Programación Neurolingüística






descargar 26.59 Kb.
títuloProgramación Neurolingüística
fecha de publicación29.07.2016
tamaño26.59 Kb.
tipoPrograma
l.exam-10.com > Historia > Programa
Reseña Curricular


Dr. Jesús Miguel Martínez A.

Médico, Psiquiatra,

Especialista en Dinámica y Psicoterapia de Grupos (por el Intitute of Cultural Affaires ICA),

Psicoterapeuta Gestáltico,

Especialista en psicoterapia de parejas,

Con estudios en:

Programación Neurolingüística,

Psicoterapia Ericksoniana,

Psicoterapia Breve Sistémica y Estratégica (en el MRI, Palo Alto, California) y Psicoterapia Constructivista.

Ex-Profesor de Psicoterapias Breves y de Dinámica y Psicoterapia de Grupos en el Post-grado de psiquiatría en el Centro de Salud Mental del Este

Ex-Profesor del curso de postgrado de Psicoterapia de la Universidad del Zulia,

Director del Instituto Venezolano de Gestalt.

Ex-Vicepresidente de la Sociedad Internacional de Especialistas en Dinámica Social.

Ex-Presidente de la Asociación Venezolana de psicoterapia (AVEPSI),

Actualmente Vicepresidente de la Asociación Venezolana de psicoterapia (AVEPSI),

Ex-Secretario General de la Federación Latinoamericana de Psicoterapia (FLAPSI).

Psicoterapeuta Certificado por la Asociación Venezolana de Psicoterapia (AVEPSI), por la Federación Latinoamericana de Psicoterapia (FLAPSI) y por el Consejo Mundial para la Psicoterapia (WCP).

Conferencista Nacional e internacional en temas relacionados con Psiquiatría, Psicoterapia, Psicoterapia de Parejas, Comunicación y otros

Autor del libro "Amores que duran... y duran... y duran"

Autor de “La ciudad de las tormentas” novela finalista al Premio Planeta 2014.

CUESTIONARIO #CONOCIENDOAUNESCRITOR 1.-

1. ¿Qué día nació y en que parte de Venezuela?

Nací el 29 de septiembre de 1959, en Cumaná, Estado Sucre

2. ¿Dónde estudió y cuál es su profesión?

Estudie medicina en la Escuela Luis Razetti de le Universidad Central de Venzuela. Luego me especialicé en psiquiatría en el Centro de Salud Mental del Este y estudie psicoterapia en varios institutos nacionales e internacionales.

3. ¿Qué razón lo motiva a escribir?

Escribo porque me gusta contar historias.

Escribo porque pienso que la realidad no existe por sí misma. La realidad es una creación personal que realizamos a través de otorgar significado al mundo que nos rodea y a las experiencias que vivimos en él. Crear su propio sentido personal y la realidad que habita es el último gran derecho de la persona y cuando un creador escribe, hace una película o realiza una obra de teatro está asumiendo su derecho a generar una realidad y diciéndole al que le observa que ese derecho también le corresponde; es una manera más de devolverle a la gente la potestad de construir el sentido de su vida y la realidad en que decide vivir.

Hay, sin embargo, muchos interesados en que dejemos de elaborar nuestra realidad para que adoptemos otras, que están siendo prefabricadas para someternos, unas realidades en que somos objetos de otros, unas realidades diseñadas para que seamos dominados, en la cuales se nos indica que debemos comer, a que temperatura debemos vivir, por quien debemos votar, cuanto debemos ganar, que tiempo hemos de emplear en obtener nuestro alimentos… en fin realidades en que estamos tan controlados que no tenemos tiempo para pensar, solo para servir a los fines de otros.

Escribo porque es una manera de continuar haciendo lo que se hacer mejor: construir realidades y colaborando con la libertad ajena a hacer lo mismo.

Escribo porque tengo la fantasía de que cuando alguien me lee va a sentirse animado a apropiarse de ese derecho que la danza de las letras le invita a paladear y que va luego a saltar, con menos reparos, a emprender otros desafíos.

4. ¿Para usted “escribir “es una profesión o un hobby?

Comenzó siendo una forma de desconexión del mundo cuando me sentía agobiado, luego se volvió un desafío y finalmente se está convirtiendo en una segunda profesión.

5. ¿Qué es lo más difícil de ser escritor?

En lo personal deshacerme del lector que mira sobre mi hombro cuando estoy frente al texto. Cuando escribo para los que van a leerme me vuelvo complaciente y pierdo el pulso de la historia y de lo que deseo lograr con ella. Otra cosa difícil es acompañar a los personajes por los momentos traumáticos de la argumento. En ocasiones la trama es violenta o interiormente desbastadora y eso me conmueve en ocasiones hasta la parálisis. Por fortuna, hasta ahora, esta no ha durado mucho.

6. ¿Qué le hizo saber que se dedicaría a ser escritor?

Mis trifulcas con los libros de mis más admirados autores cuando malograban la trama de un buen pasaje o cuando desperdiciaban una excelente ocasión para generar intriga o alguna emoción intensa en el lector (en este caso en mí). En un momento de mi vida me encontré diciéndole a las páginas de un libro: «¡Caramba! porque no lo desarrollaste así o no debiste decir esto, no todavía»… entonces decidí hacerlo yo mismo.

7. ¿Cuál es su género favorito para escribir?

No lo sé aun. Me gusta la ficción. Soy propenso a las historias de intriga, el thriller psicológico y policial. Me inclino por las historias posibles, lo que puede acontecerle a cualquiera sin que se lo imagine, aquello que puede ponerle el mundo de cabeza y con lo que no le queda más remedio que lidiar para sobrevivir. No me veo escribiendo ficción histórica porque me parece que me resta soltura para inventar. Tampoco me gustan las novelas románticas, aunque el amor está siempre presente en lo que escribo. Me gusta mucho leer ciencia ficción, pero, inexplicablemente, he escrito muy poco de ese género. Las historias fantásticas tampoco me gustan, pese a que he disfrutado mucho leyendo los mundos emanados de la imaginación de Tolkien.

8. ¿Tiene alguna rutina para sentarse a escribir?

Pues no. El nivel de mis ocupaciones como psicoterapeuta y docente no me permiten ese lujo. Simplemente tengo mis textos en DropBox y cuando dispongo de algo de tiempo me echo sobre ellos y los voy desarrollando.

9. ¿Tiene alguna musa de inspiración?

Tengo una imaginación fecunda que me asalta con frecuencia y me obliga a llevar una libreta para tomar notas. En ocasiones las ideas se me ocurren cuando estoy corriendo. Soy corredor, entreno varias veces a la semana y cuando troto repaso la trama, los personajes en mi cabeza tienen diálogos y me dan ideas para aumentar la intriga. En los peores momentos, los de la desesperante sequía intelectual, una copa de tequila o de un buen ron me ha resultado un lubricante excelente para el rodar de las ideas.

Mi esposa, que es una amante de la buena literatura, me ha servido como “piloto de pruebas”. Le cargo en su tableta los textos cuando he alcanzado poco más o de la mitad de la historia y sí se pone frenética por haberla dejado en ascuas entiendo que voy por buen camino. El sistema puede lucir algo cruel, pero, créanme, mi amor por ella es una de las pocas cosas en el mundo de las que jamás dudo.

11. ¿Cuál o cuáles autores lo inspiraron para escribir?

Son muchos los que me han estimulado a lo largo de mi vida. No voy a hablar de los de la infancia, de los que me dieron ganas de escribir, sino de aquellos que me sirvieron de ejemplo y me animaron, sin saberlo, a mostrar mis escritos. Entre los que más recuerdo están Philip Roth, Ian McEwan, Garcia Marquez, Haruki Murakami, Nahib Mahuf, Francisco Suniaga, George Orwell, Truman Capote, Ernest Hemingway, John Coetzee, Jao Xinjiang, James Graham Ballard, Jorge Luis Borges, Arthur Koestler, José Saramago… bueno por ahí va la cosa, muy diversos, pero con algo en común: son muy buenos contando historias.

12. Recuerda con cuál libro se inició en la lectura

¡Por supuesto que no!, sin embargo cuando trato de recordar cual fue el primer libro que me impactó me debato entre Colmillo Blanco de Jack London y El mundo perdido de Arthur Conan Doyle.

13. ¿Cuál fue el libro qué dejó una huella en ud?

Mi memoria no es tan buena en ese sentido. Sé que he leído varios libros que al terminarlos me han dejado la sensación de haberme cerrado una puerta a las espaldas dejándome frente a un mundo nuevo y angustiosamente desconocido. ¡Adoro esa sensación! La recuerdo asociada a Crimen y castigo, Por quién doblan las campanas, El viejo y el mar, El extranjero y El último encuentro.

14. ¿Cuál personaje o pareja de la literatura lo marcó?

Si se refiere a un escritor, me gusta mucho el compromiso de Arthur Koestler, también la osadía de Orwell. En cuanto a parejas de escritores me parece que Henry Miller y Anaïs Nin hacen una dupla extraordinaria. Si acaso se refiere a personajes de alguna obra literaria una de mis parejas favoritas es la integrada por Paul Varjack y Holly Golightly de Desayuno en Tiffany's, de Truman Capote.

17. ¿Qué está escribiendo?

Termine de escribir un libro de relatos breves sobre el Más Allá, que espero poder publicar el año próximo. Tengo varios proyectos iniciados: escribo una secuela de La ciudad de las tormentas, ese es al que le estoy dando más gasolina en este momento. Tengo también la mitad de un libro de relatos breves que va a aumentado poco a poco a expensas de mi necesidad de escapar de las angustias del anterior y otro par de novelas: una relacionada con el drama del ascenso y posterior desmoronamiento de un escritor alcohólico y su relación con cuatro mujeres que van marcando su vida; y una última novela acerca de un periodista que tuvo una pérdida muy traumática mientras cubría el avance del ejercito del EI en Irak; sus jefes lo envían a Venezuela a cubrir la noticia menor de un evento atmosférico que ingresó al libro de los records, mientras termina de recuperarse de su depresión; en su contacto con este otro país en guerra y con sus particulares habitantes tiene unas cuantas experiencias que terminan por transformarlo dramáticamente.

18. ¿De sus obras cuál ha sido la que más ha disfrutado escribir?

Como mi memoria no es tan buena la respuesta siempre es: la que estoy escribiendo en este momento.

19. ¿Hay algún texto que no haya podido terminar de escribir?

Si, muchos. Hay un montón de historias en mi ordenador que parten de buenas ideas que se han nacido sin trama, por lo general holgazanean un tiempo hasta que en medio de una carrera, en una sesión de psicoterapia o en plena madrugada surge abruptamente el giro que da sentido e intensidad al argumento.

23. ¿Cuál autor venezolano actual recomienda leer?

Hay muchísimos. Vivimos una época de gran auge creativo, pese a la crisis y gracias a ella. Las letras en Venezuela están comenzando un florecimiento que será evidente dentro de una o dos décadas. Una muestra diminuta en todas las categorías la constituyen Francisco Suniaga, Héctor Torres, Inés Quintero, Rafael Cadenas, Rafael Castillo Zapata... y naturalmente, Jesús Miguel Martínez… esos son mis preferidos.

21. ¿Qué está leyendo?

A flor de piel de Javier Moro, Sauce ciego, mujer dormida de Haruki Murakami y dos recopilaciones de cuentos: los cuentos completos de James Graham Ballard y el cuarto volumen de los cuentos completos de Philip Dick.

24. ¿Qué libro no pudo terminar de leer?

Hay varios en ese cajón. Ahora el que recuerdo más próximamente es Los versos satánicos de Salman Rushdie, aunque adoré Shalimar el payaso.

¿La Novela o el cuento?

Ambos. La novela requiere un trabajo intenso, sistemático y prolongado con mucho cuidado en la trama y los personajes. El cuento es muy exigente dado que demanda ser muy preciso y sintético tanto en el planteamiento del argumento como en la definición de los personajes, sin embargo disfruto mucho la concreción en los objetivos que llevan a desarrollar una trama focal y depurada.

¿Ficción o no ficción?

Para mí, definitivamente ficción.

¿La poesía o la prosa?

Escribo ambas cosas, la prosa para todos los que la quieran leer y la poesía solo para mi esposa, aunque recientemente me he atrevido a castigar a mis contactos en las redes sociales con algunos “poemas”.

¿Cuál es el mejor lugar para escribir?

Aquel en que me sorprenda un rato libre. Tengo afinidad, eso sí, por los cafés y los parques; aunque escribo poco en esos ambientes.

¿Qué es mejor: solo o acompañado?

Solo, sin dudas.

¿El día o la noche?

Soy más productivo por las noches.

Una palabra fea

“Imposible”

Una palabra bonita

“Siento”

Un libro para soñar

El péndulo de Foucault de Humberto Eco.

Un libro para no leer

Ninguno, todo libro se merece el derecho de que el lector se decepcione por sí mismo a medida que se adentra en sus páginas.

Un libro para leer en el baño

Cualquiera, hay libros tan buenos que no nos sueltan ni en esos avatares. La selección de cuentos de Philip K Dick es, ahora, mi libro favorito para estar en el trono.

Libro de papel o electrónico

No me importa a menos que salga de viaje, en esas circunstancias, como suelo leer varias cosas a la vez, mi tableta me encanta. Tengo en ella cerca de doscientos libros y más de la mitad no les he leído aun.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Programación Neurolingüística iconProgramación Neurolingüística

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramación

Programación Neurolingüística iconProgramacióN

Programación Neurolingüística iconProgramación






© 2015
contactos
l.exam-10.com