Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles






descargar 1.85 Mb.
títuloLos inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles
página1/38
fecha de publicación18.09.2015
tamaño1.85 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38
Victor Hugo
NUESTRA SEÑORA DE PARÍS

INDICE
LIBRO PRIMERO

  1. La gran sala

  2. Pierre Gringoire

  3. Monseñor el Cardenal

  4. Maese Jacques Coppenole

  5. Quasimodo

  6. La Esmeralda


LIBRO SEGUNDO

  1. De Caribdis a Escila

  2. La plaza de Gréve

  3. Besos para golpes

  4. Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles

  5. Prosiguen los inconvenientes

  6. La jarra rota

  7. Una noche de bodas


LIBRO TERCERO

  1. Nuestra señora

  2. París a vista de pájaro


LIBRO CUARTO

  1. Las almas piadosas

  2. Claude Frollo

I.Immanis pecoris custos immanior ipse

  1. El perro y el dueño

  2. Continuación de Claude Frollo

  3. Impopularidad


LIBRO QUINTO

  1. Abbas beati Martini

  2. Esto matará aquello


LIBRO SEXTO

  1. Ojeada imparcial a la antigua magistratura

  2. El agujero de las ratas

  3. Historia de una torta de levadura de maíz

  4. IV. Una lágrima por una gota de agua

  5. Fin de la historia de la torta de maíz


LIBRO SÉPTIMO

  1. Del peligro de confiar secretos a una cabra

  2. Un sacerdote y un filósofo hacen dos

  3. Las campanas

  4. 'ANAГKH

  5. Los dos hombres vestidos de negro

  6. Del efecto que pueden producir siete palabrotas lanzadas al aire

  7. El fantasma encapuchado

  8. Utilidad de las ventanas que dan al río


LIBRO OCTAVO

  1. El escudo convertido en hoja seca

  2. Continuación del escudo transformado en hoja seca

  3. Fin del escudo transformado en hoja seca

  4. Larciate ogni speranza

  5. La madre

  6. Tres corazones de hombre distintos


LIBRO NOVENO

  1. Fiebre

  2. Jorobado, tuerto y cojo

  3. Sordo

  4. Loza cristal

  5. La llave de la puerta roja

  6. Continuación de la llave de la puerta roja


LIBRO DÉCIMO

  1. Gringoire tiene algunas buenas ideas

  2. Haceos truhán.

  3. ¡Viva la alegría!

  4. Un torpe amigo

  5. El retiro donde el rey de Francia reza sus horas

  6. Llamita en Baguenaud

  7. ¡Ayúdanos Chateaupers!


LIBRO UNDÉCIMO

  1. El zapatito

  2. La creatura bella bianco vestita (Dance)

  3. El casamiento de Febo

  4. Casamiento de Quasimodo


Cuando hace algunos años el autor de este libro visitaba o, me­jor aún, cuando rebuscaba por la catedral de Nuestra Señora, en­contró en un rincón oscuro de una de sus torres, y grabada a mano en la pared, esta palabra:
'ANAΓKH (1)
Aquellas mayúsculas griegas, ennegrecidas por el tiempo y pro­fundamente marcadas en la piedra, atrajeron vivamente su aten­ción. La clara influencia gótica de su caligrafía y de sus formas, como queriendo expresar que habían sido escritas por una mano de la Edad Media, y sobre todo el sentido lúgubre y fatal que en­cierran, sedujeron, repito, vivamente al autor.

Se interrogó, trató de adivinar cuál podía haber sido el alma atormentada que no había querido abandonar este mundo sin an­tes dejar allí marcado (en la frente de la vetusta iglesia) aquel es­tigma de crimen o de condenación. Más tarde los muros fueron encalados o raspados (ignoro cuál de estas dos cosas) y la inscrip­ción desapareció. Así se tratan desde hace ya doscientos años es­tas maravillosas iglesias medievales; las mutilaciones les vienen de todas partes tanto desde dentro, como de fuera. Los párrocos las blanquean, los arquitectos pican sus piedras y luego viene el populacho y las destruye.

Así pues, fuera del frágil recuerdo dedicado por el autor de este libro, hoy no queda ya ningún rastro de aquella palabra misterio­sa grabada en la torre sombría de la catedral de Nuestra Señora; ningún rastro del destino desconocido que ella resumía tan melancólicamente.

El hombre que grabó aquella palabra en aquella pared hace si­glos que se ha desvanecido, así como la palabra ha sido borrada del muro de la iglesia y como quizás la iglesia misma desaparezca pronto de la faz de la tierra.

Basándose en esa palabra, se ha escrito este libro.
Marzo de 1834
1. Esta palabra griega que significa «fatalidad» será utilizada más tarde por Victor Hugo como título del capítulo IV del libro VII.
NOTA AÑADIDA A LA EDICIÓN DEFINITIVA (1832)
Erróneamente se ha anunciado que esta edición iba a ser au­mentada con varios capítulos nuevos. Debía haberse dicho inédi­tos. Si al decir nuevos se entiende hechos de nuevo, los capítulos añadidos a esta edición no son nuevos. Fueron escritos al mismo tiempo que el resto de la obra, datan de la misma época y pro­ceden d la misma inspiración, pues siempre han formado parte del manuscrito de Nuestra Señora de París. Además resulta difí­cilmente comprensible para el autor un posterior añadido de tro­zos nuevos a una obra de este tipo.

Estas cosas no se hacen a capricho. Una novela nace, según él, de una forma, en cierto modo necesaria, y ya con todos sus capí­tulos, y un drama nace ya con todas sus escenas. No se crea que qüeda nada al arbitrio en las numerosas partes de ese todo, de ese misterioso microcosmo que se llama drama o novela. El injerto o la soldadura prenden mal en obras de este carácter que deben surgir de un impulso único y mantenerse sin modificaciones.

Una vez terminada la obra, no cambiéis de opinión, no la mo­difiquéis. Cuando se publica un libro, cuando el sexo de la obra ha sido reconocido y proclamado, cuando la criatura ha lanzado su primer grito, ya ha nacido, ya está ahí, tal y como es, ni el pa­dre ni la madre podrían ya cambiarla, pues pertenece ya al aire y al sol y hay que dejarla vivir o morir tal cual es. ¿Que el libro no está conseguido? ¡Qué se le va a hicer! No añadáis ni un solo capítulo a un libro fallido. ¿Que está incompleto? Habría que ha­berlo completado al coñcebirlo. No consçguiréis enderezar un ár­bol torcido. ¿Que vuestra novela es tísica?, ¿que no es viable?, pues no conseguiréis insuflarle el hálito que le falta. ¿Que vuestro dra­ma ha nacido cojo? Creedme, no le pongáis una pierna de madera.

El autor mestra un gran interés en que el público conozca muy bien qe los capítulos aquí añadidos no han sido escritos expre­samente para esta reimpresión y que si, en ediciones precedentes no han sido publicados, sé debe a razones muy sencillas.

Cuando se imprimía por primen vez Nuestra Señora de París, se extravió la carpeta que contenía esos tres capítulos y, o se es­cribían de nuevo, o se renunciaba a éllos. El autor consideró que los dos únicos capítulos —de los tres extraviados— que podrían haber tenidocierto interés por su extensión, se referían al arte y a la hisroniá y que, por tanto, no afectaban para nada al fondo del drama y de la novela. El público no habría echado en falta su de­saparición y únicamente él, el autor, estaría en el secreto de esta omisión; así, pues, decidió suprimirlos y, puestos a confesarlo todo, hay que decir también que, por pereza, retrocedió ante la tarea de rehacer esos tres capítulos perdidos. Le habría sido más fácil escribir una nueva novela.

Pero ahora, encontrados ya, aprovecha la primera ocasión para restituirlos a su sitio. Esta es, pues, su obra completa tal como la soñó y tal como la escribió, buena o mala, frágil o duradera, pero como él la desea.

No hay duda de que estos capítulos tendrán poco valor a los ojos de lectores, muy juiciosos por lo demás, que sólo han busca­do en Nuestra Señora de París el drama, la novela, pero quizás otros lectores no consideren inótil estudiar el pensamiento esté­tico y filosófico oculto en el libro, y se complazcan, al leerlo, en desentrañar algo más que la novela en sí misma y —perdónese­nos las expresiones un tanto ambiciosas— escudriñar la técnica del historiador y los adjetivos del artista, a través de la creación, mejor o peor, del poeta.

Es para esos lectores sobre todo para quienes los capítulos afia­didos en esta edición completarán Nuestra Señora de París, si ad­mitimos que merece la pena que esta obra sea completada.

El autor se ocupa en uno de estos capítulos de la decadencia y muerte de la arquitectura actual que, en su opinión, es casi ine­vitable; esta opinión desgraciadamente se encuentra muy arraiga­da en él y la tiene muy meditada. Siente, sin embargo, la necesi­dad de expresar su más vivo deseo de que el futuro le desmienta, pues conoce que el arte en cualquiera de sus manifestaciones pue­de confiar por completo en las nuevas generaciones cuyo genio comienza ya a sentirse y a apuntar en los talleres del arte. La se­milla está en el surco y la cosecha será ciertamente hermosa. Teme sin embargo, y se podrán descubrir las razones en el segundo tomo de esta edición, que la savia haya podido retirarse de este viejo terreno de la arquitectura que durante tantos siglos ha sido el mejor terreno para el arte.

Existe hoy sin embargo entre los jóvenes artistas tanta vitali­dad, tanta fuerza y, si cabe, tanta predestinación, que en nuestras escuelas de arquitectura, a pesar de contar con un profesorado de­testable, están surgiendo alumnos que son excelentes; algo así como aquel alfarero del que habla Horacio que pensando en ha­cer ánforas producía pucheros... Currit rota, urceus exit (2)
2 La rueda (del alfarero) gira, sale un cántaro. Arte Poética de Ovidio. La frase completa es: Estamos comenzando a hacer un ánfora, ¿por qué no nos sale más que un cántaro de la rueda que gira?
Pero en cualquier caso y cualquiera que sea el futuro de la ar­quìtectura y la forma con que nuestros jóvenes arquitectos den so­lución en su día a sus problemas artísticos, conservemos los mo­numentos antiguos, mientras esperamos la creación de otros nue­vos. Inspiremos al país, si es posible, el amor a la arquitectura na­cional. El autor declara ser éste uno de los objetivos principales de este libro y también uno de los objetivos principales de su vida.

Quizás Nuestra Señora de París haya podido abrir perspectivas nuevas sobre el arte En la Edad Media, ese arte maravilloso y has­ta ahora desconocido de unos y, lo que es peor, menospreciado por otros; sin embargo el autor se encuentra.muy lejos de creer realizada la tarea que voluntariamente se ha impuesto. Ha defen­dido en más de una ocasión la causa de nuestra vieja arquitectura y ha denunciado en voz alta muchas profanaciones, muchas de­moliciones y muchas irreverencias, y seguirá haciéndolo. Se ha comprometido a volver con frecuencia sobre este tema y lo hará; se mostrará incansable defensor de nuestros edificios históricos atacados encarnizadamente por nuestros iconoclastas de escuelas y de academias, pues es lastimoso comprobar en qué manos ha caído la arquitectura de la Edad Media y de qué manera los pre­suntuosos conservadores de edificios históricos tratan las ruinas de este arte grandioso. Es incluso vergonzante que nosotros, hom­bres sensibles a él, nos limitemos a abuchear sus actuaciones. No aludimos aquí únicamente a lo que acaece en las provincias, sino a lo que se perpetra en París, ante nuestras puertas, bajo nuestras ventanas, en la gran ciudad, en la ciudad culta, en la ciudad de Ja prensa de la palabra y del pensamiento. Para terminar estas no­tas, no podemos evitar el señalar alguno de estos hechos vandá­licos, proyectados a diario, iniciados y realizados tranquilamente ante nuestros ojos a la vista del público artista de París, frente a la crítica desconcertada ante tamaña audacia. Acaba de ser derri­bado el arzobispado, un edificio de gusto dudoso, y el daño no ha­bría sido grande si no fuera porque con el arzobispado ha sido también demolido el obispado, resto curioso del siglo xiv que el arquitecto encargado de su derribo no ha sabido distinguir del con­junto. Así ha arrancado el trigo y la cizafla, ¡qué más da! Se habla también de arrasar la admirable capilla de Vincennes para hacer con sus piedras no sé qué fortificación que para nada habría ne­cesitado Daumesnil. Mientras que, a base de grandes sumas se está restaurando el palacio Borbón, ese viejo caserón, se están des­trozando por los vendavales del equinocio los magníficos vitrales de la Santa Capilla.

Hace ya días que han puesto unos andamios en la Torre Saint Jacques de la Boucherie y cualquier día caerá bajo la piqueta. Se ha encontrado un albañil para levantar una casita blanca entre las venerables torres del palacio de justicia y otro para castrar Saint Germain des Prés, la abadía feudal de los tres campanarios; y se encontrará otro, no lo dudéis, para acabar con Saint Germain-­L'Auxerrois. Todos estos albañiles se creen arquitectos y llevan uniformes verdes y son pagados minuciosamente por la prefec­tura. En fin, causan todos los perjuicios que el mal gusto es capaz de concebir.

Cuando escribo estas líneas, uno de ellos ¡deplorable espectá­culo!, está encargado de las Tullerías, otro de ellos marca de cos­turones el rostro de Philibert Delorme (3) y no es ciertamente uno de los menores escándalos de nuestros días el ver con qué des­vergüenza la amazacotada arquitectura de este hombre destroza una de las más delicadas fachadas renacentistas (4).

París, 20 de octubre de 1832
3. Arquitecto que construyó las Tullerías, bajo el reinado de Enrique II.

4. Hace referencia a Fontaine, arquitecto restaurador del palacio de las Tullerías.
LIBRO PRIMERO
I
LA GRAN SALA
Hace hoy (1) trescientos cuarenta y ocho años, seis meses y die­cinueve días que los parisinos se despertaron al ruido de todas las campanas repicando a todo repicar en el triple recinto de la Cité, de la Universidad y de la Ville.

De aquel 6 de enero de 1482 la historia no ha guardado ningún recuerdo. Nada destacable en aquel acontecimiento que desde muy temprano hizo voltear las campanas y que puso en movimiento a los burgueses de París; no se trataba de ningún ataque de bor­goñeses o picardos, ni de ninguna reliquia paseada en procesión; tampoco de una manifestación de estudiantes en la Viña de Laas ni de la repentina presencia de Nuestro muy temido y retpetado reñor, el Rey, ni siquiera de una atractiva ejecución publica, en el patíbulo, de un grupo de ladrones o ladronas por la justicia de Pa­rís. No lo motivaba tampoco la aparición, tan familiar en el París del siglo XV, de ninguna atractiva y exótica embajada, pues hacía apenas dos días que la última de estas cabalgatas, precisamente la de la embajada flamenca, había tenido lugar para concertar el matrimonio entre el Delfín y Margarita de Flandes, con gran eno­jo, por cierto, de monseñor el Cardenal de Borbón.que, para com­placer al rey, hubo de fingir agrado ante todo el rústtco gentío de burgomaestres flamencos y hubo de obsequiarles en su palacio de Borbón con una atractiva representación y una entretenida far­sa, mientras una fuerte lluvia inundaba y deterioraba las magníficas tapicerías colocadas a la entrada para la recepción de la embajada.


  1. Nota de Víctor Hugo en la página del título de su manuscrito: «He escrito las tres o cuatro primeras páginas de Nuestra Señora de Parír el 25 de julio de 1830. La revolución de julio me interrumpió. Después vino al mundo mi querida pequeña Adela (¡bendita sea!) y continúo escribien­do Nuertra Señora de Parír el primero de septiembre; la obra se terminó el 15 de enero de 1831.» Adela nació el segundo día de la revolución.


Lo que aquel 6 de enero animaba de tal forma al pueblo de Pa­rís, como dice el cronista Jehan de Troyes, era la coincidencia de la doble celebración, ya de tiempos inmemoriales, del día de Re­yes y la fiesta de los locos.

Ese día había de encenderse una gran hoguera en la plaza de Grévez(2), plantar el mayo en el cementerio de la capilla de Braque y representar un misterio(3) en el palacio de justicia.

La víspera, al son de trompetas y tambores, criados del pre­boste de París, ataviados de hermosas sobrevestas de camelote co. for violeta, y con grandes cruces blancas bordadas en el pecho, ha­bían ya hecho el pregón por las plazas y calles de la villa y una gran muchedumbre de burgueses y de burguesas acudía de todas partes, desde horas bien tempranas, hacia alguno de estos tres lu­gares mencionados, escogiendo según sus gustos la fogata, el mayo o la representación del misterio. Conviene precisar, como elogio al tradicional buen juicio de los curiosos de París, que la mayoría de la gente tomaba partido por la hoguera, lo que era muy propio dada la época del año o por el misterio que por ser representado en la gran sala del palacio, cubierta y bien cerrada, se encontraba al abrigo y que la mayor parte dejaba de lado al pobre «mayo» mal florido, temblando de frío y solito bajo el cielo de enero en el cementerio de la capilla de Braque.
(2) Lo que hoy es la plaza del Hótel de ville (Ayuntamiento) se conocía como plaza de Grève hasta 1830. Bajaba suavemente hasta el río Sena. En la Edad Media era el punto de reunión de los obreros sin trabajo.

Bajo el antiguo régimen, los burgueses y demás gentes del pueblo que habían sido condenados a muerte,eran ahorcados en esta plaza. Los no­bles o personajes de relieve eran decapitados allí mismo con hacha o con espada, y los culpables de herejía eran quemados vivos, así como muchos de los acusados de brujería. A los asesinos se les colocaba en la «rueda» y a los acusados de crímenes de lesa majestad se les descuartizaba.
(3) Parece como si Víctor Hugo mezclase deliberadamente (para dar qui­zás mayor densidad a las fiestas de gran regocijo popular) épocas y fiestas diversas. Así, tenemos en efecto que la Edad Media celebraba el carnaval durante dos meses y el autor ha unido estas celebraciones con la «plan­tación del mayo», que en su origen era un árbol verde adornado de cintas que se plantaba con mucha pompa el primero de mayo. La fiesta del seis de enero tenía en la Edad Media un gran relieve popular y la fiesta de los locos (heredera de las antiguas saturnales) se situaba en fecha variable entre diciembre y enero. Estaba, en principio, reservada al bajo clero, que en ella encontraba motivos para protestar contra las más altas jerarquías. Degeneró y acabó siendo prohibida, aunque era más bien una prohibición de derecho que no de hecho.

Los comentaristas resaltan que aquí, como un porn más adelante, al ha­blar del teatro medieval, Víctor Hugo confunde los misterios  de tema religioso  y las moralitér o rotier  representaciones profanas de tema moral o de reflexión.
La afluencia de gente se concentraba sobre todo en las aveni­das del Palacio de justicia pues se sabía que los embajadores fla­mencos, Ilegados dos días antes, iban a asistir a la representación del misterio y a la elección del papa de los locos que se iba a rea­lizar precisamente en aquella misma sala.

No era nada fácil aquel día poder entrar en la Gran Sala, fa­mosa ya por ser considerada la sala cubierta más grande del mun­do (si bien es cierto que Sauval no había aún medido la gran sala del palacio de Montargis).

La plaza del palacio, abarrotada de gente, ofrecía a los curiosos que se encontraban asomados a las ventanas, la impresión de un mar, en donde cinco o seis calles, como si de otras tantas desem­bocaduras de ríos se tratara, vertían de continuo nuevas oleadas de cabezas. Las oleadas de tal gentío, acrecentadas a cada instan­te, chocaban contra las esquinas de las casas, que surgían, como si de promontorios se tratara, en la configuración irregular de la plaza.

En el centro de la alta fachada gótica del palacio,la gran esca­linata utilizada sin cesar por un flujo ascendente y descendente de personas, interrumpido momentáneamente en el rellano, se ex­pandía en oleadas hacia las dos rampas laterales. Pues bien, esa escalinata vertía gente incesantemente hacia la plaza como una cascada sus aguas en un lago.

Los gritos, las risas, el bullicio de la muchedumbre, producían un inmenso ruido y un clamor incesante. De vez en cuando el bu­llicio y el clamor se acrecentaban y el continuo trasiego de la mul­titud hacia la escalera provocaba avalanchas motivadas tanto pot los empujones de algún arquero, al abrirse camino, como por el cocear del caballo de algún sargento del preboste enviado al lugar para restablecer orden; tradición admirable esta que los prebos­tes(4) han dejado a los condestables, éstos a su vez a los mariscales y así hasta los gendarmes de nuestros días.
4. El preboste era, en general, un oficial de la gendarmería. Tenía a su cargo diversas funciones de policía general o judicial. Existían el preboste real, el preboste de los mercaderes, etcétera.
Ante las puertas, en las ventanas, por las luceras o sobre los tejados, pululaban millares de rostros burgueses, tranquilos y honrados que contemplaban el palacio observando el gentío y con­tentándose sólo con eso; la verdad es que existe mucha gente en París que se satisface con el espectáculo de ser espectadores, pues a veces ya es suficiente entretenimiento el contemplar una mara­villa tras la cual suceden cosas.

Si nos fuera permitido a nosotros, hombres de 1830, mezclar­nos con el pensamiento a estos parisinos del siglo XV, y penetrar con ellos, zarandeados y empujados en aquella enorme sala del pa­lacio, tan estrecha aquel 6 de enero de 1482, no habría dejado de ser interesante y encantador el espectáculo de vernos rodeados de cosas que,por ser tan antiguas, las hubiéramos considerado como nuevas.

Si el lector nos lo permite, vamos a intentar evocar con el pen­samiento la impresión que habría experimentado al franquear con nosotros el umbral de aquella enorme sala y verse rodeado por una turba vestida con jubón, sobrevesta y cota...

En primer lugar zumbidos de orejas y deslumbramiento en los ojos. Por encima de nuestras cabezas una doble bóveda ojival ar­tesonada con esculturas de madera pintada en azul y con flores de lis doradas y bajo nuestros pies un pavimento de mármol al­ternando losas blancas y negras. A nuestro lado un enorme pilar y luego otro y otros más, hasta siete pilares en la extensión de aquella enorme sala sosteniendo en la mitad de su anchura los arranques de la doble bóveda y, en torno a los cuatro primeros pilares, tiendas de comerciantes deslumbrantes de vidrios y de oropeles y, en torno a las tres últimas, bancos de madera de ro­ble, gastados ya y pulidos por las calzas de los pleiteantes y las togas de los abogados.

Rodeando la sala y a lo largo de sus muros entre las puertas, entre los ventanales, entre los pilares, la fila interminable de las estatuas de todos los reyes de Francia, desde Faramundo: los re­yes holgazanes con los brazos caídos y los ojos bajos; los reyes va­lerosos y batalladores con sus manos y sus cabezas orgullosamen­te dirigidas al cielo. Además, en las altas ventanas ojivales, vitra­les de mil colores y en los amplios accesos a la sala, riquísimas puertas delicadamente talladas y en conjunto, bóvedas, pilares, muros, chambranas, artesonados, puertas, estatuas, todo recubier­to de arriba a abajo por una espléndida pintura azul y oro que, un porn descolorida en la época en que la vemos, había casi de­saparecido bajo el polvo y las telarañas en el año de gracia de 1549 en que Du Breul la admiraba todavía.

Imaginemos ahora esa inmensa sala oblonga, iluminada por la claridad tenue de un día de enero, invadida por un gentfo abigarrado y bullicioso deambulando a lo largo de los muros y girando en torno a sus siete pilares y obtendremos así una idea, un tanto confusa aún, del conjunto del cuadro cuyos detalles más curiosos vamos a intentar resaltar.

Es claro que si Ravaillac no hubiera asesinado a Enrique IV, no habría habido pruebas del proceso Ravaillac depositadas en la escribanía del Palacio de justicia, ni tampoco cómplices interesa­dos en su desaparición, ni incendiarios obligados, a falta de algo mejor, a pegar fuego a la escribanía para hacerlas desaparecer ni a incendiar el Palacio de justicia para hacer desaparecer la escri . banía y en fin, en buena lógica tampoco se habría producido el incendio de 1618 y el viejo palacio permanecería aún en pie con su inmensa sala y podría yo decir al lector: «Id a verla» y así unos y otros evitaríamos: yo hacerla y él leer una descripción qui­zás no muy buena. Todo esto viene a probar que los grandes acon­tecimientos tienen consecuencias incalculables.

También es cierto en primer lugar que Ravaillac no tenía cóm­plices y en segundo lugar que sus cómplices, de haberlos tenido, claro, no habrían estado implicados en el incendio de 1618. Exis­ten otras dos explicaciones muy plausibles. La primera, la gran estrella en llamas de un pie de ancha y de un codo de alta que, como todo el mundo sabe, cayó del cielo sobrè el palacio el siete de marzo pasada la media noche; en segundo lugar, está la cuar­teta de Theophile: «Certes, ce fut un triste jeu, / Quand à Paris dame justice, / Pour avoir mangé trop d'epice, / se mit tout le palais en feu» (5).
5. Sin duda fue un triste juego, / Cuando en París la Señora justicia, Por haber comido demasiadas especias, / Puso fuego a todo su palacio.
Se piense lo que se piense de esta triple explicación política, física o poética del incendio del Palacio de justicia en 1618, lo cier­to es que desgraciadamente éste se produjo.

Hoy, a causa de esta catástrofe, queda muy poco del palacio, gra­cias también a las sucesivas restauraciones que se han realizado y que han acabado con lo que el fuego había respetado. Queda muy poca cosa ya de la que fue primera residencia de los reyes de Fran­cia, muy poca cosa de este palacio, hermano mayor del Louvre, de este palacio en el que en tiempos de Felipe el Hermoso bus­caban los restos de las magníficas construcciones realizadás por el rey Roberto y descritas por Hergaldo. Casi todo ha desapare­cido. ¿Qué se ha hecho del salón de la Cancillería en el que el rey San Luis «consumó su matrimonio»? ¿Y del jardín en donde él mismo administraba justicia «revestido de una cota. de camelote, con una sobrevesta de Tiritaña, sin mangas, y con una túnica de sándalo negro sobre los hombros, echado en un hermoso tapiz y con Joinville al lado»?(6) ¿Dónde está la cámara del Emperador Se­gismundo? ¿Y la de Carlos IV? ¿Y la de Juan sin Tierra? ¿Dónde aquella escalinata desde la que Carlos VI promulgó su edicto de gracia? ¿Y la losa en la que Marcel degolló, en presencia del Del­ffn, a Robert de Clermont y al mariscal de Champagne? ¿Y la por­tilla donde fueron rotas las bulas del antipapa Benedicto y por donde se marcharon los que las habían traído, castrados y enca­pirotados, con mofas y cantando la palinodia por todo París? ¿Y la gran sala con sus dorados, sus azules, sus ojivas, sus estatuas y pilares y su bóveda inmensa toda esculpida? ¿Y la cámara dora­da? ¿Y el león de piedra que había en la entrada con la cabeza baja y la cola entre las piernas, como los leones del trono de Sa­lomón en actitud sumisa como cuadra a la fuerza cuando se en­cuentra ante la justicia? ¿Y las hermosas puertas? ¿Y los bellísi­mos vitrales? ¿Y los herrajes cincelados que provocaban la envi­dia de Biscornette? ¿Y las delicadas obras de ebanistería de Du Hancy?... ¿Qué han hecho el tiempo y los hombres de tales ma­ravillas? ¿Qué hemos recibido por todo eso, por toda esta histo­ria gala, por todo este arte gótico?

Por lo que al arte se refiere, las pesadas cimbras rebajadas de M. de Brosse, este torpe arquitecto del pórtico de Gervais y, en cuanto a la historia, los recuerdos parlanchines del gran pilar en donde aún resuenan los comadreos de los Patru (7).

No es mucho, la verdad, pero volvamos a la auténtica gran sala del verdadero y viejo palacio.

Las dos extremidades de este gigantesco paralelogramo esta­ban ocupadas, una por la famosa mesa de mármol, tan larga, tan ancha, tan gruesa como jamás se vio  dicen los viejos pergami­nos en un estilo que hubiera provocado el apetito de Gargan­túa , Hremejante loncha de mármol en el mundoH, otra por la capilla en donde Luis XI se había hecho esculpir de rodillas ante la Virgen y a donde había hecho llevar sin preocuparle un ápice los dos nichos vacíos que dejaba en la fila de las estatuas reales, las de Carlomagno y San Luis, dos santos a los que suponía él gran influencia en el cielo por haber sido reyes de Francia.
6. Jean Sire de joinville escribió, solicitado por la reina Juana mujer de Felipe el Hermoso, una Historia de San Luis (Luis IX, rey de Francia de 1226 a 1270, hijo de Luis VIII y de Blanca de Castilla). Dentro de esa his­toria de San Luis, uno de los pasajes más celebrados es el del rey admi­nistrando justicia en el jardín de Vincennes, o en el jardín al que se hace alusión en el texto.

7. Olivier Patru, famoso abogado y profesor de Boileau (1604 1681).
La capilla aún nueva, construida hace apenas seis años, tenía ese gusto encantador de arquitectura delicada, de escultura admi­rable, finamente cincelada, que define en Francia el fin del gótico y continúa hasta mediados del siglo XV1 en esas fantasías espien­dorosas del Renacimiento. El pequeño rosetón abierto sobre el pórtico era una obra maestra de delicadeza y de gracia, habríase dicho una estrella de encaje.

En el centro de la sala frente a la puerta, se alzaba un estrado de brocado de oro, adosado al muro, en donde se había abierto un acceso privado mediante una ventana al pasillo de la cámara dorada para la legación flamenca y los demás invitados de relieve a la representación del Misterio.

En esa mesa de mármol, según la tradición, debía representar­se el misterio y a cal fin había sido ya preparada desde la maña­na. La rica plancha de mármol muy rayada ya por las pisadas, sos­tenía una especie de tablado bastante alto, cuya superficie supe­rior, bien visible desde toda la sala, debía servir de escenario y cuyo interior, disimulado por unos tapices, serviría de vestuario a los diferentes personajes en la obra. Una escalera, colocada sin disimulo por fuera, comunicaría el escenario y el vestuario y sus peldaños asegurarían la entrada y salida de los actores. No había personaje alguno, ni peripecia, ni golpe de teatro que no necesi­tara servirse de aquella escalera ¡inocente y adorable infancia del arte y de la tramoya!

Cuatro agentes del bailío del palacio, guardianes forzosos de to­dos los placeres del pueblo, tanto en los días de fiesta como en los días de ejecución, permanecían de pie en cada una de las cua­tro esquinas de la mesa de mármol.

La representación tenía que comenzar tras la última campana­da de las doce del mediodía en el gran reloj del palacio. No era muy pronto precisamente para una representación teatral, pero había sido preciso acomodarse al horario de los embajadores flamencos.

Ocurría, sin embargo, que todo aquel gentío estaba allí desde muy temprano y no pocos de aquellos curiosos temblaban de frío desde el amanecer ante la gran escalinata del palacio. Los había incluso que afirmaban haber pasado la noche a la intemperie, tum­bados ante el gran portón, para tener la seguridad de entrar los primeros. La muchedumbre crecía por momentos y, como el agua que rebasa el nivel, empezaba a trepar por los muros, a agolparse en torno a los pilares, a amontonarse en las cornisas, en las balaustradas de los ventanales y en todos los salientes y relieves de la fachada. Por todo ello las molestias, la impaciencia, el aburri­miento, la libertad de un día de cinismo y de locura, las discusio­nes que surgían por un brazo demasiado avanzado, un zapato de­masiado apretado el cansancio de la larga espera, daban ya, bas­tante antes de la hora de llegada de los embajadores, un ambiente enconado y agrio al bullicio de toda aquella gente encerrada, api­ñada,empujada, pisoteada y sofocada. No se oían más que quejas e improperios contra los flamencos y el preboste de los comer­ciantes, contra el cardenal de Borbón y el bailío de palacio, contra Margarita de Austria(8), contra los alguaciles, o contra el frío, el calor, o el mal tiempo, o el obispo de París o contra el papa de los locos, las pilastras las estatuas... contra una puerta cerrada o una ventana abierta. Todo ello para gran diversión de bandas de estudiantes o de lacayos que, diseminados entre la multitud, se aprovechaban del malestar general para, con sus bromas, provo­car y aguijonear, por decirlo de alguna manera, aquel mal humor general.
8. Margarita de Austria era la «prometida» del delfín y tenía, a la sa­zón, tres años.
Había entre otros un grupo de estos alegres demonios que, des­pués de haber destrozado la cristalera de un ventanal, se había sen­tado descaradamente en la repisa y desde allí lanzaban sus mira­das y sus burlas, tanto a los de adentro, como a los de afuera.

Por sus gestos, sus risas estentóreas, por las llamadas burlonas que se hacían de una a otra parte de la sala, se deducía con faci­lidad que para aquellos estudiantes no contaba el cansancio que invadía al resto de los asistentes y que disfrutaban con el espec­táculo que se producía ante sus ojos esperando que aquello continuara.

 ¡Por mi alma que vos sois Joanner Frollo de Molendino!  exclamó uno de ellos dirigiéndose a una especie de diablejo ru­bio, de buen ver y cara de picaro, que se apoyaba en las hojas de acanto de uno de los capiteles . Vos sois el que llaman Juan del Molino, por vuestros dos brazos y vuestras dos piernas que se ase­mejan a las aspas movidas por el viento. ¿Desde cuándo estáis ahí?

 Por todos los diablos  respondió Joanner Frollo , más de cuatro horas llevo ya y espero me sean descontadas de mi tiempo en el purgatorio. Me he oído a los cuatro sochantres del rey de Sicilia entonar el versículo primero de la misa mayor de las siete en la Santa Capilla.

 Son magníficos  replicó el otro , y su voz es más aguda aún que sus bonetes. Antes de fundar una misa para San Juan, el Rey debería haberse informado de si a San Juan le gusta el latín cantado con acento provenzal.

 ¡Sólo lo ha hecho para dar empleo a esos malditos chantres del Rey de Sicilia!  exclamó secamente una vieja del gentío, si­tuada bajo el ventanal . ¡No está mal! ¡Mil libras parisinas por una misa!, ¡y por si fuera poco con cargo al arrendamiento de la pesca de mar del mercado de París!

 Calma, señores  replicó un grave personaje, rechoncho que se tapaba la nariz junto a la vendedora de pescado , había que fundar una misa, ¿no?, ¿o queréis que el rey vuelva a enfermar?

 Así se habla, sire Gille Lecornu, maestro peletero y vestidor del Rey  exclamó el estudiante desde el capitel.

Una carcajada de todos los estudiantes acogió el desafortunado nombre del pobre peletero y vestidor real.

 El Cornudo ¡Gil Cornudo!  decían unos.

 Cornutus et hirsutus  replicaba otro.

 Pues claro  añadía el diablejo del capitel , ¿de qué se ríen? Es el honorable Gil Cornudo, hermano de maese Juan Cornudo, preboste del palacio del Rey, a hijo de maese Mahiet Cornudo, portero primero del Parque de Vincennes, burgueses todos de Pa­rís y todos casados de padres a hijos.

La algazara aumentaba y el obeso peletero del rey, sin decir pa­labra, procuraba sustraerse a las miradas que le clavaban de todos los lados, pero en vano sudaba y resoplaba pues, como una cuña que se clava en la madera, todos sus esfuerzos no servían sino para encajar su oronda cara roja de ira y de despecho en los hom­bros de quienes le rodeaban. Finalmente uno de ellos, gordo y bajo, y honrado como él, salió en su ayuda:

 ¡Maldición! ¡Estudiantes hablando así a un burgués! En mis tiempos se los habría azotado y con palos que luego habrían ser­vido para quernarlos.

Al oír esto, toda la banda se rió a carcajadas.

 ¡Hala! ¿Quién canta tan fino? ¿Quién es ese pájaro de mal ágüero?

 ¡Toma!, ¡si yo le conozco!: es maese André Musnier.

 ¡Claro!, como que es uno de los cuatro libreros jurados de la Universidad! -dijo otro.

 Todo es cuádruple en esa tienda  añadió un tercero : las cuatro naciones(9), las cuatro facultades, las cuatro fiestas, los cuatro procuradores, los cuatro electores, los cuatro libreros.
9 Los estudiantes estaban repartidos en cuatro especies de «congregaciones»: Francia, Picardía, Normandía, Alemania, que eran a la vez Co­fradías, asociaciones y organismos administrativos.
 Pues habrá que armarles un follón de todos los demonios  dijo Jean Frollo.

 Musnier, te quemaremos los libros.

 Musnier, apalearemos a tus lacayos.

 Musnier, nos meteremos con tu mujer, con la gorda de la se­ñora Oudarda que está tan fresca y alegre como si estuviera viuda.

 ¡Que el diablo os lleve!  masculló maese André Musnier.

 Maese Andrés  dijo Juan Frollo, colgado aún de su capi­tel , o te callas o me tiro encima.

Entonces maese Andrés levantó la vista como para medir la al­tura del pilar y el peso del guasón, multiplicó su peso por el cua­drado de la velocidad y se calló.

Juan, dueño ya del campo de batalla, dijo altaneramente:

 Te aseguro que lo haré aunque sea hermano de un archidiá­cono. ¡Vaya gentuza nuestros señores de la Universidad! ¡Ni si­quiera han sabido hacer respetar nuestros privilegios en un día como el de hoy! Porque en la Ville tenemos hoy el fuego y el mayo; misterio, papa de los locos y flamencos en la Cité, y en la Universidad, nada.

 ¡Aunque la plaza Maubert es lo suficientemente grande!  dijo uno de los estudiantes que estaban sentados en la repisa de la ventana.

 ¡Abajo el rector, los electores y los procuradores!  gritó Juan.

 Habrá que hacer otra fogata esta tarde en el Champ Gaillard, con todos los libros de maese Andrés  replicó el otro.

 ¡Y con los pupitres de los escribas!

 ¡Y con las varas de los bedeles!

 ¡Y con las escupideras de los decanos!

 ¡Y con las arcas de los electores!

 ¡Y con los escabeles del rector!

 ¡Fuera!  replicó, zumbón, el pequeño Juan , fuera maese Andrés, bedeles y escribas. ¡Fuera teólogos, médicos y decretistas! ¡Fuera los procuradores, fuera los lectores, fuera el rector!

 ¡Es el fin del mundo!  murmuró maese Andrés, tapándose los oídos.

 A propósito, ¡mirad, el rector! ¡Miradle ahí, en la plaza!  gritó uno de los de la ventana y todos se volvieron a mirar ha­cia la plaza.

 ¿Es de verdad nuestro venerable rector, maese Thibaut?  preguntó Juan Frollo del Molino, que no podía ver lo que ocu­rría en la plaza, por estar asido a uno de los pilares interiores.

 Sí, sí  respondieron los otros ; seguro que es él, el rector.

En efecto, en aquel momento el rector y todos los representan­tes de la Universidad se dirigían en grupo hacia la embajada y es­taban cruzando la plaza del palacio.

Los estudiantes, apiñados en la ventana, les saludaron al pasar con mofas y aplausos irónicos. El rector, que encabezaba la comi­tiva, recibió.la primera andanada, que no fue pequeña.

 ¡Buenos días, señor rector!; ¡hola a los buenos días!

 ¿Cómo así por aquí, jugador empedernido? ¿Así que habéis dejado vuestra partida de dados?

 ¡Mira cómo trota en su mula! ¡Pero si sus orejas son más grandes que las de ella!

 ¡Hola, hola! ¡A los buenos días, señor rector Thibaut!

 ¡Tybalde aleator!(10); ¡jugador, viejo imbécil!

 ¡Que dios os guarde! ¿Os han salido seis dobles esta noche?

 ¡Mírale! ¡Mira qué cara arrugada y pastosa de tanto jugar a los dados!

 ¿A dónde vais así Tybalde ad dados(11), de espalda a la Uni­versidad, trotando hacia la Ville?

 Seguro que va a buscar su tugurio de la calle Thibautodé(12)  exclamó Juan del Molino.

Toda la banda acogió la rechifla con voz de trueno y aplausos furiosos.

 Vais a buscar vuestro tugurio de la calle Thibautodé, ¿no es así, señor rector, jugador del demonio?

Después les tocó a los demás dignatarios.

 ¡Fuera los bedeles! ¡Fuera los maceros!

 Eh, oye, Robin Poussepain, ¿quién es ese tipo?

 ¡Pero si es Gilbert de Sully, Gilbertus Soliaco, el canciller del colegio de Autun.

 Eh, tú que estás mejor situado que yo, toma mi zapato y tí­raselo a la cara.

 Saturnalitias mittimut ecce nucets(13).

 ¡Mueran los seis teólogos con sus sobrepellizas blancas!

 Ah, ¿pero son los teólogos?; creí que eran las seis ocas blan­cas que Santa.Genoveva regaló a la Ville por el feudo de Roogny.
10. Thibaut, jugador de dados.

11. Thibaut de los dados (en latín macarrónico).

12. Thibaut aux dés; Thibaut de los dados (juego de palabras en francés).

13. Mira, te envío nueces de las saturnales (Marcial, Epigramru, VII, 91, 2). La gente se tiraba nueces durante las saturnales romanas.
 ¡Fuera los médicos!

 ¡Fuera diputados y cardenales!

 ¡Ahí va mi birrete, canciller de Santa Genoveva! ¡Me hicis­teis una faena! ¡Os digo que es cierto!, mi puesto en la nación de Normandía se lo dio al pequeño Ascanio Falzaespada, de la pro , vincia de Burges, que era italiano.

 ¡Es una injusticia!  gritaron los demás estudiantes . ¡Fue­ra el Canciller de Santa Genoveva!

 Eh, eh, ¡Fijaos! Es Maese Joaquin de Ladehors.

 ¡Anda! y Luis Dahuille y Lamberto Hoctement.

 ¡Que el diablo se lleve al procurador de la nación alemana!

 ¡Y a los capellanes de la Santa Capilla con sus mucetas grises! ¡Cum tunicis grisis!

 ¡Seu de pellibus grisis funatis!(14)

 ¡Mira los maestros en artes! ¡Bonitas capas negras! ¡Qué bo­nitas capas rojas!

 ¡Mira!, ¡Parecen la cola del rector! Se diría que es un dux ve­neciano ataviado para sus bodas con el mar.

 Eh, Juan, mira: ¡Los canónigos de Santa Genoveva!

 ¡Al diablo la canonjía!

 Y ahora el Abad Claud Choart. Doctor Claudio Choart, ¿bus­cáis acaso a María Giffarde? La hallaréis en la calle Glatigny, pre­parando el lecho del rey de los ribaldos.

 Paga sus cuatro denarios; quatuor denarios.

 Aut unum bombum(15).

 ¿Queréis que os.lo haga gratis?

 ¡Compañeros! maese Simon Sanguin, elector de la Picardía, con su mujer a la grupa.

 Port equitem sedet altra cura (16).

 ¡Ánimo, maese Simon!

 ¡Buenos días señor elector!

 ¡Buenas noches señora electora!

 ¡Qué suerte tienen de verlo todo! , suspiraba Joannes de Molendino, agarrado aún a la hojarasca de su capitel y mientras tanto el librero jurado de la Universidad maese Andrés Musnier, hablaba al oído del peletero real, maese Gil Lecornu.

 Os digo que éste es el fin del mundo, jamás se han visto ta­les desmanes entre los estudiantes y todo ello es debido a los mal­ditos inventos modernos que echan todo a perder; las artillerías las serpentinas, las bombardas, pero sobre todo la imprenta, esa peste llegada de Alemania. Ya no se hacen libros ni manuscritos, la imprenta hunde a la librería. Esto es el fin del mundo.
14. Con sus tunicas grises, o forradas de pieles grises.

15. O una bomba.

16. El caballero lleva a la grupa la negra preocupacines.
 Yo ya lo había observado en el aumento de yentas de ter­ciopelo  dijo el peletero.

Justo entonces sonaron las doce.

 ¡Ah...!  coreó la multitud al unísono. Los estudiantes se ca­Ilaron y se produjo luego un enorme revuelo, un movimiento con­tinuo de pies y de cabezas, carraspeos conscantes... Todo el mun­do se acomodó, se situó, se colocó, se agrupó. Se produjo luego un silencio con las cabezas levantadas, las bocas abiertas y las mi­radas fijas codas en la mesa de mármol, pero no aparecía nadie en la mesa. Los cuatro guardías del bailío seguían allí, tiesos a in­móviles como cuacro estatuas. Las miradas se dirigieron hacia el estrado, reservado a la legación flamenca, mas la puerta perma­necía cerrada y el estrado vacío. Todo aquel gentío no esperaba más que ores cosas desde bien temprano: que dietan las dote, que apareciera la legación flamenca y que empezara el misterio; y has­ta ahora sólo habían dado las dote. Aquello era por demás.

Esperaron todos uno, dos, tres, cinco minutos, un cuarto de hora y nada; el estrado concinuaba desierto y el escenario vacío. A la impaciencia siguió la cólera; se protestaba en voz baja toda­vía, con gesto irritado: ¡el miscerio!, ¡el misterio! murmuraba apa­gadamence el gentío; el ambience se iba calentando. Una cempes­tad, aunque de momento sólo eran cruenos, se estaba preparando entre aquella multitud y fue Juan del Molino quien produjo el pri­mer chispazo:

 ¡El misterio ya y al diablo los flamencos!  dijo a voz en gri­to enroscándose al capitel como una culebra. La genre aplaudió con Bran calor.

 El misterio  repitieron todos ; ¡al diablo con Flandes!

 Queremos el misterio inmediatamente  dijo el estudian­ce , o a fe mía que colgamos al bailío a guisa de farsa y representación.

 ¡Así se habla!  exclamó la muchedumbre , y empecemos por colgar a los guardias . Una Bran aclamación acogió estas pa­labras al tiempo que los cuacro pobres diablos palidecieron y se miraban incrédulos.

La genre se avalanzó sobre ellos, y veían cómo la débil balaus­trada de madera que les separaba se curvaba y cedía ante la pre­sión del gencío.

La situación era crícica.

 ¡A ellos! ¡A ellos!  gritaban de todas partes. Justo en ese momento la tapicería del vestuario, ya descrita, se levantó y dio paso a un personaje ante cuya vista cesó súbitamente todo y la cólera se trocó en curiosidad como por arte de magia.

 ¡Silencio! ¡Silencio!

El personaje, nada tranquilo y temblando como una hoja, avan­zó hacia la mesa de mármol, haciendo reverencias a diestro y si­niestro, que parecían más bien genuflexiones a medida que se iba acercando.

Ya la calma se había restablecido un tanto y sólo se oía ese li­gero murmullo que surge siempre entre el silencio de la multitud.

Y el personaje comenzó a hablar:

 Señores burgueses, señoritas burguesas: vamos a tener el ho­nor de declamar y representar ante su eminencia el señor carde­nal un bellísimo paso que lleva por título El recto juicio de Nues­tra Señora la Virgen María y en él yo hago el papel de Júpiter. Su eminencia acompaña ahora a la muy honorable embajada de monseñor el duque de Austria que se encuentra en estos momen­tos oyendo el discurso del Señor Rector de la Universidad en la puerta de Baudets. En cuanto llegue su Eminencia el Cardenal, da­remos comienzo a la represenracióm

Nada menos que la intervención de Júpiter fue, pues, necesaria para salvar a los cuatro desdichados guardias del bailío de palacio.

Si hubiéramos tenido la dicha de haber inventado esta historia verídica y por consiguiente ser los responsables de ella ante nues­tra señora la crítica, no podría habérsenos aplicado el precepto clá­sico Nec dens intersit(17). Por otra parte el traje de júpiter era muy atractivo y contribuyó no poco a calmar al gentío, atrayendo ha­cia él su atención. Júpiter estaba vestido con una brigantina cu­bierta de terciopelo negro adornada con clavos dorados a iba to­cado con un bicoquete guarnecido de botones de plata dorada y, de no ser por el maquillaje y la espesa barba que le tapaban cada uno la mitad de la cara, o por el rollo de cartón dorado cuajado de lentejuelas y cintas relucientes que empuñaba en su mano y en el que cualquier experto habría reconocido fácilmente el rayo, o, si no hubiera sido por sus piernas, color carne, con cintas en­trecruzadas al estilo griego, se le podría haber tomado, tal era la seriedad de su atuendo, por un arquero bretón de la guardia del señor de Berry.
17. Y que no intervenga ningún Dios (Horacio, Arte poética, 190)
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconLos inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles
«fatalidad» será utilizada más tarde por Victor Hugo como título del capítulo IV del libro VII

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconActividades
«mala mujer», había salido con sus doncellas por los jardines de su residencia y decidió darse un baño sin percatarse de que don...

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconHaiku es una poesia corta y una forma de literatura muy bella,creado...

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconSinopsis En el año 1971 en Irlanda, tras un motín, un joven soldado...

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconAyer, vague por las calles

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconOculto tras las ramas del bosque lúgubre que dejaban las sombras...

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconSu yegua, mujer bella de cuerpo hermoso y lascivo

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconHF. Nietzsche. Texto selectividad Tema 4
«flechas» dan, una tras otra, en la diana: la mujer, el Reich alemán, el filósofo, la moral, el arte, la ciencia: todos quedan tocados....

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconComo mujer escritora, Pardo Bazán, se enfrentaba contra las costumbres...

Los inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles iconComo mujer escritora, Pardo Bazán, se enfrentaba contra las costumbres...






© 2015
contactos
l.exam-10.com