La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo






descargar 15.6 Kb.
títuloLa oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo
fecha de publicación13.06.2015
tamaño15.6 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos

LA ONIOMANÍA, SÍNDROME DEL COMPRADOR COMPULSIVO

http://planocreativo.wordpress.com/


Resulta muy difícil reconocer que nos gusta mucho ir de compras, una “terapia” que puede servirnos en un momento dado para olvidar los problemas cotidianos. Sin embargo cuando se convierte en un acto difícil de controlar se convierte en un trastorno psicológico tan grave como la ludopatía.

¿Cómo, y a quién, suele afectar este síndrome que genera esa enorme dependencia?

El síndrome del comprador compulsivo afecta a hombres y mujeres. Su perfil suele ser entre 30 y 40 años, con baja autoestima, falta de autocontrol, inseguridad, propensión a la fantasía, sensación de soledad o vacío espiritual. Además, suelen padecer otros trastornos como ansiedad y depresión.

Ir de compras puede provocar gran placer en el momento, pero después viene el arrepentimiento de haber adquirido cosas inútiles, y de ahí la depresión y la ansiedad, lo que lleva de nuevo a las tiendas como forma de evasión. Así se entra en un círculo vicioso del cual es muy difícil salir sin ayuda.

¿Cuál es la diferencia fundamental entre un comprador normal y uno compulsivo?

Mientras que el primero siente satisfacción de haber adquirido algo que deseaba, pero puede controlar lo que gasta, el segundo obtiene un placer desmedido en el momento de hacer sus compras, similar al que produce la droga, además de perder el control de sus actos.

¿Se conocen las causas de esta adicción?

Aunque la causa que provoca la adicción a las compras se desconoce, los especialistas en este tipo de trastornos afirman que es una mezcla de causas biológicas y sociales.

La falta de control sobre los impulsos, provocada por las anomalías cerebrales relacionadas con la función de la serotonina (un neurotransmisor).

¿Puede añadir alguna causa social?

Esta patología tiene como desencadenante principal el tipo de sociedad consumista en la que vivimos, donde el ir de compras se convierte en una actividad de ocio más que en una necesidad.

Los psicólogos argumentan que la publicidad muestra a un individuo cuyo poder se mide por la cantidad y la calidad de bienes que tiene. Ante esto las personas con una personalidad poco desarrollada recurren a las compras para saciar una cuota de poder que la sociedad no les dio de forma natural.

¿Se podría hacer una lectura simbólica del acto de comprar?

Comprando es necesidad, intercambio, asimilación, acumulación y eliminación. Es un proceso que simboliza algo primario como es la alimentación y la respiración.

¿Qué mirada psicogenealógica admite la oniomanía?

Un síntoma, un comportamiento compulsivo, una falta de control de impulsos puede tener una raíz psicogenealógica. La base de cualquier comportamiento maníaco es la compensación de una carencia.

Una compulsión al acto del intercambio con el vendedor, nos puede hablar una fijación la carencia de intercambio afectivo o de atención general del niño. La figura de apego se desplaza al vendedor al que busca y busca de manera compulsiva. El corte emocional se produciría en la relación paterno filial.

Una acumulación exagerada de productos que no se necesitan, nos puede hablar de:

-Ideas locas procedentes de los bisabuelos, por ejemplo: “reserva ahora para las vacas flacas”, “quién más tiene, más vale”.

-Competencia fraternal: “yo tengo más que tú”.

-Si de pequeños, nuestros padres hicieron relacionar el estrenar ropa con la renovación (temporada, estaciones…), cuando nuestra vida pida a gritos una renovación, inconscientemente correremos a comprar prendas que estrenar. Y si las resistencias impiden una renovación verdadera, repetiremos compulsivamente el ritual vacío del estreno.

-Fijación por un producto en especial que simboliza de lo que se carece. Como pasa en el coleccionismo, si las prendas de lana simbolizan a la madre, compraré sin parar jerseys, bufandas, calcetines y medias que me den el calor que eché en falta en la infancia. Si las enciclopedias simbolizan el ego intelectual y nos hicieron identificarnos con él, acumularemos tomos y tomos de la Espasa sin abrir el plástico que los envuelve.

Etc.

¿Qué consecuencias tiene la oniomanía?

Los adictos a las compras están inmersos en un mundo irreal, pues olvidan las consecuencias de su acción. No les importa sacrificar sus necesidades básicas y mucho menos las de las demás. Esto provoca situaciones de enfrentamiento con familiares, deudas, ruina económica, ansiedad, depresiones y un largo etc.

¿Cómo podemos superar esta adicción?

Es muy difícil salir de esta adición por cuenta propia, al igual que ocurre con el alcoholismo, la ludopatía o la drogadicción. Pero si estas últimas son fáciles de detectar, muy pocas personas acuden a una consulta para tratar un problema de compras compulsivas, ya que la mayoría de las veces lo consideran una conducta normal o temporal.

Admitir el problema supone un gran paso. A partir de aquí deberá acudir a un psicólogo que le ayude a superarlo. No hay un tratamiento específico, dependerá del grado de adición que tenga.

¿Puede ofrecer un enfoque sano de las compras?

Disfrute de un día de compras, siempre y cuando no descontrole. Pero si tiene cadencia a convertirse en un comprador compulsivo, le ofrecemos una serie de consejos para que no acabe con su economía familiar.

Prepare una lista previa, así evitará comprar aquello que no necesita o repetir artículos. Fíjese una cantidad a gastar, para no pasarse del presupuesto. Evite comprar en estados de depresión ya que será más difícil controlarse. No se deje llevar por la publicidad. Vaya al grano y no mire más de lo que va a comprar, si no acabara picando en algo que no esperaba. Olvídese de las ofertas que no necesita realmente.

Si cuando revise su compra en casa y comprueba que ha adquirido únicamente los productos que tenía previsto… ¡enhorabuena!, ha logrado sortear el peligro de las compras compulsivas. Su cuenta bancaria se lo agradecerá.

¿Algún acto psicomágico para tratar la oniomanía?

Una mujer de 40 años compraba compulsivamente bolsos, abrigos, cinturones y zapatos de firma. Tenían en común el alto precio y la fabricación en piel. Llegó a llenar el vestidor de su apartamento, más dos armarios más instalados en el salón. A veces tenía regalar o devolver algunos de estos productos porque era imposible que cupieran en el espacio disponible.

Analizando su árbol genealógico pudimos ver que su madre quedó huérfana nada más nacer. Su abuela no tuvo tampoco madre y en ella se prohibió la maternidad. Su padre, viudo y amargado nunca la tocó, por miedo a la pilsión sexual incestuosa, y murió siendo ella adolescente. Conoció el contacto con la piel a través del mercado peletero y como era algo tan preciado para ella, cuanto más caro valiese el producto más afinaba en el simbolismo que tenía interiorizado.

Le propusimos que llenase una camioneta con todos los productos acumulados y pidiera a dos amigos, hombre y mujer que la acompañaran a un descampado alejado de la ciudad. Ella conduciría el vehículo hasta el lugar señalado y juntos amontonarían el cargamento en forma de pirámide. El hombre se pondría una máscara de su padre y la mujer de su madre. Ella, desnuda y tendida sobre una colchoneta, sería masajeada por estos padres simbólicos mientras ardía esa montaña de piel.

De las cenizas resultantes de la fogata, guardaría como una cucharadita muy pequeña: un poco se la tomaría con leche y otro poco con vino, para hacer el efecto contraveneno. El resto la enterraría y plantaría un eucalipto allí mismo.

Durante 21 días, a la misma hora en que solía ir a comprar los productos de piel, compraría 14 botellas pequeñas de agua mineral para regar el eucalipto y después de hacer esto, haría de voluntaria en un centro de niños desamparados, a los que acariciaría y daría todo el amor que a ella le faltó.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconCausas del síndrome

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconSindrome de asperger

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconHistorias Sociales y Conversaciones en forma de Historieta para estudiantes...

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconSindrome de asperger el niño Asperger y su interacción escolar. Licda....

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconPaper La crisis económica de la Unión Europea: ¿Complejo de Saturno...

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconAutogestión comunitaria para el desarrollo psicosocial del corregimiento...

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconLa Perla del Atlántico, La Feliz, Mardel
«Nuestra Señora del Pilar del Volcán» que luego se denominó primeramente «Puerto de la Laguna de los Padres», recibiendo el mencionado...

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconEl pollo (gallus del del Gallus del ) es un tipo de las aves domesticadas...

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconCelebración Eucarística clausura del mes del matrimonio y de la familia...
...

La oniomaníA, SÍndrome del comprador compulsivo iconEl derecho del trabajo ha elevado el valor de la fuerza del trabajo....






© 2015
contactos
l.exam-10.com