Freddy vs. Jason






descargar 78.23 Kb.
títuloFreddy vs. Jason
página1/2
fecha de publicación01.07.2015
tamaño78.23 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2

FREDDY vs. JASON



¡Prepárate para la más grande de las peleas!

Freddy Krueger (Robert Englund) está en el infierno – literalmente. Hace casi 10 años que Krueger, uno de los personajes más temidos de todos los tiempos (de la serie A The Nightmare on Elm Street), ha estado invadiendo los sueños de la gente para llenarlos de venganza y muerte. Pero ahora, su memoria ha sido sistemáticamente borrada por una ciudad determinada a ponerle fin a Freddy una vez por todas. Las víctimas potenciales están medicadas para prevenirlas de que se duerman, y así dejando impotente al maestro de las pesadillas. Han eliminado el terror que le tenían a Freddy y eso es una completa tortura para un psicópata egocéntrico que es una leyenda en su propia mente. Como un recluso, con cadena perpetua, Freddy ha sido reducido a inventar una venganza fantástica que nunca ocurrirá.
Pero Freddy resucita a Jason Voorhees (Ken Kirzinger), el loco de la serie de películas Friday the 13th. Jason es el medio perfecto para que Freddy pueda, una vez más, crear el terror en la calle Elm, esto le otorga una gran oportunidad para emerger de su purgatorio. Al ver cuán fácil es manipular a Jason, Freddy convence a Voorhees para que vaya a Springwood y comience un nuevo reino del terror.
Pero mientras los cuerpos comienzan a apilarse en la calle Elm y la reputación de Freddy cobra nueva vida, él descubre que Jason no desea terminar con los asesinatos, no quiere abrirse tan fácilmente. Ahora, con una ciudad atemorizada en el medio, los dos titanes del terror entran en una lucha de proporciones épicas, alternando entre el mundo de sueños y la dura realidad del mundo viviente.
¿Quién ganará y quién perderá esta batalla para que terminen todas las batallas?
Freddy vs. Jason protagonizada por Monica Keena, Kelly Rowland, Jason Ritter, Christopher George Marquette, Lochlyn Munro, Katharine Isabelle, Brendan Fletcher, Zacharias Ward, Ken Kirzinger y Robert Englund como Freddy Krueger.
Dirigida por Ronny Yu, el visionario de Hong Kong detrás de The Bride With White Hair, así como de Bride of Chucky y Formula 51, y producida por Sean S. Cunningham (creador y productor de la legendaria serie de películas Friday the 13th), Freddy vs. Jason está escrita por Damian Shannon & Mark Swift (basada en personajes creados por Wes Craven y Victor Miller). Los productores ejecutivos son Douglas Curtis y Robert Shaye, Stokely Chaffin y Renee Witt.
.


SOBRE LA PRODUCCIÓN



En 1993, New Line Cinema compró los derechos de la franquicia Friday the 13th, quien tenía como personaje principal en jugador de jockey enmascarado, y asesino indestructible, Jason Voorhees (quien apareció en la primera de las películas de Friday the 13th en 1980 y siguió protagonizando las 9 siguientes). Desde afuera, el estudio pudo ver un equipo entre Jason y su propio e igualmente loco Freddy Krueger, quien mataba a sus víctimas con un cuchillo en sus sueños en las populares Nightmare on Elm Street (que comenzaron en 1984 y siguieron 6 más). “Freddy y Jason son íconos pop del horror,” dice el productor Sean S. Cunningham, quien produjo y dirigió la original Friday the 13th. “Han estado en la cultura por más de 20 años y cada uno se ha convertido en un símbolo de las cosas a las cuales les tenemos miedo, primero como adolescentes y luego como adultos.”
Pero el estudio sabía que se estaba metiendo con una tradición ya establecida por medio de los films y las revistas de comics en la combinación de dos súper villanos, y sabían que había una legión de fanáticos de cada franquicia lista para defender a quien tocase a su villano preferido. A pesar de que estaban caminando en un campo minado, el primer y más obvio desafío que debían afrontar era – ¿cómo hacer honor a ambas franquicias sabiendo que uno de los villanos va a perder? Otra pregunta dramática según Cunningham era, “¿quién es más fuerte? Ya que ni Freddy ni Jason han podido ser vencidos en sus películas anteriores. El público requerirá que estas dos fuerzas aparentemente invencibles combatan en una lucha mortal.”
Robert Englund, quine ha interpretado a Freddy Krueger desde la creación del personaje en 1984, se interesó desde el comienzo, pero él, al igual que los productores, no estuvo de acuerdo con los primeros bocetos del guión, y su aprobación era vital para realizar el proyecto. El guión de Shannon y Swift, dice Englund, “le aportó a la historia todo lo que yo quería ver. Realmente quería que se explotaran las pesadillas de Jason Voorhees, que Freddy pudiera enterarse de lo que más asustaba a Jason, para ir hasta el pequeño mundo de las pesadillas del pequeño Jason y al mundo de la fantasía del gran Jason y, al hacerlo, volver a relatar las historias a través de la trama. Freddy necesitaba entrar en la cabeza de Jason y los guionistas lo resolvieron.”
Con el guión en su lugar, el estudio buscó al talentoso director Ronny Yu, quien es muy conocido en la industria cinematográfica de Hong Kong. “La película de Ronny The Bride with White Hair es una mezcla perfecta de acción, horror y estilo visual – justo lo que necesitaba Freddy vs. Jason,” dice Mark Shannon. “Pasamos bastante tiempo con Ronny en pre-producción, y él tuvo muchas ideas geniales que incorporamos.”
Yu no sabía nada sobre las dos franquicias pero al hablar sobre el guión con New Line se enteró que su poca familiaridad con Freddy y Jason era exactamente lo que quería el estudio: alguien que viniera con una nueva mirada e ideas frescas para poder poner nuevos toques a las franquicias. “Cuando miro esta película no la veo como la película de las cuchilladas,” dice Yu. “La veo como una película de acción y de terror. La veo como Alien. Para mí, Freddy vs. Jason es como Godzilla vs. King Kong. Hay mucha acción y es muy dinámica además de ser de terror.”
Sin embargo, el director debe haber sentido la presión del éxito de las películas anteriores. No fue así, aclara Yu. “Intento no meterme en esa situación, porque una vez que lo haces creas muchas barreras. Intento seguir mis instintos. La forma que tengo de dirigir es mirar el monitor desde el punto de vista del espectador, no desde el punto de vista de Ronny Yu. Miro una toma y me pregunto, ‘Si estuviera en el público, ¿me interesaría? ¿Me entusiasmaría? ¿Pensaría que la interpretación es genial?’ Esto es lo que siempre hice en cada película que dirigí. Así tomo las decisiones.”
Un desafío que tomó Yu fue mezclar los mundos del sueño y la realidad de forma tan sutil que el público al igual que los personajes del film serán engañados. Eso fue lo que me llevó mucha energía y mucho tiempo de pensar. “¿Cómo logras engañar al público para que crean lo que quieres que crean?” se pregunta. “No es el usual comentario, ‘De acuerdo, cúbrelo con una toma general.’ De alguna manera hay que darle a la audiencia ese sentimiento pavoroso. Hay que pensar bien a fondo y más que en otros films al contar esta historia. Cada cuadro debe ser calculado. Por eso, todo el tiempo me estaba desafiando a mí mismo.”
Yu también posee mucha experiencia en artes gráficas, la cual aporta a Freddy vs. Jason. Incluso Robert Englund, con lo familiarizado que está con las películas, encontró que la forma de acercarse de Yu tan diferente que al comienzo fue un poco desorientador. “Ronny y el Director de la Segunda Unidad Poon Hang Sang han creado ambos libros de comics, es por eso que tienen esa forma gráfica, es forma de storyboard de ver el mundo. Ven a través del techo y ven hasta dentro de la tierra. Es como en esos dibujos animados en los cuales le pegan tan fuerte al personaje que sale fuera de la tierra, y puedes ver al planeta tierra atrás del hombre que está volando por el espacio. Ronny y Poon ven las cosas de ese modo y así las realizan también. Es alucinante. Sólo tienes que dejarte llevar por su increíble imaginación, ya que no tiene límites.”
La mezcla de los mundos de Freddy y Jason fue muy difícil para los guionistas. “Queríamos llegar a sus mundos de sueños y de realidades,” dice Damian Shannon. “Descifrando cómo sucedería sin romper las reglas de cada personaje fue verdaderamente arduo.” También fue difícil pensar en la forma en la que los demás personajes debían unir a Jason y Freddy sin reducir a los adolescentes a rebeldes sin causa. Swift agregó “Pero el truco estuvo en tener una historia para nuestros nuevos personajes, los que se encuentran atrapados en medio de estos dos titanes del horror. El final debía ser sobre la lucha entre ellos.”
La película comienza con Freddy Krueger perdiendo su tiempo en el infierno, en donde ha vivido durante los últimos 10 años después de que su propia hija lo hiciera desaparecer en Freddy’s Dead: The Final Nightmare. Pero lo que más le preocupa a Freddy es que en el mundo real su leyenda no se ha olvidado – los residentes locales no se atreven a mencionar su nombre, y los padres has resuelto darle a sus hijos una droga para que no puedan soñar. Entonces, para regresar en grande, Freddy llama al talento de otra máquina de matar – Jason Voorhees, quien se encuentra enterrado en un cementerio cercano. “Jason está enterrado bajo tierra, esencialmente durmiendo,” explica Ken Kirzinger, quien interpreta a Jason. “Así Freddy toma ventaja sobre él; él se mete dentro del sueño de Jason. La primera vez en la que vemos a Jason es cuando lo despiertan de un sueño, sale de adentro de la tierra y renace.”
Freddy envía a Jason a una misión homicida a un lugar muy conocido: la famosa casa en la calle 1428 Elm Street. Toda evidencia de su sangriento pasado ha sido borrada, la casa se encuentra limpia como su habitante adolescente, Lori Campbell, interpretada por Monica Keena. Keena la describe como “un personaje tranquilo, sumiso y virginal,” Lori tiene un fuerte instinto maternal, evidente en su relación con su padre que es médico. Cuando los cuerpos comienzan a apilarse, será Lori quien lidere la guerra contra Freddy.
Keena dice, “Lori es la menos indicada para ser una heroína. Pero comienzan a suceder todos estos terribles asesinatos y ella debe encargarse de todos. Ella descubre una fortaleza interior que no tenía idea que poseía. Entonces sufre una tremenda metamorfosis durante el transcurso de estos eventos. Comienza siendo una joven dulce e inocente y se convierte en una guerrera en el final.”

Contrastando la suave figuara de la dulce Lori, se encuentra su amiga Kia, interpretada por Kelly Rowland del grupo musical Destiny’s Child, quien realiza su debut cinematográfico en Freddy vs. Jason. “Kia es muy bocona,” dice Rowland. “Es una chica muy inteligente y de mundo. Es cool estar con ella, pero no te pases de la raya porque puede convertirse en una verdadera diva.”
Rowland también aporta un lado más dulce al personaje de Kia, su co protagonista Monica Keena dice que ese lado es el lado verdadero de Kelly. “Kelly es una de esas personas de las que nunca puedes hablar mal,” dice Keena. “Ella emite un brillo maravilloso y eso aporta mucho a su personaje. Ella es fuerte y muy graciosa, pero también tiene cierta vulnerabilidad.”
Sin embargo, el lado de mayor exposición del personaje de Kia es el lado astuto. Uno de los objetivos favoritos de Kia es Linderman, un chico un poco tonto que está enamorado de Lori. Christopher George Marquette, quine interpreta a Linderman, describe a su personaje como “alguien que siempre quiere impresionar a Lori, intenta hablarle, sorprenderla. Y Kia, su mejor amiga, siempre me tira abajo, cada vez que puede.” Pero como le sucedió a Lori, la sangrienta cadena de eventos que suceden sacan a la luz cualidades de Linderman que ni él sabía que tenía. Su personaje logra enfrentarse a Kia y, cuando lo hace, “logra crear una gran conexión entre ellos y terminan llevándose muy bien.”
El primer y verdadero amor de Lori es Will, interpretado por Jason Ritter. Lori cree que su madre ha muerto en un accidente, pero la verdad es mucho más siniestra—una verdad que Will cree que él solo sabe. Convencido de que la madre de Lori fue asesinada, Will fue encerrado en un manicomio durante los últimos 4 años para mantenerlo callado. Un joven con problemas que todavía sufre por Lori, Will, al igual que su objeto de deseo, no es el prototipo del héroe. Pero muy dentro suyo está el convencimiento de resolver el tema y proteger a los que ama, y esto convierte e Will en un contrincante mucho mayor del que Freddy imaginó en un comienzo. Ritter logra aportar equilibrio a su personaje al interpretar de igual manera la fortaleza y vulnerabilidad de Will con la misma convicción. Monica Keena habla sobre su amor en la ficción, “Jason tiene un alma tan grande, le da a su personaje tantas facetas diferentes. Will tiene un costado muy dañado al haber estado recluido en una institución mental durante tantos años pero también es el héroe de la película. Jason debe equilibrar a este joven que se encuentra por un lado partido en dos, y por el otro un poco alocado, logrando que la audiencia quiera cuidarlo, protegerlo, y debe mostrar al público la fuerza y el poder que viven en Will.”
“Will ama de la forma más pura a Lori,” dice Ritter. “Pero debe pagar por ello, ya que a veces está tan enfocado en ella que no presta atención al resto de las cosas que suceden y termina perdiendo a un par de amigos por ese motivo.” En verdad, es esta miopía lo que pone en acción al terror. Cuando ocurre la última muerte en Elm Street, Will se escapa de la institución para salvar a Lori ya que está seguro que ella corre grave peligro. A su lado se encuentra el interno y amigo Mark, quine también hubiera sido encerrado por enfrentarse a Freddy: el hermano de Mark fue una víctima, es por eso que Mark conoce a la perfección cómo trabaja el maestro del terror. Pero lo que Hill y Mark no calculan, es que ninguno de los otros adolescentes sabe sobre Freddy—entonces nadie le teme—y en su fallido intento de salvar a todos, Will y Mark dejan suelto al monstruo.
Los asesinatos en Elm Street, realizados por Jason Voorhees, aparecen como una clara victoria para Freddy. La ciudad se encuentra nuevamente en pánico, los chicos vuelven a tener sueños extraños y Freddy se vuelve más poderos, ya que él alimenta sus miedos. Y el maleable de Jason es fácilmente descartable, o por lo menos eso es lo que Freddy piensa. Pero las cosas cambian inesperadamente cuando Jason comienza a sentir la inagotable sed de sangre, quitándole a Freddy sus víctimas en su propia cara. Enseguida Freddy cree que creó a su propio Frankenstein. Enojado frente a la inesperada competencia, Freddy intenta volver a manipular a su creación y regresarlo a la sumisión. Ahí comienza una guerra de intelectos versus fuerza bruta del inteligente Freddy versus el asesino incansable Jason. Y nadie puede detener la carnicería.
Excepto, tal vez, los chicos que están atrapados en el medio. El problema es que Jason habita en el mundo real y Freddy en el mundo de los sueños. Jason es más fuerte, entonces Freddy no duraría mucho en la realidad con Jason,” explica Robert Englund. “Pero Freddy es mucho más inteligente, y en el mundo de los sueños es otra cosa—hay muchos juegos mentales y manipulación.” Mientras Freddy siga en el mundo de los sueños puede ganarle la batalla y manipular los sueños y emociones de Jason. Pero si Freddy tuviera que enfrentarse a Jason en el mundo real, el ganador sería Jason.
Por lo menos esa es la teoría que tienen Lori y sus amigos cuando descubren que podría haber una forma de tentar a Freddy para que venga al mundo real y asegurarse de que se enfrente a Jason. Luego de una batalla contra Freddy en el mundo de los sueños, Lori encuentra un trozo de piel de Freddy en su mano cuando ella regresa del sueño. Este descubrimiento inspira a un plan arriesgado para capturar a Jason y dejarlo suelto para Freddy cuando éste aparezca en el mundo real. Una vez que Jason haya destruido a Freddy, los chicos matarán a Jason y así terminarán con el terror. Lo que sigue es una pelea entre dos bestias que fluye entre la realidad y el sueño, un espectáculo cinematográfico que promete entretener, intrigar y atemorizar al público. O, como lo explica Monica Keena, “las cosas no salen exactamente como lo planeamos.”
Jason Ritter siente que los guionistas realizaron una labor increíble al hacer que los adolescentes fueran creíbles y que se quisieran involucrarse. “Es interesante” dice. “En vez de que los héroes sean los típicos fuertes, son Will y Lori. No son personajes que están para matar; ahí los guionistas lo pensaron muy bien.”

Monica Keena está de acuerdo. “En muchas películas de terror del pasado, las mujeres siempre habían sido los objetos sexuales, ellas sólo debían verse lindas y ser asesinadas. Pero mi personaje es el líder y la persona más fuerte del grupo. Es excitante; es como una película de acción. Es un rol muy fuerte para una mujer joven. Me sentí como Lara Croft.”
Keena dice que la experiencia de filmar una película de terror no se pareció en nada a lo que ella esperaba. “Sólo vi dos películas de terror en mi vida, y una de ellas fue Nightmare on Elm Street, cuando tenía 8 años. Y me asustó tanto que no pude dormir durante tres o cuatro meses. Por eso siempre juré que jamás haría una película de terror. Fue muy catártico trabajar con Freddy y darse cuenta de que no es una persona real. Robert Englund es un hombre muy dulce debajo de todo ese maquillaje.”
Kelly Rowland, quien interpreta a la segura Kia, le costó mucho encontrarse cara a cara con Freddy por primera vez, y le llevó un tiempo a Rowland poder tranquilizarla, aunque ahora ella se ría de eso. “Mi hermano amaba a Freddy Krueger,” ríe Rowland, “y él solía traer a casa los videos. Una vez vi un poquito y no me pude dormir. Ni por un día, ni por una semana, ni por un mes, me duró un año. Estaba aterrorizada. Y es muy cómico, porque cuando filmamos la escena en el hospital mental tenía mucho miedo, y Ronny me decía todo el tiempo que me tranquilizara. Él me decía, ‘Mírate en cámara. No debes actuar que tienes miedo – ¡tienes miedo!’ Es una de mis escenas favoritas.”
Otra presión que tenía Rowland era ser nueva en el set, aunque ella dice que su trabajo con Destiny’s Child es similar en varias maneras. “Tanto actuar como cantar es interpretar, las diferencias son más mentales que otra cosa. Aquí debo recordar mucha letra, y no estoy acostumbrada a eso. Y debo actuarla, hacer que parezca natural. Y sin embargo, a veces cuando estoy en el escenario cantando una canción, también estoy actuando, porque quiero que el público crea en lo que estoy cantando. Creo que actuar va a beneficiar mi forma de cantar, y que cantar me ha ayudado a darle forma a mi personaje ya que puedo convertirlo en una canción. Por eso es lo mismo, y a la vez diferente.”
Y mientras que uno puede suponer que Rowland al igual que la diva que interpreta, Kia, tiene aires de estrella, los co protagonistas de Rowland dicen que no hay nada de eso en su personalidad. Jason Ritter, el hijo del actor veterano John Ritter (“Three’s Company,” “8 Simple Rules for Dating My Teenage Daughter”), dice que Rowland “no está malcriada en absoluto. Puedes creer que lo sea, pero no es así, tiene los pies bien sobre la tierra y es muy agradable. Es abierta y dulce. Y aportó esas cualidades a su personaje.”

Rowland a su vez tiene sólo palabras de agradecimiento y admiración hacia sus co protagonistas. Todos tenían las mismas reglas y condiciones y los actores se sintieron muy bien y esperan convertirse en grandes amigos. Sin embargo, todos coinciden que la mayor alabanza se le debe hacer a Robert Englund.
Comentarios como “mágico,” “alucinante,” y “espléndido” surgen cuando se menciona el nombre de Englund. A pesar de la longevidad de las películas A Nightmare on Elm Street, Kirzinger dice, “Robert todavía le aporta tanta energía al personaje. Realmente ama a Freddy. Lo puedes ver en el trabajo de Robert. Fue grandioso tener a alguien con semejante continuidad en la serie de películas.”
Brendan Fletcher, quien interpreta a Mark, también aprecia lo que él llama “el entusiasmo contagioso” de Englund y, como Keena y Rowland, encontró la experiencia de trabajar con “Freddy” algo rara después de haberle tenido miedo durante tantos años. “Después de lo traumatizado que quedé de niño cuando veía sus películas,” dice Fletcher, “tenerlo a Robert en el set hablando sobre ir a Tofino a hacer surf y pasar unos días en un buen hotel, fue muy gracioso. Intentaba escucharlo y tomarlo en serio, pero me daba miedo mirarlo.”
Y no ayudó mucho que Englund le hiciera bromas a sus co protagonistas asustándolos en varias ocasiones. Englund solía escaparse del grupo y aparecer detrás de alguno y colocarle sus famosas garras en el hombro. “Y la persona gritaba, ‘¡Robert, no lo hagas!’ ” exclama Fletcher.
Mientras Englund se reía, sus co protagonistas se encontraban a menudo atemorizados a demás del agregado del set y la obvia atmósfera. Christopher Marquette, quien interpreta al tonto de Linderman, recuerda varios momentos tensos en el set. “Kelly y yo estábamos filmando una escena en la selva y ninguno de los dos podía caminar más de 10 pies fuera de la cámara. Y yo decía, ‘¿Qué es eso detrás del árbol?’ Era simplemente la atmósfera. Aunque había mucha gente alrededor nuestro, siempre estábamos pendientes de mirar hacia todos lados para asegurarnos de que nada nos asustara.”
Divertirse a costa de tus colegas es gracioso, pero dado el tiempo que hace que Englund interpreta a Freddy, ¿cómo hace para mantener el interés? Englund le da el crédito a los directores de la franquicia, del pasado y del presente, porque ellos son los que hacen que le siga atrayendo el personaje. “Recién terminaba una película artística europea y ya me sentía con ganas de regresar pronto al maquillaje.’ Y luego Renny Harlin, Stephen Hopkins, Chuck Russell, estos jóvenes talentos aparecieron con sus storyboards y sus dibujos y su entusiasmo, me engancharon con su energía y su talento y acepté volver a hacerlo.”
Pasó lo mismo con el director Ronny Yu. “Ronny respeta y ama este género,” declara Englund. “Él tiene una sensibilidad cultural popular extraña, aunque no lo diga. Está todo en su visualización. Es tan joven y vibrante al igual que puedes serlo tú. Este fue un trabajo duro, debido a los horarios de filmación, las noches, el frío, pero íbamos corriendo al monitor temblando de frío para ver cómo había quedado la toma y veíamos algo fascinante, hasta en el material bruto. Eso me hacía seguir trabajando después de 24 horas de filmación y muerto de frío y con sangre por todos lados. La poesía visual de Ronny en su pequeña pantalla en el bosque.”
La atracción por la película de terror tiene una larga e ilustre historia. Desde Nosferatu hasta War of the Worlds hasta The Exorcist, Freddy vs. Jason tiene muchas predecesoras, incluyendo las exitosas series de películas de cada personaje. ¿Por qué esa atracción? Para muchos la respuesta es sencilla: las películas de horror son una forma segura de experimentar la adrenalina del miedo sin que haya riesgo alguno. Jason Ritter comenta, “Yo voy a ver películas de miedo porque me gusta sentir que mi corazón late. Me gustan las reacciones físicas que obtienes, esa sensación de los nervios tensos, la sangre que corre por el cuerpo, pero sin ningún peligro real. Es una manera segura de darte miedo.”
Robert Englund, sin embargo, argumenta que las películas de horror no sólo cumplen con una necesidad superficial; sino que cree que “llenan una necesidad cultural. Creo que en América ya no hablamos de la muerte en las películas,” explica Englund. “Todo el mundo quiere ser joven por siempre, y no se dan cuenta que al muerte es una parte de crecer. Vives, mueres; eso es todo. Pero hay algo que ocurre en la oscuridad entre el miembro del público y la película de terror. Cuando te identificas con la persona del film que se encuentra en peligro, te ves enfrentado a tu mortalidad. Creo que es en uno de los últimos lugares en donde enfrentamos la muerte, en la oscuridad del cine viendo una película de terror.” El productor Sean S. Cunningham siente que “tanto Freddy como Jason representan colectivamente los miedos de nuestra psiquis que no tienen cara ni nombre.”
Lo que hace de Freddy un villano tan temeroso es que el campo de acción es nuestro subconciente. Freddy te atrapa cuando duermes, cuando te encuentras débil y vulnerable. “Lo que da miedo sobre Freddy es cómo conoce tus pensamientos más privados y los explota,” dice Englund. “Él sabe sobre tus pecadillos sexuales, sobre el chico que te gusta, que te dan miedo los insectos. Él está en tu dormitorio, bajo tu cama. Mira por ese espejo cuando te lavas los dientes, cuando te pones desodorante. Él invade ese lugar privado y sagrado.”
Eso es lo que hace de Freddy un rival tan diferente a su rival, Jason, quien prefiere eliminar a sus víctimas con un suave movimiento de su machete. Al productor Sean S. Cunningham le gusta que Jason sea un tiburón asesino. “Lo que da terror sobre un tiburón es básicamente que tenga miedo. Y de manera similar, Jason aparece como una fuente de muerte sin cara ni mente que simplemente te quita la vida sin motivo, y es terrible tener que vivir con eso.”
Por el contrario a Freddy le gusta jugar un rato, desarmando a sus objetivos con una mezcla de manipulación emocional y completa confusión antes de hundirle sus garras. Freddy los chupa a sus víctimas dentro del mundo del sueño y no los deja escapar, hasta que no puedan diferenciar la realidad de la ilusión, torturándolos psicológicamente antes de matarlos. Como señala Ken Kirzinger, quine interpreta a Jason, “Todo el mundo odia las pesadillas, y tener a alguien que pueda manipular tus sueños es obviamente atemorizante. Pero el no poder saber la diferencia entre la realidad y el mundo del sueño, estar atrapado en un sueño con Freddy y no darse cuenta de ello hasta que es demasiado tarde, eso es absolutamente aterrador.”
Es esta mezcla de realidad y sueño lo que es central a la historia y es la tentación del sueño. Así como los personajes a menudo no pueden contar la diferencia entre ambas, el público también tiene que adivinar. “Es una historia muy compleja de contar,” dice el director Ronny Yu, “porque tienes el mundo real y el mundo del sueño – y ellos interactúan. Todo el tiempo al público se lo deja adivinando, ‘¿Estamos en el mundo del sueño? Tal vez no.’ Y así podemos sostener su atención.” Yu apunta a una escena en particular para ilustrar este efecto: “Hay una escena en la cual Freddy intenta matar a Blake pero no puede, entonces lo agarra Jason. En su sueño Blake está pensando, ‘Estoy bien, estoy bien,’ pero inmediatamente cortamos al mundo real y Jason está detrás de él. Si yo fuera el público estaría intrigado.”
El truco también está en los detalles—o, más específicamente, en la ausencia de detalles. Dice Yu, “¿Cómo engañas al público? ¿Cómo los asustas? Necesitas ese asesino desconocido, como el tiburón en Jaws. Entonces intentamos no mostrar demasiados detalles. Sólo tienes un vistazo. Ves la mano de Freddy o el machete de Jason.”
Incluso sin los trucos de cámaras, Jason y Freddy son simplemente dos de los monstruos cinematográficos más atemorizantes. Jason nos asusta porque su ira no tiene sentido, ni disparador y no siente pena ni culpa en una sociedad que desesperadamente demanda razones y motivos para matar. Freddy nos asusta porque es el cuerpo de la venganza que no funcionó, la suya como la de sus padres que lo matan para vengar la muerte de sus hijos; él es la consecuencia mortal que ocurre cuando se cruza la línea entre la justicia y la venganza.
Para el público más joven, Freddy es el recordatorio de las feas verdades que te esperan en el proceso de crecer y dejar detrás las ilusiones de la niñez. Él no usa una máscara, ni literal ni metafóricamente. Como dice Robert Englund, “Wes Craven solía llamar a Freddy el padre bastardo de todos nosotros. Freddy es el símbolo de como nadie te cuenta que la vida no es justa; no hay clases que dicten cómo te atacarán por la espalda, figurativa y literalmente. Él es un símbolo de todas las malas noticias que te llegarán a medida que vayas creciendo y oscurecerán tu inocencia mientras maduras. Freddy siempre está asociado con la juventud, pervirtiendo su más pura forma de inocencia: sus sueños. ¿Pero de quién es producto? Él es un producto de la generación de sus padres. Él representa los pecados de sus padres que siguen vigentes. Ocurre lo mismo con nosotros, al heredar el medio ambiente arruinado, la guerra, la polución—los pecados que heredamos como jóvenes y con los que tenemos que tratar. Freddy es todo eso. Y creo que subliminalmente los fans comprenden eso.”
Para transformarse en Freddy Krueger, Robert Englund se sometió a varias horas de maquillaje todos los días de grabación. Creado por el Diseñador de Efectos Especiales Bill Terezakis de WCT Producciones de Vancouver, cada cara de Freddy le tomó tres horas de aplicación y una hora para quitárselo. Está básicamente hecho con espuma de látex, las caras de Freddyse hicieron por segmentos separados (una pieza era sólo la nariz, por ejemplo), con otras 15 piezas necesarias para lograr el look final. Todos ellos están pegados y unidos a la cara de Englund para que la máscara luciera natural. Luego se le hizo un proceso a prueba de balas con un sellador especial ya que por lo general Freddy está cerca o dentro del agua (como le pasó a Jason).
Las prótesis originales que se usaron para crear las caras de Freddy fueron diseñadas por Terezakis. Cuando a Terezakis le dieron más libertad creativa fue que creó “el demonio Freddy.” Es una expresión exagerada, enfatizada, enojada-algunos podrían decir satánica-expresión que Freddy tiene cuando está muy, muy enojado, cuando “muta por un segundo”, como dice Terezakis. “El maquillaje del demonio está basado en el maquillaje de Freddy Krueger, pero tomamos otro molde de yeso de la cara de Robert y le construimos un músculo sobre la parte superior de su cara. Y luego sacamos la piel del molde original de Freddy y la pusieron sobre el nuevo músculo creado para darle un aspecto más brutal. La paleta de colores es de rojos y lavandas, hay varias dentaduras postizas, lentes de contacto—todo se une para llegar a lo que el público conoce como la versión demoníaca de Freddy Krueger.”
La cara de Freddy, sin embargo, no fue la única carta oculta de Terezakis. También fue el responsable de varias heridas, cadáveres, pedazos de miembros rotos, 72 trozos de cuerpos rotos que llevó a 31 personas trabajar durante todo el día y a otras doce en el set para ayudar. Terezakis admite que es un fanático de las películas originales, no tanto por la historia sino por las prótesis, y las cita como fuentes de inspiración. Y mayores avances en la tecnología resultaron en efectos que habían sido soñados en los primeros días de las franquicias hoy puedan ser logrados. Freddy vs. Jason se beneficia mucho de la imaginación salvaje de Terezakis.
“Bill es un verdadero genio,” exclama Englund. “Desearía poder guiar excursiones a sus negocios para todos sus fanáticos ya que es el sueño de cualquier chico de 20 años. Podrías quedarte a vivir allí. Está ubicado en un excelente lugar en Vancouver, y tiene a un gran equipo trabajando para él, y está lleno de juguetes divertidos y cosas raras. Wes Craven pudo mantener vivo al adolescente de 14 años dentro de él, y Bill es una de esas personas también. Y como Ronny Yu, Bill tiene ese don de ilustrador gráfico y diseñador de comics. Yo sabía que quedaría bien porque estaba Bill encargado de todo.”
El Diseñador de Producción John Willett también contribuyó enormemente a la parte visual de la película, especialmente durante las secuencias de sueño. El mundo de sueño de Freddy está realizado en una gama de colores rojizos infernales, en la gama del óxido y el fuego, mientras que el mundo de sueños de Jason se realizó en colores pasteles, ya que, como explica Willet, “ese es su miedo secreto. Y en el mundo de Jason hay tres partes. Hay una casa grande construida en un ángulo de 43º y hundida en un pantano y alrededor de ella muchas cabezas y brazos tratando de salir de la tierra. Dentro de la casa está el dormitorio de Jason cuando era chico; está inclinada en un ángulo de 30º y llena de agua hasta la mitad y está repleta de algas y bichos marinos. Y la tercera parte es cuando abre la puerta de su ropero. Es un acuario gigante lleno de cadáveres flotando. Los mundos de Jason y Freddy son ambientes de pesadillas. Son nuestra firma visual en la película.”
A Willet le gusta en particular la caldera que es un símbolo del infierno de Freddy. Willet eligió una caldera enorme de verdad y le agregó toneladas de cables y alambres y toda clase de instrumentos mecánicos y eléctricos para que se viera una atmósfera muy desordenada y alocada. Hizo el modelo del set según una ciudad China que ya no existe y que se llamaba Kowloon, que se desarrolló a través de los años sin tener en cuenta ningún código de construcción. “Los cables y los elementos eléctricos estaban colgados en las paredes,” describe Willet. “Y continuaba en las salas y en los dormitorios. Era bastante original.”
Para las secuencias en el mundo real, Willet encontró las locaciones más interesantes en Camp Crystal Lake. “Cuando la vemos por primera vez es en 1950 cuando recién era construida,” dice Willet. “Está muy limpia, brillante, hermosa en verdad. Luego, la próxima vez que la vemos, ha estado abandonada durante 50 años por eso está destruida. Luego, cuando la vemos por última vez, es después de la explosión apocalíptica sobre el final de la película, y se ve igual que la escena de Dieppe en World War I, volcanes, fuegos y cráteres con tierra negra.”
Lo que los fanáticos pueden encontrar como algo fantástico, sin embargo, son las increíbles escenas de riesgo desplegadas durante las batallas, especialmente cuando llegan al lugar de Freddy. Como lo describe el coordinador de tomas de riesgo Monty L. Simon, mientras que las escenas de riesgo en la “realidad” eran más brutales, “en el mundo de sueños ellos vuelan, chocan contra una pared y destrozan dos pisos de un edificio, luego se paran y siguen con el uno contra el otro. Como no están limitados por la realidad, pueden levantarse y seguir peleando después de haber realizado una acción de las más horrorosas que jamás hemos hecho.”
A Robert Englund le encantó interpretar a este Freddy exagerado. “Freddy es casi mágico en el mundo de los sueños,” dice Englund. “Las tomas de riesgo son maravillosas y las más grandes que he visto. Me gustaría decir que yo hice todas las escenas de riesgo pero ya estoy viejo. Tuve un dobIe de riesgo grandioso que me hizo quedar genial. Yo hice algo en el agua y algo de las peleas, pero cuando ves a Freddy volando por los aires y atravesando una pared o volando por el cielo y aterrizando en el lago Crystal Lake que se encuentra incendiado, créanme, ese no soy yo. Nunca podría hacer esas escenas.”
Ken Kirzinger, quien interpreta a Jason, por otro lado, pudo hacerlo y lo hizo. Kirzinger ha sido un doble de riesgo durante décadas, y eso fue una gran bendición. “Yo vi todas las películas anteriores de Nightmare on Elm Streets de Friday the 13ths a través de los años,” dice Kirzinger. “Soy un gran fan del género horror, siempre me gustó la ciencia ficción. Por eso, para mí, todo esto fue un tiempo de recreo. Fue un buen cambio, porque el trabajo de doble es muy serio, pero actuar de Jason fue simplemente diversión. Lo disfruté inmensamente.”
Llamado “el espíritu de la película” por uno de los miembros del elenco, Ronny Yu ha unido a Freddy y a Jason en una manera que eleva a otro nivel a ambas franquicias. “Ronny Yu ha realizado una película de terror intensa, que rebalsa de estilo, acción y miedo,” dice el guionista Damian Shannon. “Creo que es seguro decir que el público nunca vio algo como esto,” dice Swift.
Robert Englund está de acuerdo completamente, creyendo que “el público tiene mucho por lo que estar expectante. No sólo los dos íconos de horror, sino también esta grandiosa visión de un director que ama trabajar en este mundo. Esto no es sólo una tarea para él. Es lo que hace de Freddy vs. Jason una verdadera película para ver, para tener, para llenarte de palomitas de maíz y disfrutar una y otra vez.”


SOBRE EL ELENCO

  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Freddy vs. Jason iconDe jason S. Jowett 13/03/2016

Freddy vs. Jason iconEn primer lugar, le doy las gracias a mi amigo y editor Jason

Freddy vs. Jason iconEn primer lugar, le doy las gracias a mi amigo y editor Jason

Freddy vs. Jason iconYucatan: Embestida contra radios indígenas Freddy Espadas Sosa

Freddy vs. Jason iconFreddy Quezada "Tres fuentes y tres partes integrantes del postmodernismo"

Freddy vs. Jason iconEnzo Merino, Oscar Segovia, Julio C. Peralta, Isabel Ribeiro, Celso...

Freddy vs. Jason iconEnzo Merino, Oscar Segovia, Julio C. Peralta, Isabel Ribeiro, Celso...

Freddy vs. Jason iconSinopsis amanda, Natalia, Rebeca y Camila son cuatro diferentes pero...






© 2015
contactos
l.exam-10.com