Prologo






descargar 361.92 Kb.
títuloPrologo
página3/12
fecha de publicación05.06.2015
tamaño361.92 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Introducción
a la primera edición italiana


Turín, octubre 1994.

El mejor estudio que yo conozco sobre el argumento, escrito en 1990, pero no publicado, Destra e sioistra. L’identitá introvabile, de Marco Revelli, empieza así: «Extrafto destino, en verdad, el que han sufrido, en este último retazo de siglo, ios conceptos antitéticos y complementarios de derecha e izquierda. Dos conceptos que han pasado de ser, en el arco de poco más de una década, el criterio constitutivo básico del discurso político, y no sólo del ineliminable antagonismo presupuesto por éste —criterio no sólo «descriptivo» (le la realidad sino también prescriptivo de toda acción—, a restos ideológicos destinados a ser guardados en el gran museo (le cera junto a las viejas ilusiones de palingenesia y a los trajes desechados del militante político» (pág. 1). Todavía hoy hay quien se pregunta si no nos estaremos encaminando hacia una sociedad de ambidextros: «Una sociedad donde, eliminada la derecha y la izquierda en la política, también saldrían de la escena lo sagrado y lo profano, lo alto y lo bajo, y todos los demás habituales cornpa6eros» (M. Bertini, «Le anime perse vanno a sinistra>, en La Repubblica, 31 de julio de 1993).

40

41

Entonces, ¿derecha e izquierda existen todavía? y si aún existen y se mantienen como tales ¿cómo se puede decir que han perdido del todo su significado? Y si tienen todavía un significado, ¿cuál es?2.
Desde hace unos años recopilo fichas sobre este tema, que ha dado vida a un debate sin fin y del que han nacido las tesis más disparatadas y contradictorias. Sin embargo reconozco que las que se han recogido son pocas gotas en un inmenso mar. Muchas páginas de las
La conciencjacjófl de la necesidad de empezar a discutir la razón y el significado de la izquierda, incluso por parte de personas alineadas a la izquierda, se puede remontar al congreso sobre el concepto de izquierda, que se desarrolló en Roma en el mes de octubre de 1981, cuyas principales aportaciones fueron recogidas en el volumen 11 concetto di sinistra, Bompiani, Milán, 1982. En el primer ensayo Sinisteritas, Massimo Cacciari no sólo se pregunta cómo volver a definir la izquierda, sino también si tiene «todavía sentido quererlo hacer». Siguen las respuestas de Elvio Fachinelli, Federico Stame, Paolo Flores d’Arcais, Gianni Vattiino, Fernando Vianello, Giulio Giorello y Marco Mondador1, Michele Salvati, Salvatore Veca, Giacomo Marramao. A lo largo de todo el libro se repite una crítica a la izquierda por haberse identificado con el marxisno. En el ensayo de Flores d’Arcais
—que de hecho es uno de los fundadores de la revista MicroMega, cuyo subtítulo es Le ragioni della sinistra se afirma que una «colección de valores», y no sólo de «emociones», acompaña históricamente el concepto de izquierda y que el inventario de estos valores es sencillo:
«Libertad, igualdad y fraternidad». Conclusión: «No resulta en absoluto arbitrario interpretar el concepto de izquierda como un taquigrafiado de libertad, igualdad y fraternidad» (>ifu idelogiche o liben valori», págs. 45-75. El párrafo citado está cola pág. 59). A partir de entonces han sido innumerables los debates sobre la izquierda y su futuro. Me limito a recordar el pequeño volumen Sinistra punto zero, a cargo de G. Bosetti, Donzelli, Roma, 1993, donde también se encuentra un artículo mío, «La sinistra e i suoi duhhi», págs. 8 3-97, y el congreso internacional, organizado por la Fundación Carlo Rosselli, «at is left?», que se desarrolló en Turín el 3-4 de (liciembre de 1992, con motivo de cuya presentación escribí en La Stampa del 3 de diciembre un articulo titulado «Sjnistra e destra» (con el subtitulo «Una distinzione5 che non é finita») que provocó algunas serias objeciones por parte de Geno Pampaloni (»Destra e sinistra, storico pasticcio», en La Nazione, 13 de diciembre de 1992).

que ahora salen a la luz fueron escritas hace tiempo y nunca fueron publicadas, a pesar de que las tesis defendidas han sido presentadas en seminarios y debates públicos 3. La actual confusión de los idiomas en el discurso político ha empeorado por el hecho de que dos palabras-clave en este discurso, «derecha» e «izquierda» precisamente, de las que a menudo y con diferentes argumentos se ha renegado, parecen ser imprescindibles: dos palabras que todavía hoy están tan cargadas de significado emotivo que encienden los ánimos hasta el punto de ser utilizadas por cada una de las dos partes bien para magnificar la propia, bien para insultar a la contraria. Así me pareció que había llegado el momento favorable para retomar estos viejos papeles, ordenarlos, añadir una conclusión, alguna nota y darlos a conocer.
A lo largo del trabajo he intentado no dejarme influir demasiado por las opiniones cambiantes, a menudo improvisadas en un artículo de periódico o revista, pues escuchándolas se corre el riesgo de no entender ni la supervivencia de la distinción, pese a todas las refutaciones, ni los odios y los amores que siguen manteniéndola con vida4. He examinado sucesivamente los arguMe refiero especialmente al seminario «Etica e politica» que, a
partir de 1979, se desarrolló en el Centro Studi Piero Gobetti de Turin, con la coordinación de Piero Polito y Marco Revelli y la colaboración de un grupo de jóvenes y estudiosos. Algunas ediciones del seminario fueron dedicadas a la izquierda: «Lidentitá della simstra», 1983; «La sinistra e il pensiero conservatorc» (1985-1987); «La sinistra alle soglie del 2000» (1993-1994). En el óltimo ciclo, que volverá a empezar este año, han sido presentadas aportaciones (le M. Revelli, «Sinistra/sinistre»; E Martini, «Sinistra e mercato»; M. Boyero, «Sinistra e valori», y yo mismo presenté tina ponencia sobre «La sinistra e i suoi dubbi» (ahora en Sinistra punto zero, cit.).
Un significativo ejemplo de la disparidad de las opiniones, aunque sería mejor decir de los humores, que se manifiestan cuando nos

42

43

mentos en pro y en contra (utilizando una expresión corriente,
las «retóricas»), de los que se han servido los
contendientes, las razones cada vez aportadas para sostener
la muerte o la supervivencia de la contraposición,
los criterios adoptados por aquellos que la han defendido,
tomando en especial consideración a algunos autores
que han llevado a cabo un análisis personal y docu- Derecha e izquierda mentado para la formulación del criterio elegido.
En los dos últimos capítulos he expuesto, como
conclusión de las lecturas y observaciones que he ido
haciendo, lo que en mi opinión es el núcleo irreductible,
ineliminable, y por lo tanto siempre presente, a la
vez ideal, histórico y existencial, de la dicotomía. Mirando
las cosas con cierto distanciamiento no me he
planteado nunca el problema de hacer una valoración
de las mismas. No me pregunto quién tiene razón y
quién no, porque no creo que tenga utilidad alguna
confundir el juicio histórico con mis opiniones personales,
aunque al final no oculto a cuál de las dos partes
me siento más cercano.
N.B.
Turín, febrero de 1994.
interrogan directamente, como si de un juego se tratara, sobre esta
siempre presente e incómoda distinción de la que quisiéramos librarnos,
es la página de los «Asterischi Laterza» (octubre-diciembre de
1993), que reproduce doce respuestas de conocidos intelectuales a la
pregunta: «Existen todavía una izquierda y una derecha, hay todavía
ideologías y políticas capaces de distinguir estas dos alineaciones en
Occidente, y por lo tanto aquí, en Ita1ia?>. La mayoría considera que
la distinción tiene todavía un valor, pero los criterios para justificarla
son de lo más variado.
44

- 1

1
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPRÓlogo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconEl prólogo

Prologo iconPrologo






© 2015
contactos
l.exam-10.com