Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano






descargar 93.76 Kb.
títuloEspiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano
página3/3
fecha de publicación15.06.2016
tamaño93.76 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3

  • “Al verlo”.- Es decir, vio con sus ojos y se dio cuenta del estado del hombre malherido.

  • “Dio un rodeo y pasó de largo”.- Es decir, ni se acerca, más bien lo abandona y se va. El sacerdote conocía la ley y sabía lo que era la misericordia… ¿Por qué lo abandona? No por maldad o por comodidad, sino por evitar la impureza y poder oficiar la liturgia. Esta es lacontradicción entre el mundo del Templo y el de Jesús: para el sacerdote es más importante la pureza que la misericordia.




  1. El levita.-

La figura del levita equivale, más o menos, a la de un sacristán. Sus funciones eran el canto, la limpieza, el orden, la asistencia a los sacerdotes. No ejercían estos cargos por vocación, sino, también, por nacimiento, por pertenecer a la tribu de Leví. Para servir en el Templo, como los sacerdotes, tenían que estar en estado de pureza exterior, no haber tocado nada sucio o contaminado. Lucas utiliza las mismas palabras en el caso del sacerdote y del levita. Tampoco aquí se da una causa personal, sino estructural, a la hora de dejar al hombre herido. Es más importante no tocar la sangre que ejercer la misericordia. Prevalece la razón sobre el corazón. El encuentro con Jesús cambia las reglas y las prioridades. El sacerdote y el levita son ajenos al mundo, a la mentalidad, a la sensibilidad de Jesús.


  1. El samaritano.-

Los samaritanos, a mitad de camino entre Galilea y Judea, eran considerados por los judíos como gente baja y poco religiosa. Su religión era una mezcla de judaísmo y religiones orientales, no eran muy practicantes… Ello provocaba tensiones con los judíos Además se dedicaban al comercio, viajaban y entraban en contacto con culturas extrañas al judaísmo oficial.

Oh, sorpresa… Cuando ve al herido “se le conmueven las entrañas” (como en el caso de la madre que da a luz). Cuando el AT habla del amor de Dios usa la misma expresión. No es lástima, sino un movimiento claro a favor del hombre herido. Le da lo que tiene, algo sencillo pero muy eficaz, le hace una cataplasma y se compromete con él. Este compromiso marca una pedagogía que inspira el “ver, juzgar, actuar” de nuestros procesos de liberación:

  • Lo ve, lo mira, lo capta.

  • Se acerca, se aproxima, lo observa.

  • Lo cura, lo toca, se mancha.

  • Lo carga en su cabalgadura.

  • Lo lleva a la posada y lo cuida.

  • Paga la cuenta, no lo deja desprotegido.

  • Compromete al posadero en el cuidado del herido.

  • Posiblemente cuando vuelva, el herido ya no estará para agradecerle…

Quiere decir que la misericordia es, sobre todo, más que un sentimiento, un compromiso que marca la relación del hombre con el hombre y con el mundo.


  1. El hombre herido.-

El texto bíblico no nos cuenta nada de él. Sólo que fue asaltado y malherido. No tiene nombre, no sabemos de quién se trata. Sólo de que es un “hombre”. “Ecce homo”. “Aquí tenéis al hombre” (Jn. 19,1-5”). Hay un cierto paralelismo entre el hombre asaltado y Jesús e su relación con Pilato.

El hombre asaltado representa el sufrimiento de cualquier hombre, maltratado por la vida, por la injusticia, pero también es una metáfora de la persona de Jesús. Jesús de manifiesta en el rostro sufriente de cualquier persona.


  1. Síntesis final y aplicación a nuestra vida.


Un maestro de la ley era un personaje dedicado a la enseñanza de la ley judía. Además juzgaba y discernía la mejor manera de aplicarla a cada circunstancia concreta de la vida. Lo mismo que conocían la ley conocían la trampa… Que conocieran la ley no quiere decir que la cumplieran. De hecho, este maestro de la parábola aparenta no saber quién es su prójimo, cuando el AT es enfático a la hora de recordar cuál debe ser nuestra relación con el prójimo. Cfr. Lv 19,9-14: “Cuando cosechéis la mies de vuestra tierra, no seguéis hasta el borde del campo…Lo dejaráspara el pobre y el forastero. No oprimirás a tu prójimo. No retendrás el trabajo del jornalero…”.
Fíjense que cuando Jesús termina la parábola, no le pregunta al maestro: “¿Quién de estos tres te parece que ha cumplido la ley?”. Más bien le pregunta: “¿Cuál de estos tres hombres te parece que se comportó como prójimo?”. El maestro no dice que el bueno fue el sacerdote o el levita (hubiera sido lo propio según la ley), sino que afirma (y afirma bien) que el prójimo fue el que trató al herido con compasión… El texto no define la misericordia, pero la describe.
Jesús le dice al maestro: “Vete y haz tú lo mismo”. No le dice “Aclárate y dile a los demás lo que tienen que aprender”, más bien se refiere a la propia persona del maestro, a lo que él tiene que hacer si quiere ser prójimo de su hermano. Jesús invierte el planteamiento, no le dice al maestro quién es su prójimo, sino que le plantea al maestro: ¿qué debo hacer yo para ser prójimo de los demás?
Les invito a rezar este texto del buen samaritano, a hacer Lectio Divina.
Pasos.-


  1. Pónganse en la presencia de Dios.

  2. Hagan lectura concéntrica (Lectio):

  • Contexto.

  • Texto.

  • Palabra clave.

  1. Déjense interpelar por el texto (Meditatio). Qué nos dice el texto en nuestra situación personal, comunitaria, social,…

  • Silencio.

  • Compartir.

  • ¿Qué rasgos del sacerdote, del levita, del samaritano, advertimos en nosotros?

  • ¿Podrías contar alguna experiencia de compasión importante en tu vida? (Compasión dada / compasión recibida).

  • Aunque en teoría todos son prójimos, en concreto, ¿de quién te cuesta más ser prójimo?

  1. La Palabra nos exige una respuesta (oratio – actio).

Formulemos un compromiso personal / comunitario / en pareja.

Oremos personal, comunitariamente, en pareja.

BIBLIOGRAFIA.-
Joseph RATZINGER (Benedicto XVI), “Jesús de Nazaret”, Librería Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano, 2007, 447 pp.
Xabier PIKAZA, “Este es el hombre” (Manual de Cristología), Secretariado Trinitario, Salamanca, 1997, 508 pp.
Bruno FORTE, “Jesús de Nazaret” (“Historia de Dios, Dios de la Historia”), Ediciones Paulinas, Madrid 1983, 346 pp.
Jesús ESPEJA, “La espiritualidad cristiana”, Ed. Verbo Divino, Estella (Navarra), 1992, 450 pp.
Francesc RAMIS, “Lucas, evangelista de la ternura de Dios”, Ed. Verbo Divino, 1998, 202 pp.
1   2   3

similar:

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconComo cada año, desde 1996, la pucp y Southern Copper-Perú reconocen...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconLa figura de María Santísima, Madre de Dios, Virgen inmaculada, elegida,...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconDesde muy joven, prácticamente desde los dieciséis años, se dedicó...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconEl Taller Gravura se crea en 1979. Desde sus comienzos Paco Aguilar,...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconKerri Simpson “Confessin’ The Blues”. Viridian. Desde Australia se...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconResumen En este artículo nos aproximamos a la cuestión de la transmisión...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconLa temática del liderazgo ha sido de las que mayor interés ha despertado...
«desde la hora de nacimiento, algunos hombres están señalados para obedecer y otros para mandar». Maquiavelo, en su obra de 1532...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano icon1, 4-6); el Señor me ha tomado desde el caballo de mi papá y desde...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconDesde muy corta edad, quizá desde los cinco o seis años, supe que...

Espiritualidad desde la vocacion y desde el compromiso cristiano iconDesde la tierra del buen sol y del buen vino, tierra mendocina de...






© 2015
contactos
l.exam-10.com