El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible






descargar 0.73 Mb.
títuloEl Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible
página1/28
fecha de publicación01.04.2017
tamaño0.73 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28
El Caliz y La Espada TRADUCCION libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible.



EL CALIZ Y LA ESPADA
RIANE EISLER



AGRADECIMIENTOS 3
INTRODUCCIÓN: El CÁLIZ Y La ESPADA 4

Posibilidades humanas: dos alternativas 5

Las encrucijadas evolutivas 6

Caos o transformación 8

CAPÍTULO l 11

JORNADA A UN MUNDO PERDIDO: Los INICIOS De la CIVILIZACIÓN 11

El paleolítico 11

El neolítico 14

Europa antigua 18
CAPITULO 2 20

MENSAJES Del PASADO: El MUNDO De la DIOSA 20

Arte neolítica 20

El Culto a la Diosa 23

Si no es patriarcado, entonces tiene que ser matriarcado 25
CAPITULO 3 28

La DIFERENCIA ESENCIAL: CRETA 28

La explosión arqueológica 28

El amor a la vida y a la naturaleza 29

Una civilización excepcional 31

La invisibilidad del obvio 33
CAPÍTULO 4 36

Las TINIEBLAS COMO RESULTADO Del CAOS: Del CÁLIZ A la ESPADA 36

Los invasores periféricos 36

La metalurgia y la supremacía masculina 37

El cambio en la evolución cultural 39

Guerras, esclavitud y sacrificios 40

La civilización mutilada 41

La destrucción de Creta 43

Un mundo en desintegración 44
CAPITULO 5 46

RECUERDOS DE UNA ERA PERDIDA: El LEGADO De la DIOSA 46

Evolución y transformación 46

Una raza dorada y la leyenda de Atlántida 47

El jardín del Éden y las tablas de la Suméria 48

Los legados de la civilización 50

Una nueva visión del pasado 54
CAPITULO 6 58

La REALIDAD PATAS ARRIBA: PARTE I 58

Matricídio no es crimen 58

Las mentalidades de dominación y de asociación 59

La metamorfosis del mito 62

CAPITULO 7 66

La REALIDAD PATAS ARRIBA: PARTE II 66

La nueva ruta de la civilización 66

La Ausencia de la Diosa 67

Sexo y economía 69

Ética del dominador 71

El conocimiento es nocivo, el nacimiento es torpe, la muerte es sagrada 72
CAPÍTULO 8 75

El OTRO LADO De la HISTORIA: PARTE I 75

Nuestra herencia oculta 76

La unidad cíclica de la naturaleza y la armonía de los astros 78

Grecia antigua 81

Lo correcto y lo errado en la androcracia 82
CAPITULO 9 85

El OTRO LADO De la HISTORIA: PARTE II 85

Jesus y la gilania 85

Las escrituras prohibidas 87

Las herejías gilânicas 90

El péndulo retrocede 91
CAPITULO 10 95

MODELOS Del PASADO: GILANIA Y HISTORIA 95

La historia se repite 95

Las mujeres como fuerza en la historia 101

El ethos femenino 103

El fin de la línea 105
CAPITULO 11 107

LIBERACIÓN: La TRANSFORMACIÓN INCOMPLETA 107

Lo malogro de la razón 107

El desafío a las premisas androcrátícas 119

Las ideologías seculares 110

El modelo dominador para las relaciones humanas 113

Avance o retroceso? 114
CAPÍTULO 12 117

El COLAPSO De la EVOLUCIÓN: UN FUTURO DOMINADOR 117

Los problemas insolubles 117

Cuestiones humanas y cuestiones femeninas 118

La solución totalitaria 121

Nuevas realidades y antiguos mitos 123
CAPITULO 13 125

RUPTURA En la EVOLUCIÓN: RUMBO A UN FUTURO DE ASOCIACIÓN 125

Una nueva visión de la realidad 126

Nueva ciencia y nueva espiritualidad 128

Nueva política y nueva economía 130

Transformación 133
AGRADECIMENTOS
De muchas formas este libro representa un esfuerzo cooperativo, al recurrir a las visiones y trabajo de un sinnúmero de hombres y mujeres, muchos de los cuales reciben agradecimientos en las notas. Hubo aún muchos otros cuyas críticas, sugerencias, ayuda en la redacción y edición y, por encima de todo, apoyo y encorajamento a lo largo de los últimos diez años fueron inestimables. La contribución de David Loye, a quien este libro es dedicado, fue tan significativa que no sé como expresar mi gratitud. No es exageración afirmar que este libro no habría sido posible sin la asociación integral y activa, en el transcurrir de muchos años, de este hombre notable, el cual a menudo colocó de lado su propio trabajo, bastante importante, de científico social pionero, para de forma la generosa ofrecer su erudición, reflexiones, habilidad en la redacción y comprensión, con dedicación y paciencia altruistas, que realmente trascendieron los límites humanos. Entre las muchas mujeres que se dedicaron generosamente a este libro, ofrezco mi especial gratitud a mi amiga y compañera Annette Ehrlich, la cual encontró tiempo, en medio una vida atribulada como profesora de psicología y consultora editorial científica, para leer incontables veces los manuscritos muy extensos de donde finalmente surgió El Cáliz y la Espada. Sus críticas editoriales francas y su apoyo constante fueron de enorme valía para mi estado de espíritu y energía por veces vacilantes. También ofrezco mis mayores agradecimientos la Carole Anderson, Fran Hosken, Mara Keller, Rebecca McCann, Isolina Ricci y la ya fallecida Wilma Scott Heide. Todas leyeron todo o casi todo el manuscrito en diferentes prácticas, haciendo importantes sugerencias y ofreciendo con generosidad su apoyo y amor. El Cáliz y la Espada y yo tenemos enorme deuda de gratitud para con Ashley Montagu, el cual dejó de lado la conclusión de dos libros suyos para examinar este libro línea por línea, nota por nota. Esta y otras manifestaciones de creencia en mi trabajo venidas de un hombre que dedicó la mayor parte de su vida larga y extraordinariamente productiva a la mejoría de la humanidad, me fueron de gran auxilio y estímulo. Sería preciso otro volumen para agradecer adecuadamente a todos que contribuyeron para este libro de manera fundamental: mis hijas Andrea y Loren Eisler, mi agente Ellen Levine, mi editor Jan Johnson, así como muchos otros de la Harper & Row, incluyendo Clayton Carison, Tom Dorsaneo, Mike Kehoe, Yvonne Keller, Dorian Gossy y Virgínia Rich, además de todos los otros que cuidaron tan bien de este libro en sus prácticas finales de producción.
Entre los que leyeron, según la perspectiva de sus varias disciplinas, tramos del Cáliz y la Espada como un trabajo en preparo, ofreciendo importantes contribuciones, incluyo los arqueólogos Marija Gimbutas y Nicolas Platon, las sociólogas Jessie Bemard y Joan Rockwell, la psiquiatra Jean Baker Miller, los historiadores de arte y cultura Elinor Gadon y Merlin Stone, la especialista en literatura comparada Gloria Qrenstein, el biólogo Vilmos Csanyi, los teóricos del "caos" y "sistemas auto-organizacionais" Ervin Laszio y Ralph Abraham, el físico Fritjof Capra, los füturólogos Hazel Henderson y Robert Jungk, y la teóloga Carol Christ. Entre otros que leyeron tramos del manuscrito u ofrecieron importantes sugerencias están: Andra Akers, Lettie Bennett, Anna Binicus, June Brindé, Marie Cantion, Olga Eleftheriades, Julia Eisler, Maier Greif, Mary Hardy, Helen Helmer, AUie Hixson, Elizabeth Holm, Barbara Honegger, Al Ikof, Ed Jarvis, Abida Khanum, Samson Knoll, Pat Laia, Susan Mehra, Mary y Lloyd Morain, Hilkka Pietila y Cosette Thomson. La lista no termina aquí, pero las limitaciones de espacio imposibilitan citar a todos; pido disculpas por este y cualesquiera otros lapsos de memoria. Me gustaría haber citado los nombres de todos que, al largo de muchos años de investigación y escritura, me proporcionaron estímulo intelectual y apoyo emocional. Quiero agradecer especialmente a aquellos que participaron del preparo aparentemente interminable del manuscrito, en particular Jeannie Adams, Ryan Bounds, Kedron Bryson, Kathy Campbell, Sylvia Edgren, Elizabeth Dolmat, Diana, Elizabeth Harrington, Cherie Long, Jeannie McGregor, Mike Rosenberg, Cindy Sprague, Susanne Shavione, Elizabeth Wahbe y Jo Warley.

INTRODUCCIÓN
Este libro abre una puerta. La llave para desatrancarla fue amoldada por muchas personas y libros, y varios otros serán necesarios para explorar íntegramente las amplias perspectivas por detrás de este. Pero el simple acto de abrir un poco esta puerta revela un fascinante conocimiento nuevo sobre nuestro pasado — y una nueva visión de nuestro futuro potencial. Para mí, la búsqueda de esta puerta ha sido una jornada de vida entera. Bien en el comienzo de mi existencia, percibí que lo que personas de diferentes culturas consideraban como determinado — el modo como las cosas son — no es el mismo en todos los lugares. También mucho pronto desarrollé apasionado interés por la condición humana. Cuando era bien pequeña, el mundo aparentemente cojo que yo hube conocido fue destruido por el dominio nazi de Austria. Vi mi padre ser llevado, y cuando milagrosamente mi madre obtuvo la soltura de él de la Gestapo, yo y mis padres escapamos para salvar nuestras vidas. En este vuelo, primero para Cuba y finalmente para Estados Unidos, vivenciei tres culturas diferentes, cada cual con sus propias verdades. Comencé también a hacer incontables preguntas, las cuales para mí no son, y nunca fueron, abstraías.

Por qué cazamos y perseguimos unos a los otros? Por qué nuestro mundo está tan lleno de la infame deshumanidad del hombre para con el hombre - y para con la mujer? Cómo los seres humanos pueden ser tan bestiales con seres de su propia especie? Qué es lo que nos impulsa tan crónicamente en dirección a la crueldad en vez de la bondad, en dirección a la guerra en vez de la paz, en dirección a la destrucción en vez de la realización? De todas las formas de vida en este planeta, sólo nosotros podemos plantar y sembrar los campos, componer música y poesía, recoger la verdad y la justicia, enseñar un niño a leer y escribir - o aún a reír y llorar. En razón de nuestra habilidad incomparable para imaginar nuevas realidades y concretizarlas a través de tecnologías aún más avanzadas, somos literalmente compañeros en nuestra propia evolución. Sin embargo, esta misma especie maravillosa parece dedicarse a dar un fin no sólo a nuestra evolución, sino a la gran mayoría de la vida en el globo, amenazando nuestro planeta con la catástrofe ecológica o la aniquilación nuclear.

Con el pasar del tiempo, mientras proseguía en mis estudios profesionales, tenía hijos y cada vez más volvía mi investigación y escritos para el futuro, mis preocupaciones se expandían y se profundizaban. A semejanza de mucha gente, me convencí de que estamos aproximándonos rápidamente de una encrucijada en la evolución — y que nunca antes el camino por nosotros escogido fue tan critico. Pero que dirección debemos tomar? Socialistas y comunistas aseguran que la raíz de nuestros problemas es el capitalismo; capitalistas insisten en que el socialismo y el comunismo están llevándonos a la ruina. Algunos argumentan que nuestros problemas se deviene a nuestro "paradigma industrial", que nuestra "visión científica" del mundo es la culpable. Otros aún culpan el humanismo, el feminismo y hasta el secularismo, insistiendo en una vuelta a los "buenos tiempos" de una época más religiosa, más simple y modesta. Pero, si miráramos para nosotros mismos — como somos forzados a hacer con la televisión o el ritual diario y sombrío de la lectura de periódicos por la mañana —, veremos como las naciones capitalistas, socialistas y comunistas están enmarañadas en la carrera armamentista y en todas las otras irracionalidades que amenazan a nosotros y a nuestro medio ambiente. Y que si miramos para nuestro pasado — para las masacres rutinarias realizados por hunos, romanos, vikingos y asirios o los asesinatos crueles de las cruzadas cristianas y de la Inquisición —, veremos que existía aún más violencia e injusticia en las sociedades más simples, pre-científicas y pre-industriales que nos precedieron. Ya que retroceder no es la respuesta, como proseguir? Mucho se ha escrito acerca de una nueva era, una transformación cultural global sin precedentes. Pero en términos prácticos, que es lo que eso significa? Una transformación de que en quê? En términos de nuestras vidas diarias y nuestra evolución cultural, precisamente lo que sería diferente, o aún posible, en el futuro? El cambio de un sistema que lleva la guerras crónicas, injusticia social y desequilibrio ecológico para un sistema de paz, justicia social y equilibrio ecológico es una posibilidad realista? Y, lo que es más importante, que cambios en la estructura social harían posible tal transformación?

La búsqueda de respuestas a estas cuestiones me llevó a un reexamen de nuestro pasado, presente y futuro, en los cuales se basa este libro. El Cáliz y la Espada, relata parte de este nuevo estudio de la sociedad humana, difiriendo de la gran mayoría de los principales estudios, pues este trabajo lleva en consideración toda la historia humana (incluyendo nuestra prehistoria), así como toda la humanidad (sus mitades hembra y macho). Al reunir evidencias del arte, arqueología, religión, ciencias sociales, historia y muchos otros campos de indagación en nuevos modelos que se adecuan mejor a los elementos disponibles, El Cáliz y la Espada cuenta una nueva historia de nuestros orígenes culturales. Muestra que la guerra y la "guerra de los sexos" no son de orden divina ni biológica. Y ofrece evidencias de que un futuro mejor es posible — en la verdad está firmemente enraizado en el drama obsesivo de aquello que de hecho aconteció en nuestro pasado.
Posibilidades humanas: Dos alternativas:

Estamos todos familiarizados con las leyendas sobre una era primitiva, más armoniosa y pacífica. La Biblia habla de un jardín donde el hombre y la mujer vivían en armonía consigo mismos y con la naturaleza — antes de que un dios masculino decretara que de allí en delante la mujer sería srviente del hombre. El Tao Te Ching chino describe una época en que el yin, o principio femenino, aún no era gobernado por el principio masculino, o yang, una época en que la sabiduría materna aún era honrada y respetada por encima de todo. El antiguo poeta griego Hesíodo escribió acerca de una "raza dorada", la cual cultivaba el suelo con "paz y tranquilidad" antes de que una "raza menor" introdujera su dios de la guerra. Pero aunque los estudiosos concuerden que en muchos aspectos estos trabajos se basan en acontecimientos prehistóricos, referencias a un tiempo en que mujeres y hombres vivían en asociación, son tradicionalmente consideradas como nada además de fantasía.

Cuando la arqueología aún se encontraba en sus inicios, las excavaciones de Heinrich y Sophia Schliemann ayudaron a establecer la realidad de Troya de Homero. Hoy nuevas excavaciones arqueológicas, juntamente con reinterpretaciones de antiguas excavaciones usando métodos más científicos, revelan que historias tales como nuestra expulsión del jardín del Éden también se originan de realidades más antiguas: de recuerdos populares de las civilizaciones agrarias (o neolíticas) primitivas, las cuales plantaron los primeros jardines en esta tierra. De la misma manera (como ya sugirió el arqueólogo griego Spyridon Marinatos casi cincuenta años atrás), la leyenda de como la gloriosa civilización de Atlántida desapareció en el mar, también puede ser un recuerdo truncado de la civilización minoica — que hoy se cree haber acabado cuando Creta y las islas de los alrededores fueron alcanzadas profundamente por terremotos y ondas gigantescas. Así como en la época de Colón el descubrimiento de que la Tierra no era plana posibilitó encontrar un nuevo mundo sorprendente que allí estuvo durante todo aquel tiempo, estos descubrimientos arqueológicos — oriundas de lo que el arqueólogo británico James Mellaart denomina una verdadera revolución arqueológica — revelan el mundo sorprendente de nuestro pasado oculto. Ellas muestran un largo periodo de paz y prosperidad mientras proseguía nuestra evolución social, tecnológica y cultural: muchos miles de años en que todas las tecnologías básicas sobre las cuales la civilización fue construida, se desarrollaron en sociedades que no eran dominadas por el hombre, ni violentas o jerárquicas.

Otras comprobaciones de que había sociedades antiguas organizadas de manera muy diferente de la nuestra son las imágenes, que no tendrían otra explicación, de la deidad como hembra en el arte, en el mito e incluso en escritos históricos remotos. De hecho, la idea del universo como una madre generosa sobrevivió hasta nuestra época (aunque de forma modificada). En China, las deidades femeninas Ma Tsu y Kuan Yin aún son ampliamente adoradas como diosas benéficas y piadosas. En la verdad, el antropólogo P.S. Sangren observa que "Kuan Yin sin duda es la más popular de las deidades chinas". De la misma manera, el culto a Maria, Madre de Dios, es muy difundido. Aunque en la teología católica ella haya sido rebajada a un estatus no-divino, su divinidad es reconocida implícitamente por su título Madre de Dios, así como en las oraciones de millones de personas que diariamente recogen su protección y confort de misericordia. Más aún, la historia del nacimiento, muerte y resurrección de Jesus presenta notable semejanza con los antiguos "cultos del misterio" que giran en tomo de una madre divina y su hijo (o, como en el culto la Ceres y Perséfone, su hija).Naturalmente tiene sentido que la antigua representación del poder divino en forma humana haya sido de hembra, y no de macho. Cuando nuestros ancestros comenzaron a hacerse las eternas preguntas (De donde vinimos antes de nacer? Para donde vamos después que muriéramos?), deben haber percibido que la vida emerge del cuerpo de una mujer. Habría sido natural para ellos imaginar el universo como una madre generosa de cuyo útero surge toda vida y para donde, así como en los ciclos de la vegetación, ella retoma después de la muerte, para renacer. También tiene sentido que sociedades con esta imagen de los poderes que gobiernan el universo tuvieran una estructura social muy diferente de las sociedades que adoran un Padre divino, el cual empuña un rayo y o/una espada. Parece lógico que no fueran ellas consideradas sirvientes en sociedades que conceptualizaban los poderes que gobiernan el universo en forma de hembra — y que calidades "femeninas" tales como cuidado, compasión y no-violencia fueran altamente valoradas en estas sociedades. Lo que no tiene sentido es concluir que las sociedades en que los hombres no dominaban a las mujeres, eran sociedades en que las mujeres dominaban a los hombres.

Pero, cuando los primeros indicios de tales sociedades vinieron a la luz en el siglo XIX, se concluyó que ellas deberían haber sido "matriarcales". Entonces, cuando la evidencia pareció no sostener tal conclusión, de nuevo se tomó por costumbre argumentar que la sociedad humana siempre fue — y siempre será — dominada por hombres. Pero, si nos liberáramos de los modelos prevalentes de realidad, evidentemente habrá otra alternativa lógica: pueden existir sociedades en las cuáles la diferencia no es necesariamente comparada a la inferioridad o a la superioridad. Uno de los resultados del reexamen de la sociedad humana a partir de una perspectiva holística ha sido la nueva teoría de la evolución cultural. Esta teoría, la cual denominé teoría de la transformación cultural, propone que, subyacente a la gran diversidad superficial de la cultura humana, hay dos modelos básicos de sociedad. El primero, que yo denominaría modelo dominador, es popularmente llamado patriarcado o matriarcado – la supremacía de una mitad de la humanidad sobre la otra –. El segundo, en lo cual las relaciones sociales se basan primordialmente en el principio de unión en vez de la supremacía, puede ser mejor descrito como modelo de asociación. En este modelo – a comenzar por la más fundamental diferencia en nuestras especies, entre macho y hembra — la diversidad no es equiparada a la inferioridad o a la superioridad. La teoría de la transformación cultural propone también que el rumbo original de nuestra evolución cultural apuntaba hacia la asociación, pero, siguiendo a un periodo de caos y casi completa ruptura cultural, ocurrió un fundamental cambio social. La mayor disponibilidad de datos de sociedades occidentales (debido al énfasis etnocêntrica de la ciencia social occidental) torna posible documentar este cambio más detalladamente a través del análisis de la evolución cultural occidental. Sin embargo, hay también indicaciones de que, en general, este cambio de dirección de un modelo de asociación para el modelo dominador, tuvo su paralelo en otras partes del mundo. El título El Cáliz y la Espada se origina de este punto de mutación cataclísmico durante la prehistoria de la civilización occidental, cuando el rumbo de nuestra evolución cultural fue literalmente volcado al contrario. En esta encrucijada crítica, la evolución cultural de las sociedades que adoraban los poderes alimentadores y generadors de vida del universo – en nuestra época aún simbolizados por el antiguo cáliz o graal – fue interrumpida. En el horizonte prehistórico surgen ahora invasores de las áreas periféricas de nuestro globo, los cuales anunciaban una forma de organización social muy diferente. Como escribió la arqueóloga de la Universidad de California, Marija Gimbutas, estas personas adoraban "el poder letal de la espada" – el poder de quitar, en vez de dar la vida, el poder definitivo para establecer e imponer la dominación.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconEn mi última existencia hace de ello bastante tiempo, la lucha, por...

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconEl cura y el barbero estuvieron bastante tiempo sin ir a visitar...

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconTraduccion de kent al portugues

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconIdentificación de algunas de sus obras y analisis de su significado (caracteristicas)
«El puro automatismo psíquico, por medio del cual se intenta expresar, verbalmente o por escrito, o de cualquier otro modo, el proceso...

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconSingularísimo objeto descubierto en 1799 y cuyo estudio permitió...
«modo de producción asiático», caracterizadas por la existencia de un poder omnímodo en la cúspide del imperio y el pago de tributos...

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconAnimación de la lectura por medio de los cuentos

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconAnimación de la lectura por medio de los cuentos

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconCompilado y corregido por

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible icon1. Todo el que tiene libre albedrío hace lo que quiere. Pero el hombre...

El Caliz y La Espada traduccion libre del portugués, medio corregido por lectura, pero bastante legible iconUna Guía de Estudio Traducido y corregido por: Sergio D. Bahl ()






© 2015
contactos
l.exam-10.com