Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN






descargar 19.73 Kb.
títuloCorrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN
fecha de publicación30.07.2016
tamaño19.73 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos


CORRIENTES Y ESMERALDA” Y LA TEORÍA DE LA TRADUCCIÓN

CORRIENTES Y ESMERALDA

(letra de Celedonio Flores, música de Francisco Pracánico)
Amainaron guapos junto a tus ochavas

cuando un elegante los calzó de cross

y te dieron dique las patotas bravas

allá por el año novecientos dos.
Esquina porteña, vos hiciste escuela

en una melange de caña y gin fizz,

pase inglés y monte, bacará y quiniela,

curdelas de caña y locas de pris.
El Odeón se manda la Real Academia,

rebotando tangos el Royal Pigalle,

y se juega el resto la doliente anemia

que espera el tranvía para su arrabal.
De Esmeralda al norte, pa’l lau de Retiro,

Montparnasse se viene al caer la oración:

Es la francesita que se manda el yiro

gambeteando el lente que tira el botón.
Te glosó en poemas Carlos de la Púa

y Pascual Contursi fue tu amigo fiel.

En tu esquina criolla cualquier cacatúa

sueña con la prestancia de Carlos Gardel.
Esquina porteña, este milonguero

te ofrece su afecto más hondo y cordial,

te promete el verso más rante y fulero

para hacerte el tango que te haga inmortal.

Este es, precisamente, ese tango. ¿Pero quiénes entendemos ese “castellano” ahora? Yo, porteño recalcitrante que me considero ducho en lunfardo y ando inaugurando mi séptima década, he tenido que ir a manguearle al mataburros “pris” “lente” y, por si putas pudiere, “rante” (es, en efecto, apócope de “atorrante”). ¿Y ustedes, purretes? ¿Y ustedes, pajueranos nacionales y extraídem?

Para que el nuevo interlocutor entienda lo que dice este tango, hace falta un mediador. Mediador, por cierto, interlingüe, que el problema inicial es de código lingüístico no compartido (cuestiones de diacronía y desparramo geográfico y cultural), por mucho que creamos ingenuamente que es el “mismo” que encierra el DRAE y que se habla de Tierra del Fuego a los barrios puoertorriqueños de Nueva York o la Puerta del Sol.

Traduzcamos:

Amainaron valentones junto a tus ochavas cuando un elegante les propinó un puñetazo cruzado y te dieron lustre las patotas bravas allá por el año novecientos dos.

Esquina porteña, vos hiciste escuela en una mezcla de caña y ginebra efervescente, pase inglés y monte, bacará y quiniela, borracheras de caña y (¿dopajes por inhalación?).

El Odeón pone en escena la Real Academia, rebotando tangos el Royal Pigalle. Y se juega todo el dinero que le queda la doliente anemia que espera el tranvía para su arrabal.

De Esmeralda al norte, para el lado de Retiro, Montparnasse se viene al caer la hora de la oración: Es la francesita que se busca clientes esquivando la mirada que le lanza el policía.

Te glosó en poemas Carlos de la Púa y Pascual Contursi fue tu amigo fiel. En tu esquina criolla cualquier cacatúa sueña con la prestancia de Carlos Gardel.

Esquina porteña, este aficionado al baile y la farándula Te ofrece su afecto más hondo y cordial. Te promete el verso más desaliñado y feo para hacerte el tango que te haga inmortal.

Bien. Con esta sustitución de las voces lunfardas por las estándar (lo podemos hacer leyendo el glosario que viene al final de las típicas colecciones de letras de tango), ya podemos entender todos “lo que dice” el original. Solo que no del todo, porque el original dice partiendo de la base que sus interlocutores activarán determinado paquete hermenéutico, es decir, que sabrán quién fue aquel “elegante” y cómo hizo para voltear valentones a puñetazo cruzado. Hace falta saber qué tipo de bebida son la caña y el gin fizz y, sobre todo, quiénes las bebían allá por el año novecientos dos, etc.

Va, pues, la exégesis hermenéutica (enciclopédica, que no lingüística).

Corrientes y Esmeralda era (y, por tradición sigue representando, aunque ya poco pasa en ella) el símbolo de la city farandulera del Buenos Aires de principios de siglo, especie de Broadway austral. Raúl Scalabrini Ortiz (ex Canning), en su “El hombre que está solo y espera” habla del emblemático “hombre de Corrientes y Esmeralda”, arquetipo del porteño. Tras el ensanche de Corrientes en los años 30 (ocasión en que desapareció el bulo sito en el número 348, porque los edificios que voltearon fueron los de la orilla sur), Esmeralda pierde gran parte de su chiqué.

El “elegante” era Jorge Newbery, un retoño de la gran oligarquía, que por esa época introdujo el boxeo (y la aviación) en la Argentina. Las patotas bravas eran las de los jóvenes bohemios de la época. La caña era (y es) una bebida humilde, propia de los trabajadores, mientras que el gin fizz, con su prosapia anglosajona, era cosa de acomodados y cosmopolitas.

Pase inglés y bacará (oh, England! y o, la France !) eran juegos de ricos, el monte y la quiniela de proletas. Las borracheras de caña eran el jai de los pobres e, hipotetizo, las locas de pris (¿por prise?) serían el high de los cajetillas. El Odeón era un teatro de ricos, el Royall Pigalle un cabaret. Mientras los pobres se gastan el último centavo para tomar el tranvía (¡nada de taxi!) que los lleva a su arrabal, o sea, a los barrios pobres y más alejados.

Al norte de Esmeralda quedan el barrio del Retiro, y de camino, ultra la calle Florida, Reconquista y 25 de Mayo, con su mazorca de prostíbulos y cantinas para marineros. De allí llega la puta francesa recién venida de Marsella (las mafias marsellesa y judía polaca regían y se disputaban la trata de blancas con materiales de importación). La mina se busca la vida esquivando la mirada de soslayo que le manda el policía que, suponemos a cambio de algún favorcito o por solidaridad, la percibe pero se hace el otario.

Carlos de la Púa fue un poeta lunfardo, autor de “La crencha engrasada” (crencha igual crin) y Pascual Contursi el primer gran letrista de tangos, autor del primero “dramático”: “Mi noche triste” (“Percanta que me amuraste…”), que antes eran todos prostibularios.

El inmortal Celedonio Flores (“Mano a mano”, “El bulín de la calle Ayacucho”, “Viejo smoking”), parrandero por antonomasia, le promete un verso bien bien popular, ¡y vaya si cumple!

Hay más. Es constante el pingpong entre el Buenos Aires elegante, el bohemio y el proletario: guapos vs Jorge Newbery vs patotas bravas; caña y gin fizz; borrachera barata y biabas de heroína; pase inglés y bacará vs monte y quiniela; los despreocupados faranduleros que empiezan la velada en el teatro o el cabaret y los trabajadores que se vuelven a sus covachas. Al caer la noche, la zona roja sube al barrio elegante, con la francesita tratando de abrirle las piernas a algún ricachón y mentirle que le gusta. Esquina quintaesencial, donde convergen lo que Scalabrini Ortiz llamaba con inusitado tino el país “formal” y el país “real” (nos, los traductores y demás criaturas de laintellgentsia, pertenecemos al formal, los cartoneros al real), y unos y otros sueñan con el arquetipo inalcanzable, ese gaucho de chiripá y reo de saquito de cagar parado y lengue torcido y niño bien de smoking reluciente: Carlos Gardel.

Todo un mundo (o dos, o tres) en unos pocos versos. Un porteño que sepa estas cosas lo ve clarito, con sus limusinas lustrosas, sus tranvías descalabrados, sus marquesinas de bombillos, el policía con su casco como de bobby inglés. Solo alguien que sepa, como sabemos ahora que las he explicado, estas cosas podemos entender bien el qué. Y solo un porteño dendeveras, rápido de piropo, chascarrillo, puteada y lágrima, y conocedor del pasado, puede entenderlo parecido a como Cele quería que lo entendieran. Pero el cómo original se nos ha escapado para siempre.

Bien. Pero, ¿y la teoría de la traducción? Viene ahora. Arriba tenemos el tango traducido a una lengua que todos entendemos. ¿Sirve? Sí, para entender la parte explícita del qué, el sentido intendido directo. Pero el indirecto requiere poder efectuar todas las metarrepresentaciones explicitadas más arriba. Cómo traducir este tango al castellano corriente y estándar (¡no hablemos del inglés o del chino!) para que sirva como poesía porteña. Fácil: es imposible. Porque la traducción que diga lo que dice el original jamás podrá, por sí sola, lograr la simbiosis entre cabeza, riñón y cuore que presupone eso: cierto tipo de cabeza, cierto tipo de riñón y cierto tipo de cuore. La culpa no es de Cele, sino de la diáspora lingüística, cultural y geográfica de la especie.

Lástima. Pero, ¡Tenga mano, tallador! ¿Qué lector inglés o chino (o puertorriqueño o andaluz) necesitaría tal traducción? ¿Cuáles serían sus fines metacomunicativos? ¿En qué mundo posible querría alguien, Secretaría de Cultura de la Ciudad, traductor, director de cine o simple lector, esa traducción?

Es la miseria y el esplendor de que hablaba Ortega, pero no como él creía, sino de otra forma: la traducción (sobre todo de la poesía), volver a decir en otro idioma lo dicho, todo lo dicho, nada más que lo dicho, como ha sido dicho y, de ñapa, que afecte al nuevo interlocutor como lo dicho afectaba al original suele ser tan imposible como innecesario.

Estrambote inusitado: He usado como fuente el “El tango. Ayer y Hoy”, de la colección Cancionero, Casa de las Américas, La Habana 1984.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconCorrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconCorrientes y esmeralda”

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconInterpretación y traducción. Comentario a “Teorías del significado...

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconInvestigación de campo en san lorenzo y borbon provincia de esmeralda

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconInstituto Tecnológico y de Estudios Superiores Monterrey Campus Estado...

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconLa teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía....
«teoría del conocimiento» con otros términos como «epistemología», &c. Aquí nos limitaremos a exponer brevemente los problemas fundamentales...

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconLicenciatura en Artes Plásticas y Visuales, Escuela Nacional de Pintura,...

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconLa actividad del amado Hilarión está inspirada a través del fuego sagrado verde esmeralda de la

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconCorrientes, Autores

Corrientes y esmeralda” y la teoría de la traduccióN iconCorrientes actuales de la e. F






© 2015
contactos
l.exam-10.com