respondí-, muy pequeñas.

Ella se rió, sacudió la cabeza y levantó las manos para mirárselas.

-Nunca más volveré a vérmelas limpias -deploró.

-Ese será su mejor galardón -dije estrechándole las manos, y las hubiese besado de no haberlas reti­rado ella rápidamente.

Después nos dispusimos a zarpar.

-Por ser el espacio tan reducido, no podremos subir el áncora una vez que haya dejado el fondo -dije-, pues iríamos a chocar contra las rocas.

-¿Y qué hará usted?

-Abandonarla. Y cuando empiece a maniobrar ten­drá usted que ayudarme. Yo tendré que correr en se­guida al timón, y al mismo tiempo, usted habrá de izar el foque.

Esta maniobra de la partida la había estudiado yo y ejecutado una veintena de veces. En la ensenada se ha­bía iniciado un vientecillo, y aunque las aguas estaban tranquilas, era menester un trabajo rápido para salir sin tropiezos.

Cuando solté el perno de la cadena, ésta cayó tro­nando al mar por el escobén. Corrí entonces a popa, ha­ciendo rodar el volante. El Ghost pareció renacer a :a vida, poniéndose a la banda en cuanto se llenaron sus velas. El foque empezó a subir y al hincharse, la proa del Ghost saltó hacia delante, teniendo que echar mano del timón para imprimirle el rumbo.

Había inventado yo una escota automática, que pa­saba a través del foque mismo a fin de que Maud no tu­viese necesidad de atender a esto, pues estaba todavía izando la vela, cuando yo tuve que acudir al timón. Fue un momento de verdadera ansiedad, porque el Ghost se lanzaba directamente sobre la playa, de la cual distaba tan sólo un tiro de piedra, más el barco viró sobre la quilla con el viento.

Maud, al terminar su tarea, vino a mi lado con una gorrita sobre el alborotado cabello, las mejillas colo­readas por el ejercicio y las aletas de la nariz palpitan­tes por el choque del aire fresco y salado. Había en sus ojos una mirada impetuosa y aguda como nunca había visto. Tenía los labios entreabiertos, con el aliento sus­pendido, cuando el Ghost cargó sobre la pared de roca de la ensenada interior, voló con el viento y salió a mar abierto.

Mi empleo de segundo, cuando cazábamos focas, me fue de mucha utilidad para estas maniobras. Di otra vuelta, y el Ghost puso la proa al piélago inmenso. La goleta bogaba a impulsos de la corriente submarina, res­pirando el ritmo de la misma cuando se deslizaba blan­damente montada sobre las olas que llevaban dirección contraria. El día había empezado nuboso y triste; pero ahora, el sol, irrumpiendo a través de las nubes, brilla­ba como un presagio de buen agüero en la curva de la playa. Toda la isla resplandecía bajo la caricia del sol. El mismo promontorio sudoeste aparecía menos cefiu­do; aquí y acullá, donde las salpicaduras de las olas humedecían su superficie, surgían chispas luminosas que parpadeaban a la luz del sol.

-Recordaré siempre esto con orgullo -dijo Maud-. ¡Querida isla, siempre te amaré!

-Y yo también -repuse rápidamente.

Parecía que nuestros ojos habían de encontrarse, y sin embargo, esquivaron la mirada y no se encontraron. Dejando el timón, corrí a proa, aflojé la vela mayor y el trinquete, afiancé las jarcias en el botalón y lo orienté todo al viento que teníamos en nuestro cuadrante. Era un viento fresco, muy fresco, y resolví correr mientras me lo permitiese. Desgraciadamente, cuando se boga con todas las velas es imposible soltar el timón, por lo que se me presentaba una guardia de toda una noche. Maud insistió en relevarme, pero había dado pruebas de no tener la fuerza suficiente para gobernar con una mar gruesa, aun cuando hubiese conseguido tener la maes­tría necesaria para desenvolverse en tales circunstan­cias. Parecía descorazonada, pero recobró pronto su áni­mo al recoger las jarcias, drizas y todas las cuerdas es­parcidas.

Además, había que preparar la comida, hacer las camas, atender a Wolf Larsen y limpiar la cabina y la bodega.

No pude descansar en toda la noche gobernando el timón, pues el viento aumentaba y el mar se ponía cada vez más encrespado. A las cinco de la mañana me trajo Maud café caliente con bizcochos, que ella había prepa­rado, y a las siete un sustancioso almuerzo, que me devolvió las fuerzas perdidas.

El Ghost seguía corriendo y devorando las distancias, hasta el extremo de que llegué a tener la certeza de que su velocidad no bajaba de nueve nudos. Al anochecer estaba yo agotado. Aunque mi estado de salud era inmejorable, treinta y seis horas de trabajo incesante habíanme conducido al límite de resistencia. Maud me suplicaba que virásemos, y yo comprendía que si el mar y el viento seguían aumentando en la misma proporción durante la noche, me sería imposible hacerlo. Así, pues cuando hubo oscurecido, llevé el Ghost, no sin recelo, contra el viento.

No había calculado la colosal tarea que representaba esto para un hombre solo. Mientras corríamos a favor del viento no había apreciado su fuerza; pero cuando cesamos de correr con él, dime cuenta, por mi desgracia y también para mi desesperación, de la violencia con que soplaba. El viento frustraba todos mis esfuerzos, arrancándome la lona de las manos y deshaciendo en un instante lo que había ganado en diez minutos de dura lucha. A las ocho sólo había conseguido poner el se­gundo rizo al trinquete. A las once no había adelantado más. De la punta de los dedos goteaba sangre y las uñas estaban rotas hasta sus raíces. De dolor y puro agota­miento lloré en la oscuridad, secretamente, a fin de que Maud no se enterase.

Después, desesperado, abandoné la tentativa de rizar la vela mayor, intentando al propio tiempo virar con el trinquete bien rizado. Necesité tres horas para plegar la vela mayor y el foque, y a las dos de la madrugada, desfallecido, casi muerto, apenas pude darme cuenta de que la maniobra había sido un éxito. El trinquete rizado trabajaba. El Ghost tomó ansiosamente la querencia del viento y no mostró ninguna propensión a inclinarse sobre el abismo.

Yo estaba muerto de hambre, y sin embargo, Maud trató en vano de hacerme comer. Me hubiese dormido seguramente al llevarme a la boca el alimento. Estaba tan rendido de sueño, que ella se vio obligada a hacer­me sentar para que no cayese al suelo con las violentas sacudidas de la goleta.

No recuerdo cómo pasé de la cocina a la cabina, era un sonámbulo que Maud guiaba y sostenía. En realidad, no me di cuenta de nada hasta que desperté, tendido en mi litera y descalzo. Era de noche. Estaba entume­cido y lloraba de dolor cada vez que las ropas de la cama tocaban la punta de los dedos.

Evidentemente no había amanecido aún, por lo que cerré los ojos y pude alcanzar el sueño nuevamente. Yo no me había enterado, pero había dormido toda una vuelta de reloj y volvía a ser de noche.

Desperté disgustado porque no podía seguir durmien­do. Encendí una cerilla y miré el reloj. Marcaba me­dianoche. ¡Y yo había dejado la cubierta a las tres! Adi­viné lo que aquello significaba. Había dormido veintiuna horas. El buque marchaba perfectamente, estuve atento un instante al ruido de las olas y al trueno del viento sobre cubierta, y después me volví de lado y me dormí tranquilamente hasta la siguiente mañana.

Cuando me levanté, a las siete, no vi a Maud por ningún sitio, y presumí que estaría en la cocina prepa­rando el desayuno. Una vez en la cubierta, observé que el Ghost trabajaba espléndidamente con su trozo de vela; pero en la cocina, aunque había fuego encendido y agua hirviendo, no encontré a Maud.

La hallé en la bodega junto a la litera de Wolf Lar­sen, que había caído desde la cumbre de la vida para quedar enterrado vivo, peor en realidad que la misma muerte. En su rostro sin expresión había un extraño re­lajamiento. Maud me miró y comprendí.

-Su alma ha volado durante la tormenta -dijo.

-La fuerza -dijo Maud- no le sujeta a la vida. Es un espíritu libre.

-Seguramente, es un espíritu libre -respondí, y co­giéndola de la mano la conduje a cubierta.

La tormenta había calmado aquella noche, lo cual quiere decir que había desaparecido con la misma rapi­dez con que había empezado. Después del desayuno, a

la mañana siguiente, cuando subí a cubierta el cuerpo de Wolf Larsen para el sepelio, el viento volvía a soplar duramente y el mar estaba agitado.

-Sólo recuerdo la primera parte del servicio fúne­bre -dije-, que es ésta: "Y el cuerpo será arrojado al mar."

Maud me miró sorprendida y extrañada; pero el es­píritu de algo que había visto antes obraba con fuerza sobre mí y me impulsaba a practicar con Wolf Larsen el mismo triste servicio que él había prestado a otro hombre. Levanté la tapa de la escotilla, y el cuerpo en­vuelto en lona se hundió en el mar con los pies delante. El peso del hierro le arrastró al fondo. Todo había concluido

-Adiós, Lucifer, orgulloso espíritu -murmuró Maud en voz tan baja, que fue ahogada por el ruido del mar; pero yo vi el movimiento de sus labios y lo comprendí.

Cuando con mucha dificultad nos trasladamos a popa, cogidos de la barandilla, dirigí casualmente una mirada a sotavento. El Ghost había montado sobre una ola, y sorprendí claramente un pequeño vapor que se balan­ceaba viniendo hacia nosotros. Estaba pintado de negro y a juzgar por lo que había oído decir a los caza­dores, lo reconocí como un cúter de los Estados Uni­dos destinado a perseguir el contrabando. Se lo señalé a Maud y me disponía a bajar en busca de una ban­dera, pero pensé que me había olvidado de esto.

-No necesitamos hacer ninguna señal pidiendo soco­rro -dijo Maud-; les bastará con vemos.

-Estamos salvados -dije con una alegría desbor­dante, y añadí-: No sé si debo mostrarme satisfecho.

Nuestros ojos se encontraron fácilmente. Nos incli­namos el uno hacia el otro, y antes de que me hubiese dado cuenta, la había rodeado con mis brazos. Sus la­bios avanzaron al encuentro de los míos.

-¡Mi mujer, mi mujercita! -dije, y con mi mano

libre le acariciaba el hombro como saben hacerlo los amantes sin haberlo aprendido en la escuela.

-¡Mi hombre! -repuso Maud, mirándome un ins­tante con los párpados temblorosos, que se bajaron y velaron sus ojos cuando inclinó la cabeza sobre mi pe­cho con un suspiro de felicidad.

Miré hacia el cúter, que estaba muy cerca y arriaba un bote.

-¡Un beso, amada mía!... -murmuré-. ¡Otro, antes que vengan!

-Y nos salven de nosotros mismos -completó ella, con una sonrisa adorable, henchida de amor.
Libros Tauro

http://www.LibrosTauro.com.ar

1 wolf, en inglés significa lobo.

2 Death: muerte.

3 Grub Street, hoy llamada Milton Street, donde antiguamente solían residir los literatos pobres.


4 Endeavour: esfuerzo.



1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

similar:

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconHabía una vez una adorable niña que era querida por todo aquél que...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconApenas uno se sumerge en el Manifiesto de la agrupación Putos Peronistas,...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconTraducción cultural: por qué es importante y por dónde empezar

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconTodo Comenzó en el verano del 2010 cuando una chica llamada Camila...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill icon“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconCon este nombre se designa desde hace más de mil años a una comarca....

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill icon¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconEn mi última existencia hace de ello bastante tiempo, la lucha, por...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconOlvida las complicaciones y entra en el maravilloso mundo donde todo es fácil
«cronometría», pero es una cronometría que nada tiene que ver con los relojes. Nunca necesitas un reloj porque la sintonización de...

Apenas sé por dónde empezar; pero a veces, en broma, pongo la causa de todo ello en la cuenta de Charley Furuseth. Este poseía una residencia de ve­rano en Mill iconPara muchas personas hablar de libros es sinónimo de alejamiento,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com