Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de






descargar 3.38 Mb.
títuloTe garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de
página1/5
fecha de publicación16.06.2016
tamaño3.38 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5
5

LA REALIDAD MÁGICA Y TU PROSPERIDAD
¡Sí puedes! Todo es posible al que cree. SAN MARCOS 9:23
Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de este libro, es el del replanteamiento de las creencias que se te ha enseñado a considerar como sagradas. Haz por un instante a un lado las creencias según las cuales has actuado a lo largo de toda tu vida e imagina en tu mente invisible qué es lo que te gustaría ver en tu vida. ¿Cuál es tu imagen definitiva de prosperidad para ti? ¿Cuánto dinero, cuánta prosperidad en definitiva desearías realmente tener?

Abre ahora los ojos y ve lo que has creado hasta la fecha. Eso es, tú has creado tu propio cuadro económico

y has actuado precisamente de acuerdo con él. Es ésta en verdad la parte más difícil de entender para la mayoría de la gente. Generalmente, tendemos a culpar a los demás o a algo externo a nosotros por el modo en que se nos presenta nuestra prosperidad o falta de ella.

Y, sin embargo, lo único que necesitas es mirarte para adentro. Puedes tener toda la prosperidad en la que estés dispuesto a creer y que estés dispuesto a crear. San Marcos no nos dice que unas cosas sean posibles y otras imposibles. Nos dice que todo es posible. Ten presente esto al tiempo que te preparas para crear milagros de abundancia en tu vida. Intenta imaginar un estado de posibilidades ilimitadas como algo posible para ti.

James Allen, en el siglo diecinueve, escribió en As a Man Thinketh las siguientes palabras que yo guardé en

mi memoria siendo joven. Las pegué al espejo del cuarto de baño y al salpicadero de mi coche para tenerlas presentes todos los días. Una simple frase que, para mí, lo dice todo: «Las circunstancias no hacen al hombre,

lo revelan». Lee estas palabras una y otra vez hasta haberlas guardado en tu memoria. El mensaje de esta frase es esencial para tu capacidad para sustituir una conciencia de penuria por otra de prosperidad.

Probablemente no estarás de acuerdo así como así con esta idea de que las circunstancias actuales de

nuestra vida revelan quiénes somos. Es más fácil echar la culpa a las circunstancias de la vida, y tenemos la prueba en la pobreza que nos rodea. Nos parece que sería cruel decir que las circunstancias de los pobres revelan quiénes son. A buen seguro, esas personas no han elegido unas circunstancias tan poco deseables.

Sin embargo, este bienintencionado modo de pensar te permite aferrarte a tu conciencia de penuria y

defender tu miseria y tu incapacidad para trascender tus circunstancias existenciales. Es un error creer que no

60
podemos ser compasivos e interes arnos por quienes soportan condiciones miserables al mismo tiempo que nos alentamos a nosotros mismos y alentamos a otros a descubrir cuáles son las creencias que contribuyen a esta situación.

Detente a considerar por un momento los posibles beneficios que aportaría la aplicación de este mensaje para aquellos que viven en las peores circunstancias. Considera luego también toda la gente que ha pasado de una vida de penuria a otra de prosperidad. Cuando examines cuál fue la causa del cambio, verás que incluye sin excepción el mundo invisible de las creencias y las actitudes -

Un presentador de radio me acusó de tener una actitud de caballero andante en relación con los pobres

cuando describí mi filosofía en su programa. Mi argumento consistía en que estar en la miseria es una situación temporal que en un momento u otro aflige casi a todo el mundo, mientras que ser pobre es una actitud, una serie de creencias que se ven reforzadas cuando pasamos a acusar a las circunstancias de la vida de nuestra condición. Una de las llamadas que se recibieron en respuesta a esta conversación radiofónica fue la de un médico que se había criado en una familia con trece hijos, en Jamaica, en total pobreza. No estaba de acuerdo con la posición del presentador, y dijo lo siguiente:
Yo viví en condiciones de miseria toda mi vida. Una pobreza extrema, y hambre. Pero siempre me vi a mí mismo como médico. No podía quitarme esta idea de la cabeza, y le hablaba siempre a mi abuela de mis deseos. Ella nos criaba a todos sin apenas ingresos, y me decía siempre que nunca, en ningún caso, permitiese que la imagen se empañara. Me hablaba de cuánto valor encerraba esa imagen interior, y me decía que si la conservaba siempre, si creía en ella, lo único que tendría que hacer sería actuar en consecuencia.

Cuando me hice mayor y terminé la escuela secundarla solicité el ingreso en centenares de escuelas para

matricularme en el plan de estudios previos para la carrera de medicina y fui rechazado una y otra vez, pero era incapaz de abandonar aquella imagen que me había ayudado a conservar mi abuela cuando yo era un crío andrajoso que jugaba con los pollos en nuestra pequeña cabaña de Jamaica. Finalmente me dieron la oportunidad condicional de matricularme en un programa de preparación premédica en Europa, y me pagué el

viaje y luego los estudios allí con mi trabajo.

Hoy soy médico y tengo una consulta próspera. Sin aquella visión, sin aquella imagen invisible en el pensamiento, jamás habría podido salir de la vida de pobreza que sigue siendo hoy la de la mayoría de mis hermanos y hermanas y de todos mis amigos allí. Viven en la miseria y creen que la vida les dio a ellos malas cartas y que yo he tenido suerte. Pero yo sé que no es así. Yo vivo la vida que imaginé para mí.

Doctor Dyer, no permita que nadie le impida decir las verdades que usted conoce, porque usted está haciendo mucho más por ayudar a esos seres que se hallan en circunstancias espantosas que aquellos que se tragan la gran mentira de que sus vidas escapan a su control.
No puedo dejar de decir esas verdades porque también yo soy un ejemplo vivito y coleante de lo que digo. También yo dejé atrás una vida de penuria y también yo conozco la extraña fuerza del papel que desempeñaron mis creencias dentro de mi mente en la creación de una vida de prosperidad. Efectivamente, las circunstancias no hacen a la persona sino que la revelan, y te animo a que deseches la errónea creencia de que esto tiene que ver exclusivamente con Wayne Dyer y con un médico de Washington, pero nada que ver contigo.

Sí tiene que ver contigo, y mucho. Trasciende las vidas individuales al involucrar leyes y principios

universales que estaban aquí mucho antes de que aparecieras tú en tu actual forma física. Yo me limito a informar acerca de lo que sé en verdad en cuanto a mí y a muchos otros. Si deseas conocer prosperidad a un nivel milagroso deberás dejar atrás tus viejos modos de pensar y desarrollar un nuevo modo de imaginar lo que

tú puedes experimentar en tu vida.
CINCO ASPECTOS DE UNA CONCIENCIA DE PROSPERIDAD

Haz un inventarlo interior y comprueba si las siguientes afirmaciones forman parte de tu conciencia:

• No hay bastante para todos.

• Has de conseguir lo tuyo para que otro no se haga con ello antes de que te llegue a ti.

• Sólo hay una cantidad limitada de peces en el mar.

• Nunca sabes si vas a tener una oportunidad.

Si estas y otras ideas parecidas forman parte de tu inventario personal, probablemente es que te enseñaron que vives en un mundo de escaseces. Te han enseñado a creer en la penuria. El concepto de la carencia ha sido incorporado a tu sistema de creencias.

A fin de crearte una visión interior de prosperidad deberás librarte de esta vieja visión de penuria. Las

siguientes cinco normas esenciales para llegar a una conciencia de prosperidad pueden ayudarte a lograr el cambio.
1. No necesitas nada s para poder conocer la prospe ridad.

Librarse de una conciencia de penuria significa cambiar las imágenes interiores que reflejan carencia en tu vida. Tienes ya todo cuanto necesitas a fin de conocer una vida de prosperidad. No se trata de que vayas a tenerlo todo, lo eres ya todo. La prosperidad es, primero y sobre todo, un juego mental. La componen una serie

de creencias invisibles e interiores que llevas contigo. Debes de saber que tienes ya cuanto necesitas; no te

61
falta nada para lograr prosperidad en tu vida. Siempre me ha encantado la siguiente historia, que ilustra a la perfección este principio:

Un hombre desastrado, que no parecía poseer nada en un sentido material, se acercó a un capataz caminero

y dijo:

¿Puede ayudarme? Necesito trabajo.

-Muy bien -dijo el capataz caminero-, cola esa piedra grande de allí y hágala rodar por la cuesta arriba y abajo. Si lo que necesita es trabajo, eso bastará a sus necesidades.

-No me entiende -dijo el hombre-, lo que necesito en realidad es dinero.

-Ah -contestó el capataz -, si se trata de dinero, aquí tiene cincuenta dólares. Pero no puede gastarlos.

El hombre se quedó de nuevo perplejo.

-No me entiende, lo que necesito en realidad es comida y combustible y ropa, no sólo dinero.

-Si está seguro de que eso es todo lo que necesita -contestó de nuevo el capataz -, puede gastar el dinero en comida y combustible y ropa, pero no podrá comer la comida ni utilizar el combustible ni usar la ropa.

El hombre se vio por último obligado a ver qué la realmente lo que necesitaba: una sensación de seguridad

paz y satisfacción interiores. Todo ello totalmente invisible, todo dentro de su pensamiento. Todo sustento divino.

Nos vemos llevados a creer que las cosas materiales constituyen la realidad y nos proporcionan lo que

necesitamos cuando, de hecho, son simplemente más materia, hecha de más espacio invisible. Lo que necesitas lo tienes ya, y cuando sabes esto y entras en tu interior y lo creas en tu mente, el sustento divi no que buscas en forma de cosas materiales o de dinero se manifestará en cualesquiera cantidades que necesites.

Debes crear en ti este nuevo sentimiento interior y confiar en la magia del creer. Tus creencias son tuyas,

tienen su origen en ti y son lo que utilizas (y lo único que puedes utilizar) a fin de crear las circunstancias de tu realidad física. Cuando te ,dices a ti mismo otra cosa, lo que estás haciendo es utilizar tu conciencia de penuria

y crear precisamente aquello que más aborreces, tu realidad física.

Confía en el poder de tu mente, en el conocimiento del que vengo hablando desde la primera página de este libro, en esa guía divina que está fácilmente a tu disposición, y habrás alcanzado el primer paso hacia la manifestación del milagro de la prosperidad en tu vida.
2. No podrás crear prosperidad si crees en la penuria. Cuando hayas dominado la capacidad de con- vertirte en un ser espiritual, según se describe en la primera página de este libro, empezarás a comprender que

tu personalidad está situada en ese reino invisible y sin dimensiones que llamamos nuestro pensamiento. No tienes ni límites ni fronteras. Comprendiendo esto sabrás que no te falta absolutamente nada, que cuanto necesitas para vivir está ya aquí y estaba dentro de ti cuando apareciste por primera vez en este mundo físico. Cuando te dices a ti mismo «No tengo suficiente dinero» o «Carezco de la educación, el talento o la fuerza suficientes para conocer la prosperidad» estás operando en tu mundo mental a partir de una posición de carencia. Es por ello que no puedes entrar en el mundo de la realidad mágica.

A fin de superar este modo de pensar tendrás que reeducarte o, mejor aún, deshipnotizarte de la mentira que han introducido subrepticiamente en tu mente todas y cada una de las tendencias de nuestra cultura occidental. Tienes ya todo cuanto necesitas. Eres ya completo ahora, eres una persona entera y total y no un aprendiz camino de otro lugar. Debes comprender que eres ya completo y experimentar este hecho en tus pensamientos como tu propia realidad personal.

Cuando llegue el momento de abandonar este mundo físico, no podrás decir: «Espera un momento, no estoy

preparado, estoy preparándome, necesito que se me eduque un poco más, estoy acumulando fuerzas, necesito recoger más dinero». Abandonarás tu cuerpo y éste seguirá pesando lo mismo. Tu vida no es ese cuerpo, no está encerrada en esas fronteras y esas limitaciones. Es invisible e ingrávi da. Y lo tiene absolutamente todo.

Cualquier cosa material que hayas creado en relación con tu cuerpo físico es consecuencia de esa mente

completa e invisible que posees. Lo irónico del caso es que cuando sabes que eres ya un ser completo empiezas a motivarte de manera totalmente distinta.

Te has acostumbrado a lo que se llama «motivación por deficiencia». Es decir, evalúas todas las cosas que

faltan o de las que hay una deficiencia en tu vida y, a continuación, preparas un plan destinado a reparar todas estas deficiencias. «Necesito más poder, más fuerza, más dinero, más belleza, más posesiones», y así sucesivamente. «Cuando tenga todas esas cosas, tendré prosperidad.» Fijas así tus metas y pones manos a la obra para alcanzar la prosperidad. Pero esto es una enorme trampa. Nunca podrás conocer la prosperidad a partir de este es quema mental, porque siempre padecerás la enfermedad del «más».

Cuando hayas conseguido el dinero que crees necesitar para ser próspero tu esquema mental no quedará

satisfecho. Tu esquema mental está centrado en el más, en luchar y no en llegar. Subes así cada vez más el listón y sigues luchando y sufriendo e incluso negándote a ti mismo en la búsqueda de más. Es éste un tema común en nuestra cultura. La prosperidad es imposible con una motivación por deficiencia en la que se piensa así: «No tengo sufi ciente» o «Me falta algo». El tema central de este libro es: «Según pienses, así serás», Si tu pensamiento está centrado en lo que te falta, entonces el «lo que me falta» por definición, tendrá que expandir- se. Esta será tu experiencia en este mundo material. Lo que te falta constituirá tu distintivo y tu experiencia de

la realidad física.

62
Hay otra forma de motivación, llamada «motivación de crecimiento», que es el distintivo del individuo que conoce la realidad mágica en el área de la prosperidad. Lo que ocurre con la motivación de crecimiento es que damos la vuelta al pensamiento interior y optamos por vivir dentro de un marco de plenitud. El diálogo interior que se desarrolla es algo así: «Estoy entero, completo, total y plenamente vivo en este momento. ¡Esto es! Lo soy todo, no necesito más para ser feliz o para estar realizado. Y, sin embargo, sé que seré diferente mañana.

Mi realidad física está siempre cambiando. Las moléculas que formaban mi yo material ayer serán sustituidas

por nuevas moléculas. El cuerpo físico que yo tenía hace diez años es hoy completamente nuevo desde un punto de vista físico. Pero también soy algo más que una simple serie física de moléculas. Soy una necesidad divina que va más allá de lo físico. Voy a crecer. Voy a ser algo nuevo y grandioso, pero no más grandioso de

lo que soy ahora. Del mismo modo que el cielo va a ser otro dentro de unas horas sin que sus actuales perfección y plenitud sean por ello deficientes, soy yo ahora perfecto y no me falta nada, aunque vaya a ser otro mañana. Voy a crecer, pero ello no quiere decir que me falte nada».

Pensando de esta forma, son imposibles las carencias. Empiezas a tener como motivaciones en la vida tu propia dicha, tus sueños, empiezas a vivir la vida que imaginas es tu vocación, la misión es pecial y divina por la que estás aquí, y la prosperidad se convierte en tu santo y seña. La abundancia entra a raudales en tu vida. El universo empieza a proveer exactamente aquello que necesitas, y no lo hace para llenar el vacío de algo; llega

a tu vida en la cantidad precisa necesaria para ayudarte a realizar tus sueños. Cuando no sientes ya que te

falte nada, puedes vivir la vida que sabes perfecta para ti y empiezan a llegar cada vez más a tu vida los sím- bolos de la prosperidad (dinero, objetos, poder, etcétera). He aquí un resumen simplificado de esta idea: más

es menos, menos es más.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconBibliografíA 271 prefacio a la edición de 1976 El presente libro...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconSegún exponemos este doloroso tema para nuestro pueblo, tengan en...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconMemorias. ¿Pudo ser su propio padre el asesino? Schreber, el paciente...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconMemorias. ¿Pudo ser su propio padre el asesino? Schreber, el paciente...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconEste Módulo que empiezas a leer tiene como primer objetivo ser un...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra que durante esta...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra que durante esta...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra que durante esta...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Te garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás leído jamás sobre el tema de la prosperidad. En este caso el mensaje, como en el resto de iconEste libro «a horcajadas En El Tiempo»
«a horcajadas En El Tiempo» sobre las concepciones actuales de la astrofísica y cosmología, está editado –en este portal– como un...






© 2015
contactos
l.exam-10.com