Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al






descargar 94.21 Kb.
títuloPoesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al
fecha de publicación30.01.2016
tamaño94.21 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos

POESÍA

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al máximo, hacer que la corriente de sentimientos se apodere de tu corazón, haciendo que poco a poco tu pluma se mueva mas rápido y haga que las palabras no sean palabras, sean sentimientos y hagan sentir a quien las lee el sentimiento que transmites al papel; el papel que absorbe todo, que gentilmente se presta como medio para bien o para mal, ése, el que puedes borrar y borrar pero siempre dejarás una mancha. Pero la poesía no está escrita en papel, está escrita en el corazón de quien la escribe y de quien la lee, y deja huellas en los corazones, tanto o más que en el papel, los corazones son como una hoja de papel, se escriben historias y se dejan recuerdos, se escriben promesas y se dejan angustias; se alimenta de palabras, haciéndolo más grande cada vez que le dicen un te quiero, cada vez que le hacen palpitar con fuerza. La poesía nace y crece de dos formas, cuando estás muy feliz tan feliz que piensas que no estás en ese momento, o cuando estás tan triste que quieres olvidar los amargos recuerdos. Así lo logro, dejando que el suave papel se impregne de sentimientos y causen un raro efecto en quien lo lee.. porque el papel siempre será papel y los sentimientos siempre se harán poemas...

Daniel Reni-Anzola


La poesía y algunas reglas

Divide en sílabas cada verso. Cuando una palabra termina en vocal y la palabra que sigue comienza en vocal también únelas en la misma sílaba; observa:

D1 conector recto de flechauer/mo en/ mi/ ca/ ma/ de /ro/ ca =_8 sílabas__________________________________________

mi sueño dulce y profundo, =__________________________________________________________________

roza una abeja mi boca =__________________________________________________________________

y crece en mi cuerpo el mundo = ________________________________________________________________

Esto se llama sinalefa. Así se hace la división de sílabas poética. Así se obtiene un número determinado de sílabas. La medida de los versos es un recurso

Divide en sílabas la siguiente estrofa, si la última palabra es aguda, subráyala en rojo, si en una palabra grave subráyala en verde.

Si ves un monte de espumas________________________________________________________________

Es mi verso lo que ves_______________________________________________________________________

Mi verso es un monte y es___________________________________________________________________

Un abanico de plumas._______________________________________________________________________

José Martí

¿Cuántas sílabas te salieron?

Ahora haz lo siguiente, si la última palabra es aguda, súmale un punto más. Si es grave se queda con el mismo número de sílabas y si es esdrújula le restas una sílaba menos.

Aguda +uno Grave = Esdrújula -1
Mide cada verso y escribe el número de sílabas. Anota el grupo a que pertenece la última palabra de cada verso, aguda, grave o esdrújula. Aplica la regla de sumar uno si es aguda, dejar igual si es grave y restar uno si es esdrújula.

Si dicen que del joyero________________________________________________________

tome la joya mejor.___________________________________________________________

Tomo a un amigo sincero_______________________________________________________

Y pongo a un lado el amor.______________________________________________________

Con los pobres de la tierra______________________________________________________

quiero yo mi suerte echar_______________________________________________________

El arroyo de la sierra___________________________________________________________

me complace mas que el mar.____________________________________________________
Falso o verdadero.

  1. ( ) Si la última palabra de un verso es esdrújula se suma una letra más.

  2. ( ) La sinalefa es la unión de vocales que pertenecen a sílabas diferentes,

  3. ( ) Para medir un verso se debe tomar en cuenta la sinalefa y el grupo a que pertenece la última palabra de cada verso.

  4. ( ) Si la última palabra es aguda se resta una sílaba.

  5. ( ) Si la última palabra es grave se resta un número.

  6. ( ) Si la última palabra es esdrújula se resta un número.

  7. ( ) Si la última palabra es grave ni se suma ni se resta nada.

Usa las siguientes palabras para completar las oraciones.
11 marco
verso- estrofa-rima consonante,-rima asonante- ritmo,-poesía –sinalefa- métrica


  1. Coincidencia de las sílabas finales ______________________________________-

  2. Solo las vocales finales coinciden______________________________________

  3. Marca la musicalidad de un poema y es el resultado dela combinación armónica de los acentos y las pausas____________________________________

  4. Expresión de ideas y sentimientos a través de una composición escrita con belleza.

___________________________________________________________________

  1. Conjunto de varios versos.______________________________________________

  2. Cada uno de los renglones de un poema.__________________________________

  3. Forma de medir los versos._____________________________________________

Caupolicán

Rubén Darío

Es algo formidable que vio la vieja raza:
robusto tronco de árbol al hombro de un campeón
salvaje y aguerrido, cuya fornida maza
blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.

Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,
pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,
lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,
desjarretar un toro, o estrangular un león.

Anduvo, anduvo, anduvo. Le vio la luz del día,
le vio la tarde pálida, le vio la noche fría,
y siempre el tronco de árbol a cuestas del titán.

«¡El Toqui, el Toqui!» clama la conmovida casta.
Anduvo, anduvo, anduvo. La aurora dijo: «Basta»,
e irguióse la alta frente del gran Caupolicán.
José Martí

Cultivo una rosa blanca

Cultivo una rosa blanca
en junio como enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.

Mathews.
Balada al Oceáno Pacífico.
Me senté en la arena con el mar al frente.

¿Romántica? Nó. Era displicente.

Era que tenía ganas de charlar

con las viejas olas, amistosamente.

Y en esa visita que pagaba al mar,

Una ola me dijo:

“Yo vengo del norte,

fui bloque de Alaska, fui hielo polar.

De toda blancura conozco el idioma,

de todo silencio conozco el orar.

Y en las lejanías de blancos caminos;

Contemplé jaurías de lobos marinos,

en pos de naufragios para merodear.

Y he dormido, largas noches invernales

por ver las rubias auroras boreales

derretir el sudario del mar”

Otra ola me dijo:

”Nací en el oriente lejano,

en las playas del sacro Tar Tar.

Mi padre fue un rudo ciclón de Borneo,

Mi madre una roca donde fui a parar.

Viajé después mucho.

El Tíbet dormido, las Indias ardientes,

las tierras ignotas me vieron llegar.

Conozco secretos de razas murientes,

y he visto en corte de príncipes budas,

amarillas princesas desnudas,

jugando con verdes dragones de mar.

Del sur, en la orilla, copié mi canción singular.

América virgen me dio en sus raudales,

inmensos tesoros que quiero guardar.

Yo sé de Pizarro, Almagro y Balboa, la empresa simpar.

De veinte naciones conozco la historia

de España la gloria que me hizo llorar

y ostento a mi paso por esas riberas.

El iris que forman las veinte banderas

fundidas en una que habrá de flamear.

Otra ola llegaba, otra ola partía,

y todas cantaban la cruel sinfonía

en la que se asemejan el hombre y el mar.

Ser tumbo ser bruma, tormenta o murmullo

Resaca o espuma, blasfema o arrullo.

Nacer y partir.
Gustavo Adolfo Becquér RIMAS

Asomaba a sus ojos una lágrima



    1. Y a mi labio una frase de perdón;

    2. Habló el orgullo y se enjugó su llanto

    3. Y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino;
ella, por otro;



Pero al pensar en nuestro mutuo amor,
Yo digo aún, ¿por qué callé aquel día?
Y ella dirá, ¿por qué no lloré yo?

Dices que tienes corazón

  1. Dices que tienes corazón,

y solo lo dices

porque sientes sus latidos.

Eso no es corazón,

es una máquina

Que, al compás que se mueve, hace ruido.


RIMA XXXVIII

Los suspiros son aire y van al aire.

Las lágrimas son agua y van al mar.

Dime, mujer, cuando el amor se olvida,

¿sabes tú adónde va?


Habrá poesía
Mientras la ciencia a descubrir no alcance

las fuentes de la vida,


y en el mar o en el cielo haya un abismo

que al cálculo resista,


mientras la humanidad siempre avanzando no sepa

a dónde camina,


mientras haya un misterio para el hombre,

¡Habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,

sin que los labios rían;

mientras se llore,

sin que el llanto acuda a nublar la pupila;

mientras el corazón y la cabeza batallando prosigan,

mientras haya esperanzas y recuerdos,

¡Habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen

los ojos que los miran,

mientras responda el labio suspirando

al labio que suspira,

mientras sentirse puedan en un beso

dos almas confundidas,

mientras exista una mujer hermosa,

¡Habrá poesía!






Rubén Darío Lo fatal

  1. l

    1. Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,

    2. Y más la piedra dura porque esa ya no siente,

    3. Pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

    4. Ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,


Y el temor de haber sido y un futuro terror...


Y el espanto seguro de estar mañana muerto,

Y sufrir por la vida y por la sombra y por


Lo que no conocemos y apenas sospechamos,

Y la carne que tienta con sus frescos racimos,

Y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

Y no saber a dónde vamos,

Ni de dónde venimos.















Benedetti Arco Iris


A veces

por supuesto

usted sonríe

y no importa lo linda

o lo fea

lo vieja

o lo joven

lo mucho

o lo poco

que usted realmente

sea
sonríe

cual si fuese

una revelación

y su sonrisa anula

todas las anteriores

caducan al instante

sus rostros como máscaras

sus ojos duros

frágiles

como espejos en óvalo

su boca de morder

su mentón de capricho

sus pómulos fragantes

sus párpados

su miedo

sonríe

y usted nace

asume el mundo

mira

sin mirar

indefensa

desnuda

transparente
y a lo mejor

si la sonrisa viene

de muy

de muy adentro

usted puede llorar

sencillamente

sin desgarrarse

sin deseperarse

sin convocar la muerte

ni sentirse vacía
llorar

sólo llorar
entonces su sonrisa

si todavia existe

se vuelve un arco iris.



Jorge Debravo

  1. Patria



  2. Tengo a mi patria siempre en la mano.

  3. La miran mucho mis ojos claros.

  4. La besan mucho mis labios mansos.

  5. Quiero a mi patria siempre en la mano.

  6. Mansa y pequeña como un garbanzo.

  7. Sin rifles negros.

  8. Sin sables blancos.

  9. La quiero dulce para los bajos.

La quiero tierna para los altos.

La quiero buena para los malos.

Por eso a veces la llevo al campo,

le cuento historias de niños sanos,



Benedetti. Te propongo construir

Te propongo construir

Un nuevo canal

Sin exclusas

Que comunique por fin

Tu mirada Atlántica

Con mi natural Pacífico.




Gabriela Mistral RONDA DE LOS COLORES

Azul loco y verde loco 
del lino en rama y en flor.


Mareando de oleadas 
baila el lindo azuleador.

Cuando el azul se deshoja, 
sigue el verde danzador:


verde-trébol, verde-oliva 
y el gayo verde-limón.

¡Vaya hermosura!   ¡Vaya el Color!

Rojo manso y rojo bravo 
—rosa y clavel reventón—. 


Cuando los verdes se rinden,


él salta como un campeón.

Bailan uno tras el otro,


no se sabe cuál mejor, 


y los rojos bailan tanto 
que se queman en su ardor.

¡Vaya locura!   ¡Vaya el Color!

El amarillo se viene 
grande y lleno de fervor


y le abren paso todos 
como viendo a Agamenón.

A lo humano y lo divino 
baila el santo resplandor:


aromas gajos dorados 
y el azafrán volador.

¡Vaya delirio!   ¡Vaya el Color!

Y por fin se van siguiendo 
al pavo-real del sol, 


  1. que los recoge y los lleva 
como un padre o un ladrón.

  2. Mano a mano con nosotros 
todos eran, ya no son.







Jorge de Bravo

Hombre

Soy hombre, he nacido,
tengo piel y esperanza.
Yo exijo, por lo tanto,
que me dejen usarlas.
No soy dios: soy un hombre
(como decir un alga).
Pero exijo calor en mis raíces,
almuerzo en mis entrañas.
no pido eternidades
llenas de estrellas blancas.

Pido ternura, cena,
silencio, pan y casa...
Soy hombre, es decir,
animal con palabras.
Y exijo, por lo tanto,
que me dejen usarlas.





José Santos Chocano

José Santos Chocano

QUIÉN SABE


Indio que asomas a la puerta
de esa tu rústica mansión:
¿Para mi sed no tienes agua?
¿Para mi frío cobertor?
¿Parco maíz para mi hambre?
¿Para mi sueño, mal rincón?
¿Breve quietud para mi andanza?

-¡Quién sabe, señor!

Indio que labras con fatiga
tierras que de otro dueño son:
¿Ignoras tú que deben tuyas
ser por tu sangre y tu sudor?
¿Ignoras tú que audaz codicia
siglos atrás te las quitó?
¿Ignoras tú que eres el amo?

-¡Quién sabe, señor!

Indio de frente taciturna
y de pupilas de fulgor:
¿Qué pensamiento es el que escondes
en tu enigmática expresión?
¿Qué es lo que buscas en tu vida?
¿Qué es lo que imploras a tu dios?
¿Qué es lo que sueña tu silencio?

-¡Quién sabe, señor!

¡Oh, raza antigua y misteriosa,
de impenetrable corazón,
que sin gozar ves la alegría
y sin sufrir ves el dolor:
eres augusta como el Ande,
el Grande Océano y el Sol!
Ese tu gesto que parece
como de vil resignación,
es de una sabia indiferencia
y de un orgullo sin rencor...

Corre por mis venas sangre tuya,
y, por tal sangre, si mi Dios
me interrogase qué prefiero
-cruz o laurel, espina o flor,
beso que apague mis suspiros
o hiel que colme mi canción-,
responderíale diciendo:
-¡Quién sabe, señor!



José Santos Chocano

LOS CABALLOS DE LOS CONQUISTADORES

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!
Sus pescuezos eran finos y sus ancas
relucientes y sus cascos musicales...

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!

¡No! No han sido los guerreros solamente,
de corazas y penachos y tizonas y estandartes,
los que hicieron la conquista
de las selvas y los Andes:

Los caballos andaluces, cuyos nervios
tienen chispas de la raza voladora de los árabes,
estamparon sus gloriosas herraduras
en los secos pedregales,
en los húmedos pantanos,
en los ríos resonantes,
en las nieves silenciosas,
en las pampas, en las sierras, en los bosques y en los valles.

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!

Un caballo fue el primero,
en los tórridos manglares,
cuando el grupo de Balboa caminaba
despertando las dormidas soledades,
que de pronto dio el aviso
del Pacífico Océano, porque ráfagas de aire
al olfato le trajeron
las salinas humedades;

y el caballo de Quesada, que en la cumbre
se detuvo viendo, en lo hondo de los valles,
el fuetazo de un torrente
como el gesto de una cólera salvaje,
saludo con un relincho
la sabana interminable...
y bajó con fácil trote,
los peldaños de los Andes,
cual por unas milenarias escaleras
que crujían bajo el golpe de los cascos musicales...

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!

Y aquel otro, de ancho tórax,
que la testa pone en alto
cual queriendo ser más grande,
en que Hernán Cortés un día
caballero sobre estribos rutilantes,
desde México hasta Honduras
mide leguas y semanas entre rocas y boscajes,
es más digno de los lauros
que los potros que galopan
en los cánticos triunfales
con que Píndaro celebra
las olímpicas disputas
entre el vuelo de los carros y la fuga de los aires

Y es más digno todavía
de las odas inmortales
el caballo con que Soto, diestramente,
y tejiendo las cabriolas como él sabe,
causa asombro, pone espanto, roba fuerzas,
y entre el coro de los indios,
sin que nadie haga un gesto de reproche,
llega al trono de Atahualpa y salpica con espumas
las insignias imperiales.

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!

El caballo del beduino
que se traga soledades.
El caballo milagroso de San Jorge,
que tritura con sus cascos los dragones infernales.
El de César en las Galias.
El de Aníbal en los Alpes.
El Centauro de las clásicas leyendas,
mitad potro, mitad hombre,
que galopa sin cansarse,
y que sueña sin dormirse,
y que flecha los luceros,
y que corre como el aire,
todos tienen menos alma, menos fuerza, menos sangre,
que los épicos caballos andaluces
en las tierras de la Atlántida salvaje,
soportando las fatigas,
las espuelas y las hambres,
bajo el peso de las férreas armaduras,
cual desfile de heroísmos,
coronados entre el fleco de los anchos estandartes
con la gloria de Babieca y el dolor de Rocinante.

En mitad de los fragores del combate,
los caballos con sus pechos arrollaban
a los indios, y seguían adelante.
Y, así, a veces, a los gritos de "¡Santiago!",
entre el humo y e fulgor de los metales,
se veía que pasaba, como un sueño,
el caballo del apóstol a galope por los aires

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!

Se diría una epopeya
de caballos singulares
que a manera de hipogrifos desolados
o cual río que se cuelga de los Andes,
llegan todos sudorosos, empolvados, jadeantes,
de unas tierras nunca vistas,
a otras tierras conquistables.
Y de súbito, espantados por un cuerno
que se hincha con soplido de huracanes,
dan nerviosos un soplido tan profundo,
que parece que quisiera perpetuarse.
Y en las pampas y confines
ven las tristes lejanías
y remontan las edades
y se sienten atraídos
por los nuevos horizontes:
Se aglomeran, piafan, soplan, y se pierden al escape.

Detrás de ellos, una nube,
que es la nube de la gloria,
se levanta por los aires.

¡Los caballos eran fuertes!
¡Los caballos eran ágiles!

Vuelo supremo


Julián Marchena, Costa Rica 1897-1985

Quiero vivir la vida aventurera
de los errantes pájaros marinos;
no tener, para ir a otra ribera,
la prosaica visión de los caminos.

Poder volar cuando la tarde muera
entre fugaces lampos ambarinos
y oponer a los raudos torbellinos
el ala fuerte y la mirada fiera.

Huir de todo lo que sea humano;
embriagarme de azul...Ser soberano
de dos inmensidades: mar y cielo,

y cuando sienta el corazón cansado
morir sobre un peñón abandonado
con las alas abiertas para el vuelo.



Sexto grado

Antología de poesía

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconRimas. A. Poesia ««••••••• aki ps platikando con la gente •••••••»»...

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al icon14 carlos zúÑiga segura (Poesía) CÈsar toro montalvo ·(Poesìa) raúl...

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconPoesía, poesía, en el más amplio sentido, en todos sus sentidos y...

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconColegio de estudios científicos y tecnológicos del estado de puebla
«poesía» como sinónimo de «poesía lírica» o de «lírica», aunque, desde un punto de vista histórico y cultural, esta es un subgénero...

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al icon2 La década de los 40: poesía arraigada y poesía desarraigada

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconBlanca Uriarte es la escritora de “De humo y nada” un singular poemario...

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al icon1. Según Aristóteles “la poesía es más filosófica que la historia”....

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconLa poesía. Tras la guerra, ejerció un profundo magisterio, alentando...
«poesía es comunicación», más que belleza; ello orienta toda su obra, pero conviene distinguir en ella varias etapas

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconPoesía española algúns libros de poesía que podes atopar na biblioteca

Poesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas. Poesía es hablar con el corazón en la mano, poesía es expresar los sentimientos al iconTales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación...






© 2015
contactos
l.exam-10.com