Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela






descargar 63.04 Kb.
títuloTemas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela
página1/4
fecha de publicación09.09.2015
tamaño63.04 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Historia > Literatura
  1   2   3   4

TEMAS 13 Y 14: LA LITERATURA DE POSGUERRA.

  1. LA NOVELA.




1.1. La novela en los años cuarenta.



Podemos hablar de tres hitos fundamentales en la novela de esta década: La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela (1942), con la que se inició una corriente literaria denominada tremendismo, que es una modalidad de realismo que se complace en la selección de los aspectos más duros de la vida; Nada (1945), obra en la que Carmen Laforet presenta a Andrea, una muchacha como ella que había ido a estudiar a Barcelona, donde vive con unos familiares en un ambiente sórdido de mezquindad, de histeria, de ilusiones fracasadas, de vacío...; y La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes (1947), que hablaba de tristeza, frustración, con el contrapeso de una honda religiosidad.

El reflejo amargo de la vida cotidiana es, pues, una nota frecuente en la novela de posguerra. Su enfoque se hace desde lo existencial. De ahí que los grandes temas sean la soledad, la inadaptación, la frustración, la muerte... Es sintomática la abundancia de personajes marginales y desarraigados, o desorientados y angustiados. Todo ello revela el malestar del momento, malestar que es social y se trasluce en pinturas grises y sombrías, ya que la censura hace imposible cualquier intento de denuncia y limita los alcances del testimonio. Por eso, en conjunto, aún no se puede hablar de una novela social.
1.1.1. Autores más significativos.
Camilo José Cela, el novelista camaleónico. Son constantes en la obra de Cela (1916-2002) la innovación de las estructuras narrativas y la creatividad verbal, dentro de una concepción pesimista del mundo, que promueve una imagen grotesca de la realidad.

La familia de Pascual Duarte (1942) es el relato autobiográfico de un parricida que espera su ejecución. La Colmena (1951), que supuso el origen de la novela social, retrata el Madrid de la posguerra a través de un vasto censo de personajes. San Camilo, 1936 y Oficio de tinieblas 5 constituyen dos experimentos narrativos. En la etapa final de la novelística de Cela destacan Mazurca para dos muertos y Madera de boj.
Miguel Delibes o la novela de Castilla. Delibes (1920) escribe movido por inquietudes morales y sociales. El tema central de su obra es la defensa de la dignidad humana.

En su Trilogía del campo (El camino, Las ratas, Los santos inocentes) aborda el tema de la compenetración con la naturaleza. En la Trilogía de la ciudad (Mi idolatrado hijo Sisí, La hoja roja, El príncipe destronado) presenta a un personaje urbano en una situación que lo sobrepasa. En los años sesenta, Delibes explora nuevos caminos formales (Cinco horas con Mario y Parábola del náufrago). Posteriormente, ha publicado Madera de héroey El hereje.
Gonzalo Torrente Ballester: del realismo a la fantasía. Torrente Ballester (1910-1999) es autor de una brillante novela experimental: La saga/fuga de J.B. Antes había escrito una trilogía realista: Los gozos y las sombras.
1.2. La novela en la década de los cincuenta.
A partir de 1950, los autores asumen un compromiso social. La finalidad de la novela es reflejar la realidad del momento: el realismo se impone en esta década.

En los temas se desplaza el interés de lo individual a lo colectivo, de los problemas personales a los sociales. La sociedad deja de ser un puro “marco” para convertirse en el tema mismo del relato. Los ambientes de sociedad que aparecen con más frecuencia son: la sociedad rural (La zanja, de Alfonso Grosso), la sociedad urbana (La colmena, de Cela), el mundo del trabajo (El Jarama, de Sánchez Ferlosio), el mundo burgués (Entre visillos, de Carmen Martín Gaite, quien se interesó sobre todo por la juventud desocupada y abúlica).

Aunque el contenido tiene prioridad sobre la forma, puede observarse en las novelas de estos años una serie de novedades en la técnica narrativa:

  • El autor es un simple observador y transmisor de la realidad que observa; utiliza una técnica cinematográfica: cuenta lo que ve y lo que oye, pero sin comentar.

  • El protagonista es un personaje colectivo; no hay un único protagonista. Los personajes están vistos desde fuera, sin entrar en su psicología.

  • Los diálogos tienen más importancia que la acción. Por él se conoce a los personajes y el desarrollo del argumento. Se utiliza un lenguaje coloquial, acorde al grupo social que dialoga.

  • La estructura es sencilla: una narración lineal, con pocas descripciones, y una acción que se desarrolla en breve tiempo.


1.2.1. Autores más significativos:
Ignacio Aldecoa (1925-1969) es autor de excelentes cuentos y de novelas como El fulgor y la sangre, Con el viento solano y Gran Sol.
Carmen Martín Gaite (1925-2000) novela el universo de la mujer de posguerra en Entre visillos o Retahílas.
Rafael Sánchez Ferlosio (1937) ha escrito tres novelas: Industrias y andanzas de Alfanhuí, narración en la que se mezclan el lirismo y la fantasía; El Jarama, novela de carácter objetivista; y El testimonio de Yarfoz, ubicada en un mundo imaginario de resonancias medievales.


    1. La novela experimental (De 1960 a 1975).


La novela que se escribe en España en la década de los sesenta está influida por los grandes novelistas europeos del siglo XX, como Kafka, Joyce y Proust, y norteamericanos, como Faulkner.

Se trata de una novela muy distinta de la de los años 50. Los rasgos más significativos son:

  • El argumento pierde importancia, es una excusa para introducir varios temas sobre los que el autor quiere reflexionar. Además se entretejen distintas historias, como hacen los novelitas extranjeros que hemos citado, y algunos hispanoamericanos, como García Márquez, Vargas Llosa y Cortázar.

  • En la presentación externa, la secuencia sustituye al capítulo. Esta unidad, compuesta por espacios sin numerar, está más acorde con lo inconexo del relato.

  • En cuanto a la estructura interna, aparece el punto de vista múltiple, en el que se entretejen las distintas versiones de la realidad que presentan los personajes (técnica caleidoscópica o perspectivismo).

  • En el aspecto visual, nos encontramos con la supresión de signos ortográficos, uso de distintos tipos de letra, disposición de la prosa como si fuera verso, presencia de textos ajenos a la novela tradicional, como informes, anuncios, etc.




      1. Autores más significativos:


Luis Martín-Santos (1924-1964) es el autor de Tiempo de silencio, novela de inspiración barojiana que acoge muchas de las innovaciones introducidas por James Joyce en la narrativa contemporánea.
Juan Goytisolo (1930), que se inicia en el realismo social, cambia de orientación en Señas de identidad, novela que incorpora múltiples argucias técnicas y en la que se realiza un examen crítico del franquismo, completado en Reivindicación del conde don Julián y Juan sin tierra.
Juan Marsé (1933) fue un cronista irónico y amargo de la Barcelona de posguerra en Últimas tardes con Teresa, La oscura historia de la prima Montse o Si te dicen que caí. En obras posteriores evoca el mundo y los escenarios de la infancia (El embrujo de Shanghai, Rabos de lagartija).
Juan Benet (1927-1993) escribe obras de gran complejidad estructural y estilística, que rozan el hermetismo (Volverás a Región, Saúl ante Samuel); en Herrumbrosas lanzas modera sus audacias técnicas.


    1. La novela de la democracia (a partir de 1975).


Hacia 1975 se recupera el interés por el argumento, sin que ello suponga una renuncia a las conquistas técnicas alcanzadas por la narrativa experimental. Obra emblemática de la nueva estética es La verdad sobre el caso Savolta, de Eduardo Mendoza.

En la década de los ochenta se perfilan distintas tendencias: novela fantástica, de aventuras, histórica, detectivesca, de la memoria generacional, metaficcional.

En la última década del siglo se observan nuevos focos de interés: el neocostumbrismo juvenil, el autobiografismo moral y un realismo abierto, que oscila entre la realidad y la ficción.

Nombres destacados en la novela española del último cuarto de siglo XX son, entre otros, los de Álvaro Pombo (El héroe de las mansardas de Mansard), Eduardo Mendoza (El laberinto de las aceitunas, La ciudad de los prodigios), Luis Mateo Díez (La fuente de la edad), Juan José Millás (El desorden de tu nombre), Javier Marías (Todas las almas, Corazón tan blanco, Mañana en la batalla piensa en mí, Tu rostro mañana) y Antonio Muñoz Molina (El invierno en Lisboa, El jinete polaco, Plenilunio, Sefarad).

  1. LA LÍRICA.



  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLa novela de posguerra

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLa novela española de posguerra. Selección de fragmentos
«los diez mejores libros escritos en España después de la Guerra Civil» por Gabriel García Márquez

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLiteratura de posguerra

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLa literatura en la posguerra

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLiteratura de posguerra

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLiteratura de Posguerra

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLiteratura española de posguerra

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconTemas: estructura, personajes, amor y muerte y el boom de la novela hispanoamericana. En

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLiteratura española de la Posguerra
«humana», pero algunos de sus miembros cayeron en una estética neoclásica, formalista, alejada de la realidad social, tan dura, del...

Temas 13 y 14: la literatura de posguerra. La novela iconLiteratura posmoderna, Fondo, Temas y técnicas comunes, Diferentes...






© 2015
contactos
l.exam-10.com