Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32






descargar 194.71 Kb.
títuloMistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32
página1/5
fecha de publicación22.06.2016
tamaño194.71 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5



MI GUITARRA QUE NO LLORA.

Pedro David Rodríguez Picazo.

Poesías y relatos cortos en cinco acordes.
A Vanessa, mi razón de ser. Gracias por llegar a mi vida. A todos aquellos que me acompañan en esta aventura.
A Manolo, vivirás en nuestro recuerdo.

Somos el resultado de nuestros anhelos.
Guy Gabriel Kay.

MI GUITARRA QUE NO LLORA

INDICE:
PRÓLOGO 3

PRIMER ACORDE: LLANTOS 4
CUANDO UN JOVEN LLORA, O... AQUEL CHICO QUE PASABA POR ALLÍ. 5

PRIMER INTERFACIO 13
SEGUNDO ACORDE: UTOPÍAS 14
PENSAMIENTOS EN VERSO, DE UN CHICO PERVERSO. 15

PENSAMIENTOS EN UNA NOCHE DE INSOMNIO. 20

SEGUNDO INTERFACIO 22

DESPERTAR 24

VISIONES DEL FUTURO 25
TERCER ACORDE: LUCIDEZ 28
ODA AL INMIGRANTE (ODA A MÍ MISMO) 29

MISTIC 30

PALABRAS AL VIENTO, PARA DERROCHAR EL TIEMPO 31

A MI BUEN AMIGO 32

RETORNO 33


TERCIOPELO ARISCO. 37

COMO LA VIDA MISMA. (Cachondo órgano viril). 38

MEMENTO MORI 39

ABBA 41

BABA 42

MARES Y PAISES 43

SUEÑO INQUIETO 44

HISTORIAS DE HUMANO. EL NIÑO QUE QUISO CRECER 45
CUARTO ACORDE: SMS 49
QUINTO ACORDE: CONSOLIDACIÓN 66

CUANDO VIVES SIN AMOR 67

CALOR 68

OLVIDO 69

TRADÚCEME EL AMOR 71

OLVIDARTE NO PUEDO 72

HADA DE BELLAS OREJAS. 73

LA PRIMAVERA HABRÁ DE LLEGAR 74

MI GUITARRA QUE NO LLORA 75

Prólogo
Mi mente y yo debatimos a menudo acerca del universo y sus alrededores. Asunto sobre el que un joven lírico llamado Pedro Rodríguez versa las páginas de este libro, sueño hecho parcialmente realidad. Porque es precisamente el tránsito entre realidad y ficción, vigilia y sueño, la veta por la que se abre camino galvanizando de sensualidad los destellos de su conciencia, los desatinos del destino, y cuantas palabras emergen espontáneas como flores de vivos colores en un jardín prohibido. Buscador impenitente de la sabiduría y la juventud, aun a sabiendas de que son incompatibles, este joven lírico se deja incluso llevar por libérrimos derroteros de placeres empíricos, prosas prosaicas y versos inversos. Rescata del ostracismo poético gorrioncillos, rimas universales y capullos dimanadores de fútiles aromas; se pregunta por qué no preguntarse las cosas y se baja los pantalones si la ocasión lo merece.
Hacer poesía es un acto de sincretismo multidimensional, que dirían mis alumnos de la ESO. Pero se equivocan. Hacer poesía no es una cuestión de acto, sino de potencia; de vivir el tiempo más que el espacio; el tiempo de escribir, que es un tiempo de soledad, de silencio. Es ese momento en que nos asomamos al abismo, a pesar de cuantas ingenuidades nos atolondren con sus pretenciosas promesas; al piélago por cuyas aguas se entremezclan ciencia y conciencia, ética y estética, afectos y adeptos. Tiempo de conquistar la tierra de tus sueños, de ver la imagen del mundo en tus ojos.
Es el solaz de sentirse libre el aire que respira este poeta cuando reinventa del mundo caminos al andar haciendo el golfo a altas horas de su juventud inveterada. No, amigo mío, la poesía no eres tú. Ni siquiera ella. Como el arte, que realmente no existe, que diría Gombrich, la poesía es más poesía si nace para lo que no existe, que es donde vivimos, que diría Álvaro García.
Poco se ha glosado sobre la libertad del poeta; me refiero no a la libertad de expresión, sino a la libertad consigo mismo: en cuanto a sinceridad, espontaneidad, autonomía, autoestima. La poesía debe ser concebida a gusto de su progenitor, sin miramientos estéticos del momento ni otros prejuicios. Recuerda Rodríguez en este sentido a la arrolladora libertad de Fernando Pessoa, quien combina formas, rimas y colores como cree conveniente sin pararse a pensar si cae en lo obsoleto o en lo relamido.
Otro aspecto original de este poeta es el sentido del humor. Adolece la mayor parte de la poesía consagrada de excesiva sobriedad. Y, como se demuestra en estas páginas, también es posible reir con un poema. Recuerdo las palabras de una egregia enfermera recordando que al reir, el niño ingresado en el hospital pierde el miedo. Algo especialmente recomendable al adulto ingresado en sí mismo.
Muchacho, tienes talento. Reconozco una buena apuesta en cuanto la veo. Qué más quisiera que poder expresarme en estos términos, pues mucho me temo que ni provengo de un clásico del cine ni de pedestal de sabiduría. Provengo de una amistad surgida de la mera coincidencia, de esa efímera casualidad que revienta a los causalistas, hecho que me fascina y al que debemos la magia de eso que llamamos existencia. Necesitamos los versos. Los necesitamos para discernir, para ser libres, para remasterizar viejos sentimientos. Y también los necesitamos para caernos de la cama.

Manuel Gallar

PRIMER ACORDE: LLANTOS

CUANDO UN JOVEN LLORA, O... AQUEL CHICO QUE PASABA POR ALLÍ.

  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconQUÉ nuevas hoy me traes buen amigo

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconPerdí las palabras. Se esfumaron todas, tan solo quedaron ésas que...

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconLes dejo este interesante y extenso post, a cargo de nuestro buen amigo Eduardo Franco

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconLa cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera,...

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconSe empeña don Miguel de Unamuno en que ponga yo un prólogo a este...

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconPalabras De Un Psicoterapeuta Guestáltico a un Amigo

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconLas palabras, “La Biblia”, vienen de dos palabras griegas que significan...
«Yo soy el que soy» (Éx 14; cf. Jn 58; • Jehová). Para Dios es lo mismo mil años que un día (2 p 8). Su existencia no se mide por...

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconBuen día ingeniero Elías, de antemano gracias por el tiempo que nos...

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconPoema azteca Amigo mío, amigo mío, sin duda verdadero amigo

Mistic 30 palabras al viento, para derrochar el tiempo 31 a mi buen amigo 32 iconPalabras para despertar muertos, palabras para hacer un fuego






© 2015
contactos
l.exam-10.com