Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican






descargar 0.55 Mb.
títuloCompañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican
página5/6
fecha de publicación13.06.2015
tamaño0.55 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6
: ¿Pero qué se cree este carajito?... Venga... (Se vuelve suave) Nadie va a pegarle al nené de la casa... (Lo conduce al cubo y hace que Marcelo se acueste sobre sus rodillas) Así, ponga su traserito... Entonces. ¿No te gusta el Corn Flakes?


Carlos toma un guante de boxeo y lo calza en una mano.
Marcelo: No.

Carlos: ¿Y rechazas todos sus minerales, vitaminas y estroncios?

Marcelo: ¡Sí!

Carlos: ¿Los rechazas?

Marcelo: ¡Sí!...

Carlos: (Golpea) ¡Toma! ¡Toma! ¡Toma!

Marcelo: ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!..


Marcelo se queja y derrumba mientras es golpeado.
Carlos: (Con entusiasmo) ¡Lo hiciste, Marcelo! ¡Lo hiciste!

Marcelo: (Exhausto) Sí, lo hice...

Carlos: ¡Hay que decírselo a los niños! ¡A todos los niños! No tienen por qué soportar las sopas en sobre, las salchichas...


Carlos se dirige al fondo. Desaparece entre los trastos. Música infantil.
Marcelo: ¡Las mermeladas! ¡El germen de trigo! (Exasperado) ¡La Cocacola! ¡Los pañales! ¡Déjame ir! ¡Quiero estar de nuevo con mi familia! ¡Con mi gente! ¡Quiero ver a mi hija, la pequeña!... ¡Quiero estar con ellos!...


Asoma Carlos sin el traje de mujer.
Carlos: Y con los otros.
Marcelo: ¿Otros? ¿Qué otros?
Carlos: Dijiste que eras un testaferro.
Marcelo: (Tratando de calmarse) Testaferro es... una... fea palabra.
Carlos: ¿Cuál prefieres?
Marcelo: Alto ejecutivo... Presidente.
Carlos: ¿Quiénes son los otros?
Marcelo: (Una vez más, intentando ser lógico) Somos una especie de sucursal. ¿Entiendes?
Carlos: No mucho.
Marcelo: Nos procuran la tecnología, patentes, programas y nosotros les enviamos los cheques.
Carlos: ¿Cheques?
Marcelo: Transferencias en pago a sus servicios a través del Banco Nacional.
Carlos: ¿Banco Nacional?
Marcelo: Ajá.
Carlos: No te creo.
Marcelo: Es el Banco Nacional. ¡Yo mismo firmo las transferencias!


Carlos busca en sus bolsillos. Saca una libreta de ahorros y la muestra.
Carlos: ¿Ves? Banco Unido. Yo ahorro en el Banco Unido.
Marcelo: No es muy buen banco que se diga.
Carlos: ¿No?
Marcelo: Tiene pésimos servicios y sus gerentes son unos ladrones.
Carlos: (Incrédulo) ¡Pero en tu estación dicen que es lo mejor de lo mejor!
Marcelo: (Notando que pisa terreno peligroso) Bueno, sí... lo digo en algunos... algunos aspectos. ¡En otros es excelente!
Carlos: En el comercial explican que el dinero está custodiado por miles de perros. Mastines de grandes colmillos. Muestran guardias robustos y alarmas electrónicas. Que puedo dormir tranquilo mientras mis ahorros ganan los mejores intereses... ¡Y vienes a decirme que usas el Banco Nacional para una cosa tan seria como una transferencia!

Marcelo: ¡Te juro que lo usamos únicamente en ese tipo de operaciones! De resto, todas nuestras actividades bancarias las cubre el Banco Unido.
Carlos: (Pausa corta) Me estás engañando.
Marcelo: Soy sincero, Carlos. ¡Lo juro!
Carlos: ¿Y las transferencias? ¡Las transferencias!... Me parece una falta de seriedad.
Marcelo: Tienes razón, no es honesto. A la primera oportunidad corregiré esa falla.
Carlos: ¡Tienen que hacerlo! ¡Es que tienen que hacerlo!... Ustedes son... ¿Cómo decirlo?... ¡Lo máximo!... Lo único en que se puede creer...
Marcelo: Bueno, no tanto...
Carlos: Lo que se cree desde niño... El... El todo... Y está muy mal que salgan con trampas. Yo nunca supe que Jesucristo engañara a mi padre, por lo menos tan sangrientamente...
Marcelo: ¿Jesucristo?
Carlos: Sí. ¿Lo conoces?
Marcelo: Bueno, sí...
Carlos: El viejo creía en Jesucristo. Y en los santos. Y vírgenes. Las imágenes esas que están en las ... (Intenta recordar) ... las iglesias. Ajá. Las iglesias. ¿Las has visto?
Marcelo: Sí.
Carlos: Que son como museos. Él me llevaba. Y hacían un sacrificio donde se comían a un tipo. Algo canibalesco, pero que no se veía. El actor se emborrachaba con vino para pasar el mal rato. Y un montón de viejas reprimidas rezaba y rezaba. (Ríe incrédulo) El viejo mío decía que las imágenes esas fijas, la de los santos, le daban felicidad. Paz... Que lo ayudaban en sus necesidades, decía... Bueno, allá él con sus ideas... sus brujerías... ¿No te parece?
Marcelo: Cada quien con sus creencias.

Carlos: Eso. Cada quien con su canal, como quien dice. (Pausa corta) Los santos no son como las modelos de la pantalla. Y los paisajes. (Se sitúa cerca de Marcelo) Compara tú, por ejemplo, a la Virgen de Guadalupe ofreciéndote satisfacciones en la vida. (Señala frente a él un cierto lugar destinado a la Virgen de Guadalupe) Con la rubia Mariluz García... (Le otorga un lugar paralelo a la Virgen) ... Ofreciéndote lo mismo, pero con una Cocacola en la mano... ¿Cuál prefieres?
Marcelo: (Medita rabiosamente. Indica el espacio de la modelo) A Mariluz...
Carlos: ¡A la Cocacola! ¡Y la Virgen de Guadalupe al carajo con sus angelitos! (Pausa corta. Marcelo se levanta y se retira con un poco de frío en el alma) ¿Entiendes lo que quiero decir?
Marcelo: Intento. Hago todo lo posible.
Carlos: (Pausa corta) Tú lo que tienes es miedo.
Marcelo: ¿Yo?
Carlos: ¡Me tienes miedo y a todo dices que sí! ¡Eres incapaz de adoptar una miserable actitud sincera! ... ¡Se trata de fe!... ¿Sabes lo que es eso? ¡Fe!
Marcelo: La fe mueve montañas.
Carlos: ¿Qué coño de mover montañas? ¡Estás hablando igual que mi viejo! ¿Para qué necesitas mover una montaña? ¿Es fe tirarse varias toneladas de piedra encima? ¡No! (Explicativo) Eso era antes, cuando no existía la televisión. Y el cura tenía que imaginar recursos fantásticos. Y te hablaba de Moisés y los Diez Mandamientos con una voz del carajo, desde el púlpito...
Marcelo: ¿Te estás burlando de mí?
Carlos: ¡De ninguna manera, Marcelo! Dime: ¿Cuál es el cura que se atreve hoy en día a hablar de Moisés y los Diez Mandamientos después que Cecil B. de Mille dirigió ese episodio bíblico en su monumental superproducción? ¡Interpretando Charlton Heston el papel de Moisés!... Dime. ¿Cuál?
Marcelo: Son cosas distintas.
Carlos: ¡Ninguno! ¡Todos están jodidos! ¡Jodidos!
Marcelo: La religión trata del alma, de la vida eterna. La televisión es una empresa comercial.
Carlos: ¿Y qué?
Marcelo: (Agotado) Casi haces ver como si la televisión fuera una especie... una especie de... Dios.
Carlos: (Lento) ¿Y... y no lo es?
Marcelo: ¡No! ¡No lo es!
Carlos: (Corriendo a foro) ¡Hereje!
Marcelo: ¡No lo es!
Carlos: ¡Hereje! ¡Hereje!
Marcelo: ¡Todo es propaganda! ¡Ficción! ¡Dinero que se invierte!
Carlos: (Surge de foro y se enfrenta a Marcelo con una antena de televisión en las manos) ¡Hereje!
Marcelo: ¡Productos que quieren aumentar sus ventas!


Carlos usa la antena a manera de símbolo religioso, tal como haría un sacerdote cristiano con la cruz, enfrentando un vampiro.
Carlos: ¡Di creo!
Marcelo: ¡No!


Carlos hace que Marcelo tome la antena y se arrodille.
Carlos: ¡Di creo!
Marcelo: ¡Creo! ¡Creo! ¡Creo!
Carlos: (En actitud exaltada) Creo en las compotas Gerber, las únicas capaces de mantenerme con vida y feliz...
Marcelo: ¡Creo!
Carlos: ¡Creo en el talco Ammen y el aceite Mennem!
Marcelo: ¡Creo!

Carlos: ¡En la Cocacola, presente en los acontecimientos más importantes de mi vida!
Marcelo: ¡Creo!
Carlos: ¡En la diestra del Banco Unido!
Marcelo: ¡Creo!
Carlos: ¡Y en la vida perdurable de la fórmula 33 con extronol!
Marcelo: ¡Creo!
Carlos: ¡En todo! ¡Creo en todo!
Marcelo: (Derrumbándose) ¡No puedes! ¡No puedes!
Carlos: (Suave. Casi místico) Y no soy el único. Todo el mundo cree. Todo el mundo se sienta noche tras noche frente al televisor para creer. ¡Sí, para creer!... (Se escucha música) Y se escucha una musiquita del Renacimiento. Aparece una camioneta Cherokee entre la Floresta, como un tigre iluminando la noche. Y en la camioneta Cherokee la mujer que quisieras tener. Y para las mujeres, el hombre que quisieran tener. Vestidos de etiqueta... Van al casino, a la cena de gala, al chalet en la montaña. Y la camioneta se mueve como una centella. Y enciende sus faros sobre el mar, entre los árboles... ¡Y crees, carajo! ¡Crees!
Marcelo se levanta incrédulo, con la antena sobre su hombro. Escucha a Carlos. Agotado, con un profundo terror interior. Carlos ha caído de rodillas.
Carlos: ¡Y te importa una mierda amar a tu prójimo como a ti mismo!... Lo único que quieres en esta vida es la dorada, cromada y brillante camioneta Cherokee y la mujer de tus sueños que lleva dentro, retorciéndose sobre la tapicería de vinil... Y está más a la mano que la vida eterna de la que hablaba mi viejo...


Gira y ve a Marcelo que se ha acercado. Se levanta lentamente y se aproxima a Marcelo.
Carlos: Vamos a seguir, Marcelo...


Carlos se retira a las estructuras del fondo.

Marcelo: (Camina a un lateral donde ubica la antena de televisión) ... Seguir... Seguir... ¿Adónde piensas llevarme?... ¿Se te olvidó que esto es un secuestro? ¡Un maldito secuestro! ¡Eso debía ser!... Separémonos... Tú te encuentras destruido igual que yo... ¡Con esta locura afincándose más y más en mi cabeza!... ¡Separémonos!


Carlos surge con vestimenta brillante de animador de televisión. En sus manos una braga obrera y un cuello de payaso que arroja a Marcelo.
Carlos: Ponte todo eso ...
Marcelo: Separémonos ...
Carlos: Tenemos que arreglar muchas cosas en el programa “Matrimonio en las Estrellas”.
Marcelo: ¡Me importa un carajo “Matrimonio en las Estrellas”!
Carlos: ¿No?... ¿No te parece... un buen programa?
Marcelo: Sí... lo es. Sesenta y cinco por ciento de sintonía...
Carlos: Es mi programa favorito... pero... cometieron una injusticia tremenda.
Marcelo: ¿Injusticia?
Carlos: ¿Recuerdas el mes pasado cuando Rigoberto Rodríguez estuvo a punto de ganar?
Marcelo: No. No recuerdo.
Carlos: (Pausa corta) Bromeas...
Marcelo: ¡Me ocupo de los grandes detalles! ¡Las interioridades de los programas no tienen nada que ver conmigo!
Carlos: ¡Lograron los más altos ratings! ¡El aceite “Cabrán” se vendió como agua de la eterna juventud!
Marcelo: ¡Son muchos programas!...
Carlos: ¡Te tienes que acordar de éste!
Marcelo: ¡Está bien, recuerdo! ¡Recuerdo! ¡Recuerdo!

Carlos: (Pausa corta) ¿Conoces la mecánica del programa?
Marcelo: Algo así como... como una escalada de premios.
Carlos: (Adoptando rol de animador) ¡Correcto! ¡Las pruebas son cada vez más difíciles! ¡Si logras superar la última, el premio consiste en un apartamento amoblado y una luna de miel en Italia con todos los gastos pagos! ¡La locura! (Pausa corta. Como Carlos, a Marcelo) Bueno, Rigoberto ganó ese apartamento y ese viaje y ustedes se lo estafaron...


Marcelo viste la braga obrera y el cuello de payaso.
Marcelo: ¡Siempre procuramos cumplir con nuestros compromisos!
Carlos: ¡Éste no lo cumplieron!
Marcelo: ¡Te equivocas! ¡Si hay algo en lo que no nos detenemos es en el dinero!
Carlos: (Muestra su reloj) Mira, un cronómetro de los que fueron a la luna con los astronautas norteamericanos. Medí el tiempo de la prueba final. Le robaron cinco segundos...
Marcelo: ¡No lo creo!
Carlos: ¡Tocaron la alarma cinco segundos antes! (Pausa corta) Le regalaron una nevera y cien mil bolívares. Todo el mundo salió contento, incluso el mismo Rigoberto y su novia Carmencita. El único contra el suelo era yo. Llamé a la planta para reclamar la infamia que estaban cometiendo y me gritaron que estaba loco. ¡Sí, que estaba loco! ¡Y que me fuera a lavar el culo con “Mistolín” que al sucio le pone fin!
Marcelo: ¡No tengo nada que ver con eso!


Carlos, micrófono en mano. Se deja oír la «Marcha nupcial
Carlos: (Enfrentándose a un supuesto auditorio, a unas silenciosas cámaras) ¡Señoras y señores! ¡De nuevo con ustedes el sensacional programa “Matrimonio en las Estrellas”! (Pausa corta) ¡Esta noche con nuestro concursante de la semana! ... (Indica a Marcelo) ¡Rigoberto Rodríguez!


Marcelo se muestra desconcertado. Mira a todos lados, con cierto temor. Lo asusta la gente. El enfoque de las cámaras.
Carlos: Es tímido ante las cámaras... (Se acerca a Rigoberto y tomándolo del brazo lo conduce al centro) Pórtate bien. ..
Marcelo: (Por lo bajo) Estás desajustado. Necesitas un psiquiatra.
Carlos: (Por lo bajo) Sonríe, que las cámaras te enfocan, Rigoberto...
Marcelo: (Sonríe y por lo bajo) Yo te pago el tratamiento, así dure cien años...
Carlos: (Muestra a Marcelo) ¡Aquí lo tenemos! Como pueden apreciar es un muchacho bastante fuerte. Casi estoy seguro que logrará el apartamento amoblado y el viaje a Roma con todos los gastos pagos ... (Palmea a Marcelo) ¿Cómo te sientes?
Marcelo: ¡No me golpees tan fuerte!
Carlos: Es un cariño que acostumbramos aquí en la estación. ¿Cómo te sientes?
Marcelo: Bien, bien...
Carlos: ¿Emocionado?
Marcelo
1   2   3   4   5   6

similar:

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconGuión, escenario, montaje sonoro, coreografía y montaje de iluminación....

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconCiudad de méxico, México, Ene. 14, 2005. El grupo Intocable se lanza...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconLa compañía italiana tpo despide hoy la programación de los Ciclos...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconLa compañía italiana tpo despide el viernes la programación de los...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconAlex Dorfsman 1977, Ciudad de México. Vive y trabaja en la Ciudad...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconMéxico), Ricardo salgado (México), Cuarteto chicuacemecatl (México),...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican icon2003,© D. R., Universidad Nacional Autónoma de México, dgsca, Coordinación...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconMéxico, Ciudad de México (1914-1998)

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconValle de Bravo se localiza a 67 Km al este de Toluca, capital del...

Compañía de Comedias Populares. Ciudad de México. México. (1982) Montaje en el Grupo Rafael Briceño. Mérida. Venezuela. (1986) Montaje en el Portorican iconJuana Inés de Asbaje y Ramírez; San Miguel de Nepantla, actual México,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com