Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente






descargar 138.08 Kb.
títuloTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente
página2/4
fecha de publicación06.07.2015
tamaño138.08 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4
Narrador menor que los personajes: sabe menos que los personajes, solo puede contar lo que ve u oye; desconoce datos que otros personajes sí saben. Ejemplo de este tipo de narrador se presenta en “Sexa”, de Luiz Fernando Verissimo, donde puede verse con claridad que el narrador solo reproduce el diálogo entre los personajes, pero no añade ninguna acotación, y su única participación se reduce a narrar acciones observables de los personajes:

–Papá...
–¿Hummm?
–¿Cómo el es femenino de sexo?
–¿Qué?
–El femenino de sexo.
–No tiene.
–¿Sexo no tiene femenino?
–No.
–¿Sólo hay sexo masculino?
–Sí. Es decir, no. Existen dos sexos. Masculino y femenino.
–¿Y cómo es el femenino de sexo?
–No tiene femenino. Sexo es siempre masculino.
–Pero vos mismo dijiste que hay sexo masculino y femenino.
–El sexo puede ser masculino o femenino. La palabra "sexo" es masculina. El sexo masculino, el sexo femenino.
–¿No debería ser "la sexa"?
–No.
–¿Por qué no?
–¡Porque no! Disculpá. Porque no. "Sexo" es siempre masculino.
–¿El sexo de la mujer es masculino?
–Sí. ¡No! El sexo de la mujer es femenino.
–Y ¿cómo es el femenino?
–Sexo también. Igual al del hombre.
–¿El sexo de la mujer es igual al del hombre?
–Sí. Es decir... Mirá. Hay sexo masculino y sexo femenino, ¿no es cierto?
–Sí.
–Son dos cosas diferentes.
–Entonces, ¿cómo es el femenino de sexo?
–Es igual al masculino.
–Pero, ¿no son diferentes?
–No. O, ¡sí! Pero la palabra es la misma. Cambia el sexo, pero no cambia la palabra.
–Pero entonces no cambia el sexo. Es siempre masculino.
–La palabra es masculina.
–No. "La palabra" es femenino. Si fuese masculino sería "el pal..."
–¡Basta! Andá a jugar.
El muchacho sale y la madre entra. El padre comenta:
–Tenemos que vigilar al pendejo...
–¿Por qué?
–Sólo piensa en gramática.

El hecho de analizar cuánto sabe el narrador permite al lector comprender los efectos que esto genera en la lectura del texto. Si cada uno de los ejemplos citados hubiera sido narrado a partir de otro dominio de los hechos, la historia perdería la intriga, que es un factor fundamental para captar la atención del lector.

El lugar desde donde el narrador ve o percibe los hechos condiciona lo que puede ver y lo que no. El narrador funciona entonces como el ojo de una cámara, y puede concentrar su mirada (focaliza) en un personaje determinado, o ir variando esa focalización de un personaje a otro, o incluso “mostrar” los hechos desde un plano general, sin acercar su mirada a nadie en particular.

De acuerdo con la focalización, se puede observar lo siguiente:

a- Si el narrador no focaliza su mirada en ningún personaje, es decir, si decide contar la historia desde su propio punto de vista y no desde el punto de vista de algún personaje, el relato se denomina no focalizado o de focalización cero. En general, los relatos en tercera persona con un narrador mayor que los personajes son relatos con focalización cero o no focalizados. Por ejemplo, en “Cuento de horror”, de Marco Denevi, el narrador presenta la historia desde su propio punto de vista, marcada por las pequeñas evaluaciones que hace de cada personaje, y de la situación en general:

La señora Smithson, de Londres (estas historias siempre ocurren entre ingleses) resolvió matar a su marido, no por nada sino porque estaba harta de él después de cincuenta años de matrimonio. Se lo dijo:

-Thaddeus, voy a matarte.

- Bromeas, Euphemia -se rió el infeliz.

-¿Cuándo he bromeado yo?

- Nunca, es verdad.

-¿Por qué habría de bromear ahora y justamente en un asunto tan serio?

-¿Y cómo me matarás? - siguió riendo Thaddeus Smithson.

-Todavía no lo sé. Quizá poniéndote todos los días una pequeña dosis de arsénico en la comida. Quizás aflojando una pieza en el motor del automóvil. O te haré rodar por la escalera, aprovecharé cuando estés dormido para aplastarte el cráneo con un candelabro de plata, conectaré a la bañera un cable de electricidad. Ya veremos.

El señor Smithson comprendió que su mujer no bromeaba. Perdió el sueño y el apetito. Enfermó del corazón, del sistema nervioso y de la cabeza. Seis meses después falleció. Euphemia Smithson, que era una mujer piadosa, le agradeció a Dios haberla librado de ser una asesina.

b- Si el narrador focaliza en un personaje, la focalización es interna. En este caso, puede ocurrir que la focalización interna sea fija (si el narrador focaliza en el mismo personaje durante todo el relato, lo cual produce que el lector tenga acceso a la historia desde la visión o perspectiva de ese personaje, como sucede en el cuento “A la deriva”, de Horacio Quiroga); o variable (cuando el narrador focaliza en diferentes personajes a lo largo del relato, lo cual genera en el lector la posibilidad de acceder a los hechos desde diferentes perspectivas y, a veces, de manera un tanto fragmentada, como en “La noche boca arriba”, de Julio Cortázar); o puede ser múltiple (si el narrador evoca el mismo acontecimiento varias veces, desde el punto de vista de varios personajes a la vez, lo cual permite que el lector tenga varias “versiones” de los mismos hechos, tal como ocurre en la novela Rosaura a las diez, de Marco Denevi).

“A la deriva”, Horacio Quiroga
El hombre pisó algo blancuzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Saltó adelante, y al volverse con un juramento vio una yaracacusú que, arrollada sobre sí misma, esperaba otro ataque.

El hombre echó una veloz ojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la cintura. La víbora vio la amenaza, y hundió más la cabeza en el centro mismo de su espiral; pero el machete cayó de lomo, dislocándole las vértebras.

El hombre se bajó hasta la mordedura, quitó las gotitas de sangre, y durante un instante contempló. Un dolor agudo nacía de los dos puntitos violetas, y comenzaba a invadir todo el pie. Apresuradamente se ligó el tobillo con su pañuelo y siguió por la picada hacia su rancho.

El dolor en el pie aumentaba, con sensación de tirante abultamiento, y de pronto el hombre sintió dos o tres fulgurantes puntadas que, como relámpagos, habían irradiado desde la herida hasta la mitad de la pantorrilla. Movía la pierna con dificultad; una metálica sequedad de garganta, seguida de sed quemante, le arrancó un nuevo juramento.

Llegó por fin al rancho y se echó de brazos sobre la rueda de un trapiche. Los dos puntitos violeta desaparecían ahora en la monstruosa hinchazón del pie entero. La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca. La sed lo devoraba.

-¡Dorotea! -alcanzó a lanzar en un estertor-. ¡Dame caña1!

Su mujer corrió con un vaso lleno, que el hombre sorbió en tres tragos. Pero no había sentido gusto alguno.

-¡Te pedí caña, no agua! -rugió de nuevo-. ¡Dame caña!

-¡Pero es caña, Paulino! -protestó la mujer, espantada.

-¡No, me diste agua! ¡Quiero caña, te digo!

La mujer corrió otra vez, volviendo con la damajuana. El hombre tragó uno tras otro dos vasos, pero no sintió nada en la garganta.

-Bueno; esto se pone feo -murmuró entonces, mirando su pie lívido y ya con lustre gangrenoso. Sobre la honda ligadura del pañuelo, la carne desbordaba como una monstruosa morcilla.

Los dolores fulgurantes se sucedían en continuos relampagueos y llegaban ahora a la ingle. La atroz sequedad de garganta que el aliento parecía caldear más, aumentaba a la par. Cuando pretendió incorporarse, un fulminante vómito lo mantuvo medio minuto con la frente apoyada en la rueda de palo.

Pero el hombre no quería morir, y descendiendo hasta la costa subió a su canoa. Sentose en la popa y comenzó a palear hasta el centro del Paraná. Allí la corriente del río, que en las inmediaciones del Iguazú corre seis millas, lo llevaría antes de cinco horas a Tacurú-Pucú.

El hombre, con sombría energía, pudo efectivamente llegar hasta el medio del río; pero allí sus manos dormidas dejaron caer la pala en la canoa, y tras un nuevo vómito -de sangre esta vez- dirigió una mirada al sol que ya trasponía el monte.

La pierna entera, hasta medio muslo, era ya un bloque deforme y durísimo que reventaba la ropa. El hombre cortó la ligadura y abrió el pantalón con su cuchillo: el bajo vientre desbordó hinchado, con grandes manchas lívidas y terriblemente doloroso. El hombre pensó que no podría jamás llegar él solo a Tacurú-Pucú, y se decidió a pedir ayuda a su compadre Alves, aunque hacía mucho tiempo que estaban disgustados.

La corriente del río se precipitaba ahora hacia la costa brasileña, y el hombre pudo fácilmente atracar. Se arrastró por la picada en cuesta arriba, pero a los veinte metros, exhausto, quedó tendido de pecho.

-¡Alves! -gritó con cuanta fuerza pudo; y prestó oído en vano.

-¡Compadre Alves! ¡No me niegue este favor! -clamó de nuevo, alzando la cabeza del suelo. En el silencio de la selva no se oyó un solo rumor. El hombre tuvo aún valor para llegar hasta su canoa, y la corriente, cogiéndola de nuevo, la llevó velozmente a la deriva.

El Paraná corre allí en el fondo de una inmensa hoya, cuyas paredes, altas de cien metros, encajonan fúnebremente el río. Desde las orillas bordeadas de negros bloques de basalto, asciende el bosque, negro también. Adelante, a los costados, detrás, la eterna muralla lúgubre, en cuyo fondo el río arremolinado se precipita en incesantes borbollones de agua fangosa. El paisaje es agresivo, y reina en él un silencio de muerte. Al atardecer, sin embargo, su belleza sombría y calma cobra una majestad única.

El sol había caído ya cuando el hombre, semitendido en el fondo de la canoa, tuvo un violento escalofrío. Y de pronto, con asombro, enderezó pesadamente la cabeza: se sentía mejor. La pierna le dolía apenas, la sed disminuía, y su pecho, libre ya, se abría en lenta inspiración.

El veneno comenzaba a irse, no había duda. Se hallaba casi bien, y aunque no tenía fuerzas para mover la mano, contaba con la caída del rocío para reponerse del todo. Calculó que antes de tres horas estaría en Tacurú-Pucú.

El bienestar avanzaba, y con él una somnolencia llena de recuerdos. No sentía ya nada ni en la pierna ni en el vientre. ¿Viviría aún su compadre Gaona en Tacurú-Pucú? Acaso viera también a su ex patrón mister Dougald, y al recibidor del obraje.

¿Llegaría pronto? El cielo, al poniente, se abría ahora en pantalla de oro, y el río se había coloreado también. Desde la costa paraguaya, ya entenebrecida, el monte dejaba caer sobre el río su frescura crepuscular, en penetrantes efluvios de azahar y miel silvestre. Una pareja de guacamayos cruzó muy alto y en silencio hacia el Paraguay.

Allá abajo, sobre el río de oro, la canoa derivaba velozmente, girando a ratos sobre sí misma ante el borbollón de un remolino. El hombre que iba en ella se sentía cada vez mejor, y pensaba entretanto en el tiempo justo que había pasado sin ver a su ex patrón Dougald. ¿Tres años? Tal vez no, no tanto. ¿Dos años y nueve meses? Acaso. ¿Ocho meses y medio? Eso sí, seguramente.

De pronto sintió que estaba helado hasta el pecho.

¿Qué sería? Y la respiración...

Al recibidor de maderas de mister Dougald, Lorenzo Cubilla, lo había conocido en Puerto Esperanza un viernes santo... ¿Viernes? Sí, o jueves...

El hombre estiró lentamente los dedos de la mano.

-Un jueves...

Y cesó de respirar.

“La noche boca arriba”, Julio Cortázar


Y salían en ciertas épocas a cazar enemigos;
 le llamaban la guerra florida.

1   2   3   4

similar:

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconS bienvenidos a todos a mi página. Pongo todos los deberes, (de todos...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconCon el secreto de todos los poderes y la llave de todos los imperios
«El Matrimonio Perfecto», no hubo espiritualista de Colombia que no lanzara contra nosotros la infamia de sus críticas, y es que...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconCon el secreto de todos los poderes y la llave de todos los imperios
«El Matrimonio Perfecto», no hubo espiritualista de Colombia que no lanzara contra nosotros la infamia de sus críticas, y es que...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconEl baobab, arbol sagrado africano y simbolo de senegal
«… todos los lugares donde los pueblos… han dado culto a sus dioses, en las altas montañas, en las colinas y bajo todo árbol frondoso....

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconNo hace falta contar quien es Susana todos la conocen, la escuchan...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconLos sioux eran una tribu viajera, iban de campamento en campamento,...
«Tal vez se habrá ido con los lobos o tal vez volvió al viejo campamento», pensó la muchacha recordando las costumbres de los demás...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconSi creyeron que con la mayor mentira de todos los tiempos llamado:...

Todo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes para realizar sus acciones, los sentimientos y pensamientos de todos los personajes, las características de todos los lugares donde ocurren los hechos) se llama narrador omnisciente iconLa escalera: símbolo central de la obra
«tramo de escalera con dos rellanos». Es en este espacio donde tiene lugar toda la acción; en la escalera se comentan los chismes...






© 2015
contactos
l.exam-10.com